Вы находитесь на странице: 1из 19

Rev Inv Vet Perú 2013; 24(2): 131-149

ARTÍCULO DE REVISIÓN

TOXOPLASMOSIS EN Felis catus: ETIOLOGÍA, EPIDEMIOLOGÍA Y


ENFERMEDAD

TOXOPLASMOSIS IN FELIS CATUS: ETIOLOGY, EPIDEMIOLOGY AND DISEASE

Raiden Grandía G.1,3, Ángel Entrena G.1, Jeddú Cruz H.2

RESUMEN

Toxoplasma gondii es el agente causal de la toxoplasmosis, zoonosis reemergente y


cosmopolita, que afecta a hospederos intermediarios y definitivos. El gato doméstico es
el hospedero definitivo más cercano al ser humano que desarrolla la forma sexuada del
parásito y es el productor de ooquistes, de allí que su presencia es esencial en el ciclo
biológico de T. gondii. Las investigaciones en el gato a nivel mundial son escasas debido
principalmente a la complejidad en la toma de muestra; sin embargo, se dispone de
conocimientos sobre la taxonomía, morfología, ciclo biológico y biología molecular, así
como, sobre la distribución geográfica, sus hospederos, la resistencia al ambiente, las
vías de transmisión, fuentes de contaminación y factores de riesgo asociados con la
infección dentro de esta especie y hacia otras vulnerables. Además, se han realizado
trabajos para comprender la patogenia, manifestaciones clínicas, lesiones
anatomopatológicas, inmunidad, diagnóstico y control de este agente biológico.

Palabras clave: toxoplasmosis, Felis catus, gato doméstico

ABSTRACT

Toxoplasma gondii is the causal agent of toxoplasmosis, a re-emerging and


cosmopolitan zoonosis, affecting intermediate and definitive hosts. The domestic cat is
the definitive host closer to the human that develops the sexual form of the parasite and
it is the producer of oocysts. For this, its presence in the environment is essential in the
biologic cycle of T. gondii. Research in cats worldwide is limited principally due by the
complexity in the sampling; however, those studies have developed knowledge about
taxonomy, morphology, biologic cycle and molecular biology, as well as its geographic

1
Centro Nacional para la Producción de Animales de Laboratorio, CENPALAB, 2 Instituto Nacional de
Endocrinología, INEN, La Habana, Cuba
3
E-mail: raiden@cenpalab.inf.cu

131
R. Grandía et al.

distribution, hosts, resistance to environment, transmission patterns, contamination


sources and rick factors associated to infection in this species and in other vulnerable
species. Besides, studies have been conducted for the understanding of the pathogeny,
clinical signs, anatomo-pathological lesions, immunity, diagnosis, and control of this
biologic agent.

Key words: toxoplasmosis, Felis catus, domestic cat

Introducción alimentarios. La población humana adulta


presenta entre el 20 y el 70% de evidencia
Toxoplasma gondii (T. gondii) fue serológica por infección previa con el parási-
descrito por primera vez por Nicolle y to (títulos altos de anticuerpos IgG), estimán-
Manceaux, quienes en 1908 aislaron este pro- dose en más de un billón de individuos afec-
tozoo de células mononucleares del bazo e tados a nivel mundial (Dubey, 2010a).
hígado de un roedor africano (Ctenodactylus
gundi) (Dubey, 2010a). En un principio fue Esta revisión bibliográfica sobre T.
considerado como una especie de Leishmania, gondii aborda la morfología, ciclo biológico,
pero un año después, tras mayores estudios, transmisión, diferenciación genética de las
se concluyó que se trataba de una nueva es- cepas, inmunidad, diagnóstico, tratamiento,
pecie y la denominaron T. gondii por su for- control y estrategias de vacunación (Dubey,
ma arqueada (del griego toxon = arcos) y por 2008).
el nombre vulgar del roedor en el que fue
hallado, el gondi (Nicolle y Manceaux, 1908). Clasificación Taxonómica
En paralelo, Splendore descubre el mismo
parásito en un conejo de laboratorio en São La clasificación inicial del género
Paulo, Brasil, considerándolo como un pará- Toxoplasma se basó en el tipo de hospedero.
sito intracelular obligado (Dubey, 2010a). Así se tuvo nueve especies: T. alencari, T.
bahiensis, T. brumpti, T. colubri, T. gondii,
Este protozoo parasita a numerosas es- T. hammondi, T. pardalis, T. ranae y T.
pecies acuáticas y terrestres, fundamental- serpai. Luego, en los años 30 se observó que
mente a mamíferos y aves; sin embargo, los los ciclos biológicos y las características
felinos son los únicos hospederos de la forma inmunológicas de todas estas especies eran
sexuada del parásito y productores de idénticos, por lo que se les agrupó bajo una
ooquistes, por lo que su presencia es esencial misma especie: T. gondii (Gómez, 2004). T.
en su ciclo biológico (Montoya y Remington, gondii se incluye dentro del Phylum
2004; Jones y Dubey, 2010). Apicomplexa, Clase Sporozoea, Subclase
Coccidia, Orden Eucoccidida, Suborden
T. gondii es el agente causal de la Eimeriina, Familia Sarcocystidae y Subfamilia
toxoplasmosis, zoonosis reemergente y cos- Toxoplasmatinae (Petersen y Dubey, 2001).
mopolita, que cursa generalmente
asintomática, con síntomas muy sutiles co- Morfología
munes a otras afecciones. Es de transmisión
horizontal y vertical, y aunque la segunda es Existen tres estadios infecciosos de T.
menos frecuente, puede causar abortos o al- gondii para todos los hospederos:
teraciones en el feto si la primoinfección ocu- esporozoítos (en ooquistes esporulados como
rre durante la gestación. La seroprevalencia forma resistente al medio ambiente),
está relacionada, entre otros factores, con las taquizoítos (individualmente o en grupos y con
condiciones de vida, higiene y hábitos multiplicación rápida) y bradizoítos (en quis-

132 Rev Inv Vet Perú 2013; 24(2): 131-149


Toxoplasmosis en Felis catus

tes tisulares y con multiplicación lenta) (Dubey de bradizoítos con forma de media luna, cada
y Lappin, 1998). uno de aproximadamente 7 x 1.5 µm de ta-
maño (Jones y Dubey, 2010). La estructura
Ooquiste y esporozoíto del bradizoíto difiere levemente del taquizoíto;
sin embargo, a diferencia del esporozoíto y
Los ooquistes sin esporular son del taquizoíto, este carece de lípidos y el nú-
subesféricos a esféricos y miden de 10 a 12 mero de roptrias y gránulos densos es infe-
µm de diámetro, mientras que los esporulados rior, mientras que el número de micronemas
son subesféricos a elipsoidales y miden de y gránulos de amilopectina es superior. Los
11 a 13 µm de diámetro. Cada ooquiste bradizoítos son más delgados, tienen un nú-
esporulado contiene dos esporoquistes cleo posterior y son menos susceptibles a la
elipsoidales de 6 a 8 µm y cada uno de estos destrucción por enzimas proteolíticas (Dubey,
contiene cuatro esporozoítos en su interior. 2010a).
Los esporozoítos miden 2 x 6-8 µm con un
núcleo subterminal y presentan abundantes Ciclo Biológico
micronemas, roptrias, gránulos de amilopec-
tina y lípidos. El número de lípidos es supe- El ciclo biológico comprende tres fases:
rior al presente en los taquizoítos y bradizoítos la enteroepitelial (en hospederos definitivos),
(Jones y Dubey, 2010). la extraintestinal (en hospederos intermedia-
rios y definitivos) y la esporogónica, que ocu-
Taquizoíto rre en el medio ambiente (Dubey, 2010a).

Miden aproximadamente 2 x 6 µm y tie- Después de la ingestión de ooquistes o


nen forma de media luna, con un extremo quistes tisulares por los hospederos definiti-
anterior conoidal y un extremo posterior re- vos, la pared de estos es disuelta por las
dondeado. En su estructura contienen diver- enzimas proteolíticas durante la digestión. Los
sas organelas como mitocondrias, complejo esporozoítos y bradizoítos son liberados y
de Golgi, ribosomas, roptrias, retículo penetran el epitelio intestinal, donde desarro-
endoplasmático rugoso y liso, cuerpos de in- llan numerosas generaciones en los cinco ti-
clusión, película protectora, microtúbulos pos o estadios asexuales de la fase
subpeliculares, anillos apicales, anillos pola- enteroepitelial (A, B, C, D y E). El ciclo sexual
res, conoide, micronemas, microporo, gránu- (gametogonia) se inicia dos días después de
los densos, gránulos de amilopectina (a ve- la ingestión de los quistes y los merozoítos
ces ausentes) y apicoplasto. El núcleo está inician la formación de los gametos de 3 a 15
situado hacia el área central de la célula y días de la infección. Los microgametos mas-
contiene agregados de cromatina y un culinos penetran los macrogametos femeni-
nucleolo central (Dubey, 2010a). nos para formar los cigotos, los que más tar-
de se trasforman en ooquistes y salen al
Bradizoíto lumen intestinal y al ambiente con las heces
del felino (Dubey, 2006; 2010a).
Se encuentran dentro de los quistes
tisulares de diverso tamaño. Los quistes pe- En la fase extraintestinal, tanto de hos-
queños (jóvenes) miden 5 µm de diámetro y pederos definitivos como intermediarios, es-
contienen sólo dos bradizoítos, y los quistes tas formas infectivas llegan simultáneamen-
grandes (viejos) contienen cientos de orga- te a la lámina propia del intestino, multipli-
nismos en su interior. Los quistes tisulares cándose en el endotelio vascular, fibroblastos,
en cerebro son esferoidales, de hasta 70 µm células mononucleares y leucocitos
de diámetro, mientras que los intramusculares segmentados, y como resultado se forman los
son elongados y de hasta 100 µm de largo. taquizoítos, y a partir de estos los bradizoítos.
La pared elástica y delgada encierra cientos Estos últimos permanecen dentro de quistes

Rev Inv Vet Perú 2013; 24(2): 131-149 133


R. Grandía et al.

tisulares en diferentes órganos, establecién- hace 10 millones de años y que dio origen a
dose la fase crónica de la enfermedad cuatro grupos: dos en Sudamérica, uno en
(Dubey, 2006; 2010a). Para algunos autores, Norteamérica y uno de distribución mundial.
los taquizoítos ingeridos por vía oral pueden Hace aproximadamente un millón de años, la
morir debido a su baja resistencia al jugo gás- materia genética de estos cuatro grupos anti-
trico; sin embargo, es probable que algunos guos fue redistribuida entre 11 grupos de T.
de ellos penetren en la mucosa bucofaríngea gondii, los que a su vez dieron origen a las
y desencadenen las fases mencionadas an- 46 cepas conocidas en la actualidad
teriormente (Dubey, 2005). (Rosenthal, 2008).
En la fase esporogónica, los ooquistes
La infección por T. gondii en el ser
no esporulados, bajo condiciones adecuadas,
humano y en los animales se encuentra am-
se transforman en ooquistes esporulados en-
tre 1 a 5 días, formándose cuatro esporozoítos pliamente distribuida (Dubey, 2010a). Se es-
a partir de los dos presentes inicialmente, tima que el 60% de la población humana
convirtiéndose en un estadio totalmente in- mundial presenta títulos de anticuerpos con-
feccioso (Dubey, 2010a). tra T. gondii (Pappas et al., 2009). En Esta-
dos Unidos y Gran Bretaña se estima una
Biología Molecular seroprevalencia entre 16 y 40% y en Europa
y Latinoamérica entre 50 a 80% (Barriga,
T. gondii es un parásito inusual debido 1997). En Cuba se encontró una prevalencia
a su amplia gama de hospederos y por ser de 25 a 30% en los años 70, mientras que en
una sola especie en el género. Antes del de- la actualidad oscila entre 50 a 75%, de acuer-
sarrollo de marcadores genéticos se realiza- do al área geográfica, inmunodiagnóstico
ron numerosos estudios en ratones para agru- empleado y edad (Entrena, 2011).
par los aislados de T. gondii según su
patogenicidad. Durante los años 80 y 90 se Se han realizado diversos estudios de
desarrollaron métodos para el reconocimien- seroprevalencia de T. gondii en los cinco
to de las diferencias genéticas entre los ais- continentes en Felis catus por la importan-
lados de T. gondii procedentes de humanos cia que tiene esta especie como hospedero
y animales (Darde et al., 2007), clasificán- definitivo, empleándose las técnicas de
dolos en tres linajes o tipos genéticos (I, II,
ELISA, Test de Aglutinación Modificada
III), donde los aislados del tipo I pueden ser
(MAT) y Aglutinación con Látex (AL)
100% letales para ratones, independiente-
(Dubey, 2010b). Reportes en Europa seña-
mente de la dosis, mientras que los tipos II y
lan 38% en Roma, Italia, con el uso de MAT
III son generalmente avirulentos para esta
especie (Pena et al., 2006). (Macrì et al., 2009), 36% en el noreste de
Portugal, con MAT (Lopes et al., 2008), 42%
El genoma de T. gondii es haploide con en Suiza con ELISA (Jones y Dubey, 2010b)
un total de 14 cromosomas, compuesto por y 70% en Ghent, Bélgica, con MAT (Dorny
7793 genes y 63 495 144 pares de bases et al., 2002). En el Asia se ha observado el
(Khan et al., 2007). 22% en Saitama, Japón, con ELISA (Huang
et al., 2002), 15% en Beijing, China, con
Distribución Geográfica ELISA (Yu et al., 2008) y 8% en Corea del
Sur con AL (Kim et al., 2008). En África se
Recientemente, científicos norteameri- ha reportado 58% con AL en El Cairo, Egip-
canos analizaron muestras de ADN de T. to (Hassanain et al., 2008) y 17% en Jerusa-
gondii encontradas alrededor del mundo, lén, Israel, con ELISA (Salant y Spira, 2004).
concluyendo que todas las cepas son descen- Asimismo, 39% con ELISA, en Melbourne,
dientes de un antepasado común que existió Australia (Jones y Dubey, 2010).

134 Rev Inv Vet Perú 2013; 24(2): 131-149


Toxoplasmosis en Felis catus

Existen diversos reportes de seropre- T. gondii también ha sido aislado, aun-


valencia de T. gondii en gatos en las Améri- que con escasa frecuencia, en reptiles (tor-
cas. Se determinó 74% en Florida, Estados tugas y lagartos), anfibios y peces (Gorman,
Unidos, con ELISA (Lappin et al., 1992), 1993). Según Dubey (2010b), los mamíferos,
22% en Ciudad de México, con ELISA tanto acuáticos como terrestres (con la in-
(Besné-Mérida et al., 2008), 40% en São clusión de felinos y humanos), aves y peces
Paulo, Brasil, con ELISA (Meireles et al., se han descrito como hospederos interme-
2004) y 36% en Colombia, con MAT (Dubey diarios.
et al., 2006). Asimismo, en el Caribe se re-
portó un 70% en Isla Mona, Puerto Rico Medio Ambiente y Resistencia
(Dubey et al., 2007a), 35% en Granada
(Asthana et al., 2006) y 85% en Saint Kitts T. gondii es más común en ambientes
(Moura et al., 2007) con el uso de MAT. cálidos y húmedos, por ello su resistencia se
ve afectada bajo condiciones de sequía, baja
Hospederos humedad y altas temperaturas. Estudios rea-
lizados evidenciaron que los ooquistes no
T. gondii tiene un gran número de hos-
esporulados son más sensibles que los
pederos, definitivos e intermediarios, donde
esporulados a estas condiciones adversas, por
se incluye la mayoría de los animales
lo que una temperatura de 20 ºC y humedad
homeotermos (Dubey, 2010a).
relativa de 65% estimulan la esporulación de
los ooquistes (Dubey, 2010a).
Hospederos definitivos
Los ooquistes pueden esporular entre 24-
Según Jones y Dubey (2010), se han
48 horas, a una temperatura de 22 °C. Una
descrito como hospederos definitivos a 33
vez esporulados y en condiciones de 4 °C
especies de felinos: Panthera spp (P. tigris,
pueden mantenerse infectivos durante 4.5
P.t. altaica, P. leo, P. pardus, P. onca, P.
años y en condiciones de 10-25 °C son
uncia), Lynx spp (L. rufus, L. canadiensis,
L. lynx, L. pardinus, L. caracal), Felis spp infectivos por 6 meses, pero pierden su ca-
(F. concolar, F. concolor, F.c. pacidad infectiva en 1 minuto a 60 °C (Dubey,
vancouverensis, F. chaus, F. euptilurus, F. 1994). Los ooquistes pueden sobrevivir por
margarita, F. manul, F. lynx, F. silvestris, largos periodos en frutas y verduras (Kniel
F.s. gordoni, F. viverrinus, F. serval, F. et al., 2002); asimismo, pueden sobrevivir en
temmincki, F. catus), Oncifelis spp (O. suelo húmedo en condiciones naturales por
geoffroyi, O. colocolo), Leopardus spp (L. 18 meses y experimentalmente por 54 meses
pardalis, L. tigrinus, L. wiedii), Acinonyx a 4 ºC y 116 días a -10 ºC (Tenter et al.,
jubatus, Neofelis nebulosa y Herpailurus 2000).
yogouaroundi.
En EEUU se demostró que ooquistes
Dentro de estos hospederos definitivos, en heces de gatos al aire libre pueden per-
el gato juega un papel importante en la trans- manecer viables por 46 días entre 6-36 ºC,
misión al ser humano por su estrecha rela- cubiertas durante 334 días y enterradas a 3.9
ción como animal de compañía (Oyola et al., cm durante 18 meses; mientras que en Costa
2006; Pena et al., 2006). Rica estuvieron viables en heces durante 357
días (Jones y Dubey, 2010). Otros estudios
Hospederos intermediarios demostraron su supervivencia en agua hasta
1620 días a 4 ºC y 548 días entre 20-22 ºC
En los hospederos intermediarios se in- (Dubey, 1998).
cluyen unas 200 especies de vertebrados,
entre ellos primates, insectívoros, marsupiales, Experimentalmente se evidenció que los
aves, felinos y el humano (Barriga, 2002). taquizoítos son sensibles a la acción del jugo

Rev Inv Vet Perú 2013; 24(2): 131-149 135


R. Grandía et al.

gástrico al ser ingeridos por los hospederos; Vertical


sin embargo, pueden resistir por dos horas
antes de ser destruidos; de allí que si en este Está demostrada la transmisión de T.
tiempo logran atravesar la mucosa gástrica y gondii de madres a sus crías a través de la
alcanzar el torrente sanguíneo o linfático pue- lactancia materna, de la placenta o durante
den desencadenar una infección en los gatos el parto (Dubey, 2010a). Aunque la transmi-
(Tenter et al., 2000). Los taquizoítos son sión transplacentaria no es muy común en el
extremadamente frágiles y no resisten la de- gato (Venturini et al., 1995), se puede encon-
secación ni la ebullición, y son sensibles a trar crías que excreten ooquistes (Dubey,
muchos desinfectantes (hipoclorito de sodio 1994). Sin embargo, experimentalmente, los
al 1% y etanol al 70%) (Gómez, 2004). gatos recién nacidos raramente se infectan a
través de la placenta, por lo que se cree que
Se dispone de un reporte en Hawai so- esta vía no es una ruta importante bajo con-
bre la supervivencia de quistes tisulares en diciones naturales (Afonso et al., 2006).
un animal muerto y descompuesto (Dubey,
2010a). Asimismo, los quistes pueden resistir Contacto con mucosas
en la carne refrigerada (1-4 °C) hasta tres
semanas y en carne congelada (hasta -8 °C) Las salpicaduras con material infeccio-
por una semana (Tenter et al., 2000). so de T. gondii sobre las mucosas ocular y
bucal constituyen una fuente de contamina-
Vías de Transmisión ción significativa (Dubey, 2010a).

Oral Trasplantes de tejidos y órganos

Antes de ejecutar los trasplantes de te-


Los taquizoítos de T. gondii son orga-
jidos y órganos, los gatos dadores deben ser
nismos frágiles, incapaces de vivir fuera del
examinados para evitar una transmisión de
cuerpo de su hospedero y por lo general son
T. gondii a los animales receptores (Dubey,
destruidos por las secreciones gástricas al
2010a). Asimismo, la transfusión de sangre
entrar por vía oral (Dubey, 2010a), no así los
constituye también un elemento esencial en
quistes tisulares presentes en carnes crudas
la transmisión de T. gondii, por ello es de
y los ooquistes en agua, frutas y vegetales
vital importancia una evaluación previa del
(Kniel et al., 2002).
donante (Dubey, 2010a).
Se plantea que los ooquistes son poco Fuentes de Contaminación
infectivos a los gatos, necesitándose una do-
sis de 1000 ooquistes para lograr una infec- Heces
ción efectiva (Dubey, 2006). Asimismo, se
plantea que la transmisión en el gato es El gato doméstico tiene una gran impor-
evolutivamente por carnivorismo, a través de tancia en el ciclo biológico de T. gondii, ya
bradizoítos en carnes crudas infectadas, mien- que es el único que desarrolla la fase
tras que los ooquistes son más infectivos para enteroepitelial, con la formación y excreción
hospederos no félidos (Dubey, 2010a). Otros de un número superior de 13 x 106 ooquistes
trabajos señalan que hasta el 96% de los ga- por gramo de heces (Schares et al., 2008);
tos pueden infectarse al ingerir bradizoítos en por ello, el ooquiste es considerado el princi-
quistes tisulares, 47% con ooquistes y 44% pal eslabón de la cadena epidemiológica
con taquizoítos (Dubey y Frenkel, 1976). (Pappas et al., 2009).

136 Rev Inv Vet Perú 2013; 24(2): 131-149


Toxoplasmosis en Felis catus

Esta excreción ocurre generalmente cabras; de allí que la prevalencia de toxo-


durante la primera semana en la primoin- plasmosis sea elevada en personas que labo-
fección (Jones y Dubey, 2010) y usualmente ran en mataderos; asimismo, existe una alta
una sola vez en su vida, durante 7-14 días contaminación de los cuchillos y moledoras
(Varela, 2001) o 7-21 días (Gorman, 1993) de carne (Dubey, 2010a).
que corresponde al periodo de patencia
(Varela, 2001). El periodo de prepatencia varía Leche cruda
entre 3 y 21 días, siendo más corto si la in-
fección se origina a partir de quistes tisulares La leche cruda de cabra también cons-
con bradizoítos (3-15 días según Varela, 2001 tituye una fuente importante de transmisión
o entre 3-10 días según Dubey, 2006), que si de T. gondii. Además, la leche de la mujer,
la infección inicial es por ooquistes, donde de gata, y raramente de vaca pueden ser ve-
supera los 18 días (Varela, 2001). Sin embar- hículos de infección (Dubey, 2010a).
go, este periodo es variable después de la in-
gestión de taquizoítos (Dubey, 2005). Huevos crudos

Todos los gatos, ya sean lactantes, jó- Los huevos crudos o insuficientemente
venes (menos de 6 meses de edad) y adultos cocidos pueden llegar a ser una fuente de
(a partir de 6 meses de edad) pueden excretar contaminación, aunque en tasas muy bajas
ooquistes de T. gondii al medio ambiente en (Dubey, 2010a).
las heces (Dubey, 2010a).
Fluidos corporales
Agua, suelo y alimentos
Se ha evidenciado la existencia de T.
Estos elementos contaminados con he- gondii en fluidos corporales como la saliva,
ces de gatos infectados constituyen fuentes esputo, orina, lágrimas y semen, pero sin
de infección (Dubey, 2009a). Las frutas y constituir fuentes de contaminación de im-
hortalizas pueden contaminarse con T. gondii portancia para la transmisión horizontal en
y ser fuente de transmisión al ser consumi- animales y humanos (Tenter et al., 2000).
das por los hospederos, aunque no se conoce
la eficacia de la eliminación de ooquistes Factores de Riesgo Asociados con la
mediante el lavado (Kniel et al., 2002). Transmisión

Carne cruda o insuficientemente cocida Edad

Una fuente importante de contamina- La seropositividad aumenta con la edad


ción es la carne cruda, por la presencia de del gato, lo que indica su transmisión postnatal.
quistes tisulares de T. gondii (Santos et al., Los anticuerpos maternales son detectables
2009). Se estima que el 72% de la carne de en los primeros meses de edad (Afonso et
cordero, 28% de cerdo, 9% de equino y 4% al., 2006). Estos anticuerpos desaparecen a
de res que es comercializada contienen quis- los cuatro meses de edad, de allí que cual-
tes tisulares viables de T. gondii (Gómez, quier indicio elevado de anticuerpos a partir
2004). de esta edad revela una infección congénita
o posterior al nacimiento (Lopes et al., 2008).
Se ha demostrado la presencia de T. La mayor seroprevalencia en gatos adultos
gondii viable en cerebro y diafragma de ove- es debido al mayor riesgo de exposición a la
jas (Dubey, 2010a), músculo cardíaco de po- adquisición de T. gondii (Miró et al., 2004;
llos (Dubey, 2010b) y músculo esquelético de Sharif et al., 2009).

Rev Inv Vet Perú 2013; 24(2): 131-149 137


R. Grandía et al.

Conducta exploratoria y actividad de caza Alimentación

La prevalencia de T. gondii aumenta La alimentación del gato tiene una gran


en gatos que salen a cazar para alimentarse, importancia ya que la seroprevalencia se
por ello es superior en gatos que viven en incrementa cuando ingieren carne o vísceras
libertad en comparación con gatos domésti- crudas o mal cocidas (Lopes et al., 2008).
cos, y depende en gran medida de la disponi-
bilidad de alimento (Heezik et al., 2010). Para Raza
algunos investigadores, el inicio de la mani-
festación de la conducta exploratoria y la La raza no constituye un factor impor-
actividad de caza ocurre entre los 5 a 6 me- tante para la presentación de toxoplasmosis;
ses de edad (Afonso et al., 2006), mientras sin embargo, se ha demostrado una mayor
que para otros, el instinto predador se inicia a seroprevalencia en la razas Siamés y Persa
los 3-4 meses de nacidos, sobre todo, cuando en relación con la Pelocorto (Lopes et al.,
no son alimentados adecuadamente (Venturini 2008).
et al., 1995).
Reexcreción de ooquistes
Sexo
Se cree que los gatos que alguna vez
Se asume que no existen diferencias sig-
excretaron ooquistes de T. gondii se vuel-
nificativas estadísticas en la seroprevalencia
ven inmunes a la excreción repetida de es-
de T. gondii entre gatos machos y hembras
tos; sin embargo, en cinco gatos inmunes se
(Lopes et al., 2008; Dubey, 2010a); sin em-
bargo, hay algunos estudios que demuestran observó excreción de ooquistes a los 39 días
una mayor seroprevalencia en hembras de la infección (Dubey, 2010a). Otro estudio
(Besné-Mérida et al., 2008; Dubey et al., reveló que 3 de 4 gatos excretaron nueva-
2009). mente ooquistes a los 6 años y por último, en
4 de 9 gatos se evidenció la pérdida de inmu-
Hábitos nidad durante 77 meses posteriores a la
primoinfección, aunque el número de
La seroprevalencia es mayor en gatos ooquistes durante la segunda infección fue
que mantienen un hábito callejero en relación inferior (Dubey, 2010a).
con el doméstico debido a la exposición a las
fuentes de contaminación en la calle (Besné- Difusión mecánica de ooquistes
Mérida et al., 2008; Lopes et al., 2008).
Los ooquistes en el suelo pueden ser
Localización geográfica diseminados mecánicamente por pulgas, es-
carabajos de estiércol (Kniel et al., 2002),
Estudios realizados en EEUU compro- moscas, cucarachas, lombrices de tierra y por
baron la existencia de un gran potencial de las condiciones climáticas como la lluvia y la
transmisión de T. gondii en las zonas rurales nieve (Afonso et al., 2008); aspectos que
en comparación con las áreas urbanas podrían tener implicancia para otros hospe-
(Dubey, 2010a). deros susceptibles (Morales et al., 2009).

Relación con otros felinos Hábitos de los propietarios

Según Lopes et al. (2008), la seropre- La higiene en la población, los hábitos


valencia aumenta en aquellos gatos que se culturales y alimentarios pueden jugar un pa-
relacionan con otros de su especie, ya que pel importante en la toxoplasmosis, no así la
puede haber una contribución directa para la etnia y la raza. En los países del tercer mun-
transmisión durante la caza en grupo. do, la carne de cerdo es cocida adecuada-

138 Rev Inv Vet Perú 2013; 24(2): 131-149


Toxoplasmosis en Felis catus

mente por la presencia de Trichinella como la capacidad de respuesta del hospe-


spiralis y Taenia solium, evitándose de esta dero. Si el hospedero es inmunocompetente,
manera la ingestión de quistes tisulares via- T. gondii expresará el gen que transforma
bles de T. gondii (Dubey, 2010a). Por otro los taquizoítos en bradizoítos, los cuales po-
lado, la carne de cordero en Europa es una seen un metabolismo diferente y evaden la
fuente importante de infección por T. gondii respuesta inmunológica, formándose los quis-
(Kijlstra y Jongert, 2008), dado que habitual- tes tisulares (fase crónica) en las partes
mente se consume insuficientemente cocida viscerales más alejadas de la acción de los
(Dubey, 2010a). macrófagos activados. En sentido contrario,
el equilibrio de la infección crónica puede rom-
El consumo de carne de gato en China perse al debilitarse el sistema inmune del hos-
constituye una fuente potencial de T. gondii pedero ante cualquier estrés. Los quistes
para los humanos, donde un alto porcentaje tisulares se rompen y provocan focos de
de los gatos que han sido alimentados con toxoplasmosis aguda, con destrucción tisular,
carne de gato infectada (lengua, cerebro y en el cerebro particularmente, lo que puede
corazón) excretan ooquistes. Esta carne con- ser fatal. Además de la encefalitis, pueden
taminada además de los ooquites de las he- aparecer otras patologías tales como
ces puede ser una causa directa de transmi- neumonitis, retinocoroiditis y miocarditis
sión al humano (Dubey et al., 2007b). (Martínez-Fernández et al., 1998).

Patogenia Manifestaciones Clínicas

Los taquizoítos tienen escasa capacidad La toxoplasmosis clínica felina es poco


para vencer la barrera gástrica, no así los frecuente, no obstante, su presentación se ha
ooquistes esporulados o los quistes tisulares. descrito de forma intestinal, encefálica y ocu-
Los esporozoítos y los bradizoítos liberados lar, así como generalizada. También puede
por la digestión pasan la barrera de la muco- estar asociada con la terapia glucocorticoide
sa y penetran en alguna célula nucleada, en (Dubey y Lappin, 2000) y con infecciones
forma activa o mediante fagocitosis, para for- concomitantes como Bartonella spp, virus
mar la vacuola parasitófora. La secreción de de inmunodeficiencia felina (VIF), virus de
lípidos especiales de las roptrias impide la la leucemia felina (VLFe) causantes de
actuación del sistema endocítico celular, y inmunosupresión (Dorny et al., 2002) y virus
facilita la multiplicación por endogemación de la peritonitis infecciosa felina (PIF) (Dubey
múltiple, con la formación de nuevos y Lappin, 2000).
taquizoítos en un proceso vertiginoso que co-
incide con la fase aguda de la infección. Du- Los signos clínicos generales en los ga-
rante la destrucción celular se producen le- tos con toxoplasmosis incluyen fiebre alta
siones tisulares observándose áreas de (40.0 a 41.7 ºC) (Lindsay et al., 1997) e in-
necrosis rodeadas de linfocitos, monocitos y termitente, pérdida de peso, letargia (Dubey
células plasmáticas (Martínez-Fernández et y Lappin, 2000), emaciación (Salant y Spira,
al., 1998). 2004) y anorexia. Cuando existe compromi-
so respiratorio, la disnea, polipnea (Dubey,
En la invasión del tejido neuronal de crías 2010a), estornudos y la descarga nasal (Salant
de gatos con toxoplasmosis congénita, los y Spira, 2004) son los signos más evidentes.
taquizoítos se localizan en los vasos sanguí-
neos, donde desencadenan perivasculitis y En el compromiso digestivo se pueden
necrosis central con gliosis periférica (Dubey, presentar diarreas, principalmente en gatos
2010a). La duración de la fase aguda depen- jóvenes (Acha y Szyfres, 2003), ictericia y
de de factores intrínsecos como la cepa de T. dolor a la palpación abdominal atribuibles a la
gondii involucrada y de factores extrínsecos hepatitis, pancreatitis (Dubey, 2010a) y a la

Rev Inv Vet Perú 2013; 24(2): 131-149 139


R. Grandía et al.

colangiohepatitis, así como vómitos y abdo- Las gatas infectadas con T. gondii du-
men abultado por la hepatomegalia y la ascitis rante la gestación pueden desarrollar
(Dubey y Lappin, 2000). placentitis, con invasión fetal congénita de
forma grave (Mosallanejad et al., 2007), pre-
Al existir compromiso neuronal, los ha- sentándose abortos espontáneos (Durlach y
llazgos señalan hipotermia, ceguera parcial o Martino, 2009), nacimientos prematuros y
total, aumento en el comportamiento de afec- malformaciones congénitas (Georgi J y Georgi
to, estupor, falta de coordinación, llanto atípi- M, 1994). Otras lesiones que se pueden en-
co, contracción auditiva, movimientos en cír- contrar son necrosis multifocales en el
culos, tortícolis, cabeza como flotando, con- alantocorion de la placenta, corazón e hígado
vulsiones (Dubey, 2010a), parálisis (Salant y (Dubey, 2010a).
Spira, 2004); así como somnolencia prolon-
gada, llanto continuo por la encefalitis, En gatos jóvenes se puede presentar
hiperestesia a la palpación muscular, rigidez miocarditis, miositis y encefalitis (Acha y
a la marcha, cojera y déficit neurológico Szyfres, 2003). La formación de quistes
(Dubey y Lappin, 2000). Además, dolor en tisulares en cerebro, hígado, bazo, corazón,
las articulaciones y debilidad atribuible a la lengua (Dubey et al., 2007b) y músculo es-
inflamación periarticular. En gatos infectados quelético (Dubey et al., 2007a) en gatos in-
por T. gondii con compromiso ocular, se pue- fectados de forma natural constituyen la le-
den encontrar midriasis, anisocoria, hifema y sión principal en la fase crónica de la
reflejo pupilar lento a la luz (Dubey, 2010a). toxoplasmosis.

Lesiones Anatomopatológicas Respuesta Inmunológica

En ocasiones, la toxoplasmosis puede Existe evidencia del desarrollo de una


terminar con la muerte del gato. La mayoría respuesta inmune, tanto celular como humo-
de las lesiones se localizan en orden de im- ral, frente a la infección por T. gondii en el
portancia de la siguiente manera: pulmonares gato (Huang et al., 2002). La rápida respuesta
(donde la neumonía es el hallazgo más fre- humoral y la recuperación de la mayoría de
cuente y rápidamente fatal), abdominales, los hospederos indica la alta capacidad
hepáticas (hepatitis), neurológicas, oculares inmunogénica de este parásito; sin embargo,
(irritación acuosa, iritis, hemorragias en reti- es posible la reinfección e incluso, en hospe-
na, iridociclocoroiditis multifocal, oftalmitis y deros inmunes a T. gondii (Dubey, 2010a).
uveítis), cutáneas (ulceración y nódulos
dérmicos y subcutáneos en las extremidades), Respuesta inmune celular
pancreáticas (pancreatitis) y por último car-
díacas (Dubey, 2010a). La respuesta inmune celular mediada
por linfocitos T CD4+, CD8+ y macrófagos
Otras como lesiones grises multifocales juega un papel importante en los gatos con T.
ubicadas en el tapete fúndico y de color gris gondii. Esta inmunidad local es un mecanis-
blanquecino en la parte externa, neuritis ópti- mo que previene la excreción repetida de
ca y necrosis del tejido ocular por el creci- ooquistes y la reinfección (Omata et al.,
miento intracelular de los taquizoítos (La 1997).
Croix, 2005). La uveítis puede ser anterior o
posterior, en uno o ambos ojos, así como En la inmunidad celular, los linfocitos T
iridociclitis o corioretinitis (Dubey y Lappin, CD4+ y CD8+ responden activamente. Se
2000). comienzan a secretar interleucinas (IL-2, IL-

140 Rev Inv Vet Perú 2013; 24(2): 131-149


Toxoplasmosis en Felis catus

4, IL-5, IL-10) e interferón gamma (ITF-) Diagnóstico


(Dubey, 1995a). El ITF- estimula la activi-
dad del macrófago, dándole resistencia y ayu- Directo
dándole a eliminar los taquizoítos
intracelulares, lo cual facilita la fusión de los Según Dubey (2010a), el empleo del
lisosomas al fagosoma. Algunos linfocitos T cultivo y aislamiento en muestras represen-
también liberan factores que interfieren di- tativas como secreciones, excreciones, flui-
rectamente en la multiplicación de T. gondii, dos corporales, muestras de biopsia de
mientras que los linfocitos T CD8+ destru- ganglios linfáticos y tejido muscular tienen un
yen las células infectadas con los taquizoítos gran valor diagnóstico. Para ello se pueden
(Tizard, 1995). emplear embriones de pollo, cultivos celula-
res y animales de laboratorio (ratón, hámster,
Respuesta inmune humoral curiel y conejo); no obstante, el ratón es el
modelo ideal para la evaluación de la
Estudios serológicos en diversas espe- toxoplasmosis ocular congénita (Lahmar et
cies animales han demostrado que los al., 2010).
anticuerpos IgG permanecen en el organis-
mo de por vida (Barbosa et al., 2003). El cultivo de fibroblastos felino es un
sistema muy sensible utilizado para la siem-
bra de material sospechoso, donde se puede
En la respuesta humoral del gato contra
observar el protozoo de 3-6 días (Beaman et
la toxoplasmosis aparecen las IgM e IgG,
al., 1995). Además, se dispone del cultivo de
donde esta última comienza a circular a par-
células Vero (Herrmann et al., 2010) y de
tir de las dos primeras semanas de la infec-
células HeLa (Chatterton et al., 2002), am-
ción. Si bien la detección de IgM indica la
bos con 5% de CO2 a 37 °C (Chatterton et
presencia de una toxoplasmosis activa, los
al., 2002; Herrmann et al., 2010).
niveles de esta inmunoglobulina pueden man-
tenerse elevados durante un año (Montoya Una herramienta valiosa para el diag-
et al., 2009). Asimismo, se plantea que las nóstico de T. gondii en gatos es la observa-
IgM específicas contra T. gondii aparecen ción directa de taquizoítos en frotis de aspi-
en 1-2 semanas y persisten por 12-16 sema- rados traqueales, secreciones torácicas o
nas, mientras que las IgG aparecen a las 2-4 peritoneales (Montoya et al., 2009). En la
semanas pero persisten durante un año o más tinción de Giemsa se pueden observar en for-
(Durlach y Martino, 2009). ma ovalada con un citoplasma escasamente
teñido (Dubey, 2010a).
La IgA también es parte de la respues-
ta humoral contra T. gondii en los gatos. Esta La eficacia de la observación de
inmunoglobulina se ha detectado en suero, ooquistes en heces se limita al 1% de los ga-
contenido intestinal y humor acuoso. En el tos infectados (Jones y Dubey, 2010), pero
tracto intestinal participa en el reconocimien- se mejora con el uso de técnicas de concen-
to en la superficie de la mucosa de los tración. Por ejemplo, variantes de flotación
antígenos de taquizoítos originados de con solución azucarada o de Sheather (reco-
bradizoítos y esporozoítos incorporados oral- mendable solo en el periodo patente de la in-
mente. Este reconocimiento antigénico fina- fección) (Acha y Szyfres, 2003), iodomer-
liza con la reducción de la actividad de pene- curato de potasio (Bussiéras y Chermette,
tración celular y el establecimiento de la in- 1991), cloruro de zinc, cloruro de sodio
fección (Omata et al., 1997). (Herrmann et al., 2010) y sulfato de zinc

Rev Inv Vet Perú 2013; 24(2): 131-149 141


R. Grandía et al.

(Omata et al., 1997), las cuales deben ser indirecta (Chandrawathani et al., 2008) son
centrifugadas durante 10 minutos y observa- muy empleadas internacionalmente por su alta
das en un microscopio con un aumento de sensibilidad y especificidad, que unidas al
400X (Sharif et al., 2009). MAT (Lopes et al., 2008) y el ELISA (Yu et
al., 2008) pueden ser empleadas en varias
La Peroxidasa-Antiperoxidasa es em- ocasiones en el mismo animal durante el diag-
pleada para detectar antígenos de T. gondii nóstico de la toxoplasmosis (Meunier et al.,
en tejidos fetales (corazón, pulmones, cere- 2006). Otra técnica serológica menos utiliza-
bro, médula espinal, músculo esquelético) y da es el Western blot (Sohn y Nam, 1999).
placenta (Smith, 2002), mientras que la Re- Por último, el Inmunoblotting (variante no
acción en Cadena de la Polimerasa (PCR) serológica) es un método empleado para la
permite identificar y amplificar secuencias detección de IgA secretora específica con-
específicas de ADN (B1 y P30) o la peque- tra T. gondii en heces de gatos (Omata et
ña subunidad de ARNr de T. gondii vivo o al., 1997).
muerto (Lee et al., 2008), pudiendo ser apli-
cada en muestras de heces, sangre, nódulos Otra herramienta de gran valor diagnós-
linfáticos, aspirados y humor acuoso de ga- tico es el empleo de exámenes complemen-
tos vivos (Montoya et al., 2009). tarios, que incluyen análisis bioquímico del
suero, examen radiográfico (observándose
Indirecto marcas peribronquiales), análisis de orina (ve-
rificándose la existencia de proteinuria leve,
Un resultado serológico positivo de una cilindros hialinos, hiperbilirrubinuria y
sola muestra solo establece que el hospedero urobilirrubinuria) condicionados por la necrosis
ha estado en contacto con el parásito en el hepática, obstrucción total del conducto biliar
pasado, haciéndose necesario un segundo común y pancreatitis (Dubey, 2010a). Pue-
muestreo en el animal luego de 2-4 semanas. den también tomarse en consideración las
Si el título de anticuerpos se incrementa 16 irregularidades sanguíneas presentes en la
veces indica definitivamente la existencia de toxoplasmosis activa en gatos seropositivos
una infección aguda adquirida (Dubey, 2010a). como bajos niveles de hemoglobina, eritrocitos
y monocitos con elevada neutrofilia. Los
El Dye-Test (DT) es una técnica des- parámetros bioquímicos han revelado eleva-
crita por primera vez por Sabin y Feldman en dos niveles de potasio, viéndose afectada la
1948 como un método serológico altamente función del riñón, incrementándose en san-
confiable por su alta sensibilidad y especifici- gre los niveles de creatinina, urea y ácido úrico
dad. Se le considera como la regla de oro (Advincula et al., 2010).
para el diagnóstico de T. gondii, aunque en
la actualidad se limita a laboratorios especia- Diferencial
lizados en el empleo de taquizoítos vivos, de-
bido al elevado riesgo para el personal El diagnóstico diferencial de
(Dubey, 2010a). toxoplasmosis en gatos debe realizarse con
la presencia de manifestaciones pulmonares
Para el diagnóstico se recomiendan por neumonía bacteriana hematógena, asma
otros métodos como la Aglutinación indirecta severa y parasitosis pulmonar (Aelurostron-
(Jones y Dubey, 2010), Reacción de Fijación gylus abstrusus), nematodo capaz de pro-
de Complemento e Intradermorreacción con ducir focos pulmonares difusos no bien deli-
toxoplasmina (Suárez et al., 2005), mitados en gatos febriles (Dubey, 2010a). En
Inmunoabsorción-Aglutinación (ISAGA), heces de gatos deben diferenciarse los
Hemaglutinación indirecta (HAI) (Dubey, ooquistes de T. gondii y Hammondia
2010a). Otras como la AL (Yu et al., 2008; hammondi, ya que ambos tienen una gran
Sharif et al., 2009) y la Inmunofluorescencia similitud en la observación microscópica, ade-

142 Rev Inv Vet Perú 2013; 24(2): 131-149


Toxoplasmosis en Felis catus

más de tener reacciones cruzadas en la eva- - Alimentar a los gatos con alimentos se-
luación serológica (Schares et al., 2008), cos, enlatados o totalmente cocidos, evi-
como también ocurre con Neospora caninum tando el consumo de carnes crudas, vís-
(Millán et al., 2009). ceras, huesos y presas vivas durante la
caza (Durlach y Martino, 2009).
Se hace imprescindible el diagnóstico de - Lavar las frutas y hortalizas para elimi-
infecciones concomitantes con T. gondii, ya nar los ooquistes presentes en su super-
que estas son capaces de inducir ficie (Kniel et al., 2002) antes de dárse-
inmunosupresión en el gato, haciéndolo más las al gato.
vulnerable. Dentro de estos agentes causales - Evitar el acceso de los gatos a los ces-
se tiene Bartonella spp, VIF y VLFe (Dubey, tos de basura y desechar en forma apro-
2010a). piada los desechos cárnicos (Dubey,
2010a).
Control - Examinar detenidamente a los gatos do-
nantes antes de realizar la transfusión de
Medidas preventivas sangre y trasplante de órganos (Durlach
y Martino, 2009).
- Lavar diariamente con detergente y agua - Desinfectar contra cucarachas y mos-
caliente (70 °C) los materiales utilizados
cas (hospederos de transporte de T.
para la limpieza de los pisos donde
gondii) (Afonso et al., 2008), y realizar
defequen los gatos (Dubey, 2010a), así
la desratización (Lamberton et al.,
como las cajas utilizadas para sus heces
2008).
(Tenter et al., 2000).
- Controlar el hábito callejero en los gatos
- Desinfectar las superficies para destruir
para impedir su exposición a fuentes de
los ooquistes de T. gondii con etanol
contaminación (Dubey, 2010a).
(95%) combinado con ácido acético (5%)
- Evitar que los gatos beban agua de ríos,
por 24 horas, ácido sulfúrico (63%) con
Dicromato (7%) por 24 horas, hidróxido lagos o estanques posiblemente conta-
de aluminio (5%), hipoclorito de sodio minados por ooquistes, así como filtrar
(1.3%), tintura de yodo (7%) por 10 mi- el agua destinada al consumo del felino
nutos, Lomasept (1%) por 3 horas y áci- o tratarla con tintura de yodo (2%) por 3
do paracético (5%) por 48 horas (Jones horas (Jones y Dubey, 2010).
y Dubey, 2010).
- Cocer las carnes que sirven de alimento Medidas terapéuticas
al gato hasta alcanzar una temperatura
interna de 66 °C, o curarlas con sal o En el tratamiento de la toxoplasmosis
mediante ahumado (Mie et al., 2008). se han empleado las sulfonamidas y la
- Destruir los quistes tisulares en las car- pirimetamina, fármacos que actúan
nes crudas con 50 Krads de irradiación sinérgicamente mediante el bloqueo de la vía
(Dubey y Thayer, 1994), así como con metabólica, donde participa el ácido p-
400 MPa de presión (Lindsay et al., aminobenzoico y el ciclo del ácido fólico-
2006). folínico, respectivamente (Dubey, 2010a). La
- Hervir el agua y la leche para eliminar dosis de sulfonamida es 15 mg/kg p.v., vía
las formas infectivas de T. gondii oral c/6 horas por dos semanas. La dosis de
(Elsheikha, 2008) antes de dársela a los pirimetamina es 0.5-1.0 mg/kg, vía oral c/24
gatos. En forma similar, pese a que la horas. Debido a la formación de cristales en
transmisión por huevos de aves es baja los túbulos renales por las sulfonamidas, se
(Dubey, 2010a), cocerlos antes de ofre- recomienda una adecuada hidratación en los
cérselos al felino. gatos (Dubey y Lappin, 2006).

Rev Inv Vet Perú 2013; 24(2): 131-149 143


R. Grandía et al.

La pirimetamina puede deprimir la fun- La vacuna Toxovax obtenida a partir de


ción de la médula ósea, por lo que se aconse- la cepa S48 modificada de T. gondii desa-
ja la administración de ácido folínico en dosis rrollada para reducir la capacidad de produ-
de 1 mg/kg, inyectable o por vía oral c/24 cir quistes tisulares en ovejas (Dubey, 2009b)
horas (Dubey y Lappin, 2006). Otro medica- fue administrada experimentalmente en ga-
mento empleado es el trimetoprim con dosis tos, reduciendo la formación de ooquistes a
de 15 mg/kg por vía oral, 2 veces al día du- nivel intestinal y, en consecuencia, su elimi-
rante 4 semanas (Dubey y Lindsay, 1997). nación en las heces. Sin embargo, pese a los
resultados obtenidos en el campo de la vacu-
Dado que la pirimetamina es tóxica para nación, no se cuenta a la fecha con una va-
la gestación, se recomienda sustituirla por cuna efectiva para evitar la excreción de
espiramicina, ya que esta última alcanza al- ooquistes en los gatos (Durlach y Martino,
tas concentraciones en los tejidos, sobre todo 2009).
en la placenta, sin cruzar la barrera
placentaria (Dubey, 2010a). Otra alternativa
eficaz es el clorhidrato de clindamicina, con CONCLUSIONES
dosis de 25 a 50 mg/kg, vía i.m. c/8-12 horas
(Dubey y Lappin, 2006), así como toltrazuril,  La toxoplasmosis está mundialmente dis-
monensina y sulfamidas para evitar la excre- tribuida y con una elevada prevalencia en
ción de ooquistes en los gatos (Durlach y muchas especies de mamíferos y aves. Los
Martino, 2009). hospederos definitivos, incluyendo el gato
doméstico, tienen una gran importancia en
Vacunación el ciclo biológico de T. gondii, participan-
do activamente en la excreción de
Se han discutido diversas estrategias ooquistes al medio ambiente, forma
para la vacunación de los hospederos, tanto infectiva con gran significación en la ca-
intermediarios como definitivos, para el esta- dena epidemiológica del protozoo.
blecimiento de una inmunidad humoral pro-  El conocimiento sobre la etiología,
tectora contra T. gondii (Schaap et al., 2007). epidemiología y enfermedad en el gato,
animal tan cercano al ser humano, ya sea
Una vacuna inactivada dirigida a evitar como animal de compañía o de labora-
la excreción de ooquistes de T. gondii en el torio, cobra un gran valor en la búsque-
gato sería adecuada, aunque su uso masivo da de soluciones para el control de esta
sería poco probable por la gran población de parasitosis.
gatos y lo difícil que sería su captura y mani-
pulación. En estudios realizados se evidenció
que las inmunizaciones en gatos con una cepa LITERATURA CITADA
poca productora de ooquistes de T. gondii y
con taquizoítos de la cepa RH no impidieron 1. Acha P, Szyfres B. 2003. Zoonosis y
la excreción de estos (Dubey, 1995b). Otras enfermedades transmisibles comunes al
investigaciones demostraron que una vacuna hombre y a los animales. 3° ed. Was-
viva de bradizoítos vía oral con la cepa hington: OPS . 413 p.
mutante T-263 evitó que los gatos excretaran 2. Advincula JKC, Iewida SYP,
ooquistes, pero su producción comercial fue Cabanacan-Salibay C. 2010. Serologic
descontinuada dada su corta vida útil al ser detection of Toxoplasma gondii
necesario mantenerla congelada, al alto cos- infection in stray and household cats and
to y la falta de interés por parte de los propie- its hematologic evaluation. Sci Med 20:
tarios (Dubey, 2010a). 76-82.

144 Rev Inv Vet Perú 2013; 24(2): 131-149


Toxoplasmosis en Felis catus

3. Afonso E, Lemoine M, Poulle ML, 12. Chandrawathani P, Nurulaini R,


Ravat MC, Romand S, Thulliez P, Zanin CM, Premaalatha B, Adnan M,
Villena I, et al. 2008. Spatial distribution Jamnah O, Khor SK, et al. 2008.
of soil contamination by Toxoplasma Seroprevalence of Toxoplasma gondii
gondii in relation to cat defecation antibodies in pigs, goats, cattle, dogs and
behaviour in an urban area. Int J Parasitol cats in peninsular Malaysia. Trop
38: 1017-1023. Biomedicine 25: 257-258.
4. Afonso E, Thulliez P, Gilot-Fromont 13. Chatterton JM, Evans R, Ashburn D,
E. 2006. Transmission of Toxoplasma Joss AW, Ho-Yen DO. 2002.
gondii in an urban population of Toxoplasma gondii in vitro culture for
domestic cats (Felis catus). Int J experimentation. J Microbiol Method 51:
Parasitol 36: 1373-1382. 331-335.
5. Asthana SP, Macpherson CN, Weiss 14. Darde ML, Ajzenberg D, Smith J.
SH, Stephens R, Denny TN, Sharma 2007. Population structure and
RN, Dubey JP. 2006. Seroprevalence epidemiology of Toxoplasma gondii. In:
of Toxoplasma gondii in pregnant Weiss LM, Kim K (eds). Toxoplasma
women and cats in Grenada, West gondii. The model apicomplexan:
Indies. J Parasitol 92: 644-645. perspectives and methods. United
6. Barbosa MVF, Guimaraes JE,
Kingdom: Academic Press. p 49-80.
Almeida MAO, Gondim LFP, Regis
15. Dorny P, Speybroeck N, Verstraete S,
GB. 2003. Frequency of IgG antibodies
Baeke M, De Becker A, Berkvens D,
against-Toxoplasma gondii in sera of
Vercruysse J. 2002. Serological survey
stray dogs in the city of Salvador–Bahia,
of Toxoplasma gondii, feline
Brazil. Braz J Vet Res Anim Sci 40: 457-
immunodeficiency virus and feline
465.
leukaemia virus in urban stray cats in
7. Barriga O. 1997. Inmunología de las
infecciones parasitarias. En: Atías A (ed). Belgium. Vet Rec 151: 626-629.
Parasitología Médica. Chile: Ed. Medi- 16. Dubey JP. 1994. Toxoplasmosis. J Am
terráneo. p 67-101. Vet Med Assoc 205: 1593-1598.
8. Barriga O. 2002. Las enfermedades 17. Dubey JP. 1995a. Toxoplasmosis. J Am
parasitarias de los animales domésticos Vet Med Assoc 273: 35-40.
en la América Latina. Santiago de Chile: 18. Dubey JP. 1995b. Duration of immunity
Ed. Germinal. 247 p. to shedding of Toxoplasma gondii
9. Beaman R, Mccabe R, Remington J. oocysts by cats. J Parasitol 81: 410-415.
1995. Toxoplasma gondii: Principles 19. Dubey JP. 1998. Toxoplasma gondii
and practice of infectious diseases. In: oocyst survival under defined
Mandell G, Douglas E, Bennett J (eds). temperatures. J Parasitol 84: 862-865.
4th ed. USA: Churchill & Livingstone. p 20. Dubey JP. 2005. Unexpected oocyst
2455-2475. shedding by cats fed Toxoplasma gondii
10. Besné-Mérida A, Figueroa-Castillo tachyzoites: in vivo stage conversion and
JA, Martínez-Maya JJ, Luna-Pastén strain variation. Vet Parasitol 133: 289-
H, Calderón-Segura E, Correa D. 298.
2008. Prevalence of antibodies against 21. Dubey JP. 2006. Comparative
Toxoplasma gondii in domestic cats infectivity of oocysts and bradyzoites of
from Mexico City. Vet Parasitol 157: Toxoplasma gondii for intermediate
310-313. (mice) and definitive (cats) hosts. Vet
11. Bussiéras J, Chermette R. 1991. Parasitol 140: 69-75.
Abrégé de parasitologie vétérinaire: 22. Dubey JP. 2008. The history of
Parasitologie générale. Ecole nationale Toxoplasma gondii-the first 100 years.
vétérinaire d’Alfort. 75 p. J Eukaryot Microbiol 55: 467-475.

Rev Inv Vet Perú 2013; 24(2): 131-149 145


R. Grandía et al.

23. Dubey JP. 2009a. Toxoplasmosis in pigs 34. Dubey JP, Lopez-Torres HY, Sundar
- The last 20 years. Vet Parasitol 164: N, Velmurugan GV, Ajzenberg D,
89-103. Kwok OCH, Hill R, et al. 2007a.
24. Dubey JP. 2009b. Toxoplasmosis in Mouse-virulent Toxoplasma gondii
sheep - The last 20 years. Vet Parasitol isolated from feral cats on Mona Island,
163: 1-14. Puerto Rico. J Parasitol 93: 1365-1369.
25. Dubey JP. 2010a. Toxoplasmosis of 35. Dubey JP, Zhu XQ, Sundar N, Zhang
animals and humans. 2nd ed. Maryland: H, Kwok OCH, Su C. 2007b. Genetic
CRC Press. 319 p. and biologic characterization of
26. Dubey JP. 2010b. Toxoplasma gondii Toxoplasma gondii isolates of cats from
infections in chickens (Gallus domes- China. Vet Parasitol 145: 352-356.
ticus): Prevalence, clinical disease, diag- 36. Dubey JP, Bhatia CR, Lappin MR,
nosis, and public health significance. Ferreira LR, Thorn A, Kwok OCH.
Zoonoses Public Health 57: 60-73. 2009. Seroprevalence of Toxoplasma
27. Dubey JP, Frenkel JK. 1976. Feline gondii and Bartonella spp. antibodies
toxoplasmosis from acutely infected mice in cats from Pennsylvania. J Parasitol 95:
and the development of Toxoplasma 578-580.
cysts. J Protozool 23: 537-546. 37. Durlach R, Martino P. 2009.
28. Dubey JP, Thayer DW. 1994. Killing Toxoplasma gondii: Infección en perros
of different strains of Toxoplasma gon- y gatos. En: Temas de Zoonosis IV. Cap
dii tissue cysts by irradiation under 42. Asociación Argentina de Zoonosis.
defined conditions. J Parasitol 80: 764- [Internet]. Disponible en: http://
767. cnia.inta.gov.ar/helminto/Zoonosis/
29. Dubey JP, Lindsay DS. 1997. Feline
toxoplasmosis4.htm
toxoplasmosis and the importance of the
38. Elsheikha HM. 2008.Congenital
Toxoplasma gondii oocysts.
toxoplasmosis: Priorities for further
Compendium 19: 448-459.
health promotion action. Public Health
30. Dubey JP, Lappin MR. 1998.
122: 335-353.
Toxoplasmosis and neosporosis. In:
39. Entrena AAG. 2011. Desarrollo de un
Greene CE (ed). Infectious diseases of
sistema inmunoenzimático de inhibición
dog and cat. 2nd ed. Philadelphia: WB
de un anticuerpo, para el diagnóstico de
Saunders. p 493-509.
31. Dubey JP, Lappin MR. 2000. Toxoplasma gondii en diferentes espe-
Toxoplasmosis y neosporosis. En: Greene cies. Tesis Doctoral. San José de las
CE (ed). Enfermedades infecciosas en Lajas, Cuba: Universidad Agraria de La
perros y gatos. 2° ed. México: McGraw Habana. 126 p.
Hill Interamericana. p 493-503. 40. Georgi J, Georgi M. 1994.
32. Dubey JP, Lappin MR. 2006. Parasitología en clínica canina. México:
Toxoplasmosis and neosporosis. In: McGraw-Hill. 231 p.
Greene CE (ed). Infectious diseases of 41. Gómez F. 2004. Estudio sobre la
the dog and cat. St. Louis, MS: Saunders toxoplasmosis en Andorra y el Alto Urgel.
Elsevier. p 754-775. Tesis Doctoral. Barcelona: Universidad
33. Dubey JP, Su C, Cortes JA, Sundar de Barcelona. 289 p.
N, Gomez-Marin JE, Polo LJ, 42. Gorman GT. 1993. Algunos anteceden-
Zambrano L, et al. 2006. Prevalence tes sobre toxoplasma y toxoplasmosis.
of Toxoplasma gondii in cats from Co- Monogr Med Vet 5 (1-2). [Internet]. Dis-
lombia, South America and genetic ponible en: http://www.monografias
characterization of T. gondii isolates. Vet veterinaria.uchile.cl/index.php/MMV/
Parasitol 141: 42-47. article/view/5003/4888

146 Rev Inv Vet Perú 2013; 24(2): 131-149


Toxoplasmosis en Felis catus

43. Hassanain MA, Barakat AM, 52. La Croix NC. 2005. Ocular
Elfadaly HA, Hassanain NA, manifestations of systemic disease in
Shaapan RM. 2008. Zoonotic impact cats. Tech Small Anim Pract 20: 121-
of Toxoplasma gondii sero-prevalence 128.
in naturally infected Egyptian kittens. J 53. Lahmar I, Guinard M, Sauer A,
Arab Soc Med Res 3: 243-248. Marcellin L, Abdelrahman T, Roux
44. Heezik YV, Smyth A, Adams A, Gordon M, Mousli M, et al. 2010. Murine
J. 2010. Do domestic cats impose an neonatal infection provides an efficient
unsustainable harvest on urban bird model for congenital ocular toxoplas-
populations? Biol Conserv 143: 121-130. mosis. Exp Parasitol 124: 190-196.
45. Herrmann DC, Pantchev N, Globokar 54. Lamberton PHL, Donnelly CA,
VM, Barutzki D, Wilking H, Fröhlich Webster JP. 2008. Specificity of the
A, Lüder CGK, et al. 2010. Atypical Toxoplasma gondii altered behaviour to
Toxoplasma gondii genotypes identified definitive versus non-definitive host
in oocysts shed cats in Germany. Int J predation risk. Parasitol 135: 1143-1150.
Parasitol 40: 285-292. 55. Lappin MR, Marks A, Greene CE,
46. Huang X, Xuan X, Kimbita EN, Battur Collins JK, Carman J, Reif JS, Powell
B, Miyazawa T, Fukumoto S, Mishima CC. 1992. Serologic prevalence of
M, et al. 2002. Development and selected infectious diseases in cats with
uveitis. J Am Vet Med Assoc 201: 1005-
evaluation of an enzyme-linked
1009.
immunosorbent assay with recombinant
56. Lee JY, Lee SE, Lee EG, Song KH.
SAG2 for diagnosis of Toxoplasma
2008. Nested PCR-based detection of
gondii infection in cats. J Parasitol 88:
Toxoplasma gondii in German shepherd
804-807.
dogs and stray cats in South Korea. Res
47. Jones JL, Dubey JP. 2010. Waterborne
Vet Sci 85: 125-127.
toxoplasmosis - Recent developments.
57. Lindsay DS, Blagburn BL, Dubey JP.
Exp Parasitol 124: 10-25. 1997. Feline toxoplasmosis and the
48. Khan A, Taylor S, Su C, Sibley LD, importance of the Toxoplasma gondii
Paulsen I, Ajioka JW. 2007. Genetics oocyst. Parasitol 19: 448-461.
and genome organization of Toxoplasma 58. Lindsay DS, Collins MV, Holliman D,
gondii. In: Ajioka JW, Soldati D (eds). Flick GJ, Dubey JP. 2006. Effects of
Toxoplasma molecular and cellular high-pressure processing on Toxoplasma
biology. United Kingdom: Horizon gondii tissue cysts in ground pork. J
Bioscience. p 193-207. Parasitol 92: 195-196.
49. Kijlstra A, Jongert E. 2008. Control of 59. Lopes AP, Cardoso L, Rodrigues M.
the risk of human toxoplasmosis 2008. Serological survey of Toxoplasma
transmitted by meat. Int J Parasitol 38: gondii infection in domestic cats from
1359-1370. northeastern Portugal. Vet Parasitol 155:
50. Kim HY, Kim YA, Kang S, Lee HS, 184-189.
Rhie HG, Ahn HJ, Nam HW, et al. 60. Macrì G, Sala M, Linder AM, Pettirossi
2008. Prevalence of Toxoplasma N, Scarpulla M. 2009. Comparison of
gondii in stray cats of Gyeonggi-do, indirect fluorescent antibody test and
Korea. Korean J Parasitol 46: 199-201. modified agglutination test for detecting
51. Kniel KE, Lindsay DS, Sumner SS, Toxoplasma gondii immunoglobulin G
Hackney CR, Pierson MD, Dubey JP. antibodies in dog and cat. Parasitol Res
2002. Examination of attachment and 105: 35-40.
survival of Toxoplasma gondii oocysts 61. Martínez-Fernández AR, Fuentes I,
on raspberries and blueberries. J Parasitol Rodríguez M, Domingo CJ. 1998.
88: 790-793. Toxoplasmosis. Medicine 7: 3760-3766.

Rev Inv Vet Perú 2013; 24(2): 131-149 147


R. Grandía et al.

62. Meireles LR, Galisteo AJ, Pompeu E, 71. Moura L, Kelly P, Krecek RC, Dubey
Andrade HF. 2004. Toxoplasma JP. 2007. Seroprevalence of Toxoplas-
gondii spreading in an urban area ma gondii in cats from St. Kitts, West
evaluated by seroprevalence in free-li- Indies. J Parasitol 93: 952-953.
ving cats and dogs. Trop Med Int Health 72. Nicolle C, Manceaux L. 1908. Sur une
9: 876-881. infection à corps de Leishman (ou
63. Meunier V, Jourda S, Deville M, organismes voisins) du gondi. CR
Guillot J. 2006. Prevalence of anti- Seances Acad Sci 147: 763-766.
Toxoplasma gondii antibodies in serum 73. Omata Y, Terada K, Taka A, Isamida
and aqueous humor samples from cats T, Kanda M, Saito A. 1997. Positive
with uveitis or systemic diseases in evidence that anti-Toxoplasma gondii
France. Vet Parasitol 138: 362-365. IgA antibody exists in the intestinal tract
64. Mie T, Pointon AM, Hamilton DR, of infected cats and exerts protective
Kiermeier A. 2008. A qualitative activity against the infection. Vet
assessment of Toxoplasma gondii risk Parasitol 73: 1-11.
in ready-to-eat small goods processing. 74. Oyola LM, Martínez WH, Góngora A,
J Food Prot 71: 1442-1452. Parra JL. 2006. Encuesta
65. Millán J, Cabezón O, Pabón M, Dubey seroepidemiológica transversal a
JP, Almería S. 2009. Seroprevalence
Toxoplasma gondii en médicos veteri-
of Toxoplasma gondii and Neospora
narios del municipio de Villavicencio,
caninum in feral cats (Felis silvestris
Meta. Rev Orinoquia 10(1): 50-56.
catus) in Majorca, Balearic Islands,
75. Pappas G, Roussos N, Falagas ME.
Spain. Vet Parasitol 165: 323-326.
2009. Toxoplasmosis snapshots: Global
66. Miró G, Montoya A, Jiménez S,
status of Toxoplasma gondii seropre-
Frisuelos C, Mateo M, Fuentes I.
valence and implications for pregnancy
2004. Prevalence of antibodies to
Toxoplasma gondii and intestinal and congenital toxoplasmosis. Int J
parasites in stray, farm and household Parasitol 39: 1385-1394.
cats in Spain. Vet Parasitol 126: 249-255. 76. Pena HFJ, Soares RM, Amaku M,
67. Montoya A, Miró G, Mateo M, Dubey JP, Gennari SM. 2006.
Ramirez C, Fuentes I. 2009. Detection Toxoplasma gondii infection in cats
of Toxoplasma gondii in cats by from São Paulo state, Brazil:
comparing bioassay in mice and Seroprevalence, oocyst shedding,
polymerase chain reaction (PCR). Vet isolation in mice, and biologic and
Parasitol 160: 159-162. molecular characterization. Res Vet Sci
68. Montoya J, Remington J. 2004. 81: 58-67.
Toxoplasma gondii. En: Mandell GL, 77. Petersen E, Dubey JP. 2001. Biology
Douglas GR, Bennett J (eds). Enferme- of toxoplasmosis. In: Joynson DHM,
dades infecciosas, principios y práctica. Wreghitt TG (eds). Toxoplasmosis: A
5° ed. EEUU: Médica Panamericana. p comprehensive clinical guide. United
3452-3487. Kingdom: Cambrigde University Press.
69. Morales JT, Noé NM, Falcón NP, p 1-42.
Chávez AV. 2009. Presencia de gatos 78. Rosenthal B. 2008. A family tree for
como factor de riesgo para infecciones Toxoplasma. Agric Res 56(8): 18-20.
por Toxoplasma gondii en canes. Rev 79. Salant H, Spira DT. 2004. A cross-
Inv Vet Perú 20: 128-133. sectional survey of anti-Toxoplasma
70. Mosallanejad B, Malmasi A, Mohebali gondii antibodies in Jerusalem cats. Vet
M, Tabatabayi M. 2007. Anterior Parasitol 124: 167-177.
uveitis in a kitten infected with 80. Santos TR, Costa AJ, Toniollo GH,
Toxoplasma gondii (Tehran strain). Luvizotto MCR, Benetti AH, Santos
Iranian J Vet Res 8: 91-93. RR, Matta DH, et al. 2009. Prevalence

148 Rev Inv Vet Perú 2013; 24(2): 131-149


Toxoplasmosis en Felis catus

of anti-Toxoplasma gondii antibodies in availability of monoclonal antibodies in


dairy cattle, dogs, and humans from the sandwich-ELISA. Korean J Parasitol 37:
Jauru micro-region, Mato Grosso state, 249-256.
Brazil. Vet Parasitol 161: 324-326. 86. Suárez MH, González AF, Gardón
81. Schaap D, Vermeulen AN, Roberts BYQ, Martínez RS. 2005. Infección y
CW, Alexander J. 2007. Vaccination enfermedad por Toxoplasma gondii en
against toxoplasmosis: current status and animales y humanos en 23 años de ob-
future prospects. In: Weiss LM, Kim K servación en la provincia de Ciego de
(eds). Toxoplasma gondii. The model Ávila, Cuba. Rev Biomed 16: 21-27.
apicomplexan: perspectives and methods. 87. Tenter AM, Heckeroth AR, Weiss LM.
United Kingdom: Academic Press. p 721- 2000. Toxoplasma gondii: from animals
759. to humans. Int J Parasitol 30: 1217-1258.
82. Schares G, Vrhovec MG, Pantchev N, 88. Tizard I. 1995. Inmunología veterina-
Herrmann DC, Conraths FJ. 2008. ria. 4° ed. México: Ed. Interamericana.
Occurrence of Toxoplasma gondii and 558 p.
Hammondia hammondi oocysts in the 89. Varela N. 2001. La toxoplasmosis en
faeces of cats from Germany and other los primates del Nuevo Mundo. Boletín
European countries. Vet Parasitol 152: GEAS 2(4): 30-35.
34-45. 90. Venturini M, Di Lorenzo C, Castella-
83. Sharif M, Daryani A, Nasrolahei M, no M, Unzaga J, Venturini L. 1995.
Ziapour SP. 2009. Prevalence of Detección de anticuerpos anti-
Toxoplasma gondii antibodies in stray Toxoplasma gondii en gatos mediante
cats in Sari, northern Iran. Trop Anim las pruebas de inmunofluorescencia y de
Health Prod 41: 183-187. Aglutinación de látex. Vet Argentina
84. Smith B. 2002. Large animal internal 12(111): 48-50.
medicine. 3 rd ed. California: Ed. 91. Yu J, Ding J, Xia Z, Lin D, Li Y,
Bradford. 1324 p. Jia J, Liu Q. 2008. Seroepidemiology
85. Sohn WM, Nam HW. 1999. Western of Toxoplasma gondii in pet dogs and
blot analysis of stray cat sera against cats in Beijing, China. Acta Parasitol 53:
Toxoplasma gondii and the diagnostic 317-319.

Rev Inv Vet Perú 2013; 24(2): 131-149 149