You are on page 1of 3

Cambiar de abogado en Murcia

Éste artículo tratará de arrojar luz sobre uno de los temas que suscitan más dudas
en los clientes que se acercan a nuestro despacho de abogados de Murcia con
intención de cambiar de abogado cuando un procedimiento ya está iniciado y se
han realizado trámites procesales pero no ha finalizado el proceso.
La principal duda respecto a este tema es en qué momento del proceso puede
hacerse el cambio de abogado, pues bien este cambio puede realizarse en cualquier
momento del transcurso del procedimiento, es decir, en cualquiera de las fases del
transcurso del asunto el cliente puede escoger un nuevo abogado para que continúe
la dirección procedimiento, por lo tanto no hay un plazo de tiempo ni una fase
determinada para poder realizar el intercambio de letrado.
Una vez establecido el momento en el que se puede producir la sustitución del
abogado, es necesario conocer el proceso para que se pueda efectuar.
Inicialmente el cliente debe de buscar un nuevo letrado que dirija el proceso ya que
el abogado inicial continuará con el procedimiento salvo que se realice renuncia
expresa del asunto -siempre y cuando no le cause indefensión al cliente-. El nuevo
letrado mandará al abogado saliente una comunicación solicitando la venia, y ¿qué
es la venia? Consiste en una notificación formal que realiza el abogado entrante al
compañero saliente en el que informa que continuará con la dirección procesal del
asunto -es cierto que la solicitud de la venia actualmente no es obligatoria pero si
es un gesto de compañerismo entre profesionales que denota respeto y cortesía por
el trabajo del otro-.
El abogado inicial no puede oponerse a la solicitud de la venia, sino que la concede
de manera inmediata y tiene obligación de remitir toda la documentación al cliente
o al nuevo letrado encargado del proceso, aun cuando no se le hayan abonado sus
honorarios por el trabajo ya realizado, es decir, el abogado saliente no puede utilizar
la retención de la documentación del proceso a cambio del pago de sus honorarios.
Asimismo el letrado entrante ayudará al compañero anterior a cobrar los honorarios
devengados hasta el momento de la sustitución.
¿Y en caso de que el cambio se produzca de un
abogado de oficio a uno designado
particularmente?
El Turno de Oficio se configura en la actualidad como un servicio público de
asistencia y defensa jurídica a cuantos ciudadanos les sea reconocido, atribuido de
forma imperativa a los colegios de Abogados, junto con la potestad de organizarlo,
regularlo, administrarlo y tutelarlo, ejerciendo su competencia disciplinaria común
en materia deontológica.

La principal duda que suscita en esta situación es quien paga al abogado del turno
de oficio, por ello es necesario hacer una breve matización sobre cuándo, cómo y
quién paga a los Abogados de Oficio puesto que de estos se presumen sus
actuaciones procesales gratuitas y esto no es así. Es necesario por ello realizar la
distinción de las personas que están sujetas a la asistencia jurídica gratuita –para
saber si puedes solicitar la asistencia jurídica gratuita puede consultar
en http://www.justiciagratuita.es/publico/ - y los que les asiste un letrado de oficio
por no tener en ese momento abogado particular.
Es muy común que un abogado del Turno de Oficio realice las principales
actuaciones al inicio del procedimiento y más tarde el cliente busque un abogado
particular, en estos casos se debe actuar exactamente igual, es decir, la sustitución
de un abogado de oficio por otro de libre elección se encuentra sujeta a la
notificación previa de solicitud de la venia profesional, sin que la renuncia al cobro
de honorarios por parte del letrado particular entrante impida al letrado de oficio
saliente la reclamación al cliente de los honorarios que le correspondan por las
actuaciones realizadas hasta el momento en que reciba la petición de venia.

Si finalmente al abogado de oficio le fueran abonados sus honorarios por el cliente


por las actuaciones procesales inicialmente atendido de oficio, vendrá obligado a
reintegrar al Colegio el importe que como consecuencia de la designación hubiera
recibido o, en su caso, renunciar al cobro de dicho importe.

Por todo lo expuesto, se determina que la única obligación por parte del cliente a la
hora de cambiar de abogado es buscar uno nuevo, así como el pago de los
honorarios correspondientes a las actuaciones que ya se han realizado
independientemente que sea un abogado particular o uno de oficio