Вы находитесь на странице: 1из 2

Análisis comparativo

Nombre: Loreto García

La reinterpretación del lago de los cines coreografiada por Jorge Texeira sobre el original de Marius Petipa,
fue remontada el 2 y 3 de octubre del 2017. Obra de estilo académico que no teme habitar la
contemporaneidad desde su tecnicismo y virtuosismo disonante en contextos de transformación.

En cuanto al estilo y el contexto, el estilo académico surgió y se mantuvo presente en todas las cortes
europeas en el siglo XVIII, donde persistían en un absolutismo las monarquías. Sin embargo lo que hoy
conocemos como ballet se volvió a constituir más o menos en el 1830 que es la época de la industrialización
y del régimen victoriano. En este sentido, la tradición del ballet está totalmente influida por el espíritu de la
ilustración y por supuesto de la modernidad.

Así mismo, el estilo académico está comprometido con una estética de lo bello, en que lo bello es una
cualidad formal y objetiva que tiene relación con el equilibrio, la simetría y la elegancia. Una idea de que lo
bello está directamente relacionado con el control técnico del cuerpo, con el sometimiento técnico de la
naturaleza.

Por otro lado, la compañía de danza contemporánea Delfos junto con la Orquesta Sinfónica Sinaloa de las
Artes (OSSLA), remontaron la Consagración de la Primavera de Stravinski el año 2013 en el Festival Cultural
Sinaloa. En cuanto al estilo, la compañía de característica contemporánea según se cataloga, difiere de lo
que podríamos comprender como vanguardias artísticas. Quizás no es posible hablar de una vanguardia
permanente porque hay algo contradictorio en sostener que se puede romper con lo establecido sin que la
acción de romper se convierta en lo establecido. En esto me quisiera detener enfatizando en la problemática
de la academización. Lo que en algún momento surge como disruptivo, que indaga en otras formas de
comprender el cuerpo y que transita de las formas a la fuerzas de la gravedad y así que visibiliza el peso el
cuerpo, se academiza y pierde en sí su carácter político en sí mismo.

En cuanto a la narrativa de la obra y en relación con el estilo, esta versión del lago de los cines fiel a la
original conserva los mismos personajes y cuenta la misma historia. Se caracteriza por ser lineal y algo
romántica, ya que transcurre entre el amor y la magia, enlazando en los cuadros la lucha del bien y el mal. Es
muy propio del ballet (y de las monarquías) contar historias de príncipes y princesas, reyes bondadosos,
donde abunda la ficción. También es muy compleja la relación entre el ballet y el género. En su misma
esencia podríamos pensar que el ballet responde a un paradigma patriarcal. De hecho, en la
reinterpretación del lago de los cisnes es visible como la imagen de lo femenino que se pone en escena se
construye desde un lugar asimétrico, no podría ser de otra forma si los espacios de creación coreográfica y
expertis están completamente habitados por hombres. En el caso de la escena y la historia que cuenta, se
observa claramente como esta gira en torno a un príncipe que es coronado y enaltecido con bailes de corte,
ejecutados por intérpretes mujeres y hombres, que han venido a rendirle tributo a su poder irrevocable.

En cuanto a la narrativa de la obra. La consagración de la primavera de la compañía Delfos pareciera ser fiel
a la idea principal fundacional de la obra. Describe la historia, sucedida en la Rusia antigua, del rapto y
sacrificio pagano de una doncella al inicio de la primavera que debía bailar hasta su muerte a fin de obtener
la benevolencia de los dioses al comienzo de la nueva estación. Sin embargo, la historia está contando desde
la abstracción y la metáfora, el collages de escenas que en conjunto van tejiendo la totalidad de la
composición. En este sentido también, podríamos destacar el uso de los elementos escenográficos en la
construcción del ejercicio coreográfico y la relación de la música con el movimiento, que es bastante clara en
el uso de los silencios musical en correlación con las pausas de movimiento y en el uso del en crecento
musical en relación con el aumento de la intensidad energéticas y rítmica del movimiento.

El cuanto al contenido que se desprende de la obra, es visible observar que son interpretes femeninas las
que constantemente están usando el nivel bajo y los interpretes masculinos sobre salen hacia arriba,
incluso posicionándose sobre estructuras que les entrega más altura. Los movimientos denotan que el
cuerpo está en conflicto con un otro en relación con un objeto. Dinámicas investigativas que develan y
reproducen paradigmas de conflicto, donde el cuerpo no se encuentra con un otro desde un lugar simétrico.

Con respecto a la técnica, el lago de los cisnes expone un cuerpo balletistico de superficie frontal, expuesta
(rotación de caderas), con un claro predominio de movimientos periféricos, una superficie cerrada sin hoyos,
que no intercambia fluidos con el medio y que no sufre el impacto del entorno. El peso del cuerpo es
completamente invisible, permanece suspendido durante todas las escenas, que son embellecidas a través
del lucimiento de los ejecutantes a través de pasos y poses pre establecidas por la técnica. Hay muchas
reverencias al público, saltos ejecutados en una primera instancia por hombres, todos simétrica y
ordenadamente dispuestos en la totalidad de gran escenario.

En cuanto a la técnica la compañía Delfos, El peso del cuerpo tiende a estar principalmente en una relación
de dinámica con el espacio y el movimiento, utilizado para las entradas y salidas del piso. Sin embargo
tampoco es un uno de los elementos fundamentales en la construcción de la obra, de hecho en muy pocas
ocasiones mantienen un discurso que se sostenga en base al peso del cuerpo en relación con la
horizontalidad, donde la fuerza de gravedad dejan hacer lo suyo. Cuando los cuerpos habitan el suelo de
forma horizontal pareciera ser que esto responde a una finalidad más bien interpretativa y dinámica, ya que
usan la fuerza de gravedad para volver a la contante verticalidad que habitan con mayor énfasis. Entonces
pensamos el suelo como un lugar de tránsito, donde el cuerpo ágil y virtuoso pasa.

En cuanto a la técnica y lenguaje, es pertinente precisar que en particular en obras de ballet, el lenguaje
queda subordinado bajo la técnica que se impone como una estructura rígida que no permite movimiento.
Se podrá haber indagado en la composición de los cuerpos en el espacio, mediante figuras, cuerpos en
dinámicas, dúos y solos. Pero, pareciera que el ballet no permite generar un lenguaje distinto a lo que no
tenga que ver con la técnica estrictamente hablando.

El ballet reproduce un paradigma machista y patriarcal, aunque las adaptaciones sean efectuadas en la
contemporaneidad, el ballet como estilo, técnica y lenguaje está al servicio del poder político y de la
reproducción del status quo hegemónico y dominante de las sociedades burguesas y del ideal de ciudadano

En cuanto al lenguaje, la compañía Delfos investigo a través del uso del objeto en relación con el cuerpo
energético que se desplaza en una dinámica de movimiento constante y en relación con los otros cuerpos en
escena. En momentos se tejen dinámicas de dúos, tríos o cuerpos y objetos. Siempre enfatizando en las
distintas dinámicas y relaciones que se puedan dar en el espacio escénico en relación directa con la
escenografía