Вы находитесь на странице: 1из 8

Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal

Sistema de Información Científica

Barragán Ronderos, Daniel Alfonso


La política de la liberación
Revista VIA IURIS, núm. 12, enero-junio, 2012, pp. 105-117
Fundación Universitaria Los Libertadores
Bogotá, Colombia

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=273925462006

Revista VIA IURIS,


ISSN (Versión impresa): 1909-5759
iuris@libertadores.edu.co
Fundación Universitaria Los Libertadores
Colombia

¿Cómo citar? Número completo Más información del artículo Página de la revista

www.redalyc.org
Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
DE RE CH O Y CIE N CIA P OLÍTICA
* La pol ít ica d e l a l iberac i ón

The politics of liberation La política de la liberación1

Fecha de recepción: 27 de marzo de 2011

Fecha de revisión: 14 de abril de 2011

Fecha de aceptación: 23 de mayo de 2011

Daniel Alfonso Barragán Ronderos 2


RESUMEN ABSTRACT

Considerando a la política de la liberación como una so- Considering the politics of liberation as a solution from
lución desde la alteridad latinoamericana a los problemas Latin American alterity to the problems caused by the bad
que suscitan las malas administraciones públicas de los public administrations of nation states like Colombia, it
Estados nación como Colombia, es indispensable cono- is essential to know how a proposal focusing on ethics
cer cómo una propuesta centrada en la ética; funciona works to develop a new type of government, more demo-
para desarrollar un nuevo tipo de gobierno, más demo- cratic, more participative, and primarily more inclusive. It
crático, más participativo y ante todo menos excluyente. is possible to break the vicious circle created by colonial
Es la posibilidad de salir del círculo vicioso que crearon administrations to exploit the Latin American people and
las administraciones coloniales para la explotación de los consider a new stage of development from the proper
pueblos latinoamericanos y considerar una nueva etapa management of resources for prosperity.
de desarrollo desde la correcta administración de los re-
cursos para la prosperidad. It is the development of an own ethical-political project,
which ignores foreign solutions, which have proven to be
Es el desenvolvimiento de un proyecto ético-político pro- disastrous for social progress of these countries, being a
pio, que no hace caso de soluciones foráneas; que han model for accumulation of wealth of a few, who are ar-
demostrado ser funestas para el progreso social de estos ticulated to the global economic system, meeting inter-
países, siendo un modelo para la acumulación de la rique- national rather than national interests. Thus, the article
za de unos pocos, quienes se articulan al sistema mundial develops a theory of liberation into a nation state with
económico, cumpliendo con intereses internacionales más its own political model, as expressed in the works of En-
que nacionales. De esta forma, el artículo desarrolla una rique Dussel, and focuses on a philosophy that includes
teoría de la liberación hacia un Estado nación con un mo- the opressed, the victim, everyone who for one reason
delo político propio, según lo expresado en las obras de or another have been excluded from the system, viola-
Enrique Dussel y se centra en una filosofía que incluye al ting some of their fundamental rights such as life, dignity,
oprimido, a la víctima, a todas las personas que por una freedom and equality. In conclusion, this study examines
u otra razón han sido excluidas del sistema, violándoseles the prospects of a new political model, alternative to the
una serie de derechos fundamentales como la vida, la dig- political models imposed by the global system.
nidad, la libertad y la igualdad. En conclusión, esta inves-
tigación analiza las perspectivas de un nuevo modelo po-
lítico que dé alternativas diferentes a los modelos políticos Palabras clave
impuestos por el sistema mundial. Ética de la liberación, política de la
liberación, principio democrático, mentalidad
democrática, pensamiento latinoamericano.
1 Artículo de investigación vinculado al proyecto: La Política de la libe-
ración. Bogotá (Colombia). Producto de investigación adscrito al grupo Key words
de investigación Fray Dominique Pire. Universidad Santo Tomás. Bo- Ethics of liberation, Politics of
gotá (Colombia).
liberation, Democratic principle, Democratic
2 Magister en Filosofía Latinoamericana de la Universidad Santo Tomás de
Aquino. Politólogo, Universidad Nacional de Colombia. Especialista en mentality, Latin American thought.
Edumática, Universidad Autónoma de Colombia. Bogotá (Colombia):
Correo electrónico de contacto: daniel_barraganr@hotmail.com

I S S N 1 9 0 9 - 5 7 5 9 * N ú m e r o 1 2 * E n ero - Junio * 201 2 * pp. 1 05 - 1 1 7 REVISTA 105


106 I S S N 190 9- 57 5 9 * N ú m e r o 1 2 * E n e r o - Ju n io * 201 2 * pp. 1 05 - 1 1 7 REVISTA

INTRODUCCIÓN

La teoría de la liberación es un proyecto ético-políti- Esto se explica en el principio de lo “Otro”, donde no


co latinoamericano que se presenta como una alter- se piensa primero en el ser subjetivo (pensamiento
nativa válida para un nuevo desarrollo de la política sobre sí mismo), sino que se actúa desde una per-
en la región, redirigiendo las actuaciones estatales a cepción ética a favor del ser humano. De esta for-
favor de administraciones públicas más incluyentes y ma, la Política de la liberación y el postulado de lo
responsables con las poblaciones oprimidas y afec- “Otro”, critican la primacía del “yo” como único e
tadas por el fenómeno de la miseria, todo en pro de inmodificable lugar desde el que se presenta el filoso-
una política de la prosperidad, propuesta desde los far. Lévinas construye algunas bases para elaborar el
postulados de Enrique Dussel. proyecto de una ética primera, una filosofía alternati-
va, que reemplaza la Ontología de Renato Descartes,
El proyecto ético-político de la liberación surge como en cuanto su postulado ontológico, que se basa en el
opuesto a la imposición occidental de un modelo de egoísmo del ser y el existir subjetivo, sin considerar al
explotación de recursos, para ser cambiado por un otro como parte fundamental de la existencia.
modelo propio que considere las visiones de mundo
y que incluya a todos desde un principio democrático Acercándose a la explicación de la nueva forma de
fundamental de participación, diálogo, libre expre- pensar, se debe revisar la siguiente percepción sobre
sión y la garantía del cumplimiento de los derechos la doctrina ética de Lévinas:
humanos fundamentales. De esta forma, surge el inte-
rrogante que guiará el desarrollo del artículo: ¿Es po- “Pasamos, con Lévinas, de un yo cerrado (ego carte-
sible que la teoría de la liberación sea una alternativa siano) a un yo abierto, ya que la filosofía a partir de
a los modelos políticos excluyentes, que han sido im- ahora no empezará en el yo, sino en el Otro. Pues,
puestos para el beneficio de intereses internacionales? ¿cuándo soy yo? Cuando otro me nombra, si nadie
nos nombra no somos nada. Podemos sustituir, de
El análisis de los postulados de Enrique Dussel será esta manera el «pienso, luego soy», que enunciaba
la forma de responder a este cuestionamiento, ex- Descartes, por «soy amado, soy nombrado, luego
poniendo el proyecto ético-político de la liberación. soy” (Gil, 2011, p. 5).
Este proyecto se presenta en sus obras principales,
comenzando por la Ética de la liberación (1995), Ha- Este es el cambio del punto de partida en el pensar
cia una filosofía política crítica (2001), 20 tesis de po- filosófico, que se había enraizado en el solipsismo
lítica (2006), y finalizando en su Arquitectónica, La cartesiano, en su ontología excluyente, para pasar a
Política de la liberación (2009), en la cual establece una filosofía ética del reconocimiento del otro, de su
un principio democrático, como el centro de su teo- necesidad y del servicio que todos los sujetos deben
ría política en contra de la exclusión. prestarle para su existencia y la de todos, en un fun-
damento nuevo hacia la solidaridad.
La teoría de la liberación muestra una faceta antiau-
toritaria cuando se estudia la conexión de los postu- Considerando los anteriores postulados de la teoría
lados de Dussel con la escuela de Frankfurt. Dicha de la liberación, se desarrollará una discusión que
conexión lo lleva a interpretar los postulados teórico- establezca los parámetros en los cuáles se articula
políticos de maestros como Jürgen Habermas, Max una ética y una política de la liberación dentro de
Horkheimer, o Karl-Otto Apel, que influyeron en su la región, generando un proyecto propio y que se
entendimiento sobre la política, la participación, la ajuste a las necesidades la población para alcanzar
inclusión democrática, la comunicación y el consen- un gobierno democrático hacia la prosperidad. Asi-
so; siendo la base de su crítica política, que se obser- mismo, se realizará un estudio de los postulados del
va en su idea de la liberación. Además, su postulado profesor Daniel Herrera sobre la democracia como
de la liberación se centra en la inclusión del oprimido valor social ético en construcción, que servirá como
como punto de partida. Dussel elabora una nueva complemento a los postulados sobre el principio de-
forma de pensar, recurriendo a Emmanuel Lévinas mocrático de Enrique Dussel; que se articulan con su
-quien fundamenta algunas de las categorías de la obra Arquitectónica dentro de su proyecto de la polí-
ética de la liberación-, de acuerdo a que Lévinas pro- tica de la liberación. También, se hará una aplicación
duce una filosofía que ubica al pensamiento ético en de la teoría de la liberación en el plano colombiano,
el primer lugar, generando una revolución filosófica. tratando de vislumbrar una solución a la grave crisis

Daniel A l fonso B arragán Rond eros


DE RE CH O Y CIE N CIA P OLÍTICA
* La pol ít ica d e l a l iberac i ón

política que afronta el país, contemplando el proyecto En su reflexión fenomenológica Lévinas halla los ros-
ético-político expuesto a lo largo del artículo. Final- tros del huérfano, la viuda, el necesitado, el hambrien-
mente, se realizarán unas conclusiones que aporten to y, concluye que la filosofía primera no debería ser la
ideas al principio democrático hacia la prosperidad ontología sino la ética, descentrando así el punto en el
que establece el proyecto ético-político de la libera- cual se inicia la filosofía, basada en el ser, y ubicándolo
ción expresado en la obra de Enrique Dussel. en el otro, en su reconocimiento, en la responsabili-
dad que recae frente a cada sujeto frente a su otro.
DISCUSIÓN
Esta relación del situado cara a cara ante la al-
Para abrir la discusión sobre el proyecto ético-político teridad del alguien otro (autrui) es la relación
que en las obras de Dussel se observa, es necesario ética por excelencia, que rompe la funcionali-
plantear un orden de exposición de la misma. Se se- dad de los actores (lo óntico), en el sistema (lo
guirá la ruta que lleva de los planteamientos éticos a ontológico) y los sitúa uno frente al otro, como
los políticos, en cuanto la teoría pasa a la praxis, fun- responsable por el otro (la metafísica). De esta
damental en el cumplimiento del objetivo principal del manera Lévinas opone la ética a la política. La
autor. De esta forma, se estructura una explicación de primera es esa relación de responsabilidad,
la obra La ética de la liberación ante la ética del discur- por sustitución, por el tomar a cargo al otro
so, que se fundamenta en tres puntos hacia la com- como una obsesión, en donde el hambriento
prensión de una visión crítica. Estos se clasifican en Un se impone con su hambre como una exigencia
nuevo punto de partida (de acuerdo al reconocimien- irrecusable de justicia. ¡Dar de comer al ham-
to del otro), la trascendentalidad trans-ontológica, y el briento! Es un imperativo ineludible. (Dussel,
fundamento a la praxis ética de la liberación, faltante en 2003, p.114).
la alteridad negativa de Lévinas. Pasando a la praxis,
en la obra, Política de la liberación, Dussel, desarrolla Ese otro infinito, está antes que el mismo ser, puesto
su proyecto político a favor de un principio democrá- que el sujeto es, de acuerdo a la responsabilidad que
tico que garantice la inclusión de todos, a favor de la esos otros tuvieron con él hasta el presente, recordan-
participación y el verdadero uso de la ciudadanía. Este do a Paula Gil en su escrito sobre Lévinas: “sólo basta
principio será complementado por la doctrina política recordar la familia y como emerge cada individuo de
del filósofo colombiano Daniel Herrera, que desde la éste núcleo social”.
democracia fundamenta una crítica al estado de cosas
actual y genera una solución para el cambio de la situa- El complemento trascendental de Dussel, de no sola-
ción del país. Así, se discutirán los temas fundamenta- mente recurrir a la ética, para observar y tomar con-
les de la ética de la liberación y se planteará la política ciencia de la problemática (como lo hace desde su
de la liberación como proyecto político. En conclusión, alteridad negativa Lévinas), sino de actuar, accionar su
se expondrá la necesidad que tiene Colombia de una ética de la liberación con un proyecto fundado en las
política de la liberación, considerada desde el principio categorías políticas y económicas (que le proporciona
democrático de Enrique Dussel y la construcción de la la teoría marxista), es un enfoque de la nueva filosofía
democracia como verdad y valor desde la visión del basada en la ética y su política de la liberación. Es la
filósofo colombiano Daniel Herrera. acción en el reconocimiento del otro, oprimido, vícti-
ma, excluido, violentado, perseguido. El complemen-
Un nuevo punto de partida to que Dussel da a una nueva filosofía radical, que
equivale al modelo ideal-utópico que se presencia en
Dussel se guía por Lévinas, en cuanto al reconoci- la igualación social marxista, en cuanto a una verda-
miento del otro, como primer paso hacia la libera- dera sociedad integrada, sin poderes opresores o ex-
ción y hacia una política crítica. Es necesario recurrir cluyentes.
a la historia de Lévinas, lituano nacionalizado francés,
quién fue objeto de persecución por los nazis (por su Dussel es complemento de Lévinas, de acuerdo a la
ascendencia judía) durante la segunda guerra mundial. forma como este último comprende a la política, en
Sufrió la pérdida de sus familiares en la tragedia de la una concepción combinada, donde no se presenta la
guerra xenófoba, y se separó de quienes en un princi- separación entre el estado político y el estado de gue-
pio fueron sus maestros como sería el caso de Martín rra, “esto es lo que Lévinas denomina l´ontologie de
Heidegger, sobre todo por la cercanía de este último, la totalité issue de la guerre” (Dussel, 2003, p. 113).
con la “cruz esvástica” (González, 2001, p. 5). Concibiendo así a la política como el resultado de la

I S S N 1 9 0 9 - 5 7 5 9 * N ú m e r o 1 2 * E n ero - Junio * 201 2 * pp. 1 05 - 1 1 7 REVISTA 107


108 I S S N 190 9- 57 5 9 * N ú m e r o 1 2 * E n e r o - Ju n io * 201 2 * pp. 1 05 - 1 1 7 REVISTA

guerra y de los vencedores que conforman un orden la validez propiamente ética puede darse al
político en cuanto a sus intereses. Pero sin detenerse comienzo solo entre los mismos dominados o
en un proyecto político que de solución a la proble- excluidos. (Dussel, 2003, p. 1145).
mática del oprimido. Así, Dussel en su filosofía de la
liberación da pasos de gigante hacia la conformación Aquel re-conocimiento que se hace necesario en las
de una nueva sociedad incluyente. Algo que Lévinas sociedades en las que la exclusión ha cobrado un pa-
tan solo vislumbraba, pero que no teorizó. pel central, con excusas de progreso o de moderni-
dad, y que ha dejado marginados a los grupos socia-
Analizando el nuevo punto de partida hacia la pers- les que por sus diferencias, tradiciones, costumbres
pectiva de Karl Otto Apel y su ética del discurso, Dus- o formas de vida, se llegan a posicionar como ese
sel considera criticar el planteamiento científico social otro que el pensamiento subjetivo, egoísta centrado
que usa Apel, de acuerdo a que llega a categorizar el en el yo, se atreve a dejar a un lado en su prepotencia
mundo antes de detenerse a conocerlo y reconocer hegemónica. Aquellos personalismos que gobiernan
la realidad inminente de la existencia; de esta forma, la política y que no han permitido el ascenso de las
se aleja de la percepción primera (Lévinas), volviendo verdaderas formas políticas representativas, como los
ambiguo el entendimiento de las raíces sociales que movimientos políticos o los partidos políticos, que en
se observan en la cotidianidad. Frente a esto, debe Colombia han servido como disfraz de los procesos
existir un proceso hacia la filosofía ética, que afirme: electorales a favor del presidencialismo hegemónico.
“El sujeto reflexivo debe ya presuponer siempre a
priori que el otro ha sido reconocido como perso- La trascendentalidad trans-ontológica
na” (Dussel, 1995, p. 1143). Un reconocimiento de
la persona, desde la semejanza con el otro, en cuanto Superar la comprensión ontológica cartesiana exclu-
esta se acerca al concepto de amistad (philia), defini- yente, hacia la generación de un reconocimiento del
do en Aristóteles, como amor de lo semejante por lo otro en su vastedad sin comprenderlo en su totalidad,
semejante. Es llegar a articular el reconocimiento del acarrearía dejar al otro en su libertad inconmensu-
otro como experiencia ética basada en la amistad, rable, que logra la riqueza cultural, que ha tratado
que va más allá de sí mismo. de ser suprimida en el proceso hegemónico globali-
zante, que reduce complejidades para la subsistencia
Con Lévinas, Dussel supera a Apel en su ética del dis- del sistema. Es el reconocimiento de lo otro en co-
curso, hacia una ética de la liberación, puesto que la munidad sin llegar a trasgredir la libertad y el infinito
racionalidad ético-originaria es anterior a toda argu- mundo otro, es no obligarlo a entrar a la fuerza en mi
mentación, y por lo tanto, anterior al proceso de tras- entendimiento. Francisco Bilbao en la confección de
cendentalización y fundamentación apeliana. La racio- su evangelio americano, considera que la liberación
nalidad ético-originaria se expresa en la comprensión del hombre y la sociedad, pasa por la libertad del
de un sujeto dentro de una sociedad, no desde una sujeto al gobernarse a sí mismo, es decir, por la sobe-
postura científica social, como limitar al esclavo dentro ranía del hombre. Una soberanía que toma en serio
del sistema esclavista en razón a su funcionalidad, sino la libertad propia como la de los otros, en palabras de
en comprender al esclavo como una persona, como Bilbao “mi libertad es la libertad de todos” (Bilbao,
otro objeto de opresión y de la que debe emerger una 2008, p. 212). La libertad del individuo soberano, no
política crítica, hacia una ética de la liberación. es la libertad autista de la modernidad, sino que es
libertad dialéctica con el otro.
La ética de la liberación puede emprender,
desde el re-conocimiento del otro, y desde Llegando a la razón ética-originaria; propuesta en la
el imperativo o norma ética básica (¡libera al que se relaciona el mundo de uno con el del Otro
otro negado en su dignidad!; sea el pobre, la en completo respeto e inclusión, de acuerdo a una
mujer, la clase obrera, la nación periférica, la verdadera liberación de la mentalidad de domina-
cultura popular dominada, la raza discrimina- ción presente desde la conquista, se evita que el ego
da, las generaciones futuras, etc.), el proceso cogito suprima la alteridad. Materializando en sus re-
(procedimental discursivo) de la validación ceptores y exponentes la ética de la liberación, esta
intersubjetiva del factum, por ejemplo de la sirve al bloque social de los oprimidos o excluidos del
miseria de los explotados o excluidos (tenien- capitalismo periférico, quienes son la gran mayoría
do en cuenta que hay comunidad de comuni- de los habitantes del antes llamado tercer mundo.
cación hegemónica o dominante, y por ello,

Daniel A l fonso B arragán Rond eros


DE RE CH O Y CIE N CIA P OLÍTICA
* La pol ít ica d e l a l iberac i ón

Para comprender la propuesta de Dussel hay que referir- El fundamento de la praxis ética de la
se a la exterioridad de la totalidad que descubre Lévinas: liberación

Puesto que la meta-categoría de exterioridad La eticidad de una praxis de la liberación se basa


puede iluminar el análisis que se propone in- no en la ética del capital, sino en considerar el re-
dagar la positividad cultural no incluida por la conocimiento del Otro y de su historia de opresión
Modernidad, no ya desde los supuestos de una y exclusión, como la base para la liberación hacia el
post-modernidad, sino lo que se ha llamado la salvamento de su dignidad. Es el reconocimiento de
trans-modernidad. Es decir, se trata de un pro- los criterios con que se va a enfrentar la liberación y
ceso que parte, que se origina, que se moviliza descubrir cuáles son los argumentos de la opresión o
desde otro lugar que la Modernidad europea y su legitimidad.
norteamericana (Dussel, 2001, p. 405).
Para llegar a la ética de la liberación recurre Dussel a
Con esta visión trata Dussel de salirse del cauce hege- Marx, puesto que la ética marxista descubre de ma-
mónico que produce la modernidad y trata ante todo nera crítica el contexto de una sociedad capitalista.
de contrarrestar el ocultamiento que se venía hacien- La ética que exalta Dussel va en pro de la defensa de
do de las culturas que no eran consideradas por la una clase que resulta desfavorecida en la producción
horda civilizadora occidental. Esa trans-modernidad capitalista (los obreros), se pone de lado de la justicia
reclama el puesto que los occidentales usurparon a los social y saca a la luz el controversial plus-valor, invi-
demás cuando en su afán civilizador excluyeron, ne- sible para los burgueses y proletarios, pero evidente
garon e ignoraron a la alteridad global. La cultura de para la mirada científico crítica de Marx. Consideran-
la mayoría de la humanidad puede compararse con la do que para Marx la ética “debe concebirse dentro
riqueza que oculta para el hombre la selva tropical, no de un movimiento dialéctico, no trivialmente cosifi-
desde un punto de vista ecológico sino desde un pun- cado, objetual, empírico dentro del sistema vigente”
to de vista de relaciones interhumanas de solidaridad. (Dussel, 2001, p. 304), se provee la cientificidad de
sus argumentos con una mirada crítica que exalta la
La propuesta en definitiva se centra en que: ética que debe dar a la luz el plus valor impago, que
se ha vuelto la fuente de riqueza para la burguesía y
Esa trans-modernidad debería asumir lo mejor que ha hundido en la miseria a la clase obrera.
de la revolución tecnológica moderna -descar-
tando lo anti-ecológico- para poner al servicio Haciendo una comparación entre Smith y Marx, en
de mundos valorativos diferenciados, antiguos cuanto a sus juicios de valor, se observa la exasperada
y actualizados, con tradiciones propias y crea- crítica de Adam Smith a la forma cómo en la antigüe-
tividad ignorada, lo que permitirá una enorme dad la esclavitud se posicionó como sistema de pro-
riqueza cultural y humana que el mercado ducción generalizado, observando los excesos contra
capitalista trasnacional intenta suprimir bajo el la humanidad que se encontraba debajo de ese yugo.
imperio de las mercancías universales… trans- Dice Dussel que Marx hace algo parecido, pero con-
modernidad futura polifacética, hibrida, post- siderando las condiciones del capitalismo, en con-
colonial, pluralista, tolerante, democrática, con texto de una revolución industrial generalizada en la
esplendidas tradiciones milenarias, respetuosa Europa del siglo XIX, poniendo como punto central
de la exterioridad y afirmativa de identidades el argumento del plus valor impago, y yendo hacia
heterogéneas (Dussel, 2001, p. 407). la utopía de una sociedad igualitaria y justa. El pun-
to central del argumento (el plus valor impago como
Esa trans-modernidad es el escenario de inclusión so- robo), se hace presente debido a la amplia mirada
cial faltante en los proyectos de civilización, y deuda que posee Marx, que deja atrás la perspectiva intra-
frecuente del pensamiento liberal, que tan solo se dedi- sistémica, que observa en el acuerdo entre burgués
có a legitimar el poder por el poder, y no se estableció y obrero, un salario que no destaca nada anti-ético,
en las bases democráticas, atentando contra su princi- más sin embargo, yendo más allá de la pura visión
pio fundamental, llevar al hombre al máximo goce de capitalista, de forma trans-sistémica, Marx encuentra
sus libertades en una situación de igualdad, algo que el robo presente en la forma en que el obrero es ex-
en la actualidad se ha dejado de lado por la mentalidad plotado por el burgués en su trabajo, que no resulta
capitalista, que ha copado los espacios de la razón y debidamente pago.
mueve a las personas en contra de su naturaleza.

I S S N 1 9 0 9 - 5 7 5 9 * N ú m e r o 1 2 * E n ero - Junio * 201 2 * pp. 1 05 - 1 1 7 REVISTA 109


110 I S S N 190 9- 57 5 9 * N ú m e r o 1 2 * E n e r o - Ju n io * 201 2 * pp. 1 05 - 1 1 7 REVISTA

El principio democrático: Igualdad el otro sino aceptar e interiorizar que la esencia de


ese otro, no es lo ajeno que me resulte, sino la per-
En la obra Política de la liberación (Dussel, 2009), sona que existe y se presenta como mi igual. En el
el principio democrático está construido en consen- nivel social el reconocimiento es aquello que lleva al
so, donde se explica que la razón político-discursiva, hombre en común unidad a mantener afecto por los
ha estado presente en las sociedades como factor a miembros pares de su cotidianidad. Es esa voluntad
priori a cualquier orden y es el que ha consolidado elevada al nivel de la comunicación que hace posible
los esquemas de poder, desde la antigüedad hasta la compartir el mundo con el otro en una relación fra-
actualidad. Se hace referencia a la Pietra Nigra en el ternal que se encuentra forjada en la posibilidad de la
foro romano, para observar como en comunidad se convivencia pacífica. No es la negación de la diversi-
ha construido el poder político; una semejanza con la dad, ni la homogeneización de la sociedad para paci-
idea del contrato originario que funda la unidad social ficar una sociedad, es la construcción en consenso de
y la común unidad para llegar al Estado que provee las una realidad basada en la diferencia y su reconoci-
condiciones de vida para la satisfacción de las necesi- miento en completo respeto y común entendimiento
dades de la sociedad. A la vez se recuerda la piedra en de la igualdad, que convoca a todos y que va más allá
que Abraham y Dios pactan en Jerusalén la alianza, lo de la piel oscura o clara que los hombres y mujeres
mismo se afirma de la Meca, son puntos de origen que tengan para contener el espíritu.
señalan cómo las sociedades colocan las primeras es-
tructuras para sustentar una existencia en compañía de Ese respeto que Immanuel Kant tanto apreció y que
los otros, en esa esencia discursiva política que vuelve no le edificó un rechazo como a cualquiera de las
al hombre en el zoom politikon aristotélico. emociones, sino que lo entendió como una entidad
cuasi-formal que entrañaba la esencia misma de la
Todo esto para llegar al punto del contrato social, humanidad y de la posibilidad de conformar una so-
como idea fundamental del consenso necesario den- ciedad justa, es en ese proceso hacia la igualdad que
tro de una comunidad, presentándose como comu- Karl-Otto Apel, refuerza la convicción de la posibili-
nicación política que acepta una institucionalidad, dad de la común unidad, de acuerdo a su postula-
aquella que permite ejercer el poder (la potestas) por do de que el reconocimiento del otro permite una
parte de las autoridades -desde el rey, el jefe del clan, argumentación, que en el momento intersubjetivo
los ancianos de Israel, los senadores de la Repúbli- de la comunicación considere seriamente los plan-
ca romana, el emperador chino y su burocracia, los teamientos de los demás sin proveer el espacio para
parlamentos de Tebas, Atenas, Venecia e Inglaterra la exclusión. Así se dan las pautas para un consenso
(conformados por los comerciantes más importantes), legítimo que lleve al hombre a una sociedad inclu-
entre otros, que han configurado el poder político-. yente y justa, en la que todos conforman una común
Así que el ejercicio del poder debe basarse en la legi- unidad, sin mayorías opresoras, minorías absolutas,
timidad que sobre él mismo, la comunidad comuni- o patriarcados culturales. Todos serían sinónimo de
cada aporte para el gobierno de las autoridades. democracia en sentido estricto.

De otro modo, entrando en lo discursivo político ha- Dussel insta a la comprensión del principio democrá-
cia el consenso autónomo, libre y soberano se pue- tico como acercamiento a la noción de mandar obe-
de llegar a lo que denominó Jürgen Habermas como deciendo, de acuerdo a la estrategia del poder que
el principio democrático. Ese principio material del se institucionaliza en la decisión de la autoridad (po-
ejercicio de la razón política. Lo que Enrique Dussel testas) por conformar un cuerpo especializado para
va a comprender de acuerdo a la siguiente afirma- el ejercicio de la política y el poder, que conlleva un
ción: “¡Decídase la mediación necesaria de manera consenso generalizado a favor de un tipo de gobierno
libre, autónoma, democrática o discursiva legítima- en el cual la obligación se presenta como propio res-
mente según las reglas públicamente institucionaliza- peto de la palabra dada en la configuración social. Es
das!” (Dussel, 2009, p. 397). un más allá del consenso traslapado de Rawls, que no
se basa en salir de un estado de naturaleza, sino que
Se define el reconocimiento como aquel acto de la en estado de política; se produce la decisión definiti-
razón, en el que inmiscuido con la política, se inter- va que estructure la sociedad ideal, con la normativi-
preta como el conocer al otro como igual. Es el doble dad y las instituciones que esta exige.
movimiento, de no solo quedarse a conocer que es

Daniel A l fonso B arragán Rond eros


DE RE CH O Y CIE N CIA P OLÍTICA
* La pol ít ica d e l a l iberac i ón

Es la comprensión que sobre democracia se gene- La democracia: una verdad y un valor


ra: “es el tipo de organización que unifica los seres ético en construcción
humanos por el consenso racional, dándole poder y
mayor poder como potencia en la unidad” (Dussel, Complementando el postulado de Enrique Dussel
2009, p. 401). sobre el principio democrático, aparece la percep-
ción del filósofo colombiano Daniel Herrera, quien
Con la democracia no se incentiva el individualismo construye una definición de la democracia en cuanto
liberal que dominó el modernismo, es el paso que a verdad y valor ético socialmente construido. El pro-
se consolidó en la creación de una mentalidad co- fesor Herrera se plantea el objetivo de esclarecer el
mún para el respeto y la inclusión de todos. Es com- concepto de democracia en cuanto a “la creación de
prender a la sociedad como la unión que cobra más una mentalidad democrática en todos los ciudadanos
fuerza y vigencia entre más compacta se halle. Así se como presupuesto indispensable para la existencia
encuentra el espacio de confrontación entre ideolo- de una sociedad democrática” (Herrera, 2002, p.
gía individualista e intersubjetividad comunicacional, 90). Lo anterior, en pro de una verdadera vivencia
responsable, dinámica y en movimiento dialógico fundamentada e intencionada para la apropiación
hacia la verdadera comunicación política que lleve democrática del mundo de la vida.
a la decisión que instaura el consenso de todos. El
encuentro del principio democrático va más allá de En cuanto a ese esclarecimiento el concepto de de-
la esfera material y del principio del derecho, puesto mocracia se presenta múltiple (equívoco), puesto que
que se halla en el origen de la sociedad y la consti- no es suficiente la definición de “soberanía popular”,
tución del poder político. Se dice: “denominaremos sino que existen variables al concepto que lo aden-
principio democrático a un principio universal políti- tran en una percepción oscura. Las democracias de
co situado en el nivel originario donde se geste la legi- tipo liberal, burguesa, socialista, participativa, sub-
timidad primera” (Dussel, 2009, p. 404). Es ese poder sidiada, entre otras, convierten el concepto en una
anterior al constituyente, aquel instituyente que se amplia gama de sentidos y significados implícitos en
instaura en el consenso y que se reaviva en la unión. diversas sociedades.

Frente a la crisis de lo institucionalizado, el princi- En el camino del esclarecimiento se recurre a ir a las


pio democrático emerge como la forma en la que el cosas mismas. Allí se dejan a un lado las ideologías
pueblo, vuelve a crear consenso, aquel fundamento y se va a “la intencionalidad no realizada ni reali-
primero que encausa un acto hacia lo político. Es el zable plenamente; ante el proyecto que un pueblo
primero de los principios que fundamenta la vida en -el griego- se dio un día, y que, posteriormente, fue
comunidad y que se instaura en la raíz primera de asumido por todos aquellos que nos reconocemos
cualquier común unidad hacia la conformación de culturalmente herederos de sus ideales” (Herrera,
lo social. 2002, p. 91). Esto lleva al sentido de comunidad en
su posible ser, de acuerdo a lo que debería ser la con-
En la práctica de la democracia aparece la inter- vivencia humana y su práctica colectiva. Es la refe-
subjetividad actual, que lleva a una cultura política rencia a la democracia, saliéndose de su percepción
que interrelaciona las escuelas de cuadros de los organizativa del Estado y llegando a su sentido como
partidos políticos, los medios de comunicación y los mentalidad vivencial cotidiana en la cual se centra un
testimonios de una vida en igualdad, que entrevé la “ethos”, un modo de ser en comunidad, por el cual
difusión y la crítica democrática. Se presenta el en- se guía la experiencia humana.
cuentro entre sinónimos del principio democrático
con el principio de la legitimidad política, generando Considerando que la democracia no se impone
un encuentro entre iguales percepciones del origen (como en un decreto) sino que se construye a diario,
esencial del poder político, acto que divide la histo- llegando a acuerdos que posibiliten la convivencia
ria de la prehistoria en la organización social. Todo entre los distintos, la percepción que hace el profesor
de acuerdo a la consideración de que el consenso es Herrera permite configurar una democracia creada
factor de lo político. En la voluntad de participación desde abajo, por todos en común-unidad y no conci-
se encuentra el respeto al acuerdo alcanzado en el biendo a la democracia como la forma efectiva de un
consenso. Esa aceptación del otro como compañero gobierno. Para hallar una verdadera democracia, se
que hace parte de la comunidad. inducen ciertos presupuestos que se complementan

I S S N 1 9 0 9 - 5 7 5 9 * N ú m e r o 1 2 * E n ero - Junio * 201 2 * pp. 1 05 - 1 1 7 REVISTA 111