Вы находитесь на странице: 1из 23

Antropología antisocial? Objetividad, objeción y la etnografía de las políticas públicas y las

comunidades profesionales [1]

D ávid MossE Escuela de Estudios Orientales y Africanos, Universidad de Londres

Un legado del método etnográfico de Malinowski es la separación de 'campo' y 'escritorio'. Lo que los antropólogos saben es inseparable de su relación con quienes estudian -la epistemología es relacional- pero la escritura etnográfica rompe las relaciones de trabajo de campo, corta la red y establece límites: es necesariamente antisocial. A medida que los antropólogos cambian su interés en lo que la gente cree, dice y hace (y las inconsistencias entre estos) a las instituciones interconectadas que comprenden el mundo moderno, a las comunidades políticas y profesionales de las cuales también pueden ser miembros, su método de entrar y salir de mundos sociales se vuelve más difícil. Argumentando la particular importancia de una perspectiva etnográfica sobre las

prácticas de las instituciones poderosas, este artículo utiliza investigaciones recientes sobre

la ayuda internacional y el desarrollo para mostrar cómo los informantes influyentes objetan

las explicaciones etnográficas, se resisten a la toma de decisiones antropológicas e intentan

volver a incluir el conocimiento académico en las relaciones .

A fines de septiembre de 2002 , 1 completó el primer borrador de un boo k sobre políticas

y prácticas de desarrollo internacional, tomando como foco un proyecto en el oeste tribal de India financiado por el Departamento de Desarrollo Internacional de Gran Bretaña (DFID) (Mosse 2005a). Esta fue una investigación inusual, compleja, a largo plazo, multidisciplinaria e inicialmente no intencional, que se basaba en ideas como participante dentro de la ayuda internacional; y sus conclusiones cuestionaron las suposiciones

prevalecientes sobre el desarrollo la formulación de políticas y la práctica de proyectos. El manuscrito del libro provocó una controversia unu sual . Las objeciones fueron hechas por mis compañeros de trabajo e informantes al editor, a mi comité de ética de investigación universitaria, a mis coordinadores del Departamento, al Decano y al director académico de

mi universidad, así como a mi asociación profesional ASA(Asociación de Antropólogos

Sociales de el Reino Unido y la Commonwealth) con el argumento de que el libro era injusto, tendencioso, contenía declaraciones que eran difamatorias y dañarían seriamente la reputación profesional de las personas y las instituciones. ciones, y dañaría el trabajo entre

las tribus pobres de la India. Aquellos de mis colegas del proyecto que plantearon estas

objeciones buscaron interrumpir el proceso de publicación y asegurarse de que se reescribieran muchas partes del libro. En abril de 2004 1 fue llamado para defender mi hy ethnograp frente a informantes enojado - expertos internacionales y gestores de proyectos de la India - en presencia de colegas profesionales. El paso a la publicación había tensado y roto las valiosas relaciones del trabajo de campo. Malinowski podría haber estado desconcertado ante tal escenario. El joven Malinowski podría haberse preguntado cómo los antropólogos podrían prestar atención etnográfica a los esquemas y políticas de aquellas autoridades sobre cuyo buen oficio ellos -y especialmente él- confiaron para el trabajo de campo, en lugar de limitarse a cartas y diarios (Young 2004); y el viejo Malinowksi podría haberse sorprendido de que la "antropología práctica" que tanto promovió en la década de 1930 como base de una ciencia de la política

social colonial (Kuper 2005) pudiera volverse tan controvertida . Sin embargo, lo que quiero sugerir en este artículo es que el escenario de hecho surge de la estructura fundamental del ethno método gráfico que Malinowski innovó hace casi un siglo. Esa estructura es la relación entre el trabajo de campo y la escritura entre, para Malinowski, el trabajo empírico de observación (de las realidades de la vida de Trobriand) y el "trabajo constructivo" de tabulación, inferencia y teoría (Malinowski, 1922); una relación ahora se extendió en la famosa hoja de goma de Leach (1961) hasta el punto donde surgen problemas completamente nuevos en el análisis de los eventos. El desafío para la antropología hoy no es cómo reorganizar el "trabajo de campo", esa categoría dudosa que ha llegado a significar cualquier cambio en la ubicación que es el pretexto etnográfico ( Gupta y Ferguson 1997) o cómo volver a enmarcar la "escritura", sino cómo para entender la relación cambiante entre los dos: cambio, primero, en cómo las relaciones del trabajo de campo moldean la escritura, y, segundo, en cómo la escritura ahora altera las relaciones del "campo". En muchos sentidos, los antropólogos están mucho más cerca de su "otro" de lo que solían ser. Podría decirse que el trabajo de campo de Malinowski fue un método de dislocación más que de "impacto". Su distancia social ahora legendaria de sus sujetos Trobriand, su soledad y su aislamiento científico del flujo de relaciones sociales formadas, sugiere Michael Young, son la base de su "funcionalismo sincrónico" (2004: 523). Lo que Malinowksi tuvo de sus brillantes poderes de observación y descripción exhaustiva, lo compensó al forjar relaciones más estrechas con sus súbditos, una mayor identificación, equidad y diálogo, a menudo a través del trabajo de campo a largo plazo y repetido. Pero con esto, los etnógrafos se vinculó socialmente a sus sitios de campo de una nueva manera, o, como dice Pa rkin, se convirtió cada vez más "adoptado" por el campo (2000a: 101). En paralelo, un'unbounding 'del campo para incluir webs de conexiones regionales y transnacionales y commu significa que todos los antropólogos ahora investigan en cierta medida como " iniciados" o "en casa". Además, con la reducción del financiamiento de la educación superior de la década de 1980 (al menos en Gran Bretaña), antropólogos entrenados (yo incluido) se unieron a instituciones no académicas, por ejemplo, en desarrollo internacional (Panayiotopoulis 2002, Spencer 2000) y al cumplir nuevas obligaciones profesionales también comenzó a contribuir a un cuerpo creciente de "etnografía de los interesados" de las organizaciones y las políticas públicas. Como investigadores,resolvimos los problemas intratables de acceso a los medios de comunicación cerrados a través de la membresía de las comunidades que terminamos estudiando. Pero al hacerlo, sustituimos una serie de límites que nos impidieron (el problema del acceso) con otro conjunto que nos mantuvo . Aquellos que se hicieron expertos profesionales de esta manera lograron el problema no de entrar en un mundo diferente para ser capaz de imaginar o inferir la forma en que se da por sentado (y por lo tanto oculta) en la que 'la acción individual y las ilusiones colectivas están interrelacionadas' (Hastrup 2004: 469), pero de salir de un mundo conocido por el mismo propósito. De hecho, las relaciones más cercanas en el campo, la investigación a largo plazo y la información privilegiada han hecho que la salida en lugar del ingreso sea un pretexto de la etnografía, incluida la salida de las plantillas de nuestros yoes etnográficos o profesionales más jóvenes (Parkin 2000a) , cuando 'el campo' es una dislocación en el tiempo. Y a medida que otros límites se desvanecen, a menudo es el desapego de la escritura lo que se ha convertido en el principal modo de salida. Mientras que el trabajo de campo ha cambiado más allá del reconocimiento, siendo cada vez más intensamente social, la escritura etnográfica (interpretación, objetivación y textualización) sigue siendo un proceso solitario que deriva el conocimiento de sus relaciones, negando (en diversos grados) lo social su pretensión de poder, a la propiedad a la negación [2] Para el propio Malinowksi, la escritura era un proceso necesariamente antisocial incompatible con las relaciones sociales intensas, frustrado por la conversación (Young 2004: 544) y "la comunión innecesaria de las almas" (Young 2004: 552, citando a

Malinowsk i 1967). Lo que hemos heredado no es tanto una práctica particular del trabajo

de campo, como un método etnográfico basado en la división de campo y escritorio -el social

y el antisocial- experimentado por cada investigador que regresa. La naturaleza cambiante

del trabajo de campo, su cercanía, intensifica esta división y la rodea de tensión. La cercanía hace que la escritura sea más difícil, no solo por un "sentido exponencial de incompletitud" que David Parkin (2000a: 103) nota de relatos que son siempre parciales y provisionales, sino porque la escritura etnográfica comienza a tener efectos sociales significativos propios. El desprendimiento de la escritura ahora es socialmente experimentado por otros. Por supuesto, aquellos que leen acerca de ellos mismos pueden sentirse intrigados, divertidos o complacidos; [3] pero convertir las relaciones en datos y poner las interpretaciones en público también puede perturbar y romper las relaciones del trabajo de campo.Puede ser 'antisocial'. [4] Aquellos interlocutores (vecinos, amigos, colegas o co-profesionales) que directamente experimentan objetivaciones etnográficas ahora rodean al antropólogo en su escritorio; levantan objeciones, hacen nuevas demandas

para negociar público y publican la interpretación taciones. Las relaciones del campo

persisten, la capacidad para salir de la escritura está en cuestión, y las representaciones etnográficas se han convertido inevitablemente en parte del mundo que se estudia. Cuando

el escritorio colapsa en el campo, algo importante ha cambiado en la estructura de la práctica

etnográfica. Estamos absolutamente confrontados con la naturaleza esencialmente relacional del conocimiento antropológico, [5] ya no es un objeto en nuestra posesión. Es decir, lo que los antropólogos saben es inseparable de su relación con quienes estudian. En consecuencia, el tema en cuestión no es solo ético sino epistemológico. La "ética narrativa" de los años ochenta que siguió a la crítica de Edward Said al orientalismo y al debate sobre la "cultura de la escritura" dejó a algunos antropólogos imaginando que el problema podría resolverse mediante una retirada total de la representación, permitiendo a los sujetos hablar con sus propios narrativas personales. Tal sustitución de la descripción con evocación (Parkin 2000a) y el reconocimiento de la agencia

individual implica, sugiere Kapferer, un amplio "alejamiento de las preocupaciones con las

relaciones sociales y las estructuras interactivas" (2004: 152) que ha hecho que la disciplina "anti" -social "en otro sentido. Recientemente, la metáfora ha cambiado nuevamente del diálogo a la colaboración en la etnografía (Lassiter 2005, Marcus 1998). Por supuesto, la noción de que las desigualdades de poder entre el intérprete y el interpretado pueden ser dialogadas o "escritas" es demasiado obviamente falsa; y, como señala Spencer (1989), el costo analítico de esta simulación es considerable. Pero igualmente problemático, en la política de los debates de represión y en las pautas éticas profesionales sobre las que influyeron, fueron los supuestos hechos sobre los gradientes de poder a través de los cuales se lleva a cabo la investigación.Confiar en la autorrepresentación de los informantes y permitir que los sujetos hablen en sus propios términos no son soluciones evidentes para los antropólogos de políticas públicas cuyos informantes son funcionarios del Banco Mundial,

el Fondo Monetario Internacional, el DFID o cualquier grupo con una fuerte organización

necesidad de producir y proteger vistas autorizadas. Además , si investigan críticamente organizaciones o políticas públicas de un tipo u otro, los antropólogos comienzan a

enfrentar no solo la infelicidad personal, sino también amonestaciones públicas y formales,

o incluso la amenaza de procedimientos de difamación, para sus informes etnológicos

afines ; [6] amenazas que, no obstante, aún pueden enmarcarse en términos de ética de investigación establecida en directrices elaboradas a partir de una generación anterior de práctica etnográfica con el fin de proteger a los que carecen de otros medios de reparación. Aquí estoy interesado con este tipo de etnografía, donde las distinciones campo /

escritorio, yo / otro, sujeto / objeto, aquí / allá no se aplican de la misma manera; donde la preocupación reflexiva acerca del privilegio epistemológico deja lugar para preocuparse por

la captura epistémica o la cooptación; pero que no se basa menos en el trabajo de campo

extendido y la observación participante ción de las transacciones sociales y simbólicas de las

comunidades, incluso si se trata de comunidades epistémicas (por ejemplo, expertos en políticas) que interactúan electrónicamente, "organizadas en forma transnacional con sus propiasesferas públicas y con relaciones de intercambio contractuales o de otro tipo con grupos similares" (Friedman 2004). : 164). ¿Por qué emprender ese estudio? Bueno, etnog - raphy ofrece una visión particular de las relaciones mediadas por ideas políticas dentro de la "red social contemporánea " (Castells 1996). También ofrece otro medio de compromiso público con instituciones poderosas cuyos sistemas de conocimiento constantemente organizan la atención lejos de las contradicciones y contingencias de la práctica y la pluralidad de perspectivas. O como dice Bur Awoy, "al destacar los mundos etnográficos de lo local, [la antropología] desafía la omnipotencia postulada de lo global, ya sea el capital internacional, la política neoliberal, los flujos espaciales o la cultura de masas" (1998:

30). Pero mi preocupación aquí no es explicar o justificar la antropología de la política, la gobernanza global o el desarrollo internacional (véase Mosse 2005b), sino examinar la dinámica de dicha investigación a la luz de la práctica etnográfica de la salida y la objeción. En lo que sigue, primero explicaré mi enfoque a una investigación interna y delinearé el argumento principal que resultó. En segundo lugar, examinaré la naturaleza de las objeciones hechas a esta etnografía y la división epistemológica entre un antropólogo y

sus lectores de información que revelan. En tercer lugar, haré un seguimiento de la

controversia que se desarrolla para ver cómo se disputa el límite entre el campo y el escritorio, y cómo la "rectitud" es contrarrestada y reivindicada en un encuentro

etnográfico. Mi preocupación por las representaciones en anthr opology aquí apunta no a la poética reflexiva, sino a la política (y etnografía) de la objeción. ('tribal') región de la India occidental, y en la redacción y redacción de informes de colaboración. Estos intensos períodos de interacción a partir de los cuales crecieron

las

relaciones personales de comprensión, confianza y respeto fueron la primera fuente de

mi

investigación. El segundo fue la serie de estudios e informes producidos a partir de

nuestros diversos compromisos, y un gran cuerpo de documentación de proyectos contemporáneos (para 1990-2001). Al igual que en la tercera capa de investigación, en 2001 1 regresé a la India para realizar entrevistas con los trabajadores del proyecto y el antiguo personal, así como con funcionarios y consultores del DFID con sede en la India y el Reino Unido. "El objetivo era probar y verificar mi comprensión de los procesos del proyecto, deducir mi propia visión y extender el análisis al contexto más amplio de la ayuda británica en la India" (Mosse 2005a: ix). Ahora bien, había otro, cuarto, nivel metodológico, y esto se refería a la respuesta a mi análisis por parte de aquellos que compartían la experiencia y a quienes escribo. Tal etnografía juzga la controversia y es probable que produzca objeciones. Me gustaría sugerir que estas objeciones son en sí mismas parte de la investigación que surge de, y reflexiona

sobre, las relaciones en el desarrollo. Y aquí estoy de acuerdo con la visión de Bruno Latour

de "objetividad", que no deriva de estar por encima de la refriega o suprimir la subjetividad,

sino de maximizar la capacidad de los actores para oponerse a lo que se dice de ellos (2000).Entonces, compartí mi escritura con 'informantes', colaboradores , colegas y amigos, que poseían la capacidad de objetar.

Resumen del argumento Antes de delinear estas objeciones, permítanme explicar, a riesgo de simplificar en exceso, la naturaleza de la etnografía en el centro de la controversia (véase Mosse 2005 a ). Es una exploración de la relación entre la política de desarrollo internacional y la práctica de proyectos, y se centra en los "enfoques participativos" destacados en la década de los noventa. El argumento se desarrolla alrededor de cinco proposiciones generales. La primera es que la política en desarrollo desarrolla funciones para movilizar y mantener el apoyo político tanto como para orientar la práctica. Muestro cómo, en este caso, el trabajo

de diseño del proyecto sirvió para negociar relaciones y reunir diversos y bastante incom - intereses patéticos en torno a un modelocau sal que justifica la asignación de recursos. Explico cómo los dispositivos conceptuales y lingüísticos que inscribieron el soporte también crearon contradicciones en el diseño que hicieron que su ejecución directa fuera imposible en la práctica. La segunda proposición es que las intervenciones de desarrollo en sí mismas son impulsadas por las exigencias de las organizaciones y la necesidad de mantener las relaciones en lugar de las políticas. Mi libro (Mosse 2005a) describe con cierto detalle cómo las prácticas cotidianas informales de los trabajadores del proyecto constituyeron un sistema de relaciones conformadas por las políticas la lógica y cultura de la agencia del proyecto, y su demanda de orden administrativo (es decir, por lo que se puede llamar "objetivos del sistema"; Quarles van Ufford, 1988), y rutinariamente contradijo las prescripciones de política oficial, sustituyendo reglas burocráticas, objetivos, y controles, o relaciones de mecenazgo, para la autosuficiencia comunitaria anticipada (véase Mosse 2005a: 109-31). De hecho, el proyecto era un mundo compuesto por diferentes esferas autónomas (del pueblo, los trabajadores de campo, la oficina, los gerentes, los consultores, los asesores de los donantes), mediado por intermediarios institucionales, en el que los modelos de política no podían organizar la práctica. Lo cual no quiere decir que la política fuera irrelevante, sino que como una especie de mitología era solo en parte una 'carta de acción', ya que tenía funciones simbólicas: contabilizar hacia arriba, legitimar la experiencia, significar alianzas u ocultar diferencias, eso era ' al menos tan relevante como los pragmáticos "(Leach 2000a [1957]: 59). Aunque su práctica a menudo contradecía las prescripciones del diseño participativo del proyecto, el personal (incluidos los consultores y los aldeanos de Bhil también) trabajó mucho para mantener y proteger las interpretaciones oficiales de las acciones, de modo que se articularan con la política del DFID, haciendo coincidir eventos a la teoría de muchas maneras sofisticadas (aunque no siempre conscientes) porque, de ese modo, el éxito y sus (nuestros) propios intereses estaban asegurados. Aquí hubo varios "rituales" de proyecto en el sentido de los procedimientos de Leach para superar las ansiedades que se generan por [la] falta de adecuación entre cómo son las cosas y cómo nos gustaría pensar sobre ellas "(2000b [1976]: 87) . Mi tercera proposición, entonces, es que los proyectos de desarrollo trabajan para mantenerse como sistemas de representación tanto como los sistemas operativos. 7 El trabajo de consultores internacionales de desarrollo como yo, que aparentemente ayudan a las operaciones de desarrollo, de hecho sirve principalmente para producir / sostener modelos de políticas que ofrecen una interpretación autoritaria de las evases que resultan de lógicas bastante diferentes; no (como imaginamos) preceder o dirigir la acción, sino seguirla. A través de este discurso experto, la práctica indisciplinada se estabiliza y la brecha entre la política y la práctica se negocia constantemente. Una vez más, debo referir al lector a la etnografía que muestra cómo tales interpretaciones tienen, además, que sostenerse socialmente al inscribir a los partidarios y construir una comunidad interpretativa que hizo que el proyecto tenga éxito; y cómo los diseños de políticas también proporcionan el marco de autoobjetivación para los actores del proyecto que se explican entre sí y con los de afuera. La cuarta proposición es que, correspondientemente, la falla del proyecto no es la falla en convertir los diseños en realidad, sino una cierta desarticulación entre las prácticas y sus modelos de racionalización. El fracaso, como descubrí, es una falla de interpretación. Y esto lo demuestro etnográficamente mediante la exploración de una crisis de proyecto en el contexto de evaluación y el cambio rápido en la política de ayuda DFID después de 1997. Tales cambios de política tienen 'el efecto de hacer que las cadenas de traducción en desarrollo sean más complejas y más difíciles de negociar' (Mosse 2005a: 216). La propuesta final se refiere a la forma en que los discursos políticos de "éxito" y "fracaso " ocultan los efectos sociales locales de las intervenciones de desarrollo, no solo perpetuando

explicaciones engañosas, sino también ocultando resultados valiosos que, en el caso de las aldeas Bhil, incluyen nuevos formas de mecenazgo, acceso a los recursos (subsidios, productos agrícolas ), y los medios para articular nuevas aspiraciones de progreso y revalorización cultural (Mosse 2005a: 205-29). La etnografía explica todo esto como características generales e inherentes del sistema de ayuda internacional, no como fallas de un proyecto en particular . No es una evaluación. De hecho, su preocupación central no es si los proyectos de desarrollo tienen éxito, sino cómo se produce o se construye socialmente el "éxito". Su suposición es que en el complejo mundo multicultural del desarrollo, la mayoría de los actores (incluidos los aparentemente poderosos) tienen muy poco control sobre los eventos. 8 Lo que generalmente es más urgente y más práctico es el control sobre la interpretación de los eventos; y como Bruno Latour nos recuerda, el éxito de las ideas políticas o diseños de proyectos no es inherente (no se da desde el principio) sino que surge de su capacidad para continuar reclutando apoyo y así 'imponer su creciente coherencia a quienes discuten sobre ellos o se oponen ellos '(1996: 78; Mosse 2005a: 8). Dado que es propenso a ser mal interpretado, enfaticemos que mi argumento no pretende ser una crítica de la ayuda y el desarrollo. Por el contrario, mi análisis de las prácticas de un proyecto de desarrollo participativo, incluido mi propio papel en él, tiene como objetivo comprender los procesos micro sociales de la política. Entonces, primeramente , no implica un rechazo de esta empresa (o de proyectos de ayuda en general). Mybook deja en claro que el proyecto tuvo un efecto positivo significativo en las vidas de muchos miles de personas adivasi Bhil en desventaja ; pero a menudo en formas no programadas e involuntarias (Mosse 2005a:

227).Sin embargo, el punto es que el proyecto no 'funcionó' porque estaba bien diseñado. La estabilidad en el mundo de la acción no proviene de una política coherente; una buena política no fue implementable. No obstante, la política es absolutamente fundamental para lo que sucede en los ámbitos del desarrollo (Mosse 2005a: 20). En segundo lugar, este no es un caso de desconexión cínica. Mi argumento no expresa pesar por mi propia participación en este proyecto de ayuda, ni advierto a otros antropólogos contra el trabajo en el desarrollo. Por el contrario, la implicación es que existe una mayor necesidad que nunca para la participación de los antropólogos en los complejos y contradictorios escenarios de la ayuda internacional. Pero para comprender los procesos sociales y políticos a través de los cuales las políticas de ayuda se elaboran y transforman en la práctica y tienen una gran influencia en los resultados, los antropólogos deben negociar espacios para que su participación sea más etnográfica y resistan la presión institucional para ajustarse a sistemas de conocimiento basados en políticas o económicos (ver Mosse 2004). Los antropólogos no tienen que elegir entre el optimismo y el escepticismo. En relación con el desarrollo, como lo plantea Quarles van Ufford, participan en tres dominios separados: el dominio de la esperanza, de la política / administración y de la comprensión crítica (Quarles van Ufford, Kumar y Mosse 2003). Es decir, nuestro compromiso es con los discursos sobre la responsabilidad moral y la visión de la política (sobre lo que se debe hacer), con la política estratégica de la acción programática y con la reflexión crítica. Estos no son modos exclusivos de pensamiento y acción, pero tampoco son completamente reconciliables. El peligro está en afirmar a alguien sobre los demás (Mosse 2005a: 240-3; Quarles van Ufford y otros, 2003). Por supuesto, mi análisis etnográfico es una interpretación de posición , que no excluye otras cuentas. También es uno en el que me coloco junto a otros que trabajaron en el proyecto, asumiendo mi responsabilidad de dar forma al diseño del proyecto, su construcción del éxito, la ingenuidad, la ambición excesiva y el mal carácter de mis propias contribuciones. Puedo admitir estas como fallas personales, pero también las veo prefiguradas por las condiciones estructurales y discursivas de un proyecto de desarrollo sin eliminar la sinceridad o el compromiso de los míos o de los demás.

La naturaleza de las objeciones

Como dije, compartí mis escritos con mis colegas, colaboradores e 'informantes'. Ahora, la mayoría de los que respondieron a los borradores durante dieciocho meses, especialmente

mi desarrollo social compañeros de trabajo de campo y de campo - de hecho dieron un

fuerte respaldo a mi análisis, describiéndolo como "equilibrado", "veraz", "perspicaz". Sin embargo, mi atención se volvió preocupada por los actores clave (incluidos los consultores técnicos del Reino Unido y los que ocupaban puestos de responsabilidad) que hicieron una fuerte excepción a mi cuenta "demasiado negativa y desequilibrada", que fue "injusta e irrespetuosa", "de fecha ', e incluso' condenar todo nuestro trabajo '. Este grupo, representado por un consultor del Reino Unido y un asesor de proyecto del DFID, 9 desecharon fundamentalmente mis conclusiones y querían que el libro se reescribiera. Tal reacción debería molestar a cualquier etnógrafo; tanto más para mí porque estos fueron mis colegas más cercanos, compañeros de trabajo durante más de trece años. La objeción se desarrolló por etapas: el desacuerdo personal y el consejo editorial amigable dieron paso a preguntas sobre abuso de contrato (tenía derecho a usar información adquirida como consultor) y apelo al principio de participación en investigación:

la noción de que la experiencia colectiva tiene que sercolectivamente analizado. Aquí había una cuestión de ambos métodos: al no hacer que la investigación fuera completamente

participativa, reduje su validez y me expuse a la crítica por desequilibrio; y de la moralidad -1 fue la culpa de la apropiación individual de la experiencia compartida, sustituyendo

independientes" por la experiencia colectiva. ¿Cómo podría, un colega

exasperado, preguntar, 'el consultor de participación , no querer revisar la experiencia del proyecto de una manera totalmente participativa? "Pero lo que es peor, al convertirme en

un extraño, estaba desinvirtiendo de las categorías de explicación que yo misma había

promovido, alimentado y usado de forma rutinaria. Finalmente, en un tono más grave y enojado, la etnografía fue desafiada como potencialmente dañina para la profesión, al igual que las reputaciones de individuos e instituciones (la agencia india, un instituto de investigación agrícola del Reino Unido, el DFID); afectaría negativamente la capacidad de atraer financiación y deshacer el trabajo de aquellos que habían dado sus mejores años. Me quedé asombrado por la fuerza de la emoción transmitida a través del correo electrónico, las conversaciones telefónicas y, eventualmente, cara a cara, sobre un libro que, para todos sus lectores independientes, no parecía difamar ni difamar la reputación de nadie. Tampoco hubo una explicación plausible de cómo el libro dañaría a las organizaciones (DFID o la agencia del proyecto), destruiría el programa o sus rutas hacia la financiación. 10 Por supuesto, me levanté para defender la veracidad de mi relato y la solidez de mi metodología de investigación; pero también se me ocurrió que mis críticos estaban representando el mismo argumento al que se oponían, ofreciendo una confirmación extraordinaria del punto clave que los actores autorizados trabajan más arduamente para defender proyectos como 'sistemas de representaciones', no solo contra los procesos desestabilizadores de la práctica , pero también ahora en contra de representaciones

"argumentos

competidoras (etnográficas) que existen potencialmente dentro del mismo espacio público. ¿Hubo una acusación airada de que el libro "cuestionara nuestro profesionalismo", un reconocimiento implícito de la verdad de que los gerentes y los expertos están involucrados en la organización de las interpretaciones tanto como en los resultados planificados? De manera más general, ¿qué lectura de la etnografía revelaron estos encuentros emotivos? ¿Y qué podrían agregar a mi comprensión de la cultura

de los proyectos de ayuda ? Déjame tomar algunos puntos clave. Primero, mis colegas no leyeron mi etnografía como una exploración de un tema general

(quizás una teoría de la política) a través de lo particular. Por supuesto, esta era una historia sobre ellos. La teoría y la cita se convirtieron en un duplicito que nos escondía detrás de otros. En segundo lugar, mis colegas no compartían la visión interpretista de la etnografía

de la realidad del proyecto como una multiplicidad de verdad compuesta desde diferentes

puntos de vista. Se leería como una declaración singular sobre el proyecto tal como es, tomando como objetivo (agregó el líder del equipo) porque fue escrito por alguien de una institución de renombre mundial. Desde su perspectiva positivista, hablar de puntos de vista alternativos simplemente se manejaba en la moneda de los "hechos espurios" o "interpretaciones tendenciosas" que, como me dijeron, "no cumplen con los estándares normales de la investigación en ciencias sociales". Tercero, la etnografía fue leída como una evaluación. Mis colegas se sintieron juzgados. Como otros no habían leído una descripción que eximiera su lucha con las contradicciones reales del desarrollo, sino un comentario sobre la brecha entre lo real y lo ideal; un juicio contra las normas o las mejores prácticas que evaluaron críticamente su competencia profesional, y descartaron su esfuerzo y entusiasmo. Pero el libro fue injusto no solo porque fue una evaluación, sino porque fue una mala evaluación. Por un lado, el género etnográfico, desprovisto de la etiqueta oficial de elogio y comentario indirecto, parecía inaceptablemente crítico. Por otro lado, no juzgaba el proyecto en sus propios términos, sino que agregaba complejidad, problemas turbios y desviaciones introducidas y detalles irrelevantes. En una reunión, "uno de los objetores se refirió al libro como un campo de cultivos mixtos cuando todo se siembra desordenado", "todo es una confusión confusa ". 11 Además, mientras juzgaba que el rendimiento no me satisfacía , ofrecí sin escala "Muéstranos el modelo de participación verdadera"; '¿que hicimos mal? "Pero lo más importante es que el libro fue una mala evaluación porque no implicó la negociación habitual entre los evaluadores y los actores del proyecto sobre quién está capacitado para construir el conocimiento sobre un proyecto, cómo hacerlo (metodología) y qué es dicho. La etnografía no fue lo que son todas las buenas evaluaciones, a saber, una historia aceptable que media diferencias interpretativas para mantener las relaciones y el flujo de recursos (Phillips y Edwards 2000). 12 En última instancia, fue a partir de esta expectativa de una definición compartida de la verdad sobre el proyecto que los objetores se tomaron el derecho de proponer castigos al texto. 13 El siguiente punto es que la etnografía fue leída desde una perspectiva gerencial. Era innecesario y embarazoso porque se negaba a explicar los resultados en términos de diseño

y evadía la expectativa de que los problemas deberían analizarse solo en relación con las

soluciones. No proporcionó un historial de proyecto adecuado de implementación, aprendizaje y mejora, que debería revelar un estrechamiento progresivo de la brecha entre

la intención, la acción y los resultados. 14 1 no había explicado "los pasos a seguir", "cómo el

proyecto [había] respondido a eventos y problemas particulares". En mi libro, las dificultades y las contradicciones no fueron, como deberían ser, disueltas por el proyecto en desarrollo, que hace de la historia un basurero de errores irrelevantes y problemas resueltos. Interrumpió una visión gerencial que acelera la historia para que las aspiraciones del presente constantemente borren las experiencias del pasado, donde siempre es "demasiado pronto" para juzgar el éxito de la nueva tecnología, cuyas decepciones son contingentes (dr o monzón excess), whose latest results are always the most promising, and whose full advantage (upon which justifying economic analysis is based) lies in the future. La etnografía no solo estaba "desactualizada", lidiaba con problemas moribundos e ignoraba el éxito que se desarrollaba, sino que también estaba fuera de tiempo, en el sentido de Hastrup de prestar atención a lo rutinario y ordinario, a lo que no se ve, evitando así el historial narración de la causalidad temporal que explica los eventos en términos de "el precedente más reciente y más extraordinario", es decir, el proyecto y sus innovaciones técnicas (2004:

462).

Luego, hubo un problema con el tratamiento etnográfico de los datos de mis colegas. Por un lado, la explicación etnográfica negaba el poder interpretativo de los datos científicos:

por ejemplo, los datos sobre las ventajas genéticas y generalizadas de la tecnología mejorada de semillas, derivadas de modelos libres de contexto, que se desentrañaban en el

mundo relacional de la deuda vinculada a la tribu medios de subsistencia Por otro lado, y esto es algo que recuerda una división en los primeros años de nuestra propia disciplina registrada en la conferencia de 1971 de Edwin Ardener, en mi análisis, el éxito del proyecto no era sólo una cuestión de medición de logros y evidencia empírica o estadística (de incrementos de rendimiento, árboles plantados, grupos funcionales). El éxito fue una cuestión de definición, una cuestión de significado, de sostener una interpretación particular de los eventos a través de las categorizaciones y conexiones causales establecidas por el modelo político. Y este modelo no era empíricamente falsable en sí mismo. Pero fue reemplazable. Entonces, cuando la política de DFID cambió en 1997, el proyecto se convirtió, por definición, en un fracaso (Mosse 2005a: 184-204). Los estudios socioeconómicos que emprendimos entonces para "demostrar el impacto" se orientaron de hecho a remodelar los medios de vida tribales para mostrar cómo el proyecto, alineado nuevamente con un nuevo marco de políticas, los mejoraría. La investigación sirvió más para aclarar y justificar un nuevo modelo de desarrollo que para demostrar su eficacia ts. Después de todo, fue en esto de lo que dependía urgentemente la supervivencia del proyecto. Mostrar la necesidad de tomar medidas adicionales siempre es políticamente más importante que la demostración de resultados (Quarles van Ufford 1988: 25). Entonces, la etnografía descartó la evidencia empírica e implicó que el proyecto era un sistema de autoverificación de una manera que se consideraba perjudicial para la reputación científica. Otro punto es que las objeciones al libro revelan una representación particular de la agencia en el mundo del proyecto. La multiplicidad de ac tivos e intenciones se oculta a medida que la agencia se desvía como propiedad de ideas o pericia, diseño, técnica, buena política o el proyecto de resolución de problemas. Los trabajadores del proyecto (incluidos los consultores) esconden sus propias acciones contingentes y las políticas más amplias de la ayuda para, como dice Timothy Mitchell, "permitir que la razón rija y permitir que la historia se organice como el despliegue de una lógica [política] sin ubicación 'a la cual se adjunta la experiencia (2002: 15). Los gerentes insistieron precisamente en el tipo de essentializ abstracciones y agentes trascendentes que los antropólogos han llegado a autoproclamarse para construir (Hobart 1996: 7). Pero mientras que el éxito sostiene el proyecto como una fuente unificada de intención y poder (los proyectos exitosos están bien diseñados), el fracaso se fragmenta en la dinámica de la culpa (Latour 1996: 76). Como me dijo un trabajador del proyecto: "Siempre apreciamos nuestros éxitos, pero el fracaso siempre se ve como el fracaso de un individuo". Una etnografía que llama la atención sobre las intenciones y motivaciones diversas según este detalle implica una divulgación poco ética; e incluso cuando (al igual que el mío) evita la personalidad individual, la acción o el evento, con el fin de reflejar los efectos sistemáticos o los resultados más allá de la intención, aunque distribuya la agencia, se trata de una ofensa personal. Mis colegas desempaquetado estructura en su agencia, reclamando por daños a la reputación profesional sonal. la ética de la investigación (daño a los informantes) tuvo parte en esto, pero me parece también derivar de esta manera paradójica en que la agencia se enmarca en los ámbitos del proyecto: la colectivización del éxito y la individualización del fracaso 15 cuando se enfrenta a un etnografía que, por el contrario, apunta a un tratamiento simétrico de "éxito" y "fracaso". Como mencioné, mis colegas insistieron en que la verdad 'objetiva' debe definirse colectivamente; para convertirse en 'hechos', las interpretaciones debían estar sujetas a evaluación y acuerdo grupales . Un enfoque etnográfico que entrevistó a las personas individualmente o en grupos y luego recopiló y comparó diversas opiniones, eventos y experiencias en un análisis interpretativo independiente simplemente no calificó como ciencia social propia. Yo estaba incluso reprendió (en una reunión) por un gerente junior para el uso de las conversaciones privadas no fiables en lugar de declaraciones hechas en público acerca de los eventos, en razón de que de manera informal la gente va a inventar historias, confundir y ocultar, pero públicamente que decir la verdad. La discusión en equipo

compensaría las fallas de indi la autocensura individual, y esto, por supuesto, es la razón por la cual no era un buen medio para investigar procesos sociales tan complejos y controvertidos. Pero hay un punto más amplio aquí, a saber, que para estos actores del proyecto la investigación social debe preservar y honrar su contexto social. En un nivel, esto significa simplemente que existe una obligación ética con aquellos que lo ayudaron y "le dieron su tiempo y materiales". En otro, es una posición epistemológica que implica que los límites de lo que se puede conocer, revelar o escribir están determinados por las relaciones sociales. El

daño percibido, el riesgo de daños a la reputación o la vergüenza para las instituciones 16 invalida el análisis. "Equidad" en la investigación es una cuestión de respeto (e injusticia, falta de respeto) en lugar de verificabilidad. Los datos y el análisis de la investigación son "correctos" (y el mío era incorrecto) en el sentido normativo de socialmente apropiado (como en "comportamiento correcto") y factual: "Lo siento, pero no

estamos hablando de simples errores de hechos

declaraciones incorrectas sobre eventos o decisiones tomadas en el proyecto

muy preocupados por su borrador ". Preocupados por la "corrección" más que por el "hecho", las objeciones eran epistemológicas y no ontológicas. De hecho, el positivismo de mis colegas ocultaba una epistemología esencialmente relacional que rechazaba la noción de "evidencia" como externa a la situación. Como punto final, sintieron que la naturaleza moral de sus acciones debería dar forma a la forma en que fueron descritos. Fue un error parecer criticar a aquellos que trabajan desinteresadamente, sufriendo penurias para los pobres. Además, se interpretó como irresponsable cuestionar las metodologías participativas (p. Ej., En la investigación de cultivos) para que la empresa no las tome en cuenta. La verdad estratégica del proyecto debía ser preservada. Ahora veo un triple significado para estas objeciones. Primero, la reacción a mi etnografía revela, de hecho, elabora, el mismo marco de expectativas que organizó el sistema del proyecto , aclarando aún más sus concepciones de tiempo, agencia o evidencia. En segundo lugar, las objeciones no eran sobre lo que se conocería sino sobre cómo se debía llegar al conocimiento. Revelaron una aparente divergencia de epistemología entre un etnógrafo y sus interlocutores, o más bien una sección dominante de ellos, que sugiere límites a cualquier etnografía colaborativa. 17 En tercer lugar, y lo que es más importante, el proceso de "objeción" mostró cómo la escritura etnográfica amenazaba el proyecto como una "comunidad epistémica". '' '' - un conjunto de relaciones en torno a los significados compartidos - dibujando la ira de las figuras dominantes cuyo prestigio estaba más estrechamente vinculado a las representaciones autorizadas. Permítanme considerar el último punto más. La visión textual oficial del proyecto de ayuda como un sistema explícito de reglas y procedimientos (regularizado en folletos y manuales de capacitación), un orden científico, un modelo replicable y un historial de acciones / eventos significativos tenían una cierta necesidad. Fue necesario (a) dado el alto grado de

De lo que estamos hablando es de

estamos

incertidumbre en el desarrollo internacional involucrando a personas que no se conocen o no se entienden entre sí; (b) para recomponer la cosmovisión del personal del proyecto que estaba constantemente fragmentado por las contradicciones cotidianas de la práctica; y (c) porque los actores Invertido en estas objetivaciones, a través del cual operan sistemas de experiencia, estado, estima y recompensa. Los puntos de vista oficiales y las objetivaciones habituales eran (en diferentes grados) parte de las afirmaciones de poder, autodefinición y representación de las personas entre sí y con los de afuera (gobierno, donantes, otros expertos e investigadores) que leerían esta versión del proyecto. realidad (véase Geertz 1999: 53). Tal auto-objetivación como estructura, regla o modelo replicable no es diferente a las ofrendas nativas reinscritas por los antropólogos y tan profundamente criticadas por Bourdieu (entre otros) en su llamado a penetrar las estrategias de la práctica, la

temporalidad e indeterminación de la vida social (1977; Jenkins 1994: 443). Pero lo que "objeción" revela son los efectos sociales (y emocionales) de tales actos de descripción etnográfica que separan el conocimiento socialmente constitutivo, 18 particularmente cuando adoptan una forma similar (aquí, textual) y potencialmente existen dentro del mismo espacio público. Puede que no nos demos cuenta, pero nuestros análisis pueden experimentarse como un profundo desempoderamiento; pueden provocar reclamos de "daños graves a reputaciones profesionales". Entonces, existe el problema general de que el conocimiento nace de experi inter- subjetiva cia, cuando recontextualizado para una difere audiencia nt dentro de un amplio esquema analítico (DESCOLA 2005), se puede producir un falso reconocimiento desconcertante entre los que compartió la experiencia. "En la investigación de David, nosotros, sus colegas, nos hemos convertido en objetos de estudio", se quejaron. Como dice Hastrup, nuestro trabajo etnográfico implica la objetivación, como la transformación gradual de las relaciones de trabajo de campo en conocimiento-objeto además de las relaciones (2004: 456). Mis escritos, entonces, rompieron relaciones y rompieron las reglas del juego limpio dentro de un equipo profesional del que yo era miembro. Sin duda, esto es en parte lo que subyace a las fuertes expresiones de los gerentes de proyectos y consultores que escribieron (y hablaron en nuestra última reunión) sobre la pérdida de confianza, de ser lastimado por un amigo valioso y un respetado colega de larga asesoría. Por supuesto, no tenía la intención de esto; también me molestó; pero tal vez sea inevitable a lo que hacen los antropólogos. Al igual que otros, al producir la cuenta etnográfica, rechacé los roles que se me asignaron, "cortar las redes" del trabajo de campo (Strathern 1996 ). 19 1 tuve que descuartizarme, establecer límites o poner distancia entre mí y los mundos sociales que describí, de tal manera que se veía que el individuo académico negaba a la persona moral el trabajo de campo. 20 Además, ahora hice inferencias que mis súbditos no podían hacer mientras se defendían; basado en 'evidencia' que sus esquemas de comprensión nunca generarían (Hastrup 2004: 463). Hice conexiones de aspectos de la experiencia no capturados en las categorías actuales (Hastrup 2004: 469) que fueron perjudiciales. Mientras tanto, el desacuerdo que yo había traído a la comunidad debilitó la "dureza" de los hechos del proyecto (véase Rorty, 1991). Y cuanto más mis representaciones etnográficas viajaban desde arenas de negociación social, desde el informe del consultor, el el documento de la conferencia, el artículo de la revista, el libro, y cuanto más amplio y público sea su consumo, más hilos se rompieron y mayor será la ira y la ansiedad. 21

Desarrollando la controversia Permítanme ahora pasar de la pregunta a la que se opusieron mis colegas, a la de cómo lo hicieron entre enero y mayo de 2004. Mi principal observación es que mis críticos no reaccionaron al comprometerse con mi texto, sino al desafiar los límites que mi etnog Escritura rafica introducida. Rechazaron un proceso textual mediado a favor de uno socialmente mediado que, de alguna manera, volvería a insertar la producción de representaciones (resultados de la investigación) en los campos de poder, la comunidad moral o "la familia" del proyecto.

Esto significó, en primer lugar, que durante más de quince meses mis colegas fallaron o se negaron a enviar comentarios escritos sobre el texto. Muchas fechas límite pasaron. No pudieron dar comentarios por escrito, dijeron, "porque no estamos de acuerdo tan

fundamentalmente con su versión de los hechos y las conclusiones que extraen

tomaría

semanas y [no] sería una forma efectiva de comunicación". De hecho, el texto en sí fue descartado como un objeto independiente - "250 páginas de escritura académica difícil" que los profesionales del desarrollo y los profesionales no pueden encontrar tiempo para leer, señaló el líder del equipo, y agregó que "es solo por mí escribiendo" X "[un gerente] y pidiéndole que lea párrafos específicos que yo le respondi". Tampoco estaban interesados

en hacer una revisión sustantiva esponso, poniendo en registro reacciones y puntos de vista

alternativos; algo que, aceptando plenamente su "derecho a responder", lo ofrecí por medio

de una postdata o abriendo un sitio web.

Lo que mis colegas exigieron repetidamente fue que nos encontramos como un té m para hablar de mi proyecto y cómo debe ser reescrita, sección por sección en un período de tres días o así, y que, antes de que nos encontramos, declaro mi preparación para hacer cambios.

A medida que la disputa se desarrollaba, se cuidaron de decir que no insistían en cambios

particulares, pero que estaban seguros de que me convencerían de su punto de vista y que "querrían volver a escribir muchas secciones del libro". En lo que insistieron no fue en el cambio textual per se, sino en el proceso socioemocional, una t persuasiva eam workshop - eso produciría tal cambio a través de mi reincorporación en la comunidad moral y la historia del proyecto. La suya era una crítica moral y un desafío práctico a la salida etnográfica. Solo a través de una reinserción social podría el texto volverse "justo y equilibrado", y el proyecto como una "comunidad interpretativa" podría ser reconstituido; si no es por apelación a la

amistad, lealtad u obligación, entonces por amenaza implícita (daño y difamación). En consecuencia, que mis gerentes críticos cedan ante un proceso académico desvinculado

socialmente (que no ejerce presión moral sobre el autor) -a través del compromiso textual,

las respuestas escritas y el debate de puntos de vista alternativos- sería profundamente

desempoderante. 22 Y no podría haber vuelto a someter mi a las reglas y al poder de las relaciones de campo, o desmantelado el límite entre la dinámica de la vida del proyecto y la escritura, sin abandonar mi proyecto etnográfico o la integridad de mi análisis. Entonces, me resistí a la falacia de que lo social tiene que analizarse socialmente y que la evidencia es una cuestión de consenso (al menos en este contexto), y no acepté que después

de un año y medio los objetores no habían tenido oportunidad suficiente. para compartir,

discutir y responder a mi borrador. Fue cuando dejé claro que no estaba dispuesto a someter

mi cuenta a la adjudicación de un grupo selecto de informantes (o cumplir y suspender la

publicación con ese objetivo) que protestaron ante mi editor y directores académicos, y

ahora añadieron que el El equipo consideró que mi estudio violó las Pautas éticas de ASA sobre al menos cuatro puntos relativos tanto a la base (consentimiento negociado) como

al resultado (efectos nocivos) de la investigación. 23

Pero esto siguió siendo una negociación de segundo orden: no sobre hechos o interpretaciones, sino sobre los términos de intercambio, textuales o sociales, sobre las reglas que se aplicarían. Mis principales colegas académicos a los que se acercó se desconcertaron por los esfuerzos intensamente personales de los objetores (a través de su

líder) - por las repetidas llamadas telefónicas, correos electrónicos, oraciones para viajar personalmente a Londres para mostrarles secciones del libro que perturbaban, para volar el equipo miembros de la India, y sin embargo su negativa persistente, como uno lo expresó, a "cumplir con nuestra solicitud de que usted proporcione una lista escrita de lo que nos asegura que están su objeciones sustanciales con respecto al texto ". Continuó: "Usted se

ha referido a estas objeciones repetidamente en una comunicación escrita. Sin embargo,

usted no puede especificar a aquellos

mencionar el ASA) el

usted ha participado en el procedimiento (pro-

Director, Comité de Ética, Coordinadores Departamentales, sin

contenido preciso de sus objeciones. Este es un asunto muy serio '. Pero, por supuesto, el llamamiento de los objetantes a las autoridades académicas no tenía la intención de abrir el texto o ceder a las convenciones académicas, sino más bien aumentar las convicciones sociales de la "comunidad moral" al ejercer un poder disciplinario

sobre mí. , el autor. La apelación fue para adjudicadores de desacuerdos en un proceso editorial que debería ser colectivo. Pero esperar que los profesos mayores desempeñen

papeles que borren los límites que preservan la independencia académica en lugar de defenderlos fue un error de juicio. Lo cual no quiere decir que no hubo equívocos, por ejemplo, sobre si la universidad tenía un 'deber' primario de responder a [un] acusación de

o para apoyar la libertad académica

que una publicación dañará seriamente a terceros

'(académico superior, correspondencia interna en el caso). Sin embargo, aquellos a quienes apelaron los críticos, incluido el Comité ASA que se reunió en marzo de 2004, concluyeron que no tenían ningún mandato para adjudicar o actuar como tribunal, por lo que solo eran pautas éticas . Y hubo una opinión privada de que ni la base ni el resultado de mi investigación los contradecían. Se ha otorgado el consentimiento para la investigación y, como dijo un colega senador , "la ausencia de adulación no es perjudicial". Las autoridades universitarias acordaron que debería haber una reunión de un día en la que se reunirían la universidad, la ASA y las dos partes, pero que no sería "ningún tipo de tribunal de arbitraje, que no tenía que resolver las diferencias, que no podría imponerme ninguna obligación de realizar cambios particulares en el libro. Insistieron en que esta reunión se llevaría a cabo únicamente sobre la base de una lista completa y detallada de los errores y las objeciones proporcionados por los críticos del libro, mostrando evidencia de inexactitud o parcialidad no argumentada que respaldaría las "alegaciones [hechas] contra el profesional. de un colega [académico] '. Se aplicaron 24 reglas de procedimiento

académicas y con ellas se un sentido completamente diferente de "abierto y justo" que reconstituyó el límite entre la vida social y el análisis etnográfico (campo y escritorio). La reunión siguió adelante sobre esa base, y fue precedida por una lista detallada de comentarios. El cambio al proceso académico formal fue irreversible. "Lamento mucho haber llegado a esto", me dijo el líder del equipo ese día. En verdad, él era. Los comentarios escritos para la reunión fueron extraordinarios a su manera. Llenaron cincuenta y seis páginas, y se clasificaron en una escala del 1 al 4 de gravedad decreciente, a partir de las declaraciones consideradas como 'difamatorias o potencialmente perjudicial para profes reputaciones sionales apartaron de las representaciones oficiales de roles y procesos. Si bien el lenguaje de la difamación era lo suficientemente serio como para que yo pudiera obtener asesoramiento legal, y aunque las objeciones fueron útiles para indicar puntos de vista alternativos o corregir ciertos errores de hecho, cuanto más examiné estos com a menos que parecieran ser sustanciales (evidencia o argumento) y más invocaron a la comunidad moral. Es decir, sus preocupaciones no eran de ontología, sino de epistemología relacional. El tono personal y acusatorio era ineludible. Hablaban de una persona, no de un

texto: "David debería saber esto

etc. Un participante independiente en la disputa comentó, después del evento, " Tenían una, una gran objeción fundamental [una epistemológica] pero no sabían cómo escribirla, así que en su lugar dieron cincuenta y seis páginas de objeciones menores ". 25 Ciertamente, las afirmaciones de la comunidad moral, la ira por la violación de sus códigos, el dolor de ser juzgado, el desconcierto de las epistemologías divergentes, fueron palpables en el "ritual de objeción" de un día de gran duración, presidido el 2 de abril por un ex El consejero jefe de DFID, un antropólogo bien ubicado para mirar a ambos lados en la brecha entre los académicos y los gerentes de desarrollo. Ella asignó un balance de tiempo para los demandantes (ahora incluyendo a cuatro que llegaron en avión desde la India), para mí y para comentarios independientes de representantes de la universidad y de la ASA, entre otros. Desde el el formato (presentación y respuesta) era académico y no requería ni permitía la resolución de un disco, restringía el control social de un texto antropológico. Escuché atentamente las objeciones planteadas, respondí y me comprometí a revisar mi texto a la luz de los procedimientos. Al final, no he cambiado mi análisis, aunque aclaró su propósito, y modificado fraseos que ofendieron, donde me juzgué oportuno. Así concluyó un procedimiento improvisado que dio una señal verde para la publicación de la etnografía. Lo hizo en última instancia a través de la reafirmación del límite Malinowskian entre el campo y el escritorio. Aquellos que viajaron a Londres esperando que la presión moral y persuasiva daría lugar a cambios sustanciales en mi t etnográfico ext estaban profundamente decepcionados.

David, francamente este comentario no es digno de ti

",

Trascendencia Para mí, esto fue una serie significativa de eventos que plantean cuestiones importantes para etno práctica gráfica y el estado de los conocimientos antropológicos, y me gustaría finalmente llegar a alguna de ellas. El primero se refiere a la verdad de una cuenta etnográfica. La reformulación de las relaciones de campo y la disputa sobre los límites sobre los que creo que se originó esta

disputa se expresaron, no obstante, en términos de un desafío a la veracidad de mi evidencia

e interpretación. Y no hay duda de que la "objeción" alteró el análisis. Las preguntas

surgieron en mi propia mente: ¿había algo equivocado? Comenzó otra ronda de investigación

y reflexión, que me llevó del texto a las cintas de la entrevista, a las notas de campo, a los

materiales de origen, a los estudios y a las experiencias compartidas que lo sustentaron, para verificar y aclarar. Envié un correo electrónico y llamé por teléfono a aquellos con quienes había trabajado en el proyecto y a quienes entrevisté. Un análisis que existe dentro de un campo de objeciones tiene que estar seguro de sí mismo. Además, para tomar prestados los

términos de Albert Hirschman (1970), si los antropólogos del desarrollo van a convertir

la salida etnográfica de las lealtades engañosas de las políticas y los proyectos en voz en

público, tienen que ser capaces de defender sus cuentas. 26 Pero, ¿cómo iba a defender la 'corrección' de mi etnografía contra aquellos que podían decir 'estás equivocado, yo estaba allí' o '¿qué evidencia tienes para respaldar esta afirmación? 'o incluso,' vamos, ¡te conocemos! "Por un lado, no creí que fuera suficiente decir: 'Yo también estuve allí, y esta es mi interpretación subjetiva; Tómelo o déjelo'. La cuestión de la exactitud de los hechos se mantuvo. Seguramente, como Malinowski nos enseñó, era necesario permitir cierta separación de los hechos de la interpretación, ser explícito sobre el trabajo real de la investigación y el material y las experiencias en que se basaban mis generalizaciones; Desentrañar esa telaraña interpretativa Geertziana sin costura girada de notas de campo a la etnografía (Spencer 1989: 150). Pero en el Por otro lado, ¿debería involucrarme en la defensa de esta o aquella declaración con referencia a esta

o aquella pieza específica de evidencia de apoyo (evento o conversación) por sí misma? No

es solo que esto pueda comprometer la confidencialidad de los informantes -incluidos los que están en la sala de reuniones contradiciéndose- sino que, como en cualquier etnografía, el caso y el material discursivo fueron ilustrativos, elegidos por su brevedad, pero extraídos de un largo experiencia interactiva a través de los años: los muchos encuentros, eventos , recuerdos, notas, informes, conversaciones que conforman el trabajo de campo. Después de todo, aquí es donde la etnografía difiere del periodismo de investigación. En cualquier caso, como señala Kirsten Hastrup, los antropólogos nunca pueden probar la rectitud de sus generalizaciones con referencia a la evidencia o experiencia ('como una medida independiente de validez'), ya que estos no son ni separados de, ni previos al, el propio marco de interpretación del antropólogo, el esquema preexistente de objetivación que transfunde los hechos en "evidencia" o imputa la causalidad (2004: 456,461). 27 Como mínimo, los antropólogos necesitan examinar la base social de su propia "creación de

evidencia". Necesitan examinar su propio "punto de vista" - su predilección personal y académica ons, juicios y estética - como el producto de las condiciones sociales (y la ubicación profesional), algo que Bourdieu (2003) denominó "objetivación participante". Dado que no puede probarse a través de la evidencia (más aún en relación con las instituciones que construyen la negación), lo que la etnografía apunta, sugiere Hastrup, es "una especie de explicación más allá de la verdad de los eventos mismos"; "no es simplemente conocimiento sobre eventos, prácticas e ideas particulares, sino sobre los procesos por los cuales estos parecen ser significativos, quizás inevitables u obligatorios, posiblemente contestables o incluso locos" (2004: 468). El tipo de conexiones que hice entre declaraciones individuales, acciones, eventos y grandes esquemas de política en un proyecto de desarrollo (y por lo tanto el tipo de las explicaciones que ofrecí) vino, además, de mi implicación en sus procesos (Hastrup 2004: 466). Como antropólogo, no tengo

conocimiento o experiencia de "cultura", pero experimento eventos contingentes como todos los demás y les doy sentido ( Hastrup 200: 468). La "corrección", insiste Hastrup, es una conciencia epistemológica, no una certeza ontológica (2004: 466). 28 Otros también han concluido que, en última instancia, el trabajo de campo es una especie de aprendizaje social, a menudo más allá del lenguaje, a través del cual los antropólogos negocian la opacidad de la vida social -sus interpretaciones y ocultaciones mutuas- junto con todos los demás (Bloch 1991; Jenkins 1994: 441). Por esta razón, no hay conocimiento neutral o no involucrado ("una comprensión que todos puedan compartir" [Jenkins 1994: 443]), no hay una división aguda entre el antropólogo y el sujeto, el trabajo de campo y los procesos de la vida social cotidiana. La etnografía interna es solo un caso de la situación general. Es una cuestión de la "sociología relativista" de Latour en la que Soy un actor de proyectos junto con otros; mis políticas y puntos de vista están de pie con los suyos; como lo hace mi análisis (1996: 199). Mis colegas y asociados también son sociólogos que ofrecen teoría, explicaciones, tratando de estabilizar el mundo del proyecto desde sus puntos de vista viciados. Pero entonces, potencialmente, hay tantas historias y autores como actores. Gupta y Ferguson solo reafirman el tema cuando comentan, sensatamente, que el relato interpretativo que es 'antropológico' siempre 'coexiste con otras formas de conocimiento', y ven 'la tarea política no como' compartir 'el conocimiento con aquellos que carecen de ella, sino como la creación de vínculos entre diferentes conocimientos que son posibles desde diferentes lugares "(1997: 39, mi énfasis). Pero es precisamente la naturaleza de estos "enlaces" lo que está en juego, especialmente cuando el conocimiento en cuestión es el de los sujetos del etnógrafo. Mi cuenta etnográfica no se limita a competir en pie de igualdad con otras ni con las anteriores, sino que intenta abarcarlas en la categoría de materia. 29 Mi narrativa agrega interpretaciones a las de los actores cuya experiencia comparto; explica diferentes puntos de vista, trata de convertirse en la meta-narrativa; y es aquel cuya evidencia e inferencias divergentes serán cuestionadas como tergiversaciones públicas, sobre todo porque las interpretaciones que agrega la etnografía provienen de la reflexión sobre la experiencia de la dislocación y la alteridad. 30 Si la producción autónoma de un "entendimiento" o representación de otros ha perdido significado como un objetivo para la etnografía, entonces tal vez pueda ser parcialmente reestablecida mediante esfuerzos que pongan en riesgo la colocación de las etnografías dentro del campo de las relaciones que describen. Como lo expresa Latour, lo que las ciencias sociales pueden hacer es volver a presentar lo social a sí mismo: "Es decir,

no definir la estructura desconocida de nuestras acciones

[sino ser capaz] de modificar la

representación que el público tiene de sí mismo lo suficientemente rápido para que podamos estar seguros de que el mayor número de objeciones se han hecho a esta representación "(2000: 120, énfasis en el original). 31 Esta visión puede ser adecuada para una antropología que quiere sustentar las afirmaciones de la rectitud en público sin asumir el privilegio epistemológico o retirarse a la "reflexividad narcisista" (Bourdieu 2003: 281). El proceso de objeción, una relación llena de

emociones, nos recuerda que el conocimiento etnográfico es en la raíz un fenómeno social no permanente y persistente (Hastrup 2004: 456); y esa "derecha" antropológica, en el sentido tanto de la veracidad como del derecho a representar, también es social. La corrección no es una cuestión del estado ontológico de nuestra evidencia (y esto mis críticos g raspado), y no solo una conciencia epistemológica individual, sino el resultado de concursos sociales sobre las fronteras y la ubicación del conocimiento. Y esto sugiere que la etnografía a veces puede requerir experimentos institucionales más allá del trabajo de campo, reuniendo a los etnógrafos y sus sujetos en torno a sus resultados escritos, experimentos en objeción y la defensa de la rectitud etnográfica como la que he descrito. Por supuesto, estos intercambios no pueden buscar una resolución. Después de todo, después de dos consultas gubernamentales de alto perfil en 2004, estaba claro que el inspector de armas David Kelly y el reportero de la BBC Andrew Gilligan habían tenido una

especie de visión etnográfica o inferencia más allá de la 'verdad de los hechos que era

totalmente correcta y totalmente iable. 32 Para concluir: concursos 'después de que el campo' pueden ser cruciales para la recuperación de antropo demandas lógicas, informantes tienen diferentes capacidades para objetar. Las "objeciones" desafían a la autoridad antropológica y deben ser bienvenidas por no permitir el cierre analítico, por agudizar nuestro sentido histórico al rechazar el presente etnográfico y hacernos clarificar nuestras generalizaciones (aunque, como he demostrado, en su propia estructura, las objeciones también pueden confirme lo esencial de nuestras

interpretaciones: "cualquier cosa que diga puede tomarse como evidencia

objeciones también nos recuerdan que, sin embargo, podemos tratar de convencer a la gente Si tenemos razón, en última instancia los etnógrafos deben admitir que lo que constituimos como evidencia no es separable de nuestra relación con nuestros informantes (Hastrup 2003). Los conflictos surgen cuando, como lo expresa Hastrup, saber : "una relación sutil (epistemológica) entre el sujeto y el objeto", se convierte en conocimiento - "certeza (casi ontológica)" (2003), separada y en público. A medida que avanza la investigación etnográfica, las relaciones se convierten en "evidencia", lo que "complica el uso de la evidencia como una medida independiente de validez" (2003). Al mismo tiempo, las representaciones etnográficas tienen el potencial de desentrañarse cuando nuestros informantes (como lo hizo el mío) intentan desempaquetar nuestra 'evidencia' para volver a establecer relaciones con ellos. Cuando los antropólogos se resisten a esto, pueden desarrollarse contiendas en las cuales queda claro que la escritura antropológica no es, después de todo, un esfuerzo individual. Objectifi de Etnografía cationes (o su estilo de razonamiento) son en sí mismos (no menos de política de modelos) se estabilizaron social y dependen de Suppor autorizadas tros, discursos institucionales específicas, y (como descubrí) procesos de aprobación. No debemos olvidar que, al final, el conocimiento antropológico es un "logro social" (Crick 1982:

Las

").

20, en Hastrup 2004: 456), uno que, como la noción de "pa" de Bourdieu "objetivación participante" sugiere que puede estar sujeto a la misma reconfiguración sociológica que el discurso político y que revela contradicciones similares entre la práctica individual y los modelos profesionales (incluido el trabajo de campo de Malinowsk) que representan la disciplina (Grimshaw y Hart 1995 : 59 ). Tal vez el resultado podría haber sido otro, pero en este caso el discurso académico en sí demostró un poder considerable, incluso contra objetores bastante determinados. Cuando estamos 'estudiando', podemos considerar que aquellos que intentan censurar la investigación independiente son poderosos, podemos imaginar que 'le decimos la verdad al poder'. Pero el ultraje a la ruptura puede revelar tan fácilmente el frágil control que aquellos que parecen estar en el poder -en los sistemas políticos, administrativos o políticos- tienen sobre sus representaciones legitimizadoras (o el enorme esfuerzo necesario para sostenerlas). Es esta amenaza para las representaciones autorizadas lo que hace que el estudio de las

políticas públicas y las instituciones sea tan desafiante, especialmente como personas internas. Por un lado, en el extremo, los procedimientos de difamación podrían descartar la posibilidad de tal etnografía. Por otro lado, donde se percibe que se ha hecho daño, los antropólogos deben comprometerse con esa percepción. De cualquier manera, la antropología no tiene la opción (moral o r episte mological) de una dedicación a la ciencia que no tiene en cuenta las relaciones sociales que son la base de su conocimiento. 33 El derecho al conocimiento académico debe ser negociado entre otros reclamos legítimos. Y la negociación de la etnografía como un 'situado entre Una observación más que desinteresada (Gupta y Ferguson, 1997: 38) requiere que sus practicantes tengan clara su posición, perspectiva y propósito. Quizás sobre todo mi caso muestra que el poder de la etnografía radica en el hecho de que no solo los antropólogos, sino también sus textos, son agentes activos en los mundos que

describen, animando la acción de maneras particulares. Así, la movilización social de las obje ciones a mi libro es como parte integral de la acción como otros eventos que se describen proyectar. Y cuando la escritura se convierte en una parte tan importante de nuestro compromiso con nuestros sujetos como trabajo de campo, podemos vernos obligados a abordar la división Malinowskian que ha permitido que una individualista libre fluidez sin escrúpulos escriba en contraste con las expectativas gobernadas por

reglas. tations of fie ldwork ', para tomar prestada una distinción útil de Parkin (2000b: 260). La etnografía colaborativa no es una solución. Pero tal vez los antropólogos al menos debería anticipar la continuación de las relaciones de trabajo de campo en la redacción y publicación, y las rupturas que puedan surgir. ¿Podemos realmente culpar a nuestros informantes por su malentendido de nuestros objetivos intelectuales? ¿Podemos preparar informantes para productos etnográficos? ¿Tiene la explicación etnográfica la naturaleza de una "emboscada a la vida social"? No es necesario que las pautas éticas actuales, enmarcadas

en una concepción más estrecha de las relaciones de poder en la investigación, estén en una buena posición para aclarar.

Invitar a objeciones no borrará las cuestiones de poder que rodean a la investigación, pero

al menos puede traer una conciencia enográfica a nuestra escritura. La escritura puede ser

vista dentro de un marco antropológico que explica la relación entre ideas y relaciones sociales, y como parte de transacciones entre personas morales, en mi caso dentro del ambiguo mundo de regalo de un proyecto de ayuda. Quizás los etnógrafos de la política, el profesionalismo o el desarrollo internacional, dominios en oposición a los que Malinowski definió el campo etnográfico, puedan tener un papel clave en el reexamen de los fundamentos metodológicos e institucionales de la antropología social, una tarea que estuvo en el centro de Malinowki. propio trabajo.

NOTAS Esta es una versión ligeramente modificada de la conferencia impartida el 2 de junio de 2005 en la London School ofEconomics and Political Science. Estoy agradecido con el Departamento de Antropología de LSE por la invitación para dar esa conferencia. Gracias por sus útiles comentarios y sugerencias a Rosalind Eyben, Richard Fardon e Ingie Hovland, a los que escucharon una versión preliminar dada en Edimburgo, y sobre todo a mis "objetores" por su compromiso con mi escritura etnográfica. También estoy agradecido a Glenn Bowman y a mis revisores anónimos por sus útiles sugerencias para finalizar el artículo.

1 La escritura, sugiere Hobart, es "la antítesis del diálogo, que los académicos vuelven a unir a la textualización" (1996: 29 n. 25).

2 Como me recordó Ingie Hovland (comunicación personal, 5 de abril de 2005); ver también Brettell (1993a).

3 Los casos más célebres de reacciones negativas a los antropólogos provienen de aquellos que han sido objeto de estudio, incluido el ultraje entre los Ik cuando se les informó sobre el contenido de Turnbull's derogatory The mountain people (1972; Heine 1985); la comunidad y la reacción de la prensa a la etnografía de Vidich y Bensman de una aldea en el norte de Nueva York (Pequeña ciudad en la sociedad de masas, 1958); la controversia pública en México después de la traducción al español de Los hijos de Sánchez de Lewis (1961); o el malestar de

la gente de Ballybran (Irlanda) descrito en los Santos, eruditos y esquizofrénicos de Scheper-

Hughes (1982). La colección de Brettell Cuando leen lo que escribimos (1993 a ) proporciona una visión general de estos casos y reúne una gama de experiencias más recientes en escritura etnográfica. En lo que Brettell describe como una "revolución en el lector" (1993b:

3), los informantes que confrontan representaciones públicas de sus vidas y palabras acusan

a los antropólogos de traición y confianzas rotas, vergüenza pública y daño a las

reputaciones o autoimágenes, de violaciones de los derechos humanos. confidencialidad o de la etiqueta de los chismes. Toman la excepción al poco o demasiado anonimato, a la

fragmentación de las vidas en el texto, y les molesta el idioma y la terminología de las redes sociales. la ciencia, en la que no se reconocen a sí mismos. Impulsados más por los informes en la prensa y los rumores sobre "el libro" que al leerlo, responden rechazando al antropólogo como un extraño / extraño que nunca puede entender (Brettell, 1993a).

4 R elacional en el sentido de que el conocimiento es colaborativo, dialógico, adquirido a través de las relaciones; y que (en consecuencia) las relaciones entre el investigador y el objeto de investigación se convierten en una propiedad del objeto mismo (Hastrup 2004:

457).

5 Aquí hay un paralelo con situaciones en las que los sujetos etnográficos han reificado fuertemente las autorrepresentaciones culturales -por ejemplo, grupos nacionalistas culturales o étnicos- donde la reinterpretación antropológica puede incluso conllevar riesgos mortales (Whitaker 1996: 5).

6 Imagínese, por ejemplo, una visita de la misión oficial de monitoreo del DFID cuando las posibilidades interpretativas se ven limitadas a través de la organización del espacio y el tiempo en las aldeas visitadas a fin de asemejarse al texto de política leído por personas externas; la coexistencia de mapas completos de PRA (evaluación rural participativa) en el terreno, el paisaje tratado inteligente, nuevas parcelas boscosas y coloridos grupos de mujeres proporcionan la presencia simultánea del plan del pueblo y su ejecución: se suprimen la contingencia y el tiempo; individuos y eventos subordinados a ideas políticas.

7 Una distinción tomada de Baudrillard (1988: 209) a través de Hobart, quien explica el trabajo de las organizaciones de desarrollo como "afirmando representaciones determinadas" (1995: 6,10).

8 Y esto, por supuesto, no es menos cierto en la política interna de Britis h. Como señala su ex escritor principal de discursos, "Blair promete cumplir cosas sobre las que tiene poco poder: resultados de exámenes, niveles de delincuencia, índices de mortalidad por cáncer" (Hyman 2005: 380). 9 Expresando una visión individual más que institucional.

10 Sin embargo, (advertí), tales afirmaciones podrían ser autocumplidas al dar la impresión dañina de que el proyecto era una organización débil capaz de sobrevivir y atraer fondos solo sobre la base de representaciones frágiles.

11 Como lo recordó Rosalind Eyben ( comunicación personal, junio de 2004).

12 Como señalo en el libro en sí, "a pesar de las demandas formales de objetividad e independencia, los expertos se encargan de producir, y ellos mismos construyen intencionalmente, la historia de la evaluación como una" mercancía compartida "(Phillips y Edwards 20 00: 57) '(Mosse 2005a: 158).

13 Un comentario hecho por Rosalind Eyben (comunicación personal, junio de 2004).

14 Un historial de proyecto adecuado comenzaría con la intención y el diseño de la política

y explicaría cómo se implementó. Mi cuenta invirtió esto, comenzando con eventos y relaciones antes de pasar a la racionalización de representaciones.

15 También se puede decir que mientras que las narrativas de éxito que enfatizan las ideas de los expertos son teóricas, las de fracaso son, por el contrario, "ricas en eventos" (Mosse

2006).

dieciséis El concepto ambiguo de "vergüenza" (para DFID o sus socios) establece los criterios para rechazar el uso de datos de consultoría en contratos de DFID.

17 Las suposiciones sobre la posibilidad de narraciones consensuales, o la unidad de la voz nativa (Lassiter 2005), sugieren que la antropología crítica podría aprender de las críticas a

la participación en el desarrollo (p. Ej., Cook y Kothari, 2001).

18 Hacer mapas sociales a partir de huecos y espacios, "escuchar lo no dicho" en lugar de

la declaración cautelosa (Dresch 2000: 123).

19 Esto quiere decir que la etnografía misma (de cierto tipo) se encuentra entre otros mecanismos (Strathern discute la propiedad y ciertos arreglos de parentesco) que cortan

las redes sociales de auto ampliación que describen los teóricos de la red de actores; y que puede hacerlo no solo conceptualmente, sino también socialmente.

20 Esto no significa que la escritura siempre tenga este efecto o que, en algunos casos, no funcione como un puente (Ingie Hovland, comunicación personal, 5 de abril de 2005); de hecho, algunas de mis relaciones del "campo" se fortalecieron a través de esta escritura.

21 Los comentarios que eran " incorrectos" en el libro eran previamente aceptables en mis informes de consultoría, que permanecían internos y tenían un número restringido de lectores. También es significativo que yo (o mis colegas) pudiéramos publicar sobre cosechas o comunidades "tribales" sin ofender, ya que estos reinos estaban alejados del mundo social de mis críticos y estaban sujetos a un "discurso técnico".

22 Es por esta razón que la etnografía dialógica o "recíproca", o la inclusión de respuestas nativas (negativas) (Lassiter 2005), finalmente falla al abordar las cuestiones de poder en la etnografía.

23 Esta última giraba en torno a las "serias preocupaciones" de que el libro "dañaría la reputación profesional", especialmente de los gerentes indios, incómodos con la prosa académica y mal equipados para defenderse, a quienes no se les había dado la oportunidad adecuada de responder y que, aunque no nombrado, podría ser identificado.

24 Correspondencia de la universidad con "los objetores", marzo de 2004.

25 Rosalind Eyben (comunicación personal, junio de 2004).

26 En esta controversia (y en el libro mismo), al defender una interpretación que decía ser verdadera, revelé una visión representacionalista de la verdad (que la mente o el lenguaje permiten la representación de la realidad, y que algunas representaciones son más precisas que otras ) Insistí en la evidencia independiente de las relaciones y las afirmaciones resistidas de que la verdad era una cuestión de acuerdo y consenso. Un crítico anónimo resumió convincentemente la ironía en el enfrentamiento entre Mosse y sus objetores: su ontología positivista estaba protegida por una epistemología relacional; su ontología relacionalista se defiende recurriendo a lo que finalmente (en segundo orden) es una teoría positivista de la verdad ". (Comentarios del JRAI Reviewer, septiembre de 2005).

27 La comprensión etnográfica es necesariamente deductiva (Descola 2005: 67).

28 La comprensión antropológica, señala Descola, proviene de confrontar actos / expresiones con nuestras propias respuestas a las mismas circunstancias, y de la identificación con las motivaciones que pueden estar detrás de las acciones de otros, en lugar de con las respuestas culturalmente codificadas que estos motivos generan. (2005:

70). De manera similar, Bourdieu comenta sobre la importancia de que los antropólogos utilicen su propia experiencia nativa para comprender y analizar otras personas (2003: 287).

29 1 Agradezco a Richard Fardon para aclarar este punto (com. Pers., 15 de octubre de 2004).

30 En el caso de la etnografía interna, la salida social en lugar de la entrada es el cambio crítico para la desfamiliarización. Si coincidimos con Bowman (1998) en que los etnógrafos "en el extranjero" no pueden comunicar otra cultura a sus lectores, sino solo la dislocación de su experiencia de alteridad, los etnógrafos en casa transmiten a sus lectores y a sus colegas o co-residentes - la " distorsión conceptual" equivalente de la salida de supuestos comunes compartidos. Consideradas a través de las propias experiencias del lector, las fracturas de la salida, como las fracturas del trabajo de campo, pueden ser aceptadas como perspicaces o rechazadas como perturbadoras (o "incorrectas").

31 Otros influenciados por la filosofía posterior de Wi ttgenstein apuntan en una dirección similar. Whitaker sugiere tratar la etnografía como un conjunto de "experimentos pedagógicos", "intentos" descriptivos o ejercicios de aprendizaje expuestos públicamente, juzgados no por lo bien que construyen su objeto, sino por lo bien que llevan a las partes involucradas a "algún tipo de contacto lúcido '(1996: 8), y Hobart sugiere replantear la problemática meta antropológica de' comprensión 'en términos de' reconocimiento 'mutuo (1996: 31). Ya sea' objeción 'o el contacto menos sangre ' lúcido '(o mutua reconocimiento) es la mejor metáfora dependerá del grado de impugnación y lo que está en juego.

32 La referencia, por supuesto, a la controversia sobre la representación de la amenaza de "armas de destrucción masiva" que justificó la decisión de ir a la guerra en Irak en 2003, y finalmente llevó al suicidio de Kelly; y a Hutton Inquiry (2004) sobre las circunstancias que rodearon la muerte del Dr. Kelly y Butler Inquiry (2004), que revisó la inteligencia sobre armas de destrucción masiva.

33 Gracias a Ingie Hovland por plantear este punto y algunas de las preguntas en el siguiente párrafo en respuesta a un borrador anterior.

REFERENCIAS Ardener, E. 1971. La nueva antropología y sus críticos. Hombre (NS) 6, 449-67. Baudrillard, J. 1988. Las masas: la implosión de lo social en los medios. En Jean Baudrillard:

escritos seleccionados (ed.) M. Poster (M. M. Maclean), 207-19. Cambridge: Polity. Bloch, M. 1991. Lenguaje, antropología y ciencia cognitiva. Hombre (NS) 26,1 83-98. Bourdieu, P. 1977. Esquema de una teoría de la práctica (Trans. R. Nice). Prensa de la Universidad de Cambridge.

Anthropological

Institute (NS) 9, 223-39. Bowman, G. 1998. Empirismo radical: trabajo de campo antropológico después del

psicoanálisis y la Année Sociologique . Antropological Journal on European Cultures 6: 2, 79-

107.

Brettell, CB (ed.) 1993a. Cuando leen lo que escribimos: la política de la etnografía. Londres:

Bergin y Garvey. 1993b. Introducción: trabajo de campo, texto y audiencia. En Cuando leen lo que escribimos: la política de etnografía (ed.) C. Brettell, 1-24. Londres: Bergin y Garvey. Burawoy, M. 1998. El método de caso extendido. Sociological Theory 16, 4-33. Castells, M. 1996. El surgimiento de la sociedad de red. Oxford: Blackwell. Cook, B. y U. Kothari 2001. ¿ Participación, la nueva tiranía? Londres: Zed Books. Crick, M. 1982. Investigación de campo antropológica, que significa creación y construcción del conocimiento. En antropología semántica (ed.) D. Parkin, 15-37. Londres: Academic Press. Descola, P. 2005. Sobre el conocimiento antropológico. Antropología Social 13, 65-73. Dresch, P. 2000. Desierto de los espejos: verdad y virabilidad en el trabajo de campo de Medio Oriente. En Anthropolo GIST en un mundo más amplio : ensayos sobre la investigación de campo (eds) P. Dresch, W. James & D. Parkin, 109-28. Oxford: Berghahn Books. Friedman, J. 2004. La reubicación de lo social y la reducción de las élites. En el Foro sobre El retroceso de lo social: el auge y el aumento del reduccionismo (e d.) B. Kapferer. Análisis Social 48: 3,162-8. GEERTZ, C. 1999. 'Desde el punto de vista del nativo': sobre la naturaleza de la comprensión antropológica. En

El problema de adentro / afuera en el estudio de la religión: un lector (ed.) RT McCutcheon, 50-73. Londres: Ca ssell. Grimshaw, A. & K. Hart 1995. El auge y la caída de la etnografía científica. En Thefuture of antropology: su relevancia para el mundo contemporáneo (eds) A. Ahmed & C. Shore, 46- 64. Londres: Athlone. Gupta, A. & J. Ferguson 1997. disciplina y práctica: 'el campo' como sitio, el método y la ubicación en anthro antro-. En lugares antropológicos: límites y fundamentos de una ciencia de campo (eds) A. Gupta & J. Ferguson, 1-46. Berkeley: Prensa de la Universidad de California. Hastrup, K. 2003. Gente convincente: conocimiento y evidencia en antropología (Resumen). En Abstracts: AmericanAnthropologicalAssociation, i02ndAnnualMeeting, Chicago, 19-23 de noviembre, 240.Arlington, Virginia: American Anthropological Association.

2003. Objectificación

del

participante. Revista

del

Royal

2004. Obteniendo la razón: conocimiento y evidencia en antropología. Teoría

antropológica 4, 455-72. Heine, B. 1985. La gente de las montañas: algunas notas sobre el Ik del noreste de Uganda. África 55, 3-16. Hobart, M. 1995. Sombrillas negras: la implicación de los medios de comunicación en el desarrollo . Documento no publicado presentado en el Taller de EIDOS sobre Globalización y Des Civilización, Universidad Agrícola de Wageningen, noviembre. 1996. La etnografía como práctica o la falta de importancia de los pingüinos. Europea 2, 3-36. Hirschman, AO 1970. Salida, voz y lealtad: respuestas al declive en empresas, organizaciones y estados. Cambridge, Mass .: Harvard University Press. Hyman, P. 2005. 1 de 10: de la visión de Downing Street a la realidad del aula. Londres: Vintage. Jenkins, T. 1994. El trabajo de campo y la percepción de la vida cotidiana. Hombre (NS) 29,

433-56.

Kapferer, B. 2004. Introducción: la construcción social del pensamiento y la práctica reduccionistas. En el foro sobre El retiro de lo social: el auge y el aumento del reduccionismo (ed.) B. Kapferer. Análisis Social 48: 3,151 -61. Kuper, A. 2005. Historias

alternativas de la antropología social británica. Antropología Social 13: 1, 47-64 Lassiter, LE 2005. Etnografía colaborativa y antropología pública. Antropología actual 46, 83- 106. Latour, B. 1996. Aramis o el amor de tecnología logía (trad. C. Porter). Cambridge, Mass .: Harvard University Press.

2000. Cuando las cosas contraatacan: una posible contribución de los estudios

científicos. British Journal ofSociology 5 , 105 - 23 . Leach, ER 1961. Repensando la antropología. Londres: Athlone Press. 200 0a [1957]. El empirismo de Malinowski. En The essential Edumund Leach , vol. 1, Antropología y sociedad (eds) S. Hughes-Jones y J. Laidlaw, 44-62. New Haven: Yale University Press. 2000b [1976]. ¿La antropología social es una ciencia natural de la sociedad? En The essential Edumund Leach , vol. 1, Antropología y sociedad (eds) S. Hughes-Jones y J. Laidlaw, 80-97. New Haven: Yale University Press. Lewis, 0 .1961. Los hijos de Sánchez: autobiografía de una familia mexicana. Nueva York: Random House. Malinowski, B. 1922. Argonautas del Pacífico occidental. Londres: Routledge y Kegan Paul. 1967. Un diario en el sentido estricto del término (trans. N. Guterman). Londres:

Routledge. Marcus, G. 1998. Etnografía contra viento y marea. Princeton: University Press. Mitchell, T. 2002. Rul e ofexperts: Egipto, tecnopolítica, modernidad. Berkeley: Prensa de la Universidad de California. Mosse, D. 2004. Análisis social como desarrollo de productos:

antropólogos en el trabajo en el Banco Mundial. En El desarrollo de la religión / la religión del

desarrollo (eds) AK Giri, A. van Harskamp y O. Salemink, 77-88. Delft: Eburon. 2005a. Cultivar el desarrollo: una etnografía de la política y la práctica de la ayuda. Londres: Pluto Press. 2005b. Gobernanza global y etnografía de la ayuda internacional. En el efecto de ayuda: dar y g overning en el desarrollo internacional (eds) D. Mosse y D. Lewis, 1-36. Londres: Pluto Press.

el fracaso de la etnografía. Documento no

publicado para el Trabajo- shop 'Más allá del resultado: el fracaso como discurso moral, económico y sociopolítico '. Cambridge, 20 de marzo. Panayiotopoulis, P. 2002. Consultoría de antropología en el Reino Unido y desarrollo comunitario en el Tercer Mundo: un diálogo difícil. Desarrollo en la práctica 12, 45-58.

2006. La etnografía del fracaso y

Parkin, D. 2000a. Plantillas, evocaciones y el trabajador de campo de larga

duración . En Antropólogos en un mundo más amplio: ensayos sobre investigación de campo (eds) P. Dresch, W. James y D. Parkin, 91-107. Oxford: Berghahn Books. 2000b. Epílogo: desarrollo del trabajo de campo. En Antropólogos en un mundo más amplio: ensayos sobre investigación de campo (eds)

P. Dresch, W. James y D. Parkin, 259-73. Oxford: Berghahn Books.

Phillips, S. y R. Edwards 2000. Desarrollo, evaluación de impacto y cultura de elogio. Crítica de Antropología 20, 47-66.

Quarles van Ufford, P. 1988. La crisis oculta en el desarrollo: burocracias de desarrollo entre intenciones y resultados. En La crisis oculta en el desarrollo: burocracias del desarrollo (eds)

P. Quarles van Ufford, D. Kruijt y T. Downing, 9-38. Tokio y Amsterdam: Naciones Unidas y

Free University Press. A. KUMAR Y D. MOSSE 2003. Intervenciones en el desarrollo: hacia una nueva comprensión moral de nuestras experiencias y una agenda para el futuro. En una crítica moral del desarrollo: en busca de la responsa globales bilidades (eds) P. Quarles van Ufford y A. Giri, 3-40. Londres y Nueva York: Routledge. Rorty, R. 1991. Objetividad, relativismo y verdad: papers filosóficos, vol. 1. Cambridge:

University Press. Scheper-Hughes, N. 1982. Santos, eruditos y esquizofrénicos : enfermedad mental en la Irlanda rural. Berkeley: Prensa de la Universidad de California. Spencer, J. 1989. La antropología como una especie de escritura. Hombre (NS) 24,145-64. 2000. Antropología social británica: una retrospectiva. Revisión Anual de Antropología 29,1-24. Strather n, M. 1996. Cortar las redes. Revista de la Royal Anthropological Society (NS) 2, 517-35. Turnbull, CM 1972. La gente de la montaña. Nueva York: Simon & Schuster. Vidich, AJ y J. Bensman 1958. Pequeña ciudad en la sociedad de masas: clase, poder y religión en una comunidad rural. Princeton: University Press. WHITAKER, M. 1996. La etnografía como aprendizaje: un enfoque wittgensteiniano para escribir relatos etnográficos. Antropológico Trimestral 69,1-13. Young, M. 2004. Malinowski: Odisea de un antropólogo, 1884-1920. New Haven: Yale University Press.

Une anthropologie antisociale? Objectivité, objection et ethnographie des politiques publiques et des communautés professionnelles

Currículum

La metodología etnográfica de Malinowski nous a laissé en héritage la séparation du «terrain» et du «bureau». Le savoir des anthropologues es indisociable de leur relation avec qu'ils étudient (l'épistémologie est relationnelle), mais l'écriture etnographique coupe les intiens du travail de terrain, disperse le réseau et dresse d' es frontieres: elle est nécessairement antisociale. Lorsque les anthropologues, dans leur étude de ce les les gens croient, disent et font (et les incohérences entre les trois), s'intéressent aux institutions interconnectées qui composent le monde moderne, a la politique et aux communautés professionnelles dont ils peuvent également étre membres, il leur devient plus difficile d'aller et venir entre les mondes sociaux. Argumentant en faveur de l'importance d'une approche ethnographique des pratiques des pituiques de institutions de pouvoir, l'auteur use des recherches récentes sur l'aide inter- national y le dével- oppement pour montrer comment les informateurs influents s'opposent aux comptes-rendus ethnographiques, persiste un l'établissement des frontieres anthr opologiques et tentent de «détricoter» le savoir academic pour le réinsérer dans les relations.

David Mosse es lector en Antropología Social en la Escuela de Estudios Orientales y Africanos. Ha trabajado en la antropología del desarrollo internacional y la gestión de recursos naturales, y actualmente escribe sobre la historia de la misión, la religión popular y la política Dalit en el sur de la India.

Departamento de Antropología y Sociología, Escuela de Estudios Orientales y Africanos, Universidad de Londres, Thornhaugh Street, Ru ssell Square, Londres WC1H 0XG, Reino Unido. dm21@soas.ac.uk

[1] Conferencia conmemorativa de Malinowski, 2005. [2] trabajó como antropólogo-consultor en un proyecto de desarrollo desde su diseño inicial en 1990 hasta el año 2001. Debido a esto rara continuidad, y la especial importancia de este proyecto como un 'buque insignia' dentro del programa de ayuda británica de 1990 - demostrac ng una nuevo compromiso con intervenciones participativas y enfocadas en la pobreza: el DFID acordó apoyar un estudio de la experiencia del proyecto desde mi perspectiva antropológica particular. [3] perspectiva. Esto sería un análisis crítico de la política y la racionalidad administrativa y los modos de experiencia en la ayuda y el desarrollo - incluyendo las de anthropol sociales gía en sí. Se basaría en la mejor evidencia disponible, pero no dejaría de ser un [4] interpretación interesada, una cuenta analítica personal; una etnografía en la cual yo estaba [5] yo mismo un informante clave. [6] Más de diez años yo era parte de un equipo de proyecto ampliado que incluye las ligas de consultores COL- (expertos en el sector forestal, cultivos, riego, conservación de suelos y agua, o el sexo), gestores de proyectos, y el personal de campo, todos con los que he SPE nt tiempo en reuniones, en viajes largos, en sus casas, con agricultores en las aldeas dispersas de este Bhil adivasi