You are on page 1of 5

20 de MARZO 2015

a las 18.30 hora española


en un LUGAR de PODER .
.La puedes realizar en grupo o individualmente manifestando la intención de
unirse a todos los que realizan la meditación en la distancia.

Cada tercer viernes de mes.

Meditación de Marzo, LA CONEXIÓN A TIERRA


Eje importante de estabilidad, abertura. Herramienta fundamental para
sostener, nutrir nuestro trabajo Espiritual en el Planeta.

Centro de control, maniobra para poder desarrollar nuestro camino y llegar al


propósito. Por eso debo sostenerme, pertenecer y unirme al Planeta Tierra, para
que se abran mis canales y fluya mi poder de Creación más elevado, inundar
de Amor/Servicio mi andar junto con la tierra que piso firmemente con
convencimiento, alineándome, fluyendo mi propósito de vida y en consecuencia
el TODO haciéndose REALIDAD, dando forma aquí en la Tierra.

Abre tu canal, resintonízate con esta Amada Tierra que ahora te nutre, te sirve
para poder expresar tu ser más Divino!
INDICACIONES

Crea un ambiente donde te sientas cómodo (música, incienso…). Y pon una vela blanca.

A las personas que le apetezca pueden potenciar el trabajo llevando cualquier piedra negra
que nos ayuda a enraizar o cualquier Cristal Canalizador.

Ropa blanca o colores que vibren contigo, evitar colores oscuros siempre que sea posible.

Formar un círculo dejando en los círculos interiores aquellas personas que no están
acostumbradas a meditar normalmente.

La persona que dirija la meditación que pregunte al grupo quien tiene la técnica de Sanación
Espiritual por Arquetipos. Ya que si no hay nadie que la tenga se puede eludir de la meditación
esas partes y dedicarse de pleno con el poder de la visualización y la palabra.
Si hay personas que tengan la técnica y deseen ayudar, pueden reparar entre ellas el Arquetipo
de Conexión a Tierra de los participantes.

Meditación de la Consciencia Colectiva de Conexión a


Tierra:
(Aquí los que tengan la Técnica de Sanación por Arquetipos, al sentarse y cerrar sus ojos
podrán pedir, reparar, envolver en luz y devolver el Arquetipo de la Conexión a Tierra. Y
cuando en la Meditación se pida el Arquetipo de la Consciencia Colectiva de la Conexión a
Tierra, lo reparan y lo envuelven en luz en ese momento)

Siéntate.

Acomódate de forma que tú canal, tu espalda este lo más erguida y recta posible.

Aposenta bien tus pies en el suelo o tu primer chacra, si estas en postura de


meditación.

Respira liberándote de lo sobrante, ves lentamente descargando tu cuerpo. Y


como si de un recipiente se tratara ves dejándolo vacío.
Una vez vaciado, una vez neutro, levantas tu mirada y atraes con ella la luz del
Sol hacia ti.

Vas rellenando tu cuerpo de esa luz, de ese color, de esa energía.


Conforme te vas llenando, te vas iluminando, encendiendo como una bombilla
brillante, candescente.

Una vez llenado en luz, respirando y siendo luz pones toda tu atención en tus
pies o en la base de tu columna si estas sentado en el suelo. Empiezas a
traspasar a través de diversos puntos de tus pies toda esa luz energizante hacia
la tierra.
Empiezas a drenar la energía del Sol a la Tierra.
Conforme va drenando la luz se van abriendo más puntos en las plantas de tus
pies, más canales.
Debe haber unos cientos.

La corriente de luz que pasa por tus pies o base de la columna es asombrosa,
incesante. Penetra a gran velocidad a la Tierra. Sujetándote a ésta,
inmovilizando tu cuerpo físico aunque a través de ti una gran actividad está
sucediendo.

El Fuego Cósmico quema y desvanece cualquier energía mal calificada, densa.


Desobstruyendo todos tus nadis, desbloqueando tus canales, permitiendo la
fluidez entre el cielo y la tierra.

Abrazando a su paso cualquier energía discordante, llevándosela hacia la tierra,


su núcleo, su Corazón para su transformación por la alquimia del Amor.

Nos sentimos tal cual, enchufados a la tierra, conectores de luz.

Ahora observamos el Corazón de Gaia. Vemos que alberga una gran semilla que
gracias a la luz del Sol emitida hacia ella empieza a germinar. Saliendo unas
raíces que se alargan y agrandan. Éstas van creciendo hasta alcanzar nuestros
pies o base de la columna donde con gran suavidad, irán penetrando dichos pies
subiendo por nuestras piernas, dirigiéndose hacia arriba, hacia nuestro
Corazón con Ternura y Firmeza. Al cual finalmente lo envuelven por completo
con todo el cuidado de una madre. Así que se crea desde nuestro corazón una
conexión directa con su Gran Corazón, uniéndonos a nuestra Madre Terrenal.

Nos fundimos en Amor, Gozo, Gratitud, comprendiendo que somos seres de luz
en la tierra, arropados y nutridos por la Madre Gaia.
Viviendo, caminando, creando nuestra realidad en este Planeta.

Invadidos por esta emoción que se expande hace que se abra nuestro Corazón y
en consecuencia, se abre nuestro Chacra Corona, permitiendo nuestra conexión
con el TODO, el COSMOS, el UNIVERSO, lo ilimitado.
Nos elevamos en Luz y Amor, conectados y formando parte al unísono de la
Tierra.
Disfrutar siendo ese fuerte y SABIO árbol enraizado a la tierra con los brazos
abiertos a la Abundancia y Prosperidad Divina que canaliza y crea en su sabia.

Sintiendo la Integración de estas dos energías en mi Corazón pido el Arquetipo


de la Consciencia Colectiva de la Conexión a Tierra.

Y una especie de Enorme Flor aparece delante de nosotros.


Esta marchita, falta de vitalidad. No podemos ver bien su forma. No tiene tallo.
Nos cuesta identificar su color.
Parece no saber donde pertenece, no se siente ni de aquí, ni de allá. Esta
confusa. No puede asentarse, y por tanto le cuesta avanzar.

Ponemos nuestra intención más elevada para ayudarle a mostrar, a encontrar su


centro.

En este instante un remolino de tierra empieza a formarse por debajo de la


Enorme Flor que va ascendiendo y creciendo en dimensiones como un
torbellino recubriendo dicha flor.
Al igual del cielo desciende una gran nube blanca que se aposenta
integrándose con la parte alta de la Gran Flor.

Nos limitamos a observar la actividad de estos dos elementos.


La fuerza del aire y de la tierra girando a gran velocidad formando una alargada
manga donde encima de ésta se encuentra la energía de luz blanca de la nube
emitiendo electricidad: destellos, chiribitas, chispas de luz blanca.

De repente de en medio de la nube aparece un relámpago, un rayo de luz


dorado descendiendo del cielo que conecta y penetra en la tierra.
Con el estruendo y la fuerza del rayo desaparece la nube, se desvanece el
torbellino dejándose ver una Enorme hermosa Flor de Loto Blanca, pura,
reluciente con su tierno tallo que llega hasta la tierra donde se aposenta, asienta.
Abierta al cielo, enraizada a la tierra.
Radiante, firme, esplendorosa. Irradiando belleza, armonía y templanza.

Observamos está bella Flor como es puro amor.


Sentimos ese amor. Y al elevar la mirada hacia nuestro centro, el corazón, nos
asombramos al descubrir una linda y particular flor.
Uno tiene una rosa rosa. Otro una flor de lis. Otro observa un clavel. Tú quizás
te ves una flor de loto violeta.

Nos elevamos por encima del círculo. Visualizando la Enorme Flor de Loto
acompañada de incomparables y pintorescas flores formando un magnífico
ramo, lleno de colores vívidos, frescos aromas, dulces formas.
Conforme nos elevamos más vamos viendo ramos de flores, coronas de flores
peculiares, bellísimas, de otros círculos, de otros grupos de alrededor de la
Tierra.

Observemos el Planeta Tierra coloreado, lleno de vida.


Visualizamos como sucesivamente van emergiendo, nuevas flores, nuevos
colores, nuevas tonalidades, nuevos brillos. Van floreciendo, se van activando,
se van anclando todos esos seres humanos que resuenen, que vibran, que
sienten, que deben.

Un floreado y renovado jardín se expande y recubre la Tierra.


Nuestra Amada Gaia se siente colma rodeada de sus queridos y deseados hijos.
.
Observar la magnitud del Amor, la belleza de la vida.

Sentir la felicidad plena en cada parte, en cada color, en toda esencia.

Contagiaros de vida, ser pura vida. Integrarlo en vuestro día a día. Ser canales
de energía; Luz, Amor y Fuerza Creadora.

Damos las gracias a todos esos seres de luz que nos han custodiado y apoyado
en esta sanación. GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

Y como no, daros las gracias a cada uno de vosotros por vuestra luz e inmenso
Amor.

Hacemos una respiración profunda poniendo toda nuestra atención en nuestro


cuerpo físico. Dándonos cuenta de cómo está apoyado o sentado, en contacto
con el suelo para posteriormente ir moviendo, desperezándonos poco a poco.
Abriendo finalmente los ojos a nuestra realidad presente!

Meditación Canalizada por Marta Martínez. AGARTAM