Вы находитесь на странице: 1из 11

SUBDIRECCIÓN DE EDUCACIÓN PRIMARIA EN LA REGIÓN DE

NEZAHUALCÓYOTL

ESCUELA PRIMARIA “Dr Gustavo Baz Prada”


C.C.T 15DPR1696C

TURNO: MATUTINO

CICLO ESCOLAR 2018-2019

PARÁFRASIS DE LOS 14 PRINCIPIOS PEDAGÓGICOS

Maestra: Elizabeth Ponce Bárcenas


Los 14 principios pedagógicos que plantea la Propuesta curricular para la
educación obligatoria 2016 son fundamentales para la implementación del currículo,
la transformación de la práctica docente, el logro de los aprendizajes y mejorar la
calidad educativa en la educación básica con miras a facilitar la adquisición de
conocimientos, habilidades y competencias que puedan poner en práctica con el
único fin de vivir dignamente.
A continuación, mencionaremos mediante un organizador gráfico los principios
pedagógicos que regirán el nuevo modelo educativo.

1. Poner al estudiante y su
aprendizaje como eje central
14. Usar la del proceso educativo.
disciplina como 2.2. Tener en cuenta el
apoyo al conocimiento previo del
aprendizaje. estudiante.

13. Apreciar la
diversidad como 3. Ofrecer
fuente de riqueza. acompañamiento al
aprendizaje.

12. Favorecer la
4. Conocer los intereses
cultura del
de los estudiantes.
aprendizaje.

5. Estimular la
curiosidad nata del
11. Promover la alumno.
interdisciplinaried
ad.

6. Reconocer la
10. Valorar el naturaleza social del
conocimiento.
aprendizaje
informal.
7.7.Aprendizaje en
circunstancias
9.9. Modelar el reales.
aprendizaje. 8. La evaluación como
proceso de planeación del
aprendizaje.
1- Poner al estudiante y su aprendizaje en el centro del proceso educativo:
Este principio reconoce al alumno como parte primordial y la razón más
importante de la práctica docente, ya que el docente para poner al
alumno al centro de su práctica debe de promover estrategias y
planeaciones para un aprendizaje activo. Así mismo ha de comprender
las maneras de aprendizaje de cada uno de los alumnos, guiando la
construcción de saberes valiosos y dejando atrás los memorísticos o
mecánicos. Por ejemplo, centrarse en las competencias que
favorecerán saberse expresar en distintos contextos, analizar información
utilizando diferentes medios como páginas electrónicas, periódicos
locales, revistas o folletos.
2- Tener en cuenta los saberes previos del estudiante:

Como docentes debemos tener claro que los alumnos no llegan al salón de
clases “en blanco” y para prender requieren conectar el conocimiento
previo con el nuevo, para crear un proceso de aprendizaje más fluido y que
la planeación de la enseñanza sea sensible a las necesidades específicas
de cada alumno. Por ejemplo. Proyecto. Reescribir relatos históricos para
publicarlos.
Propósito. Escribir textos históricos basados en diferentes fuentes de
información.
Se les pregunta a los alumnos ¿Qué relatos históricos has leído? ¿Dónde
puedes encontrarlos? Y ¿Qué tipo de información proporcionan? Se les pide
realizar un mapa mental respondiendo a estas preguntas. Posteriormente se
realizará un mapa en el pizarrón contemplando las respuestas de los
alumnos, cada uno complementará su mapa con la información dada por
todos y se les pregunta nuevamente ¿Cómo distinguimos un texto histórico
un de un cuento, una novela, una leyenda, un artículo o una nota
informativa?

3- Ofrecer acompañamiento al aprendizaje:

Actualmente, por “ambiente de aprendizaje se entiende una u otra


denominación, no sólo se considera el medio físico, sino las interacciones
que se producen en dicho medio. Son tenidas en cuenta, por tanto, la
organización y disposición espacial, las relaciones establecidas entre los
elementos de su estructura, pero también las pautas de comportamiento
que en él se desarrollan, el tipo de relaciones que mantienen las personas
con los objetos, las interacciones que se producen entre las personas, los
roles que se establecen, los criterios que prevalecen y las actividades que se
realizan.” (Duarte,2003;102) Es decir, es un espacio en que los estudiantes
interactúan en diferentes circunstancias como son físicas, humanas, sociales
y culturales que generan experiencias de aprendizaje significativo y con
sentido. Por ejemplo, la propuesta de pedagogía de proyectos que
propone Jossette Jolibert y Jeannette Jacob, el cual sostiene que trabajar
por proyectos constituye una estrategia formativa que permite romper con
el modelo de la escuela tradicional y con los roles de maestros y alumnos, e
instaurar una apuesta democrática y un proceso pedagógico en el que
todos participan.

4- Conocer intereses de los estudiantes:

La participación del maestro y de todo el grupo, además


del involucramiento de directores, profesores y padres en la formación del
estudiante es fundamental al desarrollo emocional e intelectual de cada
alumno, pues permite conocer los intereses de los alumnos. Por ejemplo,
Josette Jolibert, nos menciona que en esta primera fase debemos de tomar
en cuenta cinco estrategias que nos servirán como guía para la
construcción del tema general que abordaremos con los alumnos.
 Formulación de objetivos ¿Qué queremos hacer?
 Definición de las tareas a realizar ¿Qué?
 Definición de los grupos responsables de las actividades del proyecto
¿Quiénes?
 Elaboración del calendario ¿Cuándo?
 Identificación de los recursos (humanos y materiales) ¿Cómo?
5- Estimular la motivación intrínseca del alumno:

Como docentes somos responsables de diseñar estrategias que hagan


relevante el conocimiento, para que el alumno tome control de su proceso
de aprendizaje. Por ejemplo, El juego lúdico articulado con la afectividad,
busca promover que los alumnos aprendan, debido a que el juego
constituye una actividad vital para ellas/os, es su forma espontánea de ser
y de actuar, explorar, inventar, disfrutar y de aprender. El juego facilita
interacciones placenteras y naturales que, al mismo tiempo, permiten a los
alumnos conocer las características del mundo que los rodea. Mediante el
juego tendrán la posibilidad de aprender con los otros, de utilizar las propias
estrategias de resolución de puntos de vista diferentes, encontrar soluciones
comunes, convirtiendo a los conocimientos en un desafío que contribuye a
la confianza y alegría, porque abre nuevas interrogantes que favorece al
desarrollo de capacidades.

6- Reconocer la naturaleza social del conocimiento:


El docente debe de propiciar un trabajo colaborativo para que los
estudiantes debatan y generen nuevas ideas. Por ejemplo, si en el lugar
donde vive el alumno es una zona sísmica, se puede realizar un trabajo
de proyecto en donde la información que se obtenga nos pueda aportar
¿qué es un sismo? ¿Por qué el lugar dónde vivo es una zona sísmica?
¿Qué experiencias ha tenido el lugar donde vivo cuando se ha
presentado un sismo? ¿Qué acciones se deben llevar a cabo para
prevenir una situación así? ¿Cómo podemos ayudar? Los alumnos se
darán cuenta que tuvieron que recurrir a las ciencias naturales, a la
geografía, la historia, la formación cívica para poder recabar la
información y comprender la importancia del tema.
7- Propiciar el ambiente situado:
El docente debe contextualizar la enseñanza para que el estudiante la
relaciones con la vida cotidiana, de igual manera el maestro le da lugar
a la diversidad de conocimientos y habilidades de los alumnos. Por
ejemplo, en la escuela existe un problema de escasez de agua y los
alumnos se organizan para redactar una carta dirigida a una autoridad
local solicitando su apoyo.

8- Entender la evaluación como un proceso relacionado con la planeación


del aprendizaje:

"La estrategia de evaluación está integrada a los procesos de aprendizaje:


hace referencia a los conocimientos que posee un alumno sobre sus propios
recursos cognitivos y sobre su progresión de aprendizaje" (Jolibert, 2014:283).
Por ejemplo, que el alumno comprenda el proceso de aprendizaje permite
que se regule y tome control del desarrollo de sus competencias y del
desarrollo de su actividad cognitiva.
Pareciera que la evaluación solamente la empleamos al finalizar un trabajo,
de manera exclusiva de ver la calidad de un producto, pues para muchos
maestros la evaluación tiene como finalidad medir la adquisición de los
conocimientos o de cuantificar un resultado respecto a una norma,
olvidando así que es un proceso que necesita ser observado, registrado y
analizado para poder intervenir en los momentos adecuados y poder
brindarles ayuda a los niños.
La evaluación es el trabajo que permite identificar las dificultades
individuales, como grupales, a nosotros como maestros nos ayuda a
intervenir en el tiempo adecuado para que los alumnos puedan construir y
ser ellos los actores principales de su aprendizaje. Puesto que, el alumno es
responsable de su propio recorrido de aprendizaje, del cual conserva huellas
evolutivas.
La evaluación exige un proceso metodológico que tiene que responder a
una serie de interrogantes que permitan dimensionar la razón de ser de
dicha herramienta, para lo cual habría que plantear: ¿Para qué evaluar?
¿Qué evaluar? ¿Cuándo evaluar? ¿Quién evalúa? ¿Cómo evaluar? La
respuesta a cada pregunta, intenta que la evaluación sea realmente
pensada y analizada como un procedimiento.
La forma más usual de llevar a cabo la evaluación es por medio de los tres
momentos que implican las maneras diferentes de evaluar.
La evaluación inicial o diagnóstica
La evaluación diagnóstica es una práctica que se lleva a cabo en forma
cotidiana por los maestros, sobre todo al inicio de un ciclo escolar. Sin
embargo, la evolución inicial no sólo se efectúa al principio del ciclo escolar,
sino que se debe de realizar en diferentes momentos siempre que iniciemos
una etapa educativa, como puede ser el principio de cada tema. Según
Chawick y Rivera (1991) la evaluación diagnóstica cumple con dos
finalidades:1. Ofrece información sobre los conocimientos del alumno, de tal
manera que pueda iniciar en el momento más adecuado de la secuencia
de instrucción.2 Ofrece información sobre las definiciones en el logro de uno
o más aprendizajes y sus causas.

La evaluación formativa o procesal


La evolución formativa se obtiene durante el proceso de enseñanza-
aprendizaje, para mejorar y dirigir por un conjunto de acciones de
retroalimentación constante. La evaluación formativa debe de servir para
identificar dónde se encuentra el aprendizaje, con la finalidad de considerar
la información para elaborar actividades enseñanza y lograr así el
aprendizaje propuesto. De este modo, la evaluación deja de ser un
veredicto para transformarse en una forma de ayudar a los alumnos a
progresar en sus aprendizajes, y de apoyarlos y orientarlos en esa tarea. Este
tipo de evaluación ayuda también a que los alumnos sepan de sus
progresos y de sus dificultades

La evaluación sumativa
La evaluación sumativa está dirigida a conocer, al final de un determinado
periodo, el logro de los objetivos de aprendizaje planteados, los cuales
deben de estar ajustados a los requerimientos de contenidos, habilidades,
actitudes y valores. Por lo tanto, los reactivos deben evaluar tanto a
competencia del alumno en cuanto a conocimientos específicos, como las
habilidades de pensamiento y los procedimientos requeridos.
9- Modelar el aprendizaje:

Nosotros como docentes somos modelos de conducta para los estudiantes,


por lo que hemos ser vistos ejecutando los comportamientos adecuados
para los alumnos, tanto enfrente de las actividades de clase, pues debemos
de escribir, buscar información, analizar, generar conjeturas. El docente
identifica cada uno de los pasos a realizar. Por ejemplo, si está trabajando
un tema como el uso de mapas y croquis, puede iniciar con algo
fundamental como es el identificar aquellos lugares que son significativos al
alumno al hacer el trayecto de su casa a la escuela e ir complejizando la
situación al ir incorporando simbología, distancias más extensas y haciendo
el uso de escalas.
10- Valorar el aprendizaje informal:

Hoy en día los alumnos cuentan con diversas fuentes de información, por lo
que ahora se considera de suma importancia el uso de las nuevas
tecnologías para incorporarlas adecuadamente al aula. La enseñanza
considera la importancia de estos aprendizajes informales. Los docentes
investigan y fomentan en los estudiantes el interés por aprender medios.

11-Promover la interdisciplina:

Bien dicen que “la unión hace la fuerza”, en las escuelas se pueden
compartir diversas experiencias de aprendizaje a partir de la comunicación
que puede en primer lugar entre los docentes de un grado escolar, o de
diversas asignaturas, por ejemplo a partir de la asignatura de Artes se
pueden realizar proyectos promoviendo la interdisciplinariedad a partir de
seleccionar una entidad del país y hacer un festival en el que se incluyan
diversos saberes como la música, el tipo de vestimenta, el clima, la
vegetación, las actividades económicas, entre otros aspectos.

12-Favorecer la cultura del aprendizaje:

A partir del componente de Autonomía Curricular es muy favorable para la


integración de grupos en donde la diversidad de los alumnos pueda
enriquecer sus experiencias de aprendizaje, al convivir, con un grupo más
pequeño, con alumnos de otros grupos o incluso hasta de otros grados. A
partir de ello cada uno aportará sus experiencias desde su nivel de desarrollo
cognitivo y emocional para poder regularse al hablar, al respetar el
escuchar una opinión, al solicitar su participación o bien colaborar en
alguna actividad.

13-Apreciar la diversidad como fuente de riqueza para el aprendizaje:


En la asignatura de Formación Cívica y Ética, se favorece el respeto a los
derechos humanos y la promoción de valores como la tolerancia, el respeto
a la diversidad y el diálogo, por ello se puede hacer el planteamiento de
dilemas en los cuáles los alumnos leerán o representarán una situación en
donde se haga manifiesto el respeto que debemos tener con nuestros
compañeros, ya sea por tener un origen étnico diferente, hablar otra lengua,
su forma de vestir o algunos usos y costumbres. Se debe promover cómo
podemos aprender los unos de los otros, por qué debemos dialogar para
tener una convivencia armónica.

14-Usar la disciplina como apoyo al aprendizaje:

La pregunta sería, ¿cuándo un niño, niña o adolescente es feliz? ¿Cómo la


escuela en ocasiones es un espacio protector para los alumnos? Pensarlo
desde nosotros como docentes o directivos de una escuela nos debe remitir
a la manera de hacer de nuestra escuela un espacio seguro, de
convivencia armónica en la que los alumnos tengan un sentido de
pertenencia y les guste asistir, esto empieza desde la forma como se les
recibe al llegar a la escuela, el saludo que les damos al entrar al aula, el
promover actividades que sean de su interés y el motivarlos para seguir
aprendiendo a partir de reconocer sus fortalezas. La escuela debe ser un
espacio para que en confianza los alumnos puedan sacar lo mejor de sí
mismos.

Los catorce Principios Pedagógicos antes mencionados son de gran


importancia en la impartición docente, debido a que genera y desarrolla
habilidades y conocimientos en los alumnos, los cuales en la educación
básica son de gran importancia, creando una cultura de trabajo, respeto y
disciplina, el cual los alumnos transportarán a su vida cotidiana y a su vida
académica, el fomentarlos y enseñarlos hace que el alumno sea tolerante,
disciplinado, respetuoso y demás adeptos positivos para esta sociedad en
picada.

BIBLIOGRAFÍA

Principios pedagógicos que sustentan el plan de estudios.


https://es.slideshare.net/milymb/principios-pedaggicos-que-
sustentan-al-plan-de-estudios
Los 14 Principios Pedagógicos que todo docente debe conocer.

https://guiadeldocente.mx/los-14-principios-pedagogicos-que-todo-
docente-debe-conocer/

Duarte, J. (2003) Ambientes de aprendizaje. Una aproximación


conceptual en estudios pedagógicos, 29,97-113.
Jackson, P.W. (1992) La vida en las aulas. Madrid: Morata Bn
Elliot (2000). El cambio educativo desde la investigación- acción.
Madrid Morata S.L.
Navarro Hinojosa Rosario. (2010) Didáctica y currículum para el
desarrollo profesional docente. Madrid: DYKINSON, SL.