Вы находитесь на странице: 1из 1

·:-·

fica varias cosas a la vez. En primer lugar, decir que el "conflic- pero eh una cultura donde toda diferencia se jerarquiza. EÍ ·
to de los sexos" es político equivale a enunciar que involucra "baño de lenguaje" en el que nacemos llevá en sus aguas las
relaciones de poder entre ellos, que los posicionamientos socia- jerarquías sociales de los que hablan (y de los que callan). Todo
les, culturales subjetivos y eróticos de cada género son el resul- ser humano puede aprender a hablar, pero no todos tienen la
tado histórico de la dinámica de su correlación de fuerzas en el palabra. Las mujeres tenemós una larga historia de exilios en
orden del poder. Los hombres están donde están porque tienen relación con la palabra. Otros nos han di!:!ho ..c§.mo ..somos,.cómo i
más poder que las mujeres y porque lo ejercen en todo momento debemos ser, cómo sentimos, por qué sufrimos,etc. Las apro-
tanto en la vida privada como en Ja pública, ya sea delibera- piaCiones de sentido, los violentamientos simbólicos son tan co.-
damente o sin darse cuenta. tidianos que ni nosotras nos damos cuenta. La cháchara entre
El ejercicio histórico del poder ha ~reado una profunda con-
vicción en la mayoría de los varones que los coloca "automáti-
camente" -siempre que haya una mujer- en un¡1posici6n de
mando y/o. protección. Correlativamente con esto.}as mujeres,
mujeres "li una palabra que circula entre aquellos que no tie-
nen pode~ y mientras así sea no está interdicta. La palabra de
los hombres es una palabra con razón, que no es Jo mismo que
una palabra razonable, porque al decir de Humpty Dumpty
*
al mismo tiempo que han legitimado y legitiman es1e poder de tienen razón quienes tienen poder. Por pequeño que sea el lu-
los varones, han ido ocupando nuevos espacios y han desarro- gar de poder de un varón en la sociedad, siempre tiene más
. liado en los intersticios de dicho poder variadas formas de re- poder que las mujeres que "lo rodean".
sistencias, transgresiones y contraviolencias que si bien no han En tal sentido, es interesante ver qué sucede cuando una
revertid.o su situación de subordinación han ido conformando mujer accede a un lugar de poder y su palabra entonces adquie-
espacios sociales y subjetivos de dignificación. Si bien esto no re razón: a su alrededor los hombres se distraen de discutir las
establece de por sí la paridad, crea condiciones para que sea ideas que ella presenta o de llevar a la práctica las acciones que
posible. ella dirige ya que no pueden sustraerse de algún atractivo que
En segundo lugar, significa ampliar la noción de política ella posea; algunas mujeres parecieran envidiarla, como si las
más allá de la polis; para ello es necesario abrir visibilidad a la animara un oscuro sentimiento de traición, porque una -al
dimensión polítka de la vida privada. Muchos conflictos fami- ;\
menos una- ha salido del conjunto de las idénticas, se ha
liares, de pareja o patologías "típicamente femeninas" son pen- individuado y tiene voz particularizada. Otras, por suerte las
sados como problemas o desórdenes afectivos, sin poder ver que más, expresan alegría y gratitud por sentirse habladas; esto
más allá de que se desplieguen en una narrativa sentimental hace que e§ta mujer, por un rato con palabra, se sienta menos
son expresiones de una dinámica de poder a veces insidiosa, a sola y men\:)S asustada entre tantos hombres con razón.
veces explosiva, pero siempre erosiva -¡::-euando .. no letal- del En síntesis, quiere subrayarse la poca naturalidad con que
amor de las personas en conflicto.2 .. los diversos" actores de esta escena juegan sus papeles. ¿Por qué
Y aquí es necesario entonces incluir la dimensión política en les cuesta tanto a los pares varones de esa mujer debatir sus
la construcción de la subjetividad. El otro desde donde se cons- ideas o ejecutar sus planes? ¿Por qué es tan excepcional para
tituye el sujeto no es un otro .en general sino que es un otro sus pares mujeres que una de ellas tenga la palabra? En rea-
superior o inferior. El sentido se adquiere por diferencia, sí, lidad, tanto la envidia como la admiración no hablan de otra
cosa que de la dificultad de estas mujeres para imaginar ese _,·_::'{.
lugar como algo posible para ellas.
2. Cuando los técnicos especialistas en familia y/o pareja mantienen esta Obsérvese- asimismo que por más alto que sea el grado de
cuestión como invisible teórico y creen que deben indagar en un conflicto l·
entre "iguales" (pares políticos) pasan a formar parte, involuntariamente poder alcanzado por una mujer en el espacio público, éste es
muchas veces', de las estrategias de reproducción de la opresión de género. siempre disminuido en función del nivel de reconocimiento que
iU 1
112 113

~i