You are on page 1of 7

Republica Bolivariana de Venezuela

Ministerio del Poder Popular para la Educacion Universitaria, Ciencia y Tecnologia

Colegio Universitario de Caracas

Programa Nacional de Formación en Admistracion

Trayecto I-I Seccion 304

Ética del Mercadeo

Alumnas:

Hernández Lesny CI: 27879516

Pedrique Nicole CI:27254016


Es un subconjunto de reglas que una sociedad o grupo de personas establece como resultado de
sus valores culturales y dicta lo que esta “bien o mal”, “correcto o incorrecto”, “permitido o no
permitido”, “obligatorio o no obligatorio”, etc,, por tanto, se convierten en lineamientos que rigen
la planificación, implementación, monitoreo y control de las diferentes actividades y procesos del
mercadeo
La Ética del Mercadeo
Antes de referirnos a la ética en el mercadeo, debemos comenzar por definir la ética.

La ética, es el conjunto de principios y valores, que hace más humana y meritoria la convivencia
entre los hombres.

Si esta definición la aplicamos al mercadeo, diríamos entonces, que la ética en el


mercadeo es una convivencia entre quienes producen, quienes consumen y
quienes no consumen pero que se ven afectados por los
productos que se consumen.

En fin, una convivencia entre los factores del mercadeo, con la


comunidad y el medio ambiente.

Por eso decimos que la ética en el mercadeo conlleva a que los actores de este
proceso sitúen la humanidad en el primer lugar de su agenda, para contribuir
con comunidades sostenibles en el tiempo.

Citando a Moreno y Oppenheimer (2007) el Marketing Para Seres Humanos


propone que el interés individual y el colectivo no tienen por qué estar
enfrentados.

En esta nueva visión de la realidad, las organizaciones y


personas que interactúan no se proponen imponerse condiciones ni limitarse
mutuamente sino que, bien al contrario y a través de la realización de
intercambios generativos, cada una de las organizaciones y las personas
obtendrán la satisfacción de sus intereses individuales y desde ahí construirá la satisfacción de los
intereses colectivos.

EL mercadeo ético se concentra en intercambios humanos, por ello el comprar, vender y consumir
son actos de personas con valores y creencias.

Sin valores sólidos estamos coqueteando con el desastre, con


valores sólidos, podemos enfrentar a los mercados
internacionales (Rinnov Kan).

Consumo, luego existo...

Podemos decir, entonces que los elementos o factores que conforman los
mercados éticos son:

 El consumo ético.

 Productos éticos.

 Empresas comprometidas socialmente.


El consumo Ético
Como personas y seres humanos tenemos necesidades que Generan consumo de
bienes y servicios.

Nuestra vida diaria está marcada por el consumo: consumimos alimentos y


bebidas; en la casa necesitamos agua, luz, gas y artículos de higiene y de limpieza;
compramos ropa y zapatos, usamos medicamentos y medios de transporte.

Mora Vanegas, (2007), afirma “cuando compramos


cualquier bien o servicio, además de satisfacer una necesidad o un
deseo colaboramos económicamente con los procesos que lo han
hecho posible. Y estos procesos tienen repercusiones sociales y
medioambientales.

A veces ocurre que, sin saberlo, aportamos apoyo económico a


actividades que no nos parecen adecuadas”.

Un consumo ético es el que se lleva a cabo cuando se consideran las opciones


del mercado de acuerdo a la justicia, solidaridad, ecología, respeto u
honestidad y se consume posteriormente de acuerdo con esos valores y no
solamente en función del beneficio personal.

La incorporación de estos valores en nuestro


consumo no tiene que disminuir el bienestar y la calidad de vida,
sino que se convierte en un proceso que implica una toma de
conciencia en el ámbito personal y compartir nuestras reflexiones
para construir una conciencia colectiva.

Un mercadeo ético es posible, en la medida que se


formen consumidores éticos y se desarrollen productos éticos, los cuales deben a su vez, ser
elaborados por empresas comprometidas socialmente.
Productos Éticos

Un producto ético es aquel que cumple las siguientes características:

a) Producción ética: su producción se basa en el comercio justo. La mano de obra


empleada cualificada es remunerada de acuerdo a condiciones laborales justas.

b) Formulación ética: con ingredientes que respetan el medio ambiente, no


contaminantes y sin aditivos.

c) Envases y medioambiente: utilización de envases reciclables.


Empresas comprometidas socialmente.
Francés, Borrego y Velajos, (2006), nos indican que la ética empresarial es una rama de la
ética aplicada. Se ocupa del estudio de las cuestiones normativas de naturaleza moral que
se plantean en el mundo de lo negocios.

Muchas empresas (German, 2006), sin saberlo, llevan a cabo algunas prácticas que se
circunscriben en la responsabilidad social. Sin embargo, quienes las ejecutan como
compromiso con la sociedad y el desarrollo sustentable, siempre
aportan éxito al negocio, con un impacto sustancial.

Con base a las citas anteriores, podemos afirmar que la preocupación


de las empresas no es solamente producir bienes y servicios para los
mercados meta y lograr su posicionamiento, sino fomentar una visión
mucho más integral, que va más allá de esta básica concepción del

mercadeo.

Las empresas comprometidas socialmente logran


desarrollar sus actividades invirtiendo en el capital
humano, en condiciones laborales justas, en
prácticas comerciales respetuosas con sus
interlocutores y con el medio ambiente.

La existencia de productos éticos es posible a


través de las empresas éticas, de allí el elevado
nivel de compromiso de éstas.

Kotler, (2003), señala: El enfoque marketing social sostiene que las organizaciones deben
identificar las necesidades, deseos e intereses de sus públicos objetivos, y satisfacerlos de
manera más efectiva que la competencia y de forma que preserven o realcen el bienestar
a largo plazo de los consumidores y la sociedad.

A la luz de la definición de Kotler, las empresas comprometidas con la sociedad buscan


desarrollar productos éticos para sus clientes y proyectos con un impacto positivo a
mediano y largo plazo en las comunidades.

Podemos decir, que las empresas tienen usuarios o clientes directos, que son quienes
consumen los bienes y servicios; y los usuarios y clientes indirectos que sin recibir el
producto se benefician de proyectos que dichas empresa realizan.
Conclusión
Está demostrado que la empresa que vive moralmente es la que prospera, lo cual consiste,
primero en buscar la calidad total del producto o servicio, segundo hay que ser capaz de explotar
las posibilidades que contribuyen al bien de todos, y Tercero, conseguir un ambiente de
colaboración y corresponsabilidad en el interior de la empresa.