Вы находитесь на странице: 1из 7

Riegos y drenajes

Juan sebastian gomez hernandez

c.c 1096646054

Unad, universidad nacional abierta y a distancia

Cead, Dosquebradas

2017
INTRODUCCION

En este trabajo se analizaran dos artículos, con el tema de fertilización y


alimentación, con sistemas casi parecidos, los cuales se analizaran muy
detalladamente y se darán una conclusión al final del análisis donde se dará a
conocer cual puede ser mejor para el cultivo, Los artículos trabajan con el nombre
de, “Requerimientos hídricos del tomate en el valle de Cavaco en Benguela, Angola”
y “Soil water balance in different densities of Pinus taeda in Southern Brazil”
Diferentes cultivos pero con un sistema de riego parecido.
Requerimientos hídricos del tomate en el valle de Cavaco en Benguela,
Angola

En este articulo la razón de Conociéndose que la determinación de la


evapotranspiración del cultivo es un paso importante para el manejo eficiente de
los sistemas de riego, el objetivo del trabajo consiste en determinar los
requerimientos hídricos del cultivo de tomate (Lycopersicum esculentum) en el
valle de Cavaco en la provincia de Benguela, Angola. Se utilizó un sistema de
riego por goteo accionado por energía fotovoltaica. El mismo se diseñó con un
coeficiente de cultivo en el periodo de máxima demande igual a 1,15 (Allen et al.,
1998.). Posteriormente se precisó su valor para las condiciones específicas del
área de estudio, acorde con el comportamiento de las variables climáticas, el
manejo del sistema y el desarrollo fenológico del cultivo. En la investigación se
utilizaron plántulas de tomate de la variedad Heat Master con un marco de
plantación de 30 cm entre plantas y 150 cm entre hileras. La plantación se realizó
en la época óptima del cultivo según MINADER (2009) el día 1/11/2008;
partiéndose de un contenido de humedad inicial igual a la capacidad de campo. El
cálculo de la variación de la humedad en el suelo se realizó diariamente y el
análisis se efectuó con el apoyo de una hoja Excel que permitió el manejo del
riego a partir de la ecuación de balance hidroedafológico con la que se determinó
la evapotranspiración del cultivo (ETc) y la lámina de riego necesaria para llevar el
suelo a capacidad de campo.

Se pudo ver claramente que el sistema de riego en este articulo el cual es por
goteo para el cultivo del tomate, satisface las necesidades del cultivo en el periodo
de máxima demanda hídrica. Se observa que el mes de enero representa el más
crítico al presentar los valores más altos de evapotranspiración diaria neta,
necesidades hídricas netas y totales; así como el intervalo de riego más bajo; por
lo que se toman estas estimaciones para el diseño del sistema de riego por goteo.
La Figura 1 expone la dinámica del ingreso y egreso de láminas de agua durante
el ciclo fenológico del cultivo. Se pone de manifiesto que en el periodo estudiado la
lámina total de precipitaciones es de 74,4 mm y la lámina total de riego de 350,8
mm, que representa 4,7 veces el aporte de agua pluvial. En total se aplicaron 28
riegos con un valor promedio de 12,5 mm. La lamina más baja fue de 5,6 mm,
aplicada el 24 de diciembre del 2008 y la mayor de 13,97 mm correspondiente a la
reserva máxima del suelo.

Esta programación de riego mediante el riego por goteo que fue accionado por
energía fotovoltaica para el cultivo del tomate permitió que las necesidades del
cultivo en máxima demanda hídrica, pudiendo alcanzar un adecuado desarrollo y
una altura en las plantas de 65 cm en la etapa de madurez siologica, y a su vez la
relación porcentual entre el ingreso por precipitaciones y la lámina de riego total
aplicada fue de 21%, muestra su necesidad de aplicar riegos para satisfacer al
tomate en concepto de requerimiento hídrico que ha estado bajo estas
condiciones.
Soil water balance in different densities of Pinus taeda in Southern Brazil
(Balance del suelo en diferentes densidades de Pinus taeda en el sur Brasil)

En este articulo se compara los componentes del balance hídrico en un Latosol, a


lo largo de un año, para diferentes densidades de plantación de Pinus taeda, en
Telêmaco Borba, Paraná. El experimento fue instalado en la Hacienda Monte
Alegre, perteneciente a la Empresa Klabin, en una plantación de seis años de
edad, en Latossolo Rojo A moderado de textura arcillosa. El delineamiento
experimental fue en bloques al azar, con cuatro repeticiones y cinco tratamientos,
siendo: T100 (100% de cobertura - plantación estándar); T75 (75%); T50 (50%);
T25 (25%); y T0 (sin cobertura - corte raso). El almacenamiento del agua en el
suelo y la evapotranspiración real del cultivo se determinaron en un balance
hídrico del suelo (BHS), calculado a partir de valores medidos de sus
componentes, con periodicidad semanal. En promedio, ningún tratamiento ha
alcanzado a lo largo del año los almacenes en la capacidad de campo o punto de
marchita permanente. El valor total medio del drenaje profundo fue de 100,2 mm
año-1, siendo que los mayores valores ocurrieron en los tratamientos T100 y T75.
La menor densidad de población (T25) proporcionó una mayor evapotranspiración
real (ETr), debido al crecimiento de los árboles de Pinus taeda remanentes. La
mayor evapotranspiración ocurrió en septiembre debido a la reanudación del
crecimiento del Pinus taeda.

Resultados:

El período de estudio se caracterizó por la presencia de precipitaciones bien


distribuidas, con meses atípicos comparados con los promedios históricos en
Telêmaco Borba, Estado de Paraná, Brasil (Figura 2a). La precipitación (P) cambió
entre los tratamientos, pero el agua recogida no estaba relacionada con la
densidad del árbol.
Aunque P en enero estuvo por encima del promedio histórico, cuatro meses (julio,
septiembre, octubre y diciembre) tuvieron mayor P que enero. Históricamente, el
invierno es la estación más seca del año en la región de estudio (Figura 1), pero
en 2009, es bastante lluvioso, especialmente durante julio. De hecho, el P
mensual de julio era casi tres veces el promedio histórico (82 mm). Además, la
primavera tuvo un P mayor que el promedio histórico. Por el contrario, el verano y
el otoño tuvieron lluvias inferiores a la media histórica, en aproximadamente 35 y
27%, respectivamente.
El tratamiento T0 tuvo el mayor P anual (1.802 mm año-1) de todos los
tratamientos. Este resultado es esperado, ya que la ausencia de árboles
significaba que no había intercepción de la lluvia por las hojas y troncos. El
tratamiento con mayor número de árboles, el tratamiento T100, tuvo un P anual
significativamente menor (1.533 mm año-1). Los tratamientos T75, T50 y T25 no
mostraron diferencias significativas (p = 0.05) en P. anuales.
Van Dijk y Keenan (2007) reportaron resultados similares, que encontraron un
mayor consumo de evapotranspiración en un bosque de pinos después del
adelgazamiento. Este hallazgo se debe al mayor crecimiento de los árboles
restantes, especialmente el índice de área foliar (IAF), debido a la mayor
disponibilidad de luz y espacio.
En al menos 6 meses de 2009, el tratamiento T0 tuvo el ETr más alto, que es
teóricamente imposible porque no hay plantas en el tratamiento. Se realizaron
deshierbas en el área de tratamiento T0 para prevenir el crecimiento de las
plantas. Por lo tanto, una posible explicación de este resultado es que el alto ETr
ocurrió porque los troncos y las raíces no fueron removidos del área experimental.
De este modo, las raíces de adición pueden haber formado poros de infiltración y
canales, provocando escorrentía fuera del volumen de control experimental. La
porción del agua que se precipitó no pudo computarse como D con la ecuación de
Darcy-Buckingham porque
Según Carneiro et al. (2008), la conductancia estomática y el potencial hídrico
foliar disminuyen cuando se reduce el contenido de agua del suelo y la tasa de
transpiración. Bajo condiciones de alta disponibilidad de agua en el suelo y
radiación líquida, el cierre estomático no ocurre, y la planta regula la disponibilidad
de agua en sí. Esto puede explicar el aumento de ETr mensual con P mayor

Trinidad, Hernández, Orozco y Upton (2002) informaron que las especies de Pinus
taeda tienen altas tasas de transpiración cuando la humedad del suelo está cerca
de la capacidad de campo. El mayor consumo de agua también ocurrió en
septiembre, probablemente como resultado de la reanudación del crecimiento del
Pinus.
En el análisis, los tratamientos T0 y T25 mostraron el mayor y menor
almacenamiento de agua en el suelo (S), respectivamente. Los tratamientos T100,
T75 y T50 fueron intermedios.

Curiosamente, al contrario de lo esperado, la disminución del número de árboles


por área no promovió una mayor S. Van Dijk y Keenan (2007) obtuvieron
resultados similares, que encontraron una disminución en el almacenamiento de
agua en el suelo después del adelgazamiento de un bosque. Según los mismos
autores, el crecimiento de los árboles restantes, especialmente con respecto al
índice de área foliar (IAF), aumentó con la mayor disponibilidad de luz y espacio
entre los árboles.

Entre los tratamientos, el promedio de S en el tratamiento T0 (en julio) fue 13,51%


menor que el S en la capacidad de campo. Con la ausencia de cobertura vegetal
(clearcut - T0), está claro que el S varió en la misma proporción que P. El mayor
valor de almacenamiento de agua en el año se produjo en abril para otros
tratamientos, en promedio un 32,7% por debajo del almacenamiento en capacidad
de campo. Los S en los tratamientos T100, T75, T50 y T25 mostraron las mismas
tendencias a lo largo del año; S disminuyó gradualmente de junio a diciembre. De
septiembre a diciembre, las plantas tuvieron un mayor consumo de agua,
resultando en un mayor ETr.

Los valores promedio de ΔS en enero, mayo, junio, julio, septiembre, octubre y


diciembre fueron 7.1; 8,3; 7,9; 6,7; 2,6; 3,8 y 1,4 mm, respectivamente; y en
febrero, marzo, abril, agosto y noviembre fueron -2,4; -11,1; -0,1; -12,8 y -3,7 mm,
respectivamente.

En enero, mayo, julio y diciembre, el agua entró en el suelo en todos los


tratamientos. Sin embargo, debido a que S permaneció alto durante este período,
sólo el tratamiento T75 reflejó el agua que entraba en el suelo en febrero. En el
transcurso del año, los tratamientos T50 (12 mm año 1) y T25 (5 mm año 1)
registraron la cantidad de agua más alta y más baja registrada en el suelo,
respectivamente. El drenaje promedio (D) fue más alto en julio (16,8 mm mes-1),
seguido por octubre (16,7 mm mes-1) y diciembre (14,3 mm mes-1). El drenaje
anual total fue de 100,2 mm año-1, en promedio.

Conclusiones:

 Se toma en cuenta los dos artículos, con sus 2 problemas a resolver y al


final el resultado que se obtuvo al realizar el ensayo.

 Se informa en el articulo que en el 2009, los tratamientos no alcanzaron la


capacidad de campo y los almacenes de punto de marchitamiento. El
drenaje descendente total promedio fue de 100,2 mm, y los valores más
altos se produjeron en los tratamientos T75 y T100. El menor tratamiento de
densidad poblacional (T25) tuvo el mayor ETr, debido al mayor crecimiento
de Pinus taeda. La mayor evapotranspiración ocurrió en septiembre, como
resultado de la reanudación del crecimiento de Pinus taeda.

 La evapotranspiración del cultivo ETc alcanzó los valores más bajos al


inicio de la primera fase con 2,4 mm·día-1. Durante la fase intermedia se
obtuvieron los valores máximo de 5,6 mm·día-1 y en la fase final se reduce
hasta valores de 3,5 mm·día-1. Para todo el ciclo fenológico del cultivo se
alcanzó 432,4 mm.