Вы находитесь на странице: 1из 3

Las fuentes de las obligaciones son:

 El contrato. Produce obligaciones porque tanto el acreedor como el


deudor han manifestado su voluntad de contratar.
 El pago de lo indebido. Este se presenta cuando una persona
(deudor) paga a quien no es su acreedor. La ley obliga a aquel que ha
recibido el pago tiene la obligación de repetirlo.
 La gestión de negocios. Consiste en la obligación que adquiere aquel
que sin estar obligado, asume la gestión de negocios ajenos, de
continuar la gestión comenzada y de llevarla a término hasta que el
dueño se halle en estado de proveer a sí mismo a ellas, debiendo
también someterse a las consecuencias del negocio y a las
obligaciones derivadas de un mandato.
 Enriquecimiento sin causa. se dan ciertos supuestos en donde todo
aquel que se enriquece sin justa causa a expensas de otro, está
obligado a indemnizar dentro de los límites de su propio
enriquecimiento, de todo lo que aquel se hubiese empobrecido.
 Hecho ilícito. En el cual se agrupan las obligaciones provenientes del
daño causado con intención por el agente a la persona o al patrimonio
de la víctima, o cuando se causa el daño sin intención por
imprudencia, negligencia, impericia, se responde por el daño causado
por un hecho propio, o bien por los hechos de una persona sometida
a nuestra guarda, o de una cosa o animal sobre los cuales debíamos
haber ejercido una vigilancia correcta.

La confusión se presenta cuando en una misma persona se reúnen las


cualidades de deudor y acreedor, para la misma deuda. La naturaleza
jurídica de la confusión radica en la ilógica que tiene, para el derecho, que
una persona se deba a sí misma.

La confusión puede darse por muchos motivos, entre otros:

 Por subrogación en un contrato, de un derecho o una obligación, etc.


 Por sucesión, tras la muerte de una persona que lleva a una herencia,
y a la adquisición de derechos y obligaciones por terceras personas
que podían ser la contraparte de los mismos.
 Por donación, o cualquier otro contrato que genere obligaciones y
derechos inversos a los existentes.

Efectos de la confusión
La confusión tiene como objetivo a la desaparición de los derechos y
obligaciones que se hayan visto afectados por la misma. Puede ser un solo
derecho u obligación o varias.

Por lo general la confusión extingue por completo la obligación principal,


pero es posible que la extinción sea parcial cuando la confusión se
produzca solamente sobre parte de la obligación, tal es el caso en una
mancomunidad solidaria en donde uno de los deudores paga la deuda,
subrogandose los derechos del acreedor, por consiguiente se convierte en
el nuevo acreedor, confundiéndose una parte de la obligación.

La compensación consiste en la existencia de dos relaciones


obligacionales (créditos y débitos) recíprocas, en donde dos sujetos son, al
mismo tiempo, deudores y acreedores entre sí. Cuando esto sucede es
posible extinguir ambas obligaciones, con la fuerza de un pago. Esto
justifica que la doctrina haya denominado indistintamente, a esta forma de
extinción de las obligaciones, pago recíproco, abreviado, simplificado,
automático.

Clases de compensación.

 Compensación convencional. Nace por acuerdo de las partes


 Compensación judicial. Por decisión del juez a pedido de parte
 Por imperio de la ley. Esta última forma no fue conocida por los
romanos, quienes la fueron admitiendo progresivamente, con el
advenimiento del proceso extraordinario (en el Bajo Imperio)
adquiriendo con Justiniano carácter general.

Efectos.

 Extinción de los créditos.


 Extingue también los créditos accesorios de las obligaciones a
compensar en la misma proporción, tanto las prestaciones accesorias
de la deuda interés y gastos, como las garantías personales, fianza.
 Hay ciertos créditos que no son compensables, la ley los protege
declarándolos inembargables al interés de los demás. No habrá lugar
a la compensación cuando una de las partes hubiere renunciado a
ella.

Requisitos.

 Que las dos personas estén obligadas recíprocamente con carácter


principal.
 Que las dos obligaciones consistan en entregar dinero o cosas
fungibles de la misma especie y calidad.
 Que el objeto de las dos obligaciones esté determinado, o que su
determinación dependa sólo de una operación aritmética.
 Que las dos obligaciones sean líquidas.
 Que ambas obligaciones sean exigibles, y que sobre ninguna de ellas
haya retención judicial o controversia promovida por un tercero.
 Opera por el ministerio de la ley y aun sin consentimiento de los
deudores.

Casos en que la compensación es improcedente.


Hay obligaciones no compensables, estas pueden ser entre particulares y el
estado cuando los particulares fueran deudores por remates de bienes
estatales, rentas del fisco, por derechos de aduana, por contribuciones, o si
las deudas y créditos recíprocos no fuesen del mismo departamento o
ministerio, o cuando los créditos de los particulares estuvieran dentro de la
consolidación legal de créditos contra el estado.

Otros casos en que no procede la compensación: Cuando no se puede


restituir la cosa al propietario o poseedor despojado, los daños e intereses
por ese motivo, no pueden compensarse, ni tampoco la obligación de
devolver un depósito irregular, ni las de ejecutar un hecho, ni las deudas por
alimentos.