Вы находитесь на странице: 1из 7

La reverencia a Dios

“Es deber del cristiano guardar reverencia en la Casa de Dios,


para no restar en nada a la presencia y a la gloria del Señor en
el servicio”.
Mas Jehová está en su santo templo: calle delante de él toda la tierra. Habacuc
2:20

El profeta Habacuc al referirse a “callar” precisamente hablaba de “reverencia” es


decir respeto dado a Dios estando en el templo, un lugar dedicado para la adoración y
alabanza a Dios. Todos sabemos que un templo es un lugar diseñado y construido
especialmente para dar tributo y rendir culto a Dios, es por tanto un lugar sagrado. Sin
embargo hermanos ocasionalmente, sin generalizar, hemos incurrido en algunos
errores que debemos corregir de tal forma, que verdaderamente nuestra alabanza sea
de agrado a Dios.
1 Timoteo 3:14-15
Nehemías 1:11

I Samuel 24:8

2 Samuel 1:2

Números 22:31

Salmos 130:4

Debemos mostrar reverencia cuando entramos a lugares


ajenos.

2 Samuel 9:6

Dios reclama reverencia especialmente de las hermanas


Tito 2: 3-5

Jesús en su ministerio terrenal fue ejemplo de reverencia.


Hebreos 5:7

Dios demanda reverencia en nuestro servicio a Él.


Hebreos 12:28

Dios exigía reverencia en el santuario.


Levítico 19:30 y 26:2

LA REVERENCIA EN LA CASA DE DIOS

1. Antes del servicio.

1. Llegar temprano a la Iglesia para disfrutar de los momentos preciosos de


oración y meditación antes del servicio. Llegar temprano al templo. Uno de
los hábitos que debemos inculcar en nuestra familia es acudir al templo
llegando temprano y dispuestos para la oración previa a la adoración a Dios.
Al asistir al templo estemos dispuestos a estar cerca de Dios y a escuchar
sus consejos. No subestime el santuario y obedezca con sencillez.

2. Sentarse lo más cerca posible al púlpito, para disfrutar mejor del culto y para
que los que lleguen tarde puedan sentarse en la parte de atrás sin distraer la
Atención de nadie. Eclesiastés 5:1
3. No llegar tarde, pero si en alguna ocasión, por alguna razón poderosa se
llega tarde, si se está orando y leyendo la Palabra de Dios no se debe entrar al
templo. Se debe esperar afuera. Luego se puede entrar de una manera
comedida, sin ruidos, pues es lugar santo. Éxodo 3:5
4. No traer animales, ni juguetes u objetos ajenos a la adoración a Dios, pues es
imprudente y distraen la atención.

5. Apague su celular. La tecnología no aporta mejor comunicación con Dios.

6. Sombreros, paraguas, ruanas deben quitarse antes de entrar al templo.

7. Vestirse y peinarse adecuadamente entendiendo que vamos a tener un


encuentro con Dios.
8. Preparar Biblia, himnario, cuaderno y lápiz para anotar lo que Dios habla a su
pueblo.

9. Disponer el corazón y el espíritu para así recibir la bendición del cielo.

2. Durante el Servicio.

1. Durante el servicio se debe mantener una actitud atenta y reverente,


tomando parte en el culto divino y en la adoración, por medio de los
cánticos y de todas las partes del culto.

2. Si hay alguien al lado que no tienen Biblia o himnario, se le debe invitar a


compartir cortésmente.

3. Durante la predicación de la Palabra de Dios el oído y el corazón deben estar


dispuestos a recibir el mensaje divino, pues la fe viene por el oír. Romanos
10:17
4. No divagar la vista por todas partes, ni mirar hacia atrás cuando alguien entra.

5. No sentarse incompuestamente en los asientos, ni con los brazos puestos sobre


el espaldar.

6. No mascar chicle.

7. Es de muy mala educación y es una gran irreverencia hablar


en medio del servicio.

8. Peor aún, pararse, caminar y/o salir del templo en el periodo del culto y más aún
en medio de la predicación. (Por cualquier motivo)

9. Es cosa preciosa traer los niños a la iglesia, y todavía más precioso enseñarles
la reverencia en la Casa de Dios desde que son pequeñitos.

1. Si lloran intentar calmarlos sin robar la atención de los


demás.
2. Si lloran por motivos mayores, sacarlos (con total reverencia) y atender su
urgencia.

3. Es de muy mal testimonio sacar los niños del templo para castigarlos,
regañarlos, cambiarlos o alimentarlos.

4. Los padres de niños bebés deben tomar altas precauciones para no caer
en irreverencia en la casa de Dios.

1. Es irreverente alimentar a los bebés en el templo.

2. Los niños deben ser instruidos en casa sobre el comportamiento en la


iglesia, para no tenerlos que amonestar en la iglesia. En caso de
presentarse una situación que amerite amonestación por parte de los
padres a los niños, ésta debe hacerse con sabiduría y prudencia, sin
distraer a los demás. Pero hágase todo decentemente y con
orden 1ra. Corintios 14:40

4.- Eduque y enseñe a los niños a ser reverentes: Cuide que los
niños escuchen y aprendan a ser reverentes estando dentro del
templo. No los saque fuera del recinto, mejor enséñeles a respetar
el templo de Dios.

10. Si por algún motivo no escuchó o no entendió algo, no es prudente distraer


preguntándolo al hermano próximo y mucho menos alzar la voz para
preguntárselo al hermano que está en el púlpito.

11. A menos que el predicador lo permita, es irreverencia aportar, preguntar,


debatir o contradecir en medio de la predicación.

12. En caso de presentase una situación extraordinaria, seguir las indicaciones


del pastor o líder. Pero debemos abstenernos de fomentar risas, escándalos,
cundir el pánico, etc.

3. Después del culto.


1. Al terminar el culto es muy buena práctica saludarse cariñosamente,
especialmente a los que vienen por primera vez y a los nuevos convertidos.
Romanos 16:16 y 1Pedro 5:14

2. No entablar charlas innecesarias pues sería profanar la Casa de Dios.

Cuando fueres a la casa de Dios, guarda tu pie; y acércate más para oír que para
dar el sacrificio de los necios: porque no saben que hacen mal… Eclesiastés
5:1

3.- Respete el santuario: Evite hacer cualquier otra cosa que no sea estar concentrado
en las actividades del director o predicador. Evite salir del templo, hacer ruido al salir,
o al llegar, evite comer, jugar o hablar usando su teléfono, hablar o hacer señas de un
lugar a otro, todo esto es falta de respeto a Dios y a quien preside el culto.

Y Jesús dijo: Dejad a los niños, y no se lo impidáis de venir a mí; porque de los
tales es el reino de los cielos” Mateo 19:14

5.- No cometer falta de respeto e irreverencia: Algunas veces cometemos el error de


no cuidar nuestras acciones estando en el templo y descuidamos poner atención al
mensaje y a la alabanza. Dios merece respeto.

Y todo lo que hagáis, hacedlo de ánimo, como al Señor, y no á los hombres;


Sabiendo que del Señor recibiréis la compensación de la herencia: porque al
Señor Cristo servís. Colosenses 3:23-24

6.- El nombre de Dios sinónimo de respeto y reverencia: Dios dijo claramente que su
nombre no debe ser tomado a la ligera y como tal debemos cuidar que cuando oímos
hablar de Dios durante la predicación, no es objeto de burla o de indiferencia.

No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente


Jehová al que tomare su nombre en vano. Éxodo 20:7
7.- Recibir la palabra de Dios con respeto: Al asistir al templo muestre su reverencia
por escuchar el mensaje de Dios y el consejo que tiene Dios para usted. Traiga su
Biblia y su cuaderno de estudio, úselos con todo respeto, y recuerde que es la palabra
de Dios que alumbra su camino.

Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino” Salmos 119: 105

8.- Alabe a Dios con devoción: Dios se alegra si usted le alaba y lo hace con devoción
pues de esa forma mostramos humildad y agradecimiento a nuestro creador. No
olvide su himnario y comparta de la alabanza, cantando con amor.

Venid, aclamemos alegremente a Jehová; Cantemos con júbilo a la roca de


nuestra salvación” Salmos 95:1

Otro aspecto también importante, es que al terminar el culto es muy común que
quieras saludar a los hermanos, y no es una mala práctica, el problema viene cuando
entablamos pláticas innecesarias en alta voz o con risas demasiado fuertes,
profanando así el templo de Dios. Si Usted quiere platicar con sus hermanos hágalo
fuera. Otro detalle muy importante es para cuando necesitamos asear el templo o
realizar algún trabajo de reparación, en ese momento también es necesario cumplir el
respeto a Dios, en el caso de las hermanas deben portar su velo tal como lo hace
cuando hay culto, ore a Dios antes de entrar al templo y todo lo que desarrolle hágalo
con respeto y reverencia sabiendo que Dios está en ese precioso templo.

Conclusión:
El deber de todo hijo de Dios es guardar reverencia en la Casa de Dios, para no restar
en nada la preciosa presencia de Dios.

Sino santificad al Señor Dios en vuestros corazones, y estad siempre


aparejados para responder con mansedumbre y reverencia á cada uno que os
demande razón de la esperanza que hay en vosotros: 1ra. Pedro 3:15