Вы находитесь на странице: 1из 3

1El respeto y la responsabilidad son algunos de los valores que los expertos recomiendan a los padres y educadores

fomentar en los más pequeños. Estos son parte fundamental en la formación y representan las referencias vitales que
conviene inculcar para que las personas crezcan de forma integral, convivan armónicamente con los demás y tengan
una vida más feliz.

El respeto y la responsabilidad son valores fundamentales para hacer posibles las relaciones de convivencia y
comunicación eficaz entre las personas ya que son condición indispensable para el surgimiento de la confianza en las
comunidades sociales. La falta de respeto a nuestras instituciones surge de la laxitud en la que ha caído la cultura
moderna por el excesivo énfasis que hemos puesto a la libertad y los derechos de los individuos con el olvido de la
responsabilidad y el deber como contra parte complementaria. Esta actitud ha traído como consecuencia una
mala interpretación de lo que significa la dignidad de la persona y su responsabilidad social. El respeto exige un trato
amable y cortes; el respeto es la esencia de las relaciones humanas, de la vida en comunidad, del trabajo en equipo, de
la vida conyugal, de cualquier relación interpersonal. El respeto es garantía de transparencia. El respeto crea un
ambiente de seguridad y cordialidad; permite la aceptación de las limitaciones ajenas y el reconocimiento de las
virtudes de los demás. Evita las ofensas y las ironías; no deja que la violencia se convierta en el medio para imponer
criterios. El respeto conoce la autonomía de cada ser humano y acepta complacido el derecho a ser diferente. Por qué
el respeto es importante es una simple y al mismo tiempo muy significativa pregunta. Antes de profundizar sobre ello
es necesario aclarar qué es: el respeto es un valor fundamental que nos hace tener consideración, aprecio y
reconocimiento hacia alguien o incluso algo, tomando en cuenta sus intereses, limitaciones, miedos, condición
y sentimientos.
Saber respetar a los demás es esencial, pues representa valorar y tolerar las diferencias y comprender que ellas nos
hacen crecer. Entendemos por respeto al acto mediante el cual una persona tiene consideración por otra y actúa
teniendo en cuenta sus intereses, capacidades, preferencias, miedos o sentimientos. El respeto es una de las acciones
más importantes y primarias que los seres humanos pueden tener entre sí porque el mismo significa siempre valorar lo
que al otro lo hace diferente a uno y tolerar esas diferencias en pos de vivir mejor en comunidad. El respeto puede
aplicarse a diferentes grupos de la sociedad y variar en términos de sus características dependiendo de ello: el respeto
por los niños y por la infancia supone su protección, el respeto por la libertad de expresión supone su defensa, el
respeto por los ancianos supone su atención constante, etc.

El respeto a nosotros mismos.

La consideración a los demás, empieza por nosotros mismos. El valor del auto respeto puede ser algo que muchas
veces damos por sentado, aunque no siempre lo ponemos en práctica. Cultivar un sentido de respeto hacia sí mismo
comienza con reconocerse como un ser único y es necesario para desarrollar nuestro potencial y construir relaciones
sanas. Alguien que tiene auto respeto y se trata con amor, será más tolerante con los demás.

Aceptarnos como somos quiere decir reconocer nuestras fortalezas, pero también nuestras debilidades, entendiendo
que son parte de nosotros y nos ayudan a crecer. Debemos ver los errores que cometemos con amor y de manera
responsable, evitando la autocrítica, si es muy dura, se puede distorsionar al grado de convertirse en conductas
autodestructivas.

La base de la convivencia social.

No es posible hablar de respeto sin hablar de los demás. Para tener una sana convivencia es necesario establecer
límites de lo que podemos y no hacer y dónde comienzan los de los demás. El respeto es una forma de reconocimiento
y de aprecio a las cualidades de otros, primero que nada, por su valor como personas y segundo, por su conocimiento,
y experiencia. Ejercer este valor permite que la sociedad viva en paz, en una sana convivencia con base en normas e
instituciones.
Asimismo, podemos referirnos a uno de los derechos que todos los seres humanos tienen: a ser valorados, queridos,
cuidados, asistidos en situaciones de dificultad y protegidos. El respeto supone que todos debemos tolerar nuestras
diferencias, nuestras posibles limitaciones o complicaciones, aquello que nos hace únicos e irremplazables. La
importancia del respeto por el otro tendrá que ver entonces con la posibilidad de construir una mejor sociedad en la
que la violencia, la agresión, la discriminación o el abuso no existan.

Así, es importante por ejemplo respetar las leyes viales para evitar daños a uno mismo o a terceros, es importante
respetar las leyes contra delitos o crímenes, es importante respetar el cuidado del medio ambiente de modo que todos
podamos tener una mejor calidad de vida, es importante respetar las leyes comerciales, civiles, internacionales, etc.,
2que componen los diversos códigos de conducta de modo tal que todas las sociedades se desarrollen al máximo
potencial posible.

Vivamos bajo la regla de oro.

Trata a los demás como quieras ser tratado. No puedes exigir ser escuchado, si no eres capaz de escuchar. No puedes
demandar un trato justo si tú no estás dispuesto a darlo. Recuerda que en la manera de dar está el recibir. El mundo
vive actualmente una situación muy difícil, debido a la escasa tolerancia que tenemos de nuestras diferencias, mismas
que están extinguiéndonos poco a poco porque no hemos sido capaces de comprender que nuestra vida y el respeto
hacia ella valen más que cualquier cosa material. La verdadera riqueza de nuestra sociedad está en realidad en la
diversidad de culturas y en esa mezcla perfecta entre razas, géneros e ideologías.

El respeto en aula

El respeto en las aulas es completamente esencial para formar y moldear individuos que sepan respetar al resto de
personas en un futuro. Pensemos que en esas edades, las aulas son un microcosmos. Todo sucede en ellas. Así, en este
mundo paralelo, es necesario que los docentes enseñen a los niños y adolescentes que el respeto es la base de una
buena convivencia. Algo que les será de muchísima utilidad en el futuro.
Cuando respetamos a alguien estamos demostrando que vemos a esa persona tan valiosa o más que nosotros. Por
tanto, este respeto crea relaciones positivas con un trato digno; y es que respetar a alguien implica tratarlo con
dignidad.
Para que los jóvenes aprendan el valor del respeto es necesario que lo aprendan en las aulas a través del respeto a sus
compañeros y a los docentes. Así podrán seguir usándolo fuera de clase.
Este respeto en las aulas debe basarse en varios puntos. Para empezar, es necesario aceptar las diferencias. Así, los
docentes deben inculcar en los jóvenes que hay que respetar la religión etnia o signo político de cada una de las
personas.
Afortunadamente vivimos en un mundo realmente diverso. Así, en los colegios es frecuente ver niños de otras
religiones y etnias. No obstante, si los niños viven en localidades en las que la diversidad no es tan grande, el educador
deberá poner ejemplos, a través de historias o incluso audiovisuales, para que puedan apreciar este tipo de
comportamiento basado en el respeto.
Cuando somos respetuosos estamos trabajando también valores como la empatía, sensibilidad y atención, además de
fomentar las buenas relaciones entre los compañeros e incitar con todo ello a un trabajo en equipo realmente
fructífero; y es que cuando se trabaja en equipo, sin ningún tipo de problema ni discordancia, las cosas salen
muchísimo mejor.
Es necesario respetar todas las opiniones dentro del aula. Así, los jóvenes se darán cuenta de que no todo el mundo
debe pensar como nosotros mismos, y que no por ello esto es malo. La diferencia de opiniones puede ser, en muchos
aspectos y momentos, enriquecedora para todos.

Con todo ello, el respeto en las aulas creará un ambiente de armonía. Una enseñanza primordial que conseguirá que
los niños utilicen estas herramientas en el futuro; y es que es importante saber que sin la aceptación y el respeto a los
demás, el mundo sería muchísimo peor, pues nadie podría convivir con nadie.

Importancia de la Responsabilidad
Es garantía del cumplimiento de obligaciones y de compromisos contraídos, ayuda a decidir y asumir de modo
consciente los actos, organiza los pensamientos cuando enfrente hay una decisión importante para tomar, acerca el
éxito y aleja los resultados adversos, aporta valor, honestidad, y hace mejores personas a quienes la cultivan.
Un valor que tiene que estar presente a nivel individual y también grupal, extendiéndose a los líderes políticos que
deben velar por los intereses de su respectivo electorado, en lugar de venderse a los deseos de los sectores
económicos.

Una barrera para el progreso personal

Ahora bien, su ausencia voluntaria o involuntaria es capaz de provocar un estado de absoluta irreflexión y afectar de
manera determinante resultados y rendimientos personales o grupales. Sin lugar a dudas la falta de responsabilidad es
uno de los grandes obstáculos para el éxito personal porque impide el avance certero hacia la consecución de metas,
condenando a la persona a una existencia absolutamente mediocre. Acostumbrarse a ser irresponsable suele generar
una tendencia que termina convirtiéndose en un estilo de vida y de obrar del cual es muy difícil despegarse y salir sin
sufrir después sus tremendas consecuencias, especialmente en el terreno de las oportunidades y de la confianza.
3Matar el desarrollo del prójimo

También puede ser un arma letal que afecte la vida y el desarrollo de quienes nos rodean, tal y como sucede con los
accidentes viales, donde la irresponsabilidad de los automovilistas en alguna acción al volante, hablar por teléfono
celular o no mirar el espejo retrovisor, suele ser el factor desencadenante de la muerte de muchas personas.

Aceptar el problema es empezar a resolverlo

La falta de motivación en la vida en general, no tener un proyecto, la depresión, o no hacer lo que nos gusta, pueden
ser algunos de los factores que propicien una actitud irresponsable en la vida. Para cada caso siempre puede haber una
salida positiva, "un tratamiento", pero claro, hay que buscarla y propiciarla, no sin antes haber asumido la
problemática que nos afecta.

Comenzando a definir el concepto

Para entender más concretamente a qué hace referencia el concepto de responsabilidad social debemos enmarcarlo en
el sentido social de la palabra. Aquí es cuando debemos señalar que como parte de una comunidad, todos nosotros
somos responsables del bienestar de nuestros pares. Esto es así debido a que el bienestar común se construye con
acciones cotidianas, simples y de la misma rutina de convivencia.
La responsabilidad a la que hacemos referencia en este artículo tendrá que ver con la posibilidad de ayudar a una
persona o asegurarle sus derechos básicos. Por ejemplo, esto es visible en el caso de los empleadores que tienen la
responsabilidad social de brindar a sus empleados las mejores condiciones posibles de trabajo. Ser un buen ciudadano
implicará un compromiso con el bienestar propio pero especialmente el ajeno.

Ventajas
- Proporciona aprendizaje permanente para mejorar las actitudes personales.

- Permite fomentar el cumplimiento de los trabajo encomendados

- Nos permite tener compañeros que nos valoran por lo que somos y por lo que tememos.

- Nos permite cumplir con las tareas de la escuela y de la familia.

- Nos ayuda ser cumplidos en cada una de nuestras actividades.