Вы находитесь на странице: 1из 11

VALORACIÓN INTEGRAL DEL/LA PACIENTE ADICTO.

Unidad de Drogas y Adicciones-CPD .


Instituto Provincial de Bienestar Social.
Diputación de Córdoba.
Coordinador: Luciano Cobos Luna.

INDICE:

1.-Introducción.
2.-Objetivos de la Valoración Integral del Paciente Adicto.
3.-Áreas de valoración.
4.-Instrumentos para la Valoración Integral del Paciente Adicto.
5.-Instrumentos para la Intervención Integral del Paciente Adicto.
6.-Valoración Integral del Enfermo Adicto.
7.-Niveles de cooperación interdisciplinar:
8.-Niveles de cooperación en la gestión del caso:
9.-Bibliografía.

1.-Introducción.
Las especiales características del/la enfermo/a con un trastorno relacionado con el
consumo de sustancias psicoactivas o conductas adictivas, en el que confluyen aspectos
tanto médicos como psicológicos, sociales, de empleo, o judiciales, hace necesario la
aplicación de un modelo de Valoración Integral del/la paciente adicto (VIPA) que permita,
más allá de la valoración tradicional tanto médica como psicológica y social, el poder
profundizar en necesidades y problemas no diagnosticados, en disfunciones no
reconocidas, que con mucha frecuencia se escapan a las evaluaciones habituales.
El modelo de Valoración Integral del Paciente Adicto es un modelo de valoración dinámico
y estructurado que permite detectar y cuantificar los problemas y necesidades del paciente
adicto en las áreas: médica-psiquiátrica, funcional, cognitiva, social, familiar, educativa y
laboral; basada en una estrategia interdisciplinar y cooperativa, a partir de la centralidad que
ocupa el caso y de los interrogantes que suscita en cada uno/a de los/as profesionales que
lo integran.
Esto implica un análisis global del/la paciente, desde la particularidad de cada situación, a
través de una conversación permanente a cerca de los casos y de sus interrogantes.

2.-Objetivos de la Valoración Integral del Paciente Adicto.


Los objetivos que se plantea la VIPA van a ser:
2.1.-Concienciar a todos/as los/as profesionales de la importancia que tiene para el
bienestar del paciente adicto el trabajo que cada uno y en conjunto desarrollamos.
2.2.-Conseguir la participación de todos/as los/as profesionales desde un nivel de igualdad,
simétrico, más allá de las rivalidades legitimas según el estatus profesional de cada uno/a.
2.3.-Mejorar la capacidad diagnóstica y terapéutica desde una perspectiva multiaxial que
permita sacar a la luz problemas no diagnosticados ni tratados.
2.4.-Situar al paciente adicto en el nivel médico, psicológico y social más adecuado a sus
necesidades, favoreciendo su integración social y reduciendo el consumo de recursos
asistenciales.
2.5.-Disponer de profesionales competentes en cada una de las áreas de atención.

3.-Áreas de valoración.
Las áreas a valorar van a ser: médica-psiquiátrica, funcional, cognitiva, social, familiar,
educativa y ocupacional-laboral.

Sede Social: C/. Buen Pastor, 12 - 14003 Córdoba www.ipbscordoba.es info@ipbscordoba.es Tlf.: 902 075 365
4.-Instrumentos para la Valoración Integral del Paciente Adicto.
Los principales instrumentos de los que disponemos para hacer una correcta valoración
integral del enfermo/a adicto/a van a ser:
-La relación entre el terapeuta y el paciente donde se van a tener en cuenta la atención que
presta el paciente durante la entrevista, el nivel transferencial que hace este, el estado en el
que se encuentra, el grado de información del que dispone respecto a los motivos de su
derivación, el malestar que le genera el problema, así como sus emociones.
-La técnica de la entrevista nos permite elaborar preguntas abiertas, preguntas basadas en
las emociones y preguntas orientadas a los hechos, proporcionándonos respuestas
espontáneas, libres y fluidas; respuestas elaboradas; respuestas comprometidas; o
respuestas productivas, respuestas que nos permiten establecer un posible diagnóstico.
-El trabajo en red según lo dispuesto en el documento “Trabajo en red drogodependencias
y adicciones” elaborado por la UDA-CPD del IPBS.
-La historia médica según lo dispuesto en el “Proceso de atención integral en
drogodependencias y adicciones elaborado por la Unidad de Drogas y Adicciones-CPD del
IPBS y según lo recogido en el documento” Procedimiento para la unificación de la recogida
de datos para la historia médica, psicológica y social que debe de quedar registrada en el
apartado historia de cada paciente en el sistema de gestión de centros (SGC) del siPASDA”.
-La historia psicológica según lo dispuesto en el “Proceso de atención integral en
drogodependencias y adicciones elaborado por la Unidad de Drogas y Adicciones-CPD del
IPBS y según lo recogido en el documento” Procedimiento para la unificación de la recogida
de datos para la historia médica, psicológica y social que debe de quedar registrada en el
apartado historia de cada paciente en el sistema de gestión de centros (SGC) del siPASDA”.
-La historia social según lo dispuesto en el “Proceso de atención integral en
drogodependencias y adicciones” elaborado por la Unidad de Drogas y Adicciones-CPD del
IPBS y según lo recogido en el documento” Procedimiento para la unificación de la recogida
de datos para la historia médica, psicológica y social que debe de quedar registrada en el
apartado historia de cada paciente en el sistema de gestión de centros (SGC) del siPASDA”.
-Las escalas de valoración psicopatológicas: Las recogidas en el Proceso de atención
integral en drogodependencias y adicciones elaborado por la UDA-CPD del IPBS, entre las
que debemos de destacar según el trastorno: Test de Richmond; Test de Fagerström;
Cuestionario de Russel; Test de STAI; Índice europeo de severidad de la adicción
(EuroASI); Test de MCMI II; Cuestionario SCL-90-R; Escala multidimensional de craving de
alcohol (EMCA); Escala de valoración del síndrome de abstinencia alcohólica de Soler;
Escala de evaluación del síndrome de abstinencia alcohólica CIWA-AR; Escala de depresión
de Hamilton; Escala de ansiedad de Hamilton , Test de adicción a la cocaína.
-Las escalas de valoración cognitivas; Índice de Pfeiffer.
-Las escalas de valoración social: Manual de Indicadores Sociales. La escala de valoración
de la actividad instrumental de la vida diaria (Escala de Lawton). Escala de valoración del
apoyo social funcional. Escala de percepción de la función familiar y la escala OARS que
mide los recursos sociales.
-Las escalas de valoración familiar: APGAR familiar-funcionamiento familiar.
-Las determinación de tóxicos en orina según lo recogido en el “Procedimiento a seguir
respecto a la detección de tóxicos en orina en pacientes con un trastorno por consumo de
sustancias psicoactivas”.
-La competencia profesional según lo recogido en “El Proceso de atención integral en
drogodependencias y adicciones” en lo que a médicos/as, psicólogos/as y trabajador/a
social se refiere; sin olvidar actitudes manifiestas u ocultas de los profesionales en relación
con los problemas relacionados con el consumo de sustancias o conductas adictivas como
la infravaloraciones de los problemas, las resistencias a reconocer los perjuicios, la
tendencia a seguir valorando estos trastornos como faltas morales, o aspectos relacionados
con la estigmatización de estos pacientes, lo que va influir de manera importante en el
diagnóstico y en el tratamiento oportuno.

Sede Social: C/. Buen Pastor, 12 - 14003 Córdoba www.ipbscordoba.es info@ipbscordoba.es Tlf.: 902 075 365
5.-Instrumentos para la Intervención Integral del Paciente Adicto.
Los principales instrumentos de los que disponemos para una correcta intervención
integral del enfermo adicto van a ser:
-Lo recogido en “El proceso de atención integral en drogodependencias y adicciones”
elaborado por la UDA-CPD del IPBS.
-Lo recogido en “El proceso de incorporación social de un paciente diagnosticado de un
trastorno por consumo de sustancias o conducta adictiva” elaborado por la UDA-CPD del
IPBS.
-Lo recogido en “El proceso de atención a una familia afectada por un trastorno relacionado
con el consumo de drogas o por una conducta adictiva” elaborado por la UDA-CPD del
IPBS.
-Lo recogido en el “Proceso de atención al menor con problemas relacionados con el
consumo de drogas o conductas adictivas en situación de desprotección o con medidas
judiciales” elaborado por la UDA-CPD del IPBS.
-Lo recogido en “Protocolo de actuación conjunta ante una mujer con problemas
relacionados con el consumo de sustancias o conducta adictiva y victima de violencia de
género desde la cooperación entre recursos” elaborado por la UDA-CPD del IPBS.
-Lo recogido en “El protocolo de actuación conjunta entre los Equipos de Salud Mental de
Distrito y los Centros de Tratamiento Ambulatorios de Drogodependencias y Adicciones”
elaborado entre la Consejería de Salud y la Consejería de Igualdad y Bienestar Social de la
Junta de Andalucía.

6.-Valoración integral del enfermo adicto:

1.-Valoración de la patología médica y toxicoclínica:


1.1.-Valoración clínica: incluye los antecedentes médicos personales y familiares, la
información facilitada por familiares, amigos o compañeros, la anamnesis por órganos y
aparatos, la exploración física por órganos y aparatos en base a un orden topográfico, las
pruebas complementarias de laboratorio y de imagen. Una evaluación clínica completa nos
permitirá estar en las mejores condiciones para hacer una correcta relación entre el
consumo de sustancias, problemas psiquiátricos y problemas de índole biográficos.
1.2.-Valoración toxicológica: Como técnica, el abordar directamente el problema, sin
enjuiciamientos, permite obtener la información de una manera adecuada. Tener en cuenta
las resistencias que puede ofrecer el paciente cuando se trata de dar información delicada,
sobre todo cuando existe preocupación a cerca de lo que puede o no saber la familia. Es
importante obtener un conocimiento completo sobre el consumo de cualquier tipo de
sustancias o conducta adictiva, a lo largo de toda la vida del paciente., la frecuencia, la
cantidad y/o dinero gastado, las relaciones y los motivos de su uso, el periodo de
consumos más elevados o de dinero gastado y los consumos actuales. Importante también,
la edad del primer consumo o de cuando se inicio la conducta, en que circunstancias se
produjo, la reacción que tuvo, así como el tiempo que transcurrió hasta el nuevo consumo
o la repetición de la conducta. El patrón de consumo hace referencia a la cantidad
consumida cada vez, la frecuencia, la duración de los episodios, la vía de administración y
los gastos. También es importante tener en cuenta los indicios tempranos y sutiles del
consumo problemático, así como los cambios de patrón de consumo. El déficit de control
sobre los consumos también se pone de manifiesto en muchas ocasiones, sobre todo,
cuando el paciente intenta demostrar que el consumo no es un problema para el. No se nos
debe de olvidar la posibilidad de complicaciones médicas, psicológicas, sociales y
judiciales, tempranas como tardías, inducidas por el consumo de sustancias o a la
conducta adictiva.
Por tanto, las áreas que necesitan controlarse serian: la cantidad y frecuencia; la tolerancia,
la abstinencia y la valoración de consecuencias adversas; las complicaciones médicas; las
complicaciones de relación; las complicaciones laborales; las complicaciones sociales; las
complicaciones legales; la evaluación del comportamiento; los trastornos de personalidad
asociadas al consumo y las consecuencias emocionales.

Sede Social: C/. Buen Pastor, 12 - 14003 Córdoba www.ipbscordoba.es info@ipbscordoba.es Tlf.: 902 075 365
1.3.-Escalas de valoración toxicoclínica: las recogidas en el Proceso de atención integral en
drogodependencias y adicciones elaborado por la UDA-CPD del IPBS:
1.4.-Listado de problemas-diagnóstico: desde el primer momento en que se entra en
contacto con el paciente es importante establecer una lista de todos los problemas-
diagnósticos posibles que a nivel médico y toxicoclínico pueda presentar, planteándose una
hipótesis sobre cuales de estos trastornos son compatibles con lo que expresa la persona
adicta. Es necesario situar los problemas más importantes en primer lugar priorizando
aquellos que más impacto ejerzan sobre la vida del paciente.
1.5.-Planteamiento terapéutico: se establecerá un plan terapéutico individual en función de
los problemas o diagnósticos establecidos, de una manera realista y alcanzable,
determinando la prioridad de las actuaciones a llevar a cabo, siempre contando con la
autorización y participación del/la paciente y/o su familia en caso de que el paciente así lo
considere necesario.
1.6.-Intervención terapéutica:1.6.1.-Objetivos: se establecerán los objetivos a alcanzar en
función de los problemas y/o diagnósticos establecidos, priorizándolos en función de las
necesidades, de manera realista y siempre contando con la participación del paciente. La
intervención se llevará a cabo según lo recogido en el Proceso de atención integral en
drogodependencias y adicciones elaborado por la UDA-CPD del IPBS.
1.6.2.-Recursos: Desintoxicación ambulatoria, desintoxicación
hospitalarias, Comunidades terapéuticas, Viviendas de apoyo al tratamiento, programa de
tratamiento con opiáceos, programa de aversivos, programa de antagonistas, programas
por sustancias, programas por conductas adictivas, programas de intervención con
menores; y todo lo recogido en la directriz: “Programas y actividades registradas en el
siPASDA según perfiles profesionales” elaborado por la UDA-CPD del IPBS.

2.-Valoración psicopatológica:
2.1.-Valoración del estado mental: Tener en cuenta las defensas características, lo que el
paciente intenta ocultar, la información independiente de terceras personas y las medidas
objetivas a través de escalas o cuestionarios. Un examen adecuado del estado mental
requiere una evaluación de los trastornos psiquiátricos comórbidos y de la función
cognoscitiva. Las principales secuelas de los trastornos por consumo de sustancias que
pueden aparecer desde el punto de vista psiquiátrico van a ser: fenómenos alucinatorios
transitorios o persistentes, trastornos afectivos y trastornos del estado de ánimo, e ideación
o comportamiento paranoide, así como trastornos de personalidad. La evaluación cognitiva
va a incluir valoración de la atención, de la concentración, la memoria reciente y pasada, el
razonamiento abstracto, el procesamiento de la información, la planificación y la función
ejecutiva. También es importante valorar el estado del sueño.
2.2.-Valoración de la comorbilidad psiquiátrica: según lo recogido en las guías de consenso
sobre Patología Dual elaboradas por la Sociedad española de Toxicomanías; la Sociedad
Española de Psiquiatría y la Sociedad Española de Patología Dual. No debemos olvidar sin
embargo, las siguientes recomendaciones recogidas en el Tratado de psiquiatría, 2Ed. Julio
Vallejo Ruiloba. Ars Médica. 2010, decálogo de practicas en patología dual: estabilización de
síntomas agudos psiquiátricos o de abuso de sustancias como paso previo al proceso del
tratamiento; antes de efectuar el diagnóstico psiquiátrico y desarrollar un tratamiento a
largo plazo, es esencial observar al paciente durante un periodo libre de drogas de 3-4
semanas, aunque no resulte fácil; tratar de forma eficaz ambos trastornos o no se obtendrá
mejoría en ninguno de ellos; la terapia de autoayuda tipo AA no es un tratamiento eficaz;
ser menos rígido y evitar la confrontación si el paciente sigue consumiendo inicialmente;
tratamiento ambulatorio con frecuencia de 2-3 veces por semana, es recomendable un
tratamiento diario o en régimen hospitalario hasta conseguir la estabilidad de ambos
trastornos; el tratamiento debe ser realizado únicamente por un único profesional.
Si son dos, se precisa una comunicación muy frecuente entre ellos para evitar la
manipulación por parte del paciente; recaidas frecuentes, sin que por ello se fracase el
tratamiento; es esencial motivar al paciente para el tratamiento, y debe buscarse
esta motivación durante el proceso del tratamiento; estimular, pero no forzar la

Sede Social: C/. Buen Pastor, 12 - 14003 Córdoba www.ipbscordoba.es info@ipbscordoba.es Tlf.: 902 075 365
participación del paciente en grupos de autoayuda, fundamentalmente si son de patología
dual.
2.3.-Escalas de valoración psicopatológica: lo recogido en el Proceso de atención integral
en drogodependencias y adicciones elaborado por la UDA-CPD del IPBS.
2.4.-Listado de problemas-diagnóstico: desde el primer momento en que se entra en
contacto con el paciente es importante establecer una lista de todos los problemas-
diagnósticos posibles que a nivel psicopatológico pueda presentar, planteándose una
hipótesis sobre cuales de estos trastornos son compatibles con lo que expresa la persona
adicta. Es necesario situar los problemas más importantes en primer lugar priorizando
aquellos que más impacto ejerzan sobre la vida del paciente.
2.5.-Intervención psicoterapéutica:2.5.1.-Objetivos: se establecerán los objetivos a alcanzar
en función de los problemas y/o diagnósticos establecidos, priorizándolos en función de las
necesidades, de manera realista y siempre contando con la participación del paciente. La
intervención se llevará a cabo según lo recogido en el Proceso de atención integral en
drogodependencias y adicciones elaborado por la UDA-CPD del IPBS.
2.5.2.-Recursos: Deshabituación ambulatoria,
Comunidades terapéuticas, Viviendas de apoyo al tratamiento, programa de tratamiento
con opiáceos, programas por sustancias, programas por conductas adictivas, programas
de intervención con menores; y todo lo recogido en la directriz: “Programas y actividades
registradas en el siPASDA según perfiles profesionales” elaborado por la UDA-CPD del
IPBS.

3.-Valoración funcional: Una de las afectaciones más importantes y con mayor relevancia
producidas por una alteración de la función ejecutiva en los pacientes adictos es la que
afecta a su vida cotidiana, a su funcionamiento personal, provocando importantes
distorsiones en la vida del paciente y de su entorno relacional lo que va a ser un obstáculo
en su proceso de recuperación. La valoración funcional se entiende como el proceso
dirigido a recoger información sobre la capacidad del paciente para la realización de sus
actividades habituales lo que le va a permitir mantener la independencia con el medio en el
que se encuentra. En las adicciones, la alteración cognitiva (Síndrome disejecutivo) se va a
producir como resultado de una alteración a nivel de las funciones ejecutivas, de la
memoria de trabajo, en la ordenación temporal de los acontecimientos, de la memoria,
déficit en la programación motora, en la generación de alternativas de respuesta, alteración
del comportamiento, dificultad en la resolución de problemas y en la toma de decisiones.
3.1.-Valoración cognitiva: La evaluación cognitiva va a incluir valoración de la atención, de
la concentración, la memoria reciente y pasada, el razonamiento abstracto, el
procesamiento de la información, la planificación y la función ejecutiva.
3.2.-Escalas de valoración funcional: se utilizará la Escala de evaluación de la actividad
global (AEEG) del eje V del Diagnóstico multiaxial del DSM-IV-TR.
3.3.-Listado de problemas-diagnóstico: desde el primer momento en que se entra en
contacto con el paciente es importante establecer una lista de todos los problemas-
diagnósticos posibles desde el punto de vista funcional que pueda presentar, planteándose
una hipótesis sobre cuales de estos trastornos son compatibles con lo que expresa la
persona adicta. Es necesario situar los problemas más importantes en primer lugar
priorizando aquellos que más impacto ejerzan sobre la vida del paciente.
3.4.-Planteamiento terapéutico: establecido el nivel de actividad del paciente y su
competencia psicosocial, es importante hacer participe al paciente tanto de la impresiones
diagnósticas como de las decisiones a adoptar pudiendo determinar de esta forma la actitud
e interés que el paciente tiene respecto a su trastorno y las posibles opciones terapéuticas.
3.5.-Intervención terapéutica:3.5.1-Objetivos: se establecerán los objetivos a alcanzar en
función de los problemas y/o diagnósticos establecidos, priorizándolos en función de las
necesidades, de manera realista y siempre contando con la participación del paciente. La
intervención se llevará a cabo según lo recogido en el Proceso de atención integral en
drogodependencias y adicciones elaborado por la UDA-CPD del IPBS.

Sede Social: C/. Buen Pastor, 12 - 14003 Córdoba www.ipbscordoba.es info@ipbscordoba.es Tlf.: 902 075 365
3.5.2.-Recursos: Atención ambulatoria psicológica en
drogodependencias y adicciones.

4.-Valoración social:
4.1.-Evaluación social: permite conocer cual es la relación del paciente con el entorno en lo
que a vivienda, apoyo familiar y social, necesidades económicas, formativas, de empleo,
judiciales, o de ocupación del tiempo libre se refiere. La valoración social se realizará según
lo recogido en el Proceso de atención integral en drogodependencias y adicciones,
apartado Atención social en drogodependencias y adicciones, elaborado por la UDA-CPD
del IPBS.
4.2.-Escalas de diagnóstico social: Manual de indicadores sociales. La escala de valoración
de la actividad instrumental de la vida diaria (Escala de Lawton). Escala de valoración del
apoyo social funcional. Escala de percepción de la función familiar y la escala OARS que
mide los recursos sociales.
4.3.-Listado de problemas-diagnóstico: desde el primer momento en que se entra en
contacto con el paciente es importante establecer una lista de todos los problemas-
diagnósticos posibles a nivel social que pueda presentar, planteándose una hipótesis sobre
cuales de estos trastornos son compatibles con lo que expresa la persona adicta. Es
necesario situar los problemas más importantes en primer lugar priorizando aquellos que
más impacto ejerzan sobre la vida del paciente.
4.4.-Planteamiento de actuación a nivel social: la planificación de las actuaciones a nivel
social se realizará según lo recogido en el Proceso de atención integral en
drogodependencias y adicciones, apartado Atención social en drogodependencias y
adicciones elaborado por la UDA-CPD del IPBS.
4.5.-Intervención social:4.5.1-Objetivos: se establecerán los objetivos a alcanzar en función
de los problemas y/o diagnósticos establecidos, priorizándolos en función de las
necesidades, de manera realista y siempre contando con la participación del paciente. La
intervención se llevará a cabo según lo recogido en el Proceso de atención integral en
drogodependencias y adicciones elaborado por la UDA-CPD del IPBS
4.5.2-Recursos: Consulta de atención social en drogodependencias
y adicciones. Servicios Sociales Comunitarios. Catalogo de recursos en drogodependencias
y adicciones elaborado por la Dirección General de Servicios Sociales y
Drogodependencias. Catalogo de recursos de la UDA-CPD del IPBS.

5.-Valoración de la familia:
5.1.-Evaluación familiar: El abuso de sustancias afectan de manera importante a la dinámica
familiar y la familia va a ser un factor importante en el tratamiento de las personas adictas.
De no tener en cuenta a la familia en el tratamiento de un paciente adicto, se pasó a valorar
la importancia de la inclusión de la familia en el tratamiento pero siempre desde la
perspectiva del paciente, hasta estos momentos donde consideramos que el abordaje de la
familia, sin menoscabo de lo anterior, requiere de una atención propia, lo que permitirá
abordar comportamiento de larga duración fruto de la relación entre el enfermo, la
enfermedad y la familia; comportamientos relacionados con la sustancia y sus efectos;
comportamientos relacionados con los estados de intoxicación y sobriedad que presenta el
paciente; y comportamientos relacionados con las necesidades del resto de los miembros
que integran la familia. La valoración de la familia se va a realizar según lo recogido en El
proceso de atención a una familia afectada por un trastorno relacionado con el consumo de
drogas o por una conducta adictiva elaborado por la UDA-CPD del IPBS.
5.2.-Escalas de diagnóstico familiar: APGAR familiar-funcionamiento familiar.
5.3.-Listados de problemas-diagnóstico familiar: desde el primer momento en que se entra
en contacto con el paciente es importante establecer una lista de todos los problemas-
diagnósticos posibles que a nivel familiar pueda presentar, planteándose una hipótesis
sobre cuales de estos trastornos son compatibles con lo que expresa la persona adicta. Es
necesario situar los problemas más importantes en primer lugar priorizando aquellos que
más impacto ejerzan sobre la vida de la familia y del paciente.

Sede Social: C/. Buen Pastor, 12 - 14003 Córdoba www.ipbscordoba.es info@ipbscordoba.es Tlf.: 902 075 365
5.4.-Planteamiento de actuación a nivel familiar: se hará en base a lo recogido en el Proceso
de atención a la familia afectada por un trastorno relacionado con el consumo de drogas o
por una conducta adictiva, elaborado por la UDA-CPD del IPBS.
5.5.-Intervención familiar:5.5.1-Objetivos: se establecerán los objetivos a alcanzar en
función de los problemas y/o diagnósticos establecidos, priorizándolos en función de las
necesidades, de manera realista y siempre contando con la participación del paciente. La
intervención se llevará a cabo según lo recogido en el Proceso de atención integral en
drogodependencias y adicciones elaborado por la UDA-CPD del IPBS y el proceso de
atención a una familia afectada por un trastorno relacionado con el consumo de drogas o
por una conducta adictiva elaborado por la UDA-CPD del IPBS.
5.5.2-Recursos: Programa de atención a familias en
drogodependencias y adicciones. Catalogo de recursos en drogodependencias y adicciones
elaborado por la Dirección General de Servicios Sociales y Drogodependencias. Catalogo
de recursos de la UDA-CPD del IPBS.

6.-Valoración educativa:
6.1.-Evaluación educativa: Permite conocer el grado de formación del paciente así como las
actitudes, habilidades, competencias y destrezas que le permita poder desarrollar dicha
labor.
6.2.-Escalas de evaluación educativas: pendientes.
6.3.-Listado de problemas-diagnóstico educativo: desde el primer momento en que se entra
en contacto con el paciente es importante establecer una lista de todos los problemas-
diagnósticos posibles que a nivel educativo pueda presentar, planteándose una hipótesis
sobre cuales de estos trastornos son compatibles con lo que expresa la persona adicta. Es
necesario situar los problemas más importantes en primer lugar priorizando aquellos que
más impacto ejerzan sobre la vida del paciente.
Se valorará la situación del paciente en relación a sus necesidades básicas y el contexto
social, atendiendo a los siguientes indicadores: información, formación/educación,
habilidades sociales, participación social, (ver anexos).
6.4.-Planteamiento de actuación a nivel educativo: Es importante que el paciente
comprenda el significado de las tareas que se le encomiendan, los pasos que debe de dar
para su realización y que esto coincida con los objetivos planteados. Ofrecer pautas e
información adecuada permite un mejor nivel de colaboración y facilita la generalización de
los aprendizajes.
Los instrumentos en los que nos apoyaremos serán: observación, registro, entrevistas,
cuestionarios/encuestas.
6.5.-Intervención educativa: El esquema de funcionamiento que se propone de cara a la
intervención, independientemente del escenario de la misma, sería: análisis de la realidad
del paciente (diagnóstico), planificación conjunta y consensuada de la acción educativa,
acción (movilización, dinamización y puesta en marcha de recursos) y evaluación continua.
6.5.1-Objetivos: se establecerán los objetivos a alcanzar en
función de los problemas y/o diagnósticos establecidos, priorizándolos en función de las
necesidades, de manera realista y siempre contando con la participación del paciente.
6.5.2.-Recursos: Catalogo de recursos en drogodependencias y
adicciones elaborado por la Dirección General de Servicios Sociales y Drogodependencias.
Catalogo de recursos de la UDA-CPD del IPBS. Centro de Día. Recursos educativos de la red
normalizada.

7.-Valoración ocupacional:
7.1.-Evaluación ocupacional: La intervención ocupacional se centra en el desarrollo y
mantenimiento del funcionamiento y el desempeño de las actividades significativas de la
vida diaria (Rojo, 2009). Para la terapia ocupacional, las actividades de la vida diaria son
todas aquellas que la persona desarrolla en el ámbito habitual y están relacionadas con el
cuidado de si mismo y la gestión de las interacciones con el entorno, diferenciándose de las
actividades con carácter productivo, las cuales aportan un beneficio, y de las de ocio las

Sede Social: C/. Buen Pastor, 12 - 14003 Córdoba www.ipbscordoba.es info@ipbscordoba.es Tlf.: 902 075 365
cuales están orientadas al disfrute y al entretenimiento. La evaluación requiere de un
análisis de cada actividad valorando los diferentes componentes físicos, sensoriales,
cognitivos, perceptivos, psicológicos, afectivos y sociales, y en qué grado están afectados,
siendo el objetivo el favorecer la autonomía en todas las áreas de desempeño y ocupación
del enfermo adicto, ya sea a través de la adaptación o la restauración, centrándose en la
estimulación de la función ejecutiva.
7.2.-Escalas de evaluación ocupacional: la Batería de Evaluación Neurológica para
terapeutas ocupacionales (COTNAB) y el Assessment of Motor and Process Skills (AMPS).
7.3.-Listado de problemas-diagnóstico a nivel ocupacional: desde el primer momento en
que se entra en contacto con el paciente es importante establecer una lista de todos los
problemas-diagnósticos posibles que a nivel ocupacional pueda presentar, planteándose
una hipótesis sobre cuales de estos trastornos son compatibles con lo que expresa la
persona adicta. Es necesario situar los problemas más importantes en primer lugar
priorizando aquellos que más impacto ejerzan sobre la vida del paciente.
7.4.-Planteamiento de actuación a nivel ocupacional: debe de incluir contenidos tanto
teóricos como prácticos, centrándose en las necesidades individuales aunque las
actuaciones sean grupales. Es importante que el paciente comprenda el significado de las
tareas que se le encomiendan, los pasos que debe de dar para su realización y que esto
coincida con los objetivos planteados. Ofrecer pautas e información adecuada permite un
mejor nivel de colaboración y facilita la generalización de los aprendizajes.
7.5.-Intervención ocupacional:7.5.1.-Objetivos: se establecerán los objetivos a alcanzar en
función de los problemas y/o diagnósticos establecidos, priorizándolos en función de las
necesidades, de manera realista y siempre contando con la participación del paciente.
7.5.2.-Recursos: Centro de día. Catalogo de recursos en
drogodependencias y adicciones elaborado por la Dirección General de Servicios Sociales y
Drogodependencias. Catalogo de recursos de la UDA-CPD del IPBS.

Sede Social: C/. Buen Pastor, 12 - 14003 Córdoba www.ipbscordoba.es info@ipbscordoba.es Tlf.: 902 075 365
7.-Niveles de cooperación interdisciplinar:

RECURSOS
Equipos Básicos de Atención Primaria
Salud Mental
Comunidades Terapéuticas
Unidad Desintoxicación Hospitalaria
Viviendas de apoyo al tratamiento
Trabajadores Sociales Comunitarios
Viviendas de apoyo a la reinserción.
Instituto de la mujer.
Institución Penitenciaria
Dirección del menor

Sede Social: C/. Buen Pastor, 12 - 14003 Córdoba www.ipbscordoba.es info@ipbscordoba.es Tlf.: 902 075 365
8.-Niveles de cooperación en la gestión del caso:

Servicios EBAP
Salud Mental
Sociales
Comunitarios Institución
Penitenciaria

Atención al menor
Equipo Ambulatorio VAR
Especializado en
drogodependencias y
Instituto de adicciones
la Mujer VAT
C.T.
U.D.H.

Sede Social: C/. Buen Pastor, 12 - 14003 Córdoba www.ipbscordoba.es info@ipbscordoba.es Tlf.: 902 075 365
9.-Bibliografía:

1.-GALANTER, M.; CLÉBER, H; (1994). “Tratamiento de los trastornos por abuso de


sustancias” de la American Psychiatric Press. Masson S.A. Barcelona. España. 2009.

2.-OTHMER, E; Othmer, S; (2003). “DSM-IV-TR. La entrevista clínica, tomo I. Fundamentos.


Volumen 2” de la American Psychiatric Publishing. Masson S.A. Barcelona. España. 2004.

3.-SANJOAQUIN, A. Y COLS. “Valoración geriátrica integral”. Capitulo 4.

4.-ROJO, G. Y COLS. “Terapia ocupacional en la rehabilitación de la disfunción ejecutiva en


adictos a sustancias” (2009). Trastornos adictivos. Vol. 11-nº2-Abril-Junio 2009. revista de la
Sociedad española de Toxicomanías. Editado por Elsevier españ, S.L. Madrid. España. 2009.

Sede Social: C/. Buen Pastor, 12 - 14003 Córdoba www.ipbscordoba.es info@ipbscordoba.es Tlf.: 902 075 365