Вы находитесь на странице: 1из 1

7.

¿Se deben administrar diuréticos a este paciente?

El tratamiento con diuréticos está indicado en casos de ascitis de grado 2 (moderada distensión abdominal que
no interfiere con actividades diarias), junto con restricción de sodio, y no supone una contraindicación en casos
de PBE.

Se puede conseguir un balance negativo de sodio reduciendo la ingesta de sal en la dieta en aproximadamente
un 10–20% de los pacientes cirróticos con ascitis. La ingesta de sal en la dieta se debe restringir moderadamente
(aproximadamente 80–120 mmol de sodio al día).

Los pacientes con un primer episodio de ascitis de grado 2 (moderada) deben recibir sólo antagonistas de la
aldosterona como la espironolactona, empezando a 100 mg/día y aumentando paulatinamente cada 7 días (en
intervalos de 100 mg) hasta un máximo de 400 mg/día si no hay respuesta (Nivel A1). En pacientes que no
responden a antagonistas de la aldosterona, definidos por una reducción del peso corporal inferior a 2
kg/semana, o en pacientes que desarrollan hiperkalemia, se debe añadir la furosemida a una dosis que vaya
incrementando desde 40 mg/día hasta un máximo de 160 mg/día (en intervalos de 40 mg) (Nivel A1). Los
pacientes se deben someter frecuentemente a monitorización clínica y bioquímica, especialmente en el primer
mes de tratamiento (Nivel A1).

Los pacientes con ascitis recurrente deben ser tratados con combinación de antagonistas de la aldosterona más
furosemida, cuya dosis se debe incrementar secuencialmente según la respuesta, como se ha explicado
anteriormente (Nivel A1).

La pérdida de peso máxima recomendada durante el tratamiento diurético debe ser de 0,5 kg/día en pacientes
sin edemas y de 1 kg/día en pacientes con edemas (Nivel A1).

Se deben discontinuar todos los diuréticos si hay hiponatremia severa (concentración sérica de sodio <120
mmol/L), fallo renal progresivo, empeoramiento de la encefalopatía hepática, o calambres musculares
incapacitantes (Nivel B1).

La furosemida se debe parar si hay hipokalemia severa (< 3 mmol/L). Los antagonistas de aldosterona se deben
parar si los pacientes desarrollan hiperkalemia severa (potasio sérico >6 mmol/L) (Nivel B1).

Sin embargo el caso sugiere presencia de ascitis de grado 3 (significativa distensión abdominal e interferencia
con las actividades diarias), para lo cual el tratamiento más indicado sería la paracentesis.

8.
¿Se debe extraer todo el líquido ascítico en este paciente?

La paracentesis de gran volumen (PGV) es la terapia de primera línea en pacientes con ascitis
severa (ascitis de grado 3) (Nivel A1). La PGV se debe completar en una única sesión (Nivel A1).

La PGV se debe realizar conjuntamente con la administración de albúmina (8 g/L de líquido


ascítico retirado) para evitar disfunción circulatoria tras la PGV (Nivel A1).

En pacientes sometidos a PGV de más de 5 L de ascitis, el uso de expansores plasmáticos


distintos a la albúmina no está recomendado porque son menos efectivos en la prevención de
la disfunción circulatoria post-paracentesis.

Tras la PGV, los pacientes deben recibir la dosis mínima de diuréticos necesaria para evitar la
reacumulación de ascitis.

https://www.easl.eu/medias/cpg/management-ascites/Spanish-report.pdf