You are on page 1of 4

EL DERECHO POLITICO RELACIONADO EN EL SISTEMA AMERICANO

En el ámbito del Derecho Internacional de los Derechos Humanos, los derechos


políticos pertenecen, junto a los derechos civiles, a los llamados derechos de la primera
generación o derechos de la libertad. En el constitucionalismo latinoamericano, las cartas
fundamentales que se señalan a continuación, contienen una referencia expresa de los
derechos políticos, como es el caso de: Colombia (Art. 40); Costa Rica (Arts. 90-98); Ecuador
(Arts. 33-38), El Salvador (Art. 72); Guatemala (Art. 136), Nicaragua (Arts. 47-55); Panamá
(Arts. 126129); Paraguay (Art. 117); Perú (Art.35); y Venezuela (Art. 114).

Son pocas las constituciones que tienen reglamentado lo referente a los derechos
políticos y, a su vez, establecen como contrapartida la existencia de deberes políticos. Entre
las Cartas Fundamentales que efectivamente regulan ambos tenemos a: El Salvador (Art.
73), Guatemala (Art. 136), Nicaragua (Art. 51), Panamá (Art. 129). Esta correlatividad de
derechos y deberes del hombre, tanto en general como específicamente, en materia política,
es un criterio tradicional tanto de la filosofía política como del Derecho americano, presente
en todo el Derecho Constitucional comparado latinoamericano desde comienzos del siglo
XIX1

Los derechos políticos, nacidos, reconocidos y desarrollados en el ámbito del


Derecho Interno han venido siendo objeto de una progresiva internacionalización. El primer
reconocimiento internacional de estos derechos tuvo lugar en el ámbito Regional Americano,
con la adopción, durante la IX Conferencia Internacional Americana (Bogotá, 1948), de la
Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre. El artículo XX de la
Declaración Americana expresa:

Toda persona, legalmente capacitada, tiene el derecho de tomar parte en el gobierno


de su país, directamente o por medio de sus representantes, y de participar en las elecciones
populares, que serán de voto secreto, genuinas, periódicas y libres.

Por otro lado, en el ámbito universal de las Naciones Unidas, los derechos políticos
fueron nuevamente objeto de expreso reconocimiento al adoptarse la Declaración Universal
de los Derechos Humanos (1948), cuyo artículo 21 dispone lo siguiente:

1. Toda persona tiene derecho a participar en el gobierno de su país, directamente o


por medio de representantes libremente elegidos;

2. Toda persona tiene el derecho de acceso, en condiciones de igualdad, a las funciones


públicas de su país.

3. La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público; esta voluntad se
expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse periódicamente,
por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que
garantice la libertad del voto.

La internacionalización de los derechos políticos ha sufrido, en estos 40 años, una


notable progresividad, habiendo pasado de su mera declaración a la creación de instancias y
mecanismos destinados a asegurar la vigencia y protección de los mismos

1
Gutierrez, M. C., & Palencia, D. C. (2016). Limitaciones a Derechos Politicos y Electorales en la Convencion
Americana de Derechos Humanos. Cartagena: Departamento de Investigaciones Cartagena de Indias.
A manera de ejemplo, el artículo 25 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y
Políticos, indica:

Todos los ciudadanos gozarán, sin ninguna de las distinciones mencionadas


en el artículo 2, y sin restricciones indebidas, de los siguientes derechos y
oportunidades:

a) Participar en la dirección de los asuntos públicos, directamente o por medio de


representantes libremente elegidos,

b) Votar y ser elegidos en elecciones periódicas, auténticas, realizadas por sufragio


universal e igual y por voto secreto que garantice la libre expresión de la voluntad de
los electores,

c) Tener acceso. en condiciones de igualdad, a las funciones públicas de su país.

LOS DERECHOS POLITICOS EN LA CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS


HUMANOS
Los derechos políticos, consagrados en diversos instrumentos internacionales,1
“propician el fortalecimiento de la democracia y el pluralismo político” así lo ha sostenido la
Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) en sus principales pronunciamientos
en materia de derechos políticos, casos Castañeda Gutman vs. Estados Unidos Mexicanos y
Yatama vs. Nicaragua
En la Convención Americana sobre Derechos Humanos (CADH) los derechos políticos
están contemplados en su artículo 23:
Todos los ciudadanos deben gozar de los siguientes derechos y oportunidades:
a) de participar en la dirección de los asuntos públicos, directamente o por medio de
representantes libremente elegidos
b) de votar y ser elegido en elecciones periódicas auténticas, realizadas por sufragio
universal e igual y por voto secreto que garantice la libre expresión de los electores; y
c) de tener acceso en condiciones de igualdad a las funciones públicas de su país.
La CIDH destacó que los derechos políticos tal como son considerados por la
Declaración,
[...] tienen dos aspectos claramente identificables: el derecho al ejercicio directo
del poder y el derecho a elegir a quienes deben ejercerlo. Ello supone una concepción
amplia acerca de la democracia representativa que, como tal, descansa en la
soberanía del pueblo y en la cual las funciones a través de las cuales se ejerce el
poder son desempeñadas por personas escogidas en elecciones libres y auténticas
(Corte IDH. (2003). IV. En Informe Anual 2002(11). Cuba: CIDH.).
Y que:
Los gobiernos tienen, frente a los derechos políticos y al derecho a la
participación política, la obligación de permitir y garantizar la organización de todos los
partidos políticos y otras asociaciones [...]; el debate libre de los principales temas
socioeconómicos; la realización de elecciones generales, libres y con las garantías
necesarias para que sus resultados representen la voluntad popular (Corte IDH.
(2003). IV. En Informe Anual 2002(12). Cuba: CIDH). …el libre ejercicio del derecho
de participación en el gobierno requiere además el respeto de otros derechos
humanos, en especial de la libertad y seguridad personal. De la misma forma, la plena
vigencia de la libertad de expresión, asociación y reunión es imprescindible para la
participación directa en la toma de decisiones que afectan a la comunidad
Como indica la Comisión “El ejercicio de los derechos políticos es ‘inseparable’ de los
otros derechos humanos fundamentales” (Corte IDH. (1990). I. En Informe Haití (15). Haití:
CIDH)
Por eso, el adecuado ejercicio de los derechos políticos consagrados en el artículo 23
de la CADH se vincula con la vigencia de sus derechos y libertades entre los cuales se
encuentran asociados el derecho a la libertad de expresión (artículo 13); a las garantías
judiciales (artículo 8); el derecho de reunión (artículo 15), a la libertad de asociación (artículo
16), el derecho a la protección judicial (artículo 25); el derecho de libertad de investigación,
opinión, expresión y difusión (IV); el derecho de asociación (XXII) y reunión (XXI); y el derecho
de justicia (XVIII) de la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre.
Así lo ha entendido la Corte al sostener que:
Los derechos políticos son derechos humanos de importancia fundamental dentro del
sistema interamericano que se relacionan estrechamente con otros derechos consagrados en
la Convención Americana, como la libertad de expresión, la libertad de reunión y la libertad de
asociación y que, en conjunto, hacen posible el juego democrático (Corte IDH. (1990). I. En
Informe Haití (16). Haití: CIDH)2

2
Zovatto, D. (08 de 09 de 2009). CongresoGob. Obtenido de Congreso Gob:
http://www2.congreso.gob.pe/sicr/cendocbib/con2_uibd.nsf/2B5DC66BA726DBFF0525762B
00801AB6/$FILE/derechospoliticosderechoshumanos.pdf