Вы находитесь на странице: 1из 12

GUÍA PARA EL MANEJO Y CONSERVACIÓN DE LOS SUELOS DE LA

ORINOQUIA
Francisco Vergara morera

INTRODUCCIÓN

Los suelos de la Orinoquia sufren un creciente deterioro por la intensificación de su uso para
actividades agropecuarias, como la agricultura, la silvicultura y la ganadería extensiva, el
conjunto de estas actividades indiscriminadas junto con las pésimas prácticas agrícolas
adoptadas por los campesinos de la región y el cambio climático, provocan una degradación
considerable en el recurso suelo.

El suelo representa un factor de gran importancia en todas las actividades agrícolas,


ganaderas y agroforestales, se considera como uno de los recursos más importantes para el
desarrollo socio-económico del país, y fundamental para satisfacer las necesidades
alimentarias de las comunidades, así como primordial para la obtención de materias primas
utilizadas en los procesos de producción industrial y manufacturera. Cuatro quintas partes de
los alimentos necesarios para más de nueve mil millones de personas en el 2050 provendrán
de las tierras existentes a través de la intensificación de la producción agrícola y se prevé que
un gran porcentaje de esta demanda de alimentos sea satisfecha por los países de América
Latina y el Caribe (Montiel, 2015)

El cambio climático es uno de los principales autores de la degradación de suelos, es decir el


cambio de los patrones de lluvias y el incremento de las temperaturas, el aumento de la
intensidad de estos eventos repercute de forma directa en el recurso suelo, en conjunto de las
actividades de explotación agropecuarias, y todas las actividades antrópicas. (Montiel, 2015)

Así mismo es de vital importancia, tomar acciones preventivas, con la implementación de


buenas prácticas agrícolas, buen manejo de los suelos, así como el conocer las propiedades
físicas, químicas y biológicas del suelo, para darle un manejo adecuado conforme al tipo de
explotación que se vaya a realizar, La presente “Guía para el manejo y conservación de los
suelos de la Orinoquia” es una herramienta destinada a los actores de ámbito local, regional
o nacional que deseen implementar acciones para la gestión sostenible del suelo, de acuerdo
con sus intereses y competencias, Esta guía busca promover la puesta en marcha de planes
de intervención para el uso y manejo sostenible de los suelos y resalta la importancia de
evaluar sus características antes de realizar cualquier actividad, ya sea agrícola, ganadera,
agroforestal, forestal o de conservación.
OBJETIVO DE LA GUIA

Se espera que la presente Guía sea un aporte para la toma de decisiones en la gestión
sostenible de los suelos del país y una contribución al fortalecimiento de la conservación,
mantenimiento y recuperación de los servicios eco sistémicos asociados al recurso suelo.

CARACTERISTICAS DE LA ZONA DE ESTUDIO

 FISIOGRAFICAS

Conocida comúnmente como los Llanos Orientales o simplemente el Llano debido a su


topografía y recibe el nombre de Orinoquia porque la mayor parte de los ríos que la riegan
desembocan en el Orinoco.

Esta imagen tradicional de la Orinoquia creada con simplicidad y escepticismo ha sido uno
de los obstáculos principales del desarrollo, esta corresponde a las tierras situadas al Este de
la cordillera Andina, hidrográficamente hace parte de la cuenca del río Orinoco y en su
mayoría está cubierta por sabanas naturales aunque existen bosques de galería de lado y lado
de las corrientes de agua y áreas boscosas compactadas en Arauca y al sur del Río Vichada,
estas últimas empatan con la selva de la región Amazónica (Riveros, 1983)

Las llanuras Orinocense y amazonense constituyeron la cuenca de un mar interior que en el


transcurso de millones de años se fue rellenando con sedimentos provenientes de la Cordillera
Oriental de los Andes y el macizo de Guayana. Los estudios geológicos dejan saber que en
el pleistoceno la Cordillera Oriental se sacudió de abajo hacia arriba causando una intensa
erosión de grava, arena y arcilla que, a la manera de un dique, le fue ganando espacio al mar.
Las lluvias, los ríos y los vientos continuaron actuando en las modificaciones del relieve. Por
la parte del sur, idénticos agentes tectónicos devastaron el flanco norte del macizo de
Guayana para llevar material de relleno a la parte plana. (Corpes, 1996)

El clima Orinocense es tropical por encontrarse ubicada la región entre los dos trópicos,
recibiendo directamente la radiación solar a lo largo del año. Pero la temperatura no es el
único factor que determine el clima porque las precipitaciones, la humedad de la atmósfera
y la poca variación de la verticalidad de los suelos también afectan los ecosistemas. Con
variaciones mínimas, la temperatura de la zona es uniforme y corresponde al calificativo de
caliente, ya que oscila entre los veinticinco y los treinta grados centígrados. Los aumentos en
la temperatura se den al finalizar la estación seca, y los descensos mínimos, a la terminación
del período de lluvias. Debido a su posición intertropical, la Orinoquia no disfruta de
estaciones. Tiene un período definido de lluvias que va de abril a noviembre, seguido de otro
de sequía que abarca de diciembre a marzo. Según esto, el régimen pluviométrico es mono
moda (Corpes, 1996)

En la formación de los suelos intervienen factores climáticos (radiación solar, vientos y


humedad); biológicos (organismos vivos que al descomponerse producir materia orgánica) y
astronómicos (altitud sobre el nivel del mar). La Orinoquia cuenta con diversidad de suelos
pero la baja concentración y distribución de materia orgánica, la radiación y la abundancia
de aluminio limitan su capacidad para el desarrollo de cultivos comerciales tradicionales. A
más de contar con buenos suelos en el piedemonte y en las vegas de los principales ríos, su
riqueza está representada en muchos otros factores como el mineralógico, el faunístico, el
florístico, el hídrico, el paisajístico, el calorífico y la biodiversidad. En su gama de suelos, la
Orinoquia tiene áreas que admiten cultivos exigentes como arroz, cacao, algodón, palma
africana, y zonas en proceso de desertización donde tronchar un arbusto o arrancar una yerba
constituyen un atentado contra la naturaleza (Corpes, 1996)

 ETNOSOCIALES

En las últimas décadas, la localización de los grupos indígenas se ha modificado como


respuesta a los cambios en los patrones de asentamiento, a la presión poblacional y a la
delimitación de los resguardos donde muchas de las antiguas bandas nómadas se han
establecido. Actualmente, la población amerindia de la baja llanura está organizada en
pequeños núcleos pertenecientes a los pueblos hitnu -macaguán-, betoye, kuiba -wamone-,
sikuani -guahibo- y sáliva, además de aquellos que se concentran en el resguardo de Caño
Mochuelo. En los contrafuertes de la cordillera Oriental habitan los uwa, mientras al sur del
río Meta, en la alta llanura, los indígenas sikuani, y piapoco se asientan en comunidades de
horticultores y cazadores. En inmediaciones de los ríos Guaviare e Inírida se localizan los
grupos puinave, piaroa y kurripaco. La mayoría de los grupos habitan en resguardos de
conformación reciente; sin embargo, en la zonas de piedemonte y en la baja llanura habitan
comunidades dispersas que han enfrentado, en muchos casos, situaciones de pérdida
territorial. (Sanchez, 2007)

La alimentación de ésta región se basa en: Fariña: Harina de yuca preparada a partir de la
yuca brava. La yuca brava (maninot utilissima) la someten a fermentación para luego
descascararla y rallar mediante el socoso (instrumento de fibra vegetal) a fin de extraer el
veneno y producir la masa para luego secarla o extraer la fariña cuyas distintas preparaciones
dan origen al casabe-tapioca. El chine (mezcla la fariña y el agua) y la muyica (engrudo de
pescado molido y fariña).

IDENTIFICACIÓN DE PROBLEMAS DE DEGRADACIÓN DE SUELOS

Indicadores de degradación de suelos

La degradación del suelo se define como un declive temporal o permanente en la capacidad


de producción que afecta los rendimientos agrícolas y la silvicultura, asimismo altera los
regímenes de agua. Existen suelos con degradación natural como los suelos salinos, los
extremadamente ácidos, de arcillas expandibles y de laderas inclinadas, entre otros (Alcala
de Jesus, 2012)

De acuerdo con Rollán y otros (2004), esta clase de indicadores miden las condiciones físicas
del suelo, por lo tanto, tiene en cuenta las variables de densidad aparente y real, capacidad de
retención del agua, infiltración, profundidad del suelo superficial, capacidad de
almacenamiento del agua, conductividad hidráulica saturada (García, Ramírez, & Sánchez,
2012), entre otras.

En términos generales se puede afirmar que suelos que presenten capas endurecidas de más
de 5 cm de espesor en los primeros 20 cm de profundidad, con una resistencia a la
penetración> 1.4 Mpa (14 Kg/cm'); con densidad aparente> 1.40 g/cm', tasas de infiltración
lentas « 1 cmJhora), conductividad hidráulica lenta « 1 cmJhora) y distribución de tamaño de
poros donde la porosidad funcional sea menor del 40% o se presente una proporción de
microporos superior al 70% de la porosidad total, reflejan algún nivel de degradación física
que afecta la mayoría de cultivos, especialmente a las especies anuales (Aristizábal y
Baquero, 1999; Forero y otros, 1998).

El incremento de la resistencia del suelo a la penetración en capas entre 10-1 S cm de


profundidad puede estar afectando la disponibilidad y absorción de algunos nutrimentos
esenciales del cultivo del arroz. Esta apreciación se desprende de los resultados de
investigación obtenidos por Aristizábal y Baquero (1999), Forero y otros (1998), Y Baquero
y otros (2001). Las investigaciones realizadas por estos autores muestran cómo, en la mayoría
de suelos arroceros de los Llanos Orientales, la mayor concentración de nutrimentos se
encuentra en los primeros 10 cm de profundidad (figura 6) coincidiendo con la mayor
distribución de raíces del cultivo en este misma capa de suelo
CAUSAS DE LA DEGRADACIÓN DE SUELOS

1. GANADERÍA EXTENSIVA

El pisoteo, la defoliación y el retorno de nutrientes por los animales pueden considerarse en


términos generales como los principales efectos causados en el ecosistema de pastizales por
el pastoreo. En cuanto al reciclaje de nutrientes se refiere, son evidentes los efectos en la
transferencia de nutrientes vegetales en los potreros debido a los productos excretados por
los animales en potreros. La mayor parte de estos nutrientes se retorna al pastizal en forma
de heces y orina, cuya cantidad es considerable. Las excretas contienen los nutrientes
necesarios para las plantas y en las proporciones deseadas aproximadamente. Sin embargo
esos nutrientes no pueden estar todos inmediatamente disponibles para las raíces de las
plantas. La orina es rica en N, K, y S mientras que las heces contienen todo el fósforo, parte
orgánico (poco asimilable) y parte inorgánico (bastante disponible de inmediato), así también
la mayoría del Ca y Mg pero mucho menos K, Na, N y S, siendo estos dos últimos disponibles
solo lentamente. Teóricamente, los mismos nutrientes pueden ser usados varias veces por las
plantas y animales en un período corto, mientras que puede tomar un año o más el crecimiento
normal de la planta para descomponer y liberar nutrientes para la utilización por otras plantas
(Sadeghian Siavosh, 2016)

MONOCULTIVOS

En los Llanos Orientales de Colombia, se siembran anualmente entre 80.000 y 150.000


hectáreas de arroz bajo los sistemas de inundación (arroz riego) y de secano favorecido
(secano). La participación de la producción regional con respecto a la producción nacional

IMAGEN 1: CULTIVO DE ARROZ EN LOS LLANOS ORIENTALES; IMAGEN EXTRAIDA DE ELTIEMPO


Oscila entre 25-30%. Su principal centro de consumo es la zona central del país, la cual
demanda gran parte de la producción regional.

La caracterización de este cultivo en la región indica Que los suelos arroceros de los Llanos
Orientales han sido sometidos a diferentes patrones de uso. Así, se ha logrado determinar que
existe el monocultivo por períodos prolongados de hasta 20-30 años como los encontrados
en las zonas de San Carlos de Guaroa, Villavicencio (Meta) y Casanare y suelos
recientemente involucrados en la producción arrocera como en el Piedemonte Araucano y en
la región inundable del municipio de Arauca. Así mismo, se encuentran suelos en descanso,
barbechos después de arroz y suelos abandonados donde se han establecido praderas que
generalmente presentan serios problemas de degradación. Como es lógico, el establecimiento
de estos sistemas de producción extractivos caracterizados por el monocultivo de arroz, alto
uso de insumas agrícolas, alta mecanización, entre otros, han generado la aparición de los
fenómenos mencionados anteriormente, donde se destaca la rápida degradación del suelo y
la aparición de enfermedades correlacionadas con esta degradación

CONSECUENCIAS DE LA DEGRADACIÓN DE SUELOS

Degradación del suelo significa el cambio de una o más de sus propiedades a condiciones
inferiores a las originales, por medio de procesos físicos, químicos y/o biológicos. En
términos generales la degradación del suelo provoca alteraciones en el nivel de fertilidad
del suelo y consecuentemente en su capacidad de sostener una agricultura productiva.

Según Bertoni y Lombardi Neto (1985) las tierras agrícolas se vuelven gradualmente menos
productivas por cuatro razones principales degradación de la estructura del suelo
disminución de la materia orgánica pérdida del suelo Pérdida de nutrientes estas razones
son efectos producidos básicamente por el uso y manejo inadecuado del suelo y por la
acción de la erosión acelerada.

La pérdida de la biodiversidad (organismos vivos) y de la materia orgánica (organismos


de origen animal y vegetal, parcial y/o totalmente descompuestos o transformados)
constituyen los efectos más notorios debidos a la ocurrencia de los procesos de degradación
biológica. Esto repercute sobre diferentes funciones del suelo como, entre las más
importantes para suelos agrícolas están la transformación, reciclado y posterior asimilación
de los nutrientes por las plantas. También el acomodamiento y la persistencia de los minerales
del suelo en unidades específicas (estructura) que contribuyen a sostener el espacio poroso
que va a asegurar el traslado del agua de lluvia y/o de riego por el suelo y la eliminación de
los excesos. Además del desplazamiento del aire dentro y fuera del suelo. Está ampliamente
demostrado que el uso intensivo del suelo y la aplicación de tecnología inadecuada se
constituye en las principales causas de la ocurrencia de estos procesos de degradación
biológica en suelos agrícolas (Piscite, 2015)

Varios de los procesos de degradación química están vinculados a la degradación biológica


y suelen ocurrir en condiciones extremas de la ocurrencia de este último. Ejemplos de lo
manifestado son el agotamiento de nutrientes y la acidificación del suelo que resultan como
consecuencia de, entre otras causas, el agotamiento de la materia orgánica.
La contaminación del suelo es otro proceso de degradación química que generalmente está
asociado a la contaminación de aguas (superficiales y subterráneas), al inadecuado uso y
manejo de insumos y desechos de la agricultura (como metales tóxicos, lodos residuales,
desechos de fundición, escombros de minería). El aumento del contenido de sales en el
suelo es otro proceso que ocurre en áreas habilitadas al riego (permanente), en donde el
contenido salino del agua de riego y las limitaciones en el sistema de drenaje generan un
aumento de la salinidad del suelo. La problemática del aumento del contenido de sales en el
suelo, no sólo está limitada a regiones de riego, es habitual en áreas ganaderas de nuestra
pradera pampeana que presentan drenaje natural limitado (roca, tosca) y nivel freático
cercano a la superficie, y que reciben un manejo inadecuado del suelo. (Piscite, 2015)

PROPUESTAS DE MANEJO PARA CONSERVACIÓN DE SUELOS

 Monitoreo

El monitoreo es la medición de las características ambientales en un período de tiempo


largo para determinar el estado o tendencias en algún aspecto de la calidad ambiental Estas
características y atributos deben ser particularmente información relevante, pues sus valores
son de algún modo indicativos de la calidad, salud o integridad de un sistema ecológico
extenso al cual pertenecen y son indicadores de la condición de ese sistema Los programas
de monitoreo deben estar diseñados para detectar cambios en un parámetro específico a
través de mediciones repetidas o a través del análisis de datos prospectivos Estos últimos
aspectos permiten el seguimiento o vigilancia de las características relevantes y que
normalmente están acompañados de análisis multitemporales o de cambio (IDEAM, 2011)

 Asociación de cultivos:

Se trata de cumplir principios básicos como:


 no rotar especies con similares exigencias nutricionales.
 que no sean susceptibles a iguales plagas y enfermedades.
 que brinden diferentes grados de protección y en el caso de los abonos verdes que
pueden mejorar el suelo , por ello se reconoce que la rotación de cultivos es
considerada una práctica sana y económica , como señalan Altieri (1996), Ríos
(2004), Urquiza (2004)
Entre los beneficios que se esperan del esquema de rotación que se propone según Lorenzo
(2002), Hernández (2003), Pulido (2003), Pérez (2002), Leyva y Pohlan (2003), están:
 Mejor aprovechamiento por las plantas de los nutrientes del suelo.
 Rendimientos más elevados con mayor beneficio al suelo.
 Conservación del suelo, pues contribuye a protegerlos de la erosión.
 Disminución de la incidencia de plagas y enfermedades.
 Evita la reducción de nutrientes en el suelo.

Prácticas agronómicas de conservación de suelos

Las medidas agronómicas de conservación de suelos permiten principalmente el aumento de


la capacidad productiva del suelo mediante sistemas de manejo directo. Estas medidas
incluyen prácticas que se realizan en la preparación del terreno para aumentar la producción,
pero que tienen el propósito secundario de reducir la escorrentía (agua de lluvia que se
desplaza por la superficie del terreno) y la erosión. Además, contribuyen directamente a
mejorar la textura, porosidad y fertilidad del suelo.

Algunas de dichas medidas son:

1 Labranza: Se refiere a la manipulación mecánica de los suelos con el fin de mantenerlos en


condiciones óptimas para el desarrollo de los cultivos. Es una práctica agrícola tan antigua
como la agricultura misma.

Abonos orgánicos: la incorporación de materiales de origen orgánico favorece numerosas


propiedades físicas y químicas del suelo. La materia orgánica es una enmienda relativamente
completa, es decir, contiene cantidades de casi todos los elementos importantes para la planta.

Existen varias fuentes de enmiendas orgánicas que se mencionan a continuación:

2.1 Residuos de Cultivos: son las partes de las plantas que sobran después de la cosecha. Este
material retiene una parte de los nutrientes extraídos del suelo y absorbidos por la planta
durante su desarrollo. Generalmente, los residuos tienen una mayor cantidad de materia
fibrosa y una menor cantidad de materia verde, lo que resulta más carbono y menos nitrógeno,
factor que inhibe la rápida descomposición del material.

2.2 Lombricultura: la lombriz produce humus o abono que sirve como fertilizante natural y
que se pierden por el uso de abonos químicos y además, mejora las condiciones del suelo.
Cultivo múltiple: Se define como la utilización de la tierra con más de un cultivo en el año.
La modalidad más interesante de este sistema de explotación consiste en intercalar varios
cultivos en una unidad de terreno, este tipo de operación recibe el nombre de “cultivos
asociados”.

Las premisas fundamentales que permiten una buena selección de cultivos asociados como
práctica de producción agrícola y conservación de suelos son:

1. Que los cultivos a intercalar presenten rangos amplios de variabilidad en sus períodos de
crecimiento, para aprovechar el tiempo más eficiente.
2. Que se seleccionen cultivos diferentes en cuanto a sus características botánicas y
fisiológicas, con el fin de utilizar mejor el espacio y disminuir el riesgo de aparición de
plagas y enfermedades.
3. Que se escojan las mejores variedades de los diferentes cultivos y las mejores épocas de
siembra.
5 Abonos verdes: Esta práctica consiste en sembrar una determinada especie vegetal en un
terreno, con la única finalidad de incorporarla al suelo para mejorar sus condiciones físicas
y químicas.

Sus objetivos son los siguientes:


• Incorporar materia orgánica.
• Mantener y mejorar la fertilidad del suelo.
• Disminuir la escorrentía, la erosión y mejorar la infiltración.
• Aumentar la capacidad de retención de humedad.
• Mejorar la agregación y la estructura.

CONCLUSIONES

 Las buenas prácticas agrícolas junto con la utilización de técnicas que ayuden a
mejorar las condiciones físico-químicas del recurso suelo, son de vital importancia
para su conservación y posterior aprovechamiento por medio de proyectos
agropecuarios

 La rotación de cultivos es una práctica eficaz para evitar la degradación de los


suelos, conservando las propiedades del suelo, y aportando nutrientes esenciales
para preservar la vida microbiana en el suelo
PASO 4 Estrategias para disminuir el impacto del cambio climático en relación al recurso
suelo y demás ecosistemas.

Evitar el uso de combustibles fósiles, los cuales aportan gases de efecto invernadero que
contribuyen al cambio climático, además de estar preparado para las épocas de invierno,
recordando que el cambio climático intensifica estos tipos de eventos, provocando que el
suelo se erosione por la lluvias torrenciales alas que es sometido, utilizar barreras vivas, que
ayuden a mermar el daño provocado al suelo por medio de la implementación de árboles y
arbustos que disminuyan el roce del viento al suelo.

Bibliografía
 Alcala de Jesus, R. G. (2012). INDICADORES DE DEGRADACiÓN EN SUELOS
DE LA CUENCA DE COINTZIO, MICHOACÁN. 1Universidad-Michoacana
San-Nicolás-Hidalgo.
 Corpes. (1996). La Orinoquia Colombiana. Corpes Orinoquia. Obtenido de
http://bdigital.unal.edu.co/8248/1/La_Orinoqu%C3%ADa_colombiana_1.pdf
 IDEAM. (2011). PROPUESTA PARA LA GESTIÓN INTEGRAL AMBIENTAL DEL
RECURSO SUELO (GIARS). Bogota. Obtenido de
http://www.ideam.gov.co/documents/11769/153422/20121210_Propuesta_Program
a_de_M%26SDS_Nov_23_12_v6.pdf/04ac8b73-303d-4d09-b2f5-9dc8b81b4f54
 Montiel, K. (2015). Manejo integrado de suelos para una agricultura resiliente al
cambio climático. IICA. Obtenido de
http://repiica.iica.int/docs/B3982E/B3982E.PDF
 Piscite, M. (15 de julio de 2015). Unicen. Obtenido de
https://www.unicen.edu.ar/content/degradaci%C3%B3n-de-suelos
 Riveros, A. (1983). LA ORINOQUIA COLOMBIANA. SOCIEDAD
GEOGRÁFICA DE COLOMBIA. Obtenido de
https://www.sogeocol.edu.co/documentos/la_orinoquia_col.pdf
 Sadeghian Siavosh, J. R. (2016). Impacto de sistemas de ganadería sobre las
características físicas, químicas y biológicas de suelos en los Andes de Colombia.
Planeación Ambiental Corporación Autónoma Regional del Quindío - CRQ.
Obtenido de http://www.fao.org/ag/aga/agap/frg/agrofor1/Siavosh6.htm
 Sanchez, L. (2007). CARACTERIZACIÓN DE LOS GRUPOS HUMANOS
RURALES DE LA CUENCA HIDROGRÁFICA DEL ORINOCO EN COLOMBIA.
Bogotá: Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humbold.
Obtenido de
http://documentacion.ideam.gov.co/openbiblio/bvirtual/021202/PDF_BAJA/Grupos
_Humanos.pdf
 TECNOLÓGICO, I. N. (2016). PRÁCTICAS DE CONSERVACIÓN DE SUELOS Y
AGUA. INATEC. Obtenido de
https://www.jica.go.jp/project/nicaragua/007/materials/ku57pq0000224spz-
att/Manual_de_Conserbacion_de_Suelo_y_Agua.pdf
 Bertoni, J. y Lombardi Neto, F. 1985. Conservaçao do solo. Piracicaba, Livroceres,
392 p.
 Alteri, M (1996) . Agroecologia y Agricultura sostenible . Modulo 2 , CLADES ,
CEASISCAH, ACAO. Pp 11- 16 y 74- 80 .
 Lorenzo, R (2002) . Maestria en Ciencias agrícolas . Posgrado de Suelos . Centro
Universitario de Sancti – Spíritus .Degradacion fisico – Quimica y Biologica de
Suelos .
 Pulido , E (2003). Maestrias en ciencias agrícolas. Cursos de post – grado : Fitotecnia
de las hortalizas . Seminario de Cebolla . Centro Universitario de Sancti – Spíritus

Похожие интересы