Вы находитесь на странице: 1из 7

13 Características y Consecuencias de la Desnutrición

¿Cuáles son las principales consecuencias de la desnutrición?

La desnutrición daña a las personas, tanto mental como físicamente. Cuanto


más desnutrición tiene una persona más consecuencias negativas va a tener
para su salud.

Las consecuencias de esta enfermedad así como sus signos y síntomas dependen
de la deficiencia nutricional que padezca la persona. A continuación, os
presentamos las consecuencias más importantes tanto en niños como en
adultos:

Mareo y fatiga

Debido a la gran deshidratación que padece nuestro cuerpo por no ingerir los
nutrientes necesarios o la cantidad correcta de éstos.

Una de las primeras consecuencias junto con la pérdida de peso y la fuerza, es


el mareo que sentimos. El cual nos produce fatiga y nos imposibilita para realizar
actividades diarias.

Crecimiento deficiente

Esto suele ocurre con mayor frecuencia en los niños. Éstos necesitan estar
alimentándose constantemente para desarrollarse de forma correcta, de lo
contrario, afectará a su desarrollo mental y físico de forma negativa (Mandal,
2012).

Bajo peso

Por otro lado, otra de las consecuencias de sufrir desnutrición es la pérdida de


masa muscular así como el del grosor de las extremidades de la persona que
sufre desnutrición.

A nivel interno sin embargo, también encontramos otras consecuencias que


afectan a los órganos que forman nuestro cuerpo, entre ellos, el corazón el cual
pierde fuerza y tono e impide por tanto, su correcto funcionamiento.
Piel seca y escamosa

También nos encontraremos consecuencias de la desnutrición tanto en la piel


como en el cabello. La piel aparecerá seca y con escamas mientras que el cabello
puede estar como una “paja” y sin vida e incluso romperse con facilidad (Mandal,
2012).

Reduce el sistema inmunológico

El no consumir alimentos también afecta de forma negativa a nuestro sistema


inmunológico. Éste no realiza sus funciones adecuadamente provocando que
seamos más propensos a coger infecciones o a enfermar ya que como ocurre
con la mayoría de los órganos, desciende su nivel de actividad (Brown, 2003).

Debilidad muscular

Por otro lado, los músculos también se ven afectados degenerando su masa
muscular y en consecuencia sus movimientos. Esto les suele ocurrir a las
personas que presentan un alto grado de desnutrición junto con un tiempo
prolongado a esta enfermedad.

Problemas gastrointestinales

La desnutrición también está relacionada con tener problemas gastrointestinales


en el organismo. Según Wapnir (2000) mueren tres millones de personas debido
a enfermedades diarreicas de éstas, se encuentran combinadas con la
desnutrición el 58%.

Dificultades para aprender

Si nuestro cuerpo no está bien nuestra mente tampoco estará en forma para
afrontar un día de colegio o trabajo. Debido a los mareos, fatiga, dolores
abdominales etc., seremos incapaces de prestar atención o de encontrarnos bien
para aprender.

Como hemos dicho anteriormente, los niños necesitan más alimentación que un
adulto por encontrarse en época de crecimiento por ello, son un grupo que
fácilmente se predispone a sufrirla (Unicef, 2011).
Los huesos se rompen fácilmente

Al no tener la suficiente cantidad de determinados minerales y vitaminas como la


vitamina D puede causar problemas de huesos e incluso hacer que éstos tengan
más facilidad para romperse.

Encías inflamadas y sangrantes

Otra de las consecuencias de la desnutrición es presentar las encías muy


irritadas y sangrantes. Esto es debido a un déficit de forma prolongada de una
vitamina en concreto, la C.

Problemas con el funcionamiento correcto de los órganos internos

El no tener los nutrientes necesarios para trabajar afecta a los órganos internos
de forma general, no sólo al corazón. Entre ellos, al hígado, el cual se ve
vulnerable a las sustancias tóxicas de los alimentos.

Por otra parte, el páncreas ya no realiza su función por lo que no produce las
enzimas ni las hormonas que posibilitan tanto el desarrollo como la absorción de
la glucosa así como de grasas y otros nutrientes. Por último, os vamos a hablar
de los riñones, los cuales comenzarán a acumular sustancias tóxicas para el
organismo que en condiciones normales, se expulsarían con la orina (Wapnir,
2000).

Tiempos de reacción más lentos y dificultad para prestar atención

Como hemos dicho anteriormente, ninguno de nuestros aparatos se encontrará


en plenas facultades debido a la gran falta de alimentación en la que se
encuentran. Esto hará que no estemos en plena facultad para reaccionar
rápidamente a los estímulos de nuestro entorno e incluso tendremos problemas
para concentrarnos adecuadamente en las actividades que estemos realizando.

Irritabilidad

Debido al malestar que se padece durante la desnutrición, es posible que las


personas que la sufran se encuentren más irritables de lo común, o que incluso
puedan llegar a padecer depresión (Mandal, 2012).
Causas de la desnutrición

En un primer momento, una vez que dejamos de comer el cuerpo nos va a


mandar una señal, la de tener hambre, con el fin de que ingiramos los nutrientes
necesarios para su funcionamiento.

Si lo hacemos, tal y como ya sabemos dejaremos de tener hambre y nuestros


órganos por tanto, tendrán la energía que necesitan para funcionar de forma
correcta. A continuación, exponemos de forma breve las posibles causas que nos
llevan a sufrir desnutrición:

Experimentar hambre durante mucho tiempo

Si experimentamos hambre durante un largo período de tiempo llegaremos a


sufrir una gran desnutrición. Sin embargo, una persona puede sufrir desnutrición
por razones que no tienen nada que ver con el hambre.

Las personas que no tienen suficiente dinero para comer o que por otros factores
no puede ingerir alimentos podrían sufrir desnutrición si no consumen alimentos
que les proporcione los nutrientes, minerales y vitaminas necesarios.

Por enfermedad

Algunas personas se vuelven desnutridos porque tienen una condición o


enfermedad que les impide absorber o digerir sus alimentos adecuadamente.

Es decir, si somos celíacos como ya sabemos, tendríamos problemas intestinales


causados por una proteína, el gluten. Esta proteína impide a nuestro intestino
absorber los nutrientes necesarios, lo que desemboca en deficiencias
nutricionales. Por otro lado, también existen personas que tienen dificultades
para absorber nutrientes, son aquellas que padecen fibrosis quística (Homas,
2016).

Mala calidad en la alimentación

Un 90% de los estados de malnutrición son ocasionados por la deficiente calidad


o cantidad de los alimentos que se consume. En la actualidad, debido al estilo
de vida que tenemos es posible que caigamos en la desnutrición por no comer
de forma correcta y en algunas ocasiones, por no ingerir alimentos (Gómez,
2003).
Otras causas

Por otro lado, un 10% de las causas de la desnutrición son las infecciones tanto
enterales como parenterales así como defectos que puedan tener los niños de
forma congénita. Además, otra de las posibles causas puede ser debido al
nacimiento prematuro de éste o incluso por encontrarse durante períodos largos
hospitalizado (Gómez, 2003).

https://www.lifeder.com/caracteristicas-consecuencias-
desnutricion/?fbclid=IwAR1t3bXExMZn8cGH-
uar7yeQjebZCsTYHtCVtBr5j9xdOLXDlNDxUVyJqjo
Alimentación en la desnutrición
La desnutrición no un problema del pasado o que afecte solo a algunos países en vías de
desarrollo. En nuestras sociedades muchas personas la sufren, solo hay que saber
identificarla para poder prevenirla y tratarla.

Recomendaciones nutricionales para prevenir

Compartir contenido en Facebook Compartir contenido en Twitter Compartir contenido


en Google Plus Compartir contenido en Pinterest Compartir contenido en
Menéame Compartir contenido por email.

La medida de prevención de la desnutrición más evidente hace referencia a llevar una


alimentación lo más variada, completa, equilibrada y gratificante posible. Es fundamental
enfocar el momento de la comida como algo satisfactorio que nos aporta los nutrientes
necesarios, pero también la excusa perfecta para reunirnos y pasar ratos agradables
disfrutando de los alimentos.

Ante cualquier sospecha de desnutrición, o duda sobre la dieta diaria, las necesidades
calóricas y, especialmente, cambios injustificados en el peso, hay que consultar con un
especialista en dietética y nutrición. En casos donde el riesgo de desnutrición sea muy
elevado, no debemos dejar pasar el tiempo para poner remedio. Siempre es más fácil
remontar una desnutrición leve que una grave. Estas recomendaciones y consejos te
ayudarán a prevenir una posible desnutrición e incluso tratarla:

 Ser muy estrictos con la higiene en la preparación de los alimentos. En muchos


casos, las infecciones provienen de una elaboración deficiente. Hábitos tan
sencillos como el lavado frecuente de las manos, el hervido de alimentos
y conservación adecuada puede evitar muchos problemas.
 Fomentar la lactancia materna exclusiva. La OMS recomienda a nivel mundial este
tipo de alimentación hasta los seis meses de vida. Así se evita el uso de otros
alimentos que puedan estar contaminados o la ausencia de proteínas en la dieta
de los bebés y niños.
 Priorizar la alimentación adecuada en las madres. Tanto antes del embarazo,
como durante el mismo y el periodo de lactancia para asegurar la calidad
nutricional de la leche materna y frenar el bajo peso al nacer.
 Uso de agua potable.
 Intentar aportar ciertas cantidades de proteínas de alto valor biológico: carne,
pescado, lácteos y huevos a diario. Es posible usar también mezclas de cereales
con leguminosas y frutos secos.
 Insistir en la necesidad de tomar cereales, grasas, hortalizas como fuente de
calorías. Así las pequeñas cantidades de alimentos proteicos se pueden utilizar
para su finalidad de crear y recuperar tejidos y emplearla en el crecimiento infantil.
 Adecuar la dieta a las características propias de cada persona: gustos, costumbres,
estado fisiológico, etcétera. De esta manera, quizás en alguna ocasión tendremos
que triturar los alimentos si no se pueden masticar o tragar. También podemos
recomendar, en ocasiones, empezar a comer por el segundo plato para que sea el
más consumido, y adaptar las comidas principales a los horarios de mayor apetito
 Revisar el estado de la dentadura también es interesante, así como verificar que
la deglución se realiza correctamente.
 Enriquecer con métodos naturales las comidas: añadir queso, leche, huevo, nata,
aceite de oliva, mantequilla, frutos secos… que son productos calóricos y proteicos
y no ocupan mucho espacio por lo que no producen gran sensación de saciedad.
 Si con el enriquecimiento natural no es suficiente, valorar la necesidad de añadir
suplementación artificial a la dieta: son productos que se presentan en varios
formatos y sabores para añadir un extra de proteínas o calorías a la dieta. Sin
embargo, nunca deberían sustituir a las comidas, salvo en casos muy
excepcionales.
 Si todo lo anterior no funciona, pensaremos entonces en alimentación artificial,
pautada y dirigida por el equipo facultativo responsable. Como vemos, antes de
llegar a este último punto, hay mucho camino que recorrer en la prevención o
tratamiento de la desnutrición en nuestro medio y muchos recursos y
herramientas para poner en práctica.

https://www.webconsultas.com/dieta-y-nutricion/nutricion-y-
enfermedad/recomendaciones-nutricionales-para-prevenir-y-tratar-
la?fbclid=IwAR0lnBpGk7OZWnYdszQwUI6aIugngqimAJq0AkhHv-Wf167T_MtEa-I-
JDs

Похожие интересы