Вы находитесь на странице: 1из 4
EL ESQUELETO DE UN HEROE Ps ¢ ue Gee AMALAN CONVIRTIO EI SUPERHEROES EN UN SDRAMA SOCIAL Alin dia alguien tendra que escribir sobre css peliculas con gotero, esos filmes que nacieron en. un hhospital durante la convalecencia de sus guionistas. ¥ habria que incluie Taxi Driver, de Paul Schrader, elaeo, pero tam bien Flprotegida, de M. Night Shyamalan. A sus 29 afos, ‘Manoj Nelliyactu Shysmalan aeababa de rodar su tereera pe- licula. No pens6 que habria una cuacta. “Recuerdo escribir las ltimas paginas del borcador el dia del estreno de Z/scxto centido. Let la critica del New York Timesyyno era para nada buena. Crei que me iban a zurrar de lo indo, asi que decid que lo quella historia de un superhéroe”. Una historia aipica, que no transcursia en Krypton ni en Zenn-la, ni siquiera en Gorham, sino en Ia anodina Filadelfia, sin tipos en malles y cen la que el supethéroe pasaba casi todo el metraje decidien- o si se divoreaba desu mujer y el supervllano haciendo re habilitacién en un hospital. En otras circunstancias, El prote- Ao jamais se habia rodacio, Pero paso lo que The New York Timer no podia prover: EI wexte sentido se couwvirtié en un fe nnémeno inaudito, Sus 40 millones de presupuesto se conv tieron en 700 en taquilla, y obtuvo seis nominactones a los Oscas. Shyamalan, con 29 anos, habia pasado de ser el enés zo incauto al que timazon los hermanos Weinstein al dices tor que tenia el mundo a sus pies. Era la gran esperanza de Hollywood, el hombre que sbaa ser expr de reconcibiar la taguilla con el pblico adulto. Su estilo pausado, su elegan- cia, su capacidad para encontrar Io maravilloso en las cones mis oxdinarias, tusiasmada, Querie qu ellos, cuanto antes mejor. Pusiron cinco millones de dalares Disney estaba en- hyamalan volviers a trabajar p sus giros finales! sobre la mesa por su nuevo guion, una cifta sécord. Si, Shya~ smalan nos iba a devolver el cine clésico con sus historias de fantasmas, Solo que a Shyamalan ya no le interesaban los famtasmas, DECONSTRUYENDO HEROES En cierta medida, E/sextesentide y El protegide son la misma pelicula, dos deconstrucciones de género: la historia de dos ti- pos extraotdinarios que no saben de su singularidad. El uno, fantasma, no sabe que hace tiempo que murigs el otro, super no tiene ai idea de su capacidad para luchas contra el smal, Pero clato, corria el ao 2000 y las superhéroes atin no erin algo serio, La industria no habia entendlid todavia la re~ lacion de Tos fans con los heroes de papel. La Comic-Con no ‘era el evento cinemarogrifico mas importante del ano ni los superhéroes la maquina de hacer dineto del Tio ilito ela aque la convertiria Marvel, sino una cosa ¢ acné o postadolescentes sin él, Eran una rareza excéntrica, adolescentes con mostra lo buenos que eran los efectos es- peciales de Hollywood que otra cosa. Por entonces todavia se secordaba cst franguicia de Barman que Joe! Schumackes ha: bia convertido en un festin de pezoneras, por ejemplo. Lo mismo con Bryan Singer y sus X-Men. Un f olor que ni la timbola de Marisol. “Ahora suena parodgjco, ppeco en aquella época rodar un cémic era una locura”. Mis todavia en la mente de un Shyamalan que precisamente que- sia huir de la representacién tradicional: “Los supeth eran todo colores de neén, asi que muestra principal regia fue hacer algo minimalist, un drama creible en el que ne bubie- +1 ni mallas ni eapas”, Por no haber, no hay ni supethéroes. O eso ereemos. Fl punto de partida es realmente brillante: si siempre s ha dicho que en los mitos bay algo de verdad, acaso no puede ocurrir lo mismo con los comies de superhé- oes? iY scl superhérve en cucstién no sabe que lo es? Y si un gran poder conlleva un gran dé , Bruce Willis, un Peter Parker cuasentén que responde al nombre de val de luz y de nocimiento? Asi 94-1020 @ David Dunn, se pasea por el filme como una especie de John McClane, su personaje de fungla de cristal, puesto hasta las trancas de Prozac. Un tipo corziente, un James Stewart desa- gradable, capa de planteasse ser infiel a una mujer como Robin Wright, metido en tna cotidi con un hijo pelin insoportable (ria cuervos!) que quiere re- ventare la eajatordcica de manera suil en el banco de pesas 0, mis expeditivamente, a balazos. De su sopor existencial tiene que tescatarle Elijah Price, un ricachén estrafalario que parece sacado de Superfly o cualquier pelicula de blaxploita tion de los afios 70. Todo vale para que sintamos empatia por Elja, por el pobrecito enfermo amante de los eémics,y odiemos a David, el aburrido segurata Willis tenia (y tiene) un winculo fortisimo con Shyamalan, A fin de cuentas, él habia sido el hombre que le habia borrado Ja sonrisa a John McClane y a David Addison, el que habia conseguide desencasillar a Brice como cl sipético eaeadura weidad aburridisima