Вы находитесь на странице: 1из 2

TÍTULO: LA IMPORTANCIA DE LA ORACIÓN EN LA VIDA DEL

CRISTIANO
Base Bíblica: Lucas 11:1-13
Introducción:
¿Cuál es la causa de la mayoría de las recaídas? Yo creo, por regla general, que una de
las principales causas es la negligencia en la oración privada. Por supuesto, la historia
secreta de las caídas no habrá de conocerse hasta el día postrero. Lo único que puedo
es dar mi opinión como ministro de Cristo y estudiante del corazón. Esa opinión es, lo
repito con claridad, que la recaída generalmente comienza con la negligencia en la
oración privada. J.C. Ryle

El Señor Jesús nos enseñó la importancia de orar, desarrollando intimidad con Dios. Él
mismo nos compartió un modelo para orar que está contenido en el Padre nuestro y que
registran tres de los Evangelios. Cuando procuramos la Presencia del Señor, Él nos
revela Su voluntad y nos guía camino a la victoria personal y espiritual. No podemos
desconocer que el Señor Jesús tenía como disciplina diaria la oración. Era parte de su
estilo de vida. Hoy en día vemos como infinidad de creyentes se dedican a orar, pero
cuando reciben respuesta a sus peticiones, inmediatamente se olvidan del Dios que
respondió a su clamor.

I. El Señor Jesús enseñó con su propia búsqueda de Dios, la importancia de orar


(Lucas 11:1-4)
1. En los discípulos del Señor Jesús había anhelo por aprender a orar (v. 1 b)
2. El Señor Jesús enseñaba con su ejemplo la necesidad de orar (v. 1 b)
3. El Señor Jesús enseñó que la oración se dirige al Padre celestial, dueño de
todo el poder (v. 2)
4. Glorificar a Dios
5. Reconocer la grandeza de Dios
c. Pedir que viniera Su Reino
4. El Señor Jesús enseñó la necesidad de depender de Dios en oración (v. 4)
5. El Señor Jesús nos enseñó la importancia de orar para pedir fortaleza de Dios
para perdonar y pedir perdón cuando ofendemos a alguien (v. 4)

II. El Señor Jesús nos enseñó que la oración debe ocupar un lugar muy
importante en nuestra vida
1. El Señor Jesús oraba antes de comenzar su jornada (Marcos 1:35)
2. El Señor Jesús oraba antes de tomar grandes decisiones (Lucas 6.12, 13)
3. El Señor Jesús oraba cuando terminaba sus jornadas (Mateo 14:23)

III. El Señor Jesús nos enseñó que debemos orar por nuestra vida personal,
familiar y desenvolvimiento ministerial
1. El Señor Jesús oraba para agradecer al Padre celestial (Marcos 8:6, 7)
2. El Señor Jesús oraba cuando ministraba (Mateo 15:36)
3. El Señor Jesús oraba para que ocurrieran milagros (Juan 11:41, 42)
4. El Señor Jesús oraba en los tiempos de angustia (Juan 12:27, 28)
5. Glorificaba a Dios
6. Reconocía el poder y la voluntad de Dios
7. El Señor Jesús se sometió a la voluntad de Dios (Lucas 23:46)
Conclusión:
Como el Señor Jesús, que es y seguirá siendo siempre nuestro Maestro, que brinda
enseñanza con el ejemplo, debemos comenzar y terminar las jornadas en oración.
Cuando leemos las Escrituras aprendemos que nuestro Salvador le concedía particular
importancia a la oración. De Él aprendemos que, por encima de todo, orar es y debe ser
en nosotros una necesidad. Jamás olvide que orar se aprende orando. Tenga presente
además que la mejor manera de enseñar a nuestra familia sobre la importancia de orar,
es cuando nosotros mismos tenemos ese principio, el de orar. Hoy es el día para
comenzar.