Вы находитесь на странице: 1из 2

Tendencias actuales del control social: Hacia la privatización del derecho penal.

Evolución histórica: Pone de manifiesto un sostenido aumento de los instrumentos


formales de control social.

Dentro del desarrollo del Estado liberal, es posible distinguir diferentes estadios:
1. Estado guardián o democrático de derecho: control formal el derecho penal e informal
la Iglesia. Supone una mínima intervención del Estado, solo en los casos que se realicen
conductas desviadas.

2. Estado intervencionista de defensa social (finales del S.XIX y principios del S.XX):
positivismo, medicina como control social y primeras medidas de reinserción social
(medidas de seguridad) y la psicología que definió gran parte de las conductas desviadas
como patologías sociales. Por primera vez se cosifica al delincuente como un “enfermo
social” y no como un ciudadano, por lo que requiere un tratamiento y se recurre a
formas de reinserción dentro de las cárceles (se busca la resocialización del
delincuente).

3. Estado social y democrático de derecho (mitad del S.XX): el estado liberal constata que
el modelo económico conduce a grandes desigualdades sociales que ponen en peligro
la cohesión social, con lo que asume la tarea de intervenir no solo en los procesos
económicos para neutralizar la tendencia del mercado a la acumulación y concentración
de la riqueza, sino también directamente en la sociedad para tratar de nivelar sus
estructurales desigualdades. De esta manera surge el estado social cuyas bases
ideológicas las suministra el funcionalismo1, el cual busca producir un consenso social
con un sistema de valores (conformidad o adhesión).

4. Estado neoliberal de pensamiento único (actual):

El neoliberalismo, desde un punto de vista económico, supone limitar la intervención del


Estado al punto de dejar en manos de los privados las decisiones de mercado, junto con
fomentar la creación de grandes empresas y multinacionales, puesto que son más eficientes
(esto con el objetivo de bajar los costos de producción).
En materia penal, el neoliberalismo produce que se recupere la desconfianza respecto del
delincuente, el abandono de las medidas alternativas, y por ende un aumento de las penas
privativas de libertad. Se han ido desarrollando nuevas formas de comunicación social, más
avanzadas y eficaces. El derecho penal sigue presente, pero los controles sociales de acción
van ganando en número y calidad (irrupción del control penal privado, como los guardias
de seguridad o las concesiones de cárceles). Cada vez se incorporan más delitos y más
población penitenciaria, por ende no hay una minimización del derecho penal, no obstante,

1
Del pensamiento funcionalista surge la idea de conducta funcional o disfuncional a un sistema de valores o
código moral compartido. La función de control es producir en consenso social con ese sistema de valores.
Tarea de las ciencias funcionalistas es lograr el consenso, esto es, la conformidad o adhesión.
si existe una reducción en cuanto a su importancia y su eficacia como medio de control
social. Aumentan cuantitativamente todas las formas de control social, y cualitativamente
son mucho más importantes los controles sociales de acción, que son aquellos que actúan
más sobre la mente que sobre el cuerpo de las personas, como el caso de la prensa (cuando
selecciona las noticias poniendo más énfasis en algunas que en otras o simplemente
ocultándolas), la industria del espectáculo (dominada por grandes multinacionales
financiando solo determinadas obras de determinados autores y de determinados temas) y
la publicidad (que impone determinadas líneas estéticas). Los controles informales
tradicionales (familia, iglesia, escuela) están siendo reemplazados por métodos de control
más sutiles y más perversos. Hay una verdadera ingeniería de la persuasión más o menos
visible que casi llega a programar a las personas conforme a determinados intereses.
(Control de las personas a través de la persuasión por el cine, la televisión - MCM- la
publicidad, redes sociales y el marketing).