You are on page 1of 106
La traicién de los intelectuales Prélogo a la primera edicion Cuenta Tolst6i de la época en que fue oficial que, al ver a uno de sus colegas golpear durante una marcha a un hombre que se apartaba de la fila, le dijo: «No le daa usted vergiienza tratar as{a uno de sus semejantes? No ha lefdo usted el Evangelio?». A lo que el otro contesté: 42No ha leido usted los reglamentos militares?». Esta respuesta es la que recibira siempre el espiritual que quiera regir lo temporal. Me parece muy sabia. A aquellos que conducen a los hombres a la conquista de las cosas les traen sin cuidado la justicia y la caridad’ ‘No obstante, me parece importante que existan hom bres, incluso silos ofenden, que invitan a sus semejantes a religiones distintas de la religidn de lo temporal. Aho: ra bien, aguellos a los que incumbia este papel, ya los ‘que denomino intelectuales, no s6lo no se hacen ya cac- 0 de dl, sino que ocupan el papel contrario, Desde hace cincuenta aiios la mayoria de los moralistas a los que Buropa escucha, en Francia especialmente los hombres deletras invitan a los hombres a buelarse del Evangelio yalleer los reglamentos militares. Esta nueva ensefianza me parece tanto més grave cuanto que se dirige a una humanidad que, por volun- tad propia, se sitia hoy en el Ambito de lo temporal con una determinaci6n hasta ahora desconocida. Es lo que empezaré por mostrar. 1. Escrito en una época en la que nose blandin la caidad y amor para impedi la justia, capfruto x Perfeccionamiento moderno de las pasiones politicas. La era de lo politico Consideremos esas pasiones, amadas politicas, a tea- vés de las cuales unos hombres se enfrentan a otros hombres, y de entre las cuales las principales son las pasiones de raza, las pasiones de clas, las pasiones na- cionales. Las personas mas predispuestas a creer en el progreso fatal de la especie humana, en conereto en su necesario avance hacia la paz y el amor, no podrén ne- garse a aceptar que, deste hace un siglo y cada dia més, estas pasiones alcanzan, en varios sentidos y dela mayor Jmportancia, un grado de perfeccién que jamés la historia habia conocido, En primer lugar afectan a un nimero de hombres que nunca habian afectado, Mientras que nos llama la atenci6n, al estudiar por ejemplo las guerrasciviles que perturbaron a Francia en el siglo xvt e incluso a finales del xvutt, el pequefio niimero de personas a las que les perturbé de verdad el alma; mientras que la histo- ria esté lena hasta el siglo xrx de largas guerras que dejaron perfectamente indiferentes a la gran mayorfa de las poblaciones, quitando los dafios materiales que les causaban', podemos decir que hoy no hay casi un alma en Europa que no se sienta afectada, o crea estar~ |o, por una pasi6n de raza, de clase o de naci6n, y muy a menudo por las tres. Parece constatarse esa misma evolucién en el Nuevo Mundo, mientras que en el Ex- 1. Wéase nora suplementatia A, p. 258: