Вы находитесь на странице: 1из 6

Nombre: Dayana Guerra

Carrera: Comercio Internacional


Nivel: 8vo
Fecha de presentación: 26/04/2019

Un ‘software’ para los edificios


En poco más de dos años Simbioe se ha hecho con la gestión de 180 inmuebles
en España y Portugal.

La gestión de un inmueble no es sencilla. Por eso, cada uno cuenta con el libro
del edificio, que reúne todas las características físicas y técnicas de la
construcción: desde licencias, productos, equipos y sistemas, hasta actas de
inspecciones o informes de revisión. Ese libro, que entrega el promotor, se pone
a disposición del propietario (o comunidad de propietarios) para cuando quiera
realizar alguna reforma.

La empresa barcelonesa Simbioe lleva más de siete años ayudando a los


propietarios de grandes activos a mantener al día esta documentación con la
creación de Quionia. Se trata de un software de gestión de edificios que tiene
como objetivo aglutinar en una sola herramienta toda la documentación del
inmueble. "Antes teníamos una base de datos en formato Excel. Verificábamos
manualmente si cada edificio contaba con la documentación adecuada, si estaba
al día, si era correcta y hacíamos un informe", recuerda Marc Blasco, director de
la compañía. "Vimos la oportunidad de desarrollar una herramienta que nos
permitiera hacer este tipo de control de una forma continuada, más fácil. Y,
además, de cargar toda esta documentación en un solo sitio donde quedara
guardada, organizada y clasificada".

Pero si bien Quionia nace en 2017 como una herramienta para agilizar el trabajo
de la empresa, pronto se convirtió en un servicio extra para que el cliente pueda
llevar un mejor control de sus gestiones de forma independiente. El programa
cuenta con perfiles personales, por lo que el propietario controla qué personas
tienen acceso a su información y el nivel permitido —solo lectura o con capacidad
de editar y subir documentación—. A su vez está dividido por categorías
(mantenimiento, seguros...), por lo que se puede autorizar a alguien a que solo
pueda acceder a una de ellas. Pero el principal valor añadido que pone sobre la
mesa este programa es su continua actualización de la normativa a nivel estatal,
autonómico y municipal, para que los clientes no pasen por alto ningún cambio.

Hasta el momento la empresa cuenta con 180 edificios en la base de datos de


Quionia que son propiedad de 10 clientes. Entre ellos se encuentran el Museo
del Consorcio de Ciencias Naturales de Barcelona, los inmuebles de Cinesa (48
cines en España y Portugal), centros educativos de International Schools
Partnerships, y acaban de cerrar el contrato con un cliente socio sanitario, con lo
que sería el estreno del software en el sector salud. Según las previsiones de la
empresa, este año superarán los 250 edificios y llegarán a los 15 clientes.

El precio del servicio depende de varios factores, incluida la cantidad de edificios


que tenga el cliente. Un usuario con poco menos de diez puede llegar a pagar
hasta 5.000 euros anuales, indican en Simbioe, que facturó el pasado año
400.000 euros —solo Quionia ingresó el 10%—, de los que 50.000 fueron
beneficio neto. Para este 2019 se espera una facturación que supere los 500.000
euros, un 25% más.
Fuente: https://elpais.com/economia/2019/04/17/actualidad/1555493477_421210.html

Fecha de la noticia: 17-04-2019

Análisis: En la actualidad la buena utilización de la tecnología y el constante


crecimiento de la misma hace que las empresas se vean obligadas a seguir en
este ámbito y a estar cada vez actualizadas, es por eso que esta empresa al ver
la existencia de un problema decide añadirle un valor agregado es decir un
software a lo que ya tenía creado, decidiendo facilitar el acceso a sus
documentos a los clientes y llevar los mismo en total orden y actualizados, esto
hizo que la empresa genera más ganancias anuales. Es por eso que todas las
empresas en cualquier sector que se encuentra desarrollándose deben siempre
permanecer en constante conocimiento de la tecnología que cada vez va
avanzando para que no tengan problemas de seguir en el mercado ya sea
nacional o internacional y así poder mejorar sus procesos de producción y
optimizar tiempos.
Biotecnología y frutos andinos

En el cantón Pujilí, en Cotopaxi, unos siete obreros maniobran las máquinas que,
gracias a procesos biotecnológicos, transforman mortiño, guayusa, piña, uvilla o
maca, en polvos que serán parte de suplementos alimenticios para el mercado
ecuatoriano y para exportar a México, Bolivia y Paraguay. Xavier Larreátegui
cuenta que desde que estudiaba marketing en la universidad soñaba con crear
un negocio en el que productos típicos del Ecuador se vendan fuera del país,
pero no como materias primas, sino como productos con alto valor agregado.
Tras casi ocho años de búsqueda de socios, financiamiento y de desarrollo de
fórmulas, a finales del 2016 creó Andes Kinkuna. Su padre, Lauro Larreátegui ,y
Orestes López, un PhD en biotecnología, son socios de este negocio que
comenzó fabricando 1 000 productos mensuales y hoy llega a los 20 000. Andes
Kinkuna facturó USD 1 millón en el 2018 y tiene tres ejes de negocio. El principal
es su marca de suplementos alimenticios, Fakulti, que ocupa el 70% de su
producción. López explica que los productos se fabrican con procesos
biotecnológicos, que consisten en incrementar la biodisponibilidad y absorción
de las sustancias de origen natural que tienen las materias primas. Desarrollar
las fórmulas les tomó varios años y contaron con el apoyo de la Universidad
Técnica de Ambato.
Uno de los procesos más importantes se desarrolla dentro de un cilindro con
capacidad de procesar 100 kilogramos por hora. En este cilindro, que se conoce
como ‘spray driver’, se seca la materia prima y se la pulveriza, luego se mezcla
con otros insumos en polvo. Otra área esencial es la destinada al hidrólisis del
colágeno, que es el producto estrella de la empresa. La hidrólisis es un proceso
que tradicionalmente se hace con cambios bruscos de temperatura, en el que se
introducen moléculas de agua. “Nosotros innovamos el proceso y tomamos un
extracto de piña, que tiene una enzima que permite que el colágeno sea más
hidrolizado, esto permite que el cuerpo lo absorbe mejor”, explica Larreátegui.
La marca ofrece otros 10 tipos de productos, entre ellos, un suplemento que
ayuda a prevenir las infecciones urinarias, a base de mortiño en polvo. Otro de
sus suplementos permite estimular el metabolismo y reduce la retención de
líquidos. Contiene extracto de piña y chitosán. Los productos se venden en
farmacias de Corporación GPF, y en locales de Corporación Favorita. Marcela
Cuñas, gerente financiera, destaca que la marca está reivindicando los
productos tradicionales de la alimentación ecuatoriana en el país y dando a
conocer su potencial en el mundo. “Estamos generando, además del valor
agregado, una conciencia de que como país podemos desarrollar productos de
primer nivel para el mercado internacional”. El segundo pilar de la empresa es la
del servicio de maquila para otras marcas que se exportan a México, Paraguay
y Bolivia desde el 2017. El tercer pilar comenzará este año, y es la exportación
hacia Europa de ingredientes funcionales, como uvilla y mortiño micro
encapsulado, extracto de guayusa en polvo y el colágeno hidrolizado, que se
usarán como materia prima para otros productos. Romel Tello es representante
de la Asociación de productores de uvilla Asopruv, que desde Salcedo provee
de unos 250 kilos mensuales de la fruta a este negocio. Él señala que la fruta es
libre de químicos y destaca que los productores practican la técnica de rotación
de cultivo para que la fruta sea de mejor calidad. “Desde que comenzamos a
trabajar con ellos podemos tener mayor producción y más rentabilidad, el 75%
de la producción es para Andes Kinkuna”, añade. Este año, la empresa
comenzará a vender en EE.UU. dos de sus productos: el colágeno y un té
antioxidante de guayusa y mortiño. Lo hará en Amazon y una tienda virtual
propia: En octubre está previsto exportar ingredientes funcionales a Alemania,
gracias a un programa de la Unión Europea y Corpei, que busca impulsar
exportaciones de pymes. La empresa fue parte de esta iniciativa con el que
lograron obtener la certificación HACCP y así contactaron con el programa
alemán estatal Import Promotion Desk (IPD), que los seleccionó para
comercializar sus productos en ese país. Las cifras 600 mil dólares se requirieron
como inversión inicial para emprender el negocio en el 2016. Este año esperan
facturar USD 2,5 millones. 28 empleados forman parte de esta empresa.
Además, generan alrededor de 100 empleos indirectos a través de las
asociaciones que les proveen materias primas. 20 000 unidades al mes se
elaboran en la planta ubicada en Pujilí. Actualmente la planta está el 30% de su
capacidad y puede incrementarse.

Fuente:https://www.revistalideres.ec/lideres/biotecnologia-frutos-andinos-cotopaxi-
empresas.html.

Fecha de la noticia: 25-04-2019

Análisis: Es bueno que nuestro país siga desarrollándose poco a poco en cada uno de
los sectores, actualizando los conocimientos en las empresas y sobre todo estando al
tanto de los avances tecnológicos que en la actualidad se están dando, ya que es de
gran importancia porque gracias a nuevos procesos se puede generar mayores
producciones en menor tiempo y menos costos, así como lo hace esta empresa que sus
colaboradores pueden manejar maquinaria que en el país usualmente no se usa, como
son los procesos biotecnológicos que transforma ciertos frutos en polvos que sirven para
ser parte de suplementos alimenticios, llegando a ser productos conocidos a nivel
internacional.