Вы находитесь на странице: 1из 3

estructura: importancia estratégica del área, principales avances recientes,

metas prioritarias y acciones. Las sugerencias recibidas de organizaciones no


gubernamentales (ONG), estudiantes, empresarios y la ciudadanía se enviaron a
las principales entidades para su revisión y aprobación.

El Plan 2022 abarca todas las “metas ambiciosas y viables”, las cuales son
sometidas a debate mediante un amplio proceso de consulta que incluye a todos
los sectores. El Plan comprende cuatro capítulos: el mundo en 2022, América del
Sur en 2022, Brasil en 2022 y metas específicas para el año 2022. Se trata de un
enfoque para delimitar las problemáticas y encontrar soluciones, con énfasis en
diversos aspectos del ámbito económico, cultural, militar y ambiental a escala
mundial, regional y nacional. El Plan Brasil 2022 es un conjunto de metas de
índole social, económica y ambiental que deben alcanzarse de aquí a 2022. El
gobierno brasileño distingue cuatro áreas objetivo estratégicas y 36 sectores
que deberán lograr los objetivos de largo plazo. Las áreas objetivo estratégicas
son: sociedad, economía, Estado e infraestructura.

El área social comprende un total de 10 sectores: cultura, desarrollo social,


derechos humanos, educación, deportes, equidad racial, bienestar social, salud,
participación social y juventud. El área económica también está conformada por
10 sectores: agricultura, banco central, ciencia y tecnología, desarrollo agrícola,
desarrollo industrial, desarrollo comercial, planificación agropecuaria, trabajo,
empleo y turismo. El área estatal está constituida por nueve sectores, entre los
que se destacan: leyes, defensa, asuntos internacionales y justicia. Por último,
el área de infraestructura contiene siete sectores: ciudades, comunicaciones,
medio ambiente, minería y energía, integración nacional, infraestructura portuaria
y transporte.

El Plan Brasil 2022 prevé una serie de mejoras con respecto a la vida diaria actual
de Brasil. En él se describen planes de acción de forma detallada. Para entonces,
el país habrá erradicado el analfabetismo, la pobreza y la desnutrición, y habrá
disminuido las disparidades sociales y raciales. En particular, la educación será
un motor clave de una sociedad basada en el conocimiento y también un pilar de
la competitividad económica futura. Uno de los principales desafíos es mejorar
la calidad del sistema educacional, pues la educación se relaciona directamente
con la capacidad de un país de generar riqueza y promover un crecimiento
sostenible. Es un hecho ampliamente reconocido que el desarrollo económico
sostenible requiere una fuerza de trabajo calificada y que la educación es clave
para poder mejorar la calidad de la mano de obra. El crecimiento económico
de largo plazo y el desarrollo sostenible dependen del mejoramiento del capital
humano.

El reciente compromiso de Brasil con la estabilidad macroeconómica asegura


una perspectiva de crecimiento de largo plazo más estable. Basado en este éxito,
el gobierno se impuso una ambiciosa meta de crecimiento del 7% al año a partir
de 2011. Si esta tasa de crecimiento económico se mantiene según lo previsto, el
ingreso per cápita de Brasil crecerá de US$8.000 en 2009 a US$12.000 en 2022.
De hecho, esta tasa de crecimiento económico anual se relaciona fuertemente
con el Programa de Aceleración del Crecimiento (PAC) presentado en enero de
2010. El PAC insta al gobierno a aumentar el crecimiento del producto interno
bruto (PIB). El principal motor del PAC será la creciente inversión pública y
privada en obras de infraestructura.

Brasil 51
Otras de las ambiciosas metas incluidas en el Plan 2022 son: ampliar el sector
laboral formal, equiparar los sueldos entre hombres y mujeres, proporcionar
acceso universal a Internet de banda ancha, triplicar la red del ferrocarril
subterráneo en las grandes urbes y alcanzar la autosuficiencia en la producción
de medicamentos.

Pero también existen limitaciones. Entre ellas se destaca la dificultad de


lograr la meta de reducir la deforestación a cero. Aun así, el paquete ofrece
estrategias destinadas a incentivar el uso de fuentes de energía alternativas.
Otro de los desafíos que se deben enfrentar para lograr las metas del Plan
2022 es disminuir las desigualdades económicas entre Brasil y otros países de
América del Sur, pues se sabe que la prosperidad de los países vecinos puede
acelerar el desarrollo de una nación gracias al fortalecimiento de las relaciones
bilaterales.

El plan plurianual
El plan plurianual (PPA) es una herramienta de planificación consagrada en
la Constitución Federal de Brasil. En él se organizan los principales objetivos,
directrices y metas de la administración pública federal (APF) para un período
cuatrienal y se proporciona orientación relativa a otros planes y programas.
Por ejemplo, el PPA define, para cada región, las directrices, objetivos y
metas de la APF respecto de los gastos de capital, gastos derivados y gastos
relacionados con programas de duración continuada. La entidad responsable
del PPA es el Ministerio de Planificación. La instauración del PPA ha otorgado
mayor continuidad en la implementación de políticas de aprobación social
implícita. Dichas políticas comprenden infraestructura social, desarrollo regional
equilibrado y educación, así como asignaciones presupuestarias específicas
hacia otros programas típicamente de gasto. La Constitución brasileña contiene
una serie de cláusulas según las cuales el PPA debe cubrir presupuestos de
cuatro años, los cuales contienen todas las metas y pautas del gobierno federal.

En consecuencia, el PPA vincula el plan nacional de largo o mediano plazo con


el presupuesto anual, puesto que las prioridades políticas y las asignaciones
de recursos señaladas en el PPA deben respetarse durante el proceso
presupuestario anual. Ello significa que el presupuesto de cada ministerio debe
concordar con las prioridades nacionales descritas en el PPA. A fin de garantizar
que los aspectos medulares del plan nacional de largo plazo se vean fielmente
reflejados en las apropiaciones del presupuesto anual independientemente del
ciclo político, el PPA se elabora siempre durante el primer año de gobierno
del nuevo presidente electo. Este período se caracteriza por una intensa
movilización en los ámbitos político y económico, dado que las organizaciones
deben realizar esfuerzos extraordinarios por articular nuevas prioridades y
metas de política en el presupuesto, especialmente aquellas que constituyen
las principales prioridades políticas del nuevo gobierno y del nuevo partido
gobernante.

En años recientes, Brasil ha registrado avances en cuanto a la planificación


realizada por el gobierno con el propósito de: 1) organizar las iniciativas
de política, orientándolas hacia las metas de largo plazo; 2) evaluar las
consecuencias futuras del actuar presidencial; 3) intentar integrar la visión de la
estrategia de desarrollo del área; 4) permitir la participación de la sociedad en la

52 Los sistemas de planificación y presupuesto en Corea y América Latina


definición y el monitoreo de la planificación nacional, y 5) llevar a la práctica un
modelo de gestión por resultados. El desafío consiste en conciliar el crecimiento
económico y el desarrollo social con el uso sostenible de los recursos naturales.

El número total de prioridades del PPA ha cambiado desde su instauración. El


PPA 2000-03 contenía 386 programas, incluido un subconjunto de 52 programas
prioritarios. Por el contrario, el PPA 2008-11 contiene metas que han sido
enumeradas para una estructura de 215 sectores y 91 programas que abarcan
tanto políticas públicas como áreas especiales, con un total de 217 programas.
Como forma de ayudar a las labores de monitoreo y aumentar la transparencia,
el número de programas para el PPA 2012-15 se redujo de 217 a 65 sin que
se produjera una pérdida en los servicios. Durante la etapa de formulación del
PPA en el Ejecutivo, la sociedad civil expresó cierto grado de frustración por la
escasa participación que le ha cabido a sus representantes en la concepción
del PPA.

Prioridades del PPA 2008-11

El PPA 2008-11 combina e integra las principales políticas públicas a fin de


alcanzar los objetivos del gobierno y persigue la estrategia del PPA 2004-07.

En su afán por apoyar la estrategia de desarrollo nacional, el PPA 2008-11


prioriza 10 metas estratégicas:

1) Promover la inclusión social y reducir las desigualdades.

2) Promover el crecimiento económico sostenible mediante la creación de


empleo y una mejor distribución del ingreso.

3) Proporcionar a todos los brasileños acceso a la educación y al


conocimiento en un marco de igualdad, calidad y aprecio por la diversidad.

4) Fortalecer la democracia en un entorno de igualdad de género, raza,


grupo étnico y ciudadanía mediante la transparencia, el diálogo y los
derechos a la seguridad social.

5) Implementar una infraestructura que permita el uso eficiente e integrado


del territorio nacional.

6) Reducir las disparidades regionales entre y al interior de territorios


locales y áreas urbanas (en especial en áreas metropolitanas).

7) Fortalecer la representación soberana internacional y la integración de


América del Sur.

8) Aumentar la competitividad sistemática de la economía mediante la


innovación tecnológica.

9) Promover un entorno social pacífico y garantizar la integridad de los


ciudadanos.

Brasil 53