Вы находитесь на странице: 1из 3

Crítica literaria feminista

La crítica literaria feminista es una crítica literaria informado por la teoría feminista, o por las
políticas del feminismo en un sentido más comprensible.1 Lisa Tuttle ha definido a este género
como «la pregunta de los viejos textos» y al igual cita los objetivos del feminismo:
• Desarrollar y descubrir una tradición femenina de la escritura.
• Interpretar el simbolismo de la escritura de las mujeres para que no se pierda o se ignore por
los hombres el punto de vista.
• Redescubrir los viejos textos.
• Analizar a las escritoras y sus escritos a partir de una perspectiva femenina.
• Resistir el sexismo en la literatura.
• Aumentar la conciencia sexual de la política del lenguaje y el estilo.
• http://es.wikipedia.org/wiki/Cr%C3%ADtica_literaria_feminista

Crítica literaria femenina: Transcripción


- ¿Entonces en qué está fundamentada la crítica literaria feminista?
H.M.: La crítica literaria feminista tiene una vinculación con un momento político muy importante,
y plural a lo largo de todo el siglo veinte, de lucha por el reconocimiento de la legitimidad de las
producciones de las mujeres en el ámbito cultural. En el ámbito específico de la literatura yo de
pronto veo la crítica literaria feminista como una estrategia, por un lado como una estrategia de
resistencia, pero también como una estrategia de protección, como una estrategia de visibilización.
Entonces hace falta por un lado manifestar: "aquí estamos, aquí hay una escritura que es una
escritura que tiene reglas en sí mismas” y que tiene una dinámica que además se establece siempre
en contraposición con un establishmentmasculino, dominante, jerárquico, en el que además se van a
manifestar todos los aspectos de la identidad, de la diferencia y de la opresión. Entonces un
posicionamiento ante esto exigía por ejemplo, que empezaran a hacerse estudios serios orientados
muchas veces por esta misma pregunta, en la que se buscan a establecer elementos para argumentar
que existe tal cosa como una literatura de las mujeres o una literatura femenina. Yo creo que desde
un principio la pregunta es tramposa, está errada, pero tiene un valor, tiene un poder estratégico y
tiene un poder político. Y ese poder es este, el de situar, de posicionar y de definir una actividad de
la que las mujeres no necesariamente están excluidas de manera total, pero sí oprimidas,
marginadas, a partir de un establishment en el que parecería como que la literatura de las mujeres
siempre ha estado renegada y sigue estándolo. Tenemos un mundo editorial que sigue dominado por
los hombres, tenemos un canon universitario de lecturas que son las lecturas obligadas y que está
compuesto de manera abrumadoramente mayoritaria no solamente por varones, sino por varones
blancos, muchos anglosajones. Ese establishment de la cultura dominante es la que decide lo que la
gente tiene que leer o que es lo que la gente tiene que saber. Entonces allí el posicionamiento de la
crítica literaria feminista como movimiento estratégico tiene una gran importancia, porque entonces
hace razonar y llama la atención acerca de escrituras de mujeres que tienen que empezar a ser vistas
y reconocidas por ese mismo establishment. Entonces yo creo que hay que hacer un agujero en el
canon, cuestionar el propio canon, señalar estos aspectos del canon literario, el canon del saber y
decir: allí falta la representación de la mitad de la humanidad y falta la representación de los grupos
marginales y falta la representación de las clases trabajadoras etcétera.
http://www.lai.fu-berlin.de/es/e-
learning/projekte/frauen_konzepte/projektseiten/konzeptebereich/mo_critica/transcrip/index.html
Crítica literaria feminista
La crítica literaria feminista es un discurso que reflexiona sobre el poder, la jerarquía y el dominio
masculino en el ámbito cultural. Desde luego, persigue una lucha política, una lucha que empieza
con el reconocimiento de la legitimidad de las escrituras de las mujeres, de su tradición literaria y
estrategias literarias que implican y demuestran la opresión masculina.
En la entrevista Hortensia Moreno subraya la dominación masculina en el ámbito de la literatura
que se muestra claramente en el canon literario marcado por la dominación masculina, blanca,
heterosexual y en muchos casos anglosajona, pero también en el mundo editorial donde se toman
las decisiones sobre qué se publica y “lo que se debe leer y saber” y con ello aclara los objetivos de
la crítica literaria feminista.
Al separarse de la critica literaria y de la academia convencional que determina el canon literario,
que coloca y analiza los textos dentro de un “vacío social” con sus propias reglas estéticas,
autónomas y que persigue la meta de explicar la intención del texto, la crítica literaria feminista se
ubica al lado de los discursos marginales, alternativos y excluidos de la academia convencional.
Esta reemplaza el “vacío social” por un “conjunto de cultura” al cual reinterpreta y se acerca desde
“(…) las perspectivas de psicoanálisis, antropología, la semiótica, la filosofía política o la historia”
(Moreno 1994: 109).
La referencia a las teorías del feminismo y sus estrategias de visibilizar el posicionamiento de las
mujeres dentro del “conjunto de cultura” fundamenta la crítica literaria feminista en contraposición
con un establishment masculino y expresa que el discurso corre de manera paralela con el
movimiento feminista. Esa paralela se explica, como destaca Moreno en su ensayo, también a través
del debate de las diferentes corrientes dentro de la crítica literaria feminista: el debate de la
diferencia y el (acotamos aquí de nuevo) de la igualdad.
Por un lado está la “escritura femenina” que diferencia la literatura escrita por las mujeres, a través
de sus características, orígenes y causas. Se tiene en cuenta la situación concreta de la mujer - bajo
la circunstancia en que fue escrito el texto . Moreno describe esa posición como escencialista ya que
por la posición de escribir se le determina una manera específica de producción literaria.
Por otro lado está la posición de entender el asunto de la diferencia sexual como un problema
lingüístico, semiótico y discursivo :
“Esta perspectiva se pregunta por la transformación, en la escritura, del dato biológico de la
diferencia sexual en el dato cultural que nos da, en la literatura, situaciones, juicios y personajes
masculinos o femeninos; trata de hacer una definición sexual de un valor móvil, dentro de un
horizonte de transformación y metamorfosis de los valores.” (Moreno 1994: 109)
Sin embargo, las dos posiciones tienen la misma actitud hacia la literatura en común que es la de
atestarle un valor humano, un valor de enseñanza y de compartir las experiencias. Las dos toman la
literatura como fuente para obtener conocimiento sobre las mujeres, para acceder a la intimidad, a
lo que ocurre en casa de las mujeres. Para la critica literaria feminista no importa si se trata de una
ficción. Desde esa perspectiva de análisis feminista la literatura es “ordenación, interpretación y
articulación de la experiencia” (Moreno 1994:108). Ambas corrientes retoman el discurso feminista
de la “crisis del sujeto” al interpretar los textos dentro de su proceso histórico y por ello analizarlos
siempre como una perspectiva de cierto lugar, en cierto momento. En contraposición de la crítica
literaria convencional revalora el papel del lector y con ello establece una relación fundamental de
comunicación entre el escritor y el lector:
“El texto alcanza su existencia a través del trabajo de constitución de una conciencia que lo recibe:
la obra es el texto constituido en la conciencia del lector. Por lo tanto, la obra es una construcción
intertextual, es decir, la confluencia –constelación- de varios discursos culturales en los que la obra
se difunde para hacerse inteligible.” (Moreno 1994: 110)
Referencias:
Moreno, Hortensia (1994): Crítica literaria feminista. En: debate feminista, año 5, vol.9, marzo
1994. p.107-112.