Вы находитесь на странице: 1из 2

Inicio / Sucesos 11:30 AM 12/06/2015

Policías y militares, “choque”


de poder
Redacción Sucesos

Foto: Leonel Sandrea

La insaciable confrontación que se ha desatado entre los organismo de seguridad de


la región, por el dominio del poder, ha dejado a su paso procedimientos truncados e
incluso funcionarios muertos y heridos.

Una serie de irregularidades suscitadas en lo que va de 2015 dejan por sentado la


rivalidad existente entre las principales figuras que tienen la función de resguardar a
los zulianos, los funcionarios policiales.

Según el abogado y criminólogo Luis Izquiel, hay tres errores dentro de los organismos
de seguridad que toman el protagonismo en este “choque de funcionarios”.

“El primero es mala práctica de las funciones. El funcionario se desvía


del cumplimiento de sus tareas y comete errores que marcan su carrera. Hay una falta
de coordinación policial y en medio de ese desorden se registran confrontaciones”,
sostuvo Izquiel.

Una autoridad zuliana, quien se mantuvo en el anonimato, coincidió con la hipótesis


planteada. “El problema está en que los funcionarios quieren mantener un dominio
sobre el otro sin pensar que sus compromisos son los mismos. Si hay un percance
entre ellos, antes de incumplir sus tareas como servidor público y aplicar el uso
indebido de la fuerza, deben sentar cabeza y solventar el problema de la mejor manera.
Llegando a acuerdos y hablando, para mantener su ética y moral”, criticó.

Tal vez, la glock nueve milímetros que llevan colgada a su cintura les transmite un
poder del que se aprovechan para desatar una guerra entre ellos por la defensa de
negocios sucios. Es esta la segunda crítica que hace Izquiel.

“Para nadie es un secreto que muchas policías están penetradas por la delincuencia y
esto es parte de los choques que se presentan entre ellos, porque buscan defender
negocios que no deben defender, al contrario, deben atacarlos”, sentenció el
criminólogo.
La política, según el abogado, también entra en juego. “El policía es un servidor público
y su única labor es resguardar a la ciudadanía, pero hay muchos que se vinculan
políticamente y se enfocan en otras cosas”, advirtió.

“La falta de coordinación, la politización, la corrupción, la vinculación con negocios


sucios y la carencia de una depuración drástica y constante es lo que alimenta el
desorden en los organismos de seguridad”, aseguró.

En el tema también entra la competencia en los procedimientos. “Hay veces que a un


procedimiento llegan funcionarios de varios cuerpos policiales y entre ellos se suscitan
disputas por el control de las actuaciones”, refirió.

El criminólogo Izquiel criticó: “Un funcionario que esté en un lugar ingiriendo bebidas
alcohólicas no puede estar armado. En cualquier momento por efectos del licor puede
cometer un delito. Estos funcionarios deben ser supervisados y es donde se debe
aplicar el proceso de depuración”.

La autoridad zuliana coincidió nuevamente con el criterio del abogado: “El problema
debe atacarse desde la raíz. Debe existir una buena selección de los funcionarios para
evitar polémicas en el camino. Todo el que quiera ser policía debe pasar por un
proceso de investigación para conocer sus raíces. Además, tienen que recibir una
formación estricta, en la que la ética y la moral sean fundamentales”.
La depuración de los organismos policiales debe ir de la mano con las funciones
policiales. La supervisión y el cumplimiento de las leyes policiales deben acatarse a
cabalidad. “Los funcionarios deben mantener una investigación permanente. La
depuración es clave para evitar estas confrontaciones”, sentenció Izquiel.

http://www.panorama.com.ve/sucesos/Policias-y-militares-choque-de-poder----
20150612-0033.html