Вы находитесь на странице: 1из 4

6.9.2 Carga Axial, Momento, y curvatura.

El comportamiento de un muro de concreto reforzado bajo carga axial y carga lateral depende de la
relación de aspecto y la presencia de aberturas significativas. Si el muro es suficientemente
esbeto(relación de aspecto excediendo aproximadamente a dos) y no hau aberturas significativas,
el comportamiento puede ser evaluado usando la reoria de flexión convencional que asume que las
secciones planas permanecen planas.(Orakcal y Wallace, 2006). El calculo de las relaciones de P-M
puede ser realizado usando el procedimiento general descrito en la sección 6.6.1.

La figura 6.40 grafica ejemplos de cálculos de la relación de momento-curvatura para muros


rectangulares en el caso que P=0. En estos muros la cuantia de fuerzo distribuida es 0.0025. La
relación de refuerzo del extremo(área del refuerzo longitudinal en el extremo dividido por el área
del extremo) se incida para cada grafico. En casa caso, la capacidad de curvatura estaba limitada por
la capacidad de deformación por compresión del concreto no confinado.

Una observación notable es la repentina caída en la resistencia en el momento después del inicio
del agrietamiento, especialmente para las paredes con una baja relación de refuerzo del elemento
límite. Si la relación de refuerzo del límite de la pared es demasiado pequeña, es plausible que una
sola grieta pueda ocurrir en una sección crítica con toda la deformación subsiguiente que ocurra en
esa grieta. La curvatura concentrada podría dar como resultado una capacidad de desplazamiento
de la pared relativamente pequeña. Se puede estimar que la resistencia de agrietamiento unitaria
del elemento límite es igual al módulo de ruptura, 𝑓𝑟, y la resistencia unitaria después de la
fisuración es aproximadamente 𝜌𝑓𝑦, donde 𝜌 se refiere a la relación de refuerzo local del refuerzo
longitudinal en el borde de la pared. Por lo tanto, para que se desarrolle el agrietamiento distribuido,
la cuantía de refuerzo longitudinal del elemento de borde debe ser al menos 𝜌 = 𝑓𝑟 / 𝑓𝑦, o
aproximadamente 0.01 para las resistencias típicas de concreto y acero. Este límite es el mismo que
el límite inferior para columnas de concreto reforzado, y también debe considerarse como un límite
inferior para el diseño de elementos de contorno de muro. Bonelli et al. (1999) informan pruebas
de muros a pequeña escala que demuestran un comportamiento satisfactorio para muros que
tienen ρ ≥ 0.01. Una pared con la mitad de ese refuerzo se fracturó después de desarrollar una sola
grieta de flexión principal.

Wood (1989) informa datos de pruebas de pared para los cuales la capacidad de deriva estaba
limitada por la fractura del refuerzo longitudinal. Esos datos y los datos más recientes se reevalúan
en la Figura 6.41. Solo se incluyen los resultados para pruebas cíclicas a gran escala con refuerzo que
tiene alargamiento y endurecimiento por deformación aproximadamente equivalentes a los
requisitos de ACI 318. Las fracturas de refuerzo se reportan solo para la proporción de refuerzo del
elemento límite cerca de 0.01 o inferior, y para las relaciones de deriva de 0.02 y mayores. Esto
sugiere que la proporción de refuerzo inferior a 0.01 debe evitarse si las relaciones de deriva
esperadas son aproximadamente 0.02 o más altas.

Los datos en las Figuras 6.40 y 6.41 son para paredes reforzadas con elementos de contorno además
de 0.0025 refuerzos distribuidos. El refuerzo del límite mejora el comportamiento a la flexión al
distribuir el agrietamiento por flexión en el lado de la tensión mientras ayuda al concreto a resistir
la compresión en el lado de la compresión. La resistencia a la flexión, por otra parte, se ve poco
afectada por la colocación del refuerzo vertical, siempre que se coloque simétricamente. La Figura
6.42 compara las relaciones calculadas entre el momento y la curvatura de dos paredes que tienen
áreas iguales de refuerzo longitudinal, una con todo el refuerzo distribuido uniformemente a lo largo
de la longitud de la pared y la otra con todo el refuerzo posicionado en los dos elementos de
contorno. Para la pared con elementos de contorno concentrados, el refuerzo longitudinal del
elemento límite resiste la compresión, lo que reduce la profundidad del eje neutro y aumenta la
capacidad de curvatura con respecto a la pared con solo refuerzo distribuido.
La capacidad de curvatura de una pared se puede aumentar proporcionando un refuerzo de
confinamiento en los límites de la pared. De acuerdo con ACI 318 (2011 y ediciones anteriores), el
refuerzo de confinamiento en cada dirección debe satisfacer el espacio vertical máximo bw / 3, y
debe extenderse desde el borde de la pared una distancia no menor que la mayor de c / 2 y c - 0.5lw
, donde c es el eje de profundidad a neutro desde la fibra de compresión extrema calculada para las
propiedades nominales del material con εcu = 0.003. La Figura 6.43 representa las relaciones de
momento-curvatura calculadas para muros sin confinamiento y para muros que satisfacen estos
requisitos de confinamiento. En todos los casos, la relación de refuerzo longitudinal del elemento
límite es 0.01. Las paredes con bajo índice de carga axial muestran un comportamiento de
endurecimiento por deformación, mientras que las paredes con mayor carga axial muestran un
comportamiento de suavizado por deformación. En el diseño, debe evitarse el comportamiento de
suavizado de la tensión, ya que resultaría en la localización de curvaturas inelásticas y una baja
capacidad de desplazamiento. El endurecimiento por deformación de la sección transversal puede
aumentarse aumentando la relación de refuerzo longitudinal o aumentando la cantidad de
confinamiento del elemento de límite.
Los resultados representados en la Figura 6.43 se calcularon suponiendo que el límite de la pared
era estable. Sin embargo, los límites de pared relativamente delgados pueden ser susceptibles a
pandeo lateral (Figura 6.44). Como se discutió en el Capítulo 5, el rendimiento de tracción puede
reducir la estabilidad de los miembros delgados. El desprendimiento de la cubierta de hormigón
alrededor de un elemento de límite confinado también puede reducir la sección transversal efectiva,
lo que hace que sea más susceptible a combarse. Las condiciones para la inestabilidad lateral de los
miembros prismáticos se analizaron en la Sección 5.7.2. Las aplicaciones a paredes estructurales
delgadas se discuten en la Sección 13.4.3.