You are on page 1of 3

Pistas de enfermedades del corazón encontradas en momias del siglo XVI

¿Qué secretos se encuentran en los corazones de nuestros antepasados? Los signos de


enfermedad cardiovascular, por ejemplo, como un equipo de expertos en imágenes
cardiovasculares del Hospital Brigham and Women's (BWH) recientemente ayudaron
a descubrir.

A través de una colaboración con un equipo internacional de investigadores y


antropólogos, la facultad y el personal de BWH realizaron tomografías
computarizadas en cinco momias de Groenlandia del siglo XVI en el Centro
Cardiovascular Shapiro a principios del año pasado. El equipo estaba buscando
evidencias de placa en las arterias, también conocida como aterosclerosis, para ver si
la causa principal de muerte en los EE. UU. Hoy también prevalecía hace siglos.

Seguramente, las exploraciones de alta resolución de los restos momificados,


pertenecientes a cuatro adultos jóvenes y un niño de una comunidad Inuit, revelaron
los depósitos de calcio endurecidos en varios vasos sanguíneos en el pecho.

"Siempre es fascinante observar a los humanos que vivieron hace cientos de años y
ver si aprender sobre el pasado podría enseñarnos más sobre el presente y el futuro",
dijo Ron Blankstein, director asociado del Programa de Imágenes Cardiovasculares de
Brigham, director de tomografía computada cardíaca. , y un especialista en cardiología
preventiva.

Blankstein fue uno de los expertos que escanearon las momias e interpretaron las
imágenes en 2018, un evento presentado en la serie "Explorer" de National
Geographic. El esfuerzo fue parte de un proyecto más amplio, dirigido por un grupo de
investigadores externos, para escanear momias de cazadores-recolectores y
civilizaciones preindustriales de todo el mundo para buscar signos de enfermedad
cardíaca.

Desde Egipto hasta Mongolia y ahora Groenlandia, las momias a lo largo de los siglos
han mostrado evidencia de aterosclerosis. Las momias de Groenlandia eran de
particular interés debido a su dieta, que consistiría principalmente en peces y
mamíferos marinos.

Si bien el aumento en el consumo de pescado es comúnmente considerado como


saludable para el corazón, lo que puede hacer que los hallazgos de aterosclerosis
parezcan sorprendentes, Blankstein enfatizó que los científicos aún tienen mucho que
aprender sobre su relación con la salud cardiovascular. Por ejemplo, aunque se sabe
que consumir pescado rico en grasas omega-3 tiene beneficios, algunos tipos de
pescado también pueden tener un alto contenido de colesterol y, en la era actual,
contienen toxinas como el mercurio o los bifenilos policlorados (PCB) que pueden
representar un riesgo. , él dijo.
Los factores del estilo de vida, como la exposición al humo de la cocina en sus
viviendas, también pueden haber contribuido a que las personas momificadas
desarrollen enfermedades cardiovasculares durante sus vidas, dijo
Blankstein. Teniendo en cuenta eso y los pequeños tamaños de muestra de estas
exploraciones de momias, señaló que los hallazgos del equipo no deberían tomarse
demasiado en serio.

"La pregunta de si el pescado es bueno o malo para usted aún es abierta, y sería poco
realista pensar que podríamos proporcionar una respuesta definitiva al escanear una
pequeña cantidad de momias en busca de placa", dijo Blankstein. “Nuestro equipo
encontró fascinante que existiera evidencia de aterosclerosis a pesar de las edades
estimadas de las momias, pero esto tampoco significa que la enfermedad
cardiovascular sea inevitable. De hecho, la mayoría de los eventos de enfermedades
cardiovasculares que vemos en los pacientes se pueden prevenir con una dieta
adecuada, control de peso y cambios en el estilo de vida, como el ejercicio regular; a
veces, la medicación también se puede utilizar para tratar diversos factores de riesgo
".

Escanear a las momias no era muy diferente del trabajo que normalmente hace el
equipo de imágenes cardiovasculares. De hecho, eran un poco más fáciles de escanear
que los pacientes vivos; Normalmente, el escáner de TC debe dar cuenta del
movimiento de un corazón que late.

La interpretación de las imágenes requería una perspectiva diferente, sin embargo,


explicó Blankstein.

“Esto no es lo mismo que escanear a un humano [vivo]. "Todos los órganos están
descompuestos, de hecho, no se ve mucho del corazón", dijo. "La placa principal que
vimos no estaba necesariamente en las arterias del corazón, sino en algunos otros
vasos sanguíneos en el tórax, como la aorta o algunas arterias del cuello".

Además de satisfacer la curiosidad intelectual del equipo, Blankstein dijo que espera
que los hallazgos inspiren a las personas a aprender más sobre la aterosclerosis y
cómo reducir su riesgo.

Otros profesores y personal que ayudaron a realizar las exploraciones incluyeron a


Kristen Burke, tecnóloga de CT; Marcelo Di Carli, director del Programa de Imagen
Cardiovascular y jefe de la División de Medicina Nuclear; Abe Haboub, gerente de TC
cardiaco; y Michael Steigner, director de imagenología vascular.
Salvando plantas que nos puedan salvar.

Un descubrimiento en particular destaca la importancia de instalaciones como el


Herbario de Harvard y el Arboretum de Arnold para almacenar y preservar la
información importante que se encuentra en las plantas. Un extracto de un pequeño
árbol en el bosque de Borneo llamado Calophyllum detuvo el SIDA, pero cuando los
investigadores se apresuraron a regresar al sitio donde se había recolectado, el árbol
ya había sido cortado. Los investigadores tomaron muestras de los árboles de
Calophyllum cerca, pero los extractos hechos de esos árboles demostraron ser
ineficaces contra el virus del SIDA. Para resolver el misterio, los investigadores
recurrieron al Herbario de Harvard, que tenía una muestra preservada del árbol
original. Una vez que supieron lo que estaban buscando, los científicos encontraron
especímenes vivos de la variedad Calophyllum correcta en el Jardín Botánico de
Singapur. Efectivamente, un extracto demostró ser eficaz contra el virus del SIDA. Los
científicos envían rutinariamente muestras secas de diferentes plantas que han
recolectado para su catalogación y almacenamiento al Herbaria. Esto crea una fuente
de información que los científicos pueden sumergir, examinar o probar una muestra
de primera mano en lugar de leer sobre ella en un libro de texto.