Вы находитесь на странице: 1из 14

Revista Electrónica Gratuita

TERAPIA OCUPACIONAL
ESPACIO T.O. VENEZUELA MEDIACIÓN TERAPÉUTICA A TRAVÉS DEL JUEGO, LA
RECREACIÓN Y SU APLICACIÓN PROPOSITIVA EN
REHABILITACIÓN.

MEDIATION THERAPY THROUGH PLAY, RECREATION AND


PURPOSEFUL IMPLEMENTATION IN REHABILITATION.
 
Autor: Febles Souki Juan Jose / Sánchez Cáceres Natalia Imaru

Licenciado en Terapia Ocupacional, Coordinador de Grado del Colegio Universitario de Rehabilitación "May Hamilton" en
la Ciudad de Caracas, Terapeuta Ocupacional de la Unidad Clínica de Terapia Intensiva del Hospital Universitario de
Caracas y árbitro de la revista electrónica www.espaciotovenezuela.com. Dirección de correo: feblesj@gmail.com.

Terapeuta Ocupacional del Hospital Militar “Dr. Carlos Arvelo” Caracas-Venezuela en el departamento de Medicina
Física y Rehabilitación, Servicio de Terapia Ocupacional y Aspirante al Título de Psicóloga, mención Clínica Conductual
en la Universidad Central de Venezuela.

Referencia: Febles, J. Sánchez, N. Mediación terapéutica a través del juego, la recreación y su


aplicación propositiva en rehabilitación. Espacio T.O. Venezuela. Revista electrónica, Nº 6, 2010.
[http://espaciotovenezuela.com/pdf_mediacionterapeutica_juego.pdf]

RESUMEN ABSTRACT

El juego es considerado una actividad utilizada The game is considered an activity used at any
en cualquier momento del desarrollo evolutivo, stage of evolutionary development, trough the
por medio de él se experimentan sensaciones feelings he experienced that facilitate learning and
que facilitan el aprendizaje y por lo tanto el thus motor development, cognitive and social
desarrollo motor, cognitivo y social del niño. En development. Meanwhile, the game is adult
tanto, el ocio es el juego adulto, que comprende entertainment, which includes those occupations
aquellas ocupaciones que se realizan that are supposedly made for pleasure, as
supuestamente por placer, determinadas por determined by cultural aspects. And recreation is
aspectos culturales. Y la recreación es considered the health of free time. Based on the
considerada la salud del tiempo libre. En base a above, the need to carry out research with the aim of
lo mencionado anteriormente, surge la necesidad establishing the conceptual foundations of
de llevar a cabo una investigación con la finalidad occupational therapy to support the use of play and
de establecer las bases conceptuales de la recreation as part of therapeutic intervention at any
Terapia Ocupacional que avalan el uso del juego stage of human evolutionary cycle and disabling
y la recreación como parte de la intervención condition which confronts the Occupational
terapéutica en cualquier momento del ciclo Therapist or even to prevention, in order to facilitate
evolutivo humano y condición de discapacidad a occupational performance of the individual. Were
la que se enfrente el Terapeuta Ocupacional o selected for the previous research, framed within the
incluso para su prevención, con la finalidad de field of play, recreation and frameworks of motor
facilitar el desempeño ocupacional de la persona. control, biomechanical, sensory integration,
Para ello se seleccionaron investigaciones perceptual-cognitive and cognitive impairment, being
previamente realizadas, enmarcadas dentro del shown to play and recreation are
ámbito del juego, la recreación y los marcos de activities conducive to the prevention and
referencia del control motor, biomecánico, de intervention of disabilities in any area, without
integración sensorial, perceptivo-cognitivo y de glossing over its context, if not rather including it in
discapacidad cognitiva; quedando demostrado the contingency plans regardless of paradigm to
que el juego y la recreación son actividades identify the practice of occupational therapists.
propicias para la intervención y prevención de
discapacidades en cualquier ámbito, sin restar
importancia a su contexto, si no más bien
incluyéndolo en los planes de intervención,
independientemente del paradigma que
identifique la práctica del Terapeuta Ocupacional.

Palabras claves: juego, ocio, recreación, Terapia Keywords: game, entertainment, recreation,
Ocupacional, marcos de referencia. occupational therapy frames of reference.
INTRODUCCIÓN

El ser humano es un ser activo por naturaleza desde que nace hasta que
muere, ocupando su tiempo en acciones encaminadas a responder a sus
necesidades y deseos, en las áreas de desempeño o en las distintas maneras
en que éstos abordan su quehacer diario en los ámbitos del autocuidado, de
las actividades de la vida diaria, de las actividades productivas y de tiempo
libre1, sin embargo, son esas mismas actividades las que en ocasiones usamos
los profesionales de la Terapia Ocupacional para facilitar el proceso de
Rehabilitación / Habilitación o incluso para prevenir la Discapacidad, como una
condición a la que todos estamos expuestos en cualquier momento de nuestro
proceso evolutivo normal, eso nos da píe para entender que la Ocupación de
las personas, vista desde nuestra perspectiva puede ser tanto el fin como el
medio de la intervención en Terapia Ocupacional.
Siguiendo postulados teóricos descritos tanto por Terapeutas Ocupacionales,
como por profesionales de otras disciplinas que han ofrecido valiosos aportes a
nuestra práctica, determinamos que el juego es la primera ocupación del niño,
y por lo tanto al igual que la recreación, son actividades que puede ejecutar el
adulto, de manera espontánea o planificada, con la finalidad de dar uso
constructivo a su tiempo libre, socializar, promover la salud y la ocupación,
entre otras; por lo que se planteó investigar como este grupo de actividades
pueden ser usadas con fines terapéuticos, basados en marcos referenciales y
distintas formas de analizar actividades lúdicas concebidas en la literatura.

DESARROLLO

El juego, es considerado como una actividad utilizada durante cualquier


momento del desarrollo evolutivo humano, y en el más amplio sentido de su
definición, puede considerarse como una actividad estructurada, que consiste
ya sea en el simple ejercicio de las funciones sensorio-motrices, intelectuales y
sociales.2
De hecho, según Koller y Gryski3, el juego es universal sugiriendo una función
humana esencial para el humano. Por medio de este, los niños aprenden los
roles sociales. Por este motivo, el juego se convierte un aspecto predominante
en el que los niños interactúan con el entorno, siendo este el espacio natural
para favorecer el desarrollo motor.
Ahora bien, si el “juego” lo constituyen un grupo de actividades, y la ocupación
de las personas está constituida en buena parte por actividades diarias de
autocuidado, placer y participación social2, podemos inferir que el juego por si
mismo es una actividad ocupacional, que cualquier Terapeuta Ocupacional
podría escoger de manera propositiva para que sea terapéutica, congruente
con los intereses de la persona, promoviendo resultados específicos.4 Pero al
referirnos específicamente a las actividades de juego y ocio, el mismo autor
menciona que las características principales de estas son: que sean
intrínsicamente motivadoras, que proporcionen placer, relajación y expresión
de creatividad; entonces acabamos de identificar la principal característica de
las actividades a usar en La Mediación Terapéutica a través del Juego.
En este mismo orden de ideas, Lozada5 plantea que el juego es considerado
como la principal área de desempeño ocupacional, por el cual, el Terapeuta
Ocupacional centra sus objetivos de atención en estimular y promover esta
área, aplicándola como actividad terapéutica. Según la autora, el juego en
niños con discapacidad puede variar dependiendo del funcionamiento, sin
limitar la participación en el desempeño de las actividades lúdicas.
En este particular, el juego puede ser descrito como el medio a través del cual,
los niños experimentan sensaciones y desempeñan sus roles, propios de su
edad (jugador). De allí parte el interés de Santacruz6 en desarrollar un plan de
intervención en niños y adolescentes con retardo mental y otros diagnósticos
psiquiátricos, agrupados en categorías funcionales y semi-funcionales, dirigido
a mantener su independencia en actividades instrumentales de la vida diaria
(AVD), fomentar la adquisición de hábitos y rutinas de autocuidado y promover
la adaptación a situaciones productivas. Del mismo modo, incentivar el juego y
la utilización adecuada del tiempo libre, con el fin de que exploren y participen
en actividades acordes a su edad que pongan a prueba sus habilidades
motoras, sus intereses personales, y sus funciones cognitivas dependiendo de
la actividad a desarrollar. Por lo tanto, el juego es una suerte de herramienta
terapéutica ajustada a cualquier diagnostico, ya sea físico o mental. Con la
finalidad de fomentar el desarrollo de las habilidades y funciones en la persona,
bajo un concepto individualizado ajustado a sus capacidades.
En este sentido y dentro del enfoque ecológico es posible por lo tanto, describir
el papel de la Terapia Ocupacional como la utilización terapéutica de las
Actividades de la Vida Diaria, productivas y ocio en personas que se
encuentren limitadas (por un trauma físico, psíquico, disfunción psicosocial,
incapacidades de desarrollo o del aprendizaje, pobreza y proceso de
envejecimiento), con los fines de maximizar la independencia, prevenir la
discapacidad, mejorar el desarrollo y mantener la salud7.
Por otra parte Kielhofner citado en Turner8 califica al Ocio, como un juego
adulto, que comprende aquellas ocupaciones que se realizan supuestamente
por placer, la variedad es enorme y están determinadas por aspectos
culturales.
Todos solemos tener una idea instintiva del significado del término "ocio", que
utilizamos a menudo y que no perjudica nuestro entendimiento cotidiano.9
La palabra ocio al igual que otras utilizadas con cierta frecuencia, ha tenido
diversidad de acepciones y significados ligados a aptitudes diametralmente
opuestas a la pluridad del concepto.
Podría ser inexacto definir el ocio como actividad opuesta al trabajo profesional,
pues observamos que existen muchas más actividades, además del trabajo, que
no se pueden considerar como verdadero ocio. Citemos por ejemplo el trabajo
complementario, las ocupaciones domésticas, las actividades vegetativas de
conservación, las ceremonias y ritos sociales, etc.
En este mismo orden de ideas, la recreación no es más que el
desenvolvimiento placentero y espontáneo en el tiempo libre, con tendencia a
satisfacer ansias psicoespirituales de descanso, entretenimiento, expresión
aventura y socialización.10 De hecho, la Recreación debidamente
sistematizada, encarada y regulada por quienes conducimos grupos humanos
de cualquier naturaleza, puede constituirse en la salud del tiempo libre5.
Para facilitar el entendimiento de los procesos de rehabilitación basados en
juegos y actividades recreativas tratemos de clasificarlas. Existe un número
indeterminado de maneras de clasificar estas actividades, dependiendo del
autor al que hagamos referencia, podemos concebir el juego en función de:

El Tiempo: Loreau11 cita a Gunter y otros y define al juego y ocio como tiempo
discrecional y se refiere al tiempo sobrante o residual después de realizar
actividades obligatorias, tales como el trabajo remunerado o no y actividades
de automatenimiento.
De manera crítica, podríamos entender que si las actividades ocupacionales
son aquellas en las que usamos todo nuestro tiempo, y a este, le restamos el
tiempo dedicado a actividades obligatorias, el resultado de forma lógica tendría
que incluir el tiempo que usamos para trasladarnos de un lugar a otro, o el
tiempo en que descansamos. Como consecuencia, esta concepción de juego y
ocio es imprecisa.

El Contexto: También podríamos concebir al ambiente como factor


determinante para identificar si una actividad es de juego u ocio, continua el
mismo autor relatando que los ambientes que son propicios, seguros y
cómodos, con distintos materiales, objetos, personas y actividades, propician
el juego o las actividades de ocio; ello sumado a la libertad de elegir si
participar o no en el juego, la ausencia de hambre, cansancio, enfermedades u
otros factores tensionantes.
Esta concepción trae como consecuencia que las personas cuyo estado de
salud se ve deteriorado, sometidas al estrés que produce la perdida de la salud
o la presencia de una discapacidad, o que por algún motivo contextual no
tengan la libertad de elegir plenamente la actividad a realizar entonces no
podrían usar el juego como alternativa terapéutica, o al contrario, la actividad
terapéutica a escoger, no sería considerada por este individuo como un juego.
Aun así, las ideas que sostienen las personas en una cultura específica
determinan que es y que no es juego.

Como Actividad: Esta categoría clasifica el juego y el ocio como


comportamientos o actividades que pueden ser observados y denominados.
Acá se usan nomenclaturas para identificar y describir tipos de actividades de
juego y ocio. Considera que hay taxonomías útiles que proporcionan criterios
descriptivos para la observación y la evaluación de los comportamientos de
juego y ocio de las personas incluyendo sus intereses. Un ejemplo de esta
taxonomía lo plantea Primeau y Ferguson en Primeau 3 al clasificar el juego
como: Sensitivomotor, juego objeto, social, motor, imaginativo y juego de
deporte.

Como Experiencia: En esta categoría se considera que la disposición, la


actitud y el estado mental mientras se participa en el juego, son de primaria
importancia, se reconoce que las cualidades como experiencia son: la libertad
de una obligación o limitación, la de elección, el goce, la diversión, la
motivación intrínseca, la poca relación con el trabajo, el flujo, la autoexpresión,
la participación activa (es lo que realmente lo convierte en actividad), la
apreciación estética, la relajación, el locus interno de control y la suspensión de
la realidad 4
Esos son solo algunos ejemplos de cómo pueden ser clasificadas las
actividades que vistas desde diferentes paradigmas o desde diferentes marcos
referenciales pueden considerarse actividades de juego y ocio.
Como ya se menciono, el ocio y la recreación no sólo son utilizados como
herramienta terapéutica en niños, este puede ser implementado y adaptado a
cualquier etapa del ciclo evolutivo, Delgado, desarrollo un trabajo de
investigación aplicado para mantener la actividad física y mental de las
personas de tercera edad que ingresaban a geriátricos, ofreciendo actividades
programadas con fines sociales y culturales; para combatir la soledad, el
aislamiento y la inactividad, mediante la programación de una gran cantidad de
actividades, entre ellas las lúdo-recreativas. Con el objetivo terapéutico de
contribuir al desarrollo de un ocio creativo y divertido, favorecer las relaciones
sociales entre los residentes, combatir la soledad y el aburrimiento12.
La recreación geronto-geriatrica es una forma de aprender a ocupar el tiempo
libre y mejorar la calidad de vida de la persona de tercera edad; como parte de
su bienestar físico, mental, social, cultural y terapéutico. El participar en las
diversas actividades recreativas va permitir liberar tensiones psicológicas
producidas por el estrés, ansiedad y la depresión. Facilitando asumir la vejez
de una manera dinámica, saludable y positiva13.
Del mismo modo, las actividades recreativas han sido utilizadas como medio de
tratamiento en diversos trastornos mentales, tal es el caso del estudio llevado a
cabo por Talavera, quien implemento un programa de intervención a pacientes
adultos con déficits mentales graves para mejorar de la independencia,
desempeño de niveles de salud y autonomía en el desarrollo de su Ocupación,
a través del aprendizaje y entrenamiento de destrezas, tales como la
organización y desarrollo de actividades de ocio para aquellos individuos que
necesiten apoyo y soporte utilizando los recursos comunitarios, públicos o
privados. Así como también, la planificación de actividades recreativas, lúdicas
y expresivas como teatro, música, danza, actividades artísticas, deportivas,
entre otras14.
Por ello, es posible justificar la utilidad terapéutica del juego en el ser humano y
la importancia que este tiene el en desarrollo y mantenimiento de las
habilidades sociales del individuo perteneciente a un contexto o entorno.

MARCOS REFERENCIALES

Ahora bien, partiendo de esa idea: ¿Que actividad puede ser considerada un
“juego”?. Eso depende del paradigma personal, siendo este el enunciado:
Percepción, un supuesto, una teoría, un marco de referencia o una lente a
través de la cual contemplamos al mundo15
Para poder interpretar correctamente lo que es un marco referencial, debemos
comenzar por entender que nadie tiene la verdad absoluta en relación a una
situación, cada quien mira desde paradigmas o marcos referenciales distintos.
Los marcos referenciales que manejamos los Terapeutas Ocupacionales no
son más que percepciones tomadas de la filosofía y la práctica de otras
ciencias, a diferencia de los Modelos de Práctica que han sido diseñados y
desarrollados por y para Terapeutas Ocupacionales.
En este trabajo solo planeamos citar algunos marcos referenciales, sin orden
en particular ni consideración por conveniencia o inconveniencia, con la única
intensión de ejemplificar las múltiples posibilidades que manejamos los
Terapeutas Ocupacionales para intervenir en diferentes áreas y en diferentes
momentos del desarrollo humano a través de juego propositivo.

Marco de Referencia de Control Motor

Tradicionalmente en las ciencias de la Ocupación, así como en otras ciencias


interesadas en el estudio del comportamiento humano desde un enfoque
Neuromotor, los cuatro enfoques principales para la intervención de la
capacidad de desempeño alterada por secuelas dejadas por lesiones de vías
eferentes de motoneuronas de primer orden (sean estas piramidales o
extrapiramidales); son el enfoque de Rood, el enfoque de neurodesarrollo
propuesto por los Bobath, la Terapia basada en el Movimiento de Brunnstrom y
la Facilitación Neuromuscular Propioceptiva promulgada por Kabat, los cuales
comparten conceptos y técnicas similares8
Todos buscan el objetivo de facilitar el control motor posterior a su perdida, en
el caso específico de los estudiosos de la ocupación del hombre, con miras a
entender y facilitar el movimiento en el contexto de sus ocupaciones.
No pretendemos elaborar un compendio de neurofacilitación, sino explicar la
relación entre los conceptos planteados por estos enfoques, sus modalidades
de intervención y la manera de integrar las actividades propias de la
Recreación, el Juego y el Ocio en el control emergente de la interacción entre
el Sistema Nervioso Central (SNC) y el Sistema Muscular con un ambiente y
tareas variables en el cual, propiciaremos que las actividades lúdicas, sean la
principal fuente de información a ofrecer al SNC para interpretar estímulos y
como consecuencia ejecutar actividades que sirvan para desempeñarse en
distintas áreas o en distintas tareas 8.
La investigación en el desarrollo de la propuesta del Control Motor como
sustituto de un tradicional enfoque de Neurodesarrollo, sugiere que a pesar de
las teorías descritas por los Bobath, no hay estudios concluyentes que
expliquen con instrumentos bien elaborados, válidos y confiables, el
comportamiento motor posterior a la intervención, lo que motiva esta transición
hacia este enfoque contemporáneo. El caso de los Bobath es sólo un ejemplo,
ya que es el más estudiado de los 4 enfoques, incluso, plantea que hay
estudios que sugieren que estos métodos pueden llegar a ser tan efectivos
como situaciones de juego inespecíficas8.
Ahora imagine poder propiciar una situación de juego o una actividad propia de
la recreación, donde se fundamente en los patrones normales del desarrollo y
en la ocupación de una persona que contemple los postulados de este enfoque
y que sea congruente con los intereses de la persona que recibe el servicio y
que promueva resultados específicos. Ese es el resultado de usar el juego y las
actividades recreativas, mirando a través de la lente de los profesionales que
se identifican con la intervención basada en el Marco Referencial del Control
Motor.

Marco de Referencia Biomecánico

La Biomecánica es la manera en que las leyes de la física, específicamente, la


mecánica, estudia el comportamiento de los tejidos vivos. Las personas que
miran a través de esta lente y que se identifican con este paradigma o marco
referencial, conciben la esencia del trabajo en la medición exacta y el
tratamiento de las limitaciones de la movilidad funcional, es decir la
intervención de las capacidades osteomioarticulares, útiles y necesarias para el
desempeño de las ocupaciones cotidianas16.
Este autor señala que los componentes del movimiento (Amplitud activa y
pasiva del movimiento articular, la fuerza muscular y la resistencia) son
fundamentales para ejecutar actividades cotidianas que van desde actividades
aparentemente sencillas como mantenerse en pie para formar una fila, hasta
actividades más complejas tales como gesticular durante la comunicación.
Ahora, si somos capaces de pensar en una actividad que reúna los requisitos
ya mencionados para ser considerada como juego, ocio o recreación y darle un
uso terapéutico con este enfoque, con este punto de vista, basado en estos
fundamentos biomecánicos para habilitar o rehabilitar una función perdida, o
sencillamente para prevenir la discapacidad en un ser humano que se
encuentre en cualquier momento de su desarrollo, estamos promoviendo la
ocupación de la persona basado en preceptos biomecanisistas.

Marco de Referencia de Integración Sensorial.

El juego/ocio concebido como actividad lúdica representa para el ser humano la


movilización de las funciones sentivo-perceptivas. Desde la niñez
comprendemos que el juego es un excelente medio para la exploración, donde
nuestros sentidos captan la información proveniente del medio ambiente
externo; procesándola en nuestro cerebro, organizando las sensaciones,
almacenando, aprendiendo y generando respuestas adaptativas.
De hecho, Ayres17 plantea que la adaptación a una situación se da si nuestro
cerebro sabe de que se trata, ejecutando respuestas adaptativas y por ende
cumpliendo con las demandas del medio que nos rodea.
Al reconocer la importancia de los sentidos y su organización en el Sistema
Nervioso Central (SNC) es congruente establecer como marco de referencia en
la práctica de la Terapia Ocupacional, dentro del juego como intervención
terapéutica; los postulados, premisas o conceptos de la integración sensorial
desarrollada desde 1960 por Jean Ayres.
Por lo tanto, resulta lógico atribuirle una perspectiva integradora de los sentidos
a la actividad lúdica, cuyo principal resultado es generar información motora,
perceptiva para facilitar o mejorar cualquier disfunción en el recorrido del ciclo
evolutivo.
En este mismo orden de ideas, no se le debe restar importancia al papel del
aprendizaje, siendo necesario, según Baloueff 18 y basándose en la concepción
del marco de referencia de integración sensorial, para desarrollar respuestas
conductuales cada vez más organizadas a las demandas ambientales. Lo
importante en el campo de juego o la actividad recreativa es que el participante
logre establecer transferencia a tareas diferentes que tiene una o más
características en común por medio del aprendizaje tipo asociativo. Por
ejemplo, un juego que implique movilización de los miembros superiores en
flexión, abducción, rotaciones, entre otras es un patrón útil, como estímulo
entrante para generar respuestas motoras eficientes para las áreas de
autocuidado.
Ya para finalizar es imprescindible mencionar que de acuerdo al enfoque de
integración sensorial, en el juego existe una dualidad, por un lado el juego
representa la principal ocupación en el niño y por ende se utiliza como objetivo
y por el otro como medio de intervención.
Por ello, planificar una intervención en la que facilite los componentes de
desempeño ocupacional en un individuo que presente alguna discapacidad
asociada a trastornos de integración sensorial usando el ludísmo como
principal recurso, nuevamente estaremos abordando terapéuticamente con el
juego y la recreación, siendo este un factor determinante para promover un
mejor desempeño ocupacional, especialmente en los niños, para quienes su
principal ocupación es el juego.

Marco de Regencia Perceptivo - Cognitivo

Los investigadores del marco de referencia perceptivo-cognitivo entienden que


las disfunciones cognitivas y preceptúales, tienen una repercusión en el
desempeño ocupacional (autocuidado, productividad y esparcimiento)8.
El desempeño de las ocupaciones se fundamenta en la capacidad de los
sujetos para percibir, evaluar la información sensorial, planificar y ejecutar una
acción con sentido. Estas capacidades cognitivo-perceptuales son la base de la
interacción con el entorno en el trabajo, el juego y las tareas cotidianas8.
En la ejecución del juego/ocio y recreación son innumerables los procesos
activados en nuestro cuerpo, desde los receptores hasta el cerebro trabajando
juntos para llevar a cabo la práctica de la actividad lúdica, para ello es
imprescindible definir varios procesos: Sensación, percepción y cognición.
La cognición es el punto de llegada de la información sensorial a nuestro
cuerpo, dichos acontecimientos del entorno son procesados por el Sistema
Nervioso Central siendo atendidos, transformados, sintetizados, organizados y
elaborados mientras se recupera de la memoria la información que facilita el
flujo del procesamiento de la misma. Según sea el análisis de estímulo entrante
nos diseñamos planes, metas, expectativas, esquemas, evaluaciones,
atribuciones, autoconceptos, entre otros, para llevar a cabo una respuesta
conductual al estímulo percibido. 19
En relación a lo mencionado, la actividad lúdica activa cada uno de estos
procesos, donde inicialmente es estimulado el sistema sensitivomotor
percibiendo las señales, haciéndolas consientes y procesando la información
para cumplir un fin o llevar a cabo una respuesta, es decir interpretar las
sensaciones y ejecutar respuestas motoras, enmarcado en la competencia y
competitividad de los involucrados en el juego.
Comprendiendo lo anteriormente expuesto, entonces es posible que cualquier
Terapeuta Ocupacional sea capaz de identificar actividades lúdicas que
activen componentes perceptivo-cognitivos en una persona cuyo desempeño
ocupacional se ve afectado por la alteración del procesamiento de la
información.

Marco de Referencia Discapacidad Cognitiva


El marco de referencia de Discapacidad Cognitiva hace énfasis en el análisis
de las tareas, identificando la complejidad relativa de los pasos de una
actividad, siendo estas adaptadas a los sujetos evitando los procedimientos
para los que no tienen capacidad de desempeño, mientas se le permite que
utilice sus habilidades residuales y no alterarlas8
Para que se lleve a cabo una tarea el sistema cognitivo debe actuar como
catalizador de otras dimensiones psicológicas, conociendo ya según este
marco de referencia que la cognición guía al comportamiento. Entre ellas se
encuentran: atención, comportamiento, propósito, experiencia y tiempo 8.
En base a los componentes nombrados, es posible identificar cada uno de ellos
dentro del desarrollo de una actividad lúdica, es decir, para la participación en
el juego, es necesario fijar nuestra atención ante los estímulos que nos
proporciona el ambiente y ejecutar acciones motoras voluntarias en relación a
las instrucciones, con el propósito de llegar a una meta con éxito.
En otras palabras el juego, está compuesto intrínsecamente por la intención del
participante a experimentar sensaciones, percepciones y emociones que
pueden ser motivadoras o enriquecedoras para él en relación a un proceso y
tiempo determinado. Es importante mencionar, que el juego/ocio o cualquier
actividad recreativa de acuerdo a estos fundamentos, debe ajustarse a las
condiciones residuales de los participantes, en el orden de sus capacidades de
desempeño.
Entonces los Terapeutas Ocupacionales podríamos planificar pautas de
intervención, mediante el juego o recreación a una persona con discapacidad
de tipo intelectual, basado en los planteamientos de este marco de referencia.

CONCLUSIÓN
El proceso de rehabilitación/ habililtación se ve influenciado por las
capacidades de la persona que está a cargo de cada caso, dado que el
Terapeuta Ocupacional es el principal actor en la planificación de estrategias
que mejoren el desempeño ocupacional. Queda demostrado que el juego y la
recreación son actividades propicias para la intervención y prevención de
discapacidades en el cualquier ámbito independientemente del paradigma que
lo identifique en su práctica.
Por ello es congruente recomendar, rompiendo con el modelo biomédico
ajustándonos al modelo social, el uso del juego y las actividades recreativas a
cualquier persona en condición de discapacidad moldeando la actividad a las
necesidades físicas, cognitivas y emocionales del individuo; sin restar
importancia a su contexto, si no más bien incluyéndolo en los planes de
intervención del Terapeuta Ocupacional, desde la integración de sus
cuidadores o familiares hasta la comunidad en general, garantizándonos la
percepción holista de la salud en el campo de la rehabilitación.
REFERENCIAS
1
Ávila M, Febles J, Pereira Y. Perspectivas de la Intervención Terapéutica en Adultos Mayores
Institucionalizados. Espacio T.O. Venezuela. Com. (Revista Electrónica) Nº 2, Abril de 2009.
(consultado el 15 de Septiembre de 2009). Disponible en
http://www.espaciotovenezuela.com/perspectivas_integracion.html
2
Ferré J y Lasheras M. Enciclopedia de la Psicología. ed. Grupo Océano. España, Tomo 4;
juego; p 118.
3
Koller, D y Gryski, C. El niño amenazado de muerte y el payaso promueve la vida hacia un
modelo de payasos terapéuticos. ISMET, Revista Digitalis (revista electrónica) Nº24, Octubre
2008. (Consultado el 19 d Septiembre de 2009). Disponible en
http://www.e_digitalis.com/pdf/digitalis_n24_payasosterapeuticos.pdf
4
Spear S y Crepeau E. en TERAPIA OCUPACIONAL. ed. Médica Panamericana. 10º edición
Buenos Aires Argentina 2005.
5
Lozada, A. Características de los juegos y juguetes utilizados por Terapeutas Ocupacionales
en niños con discapacidad. Revista Umbral Científico. (revista electrónica) consultada el 22 de
Mayo de 2009. Disponible en http//:www.dilnet.unirioja.es
6
Santacruz, E. Mendoza, C. Mideros, E y Otros. Una propuesta de tratamiento multimodal en
adultos y jóvenes con retraso mental y otros trastornos psiquiátricos. Informaciones
Psiquiátricas - Tercer trimestre 2008. Número 193 (revista electrónica) Consultada el 1 de
Diciembre de 2009. Disponible en
http://www.revistahospitalarias.org/info_2008/03_193_indice.htm
7
Cirez,I. Perez. B, y Lopez.S. Terapia Ocupacional en Atención Primaria. Revista Gallega de
Terapia Ocupacional TOG, vol 6, supl 4, p 382-390 (revista electrónica). Consultada el 31 de
Enero de 2010. Disponible en : http://www.revistatog.com/supl/num4/atemprana.pdf.
8
Turner. Terapia Ocupacional y Disfunciones Físicas. Ed. Elsevier. 5º edición, España, 2003
9
Torres G. La actividad Física y su vinculación constructiva del ocio y del tiempo libre en los
ciudadanos /as del siglo XXI. Nuevos horizontes en la educación física y el deporte escolar.
Publicaciones de la Universidad de Granada s/f.
10
Cutreta C. Técnicas de Recreación, ed. Estadim S.R.L. Buenos Aires. 1993
11
Primeau A. en Terapia Ocupacional. ed. Médica Panamericana. 10º edición Buenos Aires
Argentina 2005.
12
Delgado, L. Intervención psícosocíal en residencias para personas mayores. Revista
Digitalis, (revista electrónica) Consultada el 31 de Enero de 2010. Disponible en
http://revistas.ucm.es/trs/02140314/articulos/CUTS0101110323A.PDF)
13
Murillo, C. Talleres Recreativos para personas mayores. Editorial Selare, Bogota-Colombia.
2003.
14
Talavera, M. Guía orientativa de recomendaciones para la intervención del Terapeuta
Ocupacional en Trastorno Mental Grave. Revista Gallega de Terapia Ocupacional (Revista
electrónica). Número 5. Febrero 2007 Consultada el 25 de Noviembre de 2009. Disponible en:
http://www.revistatog.com/num5/pdfs/revision2.pdf
15
Covey S. El 8º Hábito. Ed. Paidos. Barcelona España, 2005.
16
Kielhofner G. Fundamentos conceptuales de la Terapia Ocupacional, ed. Médica
Panamericana, 3º edición, Buenos Aires Argentina. 2006.
17
Ayres, J. La integración Sensorial y El Niño. Editorial Trillas. México. 1998.
18
Baloueff en Terapia Ocupacional. Decima edición. Editorial Médica Panamericana. Buenos
Aires, Argentina. 2005.
19
Reeve, J. Motivación y Emoción. Editorial Mc Graw Hill. Madrid, España.1994.