Вы находитесь на странице: 1из 22

See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.

net/publication/288431952

Geología regional del Valle Calchaquí, Argentina

Article · January 2004

CITATIONS READS
8 257

1 author:

José A Salfity
National University of Salta, Argentina, and National Research and Technology Council, Argentina
56 PUBLICATIONS   1,653 CITATIONS   

SEE PROFILE

Some of the authors of this publication are also working on these related projects:

PhD Evaluation of the black shales of Los Monos Formation (Devonian) as Unconventional Shale Oil and Shale Gas Reservoir View project

All content following this page was uploaded by José A Salfity on 03 November 2018.

The user has requested enhancement of the downloaded file.


GEOLOGÍA REGIONAL DEL VALLE CALCHAQUÍ, ARGENTINA

José Antonio Salfity

Universidad Nacional de Salta-Conicet, Buenos Aires 177, 4400 Salta, Argentina


E-mail: salfity@usa.net

Resumen

Sobre la base del análisis de la geología regional del Valle Calchaquí se replantea su empla-
zamiento en el contexto de las provincias geológicas que lo circundan, de modo tal que es posible pos-
tular la identificación de una nueva morfoestructura en el norte de la Argentina: la provincia geológi-
ca Calchaquenia. La naturaleza y diseño de la red de avenamiento de ambos flancos de la cuenca del
Valle Calchaquí permiten conjeturar y discernir acerca de su antigüedad relativa, así como de los orí-
genes de la alta cuenca y de la baja cuenca. La constitución geológica de la cuenca y sus principales
rasgos estructurales son descriptos en relación con la evolución de su red de drenaje. Asimismo, se
analiza la historia geológica de la región del Valle Calchaquí desde el Cretácico-Paleógeno, Neógeno
y Cuaternario, y se describen los eventos tectónicos que originaron las sucesivas inversiones estructu-
rales hasta alcanzar el estado morfológico actual. Finalmente, se compara el estilo estructural y el
emplazamiento regional del Valle Calchaquí respecto de depresiones análogas que se formaron sobre
el pie occidental de las Cordilleras Orientales a lo largo de los Andes Septentrionales y Centrales.
Palabras clave: Valle Calchaquí, historia geológica, tectónica, Cuaternario, Argentina

Abstract

Regional geology of the Valle Calchaquí, Argentina. An analysis of the regional geology
of the Valle Calchaquí allows to restate its location in the context of the geologic provinces of northern
Argentina. It is thus possible to postulate a new morphostructural province in the region. The nature
and the design of the drainage pattern of the Valle Calchaquí basin allow to deduce the relative age of
both eastern and western flanks, as well as the origin of the high basin and of the low basin. The gene-
sis and the evolution of the drainage pattern are linked to the geologic constitution of the basin and to
their main structural features. Moreover the geologic history of the region of the Valle Calchaquí, from
the Cretaceous-Paleogene up to Neogene and Quaternary, is analyzed. A description is also made of
the tectonic events that originated the successive structural inversions until reaching the current mor-
phology. This study allows to compare the structural pattern and the regional location of the Valle
Calchaquí with those of similar depressions that were formed on the western side of the Eastern
Cordilleras along Northern and Central Andes.
Key words: Valle Calchaquí, geologic history, tectonics, Quaternary, Argentina

Trabajo presentado con motivo de la entrega del premio "Guillermo Bodenbender" en Geología
Regional del Noroeste Argentino, el 21 de noviembre de 2003.
Introducción Cumbres Calchaquíes y Sierras Subandinas
Los valles andinos de la región del nor- Tucumanas fueron consideradas, total o parcial-
oeste de la Argentina representan unidades morfo- mente, como integrando el segmento austral del
estructurales de indudable importancia geológica, Sistema de Santa Bárbara (Rolleri 1976), también
principalmente desde el punto de vista de la geolo- como el sur de la Cordillera Oriental (Turner y
gía del Cuaternario. El caso del Valle Calchaquí es Mon 1979, González y Mon 1996), el norte de las
de particular interés por ofrecer relevantes aspectos Sierras Pampeanas Noroccidentales (Caminos
geológicos, estratigráficos, tectónicos y geomorfo- 1979) y el sudoeste de las Sierras Subandinas
lógicos investigados, entre varios otros autores, (Mingramm et al. 1979).
por Frenguelli (1936), Castellanos (1961), Méndez La múltiple adjudicación de esta región a
(1974, 1975), Turner y Mon (1979), Allmendinger tan diversas provincias geológicas no aportó certi-
et al. (1983), Marret et al. (1994) y Riller et al. dumbre sobre su posición y su identidad morfoes-
(1999). tructural. En verdad, su composición geológica y
El Valle Calchaquí es una depresión tectó- sus características estructurales invitan a reiterar la
nica de primer orden emplazada entre dos destaca- tesis de Baldis et al. (1976) y a considerarla -con
das provincias geológicas: la Cordillera Oriental ciertas variantes- como una entidad morfoestructu-
por el norte y las Sierras Pampeanas por el sur ral independiente, susceptible de distinguirse de las
(Figura 1). Su borde oeste limita con la Puna provincias geológicas adyacentes.
Austral (Alonso et al. 1984), y por el norte y por el Para obviar la sinonimia entre Cumbres
sur está definidamente señalado por lineamientos Calchaquíes (provincia geológica) Cumbres
continentales (Figura 2). Calchaquíes (unidad orográfica) sugerimos distin-
La información disponible permitió pre- guir esta provincia geológica con el nombre de
parar este artículo a través del cual se intenta brin- Calchaquenia (Figura 3), cuyos límites propuestos
dar un panorama de la geología regional del Valle son: al norte la Cordillera Oriental mediante el line-
Calchaquí. De este modo se discute la ubicación de amiento de El Toro, al sur las Sierras Pampeanas
su cuenca en el contexto de las provincias geológi- mediante el lineamiento de Aconquija, al oeste la
cas del norte argentino. Asimismo, se analiza el Puna Austral y al este el tramo austral del Sistema
ámbito geográfico, el desarrollo de la red hidrográ- de Santa Bárbara, en este caso la depresión de
fica y las cadenas montañosas y cumbres que la cir- Metán situada al sur del río Juramento. De este
cundan, y se describe la constitución geológica y modo, la mitad occidental de Calchaquenia se inte-
los principales rasgos estructurales. También se gra por el Valle Calchaquí y toda su cuenca imbrí-
brindan consideraciones acerca de la historia geo- fera, y la mitad oriental por las serranías -incluidas
lógica y sedimentaria sucedida en el Cretácico- las Sierras Subandinas Tucumanas- y depresiones
Paleógeno, en el Neógeno y en el Cuaternario, así ubicadas entre dicha cuenca y la depresión de
como las sucesivas inversiones tectónicas que Metán.
gobernaron o indujeron la actual constitución geo- La constitución estratigráfica de
lógica. Finalmente, se propone que los Valles Calchaquenia (Figura 4) consiste de un basamento
Calchaquíes constituyen un modelo de valle andi- metamórfico-ígneo (Proterozoico Superior-
no, comparable con otras depresiones tectónicas Paleozoico Inferior) que infrayace a espesas suce-
análogas de los Andes Septentrionales y Centrales. siones continentales del Grupo Salta (Cretácico-
Paleógeno), de los Grupos Orán, Payogastilla y
Calchaquenia Santa María (Mioceno-Pleistoceno Inferior) y de
La ubicación del Valle Calchaquí en una depósitos fluviales, lacustres y eólicos del
región intermedia entre la Cordillera Oriental y las Cuaternario. No debe excluirse la presencia de
Sierras Pampeanas (Figuras 1 y 2) indujo a varia- Paleozoico Inferior sedimentario, que hasta el pre-
das interpretaciones sobre su posición morfoestruc- sente sólo es conocido puntualmente en muy esca-
tural. De este modo, el Valle Calchaquí fue consi- sos perfiles.
derado como integrando una unidad morfoestructu- Como comparación con Calchaquenia, se
ral de transición que Baldis et al. (1976) denomina- destaca que, al norte del lineamiento de El Toro, la
ron Cumbres Calchaquíes, concebida como una Cordillera Oriental posee potentes sucesiones cám-
extensión austral de la Cordillera Oriental en el bricas y ordovícicas que yacen sobre el basamento
sentido de Turner (1972). Baldis et al. (1975) tam- precámbrico. En cambio, no se depositaron allí las
bién definieron las Sierras Subandinas Tucumanas, espesas sucesiones cretácicas sinrift, pues la
serranías ubicadas al este de las Cumbres Cordillera Oriental se comportó como un alto
Calchaquíes entre el corrimiento Oclóyico y el estructural en casi toda su extensión, sea formando
lineamiento de Aconquija (Figura 3). A su vez, parte de la dorsal Salto-Jujeña o, más al norte, del
70º B o l i v i a
P a c i f i c o 65º
Pu

SS
Do AV
CO

Pu SS 25º
25º
VC
O c é a n o

CC AV
Ca
e
l

AV
i

SP
h

ST
C

CF
CP
30º 30º

70º
Pc SP SP
Océano

o
ic
nt

Pacifico

At
o

0 50 km
an

65º
O

Figura 1. El Valle Calchaquí y las provincias geológicas del noroeste argentino. CO Cordillera
Oriental, Ca Calchaquenia, VC Valle Calchaquí, SP Sierras Pampeanas, SS Sierras Subandinas, Pu
Puna, AV Arco Volcánico, ST Sierras Traspampeanas (Famatina), Pc Precordillera, CF Cordillera
Frontal, CP Cordillera Principal, Do Cordillera de Domeyko, CC Cordillera de la Costa. En blanco:
Valles andinos y llanuras. El diseño de las provincias geológicas en Chile y Bolivia es sólo concep-
tual.
69º 66º
B o l i v i a 22º
22º

l
P a c í f i c o

nta
Calama

rie
a O
e
O e s t

Antofagasta

iller
Jujuy

Cord
Lin
eam
e

a
i ent

uij
o Salta
El
l

25º 25º

onq
Tor
a

Puna o
O c é a n o

i
F a l l

Ac
Austral
h

Llanura
d e Chaqueña
C

Tucumán

o 1
t
i en 2
Copiapó m
n ea 3
28º Li
S i e r r a s 4
P a m p e a n a s
5

La Rioja 0 100 km
69º 66º
Figura 2. Marco del emplazamiento tectónico del Valle Calchaquí (Adaptado de Salfity 1985). 1 Valle
Calchaquí, 2 Cuenca hídrica del Valle Calchaquí cuyo límite oeste coincide con el borde oriental de
la Puna Austral, 3 Límites oriental y austral de la Puna, 4 Lineamiento, 5 Corrimiento Oclóyico.
66°
Jujuy
Li Cordillera
ne Oriental
am
ien
to
Sistema de
Salta
S a n t a Bárbara
El
To
A u s t r a l

25° ro 25°

Metán
P u n a

26° 26°

Llanura
Chaqueña
a
ij
qu
con
A
Tucumán
de 5
27°
4
to
n 3
ie
m 2
ea
s in 1
ra L
S ier
n as
pea 0 20 km
P am
66°

Figura 3. Mapa geológico de Calchaquenia y sus límites con provincias geológicas circundantes
(Basado en Mon y Salfity 1995, Salfity y Monaldi 1998). 1 Basamento (Proterozoico Superior-
Paleozoico Inferior), 2 Grupo Salta (Cretácico-Paleógeno), 3 Grupos Payogastilla, Santa María y
Orán (Neógeno), 4 Depósitos fluviales, lacustres y eólicos (Cuaternario), 5 Corrimiento Oclóyico.
Líneas entrecortadas: límites de la cuenca hídrica del Valle Calchaquí.
porción occidental de Calchaquenia. Su cuenca
E D A D
Q D I A G U I TA hídrica está delimitada dentro de una superficie de
Plioceno forma oval de 22.650 kilómetros cuadrados, alar-
T II
PAYOGASTILLA SANTA ORÁN gada unos 330 km en el sentido norte-sur y de unos
E I MARÍA
20 100 km de ancho máximo. Ella constituye la parte
R
principal de la cuenca superior del Río Juramento-
C
Oligoceno Salado.
I
A La red de avenamiento del Valle
40
R Calchaquí muestra claramente la presencia de dos
INCAICA fajas, cada una de las cuales identifica, respectiva-
I
O Santa Bárbara G mente, la alta cuenca y la baja cuenca. La alta cuen-
Paleoceno
60 ca es característicamente la emplazada a lo largo la
Balbuena R
Maastrichtiano
faja occidental. Está compuesta por tres subcuen-
U cas que drenan hacia el Valle y descargan sus aguas
C a través de sendos colectores: son las subcuencas
80 P
P
Superior

R de Luracatao, Guasamayo y Toroyacu. Las dos pri-


E O
i meras pertenecen a la cuenca del río Calchaquí y la
T tercera a la del río Santa María.
A 100 r
S La baja cuenca se caracteriza por múlti-
C g ples afluentes directos de los ríos Calchaquí y
I A
u Santa María. Los afluentes del flanco oeste de
C
Inferior

120 L ambos ríos provienen respectivamente de las cum-


O a
T bres de la Sierra de Cachi y de la Sierra de
Quilmes, ambas constituidas mayoritariamente por
tensión Arau A el basamento metamórfico-ígneo (Figuras 5 y 6).
140
Ma
Dis can
a Nótese que las cumbres del límite occidental de la
baja cuenca (cerro Libertador San Martín, 6.380 m,
Basamento Precretácico cerro Chuscha, 5.512 m) son más elevadas que las
cumbres de la alta cuenca, sobre los contrafuertes
de la Puna. Por el oriente, la baja cuenca aporta sus
Figura 4. Tabla estratigráfica de Calchaquenia. afluentes hacia el río Calchaquí desde los cerros de
Grupos se indican con mayúsculas, y subgru- Lampasillos (terrenos del basamento) y de La
pos con minúsculas. Se señalan las orogenias Apacheta (terrenos neógenos), y también los
Incaica, Quechua (pulsos inicial y final) y afluentes que nacen al oeste de la sierra del León
Diaguita. Muerto (terrenos cretácicos). Hacia el sur, los apor-
tes hacia el río Santa María provienen desde las
Cumbres Calchaquíes (basamento en la cima,
alto de Cóndor (Salfity y Marquillas 1994); en Neógeno en los faldeos).
forma similar, los depósitos neógenos tienen esca-
Con excepción de la comarca de Tonco-
so desarrollo de espesor y aparentemente represen-
tan sólo el Plioceno. Amblayo -cuya red de avenamiento posee definida
El lineamiento de El Toro dividió durante orientación norte sur según las estructuras que la
el Cretácico el basamento de la cuenca del Grupo regulan- el diseño de los afluentes de la baja cuen-
Salta: edad ordovícica al norte y edad precámbrica ca, tanto desde el oriente como desde el occidente,
al sur (Salfity 1979). Esta diferenciación entre el es de hábito rectangular, perpendicular, respecto de
basamento precretácico de la Cordillera Oriental y los ríos colectores Calchaquí y Santa María.
de Calchaquenia, al sur y al norte del lineamiento La alta cuenca se desarrolla totalmente
de El Toro (Kley et al. 1998), indica que desde esos sobre el flanco occidental del Valle Calchaquí.
tiempos se delineaba la definida distinción que hoy Asimismo, sobre ese mismo flanco se formó la
se observa entre ambas provincias geológicas. franja oeste de la baja cuenca. Por su parte, sobre el
El Valle Calchaquí flanco oriental del Valle se formó sólo la franja este
El Valle Calchaquí (Figura 5) ocupa la de la baja cuenca; allí no se desarrolló una alta
Nevado de Acay
66º 5716
66º

Lampasillos
Cerro de
Inca Mayo
5531
La Poma
3056

Morteritos

S i e r r a d e C ac a t a o
5122
Lib. San Martín
6380

Río
25º 25º
quí

í
aqu
Co. Malcante

Lur
5655 3226
cha

Co. Bola

lch
a
4583 Cachi

chi
Cal

5302 Luracatao

Ca
Co. Incahusi Co.
Apacheta
Río

Río
4847
I 3803

Apacheta
IV 4680 Molinos

il

Río Amblayo
Sierra del León Muerto
cu
Ta
Río
Bla
nco

o
5105

de

rra
Tacuil
as Conchas

3562

Sie

chas
co
s
eva

sta
Cu
Angastaco

ga
5114

Las Con
An
e las

o
3876


el
d

pu Co.
Río
o L

om Zorrito
íoC
o
R San Carlos 3224
uasamay

o


Nevado Compuel
26º 26º 4625
Cafayate
II Pampallana
Río G

Co.
Río Chuscha

Calchaquíes
5512
es
María

acu

Co.
María
on

Agua Caliente
rd

oroy

es
Ca

3718
Río T

Río
ilm

Co. Ciénaga Colalao


Pelada
4968
ta

ta
Qu
San

San

Co.
La Laguna
de

4765
Río
Río

Río


oA

s
C e r ro C o l o r a d o

ma
Sierra

re
ich

Santa
III
a
mb

Co. María
Rasguñado
Cu

3596

Co. Zarzo
a

27º 27º
Río El C

u ij

5064
al
Río Aren

nq
co

1
asad

lA
de
e
ro

Co. del Bolsón


do

5550
0 20 km 0 20 km
va
Ne

3445
5489
Nev. Candado

66º A 3752
66º B

Figura 5. Red de avenamiento y subcuencas del sistema fluvial de la cuenca hídrica del Valle
Calchaquí, entre los nevados de Acay y Aconquija (Base: Cartas del Instituto Geográfico Militar,
escala 1:250.000). A: Cuenca alta del Valle Calchaquí (en blanco); Cuenca baja del Valle Calchaquí
(gris). Subcuencas: I Luracatao, II Guasamayo, III Colorado, IV Amblayo. B: Toponimia. 1 Ubicación
de los lagos cuaternarios de La Poma, Angastaco, Tonco y Cafayate.
cuenca análoga a la existente al oeste. El flanco mente desde el Proterozoico Superior-Paleozoico
oeste ocupa aproximadamente la tercera parte del Inferior, que pone en contacto las unidades del
total de la superficie de la cuenca hídrica. basamento metamórfico-ígneo del Proterozoico
La alta cuenca muestra diseño dendrítico, Superior-Eopaleozoico, al este, con las que inte-
con la particularidad de que los principales colec- gran la faja eruptiva de la Puna Oriental del
tores son notablemente paralelos a las líneas de las Paleozoico Inferior, al oeste. Esta sutura, conocida
altas cumbres que delimitan las subcuencas, como como frente Púnico (Salfity et al. 1975), se reacti-
los ríos Luracatao, Guasamayo y Toroyacu. vó en el Cretácico y posteriormente en el Neógeno
con la formación de fosas cuyas acumulaciones se
Tectónica invirtieron estructuralmente con los movimientos
En la baja cuenca del Valle Calchaquí es de la orogenia Diaguita, ocasión en que se origina-
donde se estableció la fosa tectónica por donde dis- ron las actuales depresiones tectónicas, de definido
curren los ríos Calchaquí (de norte a sur) y Santa estilo compresional. De manera que el significado
María (de sur a norte) y que confluyen en la latitud paleogeográfico de esta sutura quizá resulte tan
de Cafayate, donde nace su colector el río Las relevante como la que actualmente define el propio
Conchas (de sudoeste a nordeste) (Figuras 5 y 6). Valle Calchaquí. De este modo, los sistemas fluvia-
El río Calchaquí nace en el nevado de les que constituyen los afluentes occidentales del
Acay (5.716 m s.n.m.), y el río Santa María en los Valle Calchaquí fluyen a lo largo de otra depresión
Nevados del Aconquija (5.550 m). El punto más paralela a éste, por donde se canalizan todas las
alto de la cuenca es el Cerro Libertador (6.380 m aguas provenientes de las cumbres que delimitan
s.n.m.) y el más bajo es la confluencia entre los ríos los contrafuertes orientales de la Puna Austral. Al
Calchaquí y Santa María (aproximadamente 1.550 oriente de la alta cuenca, o sea en los flancos orien-
m s.n.m.). Las diferencias de cota son elocuentes y tales de las Sierras de Cachi y de Quilmes, discu-
revelan el dinamismo del ambiente estructural y rren los afluentes que alimentan la margen oeste de
morfológico donde se desarrolla el sistema de ave- la baja cuenca, incluidos los tres colectores que
namiento del Valle Calchaquí. desaguan desde la alta cuenca.
Las tres poblaciones de afluentes de la La depresión de Luracato-Guasamayo-
alta cuenca del Valle, subcuencas de Luracatao, Toroyacu y la del Valle Calchaquí poseen sus bor-
Guasamayo y Toroyacu, están controladas por líne- des orientales señalados por retrocorrimientos de
as estructurales de primer orden (Figuras 5 y 6). vergencia occidental, es decir sus planos inclinan al
Las altas cumbres de los Nevados de Cachi y de la naciente (Figura 7). Estas fallas son las que eleva-
Sierra de Quilmes se corresponden con una línea ron los bloques de la Sierra de Lampasillos, Sierra
estructural de corrimientos de vergencia occidental del León Muerto y Cumbres Calchaquíes sobre el
que elevaron esas sierras y, a la vez, formaron los borde oriental del Valle, y los bloques de las Sierras
flancos orientales de las depresiones de los ríos de Cachi y de Quilmes sobre el borde occidental.
Luracatao, Guasamayo y Toroyacu, donde se con- Cabe destacar que estos retrocorrimientos
servan relictos de depósitos neógenos. son fracturas antitéticas a corrimientos de empujes
Las cumbres más altas de la cuenca se andinos, de vergencia oriental, como los que seña-
ubican en esa línea estructural de corrimientos, que lan los flancos occidentales de ambas depresiones.
tiene casi la misma extensión longitudinal que el En algunos casos, quizá sea posible discernir dos
Valle Calchaquí (Figura 6). A su vez, el borde oeste momentos en la sucesión de movimientos de los
de estas estrechas depresiones está señalado por corrimientos: en primer lugar se habrían activado
corrimientos de vergencia oriental, al oeste de los los de vergencia oriental, habiendo sido los retro-
cuales el basamento consiste casi exclusivamente corrimientos los de actividad póstuma. Por lo tanto,
de elementos de la faja eruptiva de la Puna Oriental ciertos afluentes de la alta cuenca del Valle
(Méndez et al. 1973, Hongn 1995), es decir la Calchaquí formarían parte de un relieve más anti-
Formación Oire (Paleozoico Inferior) y sus equiva- guo que el de la baja cuenca.
lentes. El flanco oriental del Valle, de este modo,
En definitiva, la línea estructural marcada sería comparativamente más joven; su elevación
por las depresiones de Luracatao, Guasamayo y está asociada con la inversión de la cuenca neóge-
Toroyacu representa una sutura, vigente probable- na del Grupo Payogastilla (Mioceno-Plioceno-
66º

A La Poma A
Salta

25º
Cachi
a

Molinos
B B
n
u

26º Cafayate
P

C C

Santa 7
María
6
5
27º 4
3
2
0 20 km 1
66º

Figura 6. Geología regional de la cuenca del Valle Calchaquí (Basado en Mon y Salfity 1995, Salfity
y Monaldi 1998). 1 Basamento metamórfico y plutónico (Precámbrico-Paleozoico Inferior), 2 Grupo
Salta-Etapa sinrift: Subgrupo Pirgua (Cretácico), 3 Grupo Salta-Etapa postrift: Subgrupos Balbuena
y Santa Bárbara (Cretácico Superior-Paleógeno), 4 Grupos Payogastilla y Santa María (Mioceno-
Pleistoceno Inferior), 5 Depósitos fluviales, lacustres y eólicos (Cuaternario), 6 Corrimiento, 7 Puna
Austral. Toponimia: Véase Figura 5B. Cortes AA, BB, CC: Véase Figura 7.
Sierra de
W Lampasillos
E
Salar Sierra
Río Río
Centenario de Cachi
5 Calchaquí Toro 5
0 0
km km
5 5
10 10
AA 0 10 km

W Cerro Sierra de E
Sierra del Valle de
Río Condor huasi Río Apacheta
Tacuil Calchaquí
León Muerto Amblayo Valle
5 5
de Lerma
0 0
km km
5

2000). Referencias y ubicación: Véase Figuras 6 y 8.


5
10 10

0 10 km
BB
W E
Río Sierra de Río Cumbres
Calchaquíes Valle de Sierra
5 Toroyacu Quilmes Santa María
Choromoro de Medina 5
0 0
km km
5 5
10 10

0 10 km
CC

(Adaptados y simplificados de Sánchez et al. 2003; Salfity y Monaldi, en prensa; González y Mon
Figura 7. Cortes estructurales esquemáticos transversales a la cuenca del Valle Calchaquí
Pleistoceno Inferior) y muy posiblemente con acti- ubica el segmento central del Valle Calchaquí,
vidad neotectónica cuaternaria que caracteriza a entre 25° y 26° de latitud. Los altos estructurales
esa faja del Valle (Gallardo 1990). Como conse- que delimitaban al depocentro eran el alto de Salta-
cuencia de la inversión definitiva de la cuenca neó- Jujuy por el norte y el arco Pampeano por el sur.
gena, acontecida durante la orogenia Diaguita, tuvo Testimonio de ello es que los depósitos postrift del
lugar la emersión de la sierra de La Apacheta den- Maastrichtiano-Eoceno -los Subgrupos Balbuena y
tro de la propia fosa Calchaquí (Figuras 6 y 7), lo Santa Bárbara- traslaparon la subcuenca de
que originó oclusiones temporarias del Valle con la Alemanía y se acumularon en discordancia prima-
consiguiente formación de episodios lacustres ria sobre el basamento precretácico en ambos altos
(Salfity et al. 2004). Más hacia el sur, a lo largo de estructurales (Figuras 6 y 8). Los procesos de
los faldeos orientales del río Santa María, las suce- inversión tectónica de la cuenca el Grupo Salta
siones neógenas del Grupo Santa María también se (Grier et al. 1991) se iniciaron a partir de su col-
encuentran tectónicamente invertidas, confinadas matación, probablemente en el Eoceno Superior u
entre los retrocorrimientos del oeste de las Oligoceno, pero los testimonios de inversión mejor
Cumbres Calchaquíes (Figura 6). De este modo, el documentados fueron los ocurridos durante el
curso de los cauces actuales de los ríos Calchaquí y Mioceno Medio y Mioceno Superior-Plioceno
Santa María está desplazado hacia el lado oeste de Inferior (es decir, los dos pulsos de la orogenia
la fosa, precisamente porque el flanco oriental está Quechua), así como con la orogenia final Diaguita
comparativamente sobreelevado, ocupado por las del Pleistoceno Inferior (Figura 4). La inversión de
serranías compuestas de afloramientos de unidades la cuenca del Grupo Salta durante la orogenia
neógenas, fruto de la inversión diaguítica. Quechua ocurrió simultáneamente con la evolución
Respecto de la sismicidad actual, la infor- y relleno de la cuenca de antepaís neógena; ésta se
mación regional disponible indica claramente que originó inducida por la intensa actividad tectónica
en la faja occidental de Calchaquenia -es decir el del frente de corrimientos andinos miocénicos
área de influencia de la cuenca del Valle Calchaquí- (Salfity et al. 1996, González Villa 2002). La falla
así como hacia el norte en la Cordillera Oriental, inversa del borde oeste del Valle Calchaquí, de ver-
los registros de hipocentros sísmicos son compara- gencia oriental, pertenece a esos corrimientos acti-
tivamente menores que los del oeste, en la Puna, y vos durante el Mioceno (Figura 6). Al pie de este
los del este, a lo largo de la cadena subandina. En frente orogénico quechua se generó la faja más
la Cordillera Oriental y en Calchaquenia, donde se occidental (wedge-top) de la cuenca neógena de
desarrollan las cuencas hídricas de los ríos que sur- antepaís. Allí se acumuló el Grupo Payogastilla, en
can las quebradas de Humahuaca y El Toro y el este caso en discordancia angular sobre la subcuen-
Valle Calchaquí, la sismicidad disminuye notable- ca de Alemanía. Más hacia el sur y fuera de la fosa
mente, y tanto los sismos someros como los inter- cretácica sinrift, el Grupo Santa María se acumuló
medios son comparativamente más dispersos y sobre los depósitos postrift del Grupo Salta o direc-
escasos que en la Puna y en las Sierras Subandinas. tamente sobre el basamento precretácico. Idéntica
situación ocurrió con el Grupo Payogastilla (y sus
Historia geológica equivalentes) hacia el norte, sobre el cuerpo del
alto de Salta-Jujuy.
Cretácico Cortes transversales actuales (Figura 7 y
En tiempos cretácicos premaastrichtianos, 8) de las tres estructuras paleogeográficas cretáci-
en la cuenca del Grupo Salta imperó un régimen de cas mencionadas -el alto de Salta-Jujuy, el depo-
subsidencia tectónica que originó potentes acumu- centro de Alemanía y el arco Pampeano- muestran
laciones de capas rojas con vulcanitas alcalinas que los procesos de inversión tectónica no sólo
interestratificadas. Este estadio sinrift colmó las afectaron al depocentro de Alemanía sino también
fosas en distensión que se iban generando hasta a los altos estructurales que lo delimitaban por el
lograr su relleno y nivelación: su resultado fue el norte y por el sur. Se observa con claridad que
Subgrupo Pirgua (Reyes y Salfity 1973, Sabino donde estuvo emplazada la cuenca sinrift (Figura 7,
2002). Uno de los principales depocentros donde se BB) los planos de los corrimientos dominantes
acumularon los depósitos sinrift es el de Alemanía inclinan hacia el naciente, lo que permite suponer
(Figura 8), que se emplazó donde actualmente se que dichas fallas fueron directas durante la historia
66º

El
To Alto de
ro Salta-Jujuy
A La
A
Poma Salta

25º 25º
Cachi
Depocentro
de Alemania
B Molinos
Pa B
2

4
3

1
1

3 2

26º 26º
Cafayate
1
2 3
Sm
3 4 C C
4

4
Santa a no
5 María
m pe
Pa
6 co Tucumán
Ar
27º A A 27º
7

i ja
0 40 km
n qu
co
A 66º

Figura 8. Relaciones entre el Valle Calchaquí y estructuras paleogeográficas cretácicas y terciarias


(Basado en Salfity y Marquillas 1994). 1 Altos estructurales cretácicos vigentes durante la etapa
sinrift del Subgrupo Pirgua, 2 Curva isopáquica en km del Subgrupo Pirgua en el depocentro de
Alemanía, 3 Curva isopáquica en km de los Grupos Payogastilla (Pa) y Santa María (Sm), 4
Corrimientos que definen el límite de la actual fosa tectónica del Valle Calchaquí, 5 Lineamiento, 6
Límites de la cuenca hídrica del Valle Calchaquí, 7 Corte estructural: Véase Figura 7.
sedimentaria cretácica y que actualmente se dispo- Calchaquíes- a la vera de las cuales se generó la
nen como fallas inversas en respuesta a los movi- fosa tectónica cuaternaria del Valle Calchaquí. Al
mientos compresivos andinos (Salfity y Marquillas parecer, los corrimientos de vergencia occidental
1994). Notablemente, el mismo fenómeno se fueron los principales responsables de tal inversión
advierte al norte y al sur del depocentro de tectónica, es decir aquellos de los cuales se presu-
Alemanía (Figura 7, AA y CC), donde se observa me fueron fracturas directas, activas durante el
claramente cómo ocurren corrimientos de vergen- Cretácico. En efecto, en el ámbito del depocentro
cia occidental no obstante que en ambos casos no de Alemanía (Figuras 7 y 8), el Grupo Salta se
tuvo lugar el desarrollo de cuencas sinrift. Cabe la plegó e invirtió estructuralmente (Grier et al. 1991)
posibilidad de que la generación de fracturas direc- junto con el sobreyacente Grupo Payogastilla. Así,
tas durante el Cretácico haya sido generalizada y el Valle Calchaquí se caracteriza estructuralmente
que éstas en ciertos casos favorecieron la forma- por su flanco oriental elevado por corrimientos de
ción y el relleno de cuencas y, en otros casos, sim- vergencia occidental, fruto de la inversión definiti-
plemente afectaron al basamento que a la sazón va de ambas cuencas -la cretácico-paleógena y la
actuaba como elemento positivo, es decir delimi- neógena- ocurrida durante la orogenia Diaguita.
tando los depocentros. Los planos de dichas fractu- Por su parte, el flanco occidental del Valle
ras directas que buzaban hacia el naciente se habrí- Calchaquí se encontraría elevado desde el Mioceno
an reactivado como corrimientos de vergencia dividiendo paleogeográficamente las cuencas neó-
occidental. Otros, seguramente también distensivos genas de los Grupos Pastos Grandes (Puna Austral)
pero buzantes al oeste, se habrían convertido igual- y Payogastilla-Santa María (Valle Calchaquí).
mente en corrimientos, pero su identificación como La asimetría morfológica y el diacronis-
estructuras generadas en el Cretácico no resulta mo de la emersión de ambos flancos es una carac-
fácil de discernir. terística del Valle Calchaquí. La elevación definiti-
va del flanco oriental habría motivado el cierre
Neógeno estructural del Valle Calchaquí, lo cual le imprimió
Las cuencas neógenas de los Grupos el estilo tectónico definitivo de esta fosa tectónica.
Payogastilla y Santa María, alineadas a lo largo del A partir de este momento, la historia cuaternaria
Valle Calchaquí, se emplazan sobre el borde más del Valle Calchaquí estuvo marcada por procesos
occidental de la cuenca de antepaís del norte argen- estructurales, morfológicos y climáticos que dieron
tino (Salfity et al. 1996). Más al oeste, en la Puna, como resultado su actual configuración (Figura 5).
cuencas contemporáneas se desarrollaron en un La estructura resultante posee pendientes encontra-
marco tectónico dominado por fosas intermonta- das norte-sur y sur-norte que confluyen en un punto
nas, relacionadas con la evolución del arco mag- intermedio; el drenaje de su colector actual, la que-
mático neógeno. brada de Las Conchas, fluye desde el sudoeste al
El corrimiento miocénico del frente oro- nordeste.
génico instalado en el actual borde oeste del Valle
Calchaquí es el que dio lugar al wedge-top de la Cuaternario
cuenca neógena de antepaís (González Villa 2002). Las unidades estratigráficas cuaternarias
Su resultado sedimentario, el Grupo Payogastilla, del Valle Calchaquí consisten dominantemente de
aflora mostrando estructuras plegadas muy compri- depósitos fluviales de piedemonte -conos aluviales
midas causadas por la orogenia Diaguita y proba- y sus abanicos- emplazados sobre ambos flancos
blemente también por la inmediata anterior, la oro- del Valle. La llanura aluvial de los ríos Calchaquí y
genia Quechua II (Figura 4). Al sur del Valle Santa María ocupa la faja central de la depresión.
Calchaquí, análogamente, el Grupo Santa María Los depósitos de piedemonte del flanco oeste del
muestra también intenso plegamiento del mismo Valle parecen ser más antiguos que los del flanco
origen (González y Mon 2000). oriental. Lo mismo, y esto es muy notable, ocurre
De manera que la inversión tectónica de con el desarrollo y madurez de las respectivas redes
estas fosas neógenas, instaladas al pie de los fren- de avenamiento (Figura 5). La red de avenamiento
tes orogénicos del Mioceno, generó las nuevas del flanco oriental es en partes más incipiente, por
estructuras positivas del flanco oriental del Valle - lo menos en los tramos norte y sur del Valle.
entre otras, la sierra de La Apacheta y las Cumbres Notablemente, la red de avenamiento en esos tra-
mos (cerros de Lampasillos, Cumbres Calchaquíes) 80º 70º
se desarrolló sobre basamento precretácico, es Mar Caribe
10º
decir el alto de Salta-Jujuy y el arco Pampeano
(Figuras 6 y 8) donde no tuvo lugar sedimentación C
cretácica premaastrichtiana. En el segmento central Ma
del lado oriental del Valle, el diseño de avenamien- 1
to está regulado por estructuras de orientación Ca
norte-sur, producto de la inversión tectónica de los 2
B
depósitos cretácicos del depocentro de Alemanía. 3
Otros depósitos cuaternarios característi-
cos del Valle Calchaquí son sedimentos lacustres 0º 4
acumulados en varios sitios (Figura 5). Estos depó- Qi Q
sitos representan oclusiones temporarias del valle o 5
de sus afluentes durante el Cuaternario posdiaguíti- 6
co. Por lo general, las acumulaciones lacustres
yacen sobre espesas sucesiones fluviales cuaterna- 7
rias e infrayacen a otras análogas, depositadas con
Mn 0 500 km
posterioridad a la conclusión del episodio lacustre.
Sirven de excelentes bancos-guía para el estudio
-10º
estratigráfico del Cuaternario de la región.
En la cuenca del Valle Calchaquí se iden- L
tificaron varios cuerpos lacustres (Figura 5), todos
O Mt

ellos acumulados en lagos de disímiles orígenes. an Vi LP
En el norte del Valle Calchaquí (Keidel 1934, o Ti
Vilela 1953) durante el Cuaternario se constituyó P
un lago por la oclusión del cauce por coladas de ac Po
lava derramada desde los volcanes Gemelos de La if
-20º ic
Poma. Estos volcanes son una notable y única o Uy
manifestación volcánica cuaternaria (Llambías et
al., 1986) originada en torno de la faja de transcu- Mi
Cc
rrencias del lineamiento de El Toro. En el codo del
río Calchaquí conocido como paso de La Flecha, Cq
Océano

latitud de Angastaco, se formó otro lago cuaterna-


o
ic
nt

rio por la emersión de la sierra de La Apacheta que


originó el cierre del Valle (Salfity et al. 2004). La


At

-30º
Pacifico

sierra de La Apacheta está constituida por depósi-


an

tos neógenos del Grupo Payogastilla, intensamente


S
O

plegados y elevados durante la orogenia Diaguita.


En comarcas cercanas al oriente del Valle
Figura 9. Valles andinos y Cordilleras Orientales de
Calchaquí, esta orogenia está datada como poste- los Andes (Adaptado de Marquillas y Salfity 1991).
rior a 1,3 Ma, es decir ocurrida durante el 1 Cordilleras Orientales de los Andes
Pleistoceno Inferior (Malamud et al. 1996). Más al Septentrionales y Centrales, 2 Calchaquenia, 3
sur, en adyacencias a la confluencia de los ríos Altiplano-Puna, 4 Sierras Pampeanas, 5 Arcos vol-
Calchaquí y Santa María, latitud de Cafayate, se cánicos neógenos, 6 Valles y depresiones andinos
originó la presa de un lago por deslizamientos de relacionados con las Cordilleras Orientales (Ma
laderas que formaron potentes y gruesos aglomera- Magdalena, Ca Cauca, Mn Marañón, Mt Mantaro,
dos acumulados en forma espontánea y atribuidos a Vi Vilcanota, Ti Titicaca, Po Poopó, Uy Uyuni, Mi
Miraflores), con Calchaquenia (Cq Calchaquí) y
intensos movimientos sísmicos (Frenguelli 1936,
con los arcos volcánicos (Qi Quito, Cc Central de
Gallardo 1990, Trauth y Strecker 1999). En la sub- Chile), 7 Corrimientos sobre ambos flancos de las
cuenca de Amblayo, ocurren depósitos lacustres Cordilleras Orientales. Ciudades: C Caracas, B
cuaternarios (Cuerda 1967) acumulados en una Bogotá, Q Quito, L Lima, LP La Paz, S Santiago.
cuenca originada también por deslizamientos de ocurren depresiones tectónicas cuaternarias (Figura
laderas (Hermanns y Strecker 1999). 9), alineadas siguiendo la estructura cordillerana
(Marquillas y Salfity 1991). Son los casos de los
Los valles andinos valles de Magdalena y Cauca en Colombia
Las Cordilleras Orientales de los Andes (Aleman y Ramos 2000), el valle de Quito en el
se extienden en forma continua desde el occidente Ecuador (Coltorti 2000), los valles de Marañón,
de Venezuela hasta el norte argentino (Figura 9). Mantaro, Vilcanota y Titicaca en el Perú (Bellido
De este modo abarcan la totalidad de los Andes 1969, Benavides Cáceres 1999), las depresiones de
Septentrionales, más los Andes Centrales hasta la Poopó y Uyuni en Bolivia (McQuarrie 2002) y el
latitud del lineamiento de El Toro (Figura 2) en el valle de Miraflores en la Argentina.
norte argentino. Estas cordilleras, en algunos casos, En todos estos aspectos, la Cordillera
se denominan Cordilleras Reales o Cordilleras Oriental argentina, al norte del lineamiento de El
Centrales pero básicamente integran la misma Toro, posee las mencionadas características. Hacia
estructura geológica. el sur, tanto Calchaquenia como las Sierras
Su constitución geológica es variable, Pampeanas están desprovistas de la cubierta sedi-
pero la característica más destacada es que poseen mentaria marina del Paleozoico. Allí el basamento
expuesto el Paleozoico Inferior en facies marina, y metamórfico-ígneo infrayace a sucesiones no mari-
en varios segmentos logra aflorar el basamento pre- nas, principalmente mesozoicas y terciarias. No
cámbrico; también se exponen sucesiones mesozoi- obstante ello, desde el punto de vista estructural,
cas, principalmente cretácicas. El Paleozoico Calchaquenia y partes de las Sierras Pampeanas
Inferior marino se interrumpe abruptamente al sur muestran corrimientos de vergencia occidental
del lineamiento de El Toro, criterio que se conside- similares a los del flanco occidental de las
ra para trazar el límite austral de la Cordillera Cordilleras Orientales. De este modo, al sur de la
Oriental. depresión de Miraflores y del lineamiento de El
Estructuralmente, la Cordillera Oriental Toro, el Valle Calchaquí se emplaza a lo largo del
de los Andes Septentrionales y Centrales es una borde occidental de Calchaquenia, en idéntica posi-
cadena plegada y fallada corrida hacia el oriente ción estructural que los valles de los Andes
mediante un extenso y continuo corrimiento de ver- Centrales y Septentrionales arriba mencionados.
gencia oriental, que recorre su borde oriental a lo Esta sucesión de valles cuaternarios,
largo de miles de kilómetros. Este corrimiento es el todos ellos alineados estructuralmente de un modo
que sirve de límite entre las Cordilleras Orientales análogo siguiendo el borde occidental de las
y el Sistema Subandino. En la Argentina se lo Cordilleras Orientales, constituye una notable
conoce como corrimiento Tacónico u Oclóyico característica geológica a lo largo de la cadena de
(Baldis et al. 1976) y en Bolivia como Corrimiento los Andes Centrales y Septentrionales, que persiste
Frontal Principal (Sempere 1995). En el Perú y el hacia el sur en Calchaquenia y en las Sierras
Ecuador es nítido y se denomina Corrimiento Pampeanas.
Andino Principal (Marocco et al.1995). Así tam- La cuenca hídrica donde se desarrolla el
bién se lo distingue hacia el norte en Colombia y Valle Calchaquí es, entonces, una directa continua-
Venezuela (Dengo y Coney 1993, Cooper et al. ción estructural, hacia el sur, de las depresiones tec-
1995, Aleman y Ramos 2000). En Colombia posee tónicas originadas sobre los flancos occidentales de
dos ramales separados por el Valle de Magdalena: las Cordilleras Orientales, arriba reseñadas. En este
la Cordillera Oriental donde se ubica la ciudad de sentido, Calchaquenia y la Cordillera Oriental
Bogotá y la Cordillera Central, al este del Valle de comparten este destacado rasgo estructural. La ubi-
Cauca. cación tectónica y demás rasgos geológicos regio-
Por su parte, el borde occidental de las nales del Valle Calchaquí, reseñados en esta contri-
Cordilleras Orientales está señalado por otro exten- bución, permiten atribuirle la condición de modelo
so y continuo corrimiento, con nítida vergencia estructural para las restantes depresiones cuaterna-
occidental en casi todo su recorrido. Se lo conside- rias adosadas sobre los flancos occidentales de las
ra como un retrocorrimiento o fractura antitética al Cordilleras Orientales de los Andes Centrales y
corrimiento principal. Lo notable de las Cordilleras Septentrionales.
Orientales es que a lo largo de su pie occidental
Conclusiones clímax de la inversión tectónica del Grupo Salta se
La cuenca imbrífera del Valle Calchaquí inició durante la orogenia Quechua, lo cual coinci-
se emplaza en el ámbito de una nueva provincia dió con el comienzo de la evolución de las cuencas
geológica, aquí propuesta, denominada neógenas de los Grupos Payogastilla y Santa
Calchaquenia. Esta provincia geológica se ubica en María. El corrimiento miocénico del borde oeste
una posición intermedia entre la Cordillera del Valle Calchaquí reguló la faja más occidental
Oriental, al norte, y las Sierras Pampeanas, al sur, (wedge-top) de estas cuencas de antepaís, cuyo
respectivamente a través de los lineamientos de El relleno yace en discordancia angular sobre la cuen-
Toro y de Aconquija; al este limita con el tramo ca del Grupo Salta. La inversión definitiva de la
austral del Sistema de Santa Bárbara y al oeste, con fosa del Grupo Salta y de las cuencas neógenas
la Puna Austral. La composición geológica consis- aconteció con la orogenia Diaguita, cuyos efectos
te de un basamento metamórfico-ígneo excelente- perduraron hasta el Cuaternario Inferior.
mente expuesto, principalmente en la mitad occi- El análisis tectónico regional de la cuenca
dental, y de depósitos cretácico-paleógenos y neó- cretácica indica que las tres estructuras paleogeo-
genos aflorados en la mitad oriental de gráficas relacionadas con el Valle Calchaquí -tanto
Calchaquenia. Depósitos del Cuaternario ocurren los altos de Salta-Jujuy y Pampeano como el depo-
en toda la región. centro de Alemanía- experimentaron conjuntamen-
La alta cuenca del Valle Calchaquí se te procesos de inversión tectónica durante los
emplaza a lo largo de la faja occidental del Valle y movimientos andinos (Quechua y Diaguita).
la componen tres subcuencas: Luracatao, La inversión tectónica del Grupo
Guasamayo y Toroyacu, cuyas aguas desaguan por Payogastilla dio como resultado estructuras que
sendos colectores. La baja cuenca alberga la fosa generaron el relieve montañoso del flanco oriental
tectónica por donde fluyen los ríos Calchaquí (de del Valle Calchaquí. Corrimientos de vergencia
norte a sur) y Santa María (de sur a norte); se carac- occidental fueron los principales responsables de
teriza por múltiples afluentes directos de ambos tal inversión tectónica, los cuales corresponderían a
ríos colectores. El río Calchaquí nace en el nevado fracturas directas, activas durante el Cretácico.
de Acay (5.716 m s.n.m.), y el río Santa María en El flanco occidental del Valle Calchaquí
los Nevados del Aconquija (5.550 m). Las cumbres habría constituido desde el Mioceno el alto estruc-
ubicadas a lo largo del límite occidental de la baja tural que dividía las cuencas de los Grupos Pastos
cuenca (cerro Libertador, 6.380 m, cerro Chuscha, Grandes (Puna Austral) y Payogastilla-Santa María
5.512 m) son más elevadas que las del límite entre (Valle Calchaquí). La inversión tectónica diaguítica
la alta cuenca y los contrafuertes de la Puna. involucró al Grupo Salta allí donde éste fue el
Las subcuencas de Luracatao, Guasamayo basamento de la cuenca del Grupo Payogastilla.
y Toroyacu son depresiones tectónicas que repre- Así, el flanco oriental del Valle Calchaquí se elevó
sentan una antigua sutura que separa unidades del por corrimientos de vergencia occidental, fruto de
basamento, al este, y de la faja eruptiva de la Puna la inversión definitiva de las cuencas cretácico-
Oriental, al oeste. Los bordes orientales de estas paleógena y neógena (orogenia Diaguita). De
depresiones y el del Valle Calchaquí se elevaron modo que la asimetría morfológica y el probable
por retrocorrimientos de vergencia occidental; a su diacronismo de la emersión de ambos flancos
vez, los bordes occidentales son corrimientos de caracteriza al Valle Calchaquí, en cuyo marco se
empujes andinos, de vergencia oriental. Los desarrolló la historia geológica cuaternaria y de la
momentos de actividad de estos corrimientos habrí- cual resultó su actual configuración.
an sido diacrónicos: los de origen andino o de ver- Los depósitos cuaternarios del Valle
gencia oriental, miocénicos (orogenia Quechua), Calchaquí son acumulaciones de piedemonte -
habrían sido sucedidos por los de vergencia occi- conos aluviales y sus abanicos- que ocupan ambos
dental durante el Cuaternario Inferior (orogenia flancos del Valle, más la llanura aluvial de los ríos
Diaguita). Calchaquí y Santa María emplazada en la faja cen-
Durante el Cretácico, una de las fosas en tral de la depresión. El piedemonte del flanco oeste
rift de la cuenca del Grupo Salta se emplazó en el sería más antiguo que el del flanco oriental, lo
tramo central del actual Valle Calchaquí, delimita- mismo que las respectivas redes de avenamiento.
da al norte y al sur por sendos altos estructurales. El Acumulaciones de antiguos lagos cuaternarios son
también características del Valle Calchaquí, cuyos Bellido, E., 1969. Sinopsis de la geología del Perú.
endicamientos se originaron sea por oclusión del Lima, Servicio Geológico Minero, Boletín
Valle por derrames volcánicos, por formación de 22.
estructuras neógenas que emergieron en el Benavides-Cáceres, V., 1999. Orogenic evolution
Cuaternario o por deslizamientos de laderas. of the Peruvian Andes: The Andean cycle in
Eventos volcánicos cuaternarios están restringidos Geology and ore deposits of the Central
al norte del Valle, cuyo origen es posible atribuir a Andes, B.J. Skinner (Editor), Boulder,
la influencia estructural del lineamiento de El Toro. Colorado, Society of Economic Geologists,
Finalmente, se postula que la configura- Special Publication 7, 61-107.
ción tectónica y la historia geológica de la cuenca Caminos, R., 1979. Sierras Pampeanas
del Valle Calchaquí, ubicada sobre el pie occiden- Noroccidentales: Salta, Tucumán,
tal de Calchaquenia, pueden constituir un modelo Catamarca, La Rioja y San Juan, in Geología
para la génesis de depresiones análogas emplaza- Regional Argentina, Segundo Simposio
das a lo largo del flanco occidental de las (1976), J.C.M. Turner (Director y Editor),
Cordilleras Orientales de los Andes Centrales y Córdoba, Academia Nacional de Ciencias,
Septentrionales, entre el oeste de Venezuela y el 225-291.
norte de la Argentina. Castellanos, A., 1961. Antiguas fuentes originarias
del río Salado del Norte. Buenos Aires,
Agradecimientos Sociedad Argentina de Estudios Geográficos
La Universidad Nacional de Salta y el GAEA, Anales 11, 131-149.
Conicet brindaron aportes, respectivamente, a tra- Coltorti, M. Y C.D. Ollier, 2000. Geomorphic and
vés del Consejo de Investigación-Proyecto 1198 y tectonic evolution of the Ecuadorian Andes.
PIP 2827. Geomorphology, v. 32, 1-19.
Cooper, M.A. et alii, 1995. Basin development and
Referencias tectonic history of the Llanos Basin, Eastern
Aleman, A. y V.A. Ramos, 2000. Northern Andes Cordillera, and the Middle Magdalena
in Tectonic evolution of South America, Valley, Colombia. American Association of
U.G. Cordani et alii (Editores), Rio de Petroleum Geologists Bulletin, v. 79, 10,
Janeiro, XXXI International Geological 1421-1443.
Congress, 453-480. Cuerda, A.J., 1967. Los depósitos cuaternarios en
Allmendinger, R.W., V.A. Ramos, T.E. Jordan, M. el valle del río Tonco, departamento San
Palma, B.L. Isacks, 1983. Paleogeography Carlos, provincia de Salta. La Plata, Revista
and Andean structural geometry, northwest del Museo de La Plata (Nueva Serie),
Argentina. Tectonics, v. 2, 1, 1-16. Sección Geología, v. 6, 97-110.
Alonso, R.N., R. Gutiérrez, J.G. Viramonte, 1984. Dengo, C.A y M.C. Coney, 1993. Structure of the
Puna Austral: Bases para el subprovincialis- Eastern Cordillera of Colombia:
mo geológico de la Puna argentina. Implications for trap styles and regional tec-
Bariloche, IX Congreso Geológico tonics. American Association of Petroleum
Argentino, Actas 1, 43-63. Geologists Bulletin, v. 77, 8, 1315-1337.
Baldis, B.A., J.G. Viramonte y J.A. Salfity, 1975. Frenguelli, J., 1936. Investigaciones geológicas en
Geotectónica de la comarca comprendida la zona salteña del valle de Santa María. La
entre el Cratógeno Central Argentino y el Plata, Obra del Cincuentenario del Museo de
borde austral de la Puna. Buenos Aires, II La Plata, v. 2, 215-572.
Congreso Iberoamericano de Geología Gallardo, E.F., 1990. Geología del Cuaternario en
Económica, Actas 4, 25-44. la confluencia de los ríos Calchaquí y Santa
Baldis, B.A., A. Gorroño, J.V. Ploszkkiewicz, R.M. María (Salta). Buenos Aires, Revista de la
Sarudiansky, 1976. Geotectónica de la Asociación Geológica Argentina, v. 43
Cordillera Oriental, Sierras Subandinas y (1988), 435-444.
comarcas adyacentes. Bahía Blanca (1975), González, O.E. y R. Mon, 1996. Tectónica del
VI Congreso Geológico Argentino, Actas 1, extremo norte de las Sierras Pampeanas y su
3-22. transición a la Cordillera Oriental y a las
Sierras Subandinas. Buenos Aires, XIII Geológico Argentino y III Congreso de
Congreso Geológico Argentino y III Exploración de Hidrocarburos, Actas 4, 103-
Congreso de Exploración de Hidrocarburos, 114.
Actas 2, 149-160. Marocco, R., A. Lavenu, R. Baudino, 1995.
González, O.E. y R. Mon, 2000. Estructura in O.E. Intermontane Late Paleogene-Neogene
González, M.E. Viruel, R. Mon y P. basins of the Andes of Ecuador and Peru:
Tchilinguirian, Hoja Geológica 2766-II San Sedimentologic and tectonic characteristics,
Miguel de Tucumán. Buenos Aires, in Petroleum basins of South America, A.J.
Segemar, Servicio Geológico Minero Tankard, R. Suárez Soruco, H.J. Welsink
Argentino, Boletín 245. (Editors), American Association of
González Villa, R.E., 2002. El Subgrupo Jujuy Petroleum Geologists Memoir 62, 597-613.
(Neógeno) entre los 24°-26° LS y 64°-66° Marquillas, R.A., J.A. Salfity, 1991. Marco geoló-
OG, tramo centro-austral de la cadena gico de las manifestaciones evaporíticas en
Subandina argentina, provincias de Salta y América del Sur, in Génesis de formaciones
Jujuy. Salta, Universidad Nacional de Salta, evaporíticas-Modelos andinos e ibéricos,
Facultad de Ciencias Naturales, Tesis J.J. Pueyo (Coordinador), Barcelona,
Doctoral (Inédito). Publicacions Universitat de Barcelona,
Grier, M.E., J.A. Salfity, R.W. Allmendinger, 1991. Estudi General, 2: 233-263.
Andean reactivation of the Cretaceous Salta Marrett, R.A., R.W. Allmendinger, R.N. Alonso,
rift, northwestern Argentina. Journal of R.E. Drake, 1994. Late Cenozoic tectonic
South American Earth Sciences, v. 4, 351- evolution of the Puna Plateau and adjacent
372. foreland, northwestern Argentine Andes.
Hermanns, R.I., M.R. Strecker, 1999. Structural Journal of South American Earth Sciences,
and lithologic controls on large Quaternary v. 7, 2, 179-207.
rock avalanches (sturzstroms) in arid north- McQuarrie, N., 2002. The kinematic history of the
western Argentina. Geological Society of central Andean fold-thrust belt, Bolivia:
America Bulletin, v. 111, 6, 934-948. Implications for building a high plateau.
Hongn, F.D., 1995. Estructuras precámbricas y Geological Society of America Bulletin, v.
paleozoicas del basamento de la Puna orien- 114, 8, 950-963.
tal; su aplicación para el análisis regional de Méndez, V., 1974. Estructuras de las provincias de
la faja eruptiva. Buenos Aires, Revista de la Salta y Jujuy a partir del meridiano 65°30'
Asociación Geológica Argentina, v. 48 Oeste, hasta el límite con las Repúblicas de
(1994), 256-268. Bolivia y Chile. Buenos Aires, Asociación
Keidel, J., 1934. Los volcanes gemelos de La Poma Geológica Argentina Revista, v. 24, 4, 391-
y su relación con la tectónica del Valle 424.
Calchaquí. La Plata , Revista del Museo de Méndez, V., 1975. Estilos estructurales del "Cerro
La Plata, v. 34, 387-410. Negro" y la "Fosa Calchaquí", provincias de
J. Kley, C.R. Monaldi, J.A. Salfity, 1998. Along- Salta y Jujuy, República Argentina. Buenos
strike segmentation of the Andean foreland: Aires, II Congreso Iberoamericano de
causes and consequences. Tectonophysics, v. Geología Económica, Actas 1, 115-136.
301, 75- 94. Méndez, V., A. Navarini, D. Plaza, V. Viera, 1973.
Llambías, E.J., A.M. Sato, S. Tomsic, 1986. Faja eruptiva de la Puna oriental. Carlos Paz,
Geología y características químicas del stock V Congreso Geológico Argentino (1972),
terciario del Nevado de Acay y vulcanitas Actas 4, 89-100.
asociadas, provincia de Salta. Buenos Aires, Mingramm, A., A. Russo, A. Pozzo, L. Cazau,
Asociación Geológica Argentina Revista, v. 1979. Sierras Subandinas, in Geología
40 (1985), 3-4, 158-175. Regional Argentina, Segundo Simposio
Malamud, B.D., T.E. Jordan, R.N. Alonso, E.F. (1976), J.C.M. Turner (Director y Editor),
Gallardo, R.E. González, S.A. Kelley, 1996. Córdoba, Academia Nacional de Ciencias,
Pleistocene Lake Lerma, Salta province, NW 95-137.
Argentina. Buenos Aires, XIII Congreso Mon, R., J.A. Salfity, 1995. Tectonic evolution of
the Andes of northern Argentina in Aires, II Congreso Iberoamericano de
Petroleum basins of South America, A.J. Geología Económica, Actas 4, 341-361.
Tankard, R. Suárez Soruco, H.J. Welsink Salfity, J.A. S.A. Gorustovich, R.E. González, C.R.
(Editors), American Association of Monaldi, R.A. Marquillas, C.I. Galli, R.N.
Petroleum Geologists Memoir 62, 269- 283. Alonso, 1996. Las cuencas terciarias posin-
Reyes, F.C., J.A. Salfity, 1973. Consideraciones caicas de los Andes Centrales de la
sobre la estratigrafía del Cretácico Argentina. Buenos Aires, XIII Congreso
(Subgrupo Pirgua) en el noroeste argentino. Geológico Argentino y III Congreso de
Carlos Paz, V Congreso Geológico Exploración de Hidrocarburos, Actas 1, 453-
Argentino (1972), Actas 3, 355-386. 471.
Riller, U., J. Greskowiak, J. Ramelow, M. Strecker, Salfity, J.A., E.F. Gallardo, J.E. Sastre, J. Esteban,
1999. Dominant modes of Andean deforma- 2004. El lago cuaternario de Angastaco,
tion in the Calchaqui River Valley, NW- Valle Calchaquí, Salta. Buenos Aires,
Argentina. Salta, XIV Congreso Geológico Asociación Geológica Argentina Revista, v.
Argentino, Actas 1, 201-204. 59, 2.
Rolleri, E.O., 1976. Sistema de Santa Bárbara: Una Sánchez, M.C., J.E. Sastre, J.A. Salfity, 2003.
nueva provincia geológica argentina. Bahía Geomorfología de la cuenca del salar de
Blanca, VI Congreso Geológico Argentino Pocitos. Tucumán, II Congreso Argentino de
(1975), Actas 1, 239-255. Cuaternario y Geomorfología, Actas, 379-
Sabino, I.F., 2002. Geología del Subgrupo Pirgua 387.
(Cretácico) del noroeste argentino. Salta, Sempere, T., 1995. Phanerozoic evolution of
Universidad Nacional de Salta, Facultad de Bolivia and adjacent regions, in Petroleum
Ciencias Naturales, Tesis Doctoral (Inédito). basins of South America, A.J. Tankard, R.
Salfity, J.A., 1979. Paleogeología de la cuenca del Suárez Soruco, H.J. Welsink (Editors),
Grupo Salta (Cretácico-Eogénico) del norte American Association of Petroleum
de Argentina. Neuquen, VII Congreso Geologists Memoir 62, 207-230.
Geológico Argentino, Actas 1, 505-515. Trauth, M.H., M.R. Strecker, 1999. Formation of
Salfity, J.A., 1985. Lineamientos transversales al landslide-dammed lakes during a wet period
rumbo andino en el noroeste argentino. between 40,000 and 25,000 yr in northwes-
Antofagasta, IV Congreso Geológico tern Argentina. Palaeogeography,
Chileno, Actas 1, 2-119 2-137. Palaeoclimatology, Palaeoecology, v. 153, 1-
Salfity, J.A., R.A. Marquillas, 1994. Tectonic and 4, 277-287.
sedimentary evolution of the Cretaceous- Turner, J.C.M., 1972. Cordillera Oriental, in
Eocene Salta Group basin, Argentina, in Geología Regional Argentina, Primer
Cretaceous tectonics of the Andes, J.A. Simposio (1969), A.F. Leanza (Director y
Salfity (Editor), Braunschweig/Wiesbaden, Editor), Córdoba, Academia Nacional de
Earth Evolution Sciences, Friedr. Vieweg & Ciencias, 117-142.
Sohn, 266-315. Turner, J.C.M. y R. Mon, 1979. Cordillera
Salfity, J.A., C.R. Monaldi, 1998. Mapa Geológico Oriental, in Geología Regional Argentina,
de la Provincia de Salta, Escala 1:500.000. Segundo Simposio (1976), J.C.M. Turner
Buenos Aires, Segemar, Servicio Geológico (Director y Editor), Córdoba, Academia
Minero de la Argentina. Nacional de Ciencias, 57-94.
Salfity, J.A., C.R. Monaldi (Editores), en prensa. Vilela, C.R., 1953. Acerca de la presencia de sedi-
Hoja Geológica 2566 IV Metán, Escala mentos lacustres en el Valle Calchaquí.
1:250.000, Provincia de Salta. Buenos Aires, Revista de la Asociación Geológica
Segemar, Servicio Geológico Minero Argentina, v. 7, 4 (1952), 219-227.
Argentino de la Argentina.
Salfity, J.A., R.H. Omarini, B.A. Baldis, W.
Gutiérrez, 1975. Consideraciones sobre la
evolución geológica del Precámbrico y
Paleozoico del norte argentino. Buenos Manuscrito recibido y aceptado en julio de 2004

View publication stats