Вы находитесь на странице: 1из 4

UNIVERSIDAD CENTRAL DEL

ECUADOR

FACULTAD CIENCIAS
PSICOLÓGICAS

ENSAYO

Ortega Jennyfer

PARALELO M17

2013-05-27
LA LEUCEMIA EN NIÑOS A CAUSA DE LA HERENCIA GENÉTICA

INTRODUCCIÓN

Uno de los problemas de salud considerados graves en un niño, es


fundamentalmente algún tipo de cáncer como la leucemia. El conocimiento de
este problema y sus características es fundamental porque permite orientar a
los padres de familia en cómo enfrentar este tipo de problema y mejor aún,
como detectarlo a tiempo. Pero es factible que tengan conocimiento de que en
estos tiempos la leucemia ya no es una enfermedad que no tiene cura, sino por
el contrario, que es una enfermedad tratable y que un niño tiene altas
probabilidades de sobrevivir ante un buen seguimiento en su tratamiento y al
conocer los síntomas y posibles reacciones secundarias que se presenten
durante el tratamiento, además, se percatan también de la importancia que
tiene el estar al pendiente de la salud de sus hijos.
Los avances que se han logrado en el tratamiento de la leucemia ofrecen a los
pacientes y a sus cuidadores más esperanza que nunca antes.
La leucemia es responsable de casi la mitad de todos los casos de cáncer en
niños y una proliferación anormal de células malignas en la médula ósea, que
es la encargada de producir las células sanguíneas y se encuentra localizada
dentro de los huesos.

DESARROLLO

El cáncer es causado en algunos casos por un gen anormal que se trasmite de


una generación a otra. Si bien se suele hacer referencia a esto como cáncer
heredado, lo que se hereda no es el cáncer en sí, sino el gen anormal que
puede dar lugar al cáncer. Solo alrededor del 5 al 10 por ciento de todos los
casos de cáncer son hereditarios, o sea que se originan directamente de
defectos genéticos (llamados mutaciones) hereditarios de uno de los padres.
Para esto es necesario identificar los factores que interviene en este
padecimiento:

 ADN, genes y cromosomas

El cáncer es una enfermedad que ocurre debido al funcionamiento anormal de


los genes. Los genes son un componente del ADN (ácido desoxirribonucleico)
y contienen las instrucciones sobre cómo elaborar las proteínas que el cuerpo
necesita para funcionar, cuándo destruir las células dañadas, y cómo mantener
las células en equilibrio. Los genes controlan aspectos como el color del
cabello, el color de los ojos y la estatura. También pueden afectar la
probabilidad de que se presenten ciertas enfermedades, como el cáncer.
Al cambio anormal en un gen se le llama mutación.
Los dos tipos de mutaciones son las heredadas y las adquiridas (somática).

 Las mutaciones génicas pasan de padres a hijos a través del óvulo o del
esperma. Estas mutaciones se encuentran en todas las células del
cuerpo.
 Las mutaciones adquiridas (somáticas) no están presentes en el óvulo o
en el esperma. Estas mutaciones se adquieren en algún momento en la
vida de la persona, y son más comunes que las mutaciones heredadas.
Este tipo de mutación ocurre en una célula, y luego pasa a cualesquiera
otras células nuevas que sean células hijas de ésta.

Los genes se encuentran en hebras largas de ADN, llamadas cromosomas.


Los humanos tienen 23 pares de cromosomas en cada célula. Nosotros
heredamos un conjunto de cromosomas del padre y de la madre. Cada
cromosoma puede contener cientos y miles de genes que se transmiten de los
padres a los hijos. Cada una de las células de su organismo tiene todos los
genes con los usted que nació. Si bien todas las células tienen los mismos
genes y cromosomas, distintas células (o tipos de células) pueden usar genes
diferentes. Por ejemplo, las células de los músculos usan un conjunto diferente
de genes que el que usan las células de la piel. Los genes que la célula no
necesita son desactivados y no se usan. Los genes que la célula utiliza están
activados o “encendidos”.

 LOS GENES Y EL CÁNCER

Los genes parecen tener dos roles principales en el cáncer. Algunos, llamados
oncogenes, pueden causar cáncer. Otros, conocidos como genes supresores
de tumores, detienen la evolución o el crecimiento del cáncer. Puede encontrar
más información sobre los oncogenes y los genes supresores de tumores en
nuestro documento,
Los oncogenes son formas mutadas de ciertos genes normales de la célula
llamados proto oncogenes. Los proto oncogenes son con frecuencia los genes
que controlan normalmente el tipo de célula y la frecuencia con que ésta crece
y se divide. Cuando un proto oncogén experimenta algún tipo de mutación
(cambio), pasa a ser un oncogén, y se “enciende” o activa cuando no está
supuesto a hacerlo. Cuando esto sucede, la célula puede crecer en forma
descontrolada, y dar lugar al cáncer.
Los genes supresores de tumores son genes normales que desaceleran la
división celular, reparan los errores en el ADN, o indican a las células cuando
deben morir (un proceso conocido como apoptosis o muerte celular
programada). Cuando los genes supresores de tumores no funcionan
adecuadamente, las células pueden crecer en forma descontrolada, dando
lugar al cáncer.
REPERCUSIONES EN LOS NIÑOS A CAUSA DE LA LEUCEMIA

La enfermedad crónica hace impacto en la percepción que la persona (NIÑO)


tiene de su cuerpo, su autoestima, sus sentimientos y dominio personal. Así
pues, padece sentimientos de culpabilidad, en especial si familiares suyos han
fallecido a causa del cáncer Leucemia o por alterar la vida de sus familiares,
debido a los cargos económicos que generan, entre otros. También puede
llevar un incremento de la ansiedad, desesperación y sometimiento al
sufrimiento debido a las creencias amenazantes del cáncer.

CONCLUSIONES

La leucemia como un tipo de cáncer no debe ser magnificado como una


enfermedad que no tiene solución, por el contrario es necesario hacer del
conocimiento a todas aquellas personas que están pasando por un caso similar
para que no sufran de pánico o en cierto modo sientan en algún momento que
la tierra se hunde a sus pies, que tomen conciencia que la medicina ha crecido
enormemente y por lo tanto existen esperanzas de vida para nuestros hijos casi
en un 100%; y para aquellos afortunados que no están en tal situación, tomen
conciencia de que se debe estar al pendiente de la salud de los niños así como
estar alerta ante cualquier anormalidad.

Los niños pueden tener cáncer en las mismas partes del cuerpo que los
adultos, pero existen diferencias. Los cánceres de la niñez pueden ocurrir
repentinamente, sin síntomas precoces, y tienen un índice de curación elevado.
La evolución del niño en realidad depende de muchos factores, entre ellos el
tipo exacto del tumor. Aproximadamente 3 de cada 4 niños sobreviven al
menos 5 años después del diagnóstico.

Los supervivientes de cáncer infantil constituyen un nuevo reto para la


medicina y también para la propia familia, que tras finalizar el tratamiento,
deben iniciar una nueva etapa en la que se puede enfrentar a una serie de
secuelas relacionadas con el status físico y psicosocial de su hijo.

Похожие интересы