Вы находитесь на странице: 1из 6

La planta libera los aleloquímicos al medio, pero no los dirige directamente a la zona

de acción, por lo tanto se trata de un mecanismo pasivo. Para que la interacción


alelopática sea efectiva se necesita que estas sustancias se distribuyan por el suelo o el
aire y que lleguen a la otra planta. Una vez dentro de la planta receptora, ésta puede
tener mecanismos de defensa y degradación de los compuestos, evitando el efecto, o
por el contrario se producirá un efecto patológico.

VÍAS DE LIBERACIÓN

La liberación de aleloquímicos puede ser por 4 vías principales:

Lixiviación: la parte aérea de la planta deja ir sustancias por lavado, por la lluvia, y
éstas caen sobre otras plantas o en el suelo. Por lo tanto, puede ser de efecto directo o
indirecto según si cae encima de otra planta o no, aunque en principio se considera
indirecto.

Descomposición: se trata de los restos que la planta deja caer al suelo, donde se
descomponen por efecto de los microorganismos, los cuales ayudan a la liberación de
los compuestos. Pueden ser desde hojas hasta ramas o raíces. Las sustancias que ahí se
encuentran pueden estar inactivadas hasta que entren en contacto con la humedad o
con los microorganismos o bien pueden estar activas y ser luego inactivadas por la
actividad de los microorganismos o quedar retenidas en el suelo. Es una vía indirecta y
es por la cual se liberan más compuestos al medio.

Volatilización: las sustancias se liberan por los estomas (estructuras que permiten el
intercambio de gases y la transpiración). Éstas son volátiles e hidrosolubles, por lo
tanto se pueden absorber por los estomas de otras plantas o sino se disuelven en el
medio. Comúnmente las plantas que utilizan estas vías son de climas temperados y
cálidos. Se considera una vía directa.

Exudación radicular: son las sustancias que las plantas liberan por las raíces vivas de
forma directa y se trata de compuestos de todo tipo. El sistema de exudación depende
sobretodo del estado de las raíces, de su sistema radicular y de si se encuentran en
crecimiento o no.

Las feromonas de insectos

Definición de las feromonas. Las feromonas son sustancias químicas producidas como
mensajeros que afectan el comportamiento de otros individuos de insectos u otros
animales. Por lo general son arrastradas por el viento, pero se pueden colocar en el
suelo, la vegetación o varios artículos. Tom Eisner, una autoridad en la ciencia de la
utilización de productos químicos por los insectos, afirma que cada especie de insecto
depende de un centenar de productos químicos en su vida, a participar en tales
actividades rutinarias como la búsqueda de comida y pareja, la agregación de
aprovechar los recursos alimenticios , la protección de los sitios de oviposición, y
escapar de la depredación. Se ha encontrado que las feromonas pueden transmitir
diferentes señales cuando se presenta en combinaciones o concentraciones. Las
feromonas difieren de las señales de imagen o un sonido. Ellas viajan lentamente, no
se desvanecen rápidamente, y son eficaces en un rango de longitud. Los receptores de
sonido y la vista no son necesarios para la detección de feromonas, y la dirección de
feromonas no se limita a líneas rectas.

Ejemplos de feromona utilizada por los insectos y las arañas.

Las feromonas hace tiempo se sabe que son importantes para la vida de los insectos en
el apareamiento, como lo demuestra, por ejemplo, en algunas de las polillas de la
familia más grande del gusano de seda, cuando se presenten los machos viajan casi 30
millas hasta llegar a una hembra, siguiendo un rastro de feromonas en el aire. Las
polillas Cecropia machos se estima que pueden detectar y responder a unos cientos de
moléculas de feromonas en un centímetro cúbico de aire. En las colonias de abejas
melíferas, las reinas secretan una sustancia glandular (una feromona) que se pasa
entre las castas de las obreras, y esta secreción coordina casi todas las actividades de
las obreras. Un control es la falta de desarrollo de los ovarios de las obreras. El efecto
normal de una feromona sexual es atraer los escarabajos gusano de la harina macho a
la hembra, pero se ha encontrado que el primer macho para aparearse con la hembra
luego la cubre con otra feromona, un anti-afrodisíaco, que disuade a otros machos de
apareamiento con ella. Esta estrategia puede conservar la energía de la hembra o
tener otros beneficios.

En general, el comportamiento de los insectos ( y de otros animales) está regulado por


una serie de estímulos que son recibidos por los órganos de los sentidos y su
información es procesada por el cerebro, desencadenando la respuesta adecuada.
Entre los diferentes comportamientos que muestran los insectos (especialmente los
fitófagos), los más importantes desde el punto de vista de la entomología agrícola son
el de apareamiento, el de puesta, el de alimentación y el de dispersión. Los estímulos
que desencadenan y regulan estos comportamientos son de diferente naturaleza, pero
sin duda los más importantes son los químicos. Las sustancias de comunicación
(llamadas en ocasiones compuestos semioquímicos) entre individuos de diferentes
especies se denominan alelomonas y las sustancias de comunicación entre individuos
de la misma especie, feromonas. Las alelomonas se clasifican en alomonas (cuando el
comportamiento que se desencadena es favorable al emisor), cairomonas (favorable
para el receptor) y synomonas (favorable para ambos).

Las feromonas son, por tanto, substancias químicas producidas y segregadas al


exterior por un individuo, y percibidas olfativamente por otros individuos de su misma
especie, en los cuales produce un cambio en su pauta de comportamiento o en su
proceso de desarrollo. Las feromonas se clasifican según la función que realizan o el
comportamiento que desencadenan: sexuales, de alarma, de agregación, de
marcado... , siendo las feromonas sexuales las más utilizadas en el control de plagas.

Las glándulas que producen las feromonas son variadas, y no están localizadas en una
parte concreta del cuerpo de los insectos. Cada feromona se produce en una glándula
concreta, con su propia localización, dependiendo de cada especie de insecto que las
produzca.

Propiedades
Las feromonas tienen una serie de características propias, como son:

 se producen en cantidades muy pequeñas. Aún siendo producidas en


cantidades bajísimas, las células sensoriales que poseen los insectos en las
antenas son capaces de detectarlas, incluso unas pocas moléculas.
 cuando se habla de una feromona en particular, suele estar compuesta por
unas pocas sustancias, no más de 2 a 4 productos.
 las feromonas son específicas, sólo las detectan, y responden a ella, individuos
de la misma especie.
 las feromonas pueden producirse por ambos sexos, pero es más frecuente que
sean las hembras las que tengan más variedad.
 actúan olfativamente, aunque algunas lo hacen por contacto, en especial en
insecto acuáticos.
 las glándulas que producen las feromonas suelen estar en la epidermis, y
pueden estar distribuidas por todo el cuerpo, según el tipo de feromona que
produzcan.
 normalmente son percibidas por las antenas. Las antenas de los insectos
disponen de una gran cantidad de sensilios con diferentes formas, dotados de
numerosos poros cuticulares.

Tipos

Existe un tipo de feromona específico para diferentes actividades que realizan los
insectos. Los insectos no producen todos los tipos de feromonas que aquí se indican,
depende del grado de complejidad que alcance en su relación con otros individuos de
su especie.
Los tipos más importantes de feromonas son:

 Marcadores de pista. Son sustancias que dejan marcas olorosas para indicar el
camino de vuelta a la colonia, cuando los exploradores tienen éxito en su
búsqueda de alimento. Son típicas de insectos sociales, como hormigas y
algunas termitas. También se han descrito en la procesionaria del pino
Taumetopoea pityocampa.
 De señalización y reconocimiento. Atraen a otros indiviudos hacia los insectos
secretores o a los lugares que ellos frecuentan. Incluyen los olores de
reconocimiento de castas de Himenópteros sociales y el marcado de zonas para
recoger néctar y polen.
 De regulación de castas. Se dan en insectos sociales, aunque sólo las produce la
reina de la colonia. Son típicas de las termitas, en las que la reina produce una
serie de sustancias que se distribuyen por la colonia, entre los individuos,
mediante la saliva. Según la feromona ingerida se produce una serie de
cambios (aunque también intervienen otros factores) en los individuos que las
ingieren, dando lugar a diferencias en su desarrollo que originan las castas:
obreros, soldados, reproductores secundarios. Se pueden considerar también
como feromonas morfogénicas.
 Agregación. Son un tipo de feromonas que inducen la formación de grandes
agregados, temporales o persistentes. Se da en las abejas cuando forman los
enjambres, en los Coleópteros escolítidos cuando buscan un lugar para
aparearse y alimentarse, en algunas especies de Coleópteros coccinélidos
cuando van a invernar, o en la cucarachas.
 Alarma. Es un conjunto de sustancias que producen algunos insectos que viven
en comunidades, para avisar a sus congéneres de algún peligro. Estas
feromonas hacen que los insectos que las perciban corran o vuelen más
activamente, muestren un comportamiento agresivo, o traten de huir. Se ha
encontrado en muchas hormigas, pulgones, abejas y algunas termitas.
 Morfogénicas. Son feromonas que afectan al desarrollo de los individuos que
las ingieren, especialmente en el desarrollo sexual. En la langosta (Schistocerca
gregaria) los machos maduros producen una sustancia que promueve la
maduración sexual de otros machos. En la abeja de la miel (Apis mellifera) la
reina produce otra feromona (la llamada sustancia de la reina) en una glándulas
que posee en las mandíbulas, que inhibe el desarrollo de los ovarios de las
obreras, y que también tiene efecto sobre su comportamiento, evitando que
construyan celdas reales y crien nuevas reinas.
 Atrayentes sexuales. Son las feromonas más investigadas actualmente. Las más
conocidas son las producidas por Lepidópteros, especialmente en aquellas
especies que pueden ser plagas agrícolas, aunque se conocen en otros muchos
órdenes de insectos (Dípteros, Homópteros, etc.). En los Lepidópteros las
feromonas sexuales son producidas fundamentalmente por las hembras en
unas glándulas que poseen en el abdomen, con el fin de atraer a los machos
hacia ellas, y facilitar así el encuentro y apareamiento. Muchas de estas
feromonas se han identificado químicamente y se sintetizan compuestos
análogos en laboratorio, estando disponibles en el mercado para aplicación en
el control de especies plaga.
Los machos (de Lepidópteros y de otros muchos insectos) también producen sus
feromonas sexuales, que actúan cuando están cerca de la hembra, induciéndola al
acoplamiento.

 http://www.fumigacontinente.com.ar/las-feromonas-en-los-insectos/
 https://books.google.com.ec/books?id=r_ZRAgAAQBAJ&pg=PA140&dq=para+feromon
as+de+los+insectos&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwimueyc3ariAhWkq1kKHcTGAcIQ6AEI
MzAC#v=onepage&q=para%20feromonas%20de%20los%20insectos&f=false
 http://ocwus.us.es/produccion-vegetal/sanidad-vegetal/tema_5/page_01.htm

Похожие интересы