Вы находитесь на странице: 1из 1

ESTRATEGIAS DE LECTURA EN EL EXAMEN

La mayoría del tiempo que pasarás sentado frente al examen, estarás LEYENDO LAS

LEER BIEN, se convierte en una herramienta muy contundente en la obtención

del resultado, Y aunque demos por sentado que como docentes, sabemos leer muy bien; la realidad es que pocos leen eficientemente. Algunos de los problemas más generalizados a los que nos enfrentamos en el examen son:

Un excesivo análisis de las palabras:

Cada pregunta debe ser analizada como un TODO, lo cual significa que cada palabra que esté dentro de la pregunta, No debe ser leída e interpretada de forma individual,sino en el contexto de la pregunta. Si usted frecuentemente se detiene a analizar con detalle algunas palabras, perderá tiempo valioso; incluso algunas de estas palabras, ni siquiera son relevantes para responder acertadamente la pregunta. Así que NO se detenga en las palabras individualmente, deténgase en las preguntas como un todo, dotadas de contexto. Evitar volver a leer las palabras que ya has leído. En algunos casos, es obvio que tendrás que leer nuevamente alguna pregunta, pero No debe ser la constante; si cada pregunta tienes que leerla dos o más veces, tendrás menos tiempo para el análisis, y es seguro que al final del examen, se te agotará el tiempo. Esta habilidad supone comprender muy bien la pregunta en la primera leida, y esto exige entrenamiento Lectura en voz alta Si comparamos la velocidad a la que hablamos , con la que pensamos, encontramos que es mucho más rápido la segunda. Si no puedes leer mentalmente, lo más aconsejable es que practiques mucho antes del examen; de lo contrario estarás gastando tiempo valioso vocalizando las palabras, además de desconcentrar a quienes estén cerca. Desconcentración Tienes que tener todos los sentidos puestos en el texto y evitar aquello que pueda distraer tu atención (ver al jefe de salón, recordar cosas pasadas, etc.). Según la neurociencia, la concentración se da por periodos 11 minutos en promedio, lo cual indica que No podrás mantener 4 horas la misma concentración durante el examen; para ello es recomendable hacer pequeñas pausas de segundos, cada determinado número de preguntas. No estamos hablando de ir al baño, o salir de salón, son ligeras pausas donde desenfocarás tu mente y ojos del texto. Movimientos ineficientes de los ojos. Regresiones innecesarias: volver atrás para releer material que ya se había leído. Movimientos arrítmicos: saltar los ojos alrededor de la página hacia una imagen, especialmente cuando se está cansado. Barridas de retorno defectuosas: cuando se termina una línea, no se vuelve rápidamente a la primera palabra de la siguiente.

PREGUNTAS.