Вы находитесь на странице: 1из 6

Un amor inagotable

Jesús es el mejor ejemplo de amor y servicio que ha tenido la humanidad.

Introducción
Muchas películas que vemos en época de Semana Santa nos muestran a Cristo en la cruz, la máxima
expresión de sacrificio y sufrimiento. Imagina que tengas que exponer a tu propio hijo a alguna clase de
tortura como la que sufrió Jesús; seguramente solo sobre tu cadáver. Pues bien, la razón por la que Dios
tomó la decisión de entregar al suyo para que sufriera es el amor, un amor inagotable que sigue vigente
y disponible para todos.

1. Dios nos ama de forma sacrificial. Jeremías 31:3. Salmos 139:1516


Dios no nos ama desde el día que nacimos, sino desde mucho antes: desde que, con mucho cuidado, planeó
nuestro ser, por lo tanto, su amor ha sido eterno. Cuando Jesús estaba en la cruz no solo pensaba en su
sufrimiento sino en que no tuviéramos que padecerlo nosotros, por eso lo padeció en nuestro lugar. De
igual modo, tomó nuestras enfermedades para llevárselas y ofrecernos una vida sana en cuerpo y espíritu.

2. El amor de Jesús se demuestra en el servicio. Juan 13:1-14


Jesús, por medio de un ritual como el de lavar los pies, demostró el amor que tenía por sus discípulos,
sirviéndoles. Incluso le lavó los pies a Judas, aun sabiendo que lo iba a traicionar, pero lo hizo dando
muestra de su amor y servicio. Puede que en otro tiempo hayamos desobedecido o traicionado a Dios,
pero Jesús está listo para recibirnos si decidimos acercarnos a Él.

3. Jesús nos ama hoy. Romanos 5:8, Efesios 2:45, Juan 15:13
Jesús no solo vino al mundo a dar su vida en sacrificio, sino que nos dejó lecciones sobre cómo amar a los
demás. Su lección más grande fue dar la vida por los amigos, entregar su ser completo para que
pudiéramos lograr la vida eterna y que nuestros pecados no nos condenen.

Conclusión y aplicación
Abre tu corazón al amor de Jesús, quien estuvo dispuesto a sufrir por tu salvación. Su amor limpió
nuestros pecados en la cruz y sobreabunda para beneficiarnos si confiamos en Él.

Llamado y ministración
Pídele al Espíritu Santo que selle la Palabra de Dios en tu corazón. Tu valor ante Dios es inigualable
porque costó la sangre de su Hijo.

Intercesión. Juan 16:7-8


Oremos para que el Espíritu Santo haga ver a las personas que necesitan a Jesús en su vida; Él nos acepta
con nuestros errores y aciertos.

Ofrenda. Lucas 6:38


Dios tiene una medida para bendecirte, la cual quiere llenar para darte abundantemente. Ofrécele una
medida que demuestre cuánto le amas y cuánto agradecimiento hay en tu corazón hacia Él.
Cambio de Planes
Dios tiene planes para nosotros que muchas veces implicarán un giro en nuestra vida.

Introducción
Alan Tenenbaum era un joven guatemalteco muy activo a quien le gustaba viajar, los deportes y la música, pero
a sus 26 años estando en una piscina, sufrió un accidente que lo dejó cuadripléjico. En ese momento su vida dio
un giro inesperado. A raíz de este acontecimiento, muchas personas lo motivaron a contar su historia, por lo que
escribió su primer libro: En la silla de Morfeo, con el que ha podido compartir su experiencia y motivar a las
personas a no darse por vencidas y seguir luchando para alcanzar sus sueños. En el 2018 publicó otro libro para
niños llamado Teikirizi & pa´lante. Aunque los planes de Alan cambiaron por completo, ahora hace algo que
jamás imaginó y que ha impactado la vida de muchas personas.

Cambio de planes Lucas 1:26-38; Jeremías 29:11


María estaba comprometida con José y seguramente tenían muchos planes para su futuro en pareja, sin embargo,
un ángel la visitó un día para darle el anuncio que iba a cambiar sus vidas: de su vientre nacería Jesús, el Hijo
de Dios y Salvador del mundo. Ella lejos de molestarse, comprendió que se trataba de los planes del Señor y
dijo: “Hágase conmigo conforme a tu Palabra” Años antes, Dios le dijo a su pueblo que pasaría 70 años bajo la
sombra de Babilonia pero que tenía planes de bien para ellos. Muchas veces nos cuesta confiar en los planes de
Dios, pero debemos declarar que se haga con nosotros conforme a su Palabra y tener la certeza plena de que Él
sabe hacia dónde nos guiará.

Ajustarnos a los cambios Mateo 1:19-21; Romanos 12:2


Todo cambio requiere un reajuste. José y María tuvieron que reajustar su plan y acomodarlo a lo que Dios tenía
para sus vidas. ¡Un hijo tan pronto! Había que acomodar la casa y preparar todo para la llegada del bebé. No
fue fácil ya que José temía que María fuese difamada dado que aún no eran un matrimonio consumado. Cuando
Dios tiene un plan para tu vida, aunque resulte difícil, debes confiar y estar seguro de que él tomará el control.
Su voluntad es buena, agradable y perfecta, pero para experimentarla debemos renovar nuestro entendimiento.

No siempre es como lo esperamos Lucas 2:6-7; Salmos 139: 15-16


Cuando somos padres tenemos planes para nuestra familia o como jóvenes soñamos con alcanzar nuestras metas
personales, pero muchas veces las cosas no serán como lo planeemos. No por eso, sin embargo, debemos decir
que Dios se equivocó. El Señor usará todo a nuestro favor y, aunque no suceda tal como lo esperamos, Él nunca
nos abandonará. José y María recibieron a Jesús en un establo: no era lo que esperaban, pero las circunstancias
los llevaron hasta este lugar. No te frustres si las cosas no salen como las esperabas, simplemente confía en que
los planes de Dios para nuestra vida son perfectos aun desde antes de nuestro nacimiento.

Conclusión y aplicación
Dios quiere lo mejor para nosotros, pero debemos estar atentos a su Palabra y confiar nuestros planes a su buena
y perfecta voluntad, ya que sus caminos son más altos que los nuestros.

Llamado y ministración
Dios nos dio a conocer su propósito para nuestra vida por medio de Jesús, quien vino a salvarnos y reconciliarnos
con Dios. Entrégale tus planes, tu corazón y recibe el regalo de la vida eterna.

Ofrenda Mateo 2:11


Cuando Jesús nació, hubo magos que lo buscaron para adorarle y honrar su nombre. Jesús es nuestro Rey y
Salvador, por ello es digno de recibir nuestra ofrenda y adoración.

Intercesión Filipenses 4:6


Pidamos al Señor que en nuestro corazón descansen sus planes, que nos dé paz y que nos ayude a superar el
afán sin importar cuál sea la situación.
Madre de Sansón
Sigue la ruta y obedece
Cuando obedecemos a Dios, sus bendiciones se hacen posibles.
Introducción
Hay una frase que utilizan mucho las abuelitas: “El que obedece no se equivoca”, y
efectivamente es así. Actualmente hay muchas aplicaciones para teléfonos celulares que
podemos usar para llegar a cualquier lugar sin perdernos: Waze, por ejemplo. Esta aplicación
nos guía por calles y lugares desconocidos para nosotros, pero si seguimos las indicaciones
llegaremos a nuestro destino sin problemas. Así también es Dios; nos da instrucciones claras
para llevarnos hasta nuestro destino, pero debemos confiar y obedecer aun cuando no
conozcamos la ruta.

1. Presta atención a las instrucciones. Jueces 13: 2-5


La esposa de Manoa no podía tener hijos, pero un día un ángel le dio la noticia de que sería
madre, no obstante, debía seguir algunas instrucciones para que esto sucediera. Muchas veces
en nuestra vida queremos obtener resultados sin seguir instrucciones, y nos quebramos la cabeza
intentando armar un mueble, por ejemplo, pero sin leer el instructivo. No seguir instrucciones
nos llevará a cometer muchos errores, e incluso a perdernos en el camino.

2. Sigue las instrucciones sin cuestionar. Jueces 13:6-7


Cualquiera podría preguntarse qué tienen que ver el vino, los alimentos y el pelo. Muchas veces
acostumbramos a preguntarnos el porqué de ciertas instrucciones y queremos saber razones,
pero la actitud de la madre de Sansón fue de obediencia total. No preguntó por qué esto o
aquello, solo sabía que si obedecía recibiría el regalo de un hijo y que nacería con un gran
propósito.

3. Dios bendice la obediencia. Jueces 13:24, Deuteronomio 11:26-28


Por fin nació Sansón y Dios lo bendijo. Su madre fue obediente en seguir las instrucciones de
Dios y Él bendice a quienes saben obedecer, así que no dudemos que nos guiará por la ruta más
adecuada.

Conclusión y aplicación
Muchas veces será necesario aprender a ser guiados por quien lo sabe todo sobre nosotros. Sus
instrucciones no son para hacernos la vida complicada, al contrario: don la mejor manera de
llegar a nuestro destino. Sigue las instrucciones de Dios y recibirás muchas bendiciones.

Llamado y ministración
Permite que Jesús dirija tu vida a través de su Espíritu Santo. Sigue sus instrucciones e invítalo
a entrar en tu corazón.

Intercesión. Isaías 26:3


Pídele al Señor que los pensamientos de cada persona perseveren en su Palabra y que sepan
obedecerle para que puedan recibir bendición.

Ofrenda. 2 Corintios 9:7


La Palabra nos da instrucciones sencillas pero poderosas respecto al acto de ofrendar. Enfatiza
en que no lo hagamos con tristeza, sino con alegría.
Jocabed
La fe provoca “Diosalidades”
Ante la adversidad, tu fe en Dios te dará la victoria.
Introducción
En medio de una situación sumamente difícil donde el pueblo de Israel era oprimido por los egipcios y la orden
de Faraón era clara: “Todo niño varón que nazca, matadlo”, Jocabed, una madre valiente, dio a luz a un hermoso
niño llamado Moisés, a quien mantuvo escondido por tres meses. Cuando no pudo ocultarlo más tomó una
decisión que puso en riesgo la vida de su hijo, pero en ese momento solo le quedaba confiar en Dios. Al final el
niño sobrevivió y quedó en buenas manos.

1. Confía: Dios te sorprenderá. Éxodo 2:3-10


En situaciones como la que pasó Jocabed pareciera ser que todo está perdido. Ella
dejó ir a su hijo en el río y lo más probable es que un bebé de tres meses no podría
sobrevivir ante los peligros de ir solo en una arquilla de juncos; todo estaba en su
contra. Pero sucedió lo inesperado y, como dice un pastor, no fue una casualidad,
sino una “Diosalidad”: la hija de Faraón encontró al hermoso niño. La vida está
llena de “Diosalidades” para quienes confían en el Señor.

2. Una fe que trasciende. Hebreos 11:23-27


La fe de Jocabed trascendió al tal punto que, cuando Moisés creció, decidió huir de
Egipto y renunciar a las riquezas, el poder y los tesoros que tenía por herencia.
Seguramente el poco tiempo que tuvo ella para criarlo fue fundamental para afirmar
cada uno de esos principios de fe que más adelante lo convertirían en un libertador,
un hombre que escucharía a Dios y que le enseñaría a su pueblo a ser guiado por
Él.

3. La fe agrada a Dios. Hebreos 11:6; Éxodo 12:40-41


Seguramente Dios, desde los cielos, se agradaba de todo lo que ellos hacían
creyendo que Él tenía todo bajo control. La fe es tu mayor capital en medio de
cualquier crisis y nos acompaña cuando la razón nos abandona. Moisés no hubiera
sobrevivido sin la fe de su madre y, más adelante, tampoco hubiera podido liberar
al pueblo de Israel.
Conclusión y aplicación
La fe provoca “Diosalidades” ante cualquier amenaza y en medio de cualquier adversidad. Confiar en nuestro
Padre es la mejor solución en cualquier situación. Él nunca nos abandona.

Llamado y ministración
Activa tu fe confía en que obtendrás la victoria. Dios tiene todo bajo control y te sorprenderá de la mejor forma.
Pídele que te ayude a superar cualquier adversidad.

Intercesión. Éxodo 2:3-10


Como Jocabed oró por Moisés para que fuera guardado de todo mal, oremos por nuestra familia y pidamos al
Señor que su mano poderosa nos cubra y proteja.

Ofrenda. Hebreos 11:4


Por la fe entreguemos nuestra ofrenda y que Dios mismo dé testimonio de ella y nos bendiga con creces.