Вы находитесь на странице: 1из 3

Nota técnica - Proceso de monohidrato para ceniza de soda de

Wyoming Trona
Muraoka, D.
Organización: El Instituto Americano de Ingenieros Mineros, Metalúrgicos y Petroleros.
Páginas: 2
Fecha de publicación: 1 de enero de 1986

Introducción La ceniza de sosa, carbonato de sodio anhidro, se produce a


partir de depósitos de trona subterráneos que se producen en la cuenca del río
Green en el suroeste de Wyoming. Stauffer Chemical Co. de Wyoming, una
subsidiaria de propiedad conjunta de Stauffer Chemical Co. y Rocky Mountain
Energy Co., extrae la trona y la procesa en ceniza de soda de alta
pureza. Stauffer Wyoming ha estado en operación desde 1962 con una
capacidad de producción actual de aproximadamente 1.8 Mt (2 millones de
toneladas) por año de ceniza de soda. La refinería tiene cinco trenes
operativos paralelos que utilizan el proceso de monohidrato, que es una serie
de operaciones de unidades de procesamiento químico que se describen a
continuación.
Cribado y trituración
La trona extraída se lleva a la superficie en dos saltos de mineral de
contrapeso. Inicialmente, el mineral se analiza con la alimentación de refinería
(menos que el material del tamaño del nivel del pico) que ingresa al proceso. El
gran tamaño se transmite a una reserva al aire libre. El mineral se recicla de
debajo de la reserva a través de alimentadores de cono, según lo requiera la
refinería. El mineral se transporta a trituradoras de tipo martillo y se tamiza. La
alimentación de la refinería entra en el proceso y el tamaño excesivo se recicla
a las trituradoras.

Calcinación
El primer paso para refinar la trona a la ceniza de sosa es calcinar el mineral
de trona. Esto se logra en hornos concurrentes de flujo rotatorio que se
encienden directamente con gas natural. [2 (Na CO NaHCO 2H O) Calor 3Na
CO + 5H20 + CO 2 3 ~ 3 ~ 2 ~~ 2 32] El mineral de trona se alimenta al horno
en el extremo del quemador y se mezcla íntimamente con los gases de escape
calientes del horno. quemador. Se evita el contacto directo con la llama. El
mineral se mueve hacia abajo del horno por gravedad y rotación ayudado por
los levantadores internos del horno. Los gases de escape se limpian hasta un
99% de eliminación de partículas y se descargan a la atmósfera.

Disolución de la trona calcinada


La trona calcinada se transporta desde la descarga del horno a un dispositivo
de disolución del tambor rotatorio donde se mezcla con agua y solución débil
(solución insaturada de trona calcinada en agua). La trona calcinada es
soluble, mientras que las impurezas, principalmente el esquisto, son
insolubles. La descarga del disolvente es una suspensión que contiene
solución saturada (aproximadamente un 30% de trona calcinada disuelta en
agua), trona calcinada sin disolver, impurezas insolubles e impurezas
orgánicas. La descarga del disolvente se introduce en un clasificador de
rastrillo que realiza la primera separación sólido / líquido en el proceso al
eliminar el material pesado no disuelto de la solución saturada. Este material
no disuelto se transporta a un segundo disolvente de tambor rotativo y se
mezcla con agua para disolver cualquier trona calcinada restante. El disolvente
secundario se descarga en un segundo clasificador de rastrillo que separa los
sólidos del líquido. Los sólidos ahora son principalmente impurezas insolubles
con muy poca trona calcinada no recuperada. Estos desechos son
transportados a estanques de evaporación para su eliminación. El líquido del
rastrillo secundario se recicla al sistema de solución débil de los disolventes
primarios. Volviendo al clasificador de rastrillo primario, la solución saturada
que contiene lodos insolubles suspendidos se bombea a un espesante. Se
agrega floculante para ayudar a la sedimentación de los lodos
suspendidos. Los lodos floculados se recogen en la parte inferior del espesante
y se bombean a filtros de tela de vacío. La solución saturada adherida se
separa de los lodos que permanecen en la tela del filtro. La solución
recuperada se devuelve al sistema de solución débil de los disolventes. Los
lodos se resuspenden y se bombean a los estanques de evaporación para su
eliminación. La solución saturada, que contiene algunos lodos insolubles
suspendidos junto con las impurezas orgánicas, desborda el espesante.

Filtrado de la solución saturada


La solución saturada que se desborda en el espesador ingresa a un tanque de
retención donde se bombea a un banco de filtros de hojas de presión. Los
lodos suspendidos se capturan en las hojas del filtro mientras la solución
saturada limpia se bombea a los filtros de pulido. Los filtros de pulido también
son del tipo de presión de la hoja, destinados a eliminar los sólidos
suspendidos que puedan pasar los filtros primarios. Las impurezas orgánicas
se eliminan con carbón activado. La solución purificada ahora está libre de
lodos insolubles y tiene la mayoría de las impurezas orgánicas eliminadas.

Cristalización y secado del monohidrato


La solución saturada purificada se bombea a los los cristalizadores
evaporativos. La solución se hace circular desde el recipiente del cristalizador a
través de un intercambiador de calor. El contacto indirecto con el vapor en el
intercambiador de calor hace que la solución saturada hierva, cristalizando así
la ceniza de sosa en su forma de monohidrato. La densidad del cristal de la
suspensión se mantiene en el cristalizador mediante la alimentación simultánea
de solución saturada reciente y la extracción de la suspensión.