You are on page 1of 4

MANEJO DE LA EXPOSICION CLASE I

Es la exposición de membranas mucosas, piel no intacta o lesiones percutáneas a sangre


o líquidos corporales potencialmente contaminados, a los cuales se les aplica
precauciones universales. El riesgo de infectarse con VIH o VHB después de una
exposición clase I, está bien definido, por lo cual se debe proporcionar seguimiento
médico estricto, medidas necesarias y evaluaciones serológicas (Saade, 2017).

VIRUS DE INMUNODEFICIENCIA HUMANA (VIH).

La infección por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) se ha convertido en la


pandemia de mayor importancia de finales del siglo XX y principios de XXI. La sociedad
moderna se ha visto fuertemente impactada por la pandemia del VIH/sida; por múltiples
factores:
Su alta prevalencia en algunos países y el gran número de personas infectadas
mundialmente; estimado por la Organización Mundial de la Salud en 60 millones de
individuos han sido desde el inicio de la epidemia, el gran gasto económico que ha
significado el manejo de los enfermos para todos los servicios de salud en general; el
carácter incurable de la enfermedad; sus implicaciones socio-culturales, su
estigmatización a conductas sexuales específicas y muchas otras características más.
Existen tres vías principales para la transmisión del VIH:
 La vía sexual por cualquier tipo de relación sin protección.
 La sanguínea a través de sangre.
 Productos sanguíneos contaminados o agujas contaminadas y la perinatal.
Una cuarta vía de transmisión es la ocupacional.
¿Pero cómo puede suceder la transmisión ocupacional de este virus?
La transmisión ocupacional de VIH puede ocurrir ligada a heridas punzocortantes en
trabajadores de la salud. Sin embargo, el riesgo promedio de transmisión es muy bajo,
0.3% (1 de cada 300 exposiciones por accidentes punzo-cortantes); mucho menor que los
riesgos de transmisión de hepatitis B (hasta 30%) y hepatitis C (3%) por esta misma vía.
No debemos olvidar que este riesgo se ve aumentado en situaciones específicas como es
el caso de heridas profundas, exposición a grandes volúmenes de sangre contaminada,
accidente con agujas canuladas, accidentes con agujas que han estado colocadas
directamente en la vena o arteria de un paciente VIH positivo y en el caso de accidentes
con pacientes en estado terminal de la enfermedad por VIH.
Sin embargo, la eficacia de la profilaxis pos-exposición (PPE) para prevenir la
transmisión ocupacional del VIH ha sido bien demostrada, con una reducción del riesgo
en un 80% incluso con un solo medicamento, la zidovudina.
El éxito de la PPE para VIH radica en el inicio temprano de la terapia, en las primeras
cuatro horas de ser posible, por lo que las acciones inmediatas en el caso de este tipo de
accidente ocupacional serán fundamentales para proteger al trabajador de la salud (María
Paz León-Bratti, 2015).

Los manejos adecuados de acuerdo a la fuente de exposición y trabajador expuesto son:


 FUENTE DE EXPOSICION: VIH Positivo.
 TRABAJADOR EXPUESTO: VIH Negativo.

Se debe brindar al trabajador expuesto:


Asesoría.
Controles Serológicos y médicos (3 y 6 meses).
Incrementar Precauciones de bioseguridad en sus labores diarias.
No donar sangre, ni tejidos u órganos.
No compartir artículos personales potencialmente contaminantes
(rasuradoras, cepillos de dientes y otros).
No compartir agujas.
Sexo seguro (uso del condón, no sexo oral, anal, no contacto con fluidos
corporales).
Evitar embarazos.
Reforzar conductas de bioseguridad en su labor diaria.
Terapia antirretroviral: Combinada x 30 días.
Asesoría a pareja.

 FUENTE DE EXPOSICIÓN: VIH Negativo.


 TRABAJADOR EXPUESTO: VIH Negativo.

Se debe brindar al trabajador expuesto:


Consejería.
Control Serológico 3 y 6 meses post-exposición (Saade, 2017).

VIRUS DE LA HEPATITIS B. (VHB)

Se define como exposición accidental al virus B de la hepatitis (HBV) a una lesión


percutánea (pinchazo o corte) o contacto de mucosa o piel no intacta (quemadura,
dermatitis) con tejido, sangre u otro fluido corporal potencialmente infectante (semen,
secreciones vaginales y líquidos cefalorraquídeo, sinovial, pleural, peritoneal, pericárdico
y amniótico). El riesgo de transmisión desde estos fluidos es desconocido.

Es importante recordar que el HBV sobrevive en sangre seca a temperatura ambiente por
lo menos una semana.
La transmisión endémica o epidémica del virus B a trabajadores de la salud fue la norma
hasta el advenimiento de la vacuna. La introducción de ésta y las medidas de prevención
contribuyeron, en los EEUU, a un 95% de descenso en la transmisión ocupacional del
virus a trabajadores de la salud años atrás.

La transmisión desde trabajadores infectados a pacientes es posible por el contacto de


instrumental o guantes contaminados con sangre del trabajador, con una herida abierta
del paciente. El riesgo estimado de transmisión del virus B es de 2400 por millón de
procedimientos quirúrgicos, mucho mayor que para el VHC y el HIV.
El trabajador que ha sido vacunado pero tiene contacto con sangre o con pacientes y está
en riesgo permanente de accidente punzante debe ser evaluado por anticuerpos (anti-HBs)
2-3 meses después de completado el tratamiento. Los no respondedores deben recibir otro
tratamiento completo.
La posibilidad de respuesta a este segundo tratamiento es del 30-50%. Los que no
respondan deben ser aleccionados para evitar riesgos ya que son susceptibles de contraer
la infección, y deberán recibir inmunoglobulina en caso de exposición accidental
(Zamora).

Los manejos adecuados de acuerdo a la fuente de exposición y trabajador expuesto son:


 FUENTE DE EXPOSICIÓN: VHB Positivo Ags (+)
 TRABAJADOR EXPUESTO: VHB Negativo Acs (-).
Se debe brindar al trabajador expuesto:
Aplicar Gammaglobulina Hiperinmune (24-48 horas post-exposición)
Aplicar primera dosis de la vacuna contra hepatitis B y la segunda y tercera
dosis a los 30 y 90 días de la primera dosis.

 FUENTE DE EXPOSICIÓN: VHB Negativo


 TRABAJADOR EXPUESTO: No está vacunado.
Administrar esquema completo de vacunación contra hepatitis.

 FUENTE DE EXPOSICIÓN: Se rehúsa a tomar las pruebas o no se logra


identificar la fuente.
 TRABAJADOR EXPUESTO: Antecedentes de Hepatitis o antecedentes de
vacunación. Acs (-) o menores de 10 U.I

Aplicar serie completa de vacunas.


No necesita inmunoglobulina.

 TRABAJADOR EXPUESTO: Acs anti core contra la hepatitis B (+)

No aplicar vacunación, ni aplicar inmunoglobulina.

 TRABAJADOR EXPUESTO: Ags de superficie (+)

No aplicar vacuna.
Evaluar antígeno E
Aconsejar normas de bioprotección (Saade, 2017).