Вы находитесь на странице: 1из 7

Secuencia: LAS SEMILLAS SON VIAJERAS

 Contenido: LAS PLANTAS Germinación es el proceso en el cual el crecimiento emerge


desde un estado de reposo.

El ejemplo más común de la germinación, es el brote de un semillero a partir de una semilla de


una planta floral o angiosperma.

Sin embargo, el crecimiento de una hifa a partir de una espora micótica es también germinación.
En un sentido más general, la germinación puede implicar todo lo que se expande en un ser más
grande a partir de una existencia pequeña o germen. La germinación es un mecanismo de la
reproducción sexual de las plantas. La semilla se desarrolla de un óvulo situado en el interior del
ovario de una flor. Este ovario puede contener uno o varios óvulos. Mientras que el óvulo da lugar
a la semilla, el ovario da lugar al fruto que, por tanto, puede tener una o varias semillas en su
interior.

En el desarrollo de la semilla podemos distinguir tres estados después que se ha efectuado la


polinización: Se llama germinación al proceso por el que se reanuda el crecimiento embrionario
después de la fase de descanso. Este fenómeno no se desencadena hasta que la semilla no ha
sido transportada hasta un medio favorable por alguno de los agentes de dispersión.

Las condiciones determinantes del medio son: aporte suficiente de agua y oxígeno y temperatura
apropiada. Cada especie prefiere para germinar una temperatura determinada; en general, las
condiciones extremas de frío o calor no favorecen la germinación. Algunas semillas necesitan
también un tiempo determinado de exposición a la luz para iniciar la germinación.

Durante la germinación, el agua se difunde a través de las envolturas de la semilla y llega hasta el
embrión, que durante la fase de descanso se ha secado casi por completo. El agua hace que la
semilla se hinche, a veces hasta el extremo de rasgar la envoltura externa. El oxígeno absorbido
proporciona a la semilla la energía necesaria para iniciar el crecimiento. Diversas enzimas
descomponen los nutrientes almacenados en el endospermo o en los cotiledones en sustancias
más sencillas que son transportadas por el interior del embrión hacia los centros de crecimiento.
La radícula es el primer elemento embrionario en brotar a través de la envoltura de la semilla.
Forma pelos radicales que absorben agua y sujetan el embrión al suelo. A continuación empieza
a alargarse el hipocótilo, que empuja la plúmula, y en muchos casos el cotiledón o los
cotiledones, hacia la superficie del suelo. Los cotiledones que salen a la luz forman clorofila y
llevan a cabo la fotosíntesis hasta que se desarrollan las hojas verdaderas a partir de la plúmula.

En algunas especies, sobre todo de gramíneas, los cotiledones no alcanzan nunca la superficie
del suelo, y la fotosíntesis no comienza hasta que no se desarrollan las hojas verdaderas;
mientras tanto, la planta subsiste a costa de las reservas nutritivas almacenadas en la semilla.
Desde que comienza la germinación hasta que la planta logra la completa independencia de los
nutrientes almacenados en la semilla, la planta recibe el nombre de plántula.

Factores externos:

Para que la germinación pueda ocurrir son necesarios algunos factores externos, como un
sustrato húmedo, suficiente disponibilidad de oxígeno que permita la respiración aerobia y una
temperatura adecuada para los distintos procesos metabólicos. Además, la latencia de
germinación puede requerir determinados estímulos ambientales como la luz o bajas
temperaturas o que se produzca un debilitamiento de las cubiertas seminales.

Proceso de la germinación:

1. Desarrollo del embrión.


2. Acumulación de reservas alimenticias: Éstas se fabrican en las partes verdes de la planta y son
transportadas a la semilla en desarrollo. En las semillas denominadas endospérmicas, las
reservas alimenticias se depositan fuera del embrión, formando el endosperma de la semilla. En
las semillas llamadas no endospérmicas, el material alimenticio es absorbido en el embrión y
almacenado en contenedores especiales llamadas cotiledones.
3. Maduración: Durante esta fase, se seca la semilla y se separa la conexión con la planta madre,
cortando el suministro de agua y formando un punto de debilidad estructural del que se puede
separar fácilmente la semilla madura.

La mayoría de las semillas entran en un periodo de latencia (o inactividad metabólica) después de


su completa maduración. En este periodo, la semilla pierde la mayor parte de la humedad que
tenía. Y es precisamente esta sequedad (deshidratación) el factor principal que garantiza la
viabilidad de la semilla y su habilidad para romper la inactividad, crecer y convertirse en una
nueva planta. Este periodo de latencia varía de especie a especie; algunas semillas mueren
rápidamente si se secan demasiado, pero existen semillas de mucha antigüedad, que han
germinado después de muchos cientos de años.

Para lograr la germinación, la semilla necesita primordialmente agua y, dependiendo de la


variedad de planta de que se trate, puede requerir mayor atención en cuanto a temperatura y
condiciones de luz más específicas. Cada año, este ciclo de reproducción se repite de manera
invariable. Sólo se alterará si cambian las condiciones del entorno. Así, si a una planta de zona
húmeda le cambiamos el clima, haciéndolo más seco, esta planta se adaptará al cambio o morirá
por no tener la capacidad de adaptarse a las nuevas condiciones climáticas.

Teniendo las condiciones mínimas, la planta formará las semillas o las esporas. El viento o los
animales se encargarán de llevarlos a tierras fértiles, reiniciando así el ciclo de la vida, con la
formación de una nueva planta. Hay que recordar: es importantísimo no alterar el entorno natural,
para que puedan desarrollarse en él todos los seres vivos.

Dispersión: Diversidad en las formas de dispersión de semillas y frutos.


Marco teórico y conceptos

Las plantas necesitan dispersar o propagar sus semillas lo más lejos posible para asegurar su
descendencia, hasta que alcanzan un lugar con el suficiente espacio, agua, nutrientes y luz que
les permita germinar y crecer. Cada especie vegetal ha desarrollado semillas con las mejores
características para encontrar el entorno más favorable, así como variadas formas de viajar.

 Las más voladoras.

Muchas plantas producen frutos y semillas con adaptaciones que permiten que el viento las
arrastre muy lejos y las deje caer a tierra como si fueran paracaídas. Estas semillas tienen forma
de alas giratorias, espirales o pelos plumosos. Un ejemplo son los villanos del diente de león o de
los cardos.

 Amigas de los animales.

Algunas plantas producen frutos llamativos, dulces y jugosos que atraen a muchos animales,
incluso a las personas. Después de ser comidos, sus semillas son dispersadas por los
excrementos, a veces muy lejos del lugar donde fueron ingeridas. Por eso no es extraño ver
olivos silvestres nacidos de las aceitunas tragadas por los estorninos en lugares lejanos a un
olivar.
También hay semillas que viajan agarradas al pelo, las plumas o las patas de los animales, que
las transportan de un lugar a otro sin darse cuenta. Este tipo de frutos normalmente tienen una
estructura ganchuda, como los molestos cardos que en alguna ocasión se nos han enganchado
en las medias.

 Flotadoras.

Algunos vegetales dependen del agua para dispersar sus semillas, así que eligen vivir cerca de
la playa o en las orillas de los ríos, donde podemos encontrar algunas semillas arrastradas por las
corrientes desde lugares lejanos. Algunos de estos frutos diseñados para flotar pueden recorrer
grandes distancias, incluso cientos de kilómetros entre islas, como sucede con los cocos.

 Como cohetes.

Otras plantas disponen de cápsulas explosivas desde las que expulsan sus semillas como si
fueran cohetes. Este fenómeno se conoce como auto-dispersión y sucede por la presión que se
alcanza en su interior. Este es el caso del pepinillo del diablo. El Pepinillo del Diablo lanza sus
semillas a varios metros. El menor rozamiento provoca la dispersión de las semillas mediante una
explosión de líquido algo corrosivo. ¡Cuidado con los ojos!
Pero no todas las plantas se dispersan únicamente por semillas. Un ejemplo son las fresas. Por
un lado tienen semillas en sus frutos, pero además pueden propagarse mediante estolones, que
son los brotes laterales nacidos de la mata principal y que generan toda una familia de pequeñas
plantas idénticas. Si tienes huerto o jardín puedes probar a levantar un estolón de fresas y
comprobar este fenómeno.
Actividades:

1. Leemos la información de los libros del aula


2. Comentamos y escribimos un borrados mediante al dictado a la docente de los factores
que necesita una planta para vivir.
3. Leemos la producción final y escribimos una lista de los factores.
Luz solar
Agua
Oxígeno
Minerales
2º dice:
LAS PLANTAS FABRICAN SU PROPIO ALIMENTO. PARA ESO NECESITAN AGUA,
LA ENERGÍA DEL SOL, EL DIÓXIDO DE CARBONO QUE NOSOTROS EXHALAMOS,
LA TIERRA Y SUS MINERALES.
4. Vemos un video sobre los diferentes frutos que contienen semillas, las semillas y su
dispersión. Nos informamos y escribimos un borrador con la información q nos brinda el
video.
2º dice LOS FRUTOS CRECEN DE LAS PLANTAS Y ÁRBOLES Y CONTIENEN
SEMILLAS. LAS PLANTAS CRECEN DE LAS SEMILLAS. LAS SEMILLAS SE MUEVEN
Y CRECEN PLANTAS POR OTROS LADOS. PUEDE SER QUE EL VIENTO LAS VUELE
SE DISPERSEN Y GERMINEN EN OTRO LADO O LOS ANIMALES COMAN LOS
FRUTOS, LOS ELIMINEN HACIENDO CACA O PASEN CORRIENDO Y SE
ENGANCHEN EN SU PELAJE Y ASI LAS DISPERSAN Y PERMITEN QUE CREZCA
UNA NUEVA PLANTA.
LAS SEMILLAS SE PUEDEN GUARDAN EN LA HELADERA PARA GERMINAR. EN
CADA ESTACIÓN LA GENTE QUE CULTIVA HACE UN TRABAJO DISTINTO.
5. Nos informamos un poco más:
La seño nos muestra diferentes imágenes, las relacionamos, analizamos y caracterizamos
las diferentes formas de propagación.
Unimos con flechas en el pizarrón las fotos con los siguientes títulos:
 Las más voladoras.
 Amigas de los animales.
 Flotadoras.
 Como cohetes.
 Por brotes.

6. Escribimos en grupos epígrafes para las fotos


7. Lección oral en grupos, informo a mis compañeros. Planificamos la lección orla, dividimos
los grupos y la información