Вы находитесь на странице: 1из 6

Elaboración de cestería en poblaciones recluidas en centros penitenciarios, como motivación

de proyecto de vida.

VICTOR BEDOYA MORALES

UNIVERSIDAD ANTONIO NARIÑO SEDE CARTAGO


PROGRAMA DE PSICOLOGIA
PSICOLOGÍA EDUCATIVA
CARTAGO – VALLE
Elaboración de cestería en poblaciones recluidas en centros penitenciarios, como motivación
de proyecto de vida.

VICTOR BEDOYA MORALES


Trabajo presentado para la nota del primer corte

Docente:
Margarita Arcila

UNIVERSIDAD ANTONIO NARIÑO SEDE CARTAGO


PROGRAMA DE PSICOLOGIA
PSICOLOGÍA COMUNITARIA
CARTAGO – VALLE MARZO 2019
Ensayo sobre la liberación, basado en la película “Una noche de 12 años”

Esto es un ensayo sobre la soledad, sobre hombres que les han quitado todo y que deben de enfrentar una crisis
que interrumpe su condición humana, un ensayo sobre la lucha incansable frente a una dictadura, la resiliencia y
resistencia también. El tratar de responder ¿Cómo hacen para dotar la existencia de sentido para seguir subsistiendo?
Una cuestión que sería, la finalidad de este ensayo y para intentar responder este interrogante, es necesario hacer una
descripción de la película “la noche de 12 años” y tomando como base aspectos que van, principalmente, por un
empoderamiento personal y una psicología de la liberación de Martin Baro (1.984) y finalmente, es importante
destacar, en todo el ensayo, el marcado dilema de la psicología comunitaria entre la liberación de una persona o la
liberación de un pueblo, dilema que la psicología comunitaria, en un pasado, generaba poco claridad.

Aunque al analizar la película y plantearse este interrogante que se hizo al principio, se sintiera que podría ser
más una observación sacada de Viktor Frankl, desde la corriente del humanismo, una novela sobre el hombre en su
determinante búsqueda de sentido, pero también se puede analizar desde la psicología comunitaria, y esto es porque,
tiene como fondo una ruptura con las cadenas de la opresión personal como de las cadenas de la opresión social, eso
que ideológicamente algunos psicólogos deciden llamar “desesperanza aprendida”, como si fuera un problema de
orden puramente intraindividual, involucra una lucha directa con las fuerzas estructurales que les mantienen
oprimidos, privados de control sobre su existencia y forzados a prender la sumisión y a no esperar nada de la vida
(Freire P. F., 1978). Es aquí donde el papel de este ensayo, basado en la película, entra en argumento.

La película cuenta la historia de tres hombres, una reconstrucción del calvario carcelario de los entonces
guerrilleros José Mujica, Mauricio Rosencof y Eleuterio Fernández Huidobro, durante la dictadura militar en
Uruguay.

“Como director me considero un explorador de la condición humana y esta historia me ha ofrecido la


ocasión de ahondar en lo que permite que una persona lo siga siendo y no se convierta en un animal”. Lo
explica Álvaro Brechner (Montevideo, 1976), realizador uruguayo que lleva 20 años residido en España y que
ha desenterrado este episodio negro de la historia de su país, centrándose en tres de esos presos: José Mujica,
que llegó a presidente a los 75 años en el 2.010; Eleuterio Fernández Huidobro, que fue ministro de Defensa y
murió en 2016, y el escritor Mauricio Rosencof. Aunque al cineasta le interesa más el aspecto humano que el
histórico.

Película:

“Año 1973. Uruguay está bajo el poder de la dictadura militar. Una noche de otoño, nueve presos
Tupamaros son sacados de sus celdas en una operación militar secreta. La orden es precisa: "como no
pudimos matarlos, vamos a volverles locos". Los tres hombres permanecerán aislados durante 12 años. Más
de una década, en diminutas celdas en dónde pasarán la mayoría del tiempo encapuchados, atados, en
silencio, privados de sus necesidades básicas, apenas alimentados, y viendo reducidos al mínimo sus
sentidos.” (Brechner Á. , 2018)

Así comienza la descripción inicial de la película, una introducción que acerca al público a un primer
pantallazo de esta historia, sin embargo, no resume en total la consecuencias trágicas y traumáticas que
suscitan esa dominación a la que fueron sometidos los personajes en el tramo de la película y es que, las
escenas que describen ese malgastado trasfondo de opresión latinoamericana y de lucha social en las ya,
conocidas dictaduras y guerras de guerrilla, son muchas. Ese marcado absolutismo y ese “limitamiento” por
así decirlo, de los derechos humano, evidentes en casi toda la obra. Lleva a pensar que se puede, desde la
psicología social o comunitaria, decir y, sobre todo, hacer algo que contribuya significativamente a dar
respuesta a los problemas cruciales de los pueblos en Latinoamérica, porque en esta rama de la psicología y
más que en ninguna otra, tiene validez aquello que un psicólogo comunitario no debe cifrarse tanto en
explicar el mundo sino en transformarlo. Y es ahí donde muchos psicólogos de esta, joven disciplina, que
empezaba en crecer en Latinoamérica, se apoyaron a dar un cambio de las raíces anglosajonas y europeas,
como diría Maritza Montero (2.004) en una conferencia en Colombia, “dejar de mirar hacia afuera y empezar
a ver hacia adentro”, porque todas las corrientes y metodologías estaban basadas en contextos socioculturales
Americanos y Europeos, las realidades sociales en Latinoamérica eran distintas y son distintas, los enfoques
para determinar estas dinámicas sociales implican que se les de diferentes accionarios y este es otro tema
particular de esta psicología liberadora, un matiz donde el psicólogo comunitario debería tener más acción, ser
más participe y salir más allá de una psicología clínica, adentrarse a una comunidad que además lo exigía.
Además, se determinaba como esté, el psicólogo, también hacia parte de esa transformación. Es “impensable”
entonces que, un terapeuta social y comunitario no se viera afectado, por así decirlo, y entrara en esa mutación
que caracteriza esta disciplina en continuo movimiento y cambio. (Montero, 2004)

La psicología de la liberación de Martin Baro (1.984) la cual nos acerca a considerar que la Psicología comunitaria
debe trabajar por la liberación de los pueblos latinoamericanos, un proceso que, lo llevo a actos arriesgados y a un
asesinato marcado por esa opresión social en el Salvador. Un pensamiento compartido también, por los protagonistas
de la película, esa imbatible lucha contra un régimen dictador y tirano, que generaba conflictos para la sociedad de
Uruguay en esa época. Asimismo, fundamentos esenciales como mostró la “alfabetización conscientizadora” de Paulo
Friere (1.978) evidente en una de las escenas de la película en donde el escritor, Mauricio Rosencof, gracias a sus
capacidades de escritura logra obtener algunos beneficios, por escribir unas cartas de amor que un general le solicitaba
para una chica que le gustaba, mientras estaba avasallado de su libertad. El mismo José Mujica, al decirle a la
terapeuta que su “cura” era la lectura y escritura; utilizar su mente en esas actividades, da fe entonces de lo que
planteaba Friere (1.970) El proceso educativo como una acción cultural, imprescindible para el cambio social y el
sentamiento de una sociedad formada por hombres y mujeres libres. Una acción pedagógica y política cuya piedra
angular residía en la alfabetización crítica de pueblos silenciados por estructuras de dominación social, económica y
cultural. (Freire P. , 1970). Sirve entonces para poner en perspectiva el que, la dominación de los opresores se va a
caracterizar o por lo menos seria unas de las herramientas, el quitarle al pueblo ese poder que tiene la alfabetización y,
sobre todo, la alfabetización critica, porque un pueblo ignorante es un pueblo sumiso.
Sin embargo, haciendo un punto aparte de lo que se ha venido exponiendo, la psicología comunitaria
entraría en un dilema, ya que es poco clara en la íntima relación entre desalineación personal y desalineación
social, entre control individual y poder colectivo, entre liberación de una persona y liberación de todo un
pueblo. Ya lo diría Martin Baro (1.984) con frecuencia la psicología comunitaria ha contribuido a obscurecer
la relación entre enajenación personal y opresión social, como si las patologías de las personas fuera algo
ajeno a la historia y a la sociedad o como si el sentido de los trastornos comportamentales se agotara en el
plano individual. Aquí se plantea este dilema puesto que, en la película existe un trasfondo muy particular y
es el que, en un aislamiento individual, siempre buscaban (los personajes) mantenerse en contacto, no se
puede plantear entonces que este individualismo al que estaban confinados los mantuviera en una resistencia
casi irreal, era precisamente el componente social, el mantenerse en contacto, en grupo, lo que los protegía y
ayudaba a conservar fuerzas para luchar y surgir como sociedad. Una forma de responder el interrogante
inicial, como sociedad, es la forma que tuvieron para dotar la existencia de sentido, desde unas fortalezas
individuales y un aferrarse a unos recuerdos de sus hijas y familiares para poder seguir subsistiendo juntos.

La psicología explica siempre o por lo menos ha sido su filosofía, expresar la necesidad de liberación
personal, es decir, la exigencia de que las personas adquieran control de su propia existencia y sean capaz de
orientar su vida hacia aquellos objetivos que se propongan como valiosos, un empoderamiento de sus
capacidades y facultades, que sean conscientes de sus metas y de su felicidad personal. (Frankl, 1979) Es
aquí, llevando este ensayo a la conclusión final y manteniendo esa íntima relación, en donde la importancia de
un bien común genera una satisfacción social, porque el desarrollo de una buena realización como persona, de
estar en un contexto que facilite ese bienestar individual, una buena red de apoyo, aseguraría que ese
individuo, sea un buen elemento para la sociedad.
Bibliografía
Brechner, A. (Dirección). (2018). Una noche de 12 años [Película].

Brechner, Á. (Dirección). (2018). Una noche de 12 años [Película].

Frankl, V. E. (1979). El hombre en busca de sentido. Barcelona: Herder S.A.

Freire, P. (1970). Pedagogia del oprimido. Montevideo: Tierra Nueva.

Freire, P. F. (1978). Educación liberadora. Madrid:: Zero.

Martín-Baró, I. (1984). Guerra y salud mental. Estudios centroamericanos, 429(430), 503-514.

Montero, M. M. (2004). Introducción a la psicología comunitaria. Desarrollo, conceptos y procesos. Buenos


Aires: Paidos .