Вы находитесь на странице: 1из 13

Biografía de Dante Alighieri

Dante nació en Florencia, actual Italia. La fecha exacta de su nacimiento es


desconocida, aunque generalmente se cree que es alrededor de 1265. Esto se puede
deducir de las alusiones autobiográficas en la Divina Comedia.

Su primera sección, el Infierno, comienza con “A mitad de camino de nuestra vida”,


lo que implica que Dante tenía alrededor de 35 años, desde la vida promedio según
la Biblia. Algunos versículos de la sección Paraiso de la Divina Comedia también
proporcionan una pista posible de que nació bajo el signo de Géminis.

Dante afirmó que su familia descendía de los antiguos romanos, pero el primer
pariente que pudo mencionar fue Cacciaguida degli Elisei, nacido no antes de 1100.
El padre de Dante, Alaghiero, era un güelfo blanco que no sufrió represalias después
de que los gibelinos ganaran la batalla de Montaperti a mediados del siglo XIII.

Dante-Alighieri-5
La madre del poeta era Bella, probablemente un miembro de la familia Abati. Murió
cuando Dante aún no tenía diez años, y Alighiero pronto se casó de nuevo, con Lapa
di Chiarissimo Cialuffi, esta mujer le dio dos hijos, el medio hermano de Dante,
Francesco, y su hermanastra, Tana. Dante al cumplir 12 años, se le dio la mano en
matrimonio a Gemma di Manetto Donati, miembro de la poderosa familia Donati.
(Ver artículo: María Curie)A principios del siglo XIV Dante Alighieri escribió su
obra más conocida, La Divina Comedia, considerada una obra indispensable de la
literatura universal y que fue divulgada internacionalmente tras su muerte.

La obra maestra de Alighieri, en un inicio llamada sólo Commedia (fue Bocaccio


quien más adelante le añadió Divina), es un poema alegórico compuesto de tres
partes donde se describe el otro mundo: el Infierno, el Purgatorio y el Paraíso. Se
trata de un viaje en el que el autor vaga por estos mundos para alcanzar, al fin, la
felicidad. En este recorrido Dante irá guiado por Virgilio hasta el paraíso terrenal,
una vez allí será Beatriz la que lo conducirá al Paraíso.
El hecho que sea justamente Virgilio, el autor de la Eneida, quien guie a Dante
durante los dos primeros mundos evidencia la admiración que éste tenía por el poeta
romano.

Según Dante el Infierno tendría una forma cónica con nueve círculos en los que
describe los condenados y los pecados que han cometido y también se encuentra con
el Lucifer, descrito como un monstruo de tres cabezas.

El Purgatorio es el siguiente escenario que recorre Dante y lo retrata como una


montaña simétrica con laderas escalonadas donde reina la esperanza. Las almas
suben escalones a medida que se van redimiendo los pecados.

Finalmente Dante llega al Paraíso, donde asciende junto a Beatriz por las nueve
esferas del cielo, que se identifican con los planetas, el sol y la luna. En el centro se
encontrará con la luz de Dios y allí distinguirá tres círculos que representan la
Santísima Trinidad.

En toda la obra se encuentran constantes referencias a personajes bíblicos y se invita


a una reflexión moral, probablemente fruto de la influencia deTomás de Aquino.

Como particularidad, la Divina Comedia fue escrita en dialecto toscano, que es la


base del italiano En 1959, el Gobierno de Italia le encargó a Salvador Dalí trabajar
una serie de 100 grabados inspirados en La Divina Comedia, de Dante Alighieri.
Con esta serie deseaba celebrar, en 1965, los 700 años del nacimiento del genio
florentino.
Dalí aceptó el encargo y el 23 noviembre de 1963 lo terminó… a pesar de que el
Gobierno Italiano se había retirado del proyecto. El genio español continuó su tarea
porque la obra de Dante lo seducía y correspondía con sus obsesiones surrealistas: el
amor y la muerte, y un mundo paralelo y alucinado.

DIVINOSPaola Vañó, responsable de Gestión y Curaduría de la Fundación


Universitaria Iberoamericana (Funiber), propietaria de la colección que estos días se
exhibe en Lima, nos dice que el propio Dalí afirmó que este trabajo fue uno de los
más importantes de su vida, al punto que le dedicó casi cinco años de trabajo
intenso.

Los grabados "fueron ejecutados con gran virtuosismo, inagotable riqueza


imaginativa y temática, y una poderosa visión interior. La colección se encuentra
dividida en tres series de 33 obras que retratan los tres cantos del poema de Dante: el
Infierno, el Purgatorio y el Paraíso".

La edición de La Divina Comedia ilustrada por Salvador Dalí fue presentada en seis
volúmenes, con el texto de Dante traducido al francés por Julien Brizeux. En 1960,
Les Heures Claires realizó en Francia una edición especial de las 100 xilografías,
que contienen la serie completa realizada por Dalí, que es la que se muestra hoy en
Lima y, en marzo de 2015, en el Templo de Qorikancha, en Cusco.
Vañó también destaca estos aspectos: "Que la serie esté completa es un mérito, es
algo que pocas veces sucede. Y, segundo, nos entusiasma descentralizar nuestro
trabajo y que la muestra llegue a Cusco".

Un genio decidió recrear la obra maestra de otro genio, perdérsela sería una ofensa.
CIUDAD DE MÉXICO, 7 de junio.- Dante Alighieri fue una de las figuras más
importantes del renacimiento italiano, se puede decir que a partir de él, Italia logro
trascender del medievo hacia el renacimiento humanista. Fue conocido como Il
Sommo Poeta (el sumo poeta) y considerado el padre de la lingua italiana.

Por si esto fuera poco fue un pensador notable de su tiempo, un humanista y


activista político, razón por la cual fue desterrado. Entre sus escritos se hallan varios
acerca de política y filosofía, uno de los más famosos es De Monarchia de 1310, en
donde expone sus ideas políticas, como la necesidad de un Sacro Imperio Romano y
la separación de la Iglesia y el Estado.

Sin embargo la obra literaria de este pensador que fue considerada como su obra
maestra es La Divina Comedia. Una de las fundamentales de la literatura italiana y
una joya de la literatura universal.

LA DIVINA COMEDIA

La Divina Comedia es una pieza escrita en tercetos encadenados que Dante en


dialecto toscano. La obra, como se menciona anteriormente, se divide en tres partes;
Infierno, Purgatorio y Paraíso.

Cada una de estas partes está dividida en 33 cantos, esta composición se realizó de
esta manera ya que el número 3 representa a la Santa Trinidad, así como también el
equilibrio y la estabilidad simbolizada por el triángulo.
La obra incluso se centra en tres personajes principales, Dante, Beatriz y Virgilio,
cada uno personificando al humano, la fe y la razón respectivamente. Se puede decir
que el concepto del número 3 es la base para la construcción de toda la Divina
Comedia.

A lo largo del tiempo se ha discutido de qué forma interpretar al texto, ya sea de


forma literal, moral, alegórica o anagógica, maneras que sólo están reservadas a los
libros sagrados. Lo anterior es debido a que la Divina Comedia mezcla elementos de
la fe cristiana, con otros credos como el Musulmán (Mahoma es conducido a través
de las esferas celestiales por el Arcángel Gabriel).

La Divina Comedia ha recibido diferentes interpretaciones a lo largo de la evolución


del pensamiento humano, es una obra que puede ser considerada una pieza de fe o
un relato fantástico, no obstante la pieza no pierde su valor principal, el de inspirar a
sus lectores.

Botticelli, Gustave Doré y Dalí son algunos de los hombres que han sido inspirados
por esta gran pieza, realizando increíbles ilustraciones de esta. FAHRENHEITº
Magazine presenta las mejores ilustraciones de La Divina Comedia realizadas por
estos artistas.

“A mitad del camino de la vida, en una selva oscura me encontraba porque mi ruta
había extraviado”, dicen los primeros versos de "La Divina Comedia”, obra de
Dante Aligheri considerada una de las joyas de la literatura universal. Su
importancia no solo es histórica, sino también social, pues representa la
espiritualidad medieval y renacentista, época de transición en la que vivió el autor.

El escritor peruano Pedro Novoa comenta que el éxito de "La Divina Comedia" se
debe a su estilo. Uno de los símbolos más usados por Alighieri es el número 3: tres
son los personajes principales: Virgilio, Beatriz y el propio Dante. Asimismo, tres
son los grandes apartados: Infierno, Purgatorio y Paraíso. “Tiene una cualidad En la
Divina Comedia, Dante dice que en los momentos más impiadosos, cuando el
hombre no ve nada más que niebla, no deja de imaginar cosas: la mente se eleva y se
encierra en sí misma hasta que comienza a llover en la fantasía. La imaginación,
entonces, es un lugar en el que llueve. Cuando leemos su poema épico tendemos a
pensar, como acertaba Borges, que Dante se imaginaba el otro mundo exactamente
como lo presenta.

Prueba de la intensidad de su texto, casi inmediatamente después de su publicación


(c. 1304-1321), la Divina Comedia comenzó a intrigar e inspirar a los mejores
artistas. Uno de ellos fue Sandro Botticelli, otro Florentino, ambos magníficos
pintores que sirvieron como los primeros ilustradores para el libro. Las ilustraciones
más finas de Botticelli vinieron del “Inferno”, el más popular de los tres libros por
razones similares a las del Paraíso Perdido de Milton: el infierno es mucho más
atractivo que el paraíso. En ambos poemas, el averno es descrito en los términos
visuales más seductores y poderosos. Tanto así que uno pensaría que la imaginación
está directamente hermanada con Satán y sus oscuros jardines.La Divina Comedia
sobresale de entre la extensa obra poética y doctrinal de Dante, siendo sin duda su
obra máxima. Es considerada la obra maestra de la literatura italiana y una de las
obras cumbre de la literatura universal.

La Comedia es un poema alegórico que consta de tres partes: Infierno, Purgatorio y


Paraíso. Para llegar a la felicidad humana y religiosa (paraíso) es preciso seguir un
camino que obliga a pasar por el rechazo del pecado (infierno) y la purificación del
arrepentimiento (purgatorio).

Dante, acompañado por el poeta romano Virgilio, el cual simboliza la razón y el


amor humanos, y, posteriormente, por Beatriz –la amada del poeta– la cual
simboliza a la Divina Sabiduría y el Amor Divino realiza este peregrinaje por los
distintos círculos del Infierno y Purgatorio hasta llegar al Paraíso donde se
encuentran todos los bienaventurados para alabar eternamente al Creador y gozar de
su revelación plena.

Síntesis de la filosofía y pensamiento medieval, La Divina Comedia es una obra


excepcional (y compleja) que reúne todo el saber de la humanidad occidental hasta
el momento de ser escrita y lleva al lector a recorrer mil y una historias maravillosas
y a la vez, asombrosas.La Divina Comedia marca el origen de la moderna literatura
de ideas. Y ello a pesar de que el rígido corpus teológico e ideológico manejado por
su autor podría parecer muy ajeno a nuestros intereses. Lo que carecía de toda
rigidez era la imaginación de aquel poeta florentino del siglo XIII que se atrevió a
abandonar a Virgilio en el infierno y a describir el inexplorado territorio del
purgatorio. En esa libertad reside la contemporaneidad de un escritor que cada época
ha leído con sus propios ojos.

Nunca habrá otro Dante. No sólo porque Dante Alighieri, el poeta florentino del
siglo XIII, fuera un genio irrepetible, sino también porque las condiciones modernas
probablemente no pudieran dar lugar a la aparición de un nuevo Dante. Pensemos en
la personalidad de Dante, que, por lo poco que sabemos, probablemente fuera algo
desabrida. Estaba muy seguro de tener razón, en todo. Estaba seguro de su
idiosincrática teología católica y de su sistema de valores, que difería lo bastante de
los dictados oficiales del Vaticano como para que algunos de sus escritos fueran
prohibidos; tenía suficiente certeza acerca de su propia comprensión de los asuntos
religiosos como para describir el inexplorado territorio del purgatorio y contarnos
qué aspecto debería tener la santísima trinidad; estaba seguro de que las distintas
religiones se equivocaban al situar a sus líderes en el infierno; sostenía con fuerza la
opinión de que debemos tener dos gobernantes, un emperador universal y un papa,
para regir sobre toda la humanidad. Todo esto permitió a Dante escribir la Divina
Comedia, porque le daba la posibilidad de diseñar el infierno, el purgatorio y el
cielo, así como a todos sus habitantes, y de describir su propio viaje por esos
ámbitos. Piensen en distribuir a sus amigos, parientes y a algunos papas en lugares
específicos de la vida en el más allá. No se puede escribir un poema así sin tener
mucha confianza en uno mismo.

a colección La Divina Comedia, de Dalí, se encuentra dividida en tres series


de treinta y tres obras que retratan los tres cantos del inmortal poema de
Dante y en ellas están contenidos: el Infierno, el Purgatorio y el Paraíso.

Asimismo, la serie se acompaña de una introducción, en la que Dalí, genio


indiscutible de las representaciones surrealistas, trabajó sobre la obra de
Alighieri.

Las ilustraciones de La Divina Comedia, parte de la Obra Cultural de


FUNIBER, fueron un encargo del gobierno italiano a Dalí con motivo del 700
aniversario del nacimiento de Dante Alighieri en 1965. Al recibir esta
importante tarea Dalí declaró que “era uno de los proyectos más importantes
de su carrera”, pues su trabajo le tomó cinco años en las acuarelas,
supervisando una a una las planchas de xilografía.El Código Da Vinci es una
novela de ficción anti-católica que está resultando ser un éxito de ventas en
todo el mundo. Con más de 30 millones de ejemplares vendidos, traducida a
30 idiomas y con los derechos para la película en manos de Columbia
Pictures y el director Ron Howard (con Tom Hanks de protagonista) se trata
ya de un acontecimiento propio de la cultura de masas. (...) Y el mensaje que
transmite la novela es básicamente el siguiente:

1. Jesús no es Dios: ningún cristiano pensaba que Jesús es Dios hasta que el
emperador Constantino lo deificó en el concilio de Nicea del 325.

2. Jesús tuvo como compañera sexual a María Magdalena; sus hijos,


portadores de su sangre, son el Santo Grial (sangre de rey = sang real =
Santo Grial), fundadores de la dinastía Merovingia en Francia (y
antepasados de la protagonista de la novela).

3. Jesús y María Magdalena representaban la dualidad masculina-femenina


(como Marte y Atenea, Isis y Osiris); los primeros seguidores de Jesús
adoraban "el sagrado femenino"; esta adoración a lo femenino está oculta en
las catedrales construidas por los Templarios, en la secreta Orden del
Priorato de Sión -a la que pertenecía Leonardo Da Vinci- y en mil códigos
culturales secretos más.

4. La malvada Iglesia Católica inventada por Constantino en el 325 persiguió


a los tolerantes y pacíficos adoradores de lo femenino, matando millones de
brujas en la Edad Media y el Renacimiento, destruyendo todos los evangelios
gnósticos que no les gustaban y dejando sólo los cuatro evangelios que les
convenían bien retocados. En la novela el maquiavélico Opus Dei trata de
impedir que los héroes saquen a la luz el secreto: que el Grial son los hijos de
Jesús y la Magdalena y que el primer dios de los "cristianos" gnósticos era
femenino.

Todo esto se intenta vender como erudición, investigación histórica y trabajo


serio de documentación.

En una nota al principio del libro, el autor, Dan Brown, declara: "todas las
descripciones de arte, arquitectura, documentos y rituales secretos en esta
novela son fidedignas". Como veremos, esto es falso: los errores, las
invenciones, las tergiversaciones y los simples bulos abundan por toda la
novela.

La pretensión de erudición cae al suelo al revisar la bibliografía que ha


usado: los libros serios de historia o arte escasean en la biblioteca de Brown,
y brillan en cambio las paraciencias, esoterismos y pseudohistorias
conspirativas.

Dan Brown, en su propia página web, dice bien claro que no ha escrito sólo
una novela llena de despropósitos para divertir: "Como he comentado antes,
el secreto que revelo se ha susurrado durante siglos. No es mío".

El resultado es que las ventas de libros pseudohistóricos sobre la Iglesia, los


evangelios gnósticos, la mujer en el cristianismo, las diosas paganas, etc… se
han disparado: la web de libros Amazon.com es la primera beneficiada,
enlazando El Código Da Vinci con libros de pseudohistoria neopagana,
feminista radical y new age. La ficción es la mejor forma de educar a las
masas, y disfrazada de ciencia (historia del arte y de las religiones en este
caso) engaña mejor a los lectores.

Como afirma el dicho: "calumnia, que algo queda, y si calumnias con datos
que suenen a científico -aunque sean inventados- queda más".

¿Inventó Constantino el cristianismo?

Toda la base "histórica" de Brown descansa sobre una fecha: el concilio de


Nicea del año 325. Según sus tesis, antes de esta fecha, el cristianismo era un
movimiento muy abierto, que aceptaba "lo divino femenino", que no veía a
Jesús como Dios, que escribía muchos evangelios. En este año, de repente, el
emperador Constantino, un adorador del culto -masculino- al Sol Invicto se
apoderó del cristianismo, desterró a "la diosa", convirtió al profeta Jesús en
un héroe-dios solar y montó una redada a la manera stalinista para hacer
desaparecer los evangelios que no le gustaban.

Para cualquier lector con algo de cultura histórica esta hipótesis resulta
absurda por al menos dos razones:

1. Tenemos textos que demuestran que el cristianismo antes del 325 no era
como dice la novela y que los textos gnósticos eran tan ajenos a los cristianos
como lo son actualmente las publicaciones "new age": parasitarios y
externos.

2. Incluso si Constantino hubiese querido cambiar así la fe de millones


¿cómo habría podido hacerlo en un concilio sin que se diesen cuenta no sólo
millones de cristianos sino centenares de obispos?

Muchos de los obispos de Nicea eran veteranos supervivientes de las


persecuciones de Diocleciano, y llevaban sobre su cuerpo las marcas de la
prisión, la tortura o los trabajos forzados por mantener su fe. ¿Iban a dejar
que un emperador cambiase su fe? ¿Acaso no era esa la causa de las
persecuciones desde Nerón: la resistencia cristiana a ser asimilados como un
culto más? De hecho, si el cristianismo antes del 325 hubiese sido tal como lo
describen los personajes de Brown y muchos neognósticos actuales nunca
habría padecido persecución ya que habría encajado perfectamente con
tantas otras opciones paganas. El cristianismo fue siempre perseguido por
no aceptar las imposiciones religiosas del poder político y proclamar que sólo
Cristo es Dios, con el Padre y el Espíritu Santo.
CANTO XII A la par, como bueyes en la yunta, con el alma cargada caminaba, mientras lo consintió
mi pedagogo. 3 Mas cuando dijo: «Déjale y avanza; que es menester que con alas y remos empuje
su navío cada uno», 6 enderecé, cual para andar conviene el cuerpo todo, mas los pensamientos
se me quedaron sencillos y humildes. 9 Me puse a andar, y seguía con gusto los pasos del maestro,
y ambos dos de ligereza hacíamos alarde; 12 y él dijo: «vuelve al suelo la mirada, pues para
caminar seguro es bueno ver el lugar donde las plantas pones». 15 Como, para dejar memoria de
ellos

sobre las tumbas en tierra excavadas está escrito quién era cuando vivo, 18 y de nuevo se llora
muchas veces por el aguijoneo del recuerdo, que tan sólo espolea a los piadosos; 21 con mayor
semejanza, pues tal era el artificio, lleno de figuras vi aquel camino que en el monte avanza. 24
Veía a aquél que noble fue creado 25 más que criatura alguna, de los cielos como un rayo caer, por
una parte. 27 Veía a Briareo, que yacía 28 en otra, de celeste flecha herido, por su hielo mortal
grave a la tierra. 30 Veía a Marte, a Palas y a Timbreo, 31 aún armados en tomo de su padre,
mirando a los Gigantes desmembrados. 33 Veía al pie, a Nemrot, de la gran obra 34 ya casi
enloquecido, contemplando los que en Senar con él fueron soberbios. 36

¡Oh Niobe, con qué dolientes ojos 37 te veía grabada en el sendero, entre tus muertos siete y siete
hijos! 39 ¡Oh Saúl, cómo con la propia espada 40 en Gelboé ya muerto aparecías, que no sentiste
lluvia ni rocío! 42 Oh loca Aracne, así pude mirarte 43 ya medio araña, triste entre los restos de la
obra que por tu mal hiciste. 45 Oh Roboán, no parece que asuste 46 aquí tu efigie; mas lleno de
espanto le lleva un carro, sin que le eche nadie. 48 Mostraba aún el duro pavimento como Alcmeón
a su madre hizo caro 50 aquel adorno tan desventurado. 51 Mostraba cómo se lanzaron sobre
Senaquerib sus hijos en el templo, 53 y cómo, muerto, allí lo abandonaron. 54 Mostraba el crudo
ejemplo y la ruina
Es el bestseller de la temporada, un fenómeno sociológico que desborda los límites de lo literario: El código da Vinci,
de Dan Brown (Umbriel), ha vendido más de trescientos mil ejemplares en España en apenas dos meses, cinco millones
en Estados Unidos, y acaba de empezar a distribuirse ahora en Hispanoamérica: ya hay 150.000 ejemplares en México,
25.000 en Argentina, 15.000 en Chile... De hecho, Umbriel espera superar el millón de ejemplares antes de que acabe
2004. Las cifras son demasiado elocuentes, pero ¿cuál es el secreto de su éxito? ¿La manera en que cuestiona el papel
de la mujer en la Iglesia? ¿La posibilidad de que Leonardo Da Vinci fuese Gran Maestre de una sociedad secreta llamada
el Priorato de Sión, encargada de custodiar un secreto que puede cambiar la historia? ¿Quizá que el genio renacentista
pudiera haber dejado pistas y enigmas por resolver en sus cuadros? ¿O tal vez que sea el Opus Dei la organización
dispuesta a todo para que no se sepa nada de la vida de Sara, la hija que Jesús tuvo con María Magdalena? ¿Y los
crímenes que salpican la trama? ¿Las pistas que a cada paso plantea el autor? Especialistas en Leonardo como Luis
Racionero y apasionados en la teología y el conocimiento de lo sagrado como Antonio Colinas, Ignacio Gómez de Liaño,
Fernando Sánchez-Dragó y Juan Antonio Cebrián examinan las pistas e intentan resolver el enigma que es hoy, para
la edición mundial, El Código da Vinci.

LA LENGUA DE DANTE EN LA ((DIVINA COMEDIA» 11 ver y de nuestro sentir que es “lo humano”;
pues bien, en la Divina Comedia asistimos a la representación de toda la escala que va desde lo más
bajo y hediondo a lo más sublime, desde lo infrahumano a lo sobrehumano. Aunque no se limita
cada cántica a la expresión de una sola de estas categorías, es evidente que la categoría intermedia
de lo humano encuentra su ámbito propio en el Purgatorio, lugar de nostalgia terrena y de anhelo
paradisíaco, de los afectos normales y sin estridencias, como lo son la exaltación de la poesía y eí
sano placer de la amistad; por eso Dante encuentra entre las ánimas purgantes a sus mejores
amigos. En el Infierno, en cambio, las medidas físicas y morales encuadrables en lo humano se
pierden o se deforman a menudo. Aparecen, por tanto, la infrahumanidad asquerosa y
nauseabunda, la monstruosidad, la bestialidad y la hibridez. Es en estos casos cuando eí lector siente
la tremenda eficacia de las palabras, sin pudores ni velos intermedios. Si ante los condenados se
muestra eí poeta unas veces compasivo o comprensivo y en otras inflexible y hasta cruel, se íe caen
las lágrimas ante unos pecadores que desprecia, los magos y adivinos, sólo por ver la figura humana
descoyuntada, con el cuello retorcido de manera que la cara mira hacia atrás y eí cuerpo hacia
adelante. Las lágrimas de estos réprobos, cayendo por la espalda, atraviesan eí natural camino que
la anatomía presenta y que Dante nos sefiala con extrema precisión. Es bien evidente que eí
problema lingiiístico y estilístico del Paraiso es de signo contrario, al tener eí poeta que transmitirnos
su vísion sobrehumana, al comunicarnos realidades incomunicables con los medios usuales. La
creación de lengua y de metáforas alcanza en esta parte su culminación. A la tensión afectiva e
intelectual, encaminada a la posesión del misterio divino, corresponde una adecuada tensión
lingiiística. 2) La crítica italiana ante la lengua de Dante. Ya a principios del siglo xviii, uno de los
fundadores de la Arcadia, Gianvincenzo Gravina, sefialaba que, al igual que el lenguaje propio o
figurado de los profetas no íes impidió nunca la expresión tanto de las cosas grandes como de las
humildes, “cosi Dante volle le parole alíe cose sottoporre, e queste, quantunque mínííne, sí studib
co’ proprii br vocaboli di’esprimere, quando la