Вы находитесь на странице: 1из 4

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLITICAS

ESCUELA PROFESIONAL DE DERECHO

TEMA
FUNDAMENTOS DE LA DIDACTICA

CURSO
DIDACTICA

DOCENTE
ROXANA MARTINA PORTOCARRERO REATEGUI

ALUMNOS

AMASIFUEN TUANAMA PETER

CICLO
IX

PUCALLPA-2019
FUNDAMENTOS DE LA DIDACTICA

La didáctica como disciplina científica tiene una base teórica que orienta la práctica docente.
Al respecto, Carr y Kemmis (1990) basándose en la tesis de Kuhn sobre cómo se produce el
cambio de un determinado paradigma al entrar en crisis los postulados que defiende y cómo la
comunidad científica empieza a apartarse y a manifestar su descontento con dicho paradigma. De
esta manera, se presenta aquí los fundamentos del cambio en la didáctica, para este nuevo
milenio.

FUNDAMENTO EPISTEM OLÓGICO:

La epistemología es el estudio del conocimiento y de la justificación de la creencia. Entre las


cuestiones centrales a las que tratan de responder los epistemólogos están: “¿Qué creencias están
justificadas y cuáles no?”, “Si hay algo que podemos conocer, ¿qué es?”, “¿Cuál es la relación
entre conocer y tener una creencia verdadera? “, “¿Cuál es la relación entre ver y conocer?”.
Cuestiones como éstas están en el corazón de la epistemología, pero, por supuesto, ésta va más
allá y, como en cualquier otra disciplina filosófica, sus fronteras son más bien difusas.

Es necesario plantear que toda teoría responde a un enfoque epistemológico y a su vez, la teoría
da pautas para desarrollos metodológicos y estratégicos de un determinado campo del saber.
En este caso, interesa la comprensión del fundamento epistemológico de la didáctica y
sobretodo ver el enfoque predominante sobre el que se está trabajando hoy los procesos de
enseñar- aprender y la constitución del saber.

Aunque, durante mucho tiempo la epistemología de la didáctica se cobijó bajo el enfoque


Kantiano (la razón práctica) y en el de Comte (el positivismo). El fundamento
epistemológico que aquí se presenta, se sustenta en la teoría interpretativa, proveniente de la
hermenéutica. En torno a esto, Vátimo (1990) afirma que el problema de la criticidad del
pensamiento se platea en esta teoría, de manera que la lógica según la cual se puede describir
y evaluar críticamente el saber de las ciencias humanas y la ´posible´ verdad del mundo de la
comunicación y la enseñanza, es en una lógica hermenéutica.

Otro aporte importante que está siendo utilizado por los educadores es el enfoque de Habermas,
quizás porque sus estudios sobre la “acción
comunicativa” han tenido mucha aplicación en la educación y en la didáctica. Para este autor
sobresalen tres tendencias:

1. La implantación de concepciones históricas y etnológicas que subraya la importancia del


contextualismo; es decir, el valor del contexto en las prácticas comunicativas y
educativas.
2. La convergencia significativa en torno a la filosofía de la conciencia dominante con
sus aspectos claves del sujeto y la autoconciencia.
3. La crítica a la razón instrumental lo que sustenta el énfasis de lo contextual y
subjetivo.

Habermas (1989) mantiene la tesis de que el saber humano está constituido por tres tipos de
intereses: técnico, práctico y emancipatorio, que a la vez conforman tres tipos de
saberes:

 Del interés técnico resulta un saber instrumental que adopta la forma de


explicaciones científicas. Este interés ha crecido en el contexto del trabajo y de la
industria, siendo necesario para que la humanidad progrese en los procesos de
producción moderna.
 Del interés práctico se genera el entendimiento interpretativo. El medio es el
lenguaje y la comunicación, y la ciencia marco son las hermenéuticas o
interpretativas.
 Del interés emancipatorio propicia un saber reflexivo para alcanzar niveles de
objetivación en donde tienen lugar las comunicaciones. La didáctica crítica tiene
justamente ese objetivo.

FUNDAMENTO FILOSÓFICO – ANTROPOLÓGICO

La necesidad de fundamentar la didáctica en la base firme de la filosofía y la


antropología viene impuesta por la misma finalidad educadora, al ser la persona que
aprende un ser espiritual, educable y perfectible. La didáctica como ciencia humana
implica la asunción consciente de todas las dimensiones de la persona a fin de conducirla al
desarrollo pleno a través de la enseñanza, el aprendizaje y la dotación del saber.
Este horizonte normativo y finalista es esencial en la tarea didáctica por cuanto ayuda a la
formación intelectual e integral del sujeto y le ofrece instrumentos y oportunidades de
aprendizaje para que sea capaz de gobernar su vida y construir su comunidad desde valores
universales y objetivos de gratitud, respeto y servicio. No obstante, no hay que perder de
vista y asumir conscientemente de que el nuevo milenio trae consigo alcances y
posibilidades, pero en estos cambios, también hay contradicciones, pobrezas y paradojas.
Como proponía Titone (1981): crisis del sujeto, crisis de los fines y crisis instrumental.

La didáctica requiere explicitar sus fundamentos filosóficos por su misma finalidad


educadora y porque gira en torno a la persona que aprende que es un ser espiritual,
educable y perfectible (Fermoso 1985, p.29). Por lo tanto, hoy más que en otras épocas es
necesario el conocimiento filosófico acerca de la “educabilidad” y esta búsqueda tiene tres
exigencias:
 La búsqueda del sentido último y global de la vida,
 Llegar al conocimiento de la verdad, y
 El apoyo de la filosofía de alcance moral.