Вы находитесь на странице: 1из 4

EL CÓDIGO MÉDICO

El desarrollo de la profesión médica, está enmarcado dentro del conocimiento y


puesta en práctica de los Códigos que rigen el ejercicio de la Medicina; todas las
actividades y actitudes del Médico sobre todo las que bordean los límites de la
moral, los valores y la ética con definidos principios humanos, los Códigos, son
resultado de múltiples consejos, aforismos, tradiciones morales, mandamientos
religiosos, obligaciones legales de la sociedad y el Estado que desde tiempos
inmemoriales, seguramente desde el primer acto médico, han participado en sus
planteamientos, en el control de su ejecución, defensa y hasta castigar a los
infractores o su incumplimiento.
Los Códigos son instrumentos Institucionales y la sociedad los reclama
transformándose en un Documento Público.
El primer código en conocerse y practicarse data de hace más de 1750 años a.C.
el Código de Hammurabi, rey de la antigua Babilonia, que, de sus 280 reglas,
presenta normas relativas a la práctica de la Medicina, los honorarios y castigos
por las faltas cometidas por los médicos. (cap. 211-227).
Ya en la Grecia clásica por la inspiración de Hipócrates –Padre de la Medicina
racional, se da el fundamento de la Ética médica: El juramento Hipocrático.
Este maravilloso Juramento que siempre tiene actualidad no ha cambiado ni
cambiará las actitudes médicas, muy por el contrario, hoy más que nunca es
imprescindible su cumplimiento por las mayores y mejores gratificaciones
espirituales del médico que lo cumple.
En las medicinas chinas desde muchos antes de Cristo ya Contaban con
Códigos como el “Canon de Medicina” de la dinastía Han, 200 años a.C.: y los
“Cinco mandamientos de Chen Shih Kung.
En el mundo árabe cuya cultura médica se difundió extensamente también se
tenía que cumplir con múltiples normas, leyes y códigos médicos, además de las
normas higiénico-dietéticas del Al-Coran, libro sagrado de los musulmanes que
contiene la ley religiosa de Mahoma, código civil, político, médico y social
sumamente estricto; en “Las Mil y una noches” que contaba Schehrezada, se
relatan normas y mandatos médicos.
EL SECRETO MÉDICO
El Secreto Médico dentro del Derecho a la Intimidad es: ”La obligación
permanente del Médico en cualquier relación profesional”.
El secreto Médico requiere elementos básicos como Permanencia de la
obligación desde su Origen y Contenido de la información en la relación médico-
paciente gracias a la confianza, no solamente los aspectos que reflejan datos de
salud, lo manifestado espontáneamente o provocado por el paciente, sino todo
lo percibido y presentido del conocimiento de costumbres y hábitos, es un
contrato de la relación profesional, pactado, tácito y legitimado por la receta y las
indicaciones firmadas, cuyo tiempo de vigencia es permanente, ya que ni la
muerte del paciente descarga al médico de la obligación contraída.
Pacto entre el paciente dueño de la confidencia y el médico depositario de la
confidencia que nace de la relación médico–paciente sincera y eficaz de la
comunicación personal y la inspiración de la confianza, la discreción es el mejor
capital del médico y presenta justificaciones valederas y necesarias para el
cumplimiento de esta obligación:
1.- Dar confianza en la relación médico-paciente.
2.- No producir daño moral ni físico al paciente ni a su familia.
3.- El paciente tiene derecho a su privacidad.
4.- El paciente seguro de que su médico guarda su secreto, lo qué aliviara
su sufrimiento, y es por si mismo una buena terapia
Existen autores que han diseñado algunos tipos y variantes del Secreto Médico
tales como:
Secreto Médico Absoluto: la negación inquebrantable de cualquier tipo de
revelación.
Secreto Médico Relativo, intermedio o ecléctico, que convalida la
revelación a personas o entidades, con límites y discreción, siempre que
hubiera una razón suficiente “justa causa”, pero queda supeditada a los
dictados de la propia conciencia del profesional.
Secreto Médico compartido: cuando por necesidades técnicas o
científicas y la búsqueda de una mejor terapéutica, se amplía a otros
médicos o auxiliares hechos de la profesión si redunda en beneficio del
paciente.
Solamente y teniendo en cuenta la prudencia, la revelación se podrá hacer:

a).- A los familiares si la revelación es útil al tratamiento o cuando se trata


de menores de edad o personas mentalmente incapaces.
b).- A las autoridades sanitarias cuando peligra la salud de la familia y la
comunidad, a las autoridades Judiciales en casos
previstos por la ley con mandato judicial específico.
c).- Cuando por defectos físicos irremediables o enfermedades
graves infecto-contagiosas o hereditarias se pone en peligro la vida del
cónyuge o sus descendientes.
El Secreto Médico, la confidencialidad, la intimidad como valor moral y dentro
del marco jurídico, está protegido, desde la Declaración Universal de los
Derechos humanos hasta los Códigos Médicos nacionales, ya que es un deber
que nace de la misma profesión, del interés público, la seguridad de los
enfermos, la honra de las familias y la dignidad del arte. Es una obligación
cualquiera sea la modalidad de su ejercicio, inclusive, la muerte del enfermo no
exime del deber del secreto médico.
El Secreto Médico protegido por el Código de Ética y Deontología del
Colegio Médico del Perú
Art. 62: la confianza del paciente es consecuencia de su fe en la Competencia
del médico y en su discreción.
Art. 63: El médico tiene el deber de guardar reserva, hasta el Límite que señala
la Ley.

CERTIFICADOS MÉDICOS

Certificación: dejar constancia - comprobable.


Certificado médico, documento escrito que deja constancia de hechos ciertos,
es un documento legal que se extiende a solicitud del interesado y no releva del
secreto médico. Para certificar se requiere: asistir, estar presente, reconocer al
solicitante, examinar y comprobar. para cumplir las características exigidas
como:
Veraz: reflejo fiel e indubitable de la comprobación personal del que lo
expide.
Legible: de puño y letra con grafía clara que permite ser interpretado.
Descriptivo: con los diagnósticos en forma genérica o sindrómica o
precisar una tipificación específica.
Coherente: ajustar el relato a lo estrictamente observado, más aun
cuando hay certificados sucesivos.
Documentado: como respaldo de lo testimoniado y fundamentar la
veracidad del certificado.
Formalidad: cumplir un marco de acuerdo a la importancia como; papel
específico del Colegio Médico, papel con membrete del médico o
institución, señalar la identidad del solicitante, de puño y letra del
profesional signado, sellado y con el número de colegiado.
En nuestro país deberán expedirse como lo estipula el “Código de Ética y
Deontología del Colegio Médico del Perú” en su Título II Art. 78 y 79.
Existen diferentes clases de certificados médicos, tales como:
Ordinarios de salud y/o de enfermedad, en el se certifica que en el momento
del examen el estado de salud física, mental y la presencia o no de
enfermedades infecto contagiosas.
De Nacimiento: documento trascendental que tiene vigencia permanente, con
el informe estadístico del nacido vivo que deberá constar en la oficina del
Registro Civil de la localidad en donde se produjo el nacimiento con los datos de
inscripción llenados por el Registrador Civil. Los datos del nacido vivo con
nombres, fechas, lugar de nacimiento y peso al nacer. Deberá constar los datos
del parto, sitio de ocurrencia, atención del parto nombre del médico y otros
profesionales de salud, el tipo de parto, las condiciones del parto, y la duración
del embarazo; en el anverso de la hoja que es la Declaración Jurada de Registro,
consta por el declarante los datos del nacido vivo, nombre de los padres y
direcciones. Los datos de la madre y los datos del padre.
Certificados de Defunción, se expide para acreditar la muerte de alguien,
dando la forma, requisitos y efectos señalados en las leyes y reglamentos
vigentes, en el que debe constar el informe estadístico con los datos del fallecido,
lugar fecha y hora, la constatación de la muerte, las causas de la defunción. Este
documento consta de dos partes, la que contiene el certificado de defunción y la
declaración del registro y la segunda parte el informe estadístico de la defunción.
Certificados Médico-psiquiátrico, para acreditar enfermedades o afecciones
psíquicas a efecto del ingreso del paciente a establecimientos especiales.
Conductores de vehículos, en donde se acredita buena salud física y mental con
los reflejos psíco-motores a plenitud.
Certificado médico para portar armas de fuego, que deberá acreditar el buen
estado de salud mental como objetivo primordial.
Certificado de Defunción fetal: para acreditar la muerte de un feto dentro del
vientre materno o al nacimiento.
Certificado de tratamiento quirúrgico en el que constara el diagnostico, la
indicación operatoria y clase tipo o técnica utilizada.
Certificado de Exhumación, con las autorizaciones legales judiciales
correspondientes en los que se indique la razón del acto.
Los usos y costumbres en el ambiente médico exponen a los profesionales a
expedir los certificados médicos, que es el documento legal del cual más se
abusa, para obtener ventajas o eximirse de obligaciones, se solicita certificados
falsos, recordemos este memorable pensamiento de Gisbert Calabuig:
“Ni como hombre moral, ni facultativo honorable puede rebajar su
Dignidad, su persona, ni su título a tan peligrosa complacencia”