Вы находитесь на странице: 1из 71

CONCEPCIÓN, treinta de octubre dos mil dieciséis.

VISTOS, OÍDO Y CONSIDERANDO:


Intervinientes.-
PRIMERO: Que los días .21, 24 y 25 de octubre del presente año, ante este Tribunal
de Juicio Oral en lo Penal de Concepción, integrado por los jueces don Cristian Daniel
Gutiérrez Lecaros, José Martín Cánovas Fuentes y doña Ana María Hernández Hulin, se
llevó a efecto la audiencia de juicio oral relativa al RUC N° 1610009599-1 y RIT N° 573-
2016 seguida contra de ISABEL DEL CARMEN ZAGAL SUAZO, cédula de identidad Nº
5.763.428-6, nacida el 13 de octubre de 1948, 67 años de edad, lee y escribe, cursó hasta
tercero básico, dueña de casa, domiciliada en Pasaje Mejillones N° 1090, Higueras,
Talcahuano
El Ministerio Público, estuvo representado por el Fiscal don Rodrigo Bascuñán
Martínez, domiciliado en O’Higgins 1350 Tome.
La defensa, estuvo representada por defensora penal privada Ángela Contreras
Saavedra, Maria Carolina Infent Rivera y Sonia Rojas Cárdenas, todas con domicilio en
Caupolicán 374, of 612 Concepción .
Hechos y alegatos de la fiscalía.-
SEGUNDO:- Que los hechos materia de la acusación, según auto de apertura de
juicio oral de fecha veintinueve de agosto de dos mil dieciséis, proveniente del juzgado
de Garantía de Tomé son los siguientes:
“El día 20 de marzo del año 2016, alrededor de las 08:00 horas
aproximadamente, en el interior de la Parcela Chamisal, ubicada en el sector Coroney,
Tomé, lugar donde mantenían una casa habitación la acusada Isabel Zagal Suazo con su
cónyuge Camilo Alarcón Bastías, la acusada Zagal Suazo con ánimo homicida disparó un
arma de fuego tipo escopeta al pecho de su cónyuge Camilo Alarcón Bastías,
impactándole y causándole la muerte en lugar por traumatismo torácico complicado por
agresión con arma de fuego de carácter homicida”. (sic).
El hecho antes descrito constituye en concepto del Ministerio Publico el delito de
PARRICIDIO, previsto y sancionado en el artículo 390 del Código Penal. La participación
que se atribuye a la acusada ISABEL DEL CARMEN ZAGAL SUAZO es en calidad de autora
inmediata y directa del artículo 15 Nº 1 del Código Penal. El delito señalado se encuentra
desarrollado en grado de consumado. En cuanto a Circunstancias modificatorias de
responsabilidad penal, el Ministerio Público estima que a la encartada le beneficia la
atenuante de irreprochable conducta anterior, contemplada en el artículo 11 N° 6 del
Código Penal.

1
El Ministerio Público requiere se imponga a la acusada ISABEL DEL CARMEN ZAGAL
SUAZO la pena de QUINCE AÑOS Y UN DIA DE PRESIDIO MAYOR EN SU GRADO MAXIMO
como autora del delito de Parricidio contemplado en el artículo 390 del Código Penal, más
las accesorias legales, el pago de las costas de la causa, y el comiso de la evidencia
material, por encontrarse el delito desarrollado en grado de consumado.
En su discurso de apertura el Ministerio Público expuso que se acreditará, más allá
de toda duda razonable, los hechos de su acusación, que son constitutivos del delito que
en ella se indica, mencionando la prueba que rendirá para tal efecto.
En su alegato de clausura y réplica el Ministerio Público concluyó, que con la
prueba que rindió -la que analizó y comentó-, se acreditaron los hechos de la acusación y
la participación de autora de la acusada en ellos y que no procede en la especie ninguna
eximente de responsabilidad criminal ni aún como atenuante.
Durante la audiencia del artículo 343 del Código Procesal Penal, incorpora el
extracto de filiación de la encartada y le reconoce la atenuante del artículo 11 n° 6 del
Código Penal y con el mérito de la prueba rendida en el juicio, pide la rebaja de la pena en
un grado por el artículo 11 n° 9, en cuanto al 11 N° 8 sostiene que no se da en la especie,
porque no tenía mayor posibilidad de eludir la justicia, se llegaba igual al hecho de
conocer su participación, sostiene además que aquí no hubo provocación, su acción no era
proporcional al delito que le causó la muerte a la víctima, en cuanto a la atenuante del
N°5, tampoco hubo arrebato y obcecación, lo que se vincula con la preparación del delito,
por lo que sólo habiendo dos atenuantes la rebaja debe ser un grado. En cuanto al
beneficio, éste concurre siempre que haya una imputada en violencia intrafamiliar, no
cuando es la responsable de la violencia intrafamiliar.
Alegatos de la defensa.-
TERCERO: En su discurso de apertura la defensa sostiene que actualmente hay una
campaña para erradicar toda forma de violencia contra la mujer, se está tomando
conciencia en esta sociedad de este fenómeno, ya que hay una enseñanza machista y
patriarcal, en el rango etario de doña Isabel en la cual se le enseñaba a ser sumisa, ella no
solo fue sometida a violencia intrafamiliar por su marido sino también por su ex pareja
que era alcohólico y la golpeaba, sufrió desde pequeña de violencia intrafamiliar en su
hogar, porque su padre también era un golpeador, no hay que atenerse solo al día de los
hechos, hay una historia que se acreditará con testigos y peritos, fue víctima de violencia
intrafamiliar por más de 40 años por parte de Camilo Alarcón por lo que se puede
entender a hay una eximente de responsabilidad, la ley de femicidio incorpora la eximente
del artículo 10 nº 11 del Código Penal que antes no existía, que es el estado de necesidad
justificante, jurídicamente hablando se trata de una ley que incorpora una eximente de

2
responsabilidad, supuestamente la víctima debería ser fallecida, si la mujer es víctima de
violencia intrafamiliar se convierte en victimaria, aquí se acreditarán los presupuestos del
artículo 10 nº 11 del Código Penal. Ella fue víctima de todas las formas de violencia
intrafamiliar que pueden existir, sufrió violencia sexual, económica, psicológica y física, si
bien la violencia física no tiene la misma intensidad al final de estos 40 años, ella perdió
dos hijos por la violencia de su cónyuge, había una humillación permanente, un
menoscabo permanente, se le trataba como un perro, la prueba y los peritos explicarán
por qué ella se fue anulando, quedando sin red de apoyo, incluso los hijos se convirtieron
en cómplices pasivos, nadie le dio apoyo, se dirá que ella no hizo denuncia, pero ella si
pidió ayuda, trató de asistir donde la asistente social en Huachipato que era la empresa
donde trabajaba su marido para que le dieran alguna ayuda, pero se entiende que si quien
ventila esto es la mujer, es mal vista porque perjudica a su marido. Aquí hay un peligro
permanente que tiene círculos de mayor y menor intensidad, ella en esa situación en que
se encontraba no podía pedir ayuda, la víctima ha sido siempre sumisa y decide rebelarse
y enfrentarse a su marido, ahí el peligro es de riesgo vital, es ella o él, el riesgo es de
intensidad. Es necesario analizar no sólo lo ocurrido ese día, sino su historia y su psicología,
ella tiene 4º básico, se aisló del mundo, se sometió a tortura y se acostumbró al círculo de
la violencia. El Ministerio Público fue oído en la historia fidedigna de la ley cuando se quiso
poner une eximente en la ley de femicidio, y así se estableció el estado de necesidad
justificante, aquí no es necesario que el mal esté presente en el minuto, sólo debe estar
latente, ella recibe una golpiza ese día, pero dentro del contexto y la escalada de violencia
que existía está más que justificada esta eximente, también puede estar la situación del
artículo 10 nº 9 del Código Penal ya que en que en este caso también habría un miedo
insuperable.
En su alegato de clausura y réplica, sostiene que la legislación ha establecido la
eximente del artículo 10 N° 11 del Código Penal en la ley que crea el femicidio, no se habla
de legítima defensa sino de una causa de exculpación el fundamento tiene que ver con
fines preventivos especiales no es cualquier víctima, no queda otra posibilidad a la víctima
de actuar como se hizo. Ella actuó evitando un mal grave, existe la actualidad del mal que
se pretende evitar, en cuanto a que sea inminente o actual se puede colegir por el peligro
permanente, en que se puede convertir en un daño sin que se sepa cuando va a ocurrir, el
tirano familiar está pacífico de momento, pero en cualquier momento puede proceder a
malos tratos, se debe actuar ahora para que después no sea demasiado tarde, esta
eximente se aplicó por primera vez el 2013 en el juicio en Puente Alto 166-2012, en que
ella espera que el marido se duerma para matarlo, en el caso de Isabel fueron 40 años de
maltrato, facilitado por una historia familiar que permitieron que ella aguantara esta

3
violencia, la normalizó al igual que sus hijos. El peligro era actual e inminente esta
hablándose de un peligro, en este caso de una represalia tan grande que le causará la
muerte, ella tiene una lesión en su espalada producto del golpe que le da Camilo ese día,
según se comprobó, lo que se pretendía evitar era el femicidio de que ella podía ser
víctima. En segundo lugar hay que ponerse en el contexto que ella en numerosas
oportunidades trató de frenar la violencia trató de pedir ayuda más institucional y no fue
bien recibida, lo que la llevó a la desesperanza, a defenderse sola, los hijos se fueron de la
casa se sienten culpables, ya que valoraban más a su padre, el hijo invitó el padre a su
casa, Elizabeth también invitaba sólo a su padre, la madre fue invisible, relegada a un
segundo lugar, ella no tenía medios de repeler el mal, ella tenía una hermana con
esquizofrenia, un trabajador que sabe que es testigo desde hace 30 años, ella no tenía
posibilidades de ayuda. En tercer lugar, existe la lesión de la espalda, no se trata de
compararla con la muerte de Camilo, sino con el riesgo por el nivel de complementariedad
era un riesgo vital, vida contra vida, no se trató de defender una lesión, era la vida lo que
defendía. En el punto cuarto no se le puede exigir a Isabel que tuviera que soportar la
agresión, no tiene por qué, el enfoque es que tenía que hacer algo no podía esperar que él
la matara, no se le puede exigir el sacrificio de su vida frente a este mal hay elementos
probatorios que en 40 años se han perdido, no se le puede pedir una prueba mayor la
violencia intrafamiliar a puerta cerrada, es difícil de probar, la familia de Camilo no sabía
de su vida, no lo visitaban, no iban a cumpleaños, nadie se metía en lo que ocurría en la
casa, de ello pueden dar testimonio sus hijos y el círculo más cercano, incluso doña Rita,
ya que a ella también le había relatado que era producto de violencia familiar, a Juan le
dijo lo mismo. Los hijos hacen mención a hechos de violencia que pudieron observar tanto
física, como psicológica, al final era más psicológica; en la rueda de poder se llega a la más
peligrosa que es cuando la víctima se enfrenta a su agresor, ella nunca tuvo red de apoyo,
los hijos nunca hicieron nada, se hicieron cómplices pasivos de padre, no había contacto
social de ella, se fue aislando. Finalmente en base a la versión que ella da es creíble por las
pericias, en cuanto a la altura del disparo en relación con ella resulta incómoda la posición
para dispararle cómodamente por lo que Camilo agarró el cañón y con lo que dice el
perito químico que al examen de las manos de Camilo e Isabel en momentos cercanos
sólo se encuentran restos en las manos de él y no en las de ella, al parecer ella no disparó
el arma, por lo que su versión es ratificada por las pericias químicas y lo que dijo el
Servicio Médico Legal; cuando se le consultó a Isabel si estaba dispuesta a disparar el
arma dijo que sí estaba, ella no ha querido deslindar su responsabilidad ha sido creíble, no
quería entregar el arma, no quería perjudicar a nadie, lo veía como algo propio y no quería
perjudicar a nadie más. En este caso ella pudo ser víctima de un femicidio y se convirtió en

4
victimaria, para eso se establece la eximente. Por eso considera que debe ser beneficiada
con ella. Sostiene que aquí se probó la violencia intrafamiliar, se escucharon varias
episodios, don Luis dijo que había participado en su defensa, que se percataba de lo que
sucedía, que la veía morada, escuchaba las discusiones, a él también le pegaba. Elizabeth
dice que veía cuando llegaba ebrio después de ir al Club caza y pesca le daba puntapiés a
su madre, en otra ocasión él le reconoció que le había pegado a su madre, don Juan señala
lo mismo, también el policía Mendoza dijo que ambos ratificaron que era víctima de
violencia intrafamiliar, el policía Santana de la Policía de Investigaciones toma
declaraciones a ambos y dijo que hay violencia intrafamiliar. La eximente se creó en la ley,
las peritos en base que reciben un salario el estudio no lo hacen con menor rigor, ellas
trabajan a contrata a Sernam con mujeres que han sido víctima de violencia intrafamiliar,
tienen expertisse, aplican pautas que usan en ese servicio, se confirmó que este caso era
verdadero, por lo que no se trata que mientan por el sólo hecho que han sido contratadas,
la hipótesis que debían confirmar o descartar era si había sido víctima de violencia
intrafamiliar, también pudo haberse descartado, el objetivo no es pedir absolución, ellas
se ponen en caso que pueda ser condenada y sugieren que no lo sea en un recinto penal,
ellas veían la historia familiar, estima que se probaron las hipótesis del artículo 10 n° 11
del Código Penal .
En la audiencia del artículo 343 del Código Procesal Penal dice que en favor de su
representada concurre la atenuante del artículo 11 N° 9 del Código Penal, la de
colaboración sustancial, ya que declaró ante Carabineros y el fiscal y lo hizo sin la
presencia del abogado, también alega la atenuante del 11 N° 8 ya que es ella quien se
denuncia y pide ayuda antes de que se inicie la persecución en su contra, esta atenuante
es distinta y diferente a la de N° 9 y se dan porque ella es la que pide que concurra
Carabineros y no quiere involucrar a nadie más. También concurre la atenuante del 11 N°
3 del Código Penal, ya que hubo una provocación o amenaza de la víctima en contra de
ella, porque la víctima es la que concurre al domicilio a enfrentarla, hay una provocación
previa en la que ella resulta lesionada, asimismo concurre la del 11 N° 5 ya que actuó con
arrebato u obcecación porque no se puede obviar la historia previa y cuando él la empuja,
considerándose que por el artículo 68 del Código Penal, la pena debe ser ajustada y
rebajada en tres grados atendida la entidad, número y gravedad de estas atenuantes y
también en cuanto a la edad de la encartada debiera tener una libertad vigilada intensiva,
ya que en la ley 18216, hay una contra excepción en el artículo 15 bis, que señala que
procede esta pena sustitutiva en actos cometidos en violencia intrafamiliar, por lo que
solicita se le otorgue este tipo de cumplimiento por acreditarse los requisitos de esta
medida, para ello se esgrimen los mismos documentos que se incorporaron, en cuanto a

5
certificados médicos de los que aparece que tiene diversas enfermedades y a que cumplir
en el ambiente carcelario tendrá más consecuencias para su salud, ella no tiene peligro de
reincidencia, hay un informe que hace gendarmería acerca de sus dolencias y el informe
sico social de las peritos que dan cuenta de su estado de salud y conveniencia que no se
encuentre privada de libertad, sin perjuicio del respectivo plan de intervención que se
haga, ya que ella tiene el apoyo de sus hijos.

Dichos de la acusada.-
CUARTO: Que la acusada, ISABEL DEL CARMEN ZAGAL SUAZO, renuncia a su
derecho a guardar silencio y señala que con sus hermanas fueron 4 mujeres, su madre era
autoritaria, maltratadora, su padre le dio golpizas a su madre, no era bebedor, ella
conoció a una persona y se casó con Lisandro Peña Flores a los 18 años pensó que así se
podía salvar, pero no fue así, se embarazó y nace su hijo con un retardo mental por el
alcoholismo de su marido, él le exigió que lo dejara en un hogar, ella se opuso volvió hacia
a su padre a pedir ayuda, vivió con ellos, pero su hijo empeoró y maltrataban; demandó a
su marido y él le dio alimento para ella y su hijo, empezó a trabajar lavando lechugas y
platos en un restaurante, y atendía público ahí conoció a su actual marido, empezó a ir a
tomar onces al local y se acercó a su casa y empezaron a convivir, pero peleaban porque
ella defendía a su hijo que él no lo quería, ella no lo podía dejar botado en un hogar,
había que ponerle pañales, él no le daba nada, trabajó en una casa particular pero no
admitían a su hijo y lo dejaba en el patio no podía entrar a la casa, se iba a las 3 a 4 de la
tarde a su casa, Camilo no le daba plata, su ex marido tampoco le daba plata, no quiso
que trabajara más y comían lo que podían; sus padres se enteraron que lo pasaba mal y la
vinieron a buscar y le regalaron una casa y regresó a Chiguayante, después quedó
embarazada y él la empujó y a los 3 meses lo perdió, la obligó a decir que se había caído,
no podía pedir ayuda a nadie. Con Camilo se casó después de 8 años cuando nació
Elizabeth deciden casarse porque perdía dinero por los familiares, trabajaba en
Huachipato el administraba todo, sus padres le daban verduras y algunas cosas, é traía
comida que daban en Huachipato, su hijo falleció a los 13 años y el año 82 decidió sacar
una casa en Higueras por Huachipato, ahí empezó su martirio porque se alejó de su familia,
él no admitía que los visitara, a ella la echaba puerta afuera, pero a los hijos les traía la
comida que sobraba en los platos y ella se lo daba a los niños, ella arrendó la casa de su
padre y él se quedaba con el dinero, después la vendió y compró un vehículo que él
trabajó así llego Juan a su casa. Camilo no daba plata, traía los restos de Huachipato, ella
hacia artesanía para tener plata para sus hijos, sus hijos sabían de los maltratos pero eran
pequeños, a los 16 años su hijo Luis trató de ayudarla, pero él le pegó porque era mayor,
le quebró el brazo y toda moreteada fue a Carabineros y ellos le dijeron a lo mejor andaba

6
saliendo por eso le pegaron, él la amenazaba a con matarla porque molestaba demasiado.
Fue a la asistente social de Huachipato con la cara morada quería separarse, pero no le
hicieron caso, le pedían que crecieran los niños. Tenía artrosis ya no podía defenderse, la
botaba y ella no podía pararse y le pegaba, no tenía amigos, fue como duro, lloraba sola,
no vio salida, ni con la familia de ella, porque a sus hijos los llevaba solos cuando salía a
Cobquecura, hacían fiestas no la llevaba, le decía lavaplatos, vieja, cuando se fue al campo
estaba feliz porque se había librado de él, se llevó a su hermana, estuvo un año sin volver
a Higueras, sabía que no iba a tener ayuda, era soportar lo que él hiciera, se metió en un
proyecto de Prodemu, pero no tenía plata, él no le daba, le pidió a su hermano Ricardo. Su
mamá sólo quería a sus hijos hombres, su madre las hacía pagar lo que el papá le hacía a
ella. Las ayudas eran pocas, su hermano le prestaba plata para plantar frutillas, ella
juntaba plata de las cosechas y le iba cancelando, pero no le podía decir lo que sufrían
como hermanas, se hizo cargo de una hermana que la veía como su mamá. Es duro relatar
lo vivido, no podía echar a su hermana porque ni sus propios hijos la quisieron, trabajaba
hasta las 2 de la mañana, compraba verdura en Cosmito y hacía la plata, su hija pagaba la
luz y el teléfono, se lo dejó grabado con los números que llamaba; su hermana recibía una
pensión de invalidez esa plata la ocupaban, él le decía que sacara la pensión y se reía y
mofaba de ella; hacía mermelada, andaba en compañía de Juan que la ayudaba en el
campo. Una vez que fue a Higueras se dio cuenta que su marido era bisexual, estaba con
unos hombres todos desnudos teniendo relaciones sexuales, a ella la encerró en el
dormitorio, tenía agua y baño, no quería contarle a su hija lo que había descubierto, nunca
lo había visto con hombres y desnudos, la dejó encerrada tres días, se volvió al campo y no
le contó a su hija. Él no quería separarse de ella porque no quería que su hija se enterara;
en mayo fue a Higueras lo vio durmiendo curado con una mujer, en la cocina había una
chuica de vino, una botella de granadina y helado, a ella no le vio el rostro a la mujer, sacó
dos bebidas de y se fue al campo. Nunca le dijo nada a Juan ni a su hermana de lo que veía,
después conversó con él, pelearon, la apartó como tres meses, después regresó y de
nuevo fueron a la casa, la obligaba a tener relaciones sexuales, peleaban porque quería
cosas nuevas, ella perdía siempre, le decía que una mujer que no sabia usar el culo, que
las mujeres debían ser señoras de día y putas de noche, del portón para afuera era un
señor, para adentro era un salvaje, del tiempo que vivió en Higuera conoció a gente de
vista, no la dejaba salir, cerraba los portones y se llevaba la llave. Regresó un día sábado a
dejar miel y frutilla y encontró una mujer en la casa, andaba una camioneta azul que
estaba en el garaje, ella no comió sólo Juan, él no se quería separar porque no quería que
su hija supiera que ha sido un mal padre. Así llegaron al 20 de marzo, anduvieron en la
semana antes en Cobquecura estuvieron alegando, su hermana se quedó en la casa de su

7
cuñado, él decía que no sabía lo que le estaba pasando, no quería ver medico decía que
estaba extraño que no entendía por qué la trataba así, se le pasaba por la cabeza que ella
hacía lo mismo que hacían las otras mujeres con él. Llamó al Juan que lo fuera a buscar
cerca de las 12, con su hermana hizo almuerzo quedó de ir a la feria, hizo sus cosas, el
jueves fue a vender a la feria, hizo $170.000 llenaba con petróleo su camioneta le llevaba
de comer sierra que la hizo jueves en la tarde el día viernes bajó porque tenía que
comprar cosas para los cerdos y verdura pasó a su casa llevo frutilla y huevos le dejó
hecho el almuerzo, le dejo sierra, y pelo de choclo para sus cálculos, y lo llamó, no le
contestó, cerca de la una la llamó y le dijo que no se preocupara que el sábado iba a tener
terapia y el domingo ir para el campo. El día domingo vio el auto de él estacionado en el
patio camiones en Lirquén con las puertas abiertas, le dijo al Juan que fueran, ahí vio a su
marido con la mujer que estaba en la casa y le dijo que era su amante, le dio rabia porque
a ella no le daba nada y tenía las cosas que eran de ella y había llevado y se la estaban
comiendo, desparramó las cosas y él la agarró a puñetes. Le dio un puñete en la cara, por
lo que ella tomó un martillo e hizo tiras todo lo que había dentro, quería que conversaran
afuera, ella no sintió celos, quería enfrentarlo para que se separaran, no era la primera vez
que lo veía con mujeres. No se dio cuenta que tenía una herida en la mano, le dio un
martillazo al parabrisas y desahogó su rabia de muchos, años. Él se fue a Higueras y le dijo
a Juan que lo siguiera fueron por la autopista y después se volvieron a Concepción, pasó la
rabia, y pasó a comprar algo, se fue al campo, la daba pena que si le pasaba algo a ella su
hermana iba a quedar desprotegida, nunca había sentido tanta rabia como ese día, no
quería hablar con él ya que si se caía no se podía parar no tenía fuerzas como para
defenderse, el Juan era el único que tenía la escopeta, pensó que podía amenazarlo como
hacía con ella. Tenía miedo porque él había dicho que algo iba a pasar. Su hermana se
acostó en la noche y ella pensó toda la noche, despertó al Juan a las 6 ,30, él partió
derecho al baño como siempre, y ahí sacó la escopeta y le dejó un rifle a postones en vez
de la escopeta la que escondió debajo el catre porque no la pudo abrir, distribuyó las
tareas, su hermana fue a dar comida a los pollos, y el Juan a dar comida a los cerdos y ella
quedo terminando las mermeladas, no lo sintió llegar, hasta que le dijo “ aquí estay
conche tu madre aquí vamos a arreglar las cosas” le dijo que lo había hecho quedar mal y
pasar vergüenza, luego la empujó y ella escuchó a su hermana en los conejos y a Juan a lo
lejos, después le plantó un varillazo y le dijo “ahora vai a ver lo que te va a pasar vamos a
salir”, ella le dijo que no, le dijo “voy a matarte” y el le contestó “con que vai a matarme
vieja e mierda si no te podis ni el culo”, le preguntó que cómo había llegado donde él
estaba y ella a su vez le preguntó que por qué le había mentido diciéndole que iba a ir a
terapia y que había llegado porque la mujer la había llamado y que su número lo tenía en

8
el teléfono celular grabado, él le dijo que trajera el teléfono, pero como ella lo tenía en la
mesa lo puso detrás de un frasco para que no lo viera, y así tuvo un tiempo para ir a
buscar la escopeta ya que quería amenazarlo para que sintiera lo que ella sentía pensaba
que como era cobarde se iba a ir, le puso un tiro a la escopeta, él la quedó mirando y se
rio le dijo “no sabis ni usar la wea” y se la puso en la guata, se la quitó, ella se aferró a la
parte de atrás y empezaron a tironear y en eso sintió un ruido enorme y él retrocedió dio
como tres a cuatro pasos y se sentó en la silla hizo como un tiritón y le salió un chorro de
sangre, ella llamó a su hermana y le pidió que llamaran Carabineros y a la ambulancia,
Juan le dijo que llamara a un Carabinero amigo, ella le dijo que él se iba a parar y la iba a
matar. Ella no quiso matarlo, veía que se iba a parar y la iba a matar. Juan le dijo que le
pasara la escopeta, ella no quiso porque no quería que nadie más se involucrara, el
problema, era entre él y ella, llegó la ambulancia y todos y dijeron que estaba muerto.
Cambio de cárcel en que la que tenía con la de los grilletes que aquí le pusieron.
Al fiscal le señala que no le disparó, que él toma el arma y se la tiró de encima y
ella no se la pasó la tironearon. Dice que el día que ocurrieron los hechos dijo en la Policía
de Investigaciones que él estaba sentado cuando ella llegó con la escopeta y que le dijo
“esta es la última vez que me pegas concha tu madre” procediendo a dispararle a la altura
del pecho, señala que ese día le dijo que había cosas que no se pusieron en su declaración,
que no la leyó y sólo firmó en la fiscalía, que no había abogado, y no declaró porque el
fiscal le dijo que estaba abandonada y no había abogado. Esta historia que contó en el
tribunal no la declaró en el tribunal. Tuvo un padre que bebía, Lizardo Reyes fue su primer
marido también bebía y la maltrataba, su padre le regaló una casa en Chiguayante, antes
de l979, antes del nacimiento de Elizabeth, Camilo el año 1982 había sacado una casa en
Higueras, cuando vende la casa de Chiguayante ella compra un colectivo con línea de taxi
y tuvo chofer, cerca del 1985, lo conducía Juan. Con la plata que ganaba se renovó el
vehículo. El campo lo compraron y Camilo pidió un préstamo y lo pagó ella por dos años
mes a mes, esto fue cerca de 14 años atrás, el 2012 aproximadamente, primero había una
persona y después se fue, estuvo 4 años sola en el campo pensando en que iban a tener
una persona, pero no lo tuvieron, cuando se puso la luz, el auto no estaba dando por lo
que decidieron comprar una camioneta, la parcela se llama Chamisal, está en Corney en
Tomé. Cuando sorprendía a su marido con hombres y mujeres ella no conto a nadie, Juan
también sabe porque lo vio. Cuando lo vio en la casa con otra mujer se vino al campo,
estaba sola, nunca lo denunció porque cuando lo hizo tenía una amigo Carabinero con el
que salía a cazar y antes de llegar a la casa ya estaba esperándola, cuando fue a la
asistencia social de Huachipato, lo mandaron a llamar, par unos 15 a 20 días. La doctora
Ortega estaba al tanto de lo que le sucedía. Al estar ella en el campo se liberaba de ella, él

9
iba al campo y alojaban juntos. Se quedaba voluntariamente en la parcela porque así se
zafaba de él, vivió en Higueras hasta que su hijo mayor se fue a la Armada, el 1996 él se
fue de la casa, su hija Elizabeth se fue a Rancagua, hace cerca de 12 años. Camilo se
quedaba en Higueras ella viajaba en la semana, cuando él se perdía ella se iba al campo,
su hermana Rita estuvo 5 años con ella en el campo y también con Juan. Camilo iba los
fines de semana, la iba a buscarla para quedarse con ella en Higueras o la iba a dejar, la
obligaba a irse a Higueras, se enojaba y la iba a buscar, el era autoritario y la obligaba.
En la semana de los hechos el día viernes llevó la sierra, frutilla y huevos, le dejó
comida preparada, era su casa iba voluntariamente, era normal que fuera, él era un
bipolar, de repente hacía una cosa y decía otra. Se vuelve al campo. El día sábado 19 de
marzo bajó a Tomé a Concepción y encuentra la camioneta, un station blanco de su
marido, botado en un espacio de camiones de Lirquén con las puertas abiertas y la parte
de atrás no se veía gente, tenía sospecha que tenía otra mujer y quería hablar para
separarse. Entró al quiosco y lo vio soldando, él no la vio ella, lo tocó, y él le dijo que haces
tu aquí, eran cerca de las 10 a 11 de la mañana, y vio que estaba lo que ella con tanto
trabajo producía, las tres bandejas con huevos, las cajas de frutillas, que ella le llevaba a
Talcahuano para que él las llevara a Huachipato a revenderlas, tomó el canasto de frutillas
la desparramó e hizo pedazos los huevos. Él la agarró y le dio un puñetazo en la cara y la
tira encima de unos mostradores, el había dejado un martillo a un lado para sacarse el
guante con que estaba soldando y ella agarra el martillo y empezó a hacer mierda todo y
le dijo que saliera para afuera, y le dijo que le iba a hacer cagarse el auto y él dice que su
auto no y ahí ella sale y hace tira la camioneta de la mujer. En eso baja Juan con el boche
y le ve la mano sangrando, la sube a la camioneta y se van y escucha que la mujer dice
que van a hacer ahora si no van a poder justificar el robo. Esto no lo dijo al fiscal porque
no le preguntaron, le dijo que había visto con una mujer comiendo, y cuenta una situación
en Lirquén. Juan le quita el martillo a ella y se sube a la camioneta. Su marido se sube a su
vehículo se va y le dice que lo siga, lo hacen hasta la rotonda, después se vuelven,
posteriormente compraron el aserrín que eran 8 sacos.
El día domingo siguiente se levanta cerca de las 6 de la mañana, Juan tenía una
escopeta que se la trajo su marido para irse de caza los dos. Toma la escopeta de Juan y
se la lleva para su cama, saca los cartuchos desde en el cajón de la ropa, la escopeta
estaba cerrada y lo que más le costó fue abrirla, la dejo ahí y esperaba que llegara Camilo.
Camilo cuando aparece tenía un palo con que se espantan los perros, tomó un
varillón, Juan le dijo que traía un puñal en el auto, quería que subiera en el auto y saliera
con él. Camilo participaba en caza tenía una sarrasqueta la tenía en su casa de Higueras, y
después compró la de dos tiros.

10
Se produce la discusión porque ella quería separarse, él le aforró un puñete en la
cara le rompió los lentes, le quebró la prótesis y le pegó un varillazo, ella fue a buscar la
escopeta le puso un tiro y la cerró, él se paró de la silla y le dice que como lo va a matar si
no sabe ni hacer un disparo, y ahí se paró a quitársela ahí se dio cuenta que un pedazo de
su blusa quedó cazada con la escopeta, él estaba de pie cuando se produce el disparo y ahí
retrocede, cuando llegó Carabineros estaba tan choqueada que no sabe si firmó, no podía
hacerlo.
Contrastada con sus declaraciones prestadas ese día ante Carabineros señala que
en ese instante é estaba sentado y cuando la vio con el arma trató de levantarse y ella
accionó el gatillo siendo en ese momento que le salía sangre de su pecho. Pero, aclara,
que él estaba de pie después retrocedió y se sentó y sentado se fue cayendo al piso. En el
forcejeo se disparó la escopeta, ella la tenía y él la tomó de adelante y ahí sonó la
escopeta. Que cuando tomó la escopeta estaba de pie y ahí retrocedido y se sentó
cayendo al suelo.
De los maltratos fue hospitalizada, no hizo denuncia, éstas no eran efectivas para
qué hacerlas.
A la defensa, le señala que Camilo la empujó y perdió su primer embarazo de tres
meses, en el año 1974 aproximadamente, estuvo en el hospital Higueras, ahí dijo que se
había caído porque no quiso decir la causa incluso los familiares dijeron que no quería
tener hijos de él. Luis nació el año 1976, después perdió otro embarazo de 4 meses, ya
que Camilo le pegó y la arrastró del pelo, su hija nació el año 1979, él no quería que
tuvieran hijos porque no estaban casados, después que nació su hija le dio un golpe en el
pecho tuvo una mastitis y perdió la mama. Su hijo José Eduardo falleció el año 1981, tenía
un tumor cerebral y un retardo, deficiencia motora, usaba pañales, para Camilo siempre
fue un problema y pensaba que todos sus hijos iban a ser iguales. Camilo quería que lo
internara lo que ella no aceptó porque se separó de su papá por lo mismo, había sido
sufrido tanto por el niño, incluso la familia de su esposo la discriminaba diciendo que
podían tener hijos tontos.
Sus hijos presenciaron hechos de violencia familiar. en Higueras era más notorio,
ocurrían delante de los niños, cuando la tiró de escala abajo, ella dijo que se había
resbalado Elizabeth tenía 8 años y Luis 13, Luis se enfrentó a su padre ya que ella no era
capaz de defenderse y él le pegaba a su hijo, Camilo media 1,72 mts, y tenía 4 años menos
que ella, con Elizabeth se hacia el papá bueno, ella es más altanera y vivaz, Luís se aislaba
cuando él llegaba era más reservado, una vez le pegó con la hebilla del cinturón y le paso a
llevar su genital. Camilo manejaba armas, las escopetas y puñales que manejaba en el
dormitorio de la casa de Higueras. Ambas armas las tenía inscritas. Su hermana se llama

11
Rita del Carmen, tiene una esquizofrenia, porque no fue tratada de chica de epilepsia, su
madre no le dio tratamiento la sacó del colegio. Cuando se casó tuvo una depresión post
parto que la llevó a la esquizofrenia sin tratamiento ya que el marido no la dejaba. Ella se
hizo cargo de su hermana, la acompañaba a su casa de Higueras se venían en días de
semana a Higueras, se iban el sábado en la tarde al campo, él se quedaba también allí. Su
hermana presenció episodios de violencia intrafamiliar con ella Juan le decía a su hijo Luis
que la defendiera cuando Camilo pegaba. Elizabeth le llamaba la atención a su padre y le
paraba el carro, sus hijos no hicieron amago de ayudarla llevándola a la posta porque era
vergonzoso para ellos; él la obligaba a hacer cosas nuevas, acciones sexuales anales o
bucales, una vez la tomó del cuello y perdió la voz por un mes y estuvo en tratamiento.
Nunca se separaron, él no quería porque no iba a aceptar ser un hombre separado, no
quería que su hija supiera que tenía una doble vida. Sabia que tenía otras mujeres y no
tenía celos de lo que hacía su marido, tenía que cuidar a sus hijos y no valía la pena, ese
día la reacción que tuvo fue porque vio que sus cosas, se sacaba la mugre para cosechar y
se las daba a ella, quería que supiera que se iba a separar costara lo que fuera, no le
importaba que su hija interviniera, es la única vez que actuó más violenta, cuando hizo
esto sintió que iba a tener que defenderse, temió por su vida muchas veces, temió por su
vida porque sabía que él la iba a matar por su arrebato, él esa vez el dijo que al día
siguiente era la última vez que iban a conversar. En la noche no sabía a qué iban a llegar,
pensó que la iba a matar por eso decide hacerse del arma, no podía pedírsela a Juan
porque no se la iba a pasar, estaba dispuesta a disparar porque era o él o ella, cuando se
hizo el disparo no recuerda haber apretado el gatillo fue cuando la tiró para atrás. Cuando
él la tiró para adelante e dio cuenta que estaba atascada la punta de la polera, era de
color verde y se le salió el pedazo, cuando la llevaron la tenía puesta. No le dijo a su
hermana porque temía que le fuera a dar una crisis, Juan se volvió loco se puso a llorar,
llamó a Carabineros a petición de ella le dijo que llamara la ambulancia o los pacos.
Cuando llegaron los Carabineros contó lo mismo, no se alejó de él se quedó sentada en
una silla. En cuanto a las declaraciones que firmó no las leyó le daba lo mismo, en lo único
en que pensaba en lo que había pasado, ella sabe leer no tanto. No sabe marcar el
teléfono, su hija se lo dejó programado, por eso nunca se preocupó del teléfono de su
marido, ella estudió hasta 4 básico. Cuando firmó ante el fiscal le dijo al joven que habían
cosas que no eran lo que quería poner ahí, el joven dijo que lo podían borrar, ella dijo que
le daba lo mismo que fuera lo que Dios quiera, estaba sin abogado. Aparte de la policía no
habló con nadie más, se le avisó a su hija de inmediato y ella habló con su hija, señala que
ella habló por teléfono con su hija la que le dijo que pensaba ayudarla porque sabía de
esto, ella le contestó que no estaba dispuesta a que le pegara más.

12
En Carabineros cuando fue a pedir ayuda con su hija de tres años en los años 80
fue recibida mal, había un carabinero con el que iba de caza y pesca el cual le avisaba al
tiro y era doble paliza. Trató de poner denuncia en otra comisaría, pero no aceptaron. Con
la denuncia en la asistente social de Huachipato, le preguntó si tenía problemas de alcohol,
no siguió adelante con eso, ella tenía la cara morada, su hija tenía como 10 años. Señala
que tiene diabetes crónica, artrosis seria, glaucoma e hipertensión arterial, 4 veces le han
operado los ojos, y el médico le dijo que a lo mejor podía quedar ciega, tiene una
operación de la columna que casi la dejó con invalidez, cada vez que se cae debe pararse
en cuatro patas, por eso le decía que parecía gato desplumado, ella mide 1,48 mts. su hija
le compraba los bonos él no le daba dinero para bonos ni para remedios, su hija fue su
gran ayuda, desde que se recibió, la ayudaba comprándole ropa y de todo-

Prueba.-

QUINTO: Que, las partes intervinientes de conformidad al artículo 295 del Código
Procesal Penal, no presentaron convenciones probatorias.
SEXTO: Que con la finalidad de justificar los basamentos fácticos de su acusación,
la fiscalía rindió la siguiente prueba de cargo, que fue compartida por la querellante y la
defensa consistente en:
I.- PRUEBA TESTIMONIAL, compuesta con las declaraciones en síntesis de:
1.-JUAN DE LA CRUZ VILCHES VERGARA, quien señala que vive en la parcela
Chamisal en Coroney Tomé, ahí vive desde el 2002, con la señora Isabel, y la señora Rita,
esta vive ahí como 4 años. A doña Isabel la conoce desde hace 30 años atrás desde el
1986, por asuntos de trabajo, le manejaba un colectivo que era de su padre lo puso en
venta y quedó trabajando como chofer para ella, la transacción se hizo con ella y se pagó,
era un Chevrolet Opala año78, lo compró con recorrido, que tiene un precio adicional,
pero se vendió completo, se lo trabajó hasta el año 1987, se vendió y se compró un Monza
a crédito y se pagó trabajando el auto, ese negocio lo hizo ella, el dinero era de ella, siguió
trabajando el Monza hasta el año 2000, se vendió con recorrido, para comprar una
camioneta Chevrolet Luv color roja año 2000, ese negocio lo hizo doña Isabel, la señora
Isabel se venía al campo a trabajar ya que iban a media en la producción, la parcela se
compró hace 16 años atrás, por la señora Isabel, pero el esposo era el aval ella le pagaba
todos los meses una cantidad de plata a don Camilo Alarcón Bastías.
De la parcela se obtenía dinero, él era mediero, la administraba ella, pero él la
trabajaba, don Camilo no tenía injerencia en la parcela. El 20 de marzo estaba en el
barracón cerca de las 8 de la mañana haciendo aseo a las aves y a los chanchos la otra
hermana estaba lavando los quesos en la tina, en eso lo llama que la hermana y le dice

13
que la señora Isabel lo estaba llamando, entra a la cocina vio a la señora Isabel en estado
de shock y tenía el arma agarrada con las manos, era una escopeta, estaba parada y
cuando mira para el otro lado vio a don Camilo boca abajo en un charco de sangre, le pide
el arma y ella no la quiso entregar dijo que se la iba a entregar a Carabineros, fue a buscar
su teléfono llamó a Carabinero que llegó media hora después.
El arma la tenía con una mano arriba del cañón, él se la sostuvo de la parte arriba
del cañón, porque podía pasar algo, no sabía lo que había pasado porque ni siquiera había
escuchado un ruido, le botó el cartucho que se había disparado, y quedó en la pieza de
ella, fueron juntos a buscar el teléfono. Cuando llega Carabineros tomaron fotos y ahí ella
le entregó el arma al Carabineros. Don Camilo estaba en el suelo no hacía nada, había
mucha sangre, ella dijo que se le había disparado la escopeta, esta arma estaba en el
campo, guardada donde dormía él la manejaba ahí porque la había dejado don Camilo
para cazar, estaba desarmada, los cartuchos los guardaba en un cajón de una cómoda,
estaban en otro lugar. Ese día en la madrugada cuando él se levanta ella no le pidió la
escopeta.
Cerca de las 8 de la mañana él ve a don Camilo, llegó ese día en su vehículo de
color blanco, llevaba una vara en la mano le dijo hola Juan y el siguió en lo suyo, era un
varillón y venía golpeando por donde venía caminando, saludó y pasó el siguió haciendo lo
suyo. Era un palo más grade que una varilla, para evidenciar una contradicción la fiscalía lo
hace leer una declaración prestada en la investigación de fecha 30 de junio de 2016, en
Tomé, en la que señala que la víctima venía tarareando con una varillita, delgada como
una rama, no era un palo. Aquí aclara que era una varilla no un palo, pasó a la cocina
donde estaba la señora Isabel, no escuchó nada porque estaba a unos 30 metros de
distancia haciendo lo suyo. El día anterior había visto a don Camilo porque ese día iban a
buscar aserrín a Cosmito y a la bajada de Lirquén divisó la camioneta blanca del esposo,
ella le pidió que se diera vuelta para ver qué pasaba, él estaba en un puesto de comida
soldando, ella se bajó de la camioneta y pasó donde estaba él y ambos entraron a ese
local, no vio nada, de repente sintió un a quebrazón de cosas, se bajó a ver que pasaba y
ahí vio que con el martillo la señora Isabel le pegó a unas cosas que estaban encima de los
mesones, no sabe qué discutieron. Señala que le dijo que se fuera que se vinieran y ella le
decía al esposo que se fuera para la casa, estaba enojada porque el día anterior don
Camilo había ido al campo y se había llevado dos docenas de huevos y 10 kg de frutillas y
las cosas que ella envió para su casa y las encontró en ese lugar después ella le pegó a
una camioneta y él se subió a su camioneta y se fue para la casa, lo siguieron. Doña Isabel
le decía a don Camilo que se fuera para la casa, él nada respondía, cuando ella le pegó a la
camioneta él juntó sus cosas se subió al auto y se fue. En el lugar se imagina que estaba la

14
dueña del local, la vio que estaba en una esquina adentró, sólo entró a la puerta para
sacar a la señora Isabel.
La escopeta la manejaba descargada, nunca le enseñó a doña Isabel a usar esa
escopeta, don Camilo tenía en su casa una escopeta de dos cañones, cuando le pidieron
los Carabineros los documentos de don Camilo, él fue a la camioneta y vio un puñal de 20
ctms., él fue a la camioneta de don Camilo 20 cns., les dijo a los Carabineros que había un
puñal, ellos le dijeron que no era importante, nunca le había visto eso antes cuando le
cargaba la camioneta, cuando cazaban lo hacían dentro de la parcela. Nunca antes había
visto a la señora Isabel rompiendo cosas, salvo una vez en el año 1982, en que hubo
problemas en la casa ella salió llorando y le quería pegar con algo al parabrisas del auto,
seguro que él la había maltratado, al día siguiente le vio los brazos machucados, se supone
que él le pegó, porque al día siguiente tenía hematomas en los brazos. La menoscababa y
la despreciada, le decía que era hueca, vieja, raramente le compraba cosas le llevaba cosas
grandes, él vio cuando le llevó esos pantalones a ella. Cuando le compraba zapatos eran
grandes, nunca le compraba cosas, como que eran para otra persona. Doña Rita es la
hermana de la señora Isabel tiene esquizofrenia tenía que tomar unas tabletas, don
Camilo iba pocas veces, ella iba casi dos veces a la semana, él la llevaba al bus; compartía
con don Camilo veían los partidos, no cosas íntimas, ella nunca lo maltrató, se preocupaba
de don Camilo le hacía remedios caseros, le daba agua de tuna con pelo de choclo, él
sufría de cálculos renales, los remedios se los hacía en las Higueras y las tunas las sacaba
del campo. No sabe quien disparó a don Camilo, ella le dijo que se había disparado el arma.
A la defensa, señala que no ha visto los hechos de violencia, pero la vio varias
veces llorosa, como una persona que a lo menos ha sufrido algo, era por el maltrato
psicológico que le hacía don Camilo, le decía mujer hueca y vieja, eso lo decía delante suyo,
una vez que estaban tomando once, en la casa de Higueras cuando los hijos ya se iban a ir,
él le dijo quedaban solos que habían dos autos que estaban en la carretera, había que ver
cuál de los dos iba a llegar más lejos y en el fondo era una amenaza. Sabe que a la señora
Isabel le hicieron una operación al útero por eso la trataba así. Dice que él se fue a vivir al
campo de mediero, compartía con ellos cuando iba don Camilo iba a la casa de Higueras,
porque hacía de chofer, en la casa compartían; la primera vez que lo escuchó decirle esto
fue en Higueras, estaban los tres, un hijo estaba en el norte, la hija en Santiago, ahí la
señora Isabel empezaba a llorar, se ponía triste le molestaba. En la situación que ocurrió
en Lirquén, don Camilo se quedó callado cuando ella le hablaba, él la tomó del brazo le
dijo que se fueran para qué seguir haciendo daño y se la llevó, don Camilo siguió a
Talcahuano ellos hacia Cosmito; la señora Isabel estaba mal, emocionalmente mal,
llorando, tenía un corte en una mano, se la apretó y se le estancó la sangre, no fueron a

15
un centro médico, después de Cosmito se fueron al campo. No conversaron en la noche
con la señora Isabel, ella estaba envasando mermelada y siguió haciendo sus cosas. Su
pieza está dentro de la casa, dividida por picaporte, ella tiene llave porque hay una
congeladora de alimentos allí. Los cartuchos los guardaba en la cómoda, la escopeta la
tenía al lado de la cama a la vista; no cree que don Camilo le haya enseñado a cazar
porque era muy egoísta; en la parcela se mataba conejos y liebres, nunca los acompañó
doña Isabel, nunca la vio manipular el arma, el único que la manipulaba era él que salía a
cazar conejos y liebres. Vivían el producto de lo que se vendía en la feria Bellavista los días
jueves y en la feria estación que se hacía una vez al año, varios días, vendían miel,
frutillas, huevos, se hacían sopaipillas, almuerzos, él la acompañaba como mediero y
chofer. Una vez fue don Camilo, pero le echó una servilleta al jugo de los huesillos, él era
malo cuando la veía que ganaba dinero trataba de perjudicarla; estaba trabajando en
Huachipato. Ese día lo vio llegar, no escuchó los disparos porque estaba en los corrales
hay 6 chanchos grandes que hacen ruido, hay 400 aves en el galpón entre patos, gallos y
pollos. Él va a la casa por lo que le dice doña Rita, que la señora Isabel quería hablar con él,
que lo llamaba, por lo que salió del corral y vino a ver qué pasaba y ahí vio que estaba en
estado de shock, no entendía nada, don Camilo estaba de cubito dorsal, boca abajo,
intentó hablarle, pero era un charco de sangre, no tenía aliento, estaba muerto; ese día la
señora Isabel andaba con ropa de trabajo, pantalón corto, unos mocasines y una polerita
verde a la que le faltaba un pedazo ya que la apretó con la escopeta, no sabe si al cerrarse
la escopeta, pero hay una polera mordida por la escopeta. Cuando él le pidió el arma no
sabía que podía pasar, si estaba cargada.
Cuando llegan los Carabineros le pidieron los documentos de don Camilo que
estaban en la camioneta, ahí encontró en el lado del chofer en un compartimiento un
puñal de unos 20 cns. nunca andaba con puñal en el vehículo, en la casa de Higueras se lo
había visto, pero en el vehículo nunca, de hecho lo tiene en su poder porque el hijo se lo
regaló. Se lo mencionó a Carabineros, pero le dijeron que no era importante. La varilla
que portaba don Camilo quedó botada en la cocina los Carabineros no se la llevaron. El
llamó a Carabineros con el teléfono que tiene a cargo, después llamó a la hija a Santiago, a
Elizabeth Alarcón le dijo que tenía que viajar porque había quedado la embarrada, parece
que la señora Isabel habló con la hija, de este hecho habló con la policía. Le preguntaron
si había violencia intrafamiliar, él les habló del maltrato sicológico que la denigraba y le
decía que era nada, que él tenía tarjetas de crédito en muchas partes, el era un señor y
ella era nada.
2.- HERNAN CARRASCO MATUS, Sargento Primero de Carabineros, quien señala
que el día 20 de marzo, en horas de la mañana, estaba a cargo del patrullaje y le avisan

16
que en el sector Coroney, km. 7 , se había producido un parricidio, andaba acompañado
del Sargento Espinoza, ahí lo recibe una señora manifestando que su hermana había
disparado a su cónyuge, ingresan a la cocina donde estaba la señora Isabel y un caballero
que le sujetaba el arma de fuego, manifestando que le había disparado a su cónyuge. En el
lugar estaba el caballero de cubito dorsal, en al cocina, fallecido, había un charco de
sangre, la señora sujetaba la escopeta y el caballero que trabajaba con ella le sujetaba la
escopeta; dijo que la señora quería nuevamente cargar la escopeta porque pensaba que
se iba a levantar nuevamente y quería recargar la escopeta para disparar a su cónyuge.
Retiraron la escopeta e hicieron el procedimiento de rigor, llamaron al Samu y dieron
cuenta al fiscal, se dispuso tomar declaraciones a la imputada y a testigos, recoger el
arma de fuego y dar cuenta Brigada de Homicidios.
Del acápite Nº 4.2 de otros medios de prueba el Ministerio Público le exhibe
fotografías el testigo dice que en la Nº 1 se ve el vehículo del cónyuge y en el camino de
acceso se ve una camioneta roja que es de la señora y el vehículo blanco era del caballero.
En la Nº2 se ve la camioneta del caballero, había por lo menos dos casas. En la Nº 3 se ve
al acceso a la cocina donde se ve la señora y la hermana, se ve un palo que estaba ahí
cuando llegaron. N 4 se ve la casa que estaba ocupada, el ingreso a la cocina. N° 5 se
aprecia la casa desocupada, la otra donde ocurrieron los hechos, donde se guardan los
animales. N 6 se ve donde se guardan las aves. N° 7 y 8 ingreso a la cocina. N° 9 y 10
donde se guardan las aves, está cerrado con mallas. Nº 11 y 12 ingreso a la casa. N° 13
interior de la cocina como estaba al ingresar ellos. Nº 14, 15, 16 otro ángulo, muestra
donde estaba la señora y el occiso, indica la puerta de entrada. N° 17 y 18 muestran
donde estaba el cuerpo del occiso cuando ellos lo encontraron, hay una especie de rama
en un charco. N° 19, 20 y 21 se observa al occiso en la forma que lo encontraron, no tenía
armas, la escopeta la tenía la señora al igual que los cartuchos, no tenía nada en la mano,
no había palos cerca del cuerpo del occiso. N° 22 dependencia que da a la cocina y que
estaba destinada a dormitorio, la puerta estaba abierta y encontraron un cartucho. N° 23
misma dependencia y lugar donde se encontraron cartuchos, en esta dependencia dormía
la señora. N° 24 y 25 lugar donde encontraron el cartucho percutado en esa dependencia.
Nº 26 y 27, escopeta que tenía la señora que fuera incautada. N° 28, 29 y 30 escopeta con
cartuchos no percutados que portaba la imputada cuando llegaron al lugar, hizo entrega
en forma voluntaria, los cartuchos estaban guardados bajo la ropa en el pecho.
Se le exhibe la prueba signada en el número 4.14, específicamente la 4-16,
evidencia material y señala que corresponden a un cartucho percutado y una escopeta
que portaba la imputada, señala que abrir la escopeta no es un sistema complejo, es una
escopeta de caza con un cañón, tres cartuchos de escopeta sin percutar.

17
Ese día, ella dijo haber sido autora del disparo que había dado muerte al caballero,
estaba bastante tranquila para lo que había pasado, la hermana estaba un poco
preocupada, pero también tranquila el caballero estaba tranquilo pero no se explicaba lo
que había pasado. La señora manifestó que ella había sido autora del disparo, dijo que no
estaba arrepentida de haberle disparado, que el caballero había tenido una discusión, que
había llamado en la noche que iba a la casa, al parecer había violencia intrafamiliar, ella no
dijo que había denuncia dijo que se había levantado a la 6 de la mañana porque el
caballero iba a llegar a la casa a agredirla, dejó la escopeta preparada 20 para las 8 llega el
caballero, tienen una conversación que sube de tono, ella va a la pieza a buscar la
escopeta y ahí disparó. Dijo que era una forma de amedrentarlo y después disparó. El otro
caballero trabaja para la señora dijo que se levantó temprano como lo hacía a diario, hizo
sus cosas con los animales y la hermana de ella hacía otro tipo de labor y cuando estaban
en eso escucharon disparos, fue a la cocina se percató de lo sucedido, forcejeó con la
señora que quería cargarla de nuevo, porque él se podía levantar y atentar contra ella,
hubo un forcejeo con la señora, fueron al dormitorio, luego de vuelta mostró donde
quedó la señora hasta que llegaron ellos. A la imputada la trasladan al hospital, tenía
lesiones leves le dieron un documento.
Examina el documento signado con el nº 3.4 y dice que es un certificado de
atención de urgencia, que lo emite el médico del hospital de Tomé en este caso la doctora
María Careaga, dice paciente con traumatismo en región lumbar y pelvis, lesiones leves.
Del acápite Nº4.1, se le exhiben cuatro fotografías y dice que corresponden a la
imputada, las fotos fueron tomada al interior de la parcela, exhibe sus manos en ellas. Es
la misma persona que se encuentra en la sala.
A la defensa, le señala que encontró a la señora sentada, le retira el arma de fuego
de las manos, ella dijo que no quería soltarla para que no tuviera huellas de otra persona
ya que ella era la responsable, la imputada es una persona baja, es de contextura mediana,
el arma que él tomó no es un arma de peso mayor, en su concepto no debería ser pesada
para la acusada. La vivienda es de dimensiones menores, no registró toda la casa, era
normal, no sabe si tenía living comedor, había una cocina con poco espacio para circular
dentro de ese lugar; el occiso se veía que era una persona maciza, no se levantó como
evidencia la varilla, sólo la escopeta, la munición la fijaron en el sitio del suceso y se dio
cuenta al fiscal; entre que reciben el llamado y llegan s demoraron cerca de 40 minutos
por la complejidad de terreno, es un camino rural, al interior, no hay indicación para
llegar al km. 7, el camino va a Rafael, por el camino sólo circula un vehículo. Desde su
punto de vista ella no dimensionó lo que había ocurrido, dijo bien muerto está este
desgraciado, eso él primera vez que lo dice, ella mencionó en la declaración que se le

18
tomó, que quería amedrentarlo, que dentro de la casa tuvieron un altercado producto que
dos días atrás había tenido una discusión por una mujer, dijo que don Camilo la había
empujado, y se había pegado en la cocina a leña que había ahí, y se la lleva al hospital,
donde diagnostican lo pertinente.
3.-SERGIO RICARDO MENDOZA ANCACOY, funcionario de la Policía de
Investigaciones, brigada de homicidios, el día 20 de marzo del presente año en horas de la
mañana se solicitó la presencia de personal de turno a la parcela Chamisal de Coroney de
Tomé, en el lugar realizó el examen externo del cadáver identificado como Camilo Antonio
Alarcón Bastías, el sitio del suceso era cerrado, había una casa de un piso material ligero,
el sector era rural de la comuna de Tomé, estaba con resguardo de Carabineros de esa
comuna. En el interior del inmueble, en el sector destinado a la cocina se encontraba el
cadáver de la víctima en posición de cúbito ventral, en el examen externo tenía lesiones
en la cara, en la región frontal pómulos, la lesión principal era una herida contusa erosiva
hemitórax anterior izquierda, en su tercio superior, corresponde a una herida ovalada de 3
por 3 cms. de medida, sugerente a una lesión por impacto de múltiples proyectiles
balístico, escopeta; en la pieza contigua a la cocina, hay una habitación destinada a
dormitorio, en el piso del dormitorio se fijó una evidencia correspondiente a un cartucho
de escopeta el que estaba percutido. En el sitio del suceso se tomó declaración a Juan de
la Cruz Vilches Vergara, quien declara trabajar cerca de 9 años en esa parcela donde vive
a la imputada y su hermana Rita, ese día se levantó a las 6 de la mañana a hacer quehacer
del campo, a las 8 de la mañana la señora Rita le solicita que se traslade a la cocina por
llamado de la señora Isabel, cuando va, la ve a ella portando una escopeta y el cuerpo de
Camilo tirado en el suelo y a la inspección que realizó comprueba que estaba muerto, se
acerca a la señora Isabel para quitarle la escopeta, ella no la quiso entregar la manipuló
para extraer el cartucho percutido, le pregunta qué había pasado, y en que ella le dijo:
manipulé la escopeta, la toqué y se disparó. Posteriormente le dio cuenta a Carabineros y
llegan adoptando el procedimiento de rigor. De igual forma entrevistó a la señora Rita
Zagal Suazo, hermana de la imputada, dijo residir en el lugar junto a su hermana y al
trabajador, dijo que ese día cerca 7.30 hrs. vio cuando su cuñado ingresó a la casa,
mientras ella realizaba labores propias del campo, luego de unos minutos escuchó un
ruido como un disparo, pero es frecuente que cacen en el campo a las 8.00 de la mañana
escucha a su hermana que le pide que llame a Juan, es Juan el que encuentra a Camilo en
el suelo, doña Rita ve su hermana con una escopeta en las manos y vio a Juan tratando de
manipular la escopeta que estaba en manos de su hermana, después va a abrir los
portones para que ingresara la policía . Después hizo un empadronamiento en el domicilio
de la víctima en Higueras en Talcahuano para investigar una violencia intrafamiliar en el

19
matrimonio, empadronaron casas contiguas por calle Mejillones a María Cortina Placencia
Olivares, César Omar Olivares Cifuentes Olivares, con domicilio en Mejillones N° 1086,
entrevista a Paulina Gallegos Milla y Alicia del Carmen Vásquez Altamirano con domicilio
en el n°1977, todas casas que estaba alrededor de la casa y al frente, pero ninguna de
estas personas vieron o escucharon violencia física o sicológica del matrimonio. Se ingresó
al domicilio del matrimonio donde se encontró una escopeta, había municiones.
Se le exhibe al testigo prueba material del punto 4.14 señala que corresponde a una
escopeta que se encontró al interior de la casa de la víctima, se encuentra desarmada, es
de doble cañón, inscrita a nombre del fallecido, estaba dentro de su contenedor en el
closet del matrimonio. Sabe que en el sitio del suceso se levantó la escopeta homicida.
Se le exhiben, asimismo, fotografías del set del punto 4.3 del auto de apertura y
señala que la N° 1 y 2 corresponden al sitio del suceso, estaba delimitado por el
aislamiento que hizo Carabineros, N° 3 entrada a la cocina, N° 4 y 5 imagen de la cocina
donde estaba en cadáver de cubito ventral, N° 6 imagen inversa de la cocina, N° 7
habitación contigua a la cocina, N° 8 , 9, 10 cadáver y posición en que estaba, se observa
una varilla cerca de la pierna, en esa posición no se encontró ningún tipo de elemento
sugerente como para poder levantar como evidencia, es una cocina de campo, N° 11 y 12
es una foto más cercana al piso junto al mueble, con la zona de la cara más ampliada N° 13,
14, 15, 16 proyecciones de las marcas pardo rojizas que corresponden a sangre eyectada
al entorno del cadáver, en base a eso tienen una extensión horizontal hacia la derecha que
está la puerta de acceso a la cocina, que dan cuenta que la víctima estaba ingresando o
en la mitad de la dependencia y el tirador desde la habitación. N° 17, 18 el cadáver se sacó
para fotografiar la parte anterior, estaba vestido completamente y lesiones en la cara
producto de la caída al suelo. N° 19 lesiones en la cara y vestimentas con sangre, N° 20
cara y N° 21 desgarraduras de las vestimentas. N° 22 manchas en el pantalón, N° 23, 24
cadáver desnudo en la que se nota la herida. N° 25, 26, 27,28, 29. 30 erosiones de la cara
producto de la caída, N° 31 impacto en el tórax, por los rastros que dejo el impacto a corta
distancia, N°32 imagen posterior del cadáver lesión sin salida. N° 33, 34 en la base en el
piso se encontró un cartucho de escopeta percutido.La cocina media 3,5 por 3 metros de
ancho y el disparo se hizo dentro de ella.
A la defensa, le señala que estaba acompañado por el comisario Carreño y Santana,
que le fue tomada la declaración a la acusada en dependencias de la brigada de
homicidios, que él no recorrió las dependencias de la casa. En el dormitorio que
encontraron el cartucho no sabe que quién pertenecía, a las personas que el entrevistó
ese día en el sitio del suceso le hizo preguntas de existencia de violencia intrafamiliar
ambos respondieron que la víctima acosaba a la acusada en cierto modo, ya que la

20
acosaba sicológicamente que le mencionaba que ella no valía nada, de violencia física no
lo hablaron, puede ser que él no lo haya consultado; en Higueras empadronó a vecinos, el
rango era de 2 a 5 años que vivían allí, no le dijeron que vivía permanentemente ahí, ni
dónde trabajaba la víctima, o entrada y salida de la víctima sólo que no presenciaron ni
escucharon violencia; en esa casa encontró una segunda arma, en un closet del
matrimonio matrimonial, no supo si tenía otro tipo de armas, no tuvo contacto con otros
familiares de Camilo Alarcón, la hija le permitió la entrada, tenía las llaves, estaba todo
ordenado, y cerrado
4.- OSCAR ALEJANDRO ALVARADO TOLEDO. Funcionario de la Policía de
Investigaciones, que el día 20 de marzo de 2016 concurrió hasta el sitio del suceso donde
al interior de la vivienda había una cuerpo masculino, la autora sería una persona de sexo
femenino identificada como la encartada, se hizo examen externo del cadáver, hecho por
la doctora Carla Aldana que los acompañó, en horas de la tarde le tomó declaración a Juan
de la Cruz. Fueron en una segunda oportunidad en relación a lo señalado por la encartada,
para inspeccionar el vehículo de la víctima porque se decía portaría un cuchillo, se
inspecciona la pieza de Juan de la cruz, se encontró un rifle a postones, en el vehículo de la
víctima en la puerta del conductor había una arma corto punzante.
Se le exhibe fotografías del acápite 4.4 al testigo y señala que corresponden la N° 1
dice que corresponde a un jeep marca Toyota y fue el vehículo que conducía la víctima el
día de los hechos desde donde se levantó el arma, N° 2 puerta de conductor se observa el
arma corto punzante, N° 3 misma arma en detalle, dentada en su parte superior con
empuñadura, puede ser un cuchillo de caza, N°4 se observa la casa donde ocurrió el hecho,
dependencia donde duerme Juan de la cruz, con acceso externo, no por la cocina donde
estaba el cuerpo. N° 5, 6 es la habitación de don Juan en mayor detalle, se observa el rifle
a postón al lado de la cama que se encuentra en la segunda visita. N° 7 con mayor detalle
se observa el rifle a postón apoyado en la cama, N° 8 fotografía completa del rifle, una
persona que no conoce de armas lo encuentra similar a una de fuego. N° 9 otro ángulo de
la habitación y acceso, unos muebles donde se encontraron cartuchos de escopeta, N° 10,
11,12 cajonera abierta en el cual en un gorro habían unos cartuchos, y su fijación. N° 13,14
mueble de la dependencia, había una caja de cartón que contenía cartuchos de escopeta.
N° 15 y 16 bolsa plástica que contenía la caja de cartón con los cartuchos de escopeta.
Del acápite 4.5, 4.6, 4.7 le exhibe una fotografía satelital del sitio del suceso y del
recorrido que se debe realizar para llegar a la parcela, una planta general del sitio del
suceso, cocina y dormitorio y habitación donde pernoctaba Juan de la Cruz, a la que no se
accedía desde la cocina. La cocina tiene sus indicadores métricos que tenía 5 metros de

21
largo por 3 de ancho. Planos de la habitación del inmueble donde se encontró el rifle a
postón y cartuchos de escopeta. Reconoce a la encartada como la autora del parricidio.
A la defensa, le señala que ellos fueron una segunda vez al sitio del suceso, debido
a las declaraciones de la encartada. Se imagina que ella fue quien sindicó la existencias de
estas otras evidencias que ellos fueron a buscar a la parcela. El cuchillo tipo puñal para
alguien puede ser un corvo o arma militar, para él es un arma corto punzante, no se
incautó sólo se fijó fotográficamente, para él es una arma normal.
5.- MIRTA ALICIA ALARCON BASTIAS.- quien señala que es hermana de la víctima
el cual murió, se enteró que lo habían asesinado por Juan, el cuidador del campo, no le dio
más detalles sólo que lo había visto tirado en un charco, ella había visto a su hermano la
semana anterior en que ellos fueron a su casa un día sábado y se regresaron el día
domingo. Ella vive en Cobquecura, la fueron a ver su hermano, Isabel y Rita, siempre él
iba solo hace poco tiempo atrás que ella iba con él, sólo después del casamiento de un
miembro de la familia en febrero de este año, se quedaron en una cabaña cerca de su
casa. Cuando fueron a verla ese sábado se quedaron a dormir Camilo e Isabel en la casa
de su hija y en la suya se quedó Rita. La relación entre ellos era normal, no notó nada
extraño; conocía a Isabel desde que vivía con su hermano, ya que ella vio con ellos en los
años 73 a 74, ellos no estaban casados en ese tiempo, ella trabajaba en el hospital de las
Higueras y ahí vivió con ellos, era un matrimonio sin conflictos, la relación entre ellos se
veía bien. Su sobrino Andrés también vivió con ellos, hace unos 10 años atrás más o
menos. Camilo una vez les comentó que él quería separarse de ella, pero no hallaba cómo,
que había pillado acostado a Isabel acostada con Juan en su casa del campo, esto se lo
contó cerca de 2 años atrás, tenía miedo no sabía si separarse o a ella. Nunca hablaba mal
de ella. Camilo era un buen hermano, hijo y muy buen padre, quería mucho a sus hijos y a
sus nietos. Era muy amable con todo el mundo. Cuando supo lo que había ocurrido, quería
venir para estar con sus sobrinos, a ayudar, pero Eli contestó que más que ayuda iban a
estorbar, sus sobrinos no lo dejaron verlo, el sobrino le dijo que su hermano Camilo había
cometido un error que se le había encontrado una ropa en su casa, que no le hicieran
preguntas.
A la defensa, le señala que vivió con ellos unos tres a cuatro años, trabajaba en el
Hospital Higueras, ella llegaba en la noche a las 8.30 y salía en las mañanas a las 7,30 de
la mañana, Isabel estaba en la casa a veces iba a trabajar iba a San Vicente a buscar
pescado, tenía un hijo que no era de su hermano, tenía 4 a 5 años, era enfermo, caminaba,
no hablaba en forma normal, era dependiente de ella, no recuerda cuando falleció, era
niño, cuando murió, ella ya no estaba en la casa, cuando nació su primer sobrino ya no
vivía allí, no recuerda cuando nació ese niño, no sabe cuando nació su sobrina Elizabeth.

22
Ellos no vieron siempre en Talcahuano, también lo hicieron en Chiguayante no recuerda
los años. Vivió con ellos antes que se fueran a Chiguayante de allí se vinieron a Higueras,
ella hacía trabajos en su casa, labores de su casa, él trabajaba en Huachipato, no sabe
cuando es el cumpleaños de la señora Isabel, cuando dejó la casa de su hermano siguió
viviendo en Talcahuano hasta el 82, 83, nunca fue a un cumpleaños de Isabel, de sus
sobrinos no recuerda haber ido a un cumpleaños, ni de su hermano, a veces los visitaba.
Su sobrino Alejandro fue quien dijo que su hermano había cometido un error, don Camilo
iba a verla sin la señora porque ella siempre estaba en el campo no estaba con él, su
hermano iba solo antes iba con sus hijos. Su hermano dijo que se quería separar porque la
había sorprendido con otra persona, él viajaba constantemente a la parcela, Camilo fue
con la señora Isabel a verla y el sábado anterior a que muriera, y después que su hermano
le dijo de la infidelidad Juan seguía trabajando en la parcela, no lo despidieron, no sabe
por qué no lo hicieron. Nunca se enteró que su hermano haya tenido una relación
extramarital, dice que Marta Poblete es una relación que su hermano tenía, se enteró
después del funeral de su hermano, ella estaba en el funeral se acercó a una de sus primas
a decirle que era pareja de su hermano, ella ha conversado personalmente con doña
Marta, le dijo que llevaba como 6 años con ella, hace como dos años atrás su hermano le
dijo lo de Juan con Isabel. Él continuaba trabajando en Huachipato, no sabe cuanto
ganaba, sabe que estaba como jefe de una sección donde trabajaba 40 años, ahora último
no vivía con Isabel, su hermano era de bajo perfil. La relación con sus sobrinos antes de la
muerte de su hermano era buena, nunca visito a su sobrina en Santiago, en los últimos 10
años los vio cuando se casó su sobrino, en fecha que no recuerda, a Isabel nunca la visitó
en su parcela de Tomé, no sabe si su hermano pasaba a esa parcela.
6.- SARA NADIA ALARCÓN BASTIAS, hermana de la víctima, quien señala que su
hermana Mirta le contó que su hermano había fallecido, la última vez que lo vio fue el 13
de febrero andaba con toda su familia porque se casaba su sobrina Johana hija de Mirta,
en Cobquecura, Camilo andaba Isabel con su hija Elizabeth, Alejandro su nuera y sus dos
nietos y la Rita hermana de Isabel. Cuando Iba Camilo se juntaban en la casa de Mirta. A
Isabel la conoce desde que ella estaba en el colegio a los 14 años, ellos vivían juntos,
mientras que ella vivía en Cobquecura, la conoció cuando su hermano la llevó, Isabel tenía
un hijo que se llamaba Eduardo; en el verano se venía dos semanas de vacaciones a la casa
de su hermano cuando vivían en Chiguayante, cuando estaban en Talcahuano también
venía a la casa de ellos cuando traía a su hija a control. Su hermano era muy bueno como
hermano, hijo, papá y quería a sus sobrinos, con todo el mundo era muy bueno, sus
compañeros de trabajo le decían que todos querían a Camilito como le decían en el
trabajo. Nunca supo nada de cómo se llevaban, en presencia de ellos la trataba normal,

23
nunca dijo nada de ella. También los vio en San Felipe cuando se casó otro sobrino, él
andaba con Isabel y su hija Elizabeth. Rita es hermana de Isabel, este último tiempo
andaban siempre los tres, porque Rita vivía con ella, Camilo trataba bien a Rita.
A la defensa, le señala que ella nunca había dicho antes que había ido de visita a
Chiguayante y a Talcahuano, allí declaró que sobre posibles maltratos nadie le comentó
nada. Sus sobrinos no le contaron que habían sido víctima de violencia intrafamiliar,
después del funeral pasaron sólo a dejar una tarjeta, ellos no querían hablar, ella les
preguntó, les dijo que estaba sentida con ellos porque no les dejaron ver a su hermano,
ella fue al velorio y al funeral, pero tenían sellado el cajón. Nunca visitó el campo de Tomé,
su hermano tenía una casa más bonita más arriba, pero ella ocupaba la casa de abajo,
porque estaba acostumbrada. Sabía que su hermano tenía una escopeta en el campo y
tenía otra en la casa de Talcahuano, lo sabía porque venía donde su hermano, era del Club
Caza y Pesca no sabe si tenía puñales.
II.- PRUEBA PERICIAL: con la exposición en síntesis de:
1.- JUAN ANDRÉS JERÓNIMO CARTES JORQUERA, cédula nacional de identidad N°
15.911.151-2. Señala que en su calidad de perito del Servicio Médico Legal de Concepción,
el día 21 de marzo del año 2016, realizó el peritaje de autopsia de Camilo Alarcón Bastías
de 63 años, a solicitud de la Fiscalía de Tomé. Dicho cadáver mide 1 metro 73, 95 kilos de
masa, se aprecia endomorfo, ojos cafés, dentadura incompleta, rigidez cadavérica
generalizada, livideces fijas. De la inspección externa de dicho cadáver destacan
escoriaciones rojizas en la zona ciliar, en la zona nasal y en la región labial superior y
cigomática y en ambas rodillas; y una equimosis en el dorso de la mano derecha. Destaca
una lesión 1 o principal, que es una herida de entrada de proyectil en la región esternal
izquierda, a 141 centímetros del talón y a 2 centímetros de la línea media. Dicha lesión
presenta un diámetro de 3 centímetros, con anillo contuso erosivo. La lesión compromete
piel, plano muscular, parrilla costal, pericardio, corazón, pulmón izquierdo, bronquio
izquierdo y aorta. Presenta una dirección de adelante hacia atrás, ligeramente de arriba
hacia abajo y de izquierda a derecha, con un trayecto intracorporal de 16 centímetros. A
nivel del hombro derecho se aprecia un trozo de cartucho.
Del examen interno puede detallar que a nivel de cabeza, cuello y abdomen, no se
apreciaban lesiones al examen interno. A nivel torácico se aprecia fractura del arco
anterior de la primera y segunda costilla izquierda, un hemopericardio de 200cc,
hemotórax de 600cc a izquierda, lesiones transfixiantes cardiacas a nivel del ventrículo
izquierdo, aurícula izquierda y orbícula derecha, contusión pulmonar bilateral y lesiones
transfixiantes de pulmón izquierdo el lóbulo superior e inferior. A nivel del pulmón
izquierdo se aprecia un cartucho plástico y múltiples perdigones metálicos redondeados

24
de 3 milímetros. En el nivel del deltoides o a nivel de hombro derecho se aprecia otro
trozo de dicho cartucho, el cartucho se desintegra, gran parte queda alojado a nivel del
pulmón izquierdo y un trozo se va hacia la zona del hombro derecho, se aprecian lesiones
transfixiantes a nivel de aorta torácica. Se realiza fijación fotográfica del peritaje, muestra
para alcoholemia, muestra para drogas de uso, se levanta como evidencia el cartucho y los
proyectiles metálicos. Señala que puede concluir que el peritaje realizado a Camilo
Alarcón Bastías presenta una causa de muerte de traumatismo torácico complicado
explicable por acción con arma de fuego de carga múltiple y que presenta características
de homicidio. Presenta una lesión uno o principal, que es la lesión mortal ya detallada y las
escoriaciones y equimosis descritas son explicables por acción de elemento contundente.
Fiscal le exhibe fotografías del 4.9 de otros medios de prueba: N° 1: corresponde al
primer plano de Camilo Alarcón Bastías. Se pueden apreciar las lesiones detalladas, esto
es, escoriaciones a nivel nasal, a nivel ciliar, en la zona cigomática izquierda y en el labio
superior izquierdo, y en la zona torácica, esto es, en la zona para esternal izquierda, se
aprecia una lesión redondeada de 3 centímetros de diámetro correspondiente a la lesión
por arma de fuego con anillo contuso erosivo en su borde. Las lesiones a nivel facial son
recientes y coetáneas con relación a la lesión uno o principal. Señala que la herida que se
ve en el pecho está a 141 centímetros del talón y a 2 centímetros de la línea media. La
línea media es la línea central que pasa por el centro de la zona esternal, es la línea que
divide el cuerpo en hemicuerpo izquierdo y en hemicuerpo derecho. En este caso, al estar
a 2 centímetros, se puede decir que la herida está prácticamente en la zona central de la
zona torácica, a dos centímetros ligeramente hacia izquierda del esternón. Dicha lesión
comprometía piel, plano muscular, parrilla costal, corazón, pulmón izquierdo, tráquea y
aorta. Esta herida presenta un trayecto ligeramente descendente, esto puede explicarse
porque el arma podría haber tenido una ligera inclinación hacia abajo, generando un
disparo ligeramente descendente o bien por el impacto de dicho cartucho, al impactar
contra la parrilla costal, esto es, en el arco trayecto ligeramente descendente, pero la
diferencia es mínima, por lo tanto el disparo es prácticamente realizado en forma
horizontal al cuerpo. Señala que las heridas presentan un trayecto intracorporal de
aproximadamente 16 centímetros, esto es medido desde la superficie corporal hasta la
zona pulmonar izquierda. N° 2: visión lateral izquierda del cuerpo. En esta imagen no se
aprecian lesiones. N° 3: visión lateral derecha del cuerpo. En esta imagen se aprecia la
lesión 1 o principal a nivel esternal, a 141 centímetros del talón. N° 4: corresponde a la
superficie corporal zona posterior. Se aprecian las livideces cadavéricas que estaban fijas,
contenido hemático propio y no presentaba ninguna lesión en la zona posterior. N° 5:
Lesión redondeada de 3 centímetros de diámetro en la zona esternal que corresponde al

25
orificio de entrada de proyectiles que se basa en el anillo contuso erosivo en las
características redondeadas que presenta. Una lesión redondeada en la zona esternal
izquierda de 3 centímetros de diámetro, anillo contuso erosivo, forma redondeada,
características del orificio con esquirlas. El anillo contuso erosivo se explica en las armas
de carga única o múltiple, producto de la acción que ejerce el proyectil sobre la superficie
corporal. El contacto del proyectil sobre la superficie genera esa zona negruzca como de
chamuscamiento alrededor. Este es un elemento que es certero de orificio de entrada de
proyectil, es un elemento que apoya. N° 6: imagen de la zona del hombro derecho con
abundante contenido hemático. Se aprecia un trozo del proyectil mismo, un trozo plástico
el proyectil, tenía un trayecto claramente desde izquierda a derecha y un trozo de este
proyectil, al ingresar al cuerpo, la mayoría permanece a nivel pulmonar izquierdo y otro
trozo se proyecta, saliendo por la zona del deltoides. El proyectil tiene un trayecto
bastante subcutáneo, entre la piel y el músculo, ese trozo de proyectil no genera mayor
daño, pero se indica para evidenciar la trayectoria que presenta. N° 7: Explica que
realizada la disección, se retira la zona muscular. Esta es la zona torácica, la cabeza del
occiso está en la zona derecha. No han retirado el peto externo costal, se ven las costillas,
zona izquierda. Se aprecia una coloración violácea, que es un infiltrado sanguíneo en la
zona donde el proyectil realiza un impacto sobre la parrilla costal. N° 8: Señala que al
retirar el peto externo costal, se aprecia el orificio de entrada de proyectil a nivel esternal,
ingresa cercano al esternón a nivel de la primera y segunda costilla, a nivel de arco
anterior. Esto indica que se generó una fractura completa de esa zona al ingresar el
cartucho en conjunto con los proyectiles. N° 9: imagen posterior del corazón. En esos
puntos violáceos se aprecian infiltrados sanguíneos, laceración en aurícula derecha e
izquierda. El impacto de los proyectiles empieza su dispersión dentro del cuerpo y en esta
zona impactan por la zona posterior del corazón. Indica zonas violáceas de infiltrado
sanguíneo por la acción de cada uno de los proyectiles y laceraciones a niveles de aurícula
izquierda y aurícula derecha. N° 10: corresponde al impacto en la zona anterior del
corazón, donde el cartucho y la masa de proyectiles generan una laceración completa a
nivel de la aurícula izquierda, la cara anterior del corazón, se aprecia la aorta. N° 11:
fotografía para evidenciar el desgarro que se genera a nivel de la aurícula izquierda, se
genera un orificio completo de aproximadamente 3 centímetros de diámetro a nivel de la
aurícula izquierda. N°12: corresponde a la extracción pulmonar. Se aprecian ambos
pulmones, pulmón izquierdo con infiltrado sanguíneo, eso indica un trauma que se genera
por la acción directa del proyectil y por la energía que el proyectil conlleva, eso genera el
daño también a nivel del pulmón derecho. Se aprecia el proyectil impactado a nivel
pulmonar, ambos pulmones, izquierdo y derecho, con infiltrado sanguíneo bilateral,

26
proyectil a nivel del pulmón izquierdo y laceraciones múltiples en pulmón izquierdo lóbulo
superior e inferior. N° 13: imagen traqueal. Es la tráquea, la zona distal a nivel de la
bifurcación traqueal. En la imagen se ve el bronquio izquierdo, donde se aprecia un
infiltrado sanguíneo y una laceración, el cartucho ingresa, compromete e impacta
bronquio izquierdo generando una laceración bronquial. N° 14: se toma para evidenciar el
gran daño a nivel pulmonar izquierdo, con laceración de ambos lóbulos e infiltrados
sanguíneos. N° 15: corresponden a algunos de los proyectiles extraídos, -metálicos
redondeados de 3 centímetros-, y un trozo del cartucho blanco plástico que se extrajo a
nivel pulmonar izquierdo.
Fiscal exhibe al testigo evidencia material 4.17 de otros medios de prueba: Señala
que corresponde a un contenedor primario. Al interior del contenedor primario está la
cadena de custodia con el número 4271099 levantada por él con fecha 21 de marzo del
2016 en Tanatología Servicio Médico Legal de Concepción, donde se detallan proyectiles
metálicos, perdigones y taco plástico. Dice que se pueden apreciar los proyectiles y el taco
plástico, es lo que él levantó al momento de realizar el peritaje de autopsia, que es lo
mismo que se vio en la fotografía número 15. Dentro de su informe, él manifiesta que las
lesiones que ha descrito son necesariamente mortales. Esto lo fundamenta en las lesiones
cardiacas en el hemopericardio, la laceración de aurícula bilateral, de ventrículo, las
laceraciones pulmonares, laceraciones traqueales, la pérdida de volumen. El fundamento
de la lesión mortal se basa en las lesiones cardíacas, las lesiones pulmonares, en la pérdida
de volumen y en la lesión de vía respiratoria.
Contrainterrogado por la defensa, señala que en relación al anillo contuso erosivo,
no es posible determinar la distancia a la que se encontraba el arma, porque el anillo
contuso erosivo es una característica del orificio de entrada de proyectil. En relación al
diámetro de la lesión, sí se podría determinar aproximadamente la distancia de disparo.
En general, en las armas de carga múltiple, el disparo es realizado a una distancia de
aproximadamente 5 metros. Presenta un cono de dispersión de proyectiles de
aproximadamente 25 centímetros, esto es similar al tamaño de la cabeza. A 5 metros de
distancia de disparo, 25 centímetros de dispersión. En este caso no hubo una expansión
de proyectiles, sino que los proyectiles ingresaron junto con el cartucho dentro del cuerpo.
La evidencia indica que el disparo se realizó a una distancia inferior a 5 metros, esto es la
evidencia y esto es lo que nadie puede refutar. En el caso de este peritaje en particular,
probablemente el disparo se generó a una distancia de aproximadamente 1 a 2 metros de
la víctima. Lo anterior basado en las características del orificio, en que no se generó un
cono de dispersión; los proyectiles no se dispersaron en ningún momento. Ingresaron
todos como una masa y juntos, más aun, con el cartucho. Indica que disparo puede haber

27
sido a menos de un metro. Pero no sobre 5 metros. Lo más probable es que haya sido
entre 1 a 2 metros y también una posibilidad es que haya sido menor a 1 metro.
2.- MAURICIO ENRIQUE SOTO SAEZ, quien expuso que el día 20 de marzo de 2016
concurrió hasta la comuna de Coroney de Tomé en la parcela Chamisal en una vivienda del
lugar en su interior se encontraba el cuerpo de Camilo Alarcón Bastías quien presentaba
una herida con características de entrada de proyectil balístico múltiple de 3,3 cms.
aproximadamente, en la región anterior izquierda del tórax ubicada a 3 cms. de la línea
media y a 1,40 mts. del talón; posteriormente se analizan las prendas de vestir
específicamente una polera la cual presentaban unas desgarraduras, en una de ellas
presenta chamuscadura la que se puede inferir un disparo a corta distancia, en el
laboratorio se recepcionan las evidencias de carácter balísticas un arma tipo escopeta
marca Baikal calibre 12, serie N° 92169060, una vainilla periciada del calibre 12, con
muescas de percusión en su cápsula iniciador, el arma se usó con un cartucho de prueba
de cargo del laboratorio se obtuvo un normal proceso de disparo, la vainilla se vio y se
comprobó coincidencia en su cráter con la utilizada por el laboratorio, se elabora un
informe pericial balístico donde se concluye que el arma de fuego tipo escopeta se
encuentra apta como arma de fuego y la vainilla fue comparada microscópicamente y se
encontraron coincidencias en sus huellas. Las lesiones observadas al cadáver son
compatibles con lesiones producidas por proyectiles múltiples disparado con arma de
fuego tipo escopeta.
Al fiscal, le señala que concurrió al sitio del suceso y de las fotografías del acápite
4.10 examina las fotografía que le exhibe el fiscal y le señala que se ve en la N°1 el acceso
a la parcela , y N° 2 muestra la posición del cadáver en el interior, la N° 3 es el arma de
fuego periciada, N° 4 es una vainilla del calibre 12 con muescas de percusión, N° 5 es el
cadáver N° 6 se aprecia la prenda de vestir con las desgarraduras producto de la entrada
del proyectil, N°7 se observa la lesión en el tórax en la parte izquierda, N° 8 un
acercamiento de la lesión con su testigo métrico, N°9 una de las prendas de vestir que
usaba el occiso en la que se observan las desgarraduras, N° 10 un acercamiento a las
desgarraduras de las prendas de vestir, N° 11 primera prenda la que se apegaba al cuerpo,
con su correspondiente desgarradura, N°12 un acercamiento a la misma. N° 13
comparación microscopia del cráter de la percusión de la vainilla debitada y la de uso en
el laboratorio.
Le exhibe la prueba material del acápite 4.13 del auto de apertura y el perito
señala que corresponde al arma que perició, examina la prueba contenida en los puntos
4.15 y 16 y señala que se observan las vainillas una es la dubitada y que acompañaba al
arma de fuego y también la utilizada en la prueba de funcionamiento.

28
A la defensa, le señala que las chamuscaduras en las ropas son características
importantes para determinar la distancia del disparo, que en este caso corresponde a un
disparo a menos de un metro o hasta un metro de distancia, y en cuanto a que puede ser
medio metro, señala que ellos distinguen entre el apoyo y la corta distancia. Señala que la
escopeta para abrirla se dobla, luego se carga y se cierra y que tiene un botoncito de
seguro para impedir el disparo.
III.- PRUEBA DOCUMENTAL, con la incorporación de:
1. -Extracto de filiación y antecedentes de la acusada.
2.- Certificado de defunción de la víctima.
3. -Certificado de matrimonio entre la acusada y la víctima.
4. -Dato de Atención de urgencia del Hospital Tomé de la acusada el día de su
detención.
5.- Oficio ordinario Nº 3477 de Dra. Patricia Sánchez Krause, Directora Hospital Las
Higueras de Talcahuano.
6.- Oficio Ord. Nº 002485 de Dr. Sergio Opazo Santander, Director Hospital
Guillermo Grant Benavente y sus anexos.
7. -Oficio Nº 1595/113 de la Autoridad Fiscalizadora VIII-054 Talcahuano.
8. -Informe de alcoholemia de la víctima remitido por el Dr. Juan Cartes Jorquera,
del servicio médico legal. Este informe se ofrece para ser incorporado mediante su
sola presentación, conforme lo dispone el artículo 315 inciso 2 del Código Procesal
Penal.
9.- Documento Antecedentes Penales de la víctima, obtenidos del Registro Civil y
SAF de la Fiscalía.
10.- Extracto de filiación y antecedentes de la víctima.
IV.- OTROS MEDIOS DE PRUEBA: con la incorporación de:
1.- Cuatro (04) fotografías de la acusada el día de la detención.
2.-Treinta (30) Fotografías del sitio del suceso, especies, victima, imputada, tomadas
por personal de Carabineros.
3.- Cincuenta y seis (56) fotografías del sitio del suceso, de la víctima, especies
incautadas y otros aspectos relevantes tomadas por personal de la Policía de
Investigaciones asociadas a informe pericial 203/2016.
4.- Veinticuatro (24) fotografías del sitio del suceso, de especies incautadas y otros
aspectos relevantes tomadas por personal de la Policía de Investigaciones asociadas
a informe pericial 204/2016.
5.- Una fotografía satelital del sitio del suceso.
6. -Dos vista de planta general de la vivienda sitio del suceso.

29
7. -Dos planos de vistas de planta en particular de las habitaciones de la vivienda
sitio del suceso.
8.- Dos imágenes fotográficas de la ropa de la víctima con detalles métricos.
9. -Quince (15) fotografías de la autopsia de la víctima.
10.- Trece fotografías del sitio del suceso, víctima, vestimentas arma, vainilla,
asociadas a informe pericial Balístico.
11.- Una escopeta de un cañón calibre 12.
12.- Una escopeta marca JJ Sarrasqueta calibre 12 de dos cañones.
13.- Tres cartuchos de escopeta.
14. -Un cartucho de escopeta percutido.
15. -Taco y proyectiles metálicos extraídos
Prueba independiente de la defensa.-
SÉPTIMO: que la defensa, junto con compartir la prueba de la fiscalía la que se da por
enteramente reproducida por economía procesal, rindió la siguiente prueba en forma
independiente:
A.- PRUEBA TESTIMONIAL: con los dichos en síntesis de:

1.-LUIS ALEJANDRO ALARCON ZAGAL, quien señala que es hijo de la encartada, la


relación de sus padres nunca ha sido buena, había discusiones el se retiró de la casa hasta
los 18 años, normalmente era por temas económicos, de amantes o terceras personas en
relación con su padre, llegaba tarde con evidencias en su ropa, la camisa con lápiz labial,
había falta de dinero en la casa y recursos, tenían que vender palomitas helados salían a
vender había que reunir dinero, salían todos a vender, cuando ya estaba en el liceo
apreció y debió intervenir en unas situaciones cuando el grado de la pelea era tal que su
madre pedía que ya no le pegara, él bajaba del segundo piso a ayudarla, detuvo el tema,
posteriormente veía a su mamá moreteada usaba unos lentes grandes foto cromáticos
que le tapaba esa parte de la cara, lo que el veía era la cara, los brazos no se los vio,
recuerda al menos dos veces él tenía 15 a 16 años, su madre pidió ayuda por esto, su
hermana le comentó que su mamá fue a Huachipato a pedir ayuda, fue en el año 80, y ahí
no la pescaron no atendieron su llamado. Cada vez que pasaban estos temas con su
hermana desaparecían, eran cosas de adultos, se iban al segundo piso, cuando él escuchó
que su mamá le pedía que no le pegara más, bajó y vio que su papá estaba sobre ella y ahí
los separó. El trato día a día era realmente irregular a lo mejor él no se daba cuenta en
ese tiempo como era el trato, pero ahora sí encuentra que era irregular, sinceramente
dice que él arrancó de la casa, su vida ha sido complicada, difícil, no tiene los mismos
logros que su hermana, se superó por sus esfuerzos, nunca tuvo el apoyo de él, las
navidades se celebraban porque había que hacerlo. Su vieja hacía todo, era su apoderada

30
hacía todo por ellos y por su viejo, cuando Huachipato se fue a paro, estuvo 3 meses, ella
alimentaba la casa, con Juan se iban a la Caleta del Soldado a Talcahuano, conseguían
mariscos y pescados, su padre estaba en paro no aportaba nada. En cuanto a él, su padre
le pegó varias veces, por portarse mal por irle mal en el en el colegio, ahora viéndolo no se
lo merecía. No recuerda que su mamá hiciera denuncias, cuidaba a sus hijos, porque era
mal visto que ella hiciera algo. No tuvo una vida familiar feliz, la dinámica familiar no era
conocida por el resto de la familia; a Cobquecura iba una vez al año en las vacaciones, al
principio iban con la madre, después solos con el padre, no se visitaban, sus tíos nunca
fueron a un cumpleaños de su madre o hermana, cree que en una ocasión fue a un
cumpleaños cuando iban a Cobquecura de vacaciones, fue a un matrimonio de una prima,
no sabe si sus parientes visitaban el campo, tal vez alguien fue una vez; no sabe si su
madre tenía relación con ellos, a sus suegros los vio su madre poco, después iba solo con
su padre. Él es empleado público de la armada. Su madre tiene mala salud desde que
tiene uso de la razón, es diabética, ha sido operada de los ojos, tiene problemas de
columna. Después que se fue de la casa, ha sido mal hijo para ellos, no se preocupó.
Nunca su padre manifestó intención de separarse de su madre.

A la fiscalía, le señala que desde el año 95 esta en la Marina, se fue de la casa a los
18 años a hacer el servicio militar, tiene una hermana tres años menor, nació el año 79 la
que se queda en la casa cuando él se va. Físicamente no lo vio golpear a su madre, no
recuerda haber visto a su padre pegarle a Elizabeth o a otra persona, a él no le pegaba por
pegarle, su padre fue solo a Punta Arenas a visitarlo para conocer a su hijo Alonso el año
2012, no sabe por qué no fue su madre; desde que se fue no tuvo comunicación con sus
padres, ahora sólo por los nietos hay más comunicación. Cuando iban a vender palomitas
llevaban a su hermano Eduardo en la silla de ruedas, su padre era obrero, su papá tenía
que acompañarlos porque la que vendía era su madre. Con su hermana, la relación no es
tan buena, se comunican por eventos, ella llama mucho a sus sobrinos, ella le ayuda a
pagar el colegio de los hijos, ya que tiene mejor posición económica mejor que la suya.

2.-ELIZABETH MERCEDES ALARCON ZAGAL, quien señala que es hija de la


encartada, que recibió un llamado telefónico de parte de Juan Vilches que su padre había
fallecido, el 20 de marzo, que tenía que viajar urgente que su padre había fallecido,
conversó con su madre estaba llorando dijo que quería que nunca nadie más le pegara
esto le impactó, ella sabía de la mala relación de sus padres de eso ella era consiente, el
papá le pegaba a su mamá desde que era niña. Al respecto señala que le pegaba a su
mamá desde que vivían en Chiguayante, lo sabe desde que era niña desde los 4 años, esa
era una casa que la mamá heredó de su abuelo materno, su papá trabajaba en Huachipato,

31
el año 84 se fueron a vivir a Higueras, su papá iba a buscar los arriendos, decidieron
vender la casa, sabía que una familiar que arrendaba la casa era amante del papá, ella
recuerda a esa mujer, el papá llegaba después de ir al Club de caza y pesca tomado,
cuando había campeonatos y la mamá iba a ayudarlo le daba puntapiés, si ella se acercaba
no le hacía nada. En otra ocasión la vio moreteada tapándose con el lente y le dijo que el
papá le había pegado, un día llegó a la casa y ya habían discutido la mamá estaba llorando,
con golpes en la cara y en el brazo, estaba sola en la cocina, el papá estaba en el
dormitorio le pregunta a él y le contesta que ella se lo merecía reconociendo que le había
pegado. Aparte de consolarla y preguntar qué pasaba nunca encaró a su padre por qué lo
hacía o la menoscababa, tomó una actitud más neutra para no involucrarse; no tenía
concepto de familia, solo padre y una madre no tomó partido, no de otra forma, hoy día
se arrepiente porque siente que la abandonó en ese aspecto, siente culpabilidad; ella lo
hacía todo, iba al colegio, su padre era bastante ausente, ella le daba los permisos, desde
que fue a la Universidad mejoró su comunicación con su padre, ya la mamá no estaba en
la casa, estaba en el campo, hubo un respiro, su hermano se fue al servicio militar y no
volvió a vivir en la casa, desde los 15 años hasta que se compró el campo eran discusiones
todos los días, porque no le gustaba la comida tiraba los platos, era despreciativo, ella
trataba de conversar ser una mediadora, ella hablaba para no sentir esa hostilidad en el
ambiente, él se reclamaba por gastos de luz, agua, siempre se quejaba por todo era
despreciativo, el papá probaba las sopas y las tiraba. Cuando su mamá se fue para el
campo quedaron solos eran dos personas desconocidas en la casa que quedó como
grande. Su papá provocaba estos hechos, su mamá estaba en silencio. La menoscababa, la
comparaba a ella con su mamá, decía que su hija estudiaba, era profesional no como ella,
ahí se distanció, ella pensó que por eso su madre podía quererla menos. Nunca le
preguntó a su mamá si se quería separar, no había familia no estaba el concepto, su
madre no tenía un respaldo, cree no tenía posibilidad de separarse, su mamá es sola, ella
no tiene más familia, nunca estuvieron cerca de los abuelos, los tíos no estaban, ella
rescató a su tía Rita, debió hacerse cargo de ella. Sabía que su papá era tacaño, ella le
dejaba dinero, su madre iba a la feria costumbrista, su mamá reclamaba que su papá no
iba al campo y no le llevaba dinero, ella se lo dejaba a escondidas para que el viejo le
diera la quincena. El papá no la llevaba a ninguna parte, ella lo acompañaba, en las cenas
de Huachipato, o del Club de caza y pesca, su padre iba a Santiago a verla para su
cumpleaños, solo sin su madre, cree que le daba vergüenza, visualmente su madre parecía
la mamá de todos, creían que su padre era su hermano mayor, y la mamá caminaba atrás
como escolta, no la presentaba, en un matrimonio familiar el papá no bailó con la mamá,
sólo con su hermana, con sus tías, un primo la sacó a bailar, no había gestos, el día de la

32
madre ella insistía le compraban una torta a la mamá, pero no era un cumpleaños era una
once con torta. En otra ocasión su papá llegó tarde ebrio y a la entrada de la casa le estaba
pegando a su mamá, ella le gritó a su hermano para que los separara. Cuando habían
eventos de campeonatos llegaba tomado, su mamá lo ayudaba desvistiéndolo, sacándole
los zapatos él le pegaba patadas y cuando ella iba a ayudarlo no le hacía eso, con ella era
totalmente distinto, era su niña regalona había distinto trato, a su hermano no le daba el
mismo trato y a ella le daba lo que le pedía. Ella estaba consciente de la mala relación de
ellos, pero jamás pensó que podía llegar a esto, hoy se arrepiente de no haber intervenido,
la llamaban cada uno por su cuenta para desahogarse, ese día ninguno de ellos llamó.
Pidió ayuda psicológica ya que en Santiago se dio cuenta que vivió en un ambiente de
violencia intrafamiliar sin darse cuenta, lo que motiva que esté soltera y no forme familia,
en la violencia todos eran víctimas del padre, que ella viviera esta continua comparación
en el fondo su padre la utilizaba, que por lo que ella lo quería no se interponía, le pasaba
la plata delante de la madre en la feria; ella tiene ciertos conflictos actualmente, ella
tiende a guardar silencio ante la agresión, igual que su mamá, no tiende a discutir con su
pareja porque se queda en blanco, se calla, en su vida profesional es otra la actitud, por lo
que la sicóloga le dijo que ella tiene un trauma provocado por estas situaciones familiares.
Sabe que su mamá le han hecho peritajes por el Sernam, se estableció que era víctima de
violencia intrafamiliar psicológica y verbal no recuerda otras. En la fiscalía la sicóloga le
preguntó si iba a estar de parte de su madre o de su padre lo que consideró inhumano
teniendo una madre presa y un padre muerto. A la abogado que la interrogó en la fiscalía
le dijo que hubo un altercado entre sus padres en el verano que no haber estado ella
habría pasado a mayores, ella le preguntó si hubo golpes, y que si no los hubo no servía la
información que ella estaba entregando. En cuanto al desenlace es culpa de un accidente
y que pudo haber terminado con cualquiera de los dos en la misma situación, para ella es
un mal accidente. Después que su padre falleció entregó otra arma que estaba en la casa
de Higueras, una persona fue al campo a ver el puñal que estaba en la camioneta del papá
y le entregaron las llaves del auto de su padre, cuando le preguntaron si su padre tenía
algo extramarital les dijo que sabe que lo tenía desde niña, de que le constara no, cuando
llegó a la casa y abrió el teléfono del padre y vio unos mensajes de una señora que se
refería como loca a su mamá, como que ella envió a su padre a enfrentar a su madre, le
escribió espero que al fin haya ido a enfrentar a la carcelera, a esa loca, como que invitó a
su papá a ir el domingo al campo a enfrentar a la mamá; tiene entendido que el día
anterior hubo un altercado entre ellos tres, se llama Marta Poblete, tenía mensajes de
wasap, el mensaje de texto tenía fecha 20 de marzo. Después comprobó que esta
persona existía, ella siguió llamando por teléfono al fono de su padre, no quiso intervenir

33
llamo a la Policía de Investigaciones que esta persona estaba llamando, asumió que no
sabía que el padre había fallecido, le dijeron que ya sabía que tuviera cuidado de algún
acoso, el día del funeral las hermanas de su padre la recibieron, ella cuando recibía
pésame no sabían si era ella, pero sabe que sí estuvo presente. Hoy día se siente
vulnerable porque le dejó una carta en el cementerio el día del padre, en que su mamá la
maltrataba, que se sentía perseguida, sabe que fue al negocio de su calle a decir que era la
única conviviente del padre, lo que encuentra humillante, hoy es amiga de sus tías lo que
es una humillación a su familia, en las redes sociales habla de su amor y sus tías lo toleran,
ella es la única culpable que esté muerto su padre porque instigó a que la fuera a
enfrentar, a pelear y pegarle a su madre, posteriormente pagándole la cuentas a su
padre descubrió la existencia de otras mujeres, los compañeros de trabajo en el funeral le
dijeron que ellos estaban consciente de las infidelidades de su padre a lo largo de los años.

Se le exhibe a la testigo los medios de prueba del acápite 4.1 de la prueba de la


defensa, la testigo señala que es un teléfono de su padre que le entregó la Policía de
Investigaciones, en ese teléfono ella encontró los mensajes de doña Marta Poblete,
aparece con el nombre de Martuca, en el N° 4.2 está el mensaje que ella dejó a su padre
con fecha 20 y hay otro de fecha 21 de marzo al cual se refirió los mandaba Marta Poblete
el N° era el 5998725365.

A la fiscalía le dice que ella le mostró los mensajes al fiscal, que ella tomó las
fotografías y se las envió a la defensa, la Psicóloga y la Asistente Social le entregaron
información que su mamá había sido objeto de violencia intrafamiliar, su padre
participaba en caza y pesca desde que ella era niña, en la casa había varios puñales, los
tenía en el dormitorio. Su padre comenzó a trabajar como soldador, después como
supervisor, cuando ella estaba en la básica como contratista hizo carrera en el área de
mantención, empezó como obrero, ella es ingeniero civil metalúrgico de la Universidad
de Concepción, cuando estaba en la Universidad su padre recibía una asignación por
estudios, y pagaba la diferencia luego ella empezó a trabajar como ayudante y se pagaba
la carrera. Cuando su mamá vendió su casa de Chiguayante se compró un taxi colectivo, y
cuando se vendió ese auto se compró uno nuevo que se pagó con lo que se trabajaba en
el día, el empleado que lo manejaba era don Juan Vilches, el colectivo ayudó a comprar el
campo, cuando compraron el campo el papá fue aval, se juntaba para la letra del campo,
cuando se necesitaba ayuda allá no iba y su mamá comenzó el tema de las abejas con
ayuda de capacitación de Indap; dice que el colectivo se mantuvo hasta el 2004, cuando el
campo se compró era pelado, hubo un trabajador que robaba las herramientas y las papas,
y ahí su mamá se fue a vivir ahí, y viajaba en forma frecuente a Higueras, había una micro

34
rural en la que viajaba su mamá la que vivía sola en el campo; en diciembre de 2004
estuvo un año en Rancagua, desde el 2006 no vivía todos los días con sus padres. Su
hermano vio a su papá sobre la mamá y Luis los separó, el papá le estaba pegando, su
padre era mucho más alto media 1.73 mts. y su madre es chiquitita mide 1.48 mts.

3.- PABLO MOISES NUÑEZ SANTANA, funcionario de la Policía de Investigaciones,


Brigada De Homicidios, quien señal que le correspondió tomar declaración a la acusada,
se la tomó el 20 de marzo de 2016, luego de haberse cometido el hecho, ella mencionó
que estaba casada con Camilo Alarcón Bastías por 40 años, que tenían dos hijos mayores
de edad, que tenía dos domicilios uno en la parcela Chamisal en Tomé y el otro en
Higueras Talcahuano, ella residía habitualmente en el campo junto a su hermana y un
trabajador que era don Juan Vilches, que desde el 16 de marzo estaba en el campo
trabajando durante toda la semana, ese fin de semana habían quedado de acuerdo que él
la iba a ir a buscar lo que no ocurrió, ella vende en la feria , y don Juan la ayuda en el
mantenimiento, el día viernes necesitaba suministros y va a Higueras con don Juan y se
percata que no estaba su marido y que no había pernoctado hacía tiempo ahí, va a la
vega compra suministros, toma contacto con el marido el cual le dice que tenía que
trabajar el fin de semana, por eso ella se regresa al campo, el día sábado ella decide
regresar al centro porque le faltaba alimento para las gallinas, junto con don Juan cuando
iban por el camino de Lirquén y divisan en el camino el auto de su esposo, va al lugar,
ingresa al quiosco y ve a su marido que estaba soldando con una máscara y al lado estaba
una mujer a la que reconoce porque en el mes de mayo sorprendió a su marido en el
domicilio de ambos, el le dice que no se va a repetir y ahora lo sorprende, luego de las
explicaciones se enfurece toma un martillo y comienza a romper todo lo que estaba
encima luego rompe el parabrisas de la camioneta de esta mujer, su marido le dice que
lo espere en el campo que será la última vez que conversen, ella regresa al campo con sus
cosas, al día siguiente se levanta a las 7 de la mañana y aprovecha que Juan no estaba en
su habitación y va a buscar la escopeta, toma unos tiros, los guarda en su sostén, para que
no se percate de la ausencia toma un rifle a postón y lo deja en el lugar, guarda la
escopeta debajo las capas de su cama, realiza tareas y regresa para cargar el arma, la deja
cargada en su cama, cerca de las 8 de la mañana llega su marido con una varilla en la
mano ofendiéndola de inmediato, aquí te pillé concha tu madre, le pide explicaciones de
cómo llega al lugar, el marido la empuja, ella se proyecta a un mueble y se pega en la
cadera, le dice que se entera por medio llamada telefónica que estaba en su teléfono, que
lo iba a buscar para exhibírselo se dirige a su dormitorio, sale apuntando hacia delante, se
dirige dónde estaba sentado marido el que se pone de pie, como ve que ella se abalanza
se sienta nuevamente, ella le manifiesta que esa es la última vez que me vas a pegar

35
concha de tu madre, cuando estaba sentado dispara a corta distancia a su marido
impactándolo inmediatamente en el pecho, él cae al suelo, luego llama a su hermana Rita
manifestándole que llame a Juan ya que había matado a su marido, en eso llega Juan que
trata de arrebatarle al arma y ella le manifiesta que no, que iba a esperar a Carabineros,
que ella trata de dejarlos afuera porque se trataba de un tema entre ella con su marido. A
Carabineros le relata lo que ocurrió.

Ella le manifestó que había sido víctima de maltrato físico y psicológico, sabía que
el hecho anterior iba a tener sus consecuencias y que temía por su vida, que él llegaría a
matarla o a agredirla, por eso dejó el arma en su pieza, dijo que el usualmente él
manejaba un cuchillo en su automóvil. En cuanto a la violencia intrafamiliar las dos
personas Juan y su hermana manifiestan que había violencia de parte de Camilo a su
mujer, su hermana dijo que una de las razones por la que la señora Isabel se fue a vivir al
campo era alejarse de Camilo, lo que no fue posible porque él iba al lugar, ella desde un
inicio estaba llana a cooperar, relató sin inconvenientes lo que había ocurrido. No vio la
declaración hecha a Carabineros. No recuerda el nivel de escolaridad que tiene doña
Isabel, no recuerda si ella leyó sus declaraciones, usualmente se hace para que ratifiquen
sus dichos.

A la fiscalía, señala que en el cuartel le toma declaraciones a la acusada, se le


explicó que tenía derecho a un abogado, ella manifestó que tenía intención de cooperar,
dijo que era un tema entre ella y Camilo, no quería que se involucrara a otras personas, ni
a don Juan Vilches ni a su hermana Rita, era una preocupación para ella, dijo que cuando
ella sale de la pieza Camilo se para, posteriormente se sienta y fue en ese momento en
que ella dispara el arma de fuego, que le dio en la zona del pecho, no hubo forcejeo con
relación a la escopeta, esto él se lo preguntó y ella dijo que no. Dijo la imputada que no
entregaba el arma porque esperaba a Carabineros, que a ellos les iba a entregar el arma y
a relatar lo ocurrido, cuando llega Rita le dijo que no se metiera en esto porque era un
tema de ella y Camilo. En cuanto a las ropas que vestía al momento de su declaración no
puede decir que eran las mismas que en el sitio del suceso, reconoce a la acusada como la
persona que declaró ese día, la declaración fue lo que ella manifestó.

4.- RITA DEL CARMEN ZAGAL SUAZO, hermana menor de la encartada quien
señala que vivía con su hermana Isabel en Tomé, el día de los hechos se levantó a las
6,30 de la mañana de un día domingo, allí también vive Juan Vilches, fue a hacer el aseo
de los animales, limpiando los tiestos de los pollos y de los patos, Juan estaba haciendo el
aseo de los chanchos, cuando llegó su cuñado Camilo venía enojado con un palo en la
mano, no la saludó, no la tomó en cuenta, venía furioso, ella siguió haciendo sus cosas

36
cuando sintió como unos disparos no le dio importancia porque sale gente a cazar, siguió
haciendo las cosas de repente su hermana la llamó le dijo que fuera a la cocina, entró a la
casa vio a su cuñado botado en el suelo y su hermana le dijo anda a buscar a Juan, no le
dijo nada más y él vino a verla, su hermana le dijo a Juan que llamara a los Carabineros y
que se comunicara con su hija Eli que estaba en Santiago, ella se quedó esperando, se
llamó a Carabineros, Juan le pasó las llaves para que abriera el portón, los Carabineros
conversaron primero con su hermana. Ella señala que es una desgracia, el arma se disparó
sin querer, ellos estuvieron forcejeando, ella sintió que estaban discutiendo, su hermana
se lo dijo. No recuerda como estaba vestida su hermana. La relación entre ellos era mala
cuando había visitas, él se portaba como cualquier persona, cuando estaban solos la
insultaba le decía gorda, que parecía vieja, loca, fea, era agresivo con ella y llevado de sus
ideas, decía que no quería venir más para el campo que tenía su trabajo y cosas que hacer.
Dice que ella tiene una enfermedad del sistema nervioso, toma clozapina; ellos tenían la
propiedad de Tomé y la casa de Higueras, él mandaba más que ella, decía que iba a salir y
lo hacía, salían en al auto de repente ellos dos solos, vivió 5 años con ellos, él era agresivo
con su hermana discutían por cualquier cosa, la última vez le decía que se fuera de la casa
de Higueras porque esa casa era de él no de ella la echó, de la casa. No estaban separados,
vivían juntos en las dos partes, no se querían separar. No sabe si ella lo denunció.

A la fiscalía le señala, que en la parcela hay dos casas, había una en la que
ocurrieron los hechos ahí dormían su hermana y ella en la pieza que tenía dos camas y
Juan dormía en otra pieza que no tiene conexión con las piezas, y que se abre por fuera.
En la otra casa no vivía nadie, sólo cuando llegaban visitan se abría la otra casa. Ella le dijo
a Carabineros que no había entrado a la cocina porque cuando va Juan entra con él, Isabel
no le quiso entregar el arma a Juan sino que cuando llegaran los Carabineros la entregaría,
ella no le dijo por qué había disparado a Camilo. Su hermana le dijo que él la forzó, la tiró
contra la cocina y ella como pudo se paró, le dijo que la esperara porque iba a buscar algo
adentro y fue a buscar el arma. Ella vivía con su hermana porque también sufría con su
esposo de maltrato físico, Juan estaba haciendo el aseo de los chanchos no estaba ahí
cuando llegó Camilo, sabe que Camilo salía a cazar, la escopeta que tenía doña Isabel la
había visto antes, no sabe a cargo de quién estaba, no vio ir a cazar a Camilo. La semana
anterior fueron a Cobquecura, la llevó engañada y fueron a Temuco a buscar a su sobrina,
y la llevó a las termas, ella fue con ellos andaba su sobrina Eli, su hermana estaba paradita
al lado de la piscina y él la empujó de espaldas a la piscina y su hermana cayó a la piscina
y se estaba ahogando, tuvieron que sacarla con su sobrina.

B.-PRUEBA PERICIAL: con lo expuesto por:

37
1.-VANESA ESTER RAMOS ASCENCIO, sicóloga, quien hizo un informe solicitado
por la defensa de antecedentes de historia de vida en el contexto de violencia
intrafamiliar, con otra colega hizo una entrevista, el 12 y 22 y el 24 de agosto en que se
entrevistó a los hijos, se entrevistó a Isabel Del Carmen Zagal Suazo, ella cuenta con
redes de apoyo con su familia que son tres personas. Se casó a los 18 años tuvo un hijo
que nació con deterioro cognitivo, duró tres años esta relación con violencia física sexual y
económica ella decide terminar esta relación, en el año 73 conoció a Camilo él insiste en
una relación y al tiempo comienzan a convivir, se empieza a manifestar el control por
parte de él y ella deja su trabajo para atender la casa, su hijo José y a Camilo el cual no
aceptaba a su hijo. En una ocasión lo lanza contra la estufa y sufre una quemadura, sigue
la violencia sicológica y física, en el año 1974 sufre un aborto por un empujón de Camilo
no sabía que estaba embarazada, en el año 1975 en estas situaciones de violencia en base
a empujones y descalificaciones, se van a vivir a Chiguayante, donde la violencia física
disminuye, más bien la ocultan porque continúan los empujones y pelllizcones con marcas
donde no puedan ser visibles, con insultos. En el año 1976 nace Luis, los primeros cinco
meses ocultó el embarazo por temor, había una violencia económica con el poco
involucramiento económico que él tenía. En el año 1977 tiene otro aborto causado
también por una violencia física, pero esta vez ella le menciona el embarazo, él le dice que
no quiere tener hijos con retardo, la empuja y en una escalera ella se golpea el vientre y lo
pierde. El año 1979 nace su hija Elizabeth, disminuyó un poco la violencia, mientras estaba
ella en la lactancia él le da un golpe en una mama y debido al dolor recurre al hospital, le
detectan una mastitis y ahí pierde uno de sus senos. Después contrae matrimonio con
Camilo porque pensaba que teniendo una familia se calmaría la violencia. El año 1980
siguen los actos de violencia, la poca involucración económica en la casa, sólo compraba
cosas para él, ella trabajaba para sustentar la familia. En el año 1982 regresan a
Talcahuano ella toma conciencia de la violencia que es cada vez más grave, aumenta la
violencia física, comienza a trabajar en un colectivo que maneja Juan Vilches. El año 2002
adquieren un campo, se va a vivir ahí, se distancia la relación, a esa altura había violencia
sexual, se veían una vez al mes o cada 20 días en un período de tres años, ella pierde su
dentadura porque es lanzada por la escalera, en otra ocasión intenta estrangularla y
pierde la capacidad de hablar. En el campo que ella tenía, él le robaba cosas y vendía algo
en Talcahuano y no le entregaba el dinero, el año 2014 hay un hecho en que no sabía que
tenía diabetes, cuando ella fue a hacerse un examen él se queda con sus exámenes, no se
lo informa y ella hace un coma y entonces se entera que tiene diabetes la que era ya
crónica. En el último hecho de violencia ella descubre a don Camilo con otra persona, a
esas alturas cansada de la violencia y de la situación que vivía ella desde el 2006 quería

38
separarse, se acerca y ocurre este hecho, la insulta ahí ella desesperanzada bota algunas
cosas que se encontraban en ese lugar y es zamarreada por Camilo, después ella analiza,
le da miedo porque nunca antes había reaccionado de esa manera, estaba asustada, le
dice que deben conversar, él dice que después, ella regresa a su campo asustada de lo que
podía suceder, de cómo iba a reaccionar Camilo ante la magnitud de su acción, al otro día
don Camilo se acerca al campo a increparla, con un palo en la mano y le dice que tienen
que salir en la camiseta ella se niega, ahí es violentada físicamente y ella lo que busca es
poder defenderse y lo que quería era que él actuara como lo hacía con ella cuando la
amenazaba con la escopeta, quería que se escapara y arrancara, pero se torna en otro
sentido hay un enfrentamiento, no recuerda haber disparado el arma, sólo escucha el
ruido, ella sólo quería defenderse a través de esta intimidación. Se le aplicó un
cuestionario a la señora Isabel y se determinó que presenta un stress post traumático
crónico por los hechos vividos. En algunas ocasiones llegó a tener sueños con hechos de
violencia, tiene ítems de re experimentación, en cuanto a la evitación trata de evitar
conversaciones el campo, era una forma de escapar de los hechos de violencia y de
espacios donde tuviera que hablar de esto que le ocurría, también evitaba a personas con
tuviera que conversar. Sentía que la forma de estar bien con él era estar distante con el
resto, la esperanza de un futuro mejor era negativa, esperaba que en un momento podía
cambiar, ya que no se podía acercar al campo, pero esta situación no cambió, hay
problemas físicos tiene problemas para conciliar el sueño está irritable, en el campo no
sabía en qué momento él podía llegar al lugar. En cuanto al cuestionario de autoestima, es
la normal esperada en la persona, ahora con la resiliencia actual se encuentra conforme
con lo que ha adquirido en su campo, se dio cuenta que podía hacer las cosas solas, en
este momento se siente conforme consigo misma en cuanto a sus metas. Anteriormente
no se sentía bien porque con las humillaciones que sentía, no sabía cómo era ella
realmente. En cuanto a la relación de pareja había una asimetría en inferioridad estaba
ella, la que sufría la violencia era ella, que también llegó a desencadenar violencia; el
síndrome de la mujer maltratada se ve en la entrevista con su historia de violencia, la
desesperanza de la persona que sufre violencia de no encontrar en el entorno los recursos
para salir de la situación, ella no lograba encontrar una red de apoyo válida, resolvía sus
temas de manera individual, buscó ayuda no fue la que elle esperaba, y se genera la
desesperanza de no encontrar una solución la lleva a una pasividad y a la pérdida del
control, no podía hacer nada para cambiar la situación. A la fecha, existen rasgos de
síndrome de mujer maltratada. Las manifestaciones de violencia que se corroboran con la
red de apoyo, eran física, sexual, económica y sicológica, otra compañera contrastó estos
datos con la red familiar; en cuanto a la complementariedad de la relación es uno de los

39
recursos que toma una persona que vive violencia, cuando ella no se defiende soportaba
la relación de violencia, se da cuenta que no va a cambiar a la otra persona, y en alguna
ocasión trata de imponerse para no ser más violentada como lo hizo la una ocasión. Hay
un estrés post traumático, señala que debe ser tratada la baja autoestima, aunque ella la
trabajó en sus labores del campo. Hay una unidireccionalidad de la violencia, en el
momento de los hechos ella sentía que se estaba defendiendo, esperaba la reacción de él
cuando la situación era a la inversa. Ellas esperan que sea absuelta y piden que cumpla
una condena no privativa de libertad porque sus condiciones de salud no son compatibles
y ha acrecentado los problemas físicos. Debe recibir una atención de salud mental por la
violencia que ha sufrido y la victimización secundaria que ha sufrido con este proceso.
A la defensa, le señala que mientras menos autoestima existe, el síndrome de la
mujer maltratada es más fuerte, ella trabaja en el campo y encuentra en ello recursos para
enfrentar esta situación, estimaba que si podía hablar con Camilo podía tal vez lograr una
separación. Ella se siente con más posibilidades de enfrentarlo y ahí hay más riesgo,
porque para Camilo no había posibilidad de terminar la relación de pareja, él iba continuar
buscándola y al final había un riesgo vital, ella sentía que podía morir en el momento, el
hecho es que tenía más autoestima, era su espacio para sentirse bien no sufría tanta
violencia era su refugio y hacía la cosas bien, fue creciendo en muchos aspectos, consiguió
recursos, ganó capital para su campo. Ella cuando pidió ayuda no la recibió, lo que le
produjo desesperanza, la credibilidad del relato la contrastaron con las redes de apoyo
que se hicieron en forma separada, coincidían en la relación de los hechos, estuvieron
presentes en hechos de violencia
Al fiscal, le señala que es sicóloga desde el año 2015, que la pericia la hizo en
forma particular, en su informe no se mencionan las entrevistas a la red de apoyo, ella
empieza diciendo que hay que creerle a doña Isabel, y señala que ruegan que sea
absuelta, la finalidad de su peritaje es que ella sea absuelta.
2.- PAOLA ANDREA MONSALVE CRUZ, trabajadora social, realizó la pericia sico
social a la encartada Isabel Zagal Suazo, para acreditar uha hipótesis de violencia
intrafamiliar en su relación de pareja con su cónyuge Camilo Alarcón, se hicieron diversas
entrevistas y se aplicaron instrumentos psicológicos para ver la posible existencia de
estrés post traumáticos. En cuanto a redes de apoyo ella hablo de su hermana Rita no se
la entrevistó por el diagnóstico psiquiátrico de esquizofrenia que ella padece, por lo que
se entrevistó a su hijo Luis y a su hija Elizabeth, a don Juan Vilches Vergara que es
empleado de la encartada con quien trabaja desde el año 94 cuando empieza a trabajar
un taxi que ella adquirió, vive en una parcela de propiedad de ella, también entrevistó al
hermano menor Ricardo Zagal Suazo. La familia de origen es nuclear,tiene dos hermanas

40
mujeres y un hombre, es un estilo de crianza autoritario y patriarcal, una madre
castigadora, forma de control coercitivo se normaliza la violencia en la entrevistada, no
había canales de reciprocidad con los padres, ella lo aprendió en la familia de origen lo
repitió en su familia nuclear, ella a los 18 años se casa, tiene un hijo, el marido era
castigador y con un consumo de alcohol problemático, ella decide separarse a los tres
años de casada, decide irse a vivir sola con su hijo que presentaba un deterioro cognitivo,
no tenía apoyo en su familia de origen. En el año 1973 conoce a don Camilo, desde el
comienzo de la relación hay un excesivo control y violencia psicológica de conducta y
acciones de ella decide dejar de trabajar lo hace como método de protegerse de la
violencia, tenía que estar en la casa cuando él llegara, la rueda de poder y control aparece
y es la violencia del hombre es para generar daño en la pareja, le invalida sus recursos
económicos, llegando a humillarla sexualmente, de culpabilizarla de las acciones de los
hijos, cuando Elizabeth estaba lactando y lloraba, don Camilo en vez de contener a su hija
agrede a la señora Isabel, ella recurre a pedir ayuda y le extraen la mayor parte del tejido
mamario. Hay distintas situaciones que se dan a lo largo de la relación se reflejan en
intencionalidad de la violencia para tener el poder y control de la vida y acciones de ella.
La señora Isabel fue aceptando esa violencia a finales del 80 se agudiza, cuando él tiene
convivencias en el club de caza y pesca destinaba el dinero a esas actividades no llevando
dinero a la casa, ella va a pedir ayuda a Huachipato donde la asistente social y no la
recibió, ella nunca supo cuando ganaba él, también acude a Carabineros y en esa época no
estaban preparadas las instituciones para recibir esas denuncia y es enjuiciada por
Carabineros y se le cierra la red de apoyo institucional y ella tiene la certeza que ella debe
defenderse sola, y ahí decide ser sumisa permitiendo la violencia y cree que se merece
esa violencia, concluye que como él es infiel ella es la culpable y la agrede porque cree
que es de su propiedad por eso aparece la violación, la violencia sexual violencia física
grave, él la amenaza con una escopeta poniéndosela en el pecho en estado de ebriedad,
ella arranca no lo enfrenta, ella empieza a complementar la situación de violencia lo que
es riesgoso porque entiende que ella se puede defender, ahí entiende que le pierde el
miedo y debe responder con violencia si aumenta hay más riesgo la asimetría se pierde,
ya a que la posición superior del hombre se pierde y ella cree que lo puede ahuyentar,
pero don Camilo eso no lo concibe por ser machista e intenta recuperar la asimetría
haciendo un hecho de violencia más grave, dejándola dormir en el patio, haciéndola
dormir con las vacas, lanzarla por la escalera perdiendo dentadura, la violencia se hace
más riesgosa. Ella recuerda este período donde ella continuamente le pedía que se
separaran, él se negaba a esta idea, la insultaba le decía que de seguro tenía otra persona
por eso se quería separar de él. En estos 40 años de situación de violencia ella sabía que

41
estaba sola. Al año 2006 sus hijos estaban independizados, ahí don Juan Vilches la ve con
señales de agresiones físicas. Otro antecedente relevante es cuando le oculta el resultado
de sus exámenes y no le dice que sufría de diabetes y esto hizo peligrar su vida con un
coma, hasta que lo sufre y es llevada a un centro asistencial y se descubre que la tenía de
muchos años, es una situación de autoritarismo. En el último hecho de violencia es
importante recalcar que la señora Isabel no tuvo la intencionalidad de quitarle la vida, ella
creía que enfrentándolo con esta mujer, cuya existencia ya sabía, iba a romper la relación
por eso lo enfrenta y rompe cosas, ese día él le dice mañana es la última vez que vamos a
hablar, ella tenía un significado para esa frase y era que la iba a matar, él ya la había
ahorcado, amenazado con la escopeta y lanzado por la escalera, siente que ella sola tiene
que protegerse de la violencia del otro día, decide defenderse con la escopeta, dice que
ellas tienen la convicción que no era matar a su marido sólo amedrentar, haciendo lo
mismo que hacia él con ella la que huía en estas ocasiones, finalmente en el forcejeo ella
no sabía manejar el armamento y en este forcejeo es que se dispara la escopeta y se da
cuenta que estaba herido y después se constata la muerte de su marido
Concluye que desde el origen hay una relaciona asimétrica, con unidireccionalidad
de la violencia con intencionalidad de Camilo a Isabel, al contestar la violencia no se
transforma en violencia cruzada, pero es una autodefensa ya que no se cuenta con redes
de apoyo y lo enfrenta ella sola. También existe el síndrome de la mujer maltratada
cuando ella siente que perdió el control de la violencia y no la puede parar y que no tenía
redes de apoyo, estaba en un nivel de una indefensión, ella se identifica con su agresor y
se defiende con violencia y a través de distintos hitos en la relación de pareja se constata
que había violencia física psicológica, sexual y económica lo que se contrastó con lo que
dijeron los otros entrevistados, no sólo por marcas sino que los hijos presencian hechos de
violencia, Luis intentó defenderla siendo agredido por su padre. Se acredita la existencia
de un estrés post traumático no sólo por la violencia de estos 40 años, sino por la re
experimentación y la evitación, por la forma en que se ha tratado su caso en que está
privada de libertad, en cuanto a la opinión profesional es que creen que ella debiera ser
absuelta por los cargos que se le imputan ella no tenía otra alternativa estaba su vida
contra la de él, no tenía intencionalidad de matarlo, ya que tal era el nivel de violencia y
los insultos, él llegó con un palo insultándola, ella creía que él la quería matar, estiman
que en subsidio sería conveniente un cumplimiento de condena no privativo de libertad
,por su salud que se ha agravado, ella esta victimizada y dañada y solicita que sea
sometida a un proceso reparatorio en programa de salud mental, tiene un daño por la
violencia que ha vivido en su convivencia con don Camilo.

42
La hipótesis que tenían planteada era acreditar la situación de violencia que había
sido víctima de violencia de pareja y en su trabajo lo que hicieron fue confirmar esa teoría,
ella se entrevistó en conjunto con la psicóloga con doña Isabel, como dupla para
identificar las principales redes sociales y entrevistarlas. Estas se hicieron el 16 de agosto y
fue una entrevista de aproximadamente 3 horas.
A la fiscalía, le señala que la hipótesis que tenían planteada era acreditar la
situación de violencia que había sido víctima por su pareja y lo que hicieron fue confirmar
esa teoría, los antecedentes que se ponen no son sólo en base a lo que dice doña Isabel,
don Luis dijo que habían visto violencia, los niños cuando viven en un ambiente de
violencia validan la conducta por un método coercitivo, don Luis le dijo a ella que había
sido agredido. En cuanto a la violencia económica, don Camilo se desempeñó en
Huachipato ella no sabía cuánto ganaba en concreto, el hijo mayor no sabía acerca del
trabajo de su padre, no tiene la información que salió a vender palomitas con ellos, que el
momento en que doña Isabel dejó de tenerle miedo a su marido coincide con la
adquisición del campo, allí ella obtiene un fuente de ingreso con proyectos que se ganó;
en cuanto al taxi colectivo él le quitaba las ganancias, pero don Juan le entregaba el
dinero a la señora Isabel, el campo lo compró con un préstamo y ahorro de los ingresos
del colectivo. Cuando la hizo dormir con las vacas había solo una casa en el campo, el año
2006 se agudizó la violencia con la complementariedad de la violencia ya que ella
comenzó a defenderse, las fechas de este hecho no se consignaron en el peritaje, porque
esto es una dinámica. Doña Isabel sabía que en Higueras había una escopeta de dos
cañones y ella iba a esa casa, en el campo había otra escopeta que ella la cargó.
C.- PRUEBA DOCUMENTAL ; con la incorporación de:
1.-Comprobante de atención de urgencia DAU 183365, de constatación de lesiones,
realizado a la imputada María Isabel Zagal Suazo, el día 20 de marzo de 2016, del Hospital
de Tomé.

2.-Certificado médico de fecha 1 de agosto de 2016, extendido por el médico


cardiólogo Alejandro Dapelo Aste, respecto de la salud de la imputada.

3.-Certificado médico de fecha 25 de julio de 2016, extendido por el médico cardiólogo


Alejandro Dapelo Aste, respecto de la salud de la imputada.

4.-Orden médica a nombre de Isabel Zagal Suazo por el que se prescribe examen
médico de electroencefalograma y se indican los diagnósticos asociados, extendido por el
médico cardiólogo Alejandro Dapelo Aste, de fecha 16 de junio de 2016.

43
5.-Copia de informe de salud de la imputada Isabel Zagal Suazo, extendido por la
enfermera de Gendarmería de Chile, del Centro de Cumplimiento Penitenciario de
Concepción, Virginia Vergara González, de fecha 30 de junio de 2016.

6.-Copia de certificado médico de fecha 13 de junio de 2016, extendido por el


médico cirujano vascular Hector Zepeda, respecto de la salud y diagnóstico de la
imputada.

7.-Certificado médico de fecha 20 de junio de 2016, extendido por el médico


oftalmólogo Ricardo Blanco Moreno, respecto de la salud y diagnóstico de la imputada.

9.- Informe pericial químico N° 80 /2016 emitido por el perito químico Mauricio
Cabezas Dagnino a la Policía de Investigaciones.

D.-PRUEBA MATERIALY OTROS MEDIOS DE PRUEBA.-


1.-Celular marca Alcatel de propiedad de la víctima de estos hechos número de
teléfono +56992357154.

2.-Una fotografía de imagen de pantalla de mensaje de texto recibido en el celular


mencionado en el punto anterior, el día 20 de marzo de 2016, desde el número
+56998725365, contacto registrado como “MARTUKA”, fotografía tomada por doña
Elizabeth Alarcón Zagal.

Hechos establecidos.-
OCTAVO: Que ponderando los diversos elementos de cargo, en la forma como lo
ordena el artículo 297 del Código Procesal Penal, es decir, con libertad, sin contradecir los
principios de la lógica, las máximas de la experiencia y los conocimientos científicamente
afianzados, estos sentenciadores han concluido que se ha acreditado más allá de toda
duda razonable los siguientes hechos:
Que el día 20 de marzo del año 2016, alrededor de las 08:00 horas
aproximadamente, en el interior de la Parcela Chamisal, ubicada en el sector Coroney,
Tomé, al interior de una pieza destinada a cocina, Isabel Zagal Suazo disparó un arma de
fuego, tipo escopeta, contra su cónyuge Camilo Alarcón Bastías, impactándolo en el
pecho y causándole la muerte en el lugar a causa de un traumatismo torácico
complicado.
Análisis de los hechos establecidos.-
UNDÉCIMO: Que las conclusiones fácticas reseñadas en la motivación anterior,
encuentran firme sustento, a juicio de estos sentenciadores, en los dichos del testigo Juan
De La Cruz Vilches Vergara, trabajador de la parcela Chamisal ubicada en el sector de

44
Coroney, donde a esa fecha vivía junto a la encartada y su hermana, el cual señaló que el
día 20 de marzo, cerca de las 8:00 hrs. se encontraba en el barracón haciendo aseo a los
chanchos, cuando escucha a la señora Rita la que le dice que la señora Isabel lo estaba
llamando, se dirigió hacia a la cocina y vio a la señora Isabel en estado de shock, estaba de
pie y tenía una escopeta agarrada con las manos, cuando mira para el otro lado vio a don
Camilo boca abajo, en un charco de sangre, ella le dijo que se le había disparado la
escopeta, ante esta situación le pidió el arma a la señora Isabel, pero ella no se la quiso
pasar, ya que dijo que se la iba a entregar a Carabineros, juntos y sin soltar el arma fueron
a buscar su teléfono, a la escopeta le botó el cartucho que se había disparado, el cual
quedó en la pieza de ella, y desde su teléfono llamó a Carabineros, los que llegaron al sitio
del suceso media hora después, a los cuales les dio cuenta del suceso acaecido.
Sus aseveraciones fueron confirmadas por lo manifestado por la testigo de la
defensa, Rita Del Carmen Zagal Suazo, hermana de la encartada quien vivía en la parcela,
la cual refirió que el día de los hechos, un domingo, se levantó a las 6,30 de la mañana,
fue a hacer el aseo de los animales, mientras Juan Vilches estaba haciendo el aseo de los
chanchos, vio cuando llegó su cuñado Camilo, el que venía enojado y con un palo en la
mano, ella siguió haciendo sus cosas, después sintió como unos disparos a los que no le
dio importancia porque en esa zona siempre sale gente a cazar, cuando de repente
escuchó que su hermana Isabel la llamó, por lo que fue a la cocina, entró a la casa, vio a su
cuñado Camilo botado en el suelo y su hermana le pidió que fuera a buscar a Juan, el cual
concurrió al llamado e ingresó a la cocina y vio lo sucedido, su hermana le dijo que llamara
a los Carabineros y que se comunicara con su hija Eli que estaba en Santiago, después Juan
le pasó las llaves para que abriera el portón a los Carabineros, los que llegaron cerca de
media hora después.
El primer policía que llega al sitio del suceso, fue el Sargento Primero de
Carabineros Hernán Carrasco Matus, al cual se le avisó por radio que debía concurrir a
una parcela del sector Coroney, km. 7, por cuanto en dicho lugar se había cometido un
parricidio, en el lugar fue recibido por la hermana de la encausada, la cual les manifestó
que aquélla había disparado a su cónyuge, al ingresar a la cocina comprueban que estaba
la acusada con una escopeta en sus manos y un caballero que le sujetaba el arma de fuego,
manifestándoles la acusada -que se identificó como Isabel del Carmen Zagal Suazo, a
quien reconoció en la sala -, que ella le había disparado a su cónyuge con esa escopeta;
comprobaron asimismo, que en el sitio estaba el cadáver de una persona de sexo
masculino dentro de un charco de sangre, por lo que retiraron el arma de fuego a la mujer
e iniciaron el procedimiento. En cuanto al establecimiento de los hechos, este policía
señaló que la encartada le manifestó que ella había sido autora del disparo, le dijo que no

45
estaba arrepentida de haberle disparado, que con el caballero habían tenido una discusión,
que él la había llamado en la noche indicándole que al día siguiente iba a la casa, por lo
que se había levantado a la 6:00 hrs. porque el caballero iba a llegar a la casa a agredirla,
por eso dejó la escopeta preparada, a las 7:45 hrs. llega el caballero, tienen una
conversación que sube de tono, ella va a la pieza a buscar la escopeta como una forma de
amedrentarlo y después disparó. En el sitio del suceso le tomó declaraciones a Juan
Vilches Vergara, el cual le refirió los hechos en la misma forma en que los señaló en el
juicio y les indicó el lugar en que quedó el cartucho que él le sacó a la escopeta.

Carrasco Matus, reconoció en la prueba fotográfica del acápite N° 4.2, consistentes


en treinta fotografías que le exhibió la fiscalía y en ellas reconoció el sitio del suceso y sus
alrededores, las dependencias del inmueble, la cocina donde ocurrió el hecho, la
ubicación del cadáver, la descripción del arma de fuego señalando que se trataba de una
escopeta de un cañón, calibre 12, indicó el lugar donde encontraron el cartucho percutado.
Asimismo, Carrasco Matus reconoció la evidencia material de la prueba signada en el
número 4.14, específicamente la 4-16, señalando que éstas corresponden a un cartucho
percutado y una escopeta, misma que portaba la imputada se trata de una escopeta de
caza con un cañón, y tres cartuchos de escopeta sin percutar. También examinó el
documento signado con el nº 3.4 de la prueba de la fiscalía y dijo que corresponde al
certificado de atención de urgencia, el que lo emitió la doctora María Careaga, en el cual
se constataron las lesiones de la encartada calificándose las lesiones como leves;
finalmente del acápite Nº4.1 reconoció cuatro fotografías señalando que corresponden a
la imputada, al interior de la parcela, exhibiendo sus manos en ellas.

En cuanto al hecho de la muerte de Alarcón Bastías, también se cuenta con lo


aseverado por los funcionarios de la brigada de homicidios Sergio Ricardo Mendoza
Ancacoy y Oscar Alejandro Alvarado Toledo quienes concurrieron hasta el lugar de los
hechos el día 20 de marzo de 2016, en el sitio del suceso Mendoza Ancacoy realizó el
examen externo del cadáver identificándolo como Camilo Antonio Alarcón Bastías, el cual
se encontraba en posición de cúbito ventral, en el examen externo constató que tenía
lesiones en la cara, en la región frontal y pómulos, la lesión principal era una herida
contusa erosiva hemitórax anterior izquierda, ubicada en su tercio superior,
correspondiendo a una herida ovalada de 3 por 3 cms. de medida, sugerente a una lesión
por impacto de múltiples proyectiles balístico, disparados por una escopeta; en la pieza
contigua a la cocina constató que había una habitación destinada a dormitorio, y que un
cartucho percutado estaba en el piso. En el sitio del suceso, este policía tomó declaración
a Juan de la Cruz Vilches Vergara, quien en lo medular, le expresó lo mismo que relató en

46
la audiencia, salvo que agregó en sus dichos que en el momento en que entró a la cocina
la encartada le había señalado que sólo manipuló la escopeta y se disparó. De igual forma,
entrevistó a Rita Zagal Suazo, la hermana de la imputada, la cual le refirió su participación
de la misma forma que lo hizo en la audiencia del juicio oral.
Este funcionario concurrió a la casa del occiso, ubicada en calle Mejillones, en
Higueras, Talcahuano y desde allí retiró una escopeta de dos cañones, misma que
reconoce en la evidencia del punto 4.14 de la prueba de la fiscalía que se le exhibió por el
ente persecutor, la que se comprobó encuentra debidamente inscrita a su nombre al
igual que la escopeta de un cañón encontrada en el sitio del suceso, lo cual consta del
documento del acápite 3.8 de la prueba documental, consistente en oficio n° 768 de fecha,
28.03.2016,expedido por la Autoridad Fiscalizadora.
Del mismo modo reconoció las 34 fotografías del acápite 4.3 que le fueron
exhibidas reconociendo el sitio del suceso, la cocina del inmueble y la pieza contigua
desde donde se recuperó la munición percutida, describió el cadáver, sus heridas y la
posición en que estaba, así como las proyecciones y marcas pardo rojizas que
corresponden a sangre eyectada al entorno del cadáver.
Por su parte, el funcionario Oscar Alejandro Alvarado Toledo, corroborando la
declaración de Mendoza Ancacoy, señaló que él también concurrió hasta el sitio del
suceso, donde verificó que al interior de la vivienda había una cuerpo masculino y que la
autora de su muerte sería una persona de sexo femenino identificada como la encartada,
-a quien reconoció en la audiencia-, este testigo señaló que en el lugar se hizo examen
externo del cadáver por la doctora Carla Aldana y que en horas de la tarde le tomó
declaración a Juan de la Cruz Vilches, inspeccionando su dormitorio en el cual se encontró
un rifle a postones, también se inspeccionó el vehículo de la víctima, constatando que en
la puerta del conductor había una arma corto punzante. Alvarado Toledo examinó las
fotografías del acápite 4.4 que le exhibió la fiscalía en ellas reconoció un jeep marca
Toyota que conducía la víctima el día de los hechos desde donde se levantó el arma, la
que era dentada en su parte superior con empuñadura, reconoció la casa donde ocurrió el
hecho y la dependencia donde duerme Juan de la Cruz, la que comprobó en el lugar que
cuenta con acceso externo, no por la cocina donde estaba el cuerpo, reconoció la imagen
en la que se observa el rifle a postón ubicado al lado de la cama, señaló los muebles
donde se encontraron cartuchos de escopeta con su cajonera abierta, en la cual en un
gorro habían unos cartuchos, y el mueble de la dependencia donde había una caja de
cartón que contenía cartuchos de escopeta. Este testigo, además, explicó los documento
del acápite 4.5, 4.6, 4.7 consistentes en una fotografía satelital del sitio del suceso y del
recorrido que se debe realizar para llegar a la parcela, explicó la planta general del sitio del

47
suceso, en la que reconoció la cocina y dormitorio y habitación donde pernoctaba Juan de
la Cruz Viloches, a la que no se accedía desde la cocina y refirió los planos de la habitación
del inmueble donde se encontró el rifle a postón y cartuchos de escopeta.

Del acaecimiento de la muerte de Camilo Alarcón Bastías, se enteraron también


sus hermanas Mirta Alicia y Sara Nadia Alarcón Bastías, quienes tomaron conocimiento
del hecho el día 20 de marzo de 2016, la primera a través de Juan de la Cruz Vilches y la
segunda a través de su hermana Mirta.

En cuanto a la ubicación específica del sitio del suceso, se cuenta con la prueba
de cargo consistentes en 30 fotografías del acápite N° 4.2 del auto de apertura y que
fueron descritas por el funcionario de Carabinero Hernán Carrasco Matus, con las 34
fotografías del acápite 4.3 descritas por Sergio Ricardo Mendoza Ancacoy y los
documentos del acápite 4.5, 4.6, 4.7 explicados por Oscar Alejandro Alvarado Toledo, y
con la fotografía N° 1 del acápite 4.10 examinada por el perito balístico Mauricio Enrique
Soto Sáez, todas las cuales reflejan a cabalidad el lugar de los hechos.
En concepto del tribunal, los deponentes ya mencionados, los que fueron
presentados tanto por el acusador fiscal como por la defensa, resultan creíbles en lo
relativo a lo que cada uno de ellos relató en la audiencia en relación con los hechos,
porque dieron razón de sus dichos y explicaron detalladamente la actuación que a cada
uno le cupo tanto en forma presencial como en la recepción posterior de los diversos
testimonios.
En lo concerniente a la causa de la muerte, el perito médico legista Juan Andrés
Jerónimo Cartes Jorquera, fue claro al exponer -explicando todas y cada una de las 15
fotografías que se le exhibieron del acápite 4.9 de otros medios de prueba de la fiscalía,
señalando que el cadáver de Camilo Alarcón Bastías, presentaba escoriaciones rojizas en
la zona ciliar, en la zona nasal y en la región labial superior y cigomática, también en
ambas rodillas y una equimosis en el dorso de la mano derecha. Destaca una lesión 1º o
principal, que es una herida de entrada de proyectil en la región esternal izquierda, a 141
centímetros del talón y a 2 centímetros de la línea media, dicha lesión presenta un
diámetro de 3 centímetros, con anillo contuso erosivo. La lesión compromete piel, plano
muscular, parrilla costal, pericardio, corazón, pulmón izquierdo, bronquio izquierdo y
aorta, presentando una dirección de adelante hacia atrás, ligeramente de arriba hacia
abajo y de izquierda a derecha, con un trayecto intracorporal de 16 centímetros.
Concluyendo que la causa de muerte es un traumatismo torácico complicado, explicable
por acción con arma de fuego de carga múltiple y que presenta características de
homicidio. Asimismo reconoció la prueba material del acápite 4.17 de otros medios de

48
prueba de la fiscalía, indicando que corresponden proyectiles metálicos, perdigones y taco
plástico mismo que se vio en la fotografía número 15.

Perició el arma de fuego empleada por la encartada en estos sucesos, el perito en


armamento Mauricio Enrique Soto Sáez, quien el día 20 de marzo de 2016 concurrió
hasta la comuna de Coroney de Tomé en la parcela Chamisal en una vivienda del lugar
comprobando que en su interior se encontraba el cuerpo sin vida de Camilo Alarcón
Bastías; posteriormente en el laboratorio se recepcionaron las evidencias de carácter
balísticas consistentes en un arma tipo escopeta marca Baikal, calibre 12, serie N°
92169060, una vainilla periciada del calibre 12, con muescas de percusión en su cápsula
iniciadora, concluyendo que el arma de fuego tipo escopeta se encuentra apta como arma
de fuego, que la vainilla fue comparada microscópicamente y se encontraron
coincidencias en sus huellas, sostuvo que las lesiones observadas al cadáver son
compatibles con lesiones producidas por proyectiles múltiples disparado con arma de
fuego tipo escopeta. Reconoció, igualmente, las 13 fotografías que le exhibió el fiscal
correspondientes al acápite 4.10 señalando que correspondía al sitio del suceso, la
posición del cadáver en el interior de la cocina, el arma de fuego periciada, la vainilla del
calibre 12 con muescas de percusión, las prendas de vestir con las desgarraduras producto
de la entrada del proyectil y una comparación microscopia del cráter de la percusión de la
vainilla debitada y la de uso en el laboratorio, señalando que correspondía a lo que vio en
el sitio del suceso y lo que le correspondió periciar.

Asimismo, en la exhibición de la prueba material del acápite 4.13; 4.15; 4.16 del
auto de apertura este perito señaló que dichos artefactos correspondían al arma que él
perició, las vainillas, que una de ellas es la dubitada y que acompañaba al arma de fuego y
reconoció también la utilizada en la prueba de funcionamiento.

El tribunal estima, que estos peritos conforme a sus abundantes explicaciones,


impresionaron como conocedores de la ciencia que profesan y, por ende, son confiables y
creíbles en cuanto a las conclusiones a que arribaron en su experticia.

Unido a lo anterior, en lo medular, están los dichos del encartada, la cual


manifestó que día de los hechos, al interior de la cocina del inmueble situado en la parcela
Chamisal discutió con su cónyuge y que éste la empujó contra un mueble, que ella fue a
su dormitorio a buscar una escopeta que tenía previamente preparada, entró con ella a la
cocina y lo amenazó con el arma de fuego cargada con un cartucho, y que en un forcejeo
le disparó causándole la muerte en el lugar.

49
La constatación de la muerte del occiso, se transcribe en el certificado de
defunción de fecha 20 de marzo de 2016, que sitúa el fallecimiento en la comuna de Tomé
señalando como causa de muerte un traumatismo torácico complicado, agresión con
arma de fuego, homicidio, estimándose la data de muerte las 08:00 horas.
El vínculo matrimonial vigente, habido entre la víctima y la encartada, se
comprueba con el mérito del certificado expedido por el Servicio de Registro Civil e
Identificación, del que consta que con fecha 7 de diciembre de 1978, en la
circunscripción de Chiguayante, contrajeron matrimonio don Camilo Antonio Alarcón
Bastías con doña Isabel del Carmen Zagal Suazo.
Hechos Controvertidos.-
DÉCIMO: Que, tal como se ha explicitado, se encuentra sobradamente probado que
la muerte de Alarcón Bastías fue causada por la acción de un tercero, por lo que corresponde
entonces analizar el actuar de dicho agente, en relación a la forma y circunstancias en que
se produjeron los hechos que condujeron al fallecimiento de esta persona.
En cuanto a los hechos previos al deceso de Camilo Alarcón Bastías, se estableció
que a la fecha de su fallecimiento, él vivía en calle Mejillones, Nº casa 1090,
Higueras,Talcahuano, que trabajaba en Huachipato, que visitaba en forma periódica la
parcela Chamisal ubicada en el sector Coroney de Tomé, la cual estaba a cargo de su
cónyuge doña Isabel Zagal Suazo, quien residía la mayor parte del tiempo en ese lugar,
lugar en el cual vivía además doña Rita del Carmen, hermana de la encartada y trabajaba
como mediero Juan de la Cruz Vilches Vergara.
Se comprobó con los dichos de Juan Vilches Vergara y del testigo de la defensa
Pablo Moisés Núñez Santana, que el día 19 de Marzo entre la encartada y su cónyuge
ocurrió un incidente en Lirquén, cuando ella -que se encontraba acompañada de su
chofer Juan de la Cruz Vilches- sorprendió a su cónyuge haciendo trabajos de soldadura en
un quiosco de alimentos, aparentemente de propiedad de doña Marta Poblete, con la cual
ella sabía que aquél mantenía una relación extra marital, toda vez que los sorprendió
juntos en la casa de Higueras y así sabía que ella tenía una camioneta de color azul. La
existencia de la relación extramarital de Alarcón Batías con esta persona, fue avalada con
los dichos de su hermana Mirta Alarcón Bastías, la cual dijo en la audiencia que en el
velorio de su hermano, Marta Poblete se presentó ante ella y le comentó que hacía 6
años que mantenía una relación de pareja con su hermano; se comprobó igualmente con
los dichos de la hija del occiso, Elizabeth Alarcón Suazo, la cual señaló en la audiencia que
posterior a la muerte de su padre, revisando sus pertenencias, encontraron su teléfono
celular con mensajes de esta persona, la que lo instaba a acudir a la parcela a enfrentar a
su madre, mensaje cuya transcripción se acompañó al juicio .

50
Con los dichos de Núñez Santana y Vilches Vergara, y el reconocimiento de la
propia imputada, quedó establecido que en este lugar Isabel Zagal encaró a su cónyuge y
luego, en una acción incontrolable, rompió con un martillo enseres que estaban ubicados
en el interior del lugar, posteriormente salió con el martillo al exterior donde rompió el
parabrisas de una camioneta que se encontraba fuera del local, acción que fue
presenciada por el parcelero Vilches Vergara, siendo sacada del lugar por su chofer
retirándose ambos del lugar.
Se estableció, sin controversia, que la encartada, luego de este incidente ocurrido
el 19 de marzo en Lirquén, se fue a la parcela donde continuó con sus labores, y que al día
siguiente, calculando que su marido iba a ir al campo para conversar acerca de lo ocurrido
en Lirquén, se levantó temprano, despertó a Juan Vilches a las 6:30 hrs, esperó que éste
que saliera de la pieza, luego se dirigió a ella, entró, sacó la escopeta que aquél mantenía
descargada al lado de su cama, y, para que aquél no se diera cuenta de la sustracción, la
reemplazó por un rifle a postones, de similares características y proporciones,
seguidamente tomó unos tiros desde los cajones de un mueble y se los guardó en el
escote, después se llevó la escopeta hasta su dormitorio donde la guardó bajo la cama,
luego fue a la cocina a trabajar en sus labores habituales, aguardando la llegada de su
cónyuge, el que apareció cerca de las 8:00 hrs.
Con la llegada de la víctima, se produjo una discusión entre ambos, la que fue
escuchada a la distancia por Rita del Carmen Zagal, durante la cual la víctima empuja a
doña Isabel sobre un mueble, la que se pega en la cadera, y así lo explica el certificado de
lesiones expedido por el médico de turno del hospital de Lirquén. En la discusión, la
víctima le pide explicaciones a doña Isabel de cómo llegó a Lirquén, ella le manifiesta que
se enteró por medio de una llamada telefónica que guardaba en su teléfono celular,
artefacto que en ese momento se encontraba sobre la mesa en la cual ella estaba
trabajando, y para que la víctima no se percatara que ese teléfono se encontraba ahí, ella
lo esconde entre las mermeladas y hace como que va a buscarlo a la pieza, pero en
realidad lo que va a buscar es la escopeta que ya tenía preparada en su pieza, regresa a la
cocina con el arma cargada y apunta hacia su cónyuge y se produce el disparo que da
muerte a Camilo Alarcón Bastías.
UNDÉCIMO: Es entonces en la dinámica de apuntar y disparar, donde se producen
las divergencias entre los dichos vertidos en el juicio y los que la encartada refirió el día de
los hechos al parcelero Juan Vilches, al funcionario de Carabineros Hernán Carrasco
Matus, al funcionario de la Policía de Investigaciones Pablo Moisés Núñez Sanzana y a su
hija Elizabeth.

51
En efecto, Isabel Zagal Suazo sostuvo en la audiencia que cuando amenazó a su
cónyuge con la escopeta sólo tenía la intención de asustarlo, pero que él se mofó de ella
señalándole que no sabía usarla e intentó quitársela y que ella al tirar para atrás la
escopeta, se disparó sola, saliendo el tiro que le dio muerte a su marido en el lugar.
Esta versión de la encausada resulta poco verosímil, si se tiene en cuenta que el
occiso era un cazador experimentado y por lo tanto sabía de armas, de tal modo que si
intentaba arrebatar el arma a doña Isabel, resulta del todo ilógico que pudiera dirigir el
cañón hacia su propio cuerpo poniéndose en riesgo, asimismo, la altura de ambos
participantes era dispar, así mientras el occiso medía 1,73 mts. -según lo descrito por el
perito del Servicio Médico Legal-, atendido sus propios dichos, la encartada mide 1,43
mts., entonces en un frente a frente, de escaparse un tiro, jamás habría penetrado con
una dirección levemente de arriba hacia abajo, como lo comprobó el perito médico
legista, ya que la única forma en que ello ocurriera sería la posición en que la tiradora
tendría que haber estado de pie y la víctima sentada.
En este punto, los dichos de la encartada, se encuentran rebatidos con lo que el día de los
hechos, ella misma le manifestó a Juan Vilches, que fue la primera persona con la cual
habló luego del disparo, a este testigo ella le dijo que se le había disparado el arma y no le
mencionó ningún forcejeo; por su parte al funcionario de Carabineros Carrasco Matus, el
parcelero le agregó que la señora no le entregó el arma porque quería de nuevo
recargarla porque pensaba que don Camilo se iba a levantar y quería recargarla para
disparar nuevamente a su cónyuge. A su vez, la acusada al declarar ante Carabineros le
dijo a Carrasco Matus que ella había sido la autora del disparo que dio muerte a la víctima
y que no se arrepentía de ello, que luego de la conversación que sostuvo con su cónyuge,
cuando ésta fue subiendo de tono ella va a la pieza a buscar la escopeta que había dejado
preparada en horas de la mañana y lo amedrentó y luego disparó. Igualmente, el
parcelero Vilches Vergara le dijo al funcionario de la Policía de Investigaciones Sergio
Mendoza Ancacoy, al ser entrevistado por éste en la tarde del día de los hechos que en el
momento en que entró a la cocina la encartada le había señalado que sólo manipuló la
escopeta y se disparó. Por último, su hija Elizabeth Mercedes Alarcón Zagal, dijo en la
audiencia que el día de los hechos conversó por teléfono con su madre, la cual estaba
llorando y le dijo que no quería que nunca nadie más le pegara.

Por su parte, el testigo de la defensa, el policía Núñez Santana, fue quien le tomó
declaraciones a la encartada en la unidad policial, el mismo día de los hechos y ella le dijo
que cuando fue a buscar el teléfono a su dormitorio en realidad iba a buscar la escopeta,
la que sabía que se encontraba en ese lugar por cuanto la había dejado previamente
cargada en su cama y salió de la pieza con ella apuntando a su marido, el cual se

52
encontraba sentado y se pone de pie al verla, pero ella se abalanza y él se sienta
nuevamente y ahí ella le dice que esa es la última vez que le iba a pegar y le dispara a
corta distancia impactándolo en el pecho. La encartada le dijo a este policía, que no hubo
forcejeo en relación a la escopeta, versión que resulta mucho más acorde con la dirección
del disparo cuyo orificio de entrada quedó ubicado la altura de 1.41 mts. de la línea del
talón del occiso, según se estableció por el médico legista y con las chamuscaduras de la
ropa de la víctima así como la areola carbonosa del orificio de entrada de la munición que
demuestran un disparo a corta distancia.
Si bien, de acuerdo al informe pericial químico 80/2016 del laboratorio de
criminalística de la Policía de Investigaciones existen residuos de trazas metálicas,
características de procesos de disparo, en las muestras tomadas en las manos de la
víctima, se ignora cómo llegaron allí, bien pudo ser que al encontrase cerca del arma pudo
haberla tomado en un gesto defensivo, o alzado las mismas al momento del disparo, este
hallazgo deberá quedar como un cabo suelto, pero que no amerita dar pie a una duda
razonable en cuanto a un disparo accidental, como lo sostiene la encartada, atendida la
dinámica de los hechos y a lo que originalmente Isabel Suazo relató a los policías, por otra
parte debe considerarse el hecho que en esos momentos de recién ocurrido el suceso, ella
estaba llana a cooperar y así se lo dijo al funcionario de Carabineros Carrasco Matus y al
funcionario de la Policía de Investigaciones Núñez Santana, lo que se condice, además, con
su actitud de no querer entregar el arma a su parcelero Juan Vilches, por cuanto la
encartada siempre dijo que no quería involucrar a nadie más en este hecho, ya que se
trataba de algo entre ella y su cónyuge.
Que del análisis anterior, aparece que la acusada tenía la intención positiva de
causar la muerte a su cónyuge, lo que queda de manifiesto en sus acciones previas al
hecho, en que ella se levanta temprano, espera que Juan Vilches salga de su dormitorio,
se dirige al mismo, que se encuentra situado fuera de la casa, tal como se aprecia de las
fotografías del acápite 4.4, imágenes Ns. 4,5,6 y 7 y del plano de planta que se incorporó,
desde allí saca la escopeta y para que él no se dé cuenta la reemplaza por un rifle a postón
de iguales características, tal como se aprecia en la fotografía N° 8 del acápite 4.4 de la
prueba de cargo; luego va al mueble donde el parcelero guardaba los cartuchos, el que se
observa en las fotografías de los Ns. 9 a 11 del acápite 4.4, desde ese mueble saca un
cartucho con el que carga el arma, y se guarda tres de ellos en el escote, esto es, se
asegura de tener munición de recambio en caso necesario. Con el arma en su poder se
dirige nuevamente a su casa ingresa a su dormitorio, guarda el arma cargada en su cama y
espera que llegue su cónyuge.

53
Luego de la llegada de la víctima, tienen la discusión que ella estaba aguardando y
en esa dinámica es que engaña a su marido con que va en busca de un teléfono celular, en
circunstancias que va en busca de la escopeta que sabía que se encontraba en ese lugar, la
toma y apunta con el arma cargada y sin seguro a su cónyuge; hay que tomar en
consideración que la encartada era de menor tamaño y peso que el occiso, el que pesaba
96 kilos y media 1,73 mts. de altura, por lo que, lo lógico, es que de producirse en un
forcejeo como sostiene en su hipótesis la encartada, ella estaba cierta que no tenía
ninguna posibilidad de mantener el arma en su poder, por otra parte la actora sabía que el
arma estaba cargada y sin seguro, por lo que demás pudo representarse el resultado de su
acción.
En lo que dice relación con las eximentes de responsabilidad penal alegada por la
defensa.
DUODÉCIMO: Que en esta parte la defensa alegó la concurrencia al caso de la
circunstancia eximente de responsabilidad penal establecida en el artículo 10 N° 11 del
código punitivo, esto es, en la existencia de un estado de necesidad exculpante,
alegaciones que la Defensa fundó en la violencia intrafamiliar, pasiva y sistemática, que la
imputada habría soportado de parte de su cónyuge durante los 40 años de relación
matrimonial, razón por la cual, no le era exigible obrar de otra manera, excluyéndose con
esto el juicio de reproche en su contra, y consecuentemente, solicitando en base a ello la
absolución.

En subsidio, sostuvo la defensa que también la encartada puede estar la situación


del artículo 10 nº 9 del Código Penal, ya que en que en este caso también habría un miedo
insuperable.
Análisis de la prueba de la defensa.-

DECIMO TERCERO: Que para los efectos de probar la tesis de que existía un
peligro permanente para la encausada en relación con la actuación de la víctima, dado el
ambiente de violencia intrafamiliar en que vivió durante 40 años de matrimonio, trajo a
estrados el testimonio de su hijo Luis Alejandro Alarcón Zagal, el cual sostuvo que la
relación de sus padres nunca fue buena, ya que había discusiones normalmente por temas
económicos o de amantes o terceras personas en relación con su padre, que cuando ya
estaba en el liceo intervino en una ocasión intervino en un hecho de agresión hacia su
madre y dijo que veía a su madre toda moreteada, usando lentes para taparse lo que
recuerda al menos dos veces cuando él tenía 15 a 16 años, sabe que su madre pidió
ayuda por esto, en el año 1980 fue a Huachipato a pedir ayuda, y no atendieron su
petición, sostuvo que el trato día a día era realmente malo y que él a los 18 años arrancó

54
de la casa, señala que su padre le pegó varias veces, por portarse mal, por irle mal en el en
el colegio, la dinámica familiar no era conocida por el resto de la familia, no se visitaban,
dice que nunca su padre manifestó intención de separarse de su madre.

De los dichos de este testigo, se infiere que la dinámica que agresión hacia su
madre era continua mientras él permaneció en la casa, ya que relata un episodio en el
cual el intervino para separarlos, se refiere también a una carencia de afecto y escasez de
recursos económicos, y en cuanto al maltrato físico lo sitúa al menos en un par de
ocasiones una que presenció y otra que observó signos exteriores en su madre, sin
embargo, este testigo reconoció expresamente que desde los 18 años él dejó de estar en
la familia, por lo que desconoce la rutina familiar que se desarrolló desde que él se fue de
la casa a servir a la Marina.

También declaró su hermana Elizabeth Mercedes Alarcón Zagal, quien dijo que
de los 4 años sabía que su padre le pegaba a su mamá desde que vivían en Chiguayante,
que el papá llegaba tomado después de ir al Club de caza y pesca, y que si la mamá iba a
ayudarlo le daba puntapiés; en otra ocasión la vio moreteada tapándose con el lente y le
dijo que el papá le había pegado; un día llegó a la casa y ya habían discutido, su mamá
estaba llorando, con golpes en la cara y en el brazo, estaba sola en la cocina, su papá
estaba en el dormitorio, le pregunta por lo sucedido y él le contesta que ella se lo merecía
reconociendo que le había pegado. Señala que cuando la mamá estaba en el campo, hubo
un respiro, ya que hasta que se compró el campo eran discusiones todos los días, dijo que
su papá provocaba estos hechos, su mamá estaba en silencio. Su mamá es sola, ella no
tiene más familia, nunca estuvieron cerca de los abuelos, los tíos no estaban, ella rescató a
su tía Rita, debió hacerse cargo de ella, sabía que su papá era tacaño, ella le dejaba dinero
a escondidas para que el viejo le diera la quincena. Que en otra ocasión su papá llegó
tarde ebrio y a la entrada de la casa le estaba pegando a su mamá, ella le gritó a su
hermano para que los separara, ella estaba consciente de la mala relación de ellos, pero
jamás pensó que podía llegar a esto. Dijo que sabía que su padre tenía una relación con
otra mujer de nombre Marta Poblete, la que le mandaba mensajes a su teléfono y lo
instaba a enfrentar a su madre, posteriormente pagándole la cuentas a su padre descubrió
la existencia de otras mujeres, los compañeros de trabajo en el funeral le dijeron que ellos
estaban consciente de las infidelidades de su padre a lo largo de los años. Reconoció en el
documento del acápite 4.1 de la prueba de la defensa, un teléfono de su padre señalando
que en ese teléfono ella encontró los mensajes de doña Marta Poblete, aparece con el
nombre de Martuca, y un documento del N° 4.2 en que está el mensaje que ella dejó a su
padre con fecha 20 de marzo los mandaba Marta Poblete el N° era el 5998725365.

55
Esta testigo, si bien relata la existencia de una mala relación entre sus padres, con
episodios de violencia física, psicológica y económica, sin embargo ella reconoce que
desde que doña Isabel se fue a la parcela “hubo un respiro” en la familia, por ende desde
el año en que se vendió el último taxi colectivo y se compró la parcela, su madre ya no
estuvo permanentemente en la casa de las Higueras, por lo que la relación con su padre se
hizo más espaciada. Reconoce, asimismo, que su madre era una mujer capaz de atender a
su padre y a ellos, actuando como apoderada y concurriendo a reuniones del colegio,
también menciona salidas de los tres, igualmente reconoce que su madre administró un
taxi colectivo que compró con el dinero que obtuvo de la venta de la casa en Chiguayante,
lo que fue ratificado con los dichos de Juan de la Cruz Vilches, chofer del colectivo a la
época, el cual a su vez dijo que la ganancia diaria se la entregaba ella; luego Elizabeth
Alarcón menciona que el campo lo administraba su madre, y refirió que -entre todas las
actividades que allí realizaba- su mamá comenzó el tema de las abejas con ayuda de
capacitación de Indap. Todos sus dichos demuestran que, si bien se registra un ambiente
de violencia intrafamiliar, esta versión de sus hijos dista mucho de lo que señaló la
encartada en la audiencia, en cuanto sostuvo que su cónyuge la agredía a diario y la
mantenía encerrada en la casa sin poder tomar ninguna decisión en su vida.

Por su parte, la testigo Rita del Carmen Zagal Suazo, dio cuenta de la existencia de
agresiones verbales por parte de la víctima hacia la encartada y menciona que cuando
estaban solos la insultaba le decía gorda, que parecía vieja, loca, fea, era agresivo con ella
y llevado de sus ideas, le decía que no quería venir más para el campo que tenía su trabajo
y cosas que hacer, pero no se indica por este deponente, si esta violencia psicológica se
mantenía vigente al día de los hechos.

A su vez, funcionario de la Policía de Investigaciones, Pablo Moisés Núñez Santana,


señaló que el día de los hechos, en la unidad policial, la encartada le manifestó que había
sido víctima de maltrato físico y psicológico, y que sabía que el hecho acecido el día
anterior en Lirquén iba a tener sus consecuencias y que temía por su vida, pensaba que él
llegaría a matarla o a agredirla, y que por eso dejó el arma en su pieza; dijo este
funcionario que en el sitio del suceso las dos personas que allí se encontraban Juan y su
hermana Rita le manifestaron que había violencia de parte de Camilo hacia su mujer, su
hermana dijo que una de las razones por la que la señora Isabel se fue a vivir al campo era
alejarse de su marido Camilo, lo que no fue posible porque él iba al lugar. Este testigo da
cuenta de lo expresado por estas mismas personas en el juicio y que ratifican de la mala
convivencia entre la víctima y victimaria.

56
En cuanto a la prueba pericial, rendida a través de lo concluido por la psicóloga
Vanessa Ester Ramos Ascencio, quien sostuvo que la encartada presentaba un síndrome
de mujer maltratada, que por su historia de vida tiene un estrés post traumático que debe
ser tratado, que la baja autoestima ella la trabajó en sus labores del campo y que se
encontraba superándola en base a sus propios logros en ese lugar y que de acuerdo a su
percepción profesional estima que la encartada en el momento de los hechos sentía que
se estaba defendiendo, y que esperaba la reacción adversa de él en relación a los hechos
acontecidos el día anterior.

En lo concerniente a su estudio, la trabajadora social Paola Andrea Monsalve


Cruz, concluyó que en la relación matrimonial de la encartada con su marido desde el
origen había una relaciona asimétrica, una unidireccionalidad de la violencia con
intencionalidad de Camilo a Isabel, que en la acusada existe el síndrome de la mujer
maltratada el que aparece cuando ella siente que perdió el control de la violencia, que ya
no la puede parar y porque no tenía redes de apoyo, se encontraba en una indefensión,
que en la relación de pareja había violencia física psicológica, sexual y económica. Que se
acredita la existencia de un estrés post traumático, no sólo por la violencia de estos 40
años de matrimonio, sino que también tiene un daño por el trato que ha recibido tras los
hechos.

No obstante de establecer -a través de la entrevista realizada a la encartada y a su


red familiar- la existencia de una violencia intrafamiliar, en el seno del matrimonio de la
encartada con su cónyuge Camilo Alarcón, ambas peritos reconocen que doña Isabel
Zagal en los últimos 12 años que estuvo en su parcela de Coroney, encontró en su
actividad agrícola recursos para enfrentar esta situación de violencia intrafamiliar vivida
con anterioridad, establecieron que en este último período ella mejoró su auto estima
con los logros obtenidos en su nueva actividad, logros a los cuales arribó sola, con ayuda
de los organismos como Indap; establecieron asimismo, que ella ya tenía cierta
independencia económica, y que ya era capaz de estimar que sí podía hablar con Camilo,
que podía tal vez lograr una separación, porque se sentía con más posibilidades de
enfrentarlo. Igualmente obtuvieron del análisis de su historia de vida y entrevistas, que el
campo era su espacio para sentirse bien, ya que allí no sufría tanta violencia, era su
refugio y hacía la cosas bien, señalaron que su auto estima fue creciendo en muchos
aspectos, ya que sola consiguió recursos, ganó capital para explotar su parcela, todo lo
cual aleja la teoría del tirano vigente, permanente y actual que mantiene sumisa y humilde
a su víctima, ya que se comprobó que aquí estamos en presencia de una pequeña
empresaria agrícola, que maneja su parcela con éxito, que tiene 400 aves, 6 cerdos,

57
plantación de frambuesas y panales de abejas, que concurre a vender a las ferias, entre
otras diligencias propias de su actividad.

Del análisis de la prueba de la defensa, se obtiene, que si bien hubo una situación
de violencia intrafamiliar en el matrimonio de la encartada con el occiso, existió una
tregua desde el 2004 en adelante, cuando ella se va a vivir al campo, tanto es así, que ella
concurría a la casa de las Higueras a llevarle productos y alimentos a su marido,
preocupándose por su estado de salud, por lo que al momento de cometerse la acción no
existía respecto de ella una situación de tal naturaleza que hiciera peligrar su vida o la de
sus hijos, ya que estos no estaban bajo su alero y si bien se demostró que llevaba una
relación conflictiva con su cónyuge, marcada por hechos violentos anteriores a los últimos
12 años, la reacción que tuvo la acusada en dicha oportunidad no se encuentra acorde con
el resultado de la misma, no justificándose el actuar de la acusada ante una discusión por
el hecho del día anterior, y quien repele ese posible mal provocando otro de mayor
entidad como se dirá.

En cuanto a la prueba documental incorporada por la defensa, consistente en un


Comprobante de atención de urgencia DAU 183365, de constatación de lesiones, realizado
a la imputada María Isabel Zagal Suazo, el día 20 de marzo de 2016, del Hospital de Tomé.
Certificado médico de fecha 1 de agosto de 2016, extendido por el médico cardiólogo
Alejandro Dapelo Aste, respecto de la salud de la imputada. Certificado médico de fecha
25 de julio de 2016, extendido por el médico cardiólogo Alejandro Dapelo Aste, respecto
de la salud de la imputada. Orden médica a nombre de Isabel Zagal Suazo por el que se
prescribe examen médico de electroencefalograma y se indican los diagnósticos
asociados, extendido por el médico cardiólogo Alejandro Dapelo Aste, de fecha 16 de
junio de 2016. Copia de informe de salud de la imputada Isabel Zagal Suazo, extendido por
la enfermera de Gendarmería de Chile, del Centro de Cumplimiento Penitenciario de
Concepción, Virginia Vergara González, de fecha 30 de junio de 2016. Copia de certificado
médico de fecha 13 de junio de 2016, extendido por el médico cirujano vascular Héctor
Zepeda, respecto de la salud y diagnóstico de la imputada. Certificado médico de fecha 20
de junio de 2016, extendido por el médico oftalmólogo Ricardo Blanco Moreno, respecto
de la salud y diagnóstico de la imputada, ellos dicen relación con el estado de salud físico
de la encartada, el que no puede atribuirse a las acciones del occiso, y nada dicen en
relación con los hechos, toda vez que no se pronuncian ni siquiera acerca de su estado
mental.

DECIMO CUARTO: Que para los efectos del análisis y rechazo de las eximentes
alegada, es necesario dejar presente que no ha sido controvertido, y así por lo demás se

58
ha acreditado, que la encartada dio muerte a su cónyuge usando una escopeta de caza,
disparando a corta distancia lo que le causó a éste una lesión necesariamente mortal.

Ahora bien, en cuanto a la determinación del uso del arma de fuego, la encartada
ya la tenía tomada con anterioridad, lo que se evidencia con todas las acciones previas
que realizó para tenerla a mano cuando llegara su cónyuge, luego, después de producida
la discusión la decisión de la encartada para ir en búsqueda del arma la disfrazó con un
engaño, al señalarle a Camilo Alarcón que iba en búsqueda de su teléfono celular, en
circunstancias que dicho aparato estaba a la vista encima de la mesa de la cocina y para
que la víctima no lo viera lo escondió entre los frascos de mermeladas. Luego entonces,
cuando la encartada fue en búsqueda del arma, no se encontraba en peligro, la víctima
estaba desarmada, sólo tenía una varilla que estaba quebrando y cuya fragilidad se puede
observar en las fotografías 17 y 18 del acápite 4.2 de la prueba de la fiscalía, siendo este
aspecto trascendental para verificar si la actuación de la actora estuvo fundada en una
condición exculpatoria. Menos eficaz resulta el hecho que el encartado haya tenido en su
automóvil un cuchillo de caza, ya que esta circunstancia la desconocía la encartada, sólo
se enteró cuando Juan de la Cruz Vilches fue a buscar unos documentos a ese vehículo y
entonces este parcelero se percató de la presencia de ese cuchillo de caza.

Queda en evidencia, de esta forma, la ausencia del supuesto base que requiere la
eximente alegada, esto es, que se obre para evitar un mal grave, que en este caso,
supuestamente sería para su propia persona ya que nadie más más había en la vivienda.

Así, tal como se aprecia de su declaración, lo que motiva su ataque, fue que tenía
miedo que la matara por lo ocurrido en el incidente del día anterior, queriendo así explicar
que existía un peligro permanente de agresión por parte de Camilo Alarcón, pero resulta
que el día anterior en la discusión que se produjo en el quiosco de Lirquén, la víctima en
ningún momento la amenazó y así lo dijo el testigo presencial Juan de la Cruz Vilches, el
cual refirió que Camilo Alarcón al ver las acciones de la encartada, tomó sus cosas, las
echó arriba de la camioneta y se fue del lugar sin decir nada y que fueron ellos con doña
Isabel los que lo siguieron un trecho, hasta que se regresaron a Tomé a seguir haciendo
sus diligencias que eran comprar los 8 sacos de alimento para los cerdos. En ese
momento, la encartada no tenía miedo de seguir a su cónyuge hasta la casa de Higueras a
conversar por lo recientemente sucedido en el kiosco.

En cuanto al peligro permanente, que según la defensa, existiría por la violencia


desatada por Camilo Alarcón en su convivencia diaria, resulta que de la prueba de la
defensa se obtiene, que tanto sus hijos como las dos peritos, fueron claros en señalar que
desde el año 2004, en que ella se fue a vivir prácticamente en la parcela Chamisal, doña

59
Isabel recuperó su auto estima con los logros que obtenía en su explotación, y que
producto de la venta de producción de la parcela tuvo mayor independencia económica,
tanto es así que llevaba productos del campo y comida a la casa de Higueras donde vivía
su marido, lo que demuestra que la encartada no tenía temor de ir a esa casa donde sabía
que existían armas de fuego y cortantes, ni temía pernoctar en ella con su marido.
Igualmente las relaciones entre ellos no estaban cortadas, toda vez que salían juntos,
incluso su hermana Rita dijo que días habían salido hacia unas termas.

Ahora bien, en cuanto a estos indicadores, entregados por la defensa, de un


entorno en donde la figura de la víctima se presenta a su vez como un ofensor en el
ámbito de la violencia intrafamiliar, no puede estimarse claramente que al tiempo del
hecho que la encausada tuviera el carácter de afectada, es más, está asentado que no
había sido agredida físicamente desde que estaba en la parcela, en esos 12 años no hay
episodios de violencia física y tampoco hay constancia cierta de que haya sufrido una
afectación de índole psicológica grave, por cuanto el incidente del día anterior en Lirquén
más bien tienen el cariz de ser un arrebato de celos pro parte de doña isabel, que de una
actuación enmarcada en la violencia intrafamiliar.
Así las cosas y continuando en la hipótesis de hecho propuesto por la propia
encartada, debe insistirse en que no se observa que ella se haya visto esa mañana
intimidada por la conducta de su cónyuge, y simplemente lo que se vislumbra de sus
dichos es que al inquirirla la víctima por cómo se había enterado que él estaba el Lirquén
el día anterior, la llevó a decidir a ir en búsqueda del arma que ya tenía preparada en la
otra pieza, así las cosas, no puede eximirse de responsabilidad la conducta de la acusada
por no haberse demostrado, más allá de toda duda razonable, que ésta hubiese sido
sometida el día de los hechos a una circunstancia de tal entidad y envergadura, distinta a
la habitual, que la llevara a estimar que lo acontecido en días previos constituía una
situación de riesgo para su vida.

En síntesis, según se viene reflexionando, se carece en la situación del factor


esencial de la normativa del artículo 10 N° 11 del Código Penal, sin perjuicio de que
tampoco se dan las otras circunstancias aludidas en la disposición, considerando que ni
siquiera hay una explicación acerca de cuál sería la actualidad o inminencia del mal que se
trata de evitar y tomando en cuenta que el medio empleado por el agente, esto es, una
escopeta de caza calibre 12, que con esta arma de fuego ella efectúa un disparo dirigido
a la parte superior del tórax a una víctima desarmada, ubicada en un sitio desde donde no
podía huir, tal como aparece de la prueba de cargo consistente en la fotografía del acápite
4.10 imagen N° 2, del acápite 4.2 imágenes Ns. 17,18, y 19 en las que se observa una silla

60
al lado del cuerpo caído en posición ventral; del acápite 4.3 imágenes Ns. 4 y 5, en las que
aparece claramente que Alarcón Bastías estaba situado al final de la pieza destinada a
cocina, lo que igualmente se comprueba por la eyección de la sangre, tal como se observa
en las fotografías del acápite 4.3 , imágenes Ns. 13, 14,15 y 16.
Del análisis de estas imágenes, aparece claramente que la acusada estaba situada
en un lugar cercano a la puerta de salida, armada con una escopeta cargada con un
cartucho y premunida de tres municiones más las que guardaba en el escote. Así las cosas,
la encartada bien pudo haber impedido que continuara la discusión que mantenía con su
cónyuge con sólo salir de la cocina, además ella estaba en un terreno que le era propicio,
toda vez que se trataba de su parcela, donde se sentía segura, toda vez que las peritos de
la defensa señalaron que allí la encartada había mejorado su auto estima y también debe
ser considerada la circunstancia témporo espacial, en que cercanos a ella se encontraban
Juan de la Cruz Vilches y también su hermana Rita.
El empleo de esta escopeta, dista mucho de ser un medio practicable y menos
perjudicial, o bien sustancialmente superior a un mal, que, como se viene planteando, no
era inminente, por lo no pueden darse por establecidas las causales del artículo 10 n° 11
del Código Penal, ya que no hay prueba sólida, creíble y segura en cuanto a la exigencia
de que el mal causado sea sustancialmente superior al que se evita, por cuanto no se
encuentran probados los hechos que permitiesen concluir que la víctima, verosímilmente,
fuese a recibir un daño de tal envergadura, que significara un riesgo efectivo para su vida y
que le permitiese tomar una decisión de tal naturaleza, como la que realizó.

En cuanto a los otros dos requisitos de la norma y que dicen relación a que no
exista otro medio practicable y menos perjudicial para evitar el mal, la situación bien pudo
solucionarse de otro modo, por cuanto ella estaba situada cerca de la puerta de salida de
la cocina y su cónyuge estaba al fondo de la misma, se comprobó que ella se podía
desplazar libremente dentro de la cocina, ya que él no la tenía asida, toda vez que caminó
hasta su dormitorio a buscar el arma y en vez de ello bien pudo huir, por cuanto la
acusada se encontraba en la parcela, que era su zona de seguridad, cerca se encontraba
su hermana Rita y por su parte el parcelero estaba trabajando en las cercanías, la acusada
bien puso pedir ayuda, pero en vez de eso, optó por solucionar el asunto a su manera,
por cuanto estimaba se trataba de algo entre él y ella, tal como se lo señaló a Juan
Vilches cuando posteriormente se negó a entregarle la escopeta, repitiendo lo mismo ante
Carabineros. Por último en lo que dice relación a que el sacrificio del bien amenazado por
el mal no pueda ser razonablemente exigido al que lo aparta de sí, como ya se dijo
latamente, la encartada no estaba sufriendo una amenaza grave de su integridad a la que
no estaba obligada de aceptar, y ella tenía recursos para apartar a la víctima de sí, y por

61
otra parte no puede considerarse una conducta heroica el ir a buscar -bajo engaño- un
arma de fuego que ya se tenía preparada para enfrentar a su víctima.

Ahora bien, en lo que dice relación a la petición subsidiaria de la defensa de


acogerse la eximente del artículo 10 Nº 9 del Código Penal , esto es, haber obrado
violentada por un miedo insuperable, para su rechazo se estará a los mismos argumentos
anteriormente dados, a más que el único antecedente sobre el particular lo constituye su
propia declaración, en la que señala que tenía miedo de que la matara, habida
consideración de su actuación en el incidente acaecido en Lirquén el día anterior acaecido
en Lirquén, versión que además aparece desvirtuada con los dichos del testigo presencial
de ese hecho, Juan Vilches, quien señaló que Camilo Alarcón, después que doña Isabel
quebrara el parabrisas de la camioneta que estaba fuera del quiosco, guardó silencio subió
sus cosas a su vehículo y se fue del lugar, por lo que de la misma manera y por las razones
hechas valer, se rechaza también esta eximente invocada en subsidio por la defensa de la
encartada.

Calificación jurídica de los hechos probados.

DECIMO QUINTO: Que los hechos que se han dado por establecidos en el
considerando octavo son constitutivos del delito consumado de parricidio, descrito y
sancionado en el artículo 390 del Código Penal, supuesto que la agente -Isabel del Carmen
Zagal Suazo-, disparó con un arma de fuego a su cónyuge, la víctima, -Camilo Antonio
Alarcón Bastías-, ocasionándole una lesión en su integridad física que le produjo
necesariamente la muerte.
Existen, entonces, abundantes y convincentes antecedentes probatorios que
justifican fehacientemente que la muerte de la víctima fue ocasionada por las lesiones
producto del disparo recibido en su tórax con un arma de fuego, -escopeta-, lo cual fue
provocado por la incriminada y en las circunstancias que fueron más arriba asentadas.
En la comisión de este ilícito la acusada actuó con dolo de matar el que no sólo
comprende el dolo directo y sino también el dolo eventual que nuestra doctrina ya no
discute y que la jurisprudencia nacional ha admitido implícitamente (Derecho Penal
Chileno, Parte Especial, Delito Contra El Individuo en sus Condiciones Físicas de los autores
Sergio Politoff, Francisco Grisolía y Juan Bustos PAG 102. Edit. Jurid. Edic. 2006) como
queda de manifiesto en el uso de un medio físico, esto es, una arma de fuego cargada con
un cartucho calibre 12.
En cuanto al ánimo de matar, queda de manifiesto en los medios utilizados para
lograr su objetivo y por lo tanto la actora no podía menos que representarse que al

62
apuntar con un arma de fuego cargada y dirigida hacia el cuerpo de la víctima, podría
tener consecuencias funestas como las que en definitiva produjo.
Participación.-
DECIMO SEXTO: Por otro lado, los elementos de prueba analizados
oportunamente en este fallo, llevan al convencimiento del tribunal, igualmente más allá
de toda razonable, que la acusada Isabel del Carmen Zagal Suazo, intervino en calidad de
autora ejecutora en el ilícito asentado, desde que tomó parte en su ejecución de una
manera inmediata y directa. Consecuentemente, la enjuiciada queda comprendida en la
normativa que regula el N° 1° del artículo 15 del Código Penal.
Como conclusión, cabe señalar que sobre la base de la prueba de cargo producida
y que no ha sido desvirtuada, este tribunal ha adquirido la convicción, más allá de toda
duda razonable, vale decir, más allá de toda duda seria, real, relevante, articulada,
significativa y concreta, que la existencia del ilícito que se han asentado fue acreditada
durante el juicio oral, y que en él efectivamente le cupo una participación culpable de
autora a la incriminada.
Circunstancias modificatorias de responsabilidad penal.-
DECIMO SÉPTIMO: Que en cuanto a circunstancias atenuantes acogidas, el
tribunal estima que concurre a favor de la acusada la circunstancia modificatoria de
responsabilidad criminal del artículo 11 N°6 del Código Penal, por cuanto objetivamente
esta fluye del tenor del extracto de antecedentes penales incorporado por el persecutor
en audiencia, del que no se advierte anotación pretérita alguna, cuestión además
reconocida por el propio Ministerio Público.-
También, le favorece la atenuante del artículo 11 N° 9 del Código Penal, reconocida
por el Ministerio Público, esto es, la colaboración sustancial al esclarecimiento de los
hechos, ya que estos sentenciadores estiman que la encartada no teniendo ninguna
obligación de facilitar la labor policial o persecutora del Ministerio Público, advertida de su
derecho a guardar silencio, renunció a éste y objetivamente confesó su participación en
forma directa, al detallar cómo y de qué forma cometió el delito, reconociendo el hecho y
su participación en sede policial, reiterándolo ante el Fiscal y en estrados. En efecto,
reconoció esencialmente haber sido ella quien sacó secretamente el arma de la pieza del
mediero, que también sacó los cartuchos uno de los cuales usó en la escopeta, dijo que
guardó el arma de fuego en su pieza, refirió que fue ella quien cargó el arma y la llevó
hasta la cocina, reconoció haberle apuntado con la misma a la víctima y tales
antecedentes no difieren sustancialmente de los entregados por los demás testigos del
hecho y permiten tipificar más allá de toda duda razonable, el delito y la participación
culpable de la acusada en los hechos que motivaron el presente juicio.

63
Que, de igual modo, favorece a la acusada la circunstancia atenuante de
responsabilidad, establecida por el número 8 del artículo 11 del Código Penal, tal como lo
sostiene la defensa, toda vez que ésta estuvo en posibilidad real de eludir la acción de la
justicia mediante la fuga u ocultándose, y sin embargo mandó a buscar a los Carabineros
para que concurrieran al lugar de los hechos y ante quienes se denunció y confesó el
delito, entregándoles voluntariamente el arma de fuego empleada en el suceso, se
estableció que en el mismo sitio del suceso ella esperó a la policía a que llegara hasta su
parcela, se entregó y confesó su delito antes que se iniciara persecución penal en su
contra, o motivando una orden detención, lo que constituye una denuncia de sí misma y
una confesión.
En cuanto al aspecto cuestionado por el Ministerio Público, de que en su parecer
sólo correspondería una de las dos citadas atenuantes, por tener el mismo soporte fáctico,
estiman estos sentenciadores que ello no es así, y pueden perfectamente coexistir en una
misma situación, pues la mencionada en el numeral 8° del artículo 11 del Código Penal, se
dirige al inicio de la pesquisa para facilitar el desarrollo de la misma; en tanto que la
señalada en el artículo 11 N° 9 del referido texto legal, es de un alcance mucho más
extensivo y enfocado más bien al esclarecimiento judicial del hecho indagado. Así lo ha
planteado en similar sentido un sector de la doctrina, afirmándose: “que una y otra
atenuante se diferencian en atención a la específica naturaleza que exhibe la colaboración
del imputado: bajo el Nº 8 se trata de una contribución de índole factual; bajo el Nº 9, en
cambio, de una contribución con relevancia probatoria. De ahí que sea enteramente
posible que una y otra atenuante se configuren en beneficio del mismo imputado en el
marco del proceso respectivo…” (Mañalich Raffo, Juan Pablo. (2015). El comportamiento
supererogatorio del imputado como base de atenuación de responsabilidad. Revista de
Derecho (Valdivia), 28, 227-250).
Atenuantes rechazadas.-
DECIMO OCTAVO: Que en relación a la atenuante del articulo 11 Nº 3 del Código
Penal, que también alegó la defensa, esto es, la de haber precedido inmediatamente de
parte del ofendido provocación o amenaza proporcional al delito, debe ser rechazada, no
está probado que la víctima haya amenazado de muerte en forma previa a la sentenciada,
es más, según sus propios dichos, ellos estaban discutiendo acerca de quién le dijo a ella
que él se encontraba en Lirquén el día anterior, por lo que la discusión previa no pudo
constituir una provocación o amenazas que hubieren sido proporcionales al homicidio
cometido y ello no puede dar pábulo para morigerar una conducta en las circunstancias
explicitadas, y máxime si los hechos que desencadenaron la conducta del agente no son
constitutivos de la eximente alegada por la defensa.

64
En segundo lugar, y en relación a la atenuante de responsabilidad penal pasional
del arrebato y obcecación invocada por la defensa, referida en el numeral 5º del artículo
11 del Código Penal, también será desechada por cuanto de la prueba allegada al juicio no
es posible dar por configurada la aminorante en análisis, ya que la dinámica de los hechos
no describe una situación que permita concluir que la acusada haya actuado por arrebato
y obcecación. Incluso de la propia versión entregada por la encausada, ella expresa haber
actuado sin ánimo de lesionar y sólo con la intención de lograr que su cónyuge se asustara.
Finalmente no se acreditó que el actuar de la encausada haya sido motivado por un
trastorno profundo y poderoso en el ánimo que incluso le impida el control y voluntad de
sus propios actos, como lo exige la norma.
Determinación de la Pena.

DECIMO NOVENO: Que el delito de parricidio se encuentra sancionado en el


artículo 390 inciso 1° del Código Penal, con las penas de presidio mayor en su grado
máximo a presidio perpetuo calificado, por lo que de conformidad con lo dispuesto por el
artículo 68 del mismo texto legal y concurriendo en la especie tres atenuantes de
responsabilidad criminal, dos de las cuales son de gran entidad ( N º 8 y 9 del artículo 11
del Código Penal ), el Tribunal puede rebajar la pena en uno, dos o tres grados al mínimo
de los señalados por la Ley, para llegar a una determinación, estos sentenciadores han
considerado, además, que si bien en el fatal episodio por el que se ha originado el
presente juicio, se determinó que no concurre la eximente del estado de necesidad
justificante del artículo 10 nº 11 del Código Penal, no es menos cierto, que no se puede
negar que la encausada tuvo una historia de violencia intrafamiliar, lo que lleva a estos
sentenciadores a determinar, que resulta condigno con lo señalado, el rebajar tres grados
la pena impuesta, determinándola en tres años y un día de presidio menor en su grado
máximo.

Ahora, en relación a la mayor extensión del mal causado por el delito invocado por
la acusadora, debe señalarse que la extensión del mal ocasionado por la sentenciada ya se
ve reflejado en la pena que el legislador le asigna a quienes infringen esa norma de
conducta.
Forma de cumplimiento de la pena :
VIGÉSIMO: Sobre este tema, acogiendo la petición de la Defensa, estima la
mayoría de estos juzgadores, que es procedente en el caso la pena sustitutiva de la
libertad vigilada intensiva. En efecto, si bien el artículo 1° de la Ley N° 18.216, establece un
impedimento general para algunos delitos, dentro de los cuales se encuentra la figura del
parricidio regulada en el artículo 390 del Código Penal, no es menos cierto, que el artículo

65
15 bis del mismo texto legal, contiene una contra excepción, acotada a la situación en que
tal delito se perpetre en un contexto de violencia intrafamiliar, caso en el cual, de
cumplirse los demás requisitos que la ley establece, procederá la pena de libertad vigilada
intensiva. Al respecto, se hace necesario señalar que tanto la norma que hace
improcedente la aplicación de penas sustitutivas tratándose de los autores del delito de
parricidio, como aquella que contempla la contra excepción para este ilícito en materia de
libertad vigilada intensiva, fueron establecidas por la Ley Nº 20.603, publicada el día 27 de
junio de 2012 en el Diario Oficial, y que modifica la Ley Nº 18.216. Dado lo anterior,
resulta claro que el legislador, pese a estimar necesario consagrar una exclusión general,
conforme a la cual el culpable de un parricidio no podría optar a pena sustitutiva alguna,
consideró, al mismo tiempo, que en algunos casos, quien había cometido el delito antes
indicado, podía ser acreedor de la libertad vigilada intensiva. En consecuencia, no puede
entenderse que la norma del artículo 15 bis letra b), se trató de un error o de un olvido del
legislador, o que ella se encuentra en oposición al inciso segundo del artículo 1º de la Ley
Nº 18.216. Prueba de ello es que al dictar la Ley Nº 20.813, -que modificó el artículo 1º de
la Ley Nº 18.216 creado por la Ley Nº 20.603, el legislador, pudiendo haber alterado la
norma del artículo 15 bis, para que no existiera duda alguna de que quien cometía un
parricidio, siempre debía cumplir de manera efectiva la pena privativa de libertad que se
le impusiera, no lo hizo, manteniendo así la contra excepción ya indicada. Si se revisan sus
objetivos, no debiera llamar la atención la circunstancia de que la Ley Nº 20.603 haya
permitido, a quienes han cometido ciertos delitos en el contexto de violencia intrafamiliar,
acceder a la pena de libertad vigilada intensiva. En estos supuestos, si el legislador ha
estimado necesario ofrecer la posibilidad de recibir una pena que comprenda una
intervención especializada y en libertad, a quienes cometen un acto que afecte la
integridad física o psíquica, o la vida en este caso, de una persona que integra su grupo
familiar, es porque entiende que el perfil de los autores de estos delitos, es uno especial,
que requiere ser abordado de manera particular. Esta idea la podemos encontrar en los
objetivos del proyecto de ley tendiente a modificar la Ley Nº 18.216, a través de la
creación, entre otras penas, de la de libertad vigilada intensiva. “El objetivo de estas
sanciones será evitar la reincidencia delictual. En efecto, para impedir que las personas
condenadas cometan nuevos delitos, abordaremos el problema desde dos perspectivas. En
primer lugar, instando por la reinserción social de los condenados. Esto se materializará a
través del acceso a tratamiento oportuno y efectivo para aquellas personas que presenten
consumo problemático de drogas y alcohol, y entregando atención cada vez más
especializada, por ejemplo, tratándose de delitos de violencia intrafamiliar y sexuales”.

66
(Historia de la Ley Nº 20.603, Primer Trámite Constitucional: Cámara de Diputados, Página
15, Biblioteca del Congreso Nacional).
En este sentido, de acuerdo a lo antecedentes que constan en el proceso, es
evidente que nos encontramos ante la situación extraordinaria referida en la antes citada
disposición, pues, conforme se desprende de la Ley N° 20.066, no se han determinado
ilícitos específicos que pueden ser constitutivos de violencia intrafamiliar, haciendo
únicamente alusión el artículo 5° del referido cuerpo legal a los sujetos activos y pasivos
que quedarán sujetos a esta normativa especial, siendo una de aquellas relaciones, la que
se da cuando la víctima y hechor son cónyuges, lo cual es evidente acaece en la especie,
en que además se probó que tuvieron una historia de violencia intrafamiliar. De esta
manera, entienden estos sentenciadores que es factible que pueda cumplir la sentenciada
la pena temporal bajo el régimen de la libertad vigilada intensiva, al darse tanto la
circunstancia excepcional antes aludida, como, asimismo, los demás requisitos previstos
en los artículos 15 y 15 bis de la Ley N° 18.216, teniendo presente la entidad de la sanción
a aplicar y a que no ha sido antes condenada por crimen o simple delito, a lo que se
añaden sus antecedentes personales, a que tiene red de apoyo familiar y que cuenta con
un trabajo estable en su parcela Chamisal, el que le produce entradas económicas.
También se cuenta con la prueba documental aportada por la Defensa, consistentes en un
comprobante de atención de urgencia DAU 183365, de constatación de lesiones, realizado
a la imputada María Isabel Zagal Suazo, el día 20 de marzo de 2016, del Hospital de Tomé.
Certificado médico de fecha 1 de agosto de 2016, extendido por el médico cardiólogo
Alejandro Dapelo Aste, respecto de la salud de la imputada. Certificado médico de fecha
25 de julio de 2016, extendido por el médico cardiólogo Alejandro Dapelo Aste, respecto
de la salud de la imputada. Orden médica a nombre de Isabel Zagal Suazo por el que se
prescribe examen médico de electroencefalograma y se indican los diagnósticos
asociados, extendido por el médico cardiólogo Alejandro Dapelo Aste, de fecha 16 de
junio de 2016. Copia de informe de salud de la imputada Isabel Zagal Suazo, extendido por
la enfermera de Gendarmería de Chile, del Centro de Cumplimiento Penitenciario de
Concepción, Virginia Vergara González, de fecha 30 de junio de 2016. Copia de certificado
médico de fecha 13 de junio de 2016, extendido por el médico cirujano vascular Héctor
Zepeda, Certificado médico de fecha 20 de junio de 2016, extendido por el médico
oftalmólogo Ricardo Blanco Moreno, documentos todos que hacen mérito para apreciar la
mala la salud de la encartada lo que agrava una permanencia en una institución privada
de libertad, antecedentes todos que permiten concluir la eficacia que tendrá una
intervención especializada para su efectiva reinserción social, teniendo en particular
consideración que la ley 20.603, que modificó la ley 18.216 tuvo por objeto evitar el

67
contacto criminógeno de quien no lo haya tenido con el medio carcelario, ello, con el
objeto de lograr una real inserción social, y considerando además, que la acusada no se
encuentra contaminada en el ambiente criminógeno, cuenta con un perfil de personalidad
compatible con el de una mujer que ha sido agredida por violencia intrafamiliar, lo que si
bien es cierto, ello no ameritó para ser eximida de responsabilidad al tenor de lo dispuesto
en el artículo 10 nº 11 del Código Penal, sí se estableció en la causa que existió una
historia de abusos, y porque según lo determinó la prueba pericial de la defensa, la
encartada es una persona que posee un bajo nivel de agresividad.
Prueba Desechada.-
VIGESIMO PRIMERO: Que por último, sólo resta señalar que acorde a las
reflexiones que se han venido haciendo, los documentos incorporados por el acusador,
consistente en un Oficio ordinario Nº 3477 de Dra. Patricia Sánchez Krause, Directora
Hospital Las Higueras de Talcahuano. Oficio Ord. Nº 002485 de Dr. Sergio Opazo
Santander, Director Hospital Guillermo Grant Benavente y sus anexos. Informe de
alcoholemia de la víctima remitido por el Dr. Juan Cartes Jorquera, del servicio médico
legal. Documento Antecedentes Penales de la víctima, obtenidos del Registro Civil y SAF
de la Fiscalía y Extracto de filiación y antecedentes de la víctima, ya que conforme a su
mérito, estos documentos no tienen influencia en la decisión arribada, pues no dicen
relación directa con los hechos materia de la acusación, esto es, respecto al hecho punible
y participación de la acusada
POR ESTAS CONSIDERACIONES y atendido lo dispuesto en los artículos 1, 11 N° 6,
8 y 9,14 Nº 1, 15 Nº 1, 18, 29,50, 68,69, 390 del Código Penal; 1, 4, 47, 281, 295, 296, 297,
325 y siguientes, 340, 341, 342, 343, 344, 346 y 348 del Código Procesal Penal, y artículos
15,15 bis y 17 de la Ley 18.216; e Instrucciones de Pleno de la Excma. Corte Suprema
sobre la forma y contenido de las sentencias dictadas por los Tribunales de la Reforma
Procesal Penal, SE DECLARA:
I.- Que, se CONDENA a ISABEL DEL CARMEN ZAGAL SUAZO, ya individualizada, a la
pena de TRES AÑOS Y UN DÍA, de presidio menor en su grado máximo; a las accesorias
legales de inhabilitación absoluta perpetua para derechos políticos y la de inhabilitación
absoluta para cargos y oficios públicos durante el tiempo de la condena y al pago de las
costas de la causa, como autora del delito consumado de Parricidio, previsto y sancionado
en el artículo 390 inciso primero del Código Penal, en perjuicio de Camilo Alarcón
Bastías, ocurrido con fecha 20 de marzo de 2016, en la comuna de Tomé.
II.- Que, reuniendo la sentenciada Zagal Suazo, los requisitos del artículo 15 bis de
la Ley Nº 18.216, se le SUSTITUYE el cumplimiento de la pena impuesta por la de
LIBERTAD VIGILADA INTENSIVA por igual término que el de la pena privativa de libertad

68
que se sustituye, debiendo presentarse en el Centro de Reinserción Social de esta ciudad,
y cumplir durante el período de control con el plan de intervención individual que se
apruebe en su momento y con las condiciones legales de las letras a) y b) del artículo 17
del cuerpo legal citado.
La sentenciada deberá presentarse al Centro de Reinserción Social de Gendarmería
de Chile, dentro del plazo de cinco días contados desde que estuviese firme y ejecutoriada
esta sentencia, bajo apercibimiento de despacharse orden de detención en su contra.
Si la pena sustitutiva impuesta les fuese revocada o quebrantada, deberá cumplir
efectivamente la pena privativa de libertad impuesta o, en su caso, se la remplazará por
una pena sustitutiva de mayor intensidad o se dispondrá la intensificación de las
condiciones decretadas.
En estos casos, se someterá a la condenada al cumplimiento del saldo de la pena
inicial, abonándose a su favor el tiempo de ejecución de dicha pena sustitutiva y los días
que permaneció, en esta causa privada de libertad, esto es, desde el día de su detención
el 20 de marzo y hasta el 30 de octubre de 2016, esto es 225 (doscientos veinticinco) días,
tal como aparece del auto de apertura y de lo expresado por los intervinientes en la
audiencia respectiva.
Comuníquese a Gendarmería de Chile la pena sustitutiva impuesta. Una vez
ejecutoriada la sentencia, fíjese audiencia para la aprobación del plan de intervención
individual.
III.- Atendido a lo resuelto precedentemente, dese inmediata orden de libertad en
favor de la sentenciada, si no estuviere privada de ella por otros motivos.
Acordada con la prevención del juez Gutiérrez Lecaros, quien fue del parecer que es
improcedente la pena sustitutiva de la libertad vigilada intensiva, por las razones
siguientes: La referida medida fue incorporada por la Ley N° 20.603, estableciéndose
ciertas exigencias mayores para los casos previstos en las letras a) y b), siendo de
particular relevancia en este análisis, lo señalado en este último literal en cuanto a que “si
se tratare de alguno de los delitos establecidos en los artículos 296, 297, 390, 391, 395,
396, 397, 398 o 399 del Código Penal, cometidos en el contexto de violencia intrafamiliar, y
aquellos contemplados en los artículos 363, 365 bis, 366, 366 bis, 366 quáter, 366
quinquies, 367, 367 ter y 411 ter del mismo Código, y la pena privativa o restrictiva de
libertad que se impusiere fuere superior a quinientos cuarenta días y no excediere de cinco
años.” Es decir, que en estas situaciones, se procuraba una mayor exigencia en el grado de
intervención, e incluso descartaba otro tipo de pena sustitutiva aun cuando
temporalmente fuere ello factible, como se colige al vincular esta disposición con lo
señalado en el artículo 4° inciso final de la Ley N° 18.216. Ahora bien, posteriormente se

69
introdujo otra modificación al sistema de penas sustitutivas, incorporándose mediante la
Ley N° 20.813 una cláusula impeditiva para poder reemplazar las sanciones temporales de
la Ley N° 18.216, agregándose un inciso al artículo 1° de este último texto legal, que
señalaba perentoriamente que no procede, entre otros casos, para los autores de los
delitos consumados de previstos en el artículo 390 del Código Penal. Por lo tanto, lo que
se pretendió con esta última disposición fue establecer un cierre absoluto para aplicar
penas sustitutivas en alguna de las situaciones como aquella en estudio, y verificándose,
por ende, una derogación tácita de la alusión que el artículo 15 bis de la Ley N° 18.216,
efectúa al artículo 390 del Código Penal, pues de lo contrario habría una incoherencia
normativa. Es decir, el referido artículo 15 bis, al mencionar el artículo 390, tenía sentido
en su momento, pues no existía el impedimento que ahora señala el artículo 1° de la Ley
N° 18.216; y era factible, en su oportunidad, si había por ejemplo un parricidio, que el
hechor pudiese cumplir bajo el régimen de las penas sustitutivas, y es más, si era
perpetrado el delito en un contexto de violencia intrafamiliar, incluso se exacerbaba la
intervención, disponiéndose que si la pena era superior a quinientos cuarenta días y no
mayor a cinco años, la sanción a sustituir se focalizaba única y exclusivamente en la
libertad vigilada intensiva. Sin embargo, al haber una normativa prohibitiva en la
actualidad, de carácter general y que no hace distinción alguna, lleva a la única conclusión
que las referencias que cita el artículo 15 bis, tienen vigencia sólo en la medida en que no
se contrapongan con el artículo 1° de la Ley N° 18.216. De lo contrario podría llevar a
situaciones no queridas por el legislador, en especial tratándose de ilícitos cometidos en
contexto de violencia intrafamiliar, considerando que la normativa ha ido avanzando en
pos de ser más riguroso con aquellos que cometan este tipo de delitos, por lo que
sostener que aún se mantiene en vigor la mención que hace el mencionado artículo 15 bis,
llevaría a la paradojal situación que un parricida o femicida que actúa en un contexto de
violencia intrafamiliar, tenga en definitiva una opción que no tendría si es que no se
comete delito bajo estas circunstancias.

IV.- Se decreta el comiso de un cartucho de escopeta percutido, taco y proyectiles


metálicos extraídos, remítanse donde corresponda.

Dese cumplimiento a lo dispuesto en el artículo 17 de la Ley N°19.970, en su inciso


primero o segundo, según corresponda.

Devuélvase la prueba incorporada al juicio.

Ejecutoriada que sea esta sentencia, comuníquese al Juzgado de Garantía de Tomé


para todos los efectos legales pertinentes.

70
Regístrese y archívese, en su oportunidad.
Sentencia redactada por la magistrada Ana María Hernández Hulin.
RUC N° 1610009599-1.
RIT N° 573-2016.

PRONUNCIADA POR LOS JUECES TITULARES DEL TRIBUNAL ORAL EN LO PENAL DE


CONCEPCIÓN DON CRISTIAN DANIEL GUTIÉRREZ LECAROS, Y DOÑA ANA MARÍA
HERNÁNDEZ HULIN, Y POR EL JUEZ INTERINO DON JOSÉ MARTÍN CÁNOVAS FUENTES.
NO FIRMA EL JUEZ GUTIERREZ LECAROS NO OBSTANTE HABER CONCURRIDO AL JUICIO Y
AL VEREDICTO POR ENCONTRASE HACIENDO USO DE SU FERIADO LEGAL.

71