Вы находитесь на странице: 1из 2

Ficha técnica “DESPRESADOR”

Título de la publicación: “DESPRESADOR”


Autor: Beatriz Montiel
Género: Novela psicológica
ISBN: 978-956-0126-25-8
Abstract: La crisis vocacional asociada a la herencia de
un padre ausente hacen de esta novela un relato íntimo
y desgarrador que habla de la represión de deseos
ocultos y otros no tanto.
Datos del Autor: Beatriz Montiel (Estefanía Villalobos-
1992) es actriz y escritora, residente en Valparaíso, y “Despresador” es su tercera
novela.
Frases destacadas: Eduardo no olvidaba la incesante frase de su madre: “Lo que
se hereda no se hurta”.
Comentarios:
Marcelo Sánchez dice:
“Como amante de la medicina y sus matices humanistas, veo en DESPRESADOR
la crisis de un joven que no sólo es brillante y esforzado por alcanzar un status
para mantener a su madre, sino que también visualizamos el temor de un joven
que encuentra su placer al diseccionar pacientes. Eso es lo fascinante y oscuro
que nos hace humanos, y por ello, imperfectos”.

Abstract:
Un asalto bancario ocurrido los meses previos del retorno a la democracia
conforman el marco de una historia coral acerca del olvido y el sin sentido.
Datos del Autor:
Ignacio Borel [1978] trabaja en la ciudad de La Serena como psicoterapeuta desde
un modelo de trabajo centrado en las narrativas. Dolores, o la Inutilidad de Todo,
es su primera novela.

Frases destacadas:
¿Cómo luce Dolores Dávila esposada? Dolores Dávila esposada no parece una
delincuente, al menos no una común y corriente. Dolores Dávila esposada más
bien parece una fantasía erótica.

Comentarios:
Jaime Collyer dice:
Ignacio Borel tiene el don infrecuente de la rareza, que en la ficción es un don
promisorio y muy útil: recrea en sus relatos situaciones atrabiliarias y voces
desconcertantes, que por eso mismo nos atraen y cautivan al instante. Ya lo decía
Poe, que “no hay ninguna forma de belleza sin algo extraño en las proporciones”.
Borel parece dotado de la habilidad innata para cumplir con el dictum de Poe y eso
es lo que hace tan envolventes sus ficciones, cuando uno ha comenzado a leerlas.
Es inevitable, cuando ello sucede, ir hasta las últimas consecuencias, acompañar
al autor en su viaje, averiguar qué sucede con las entidades tan enigmáticas, y no
pocas veces entrañables, que asoman en sus relatos.