Вы находитесь на странице: 1из 11

Laboratorio de Química Inorgánica II

Bioinorgánica: Química de la clorofila

Bioinorganic: Chemistry of chlorophyll

Kelly Johanna Alarcón Vitar1, Hernando José Guerrero Durango2, Lucas Enrique

Humánez Galindo3, Diany Vanessa Reyes Ortiz4


1
Universidad de Córdoba. Colombia, Montería. Cristalina-1234@hotmail.com
2
Universidad de Córdoba. Colombia, Montería. Hernando-jose1996@hotmail.com
3
Universidad de Córdoba. Colombia, Montería. Lucashumanez@gmail.com
4
Universidad de Córdoba. Colombia, Montería. Dianyreyesortiz@gmail.com

Departamento de Química, Facultad de Ciencias Básicas, Universidad de Córdoba,

Carrera 6 No 76-103, km 3, Vía Cerete, Montería, Colombia.

Resumen

Los pigmentos clorofílicos son con toda seguridad el pigmento biológico más abundante

en la tierra y debe su color verde a su capacidad de absorber las fracciones roja y azul de la

luz solar, transmitiendo los demás colores cuya mezcla apreciamos en diversos tonos de

verde. [1] La práctica se realiza con el fin de extraer el ion metálico presente en la clorofila

y observar las implicaciones que éste tiene en el compuesto, además de eso, se reemplaza

el ión metálico por uno muy similar y a la vez se observan las nuevas características que

ocurren al realizar el cambio de metal. Para llevar a cabo la práctica, se extrajo el pigmento

de las hojas de espinaca y luego, el extracto se hizo reaccionar con ácido en presencia de
calor para facilitar la remoción del ion metálico que luego fue cambiado por zinc y cobre

al hacer reaccionar el extracto con una solución acuosa de sales de estos metales.

Palabras Claves: Pigmento, ion metálico, extracción.

Abstract

The chlorophyll pigments are certainly the most abundant biological pigment in the earth

and its green color owes its ability to absorb the red and blue fractions of sunlight,

transmitting the other colors whose mixture we appreciate in different shades of green. The

practice is done in order to extract the metal ion present in the chlorophyll and observe the

implications it has in the compound, besides that, the metal ion is replaced by a very

similar one and at the same time the new ones are observed characteristics that occur when

making the metal change. To carry out the practice, the pigment was extracted from the

spinach leaves and then, the extract was reacted with acid in the presence of heat to

facilitate the removal of the metal ion which was then changed to zinc and copper by react

the extract with an aqueous solution of salts of these metals.

Keywords: Pigment, metallic ion, extraction.

Introducción

La clorofila es uno de los muchos pigmentos que intervienen en la fotosíntesis. Es posible

una gran variedad de colores en las células fotosintéticas por combinación de clorofilas,

carotenoides amarillos y pigmentos azules y rojos [2]. La combinación del magnesio y sus

grupos coordinados en la clorofila tiene propiedades electrónicas que no poseen ni el metal

libre ni el ion, y puede absorber luz visible y utilizar la energía para la síntesis química [3].
La clorofila puede sufrir distintos tipos de alteraciones. La más frecuente, y la más

perjudicial para el color de los alimentos vegetales que la contienen, es la pérdida del átomo

de magnesio, formando la llamada feofitina, de un color verde oliva con tonos marrones, en

lugar del verde brillante de la clorofila. Esta pérdida del magnesio se produce por

sustitución por dos iones H+, y consecuentemente se ve favorecida por el medio ácido. La

pérdida es irreversible en medio acuoso, por lo que el cambio de color de los vegetales

verdes es un fenómeno habitual en procesos de cocinado, enlatado, etc. La clorofila b es

algo más estable que la clorofila a. Hay que tener en cuenta que los vegetales son siempre

ácidos, y que en el tratamiento térmico se liberan generalmente ácidos presentes en

vacuolas en las células, y que hacen descender el pH del medio. La feofitina es capaz de

unir eficientemente iones de Zn o de Cu en el lugar que ocupaba el magnesio, formando

pigmentos estables y de color verde atractivo. La toxicidad del cobre limita su uso, pero los

complejos cúpricos de clorofilas o clorofilidas están autorizados en la Unión Europea como

colorantes alimentarios en algunos productos [4].

Materiales y métodos

Extracción de clorofilas

Cortar las hojas de espinaca en tiras finas y macerarlas con un mortero con arena lavada y

acetona al 80%. Luego, se recolecta por decantación, la solución verde en un tubo de

ensayo. Aquí salen las clorofilas a y b mezcladas. Observar el color y la fluorescencia.

Separación de pigmentos

Machacar en un mortero el vegetal (hojas espinaca, por ejemplo) con un poco de alcohol.

Dejar macerar un tiempo. Agitar y filtrar el líquido obtenido recogiendo con el filtrado los
pigmentos de los cloroplastos. La solución está formada por tres pigmentos: la clorofila de

color verde, los carotenoides naranjas y las xantofilas amarillas. Tomar una fracción (la

mitad aproximadamente), del extracto alcohólico bruto de pigmentos, y añadirle, dentro de

un embudo de decantación, unos 5 cm3 de éter de petróleo o gasolina. Agitar suavemente

durante un tiempo y dejar que se separen las dos capas líquidas. Eliminar la capa inferior de

agua y alcohol. En la capa superior de gasolina o éter, de color verde oscuro, se encuentran

los pigmentos. Realizar sucesivos lavados añadiendo 10 cm3 de agua; agitando suavemente,

dejar decantar y eliminar la capa inferior acuosa.

Extracción del ion Mg2+

Se toman 2,0 ml de extracto de clorofila y se agregan 0,2 ml de HCl 0,1N. Se calienta el

baño de María para acelerar la reacción. Nótese el cambio de color y la fluorescencia.

Introducción de Zn y Cu en la feofitina

A la solución de feofitina, añádase una sal de Cu y Zn usando un volumen de solución

concentrada de la sal. Calentar por 1 minuto en baño de María, hasta que la solución pasa a

verde. Nótese los cambios de color y fluorescencia.


Resultados y discusión

Mediante la realización de la práctica se obtuvo un extracto de clorofila procedente de las

hojas de espinaca, el proceso de extracción se realizó con acetona como agente extractor.

Los pigmentos fotosintéticos pueden extraerse de los tejidos gracias a su solubilidad en

disolventes orgánicos como éter y benceno. Sin embargo, para que su extracción sea

completa, el primer paso - la trituración - no se realiza con estas sustancias sino con otras

que además de disolver los pigmentos sean solubles en agua, como acetona o alcohol

etílico, ya que gran parte del peso fresco de los tejidos vegetales corresponde al agua.

Posteriormente el extracto acetónico o alcohólico se mezcla con éter o benceno, en los que

se disuelven las clorofilas [5].

Los pigmentos clorofílicos son insolubles en el solvente universal llamado agua. Pero sí

son solubles (afinidad química) en solventes orgánicos como por ejemplo alcohol etílico y

acetona. A los solventes que extraen simultáneamente todos los pigmentos de la hoja se los

suele llamar extractantes. Existen otros solventes que presentan afinidad por algunos

pigmentos y se los llama separadores, como por ejemplo el tetracloruro de carbono y el éter

de petróleo.
Figura 1: Estructura química de la clorofila "a" y clorofila "b"

En el método de extracción simple, se utiliza como extractante el éter etílico y como

separador el agua. Estos dos solventes responden en forma diferente a los pigmentos

clorofílicos, como así también a sus diferencias físicas que hacen que sean dos líquidos no

miscibles y con diferente peso específico.

Figura 3: Extracto obtenido a partir


Figura 2: Extracto obtenido a
de clorofila y agua
partir de clorofila y éter etílico
En el segundo método de separación por cromatografía, se utiliza como extractante la

acetona y como separador el éter de petróleo y etanol. Este método se trata de una

separación más fina de los pigmentos, y se basa en la absorción y solubilidad diferenciales

de varias sustancias entre las que se incluyen los pigmentos [6].

Figura 4: separación cromatográfica de los componentes de la clorofila

Para la extracción del ión metálico se hizo reaccionar el extracto de clorofila luego de usar

éter etílico y agua con ácido clorhídrico concentrado, haciendo que la clorofila se convierta

en feofitina.

Figura 5: Extracto de clorofila


En un medio ácido y con calor, las clorofilas pueden pasar a feofitinas, estructura en la que

se sustituye el átomo de magnesio por un átomo de hidrógeno. El color característico de la

clorofila pasará a ser pardo oliváceo con este cambio.

Figura 6: Extracción del Mg2+ en la


clorofila

Figura 7: Color representativo de la feofitina

La inserción de los iones metálicos Zn2+ y Cu2+ se realiza al calentar la feofitina y hacerla

reaccionar con una solución acuosa de las sales de estos metales, al hacer esto, se recupera

el color verde característico de la clorofila.


Figura 8: Inserción de los iones metálicos de Zn y Cu y recuperación del color verde en la
clorofila

La modificación de la clorofila con los iones metálicos de Zn y Cu es más estable con el

Cu2+ ya que éste posee un radio iónico (con un valor de 0,69 Ǻ) similar al que posee el

átomo de Mg (0,64 Ǻ).

Las clorofilas tienen típicamente dos tipos de absorción en el espectro visible, uno en el

entorno de la luz azul (400 - 500 nm de longitud de onda), y otro en la zona roja del

espectro (600 - 700 nm); sin embargo reflejan la parte media del espectro, la más nutrida y

correspondiente al color verde (500 - 600 nm). Esta es la razón por la que las clorofilas

tienen color verde y se lo confieren a los organismos, o a aquellos tejidos, que tienen

cloroplastos activos en sus células, así como a los paisajes que forman.
Conclusiones

Al realizar la práctica se pudo observar el cambio de color que ocurre en la clorofila cuando

de ésta se extrae su ion metálico, al realizar esto, se observó que el compuesto extraído se

tornó de color pardo. En la naturaleza, el cambio en la coloración verde a marrón pardo en

los cloroplastos implica una degradación de las clorofilas, provocando diferentes

alteraciones en los alimentos como lo puede ser la pérdida de acidez del alimento y por

ende, provocando una disminución de la calidad del mismo.

Referencias

[1] Manrique Reol, Esteban, Los pigmentos fotosintéticos, algo más que la captación de luz

para la fotosíntesis. Ecosistemas [en línea] 2003, XII (enero-abril): [Fecha de consulta: 20

de mayo de 2018] Disponible en:<http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=54012108> ISSN

1132-6344.

[2] B. E. Douglas, D. H. McDaniel, J. J. Alexander. Conceptos y modelos de química

inorgánica. Barcelona: Universidad de Murcia, 1994, p. 719.

[3] R. E. Dickerson, H. B. Gray, M. Y. Darensbourg, D. J. Darensbourg. Principios de

química. Barcelona: Universidad de Murcia, 1992, p. 718.

[4] M. A. Calvo. « Bioquímica de los alimentos» Rev. Colomb. Quím., vol. 40, nº 4, p. 2,

2015. [Fecha de consulta: 20 de mayo de 2018] Disponible en:

<http://milksci.unizar.es/bioquimica/temas/pigmentos/clorofila.html>.
[5] C. A. González. Pigmentos fotosintéticos. [En línea]: [Fecha de consulta: 20 de mayo de

2018] Disponible en: <http://www.botanica.cnba.uba.ar/Trabprac/Tp6/Pigmentos.htm>

[6] C. A. González. Pigmentos fotosintéticos. [En línea]: [Fecha de consulta: 20 de mayo

de 2018] Disponible en: <http://www.botanica.cnba.uba.ar/Trabprac/Tp6/Pigmentos.htm>