Вы находитесь на странице: 1из 2

Decidirse a abandonar el consumo de alcohol

Muchas personas con problemas con el alcohol no pueden decir cuándo su consumo de la bebida está fuera de
control. Usted probablemente tiene un problema de alcoholismo cuando su cuerpo depende del alcohol para
funcionar y su consumo le está causando problemas con su salud, su vida social, su familia o su
trabajo. Reconocer que tiene un problema de alcoholismo es el primer paso para lograr estar libre del alcohol.
Hable con su proveedor de salud sobre su consumo de alcohol. Su proveedor puede ayudarlo a encontrar el mejor
tratamiento.
¿Está listo para cambiar?
Usted puede haber intentado dejar de beber alcohol muchas veces en el pasado y sentir que no tiene ningún
control sobre éste. O tal vez esté pensando en dejar de beber, pero no está seguro de si está listo para comenzar.
El cambio tiene lugar en etapas y con el paso del tiempo. La primera etapa es estar listo para cambiar. Las etapas
importantes que siguen abarcan:
Pensar en las ventajas y desventajas de dejar de beber.
Hacer pequeños cambios y pensar en cómo enfrentar las partes difíciles, como qué hacer cuando esté en una situación en la
que normalmente bebería.
Dejar de beber.
Llevar una vida libre del alcohol.
Muchas personas van y vienen a través de las etapas de cambio varias veces antes de que el cambio realmente
dure. Planee con antelación lo que hará si tiene un desliz. Trate de no desanimarse.
Cambios del estilo de vida que pueden ayudar
Para ayudar a controlar su consumo de alcohol:
Evite las personas con las que usted normalmente bebería o los lugares donde tomaría.
Planee actividades que disfrute y que no impliquen beber.
Mantenga el alcohol fuera de su hogar.
Siga su plan para manejar las ganas de beber. Recuérdese a sí mismo por qué decidió dejar de beber.
Hable con alguien de confianza cuando tenga ganas de beber.
Invéntese una manera amable pero firme de negarse a beber cuando le ofrezcan un trago.
Recibir ayuda de los demás
Después de hablar con el médico o un asesor en alcoholismo sobre su consumo de alcohol, probablemente lo
remitirán a un grupo de apoyo o un programa de rehabilitación para alcohólicos. Estos programas:
Le enseñan a la gente acerca del consumo excesivo de alcohol y sus efectos.
Ofrecen asesoría y apoyo sobre cómo mantenerse alejado del alcohol.
Brindan un espacio en donde usted puede hablar con otras personas que tienen problemas con el alcohol.
Usted también puede buscar ayuda y apoyo de:
Familiares o amigos de confianza que no beben.
Su sitio de trabajo, el cual puede tener un programa de ayuda al empleado. Estos programas ayudan a los empleados con
problemas personales como el consumo de alcohol.
Grupos de apoyo como Alcohólicos anónimos (AA) -- www.aa.org.
Abstinencia del alcohol
Usted puede estar en riesgo de sufrir los síntomas de la abstinencia al alcohol si deja de beber de manera
repentina. Si usted está en riesgo, probablemente necesitará estar bajo cuidado médico mientras deja de beber.
Analice esto con su proveedor o consejero sobre alcoholismo.
Nombres alternativos
Trastorno por consumo de alcohol - dejar de beber; Abuso de alcohol - dejar de beber; Dejar la bebida; Abandonar
el alcohol; Alcoholismo - decidirse a dejar de tomar
No existe una fórmula mágica, pero sí algunas pautas de actuación que pueden ayudar a
padres y madres en esta difícil tarea.
Enseñar comportamientos y hábitos saludables, actitudes favorables al propio cuidado, promover
una comunicación fluida y un clima familiar afectivo positivo, donde prevalezcan las actitudes
de reconocimiento y respeto, son algunas pautas generales de actuación que nos pueden
ayudar.
También es importante establecer un sistema coherente de normas y límites, adaptados a la edad
de nuestras hijas e hijos; ayudarles a desarrollar actitudes críticas, enseñarles a asumir
responsabilidades y practicar recursos de autocontrol, de manera que favorezcamos su
autonomía, su seguridad y puedan tomar decisiones de manera más responsable. También
es aconsejable regular nuestro propio consumo de alcohol (si lo tenemos), llevando a cabo
un consumo responsable, moderado y respetuoso.
Si ya existe una sospecha de consumo, debemos actuar con prudencia, valorando la dimensión y la
gravedad del problema, tratando de ajustar nuestra reacción a la situación de forma
proporcionada. Es importante que conozcamos las circunstancias del consumo, saber el tipo
de relación que nuestra hija o hijo está manteniendo con el alcohol (experimental, como
diversión, como forma de relacionarse,...), y debemos apostar siempre por la comunicación y
el diálogo.
Es normal sentir angustia, preocupación y desorientación, pero la pérdida de control, el alarmismo
y las actitudes persecutorias, solo ocasionan más angustia. Por eso debemos evitar las
acusaciones, el bombardeo de preguntas, las actitudes de vigilancia y posturas
excesivamente rígidas y coercitivas. Tampoco debemos actuar con indiferencia ante una
sospecha o evidencia de consumo. No es recomendable registrar pertenencias y
habitaciones porque los hijos lo viven como una traición a la confianza.
Drogas
El consumo de drogas, además de poder generar una adicción, puede comportar problemas de salud, familiares,
sociales, educativos, ... tanto en las personas con dependencia a las drogas como en aquellas que consumen sin tener
una adicción.
Hay que tener presente que muchas personas no quieren dejar de consumir algún tipo de drogas o que durante un
tiempo de su vida en consumirán, por eso hay que desarrollar también servicios e intervenciones dirigidas a disminuir
los riesgos / daños para la salud que representa el consumo de drogas a pesar de la persistencia de este consumo. Estas
estrategias se denominan reducción de daños o reducción de riesgos.
Aunque estamos lejos de saber exactamente por qué algunas personas toman drogas y otras no, actualmente
disponemos de información sobre algunos de los factores que facilitan que una persona pueda desarrollar problemas
relacionados con el consumo de drogas.
Es decir, no hay una causa concreta que lo explique. Pero pueden tener lugar varias circunstancias que favorezcan o
eviten este proceso:
Cuidar la salud emocional
Preguntas frecuentes que a menudo se hacen las madres y los padres
Factores de riesgo
Los elementos que aumentan la probabilidad de que una persona abuse de las drogas se conocen como factores de
riesgo.
Factores sociales: como el hecho de vivir en un entorno muy desfavorecido
Factores familiares: como la falta de lazos con la familia o que los padres tengan actitudes favorables hacia el consumo
de drogas
Factores escolares: como por ejemplo, experimentar fracaso escolar
Factores individuales o interpersonales: como presentar problemas de conducta de manera precoz y persistente.
Factores de protección
Asimismo, se conocen algunos factores de protección que actúan de manera inversa a los anteriores: reduciendo la
probabilidad de que una persona tome drogas o presente problemas por esta causa. Algunos factores de protección son:
La capacidad para pensar de manera crítica,
El hecho de tener una buena adaptación en la escuela,
Tener habilidades para comunicarse y relacionarse con los demás, o el hecho de haber desarrollado vínculos
emocionales positivos entre los padres y los hijos.
Prevenir el consumo de drogas (y las drogodependencias) conlleva reducir los factores de riesgo y potenciar los factores
de protección. Esto no garantiza del todo que una persona no llegue nunca a tomar drogas, pero lo hará menos
probable.