Вы находитесь на странице: 1из 5

APORTACIONES DE JOHANNES KEPLER A LA

HUMANIDAD

Las aportaciones de Johannes Kepler se centraron en las descripciones


de los movimientos planetarios, siendo nombrado a posteriori como las
leyes de Kepler. Sin embargo, ésta no fue la única aportación de uno
de los científicos más importantes de la historia.

Johannes Kepler nació el 27 de diciembre de 1571 en Weil der Stadt,


Württemberg en Alemania. El joven Kepler era un niño enfermo de
padres pobres, pero su evidente inteligencia le valió una beca en la
Universidad de Tübingen para estudiar la carrera de ministro luterano
donde estudió principalmente teología, filosofía, matemáticas y
astronomía.

Allí conoció las ideas de Nicolás Copérnico, quien enseñaba –aunque


no tenía evidencia observacional que pudiera ofrecer como prueba–
que los planetas orbitaban el sol en lugar de la Tierra. En 1954, Kepler
empezó a dar clases de matemáticas en Graz, Austria. En 1596,
escribió la primera defensa pública del sistema copernicano.
En busca de los estudios más detallados acerca de los caminos de los
planetas, Kepler se puso en contacto con el astrónomo Tycho Brahe.
Brahe construyó un observatorio en Praga desde donde rastreó los
movimientos de los planetas, conservando las observaciones más
exactas del sistema solar –en ese entonces.

En 1600, Brahe invitó a Kepler a trabajar con él. Sin embargo, Brahe
fue renuente en compartir sus detalladas notas con Kepler. En cambio,
le asignó resolver el misterio de Marte, uno de los problemas más
desconcertantes de la astronomía de la época.

Irónicamente, mediante estos registros Kepler fue capaz de entender


cómo funcionaba el sistema solar. Y cuando Brahe murió en 1601,
Kepler logró adquirir las observaciones de Brahe antes de que su
familia pudiera utilizarlas para su beneficio económico.

Leyes de Kepler y otras 10 aportaciones a la ciencia y la sociedad

Kepler tardó casi ocho años en entender el movimiento retrógrado del


planeta Marte. Utilizando las observaciones detalladas de Brahe, Kepler
se dio cuenta de que los planetas viajaban en círculos “estirados”
conocidos como elipses.

El sol no se sitúa exactamente en el centro de su órbita, sino que se


desplaza hacia un lado, en uno de los dos puntos conocidos como el
foco. Algunos planetas, como la Tierra, tienen una órbita muy parecida
a un círculo, pero la órbita de Marte es una de las más elípticas. Este
hecho de que los planetas viajan por senderos elípticos se conoce como
la Primera Ley de Kepler.

Kepler también se dio cuenta de que un planeta se movía más


lentamente cuando estaba más lejos del sol que cuando estaba cerca.
Al comprender que los planetas viajaban en elipses, determinó que una
línea invisible que conectaba el sol con un planeta cubría una cantidad
igual de área durante la misma cantidad de tiempo, siendo ésta la
Segunda Ley de Kepler.

La Tercera Ley de Kepler fue publicada una década más tarde, y


reconoció que la relación entre el período de dos planetas –el tiempo
que toman para orbitar el sol– se corresponde con su distancia del sol.
Mientras que las dos primeras leyes de Kepler se centran en los detalles
del movimiento de un solo planeta, la tercera ley es una comparación
entre la órbita de dos planetas.

Otros descubrimientos notables

Aunque Kepler es mayormente conocido por sus leyes que definen a


los movimientos planetarios, también hizo otras contribuciones
notables a la ciencia:

1. Determinó que la refracción impulsa la visión en el ojo, y que


el uso de dos ojos permite la percepción de profundidad.
2. Creó anteojos para la miopía y para la hipermetropía.
3. Explicó el funcionamiento del telescopio.
4. Describió las propiedades de la reflexión.
5. Afirmó que la gravedad depende de dos cuerpos en lugar de
uno, alegando que la luna es la causa del movimiento de las
mareas en la Tierra.
6. Mencionó la rotación del sol y creó la palabra “satélite”.
7. Trató de usar sus conocimientos para medir la distancia a las
estrellas.
8. Hizo varias contribuciones a la matemática, incluyendo la
creación de métodos de cálculo más rápidos.
9. Investigó el volumen de muchos cuerpos sólidos.
10. Calculó el año de nacimiento de Cristo.

En reconocimiento de las aportaciones de Johannes Kepler a la


comprensión del movimiento de los planetas, la NASA nombró su
telescopio de búsqueda de planetas en honor al astrónomo alemán.
En 1612 los luteranos fueron expulsados de Praga, por lo que Kepler
se trasladó a Linz tras la reciente muerte de su esposa y sus dos hijos.
Posteriormente se volvió a casar pero tuvo muchos problemas
personales y financieros. En 1617, su madre Katharina fue acusada de
ser una bruja, gracias en parte a la amplia defensa legal que Kepler
preparó para ella, fue liberada en octubre de 1621.

En 1621, Kepler completó el último de siete volúmenes de su libro de


texto sobre astronomía reuniendo y ampliando su trabajo acerca del
sistema copernicano. En 1627, completó las Mesas Rudolphine que
proporcionaron cálculos precisos de las posiciones futuras de los
planetas y permitieron la predicción de eventos astronómicos raros.

Johannes Kepler murió en Ratisbona (Regensburg) el 15 de noviembre


de 1630, a los 58 años de edad. Su tumba fue demolida –a los dos
años de enterrado– por el ejército sueco en la Guerra de los Treinta
Años.

Aportaciones de Kepler: matemáticas, astronomía y astrología

Además de enseñar matemáticas en Graz, Kepler se convirtió en


matemático de distrito. En esta posición elaboró los calendarios de su
época que debían incluir información útil para la vida cotidiana de la
gente.

La información incluía consejos a los agricultores sobre cuándo plantar


cultivos, consejos a los líderes sobre campañas militares, consejos
sobre asuntos de romance, etc.

En la época de Kepler había una considerable confusión tanto en la


comunidad general como en las universidades en cuanto a la distinción
entre astronomía y astrología.

Como parte de este proceso, Kepler publicó un libro en 1601 que


“rechazaba la visión supersticiosa de que las estrellas guían la vida de
los seres humanos” y rechazó progresivamente otros aspectos de la
astrología.

KEPLER Y DIOS

Muchos de los escritos de Kepler reflejan su profundo deseo de


testimoniar la gloria de Dios. En una ocasión, escribió:

“Simplemente pensaba en los pensamientos de Dios después de Él.


Puesto que nosotros, astrónomos, somos sacerdotes del Dios Altísimo
con respecto al libro de la naturaleza, nos beneficia ser pensativos, no
de la gloria de nuestras mentes, más bien, sobre todo, de la gloria de
Dios”.

Manifestando la humildad que caracterizaba, y deseoso de desarrollar


una relación personal con Dios, Kepler reflexionó:

“¿Puedo encontrar a Dios, que en la contemplación del universo entero


casi puedo sentir en mis manos, también en mí mismo?”.