You are on page 1of 5

INTRODUCCIÓN

1Para que las células del organismo puedan vivir y funcionar correctamente tienen que
mantenerse en un ambiente constante, tanto en su interior celular como en el líquido
extracelular. Para ello, el organismo realiza respuestas adaptativas con la finalidad de
mantener un estado adecuado de salud (homeostasis).
La homeostasis es el equilibrio del medio interno. Los mecanismos homeostáticos
actúan mediante procesos de retroalimentación y control. Cuando, por variadas
causas, se produce un desequilibrio en el medio interno, estos procesos se activan
para restablecer el equilibrio.
Los riñones son órganos que contribuyen, junto con otros sistemas (cardiovascular,
respiratorio y neuroendocrino), en el mantenimiento de una condición interna estable
compensando los cambios del entorno por diferentes mecanismos.
El sistema renal desempeña una multiplicidad de funciones en el organismo,
fundamentales para el mantenimiento de la homeostasis, ellas incluyen:
- Eliminación de productos de desecho ingeridos o generados como producto del
metabolismo.
- Regulación del volumen y la composición de los líquidos corporales dentro de límites
estrechos, manteniendo el equilibrio hídrico y electrolítico.
- Regulación del equilibrio ácido-base junto con los pulmones y amortiguadores
existentes en los líquidos corporales.
- Regulación de la presión arterial sistémica.
- Producción de hormonas que regulan la producción de glóbulos rojos, la calcemia y la
presión arterial sistémica.
- Gluconeogénesis.
2La función principal de los riñones es la remoción de productos potencialmente
tóxicos y es realizada mediante la formación de la orina. Los procesos básicos
involucrados en la formación de la orina son filtración, reabsorción y secreción. Los
riñones filtran grandes volúmenes de plasma, reabsorben la mayoría de lo que es
filtrado, y queda para la eliminación una solución concentrada de desechos
metabólicos llamada orina. En individuos sanos, altamente sensibles a fluctuaciones de
la dieta e ingesta de fluido y electrolito, los riñones compensan cualquier cambio
variando el volumen y la consistencia de la orina.
MARCO TEÓRICO
1Elriñón está formado por una corteza y una médula. La unidad estructural básica del
riñón es la Nefrona.
Para cumplir con su variado abanico de funciones, ambos riñones reciben una
importante irrigación, la cual representa el 21 a 25% del gasto cardíaco. El 88% del
flujo plasmático renal está destinado a la corteza renal y el 12% restante perfunde la
médula.
El flujo sanguíneo en la corteza es rápido y de alta presión. Contrariamente, en la
médula es lento y de baja presión. Los vasos sanguíneos ingresan y salen del riñón por
el hilio.La arteria renal luego de ingresar al riñón por el hilio, adosada al uréter y a la
vena renal, se ramifica sucesivamente para formar las arterias interlobares, arcuatas,
interlobulares (o radiales) y arteriolas aferentes que dan lugar a los capilares
glomerulares de los glomérulos renales.
Los extremos distales de los capilares de cada glomérulo confluyen y forman la
arteriola eferente que da lugar a una segunda red capilar, los capilares peritubulares
que rodean a los túbulos renales.
Los capilares peritubulares terminan en los vasos del sistema venoso formando
sucesivamente la vena interlobular, arcuata, interlobar y vena renal que sale por el
hilio hacia la vena cava caudal.
En el riñón se reconocen dos tipos de nefronas: Corticales y Yuxtaglomerulares.
Las nefronas corticales presentan sus glomérulos en las porciones externas de la
corteza y tienen asas de henle cortas.
Las nefronas yuxtaglomerulares tienen sus glomérulos en la región yuxtamedular de la
corteza y asas de henle que se extienden hacia abajo al interior de las pirámides
medulares.
Los capilares peritubulares de las nefronas yuxtaglomerulares se denominan vasos
rectos.
Las nefronas yuxtaglomerulares y los vasos rectos tienen un papel fundamental en el
mantenimiento de un intersticio medular hipertónico, requisito fundamental para la
obtención de una orina concentrada.
El producto final de la función renal es la formación de orina. Ello ocurre a través de
tres procesos renales que se llevan a cabo en la nefrona: Filtración glomerular,
Reabsorción y Secreción tubular.
El primer proceso ocurre en el glomérulo renal donde la sangre que atraviesa los
capilares glomerulares es filtrada para formar un ultrafiltrado del plasma.
Posteriormente, dicho ultrafiltrado es modificado por los procesos de reabsorción y
secreción. La reabsorción y secreción tubular ocurren en distintos sectores de los
túbulos renales y originan la reabsorción de sustancias que fueron previamente
filtradas en el glomérulo o bien, secretan componentes que se encuentran en la sangre
hacia el fluido tubular.
2La presión sanguínea generada por los latidos del corazón produce la filtración
glomerular, que es la primera etapa de la formación de orina.
La presión empuja 20% del líquido que entra al glomérulo a través de su pared y hacia
la primera porción de la nefrona.
Colectivamente, las paredes de un capilar glomerular y la pared interna de la cápsula
de Bowman funcionan como un filtro.
Las proteínas plasmáticas, las plaquetas y las células sanguíneas son demasiado
grandes para pasar. Salen del glomérulo a través de la arteriola eferente, junto con
80% del líquido de no se filtró. El plasma libre de proteínas que entra a la nefrona se
convierte en filtrado.
Sólo una pequeña porción del filtrado es excretada. La mayor parte del agua y los
solutos es retomada durante la reabsorción tubular.
Por este proceso el transporte de proteínas mueve iones sodio (Na+ ), cloro (Cl- ),
bicarbonato, glucosa y otras sustancias a través de la pared del túbulo hacia los
capilares peritubulares.El movimiento de estos solutos causa que el agua pase por
ósmosis.
La reabsorción tubular le regresa a la sangre cerca de 99% del agua que entra a la
nefrona, además de toda la glucosa y los aminoácidos, la mayor parte del sodio, del
bicarbonato y cerca de la mitad de la urea.
Una acumulación excesiva de iones de hidrógeno (H+ ), iones de potasio (K+ ) o
desechos como la urea, puede dañar el cuerpo.

Por medio de la secreción tubular las proteínas transportadoras de las paredes de los
capilares peritubulares transportan activamente estos compuestos hacia el líquido
intersticial. Luego las proteínas de transporte activo en la pared de la nefrona
bombean los iones y la urea hacia el filtrado, para que puedan ser excretados en la
orina, la secreción de H+ es esencial para mantener el equilibrio ácido-base del cuerpo.

Referencias
1. Cavilla MV. FISIOLOGÍA RENAL Procesos renales en la formación de orina: Filtración
glomerular, Reabsorción y Secreción. Guía de Estudio. Argentina: UNIVERSIDAD NACIONAL
DEL CENTRO DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES; 2016.

2. Grant Lasso A. TELMEDS. [Online].; 2016 [cited 2019 mayo 11. Available from:
http://www.telmeds.org/wp-content/uploads/2016/11/FORMACION-DE-LA-ORINA.pdf.