Вы находитесь на странице: 1из 6

¿Qué es un ensayo?

En términos generales se llama ensayo a una composición escrita en prosa, de


extensión variable, en la que se plantean las ideas de quien analiza un escrito
(artículo, texto, paper, etc.) y punto de vista particulares sobre un tema que
interesa o que es asignado.

Contrariamente a lo que sucedía en otras épocas, en la actualidad no hay una


forma específica de escribir ensayos, pues depende del objetivo que se busque,
del tema que se va a desarrollar, la información con que se cuenta, la extensión y
profundidad que se desee, etc. Esta flexibilidad permite al ensayista realizar un
escrito, que si bien procede de una investigación, puede manifestar en estilo muy
personal, expresando no sólo lo que sabe, sino también lo que siente y opina
sobre el tema en cuestión.

En estudios superiores y posgrados es una práctica común la redacción de


ensayos. De hecho, el ensayo es el género que se emplea con más frecuencia, y
tal vez el que más se lee, dadas todas las facilidades que permite. Cada vez que
un profesor solicita desarrollar un tema, o que se realice una investigación y se
reporte en un escrito en prosa, lo más probable es que se esté escribiendo un
ensayo.

No obstante la aparente simplicidad y falta de rigor con que se maneja


actualmente, para redactar un buen ensayo es preciso cuidar ciertos aspectos,
tanto de contenido como en aspecto formal. Enseguida se presentan algunos
puntos de manera muy general; posteriormente, el comentario más detallado de la
estructura del ensayo que ayudará a manejar mejor este recurso.
Pasos mínimos para escribir un ensayo

1. Selección del tema: Si bien el ensayista tiene la facultad de expresar sus


opiniones sobre el tema en cuestión, nadie puede hablar de lo que no sabe, por lo
que resulta totalmente necesario que el tema elegido sea de su conocimiento. Si
no es así (que es lo general), entonces se deberá realizar una investigación que
permitirá conocerlo el tema objetivamente, antes de pensar en su redacción.

2. Búsqueda de la información: Una vez determinado el tema, se busca la


información necesaria. Elaborar primero un cuestionario y responderlo
considerando los conocimientos previos, así como la consulta de fuentes
bibliográficas y de otro tipo, (EBSCO, Dialnet, Scielo, Redalyc, Google Scholar,
Elsevier, Revistas Indizadas y Journals, etc.) todas ellas fuentes avaladas y
reconocidas de investigación.

3. Organización: Para organizar debidamente las ideas, se debe decidir qué


interesa decir y cómo se quiere hacerlo. En función de lo anterior: qué y cómo,
realizar un plan o bosquejo que visualice la estructura deseada. No perder de vista
el objetivo del ensayo, pues de ello depende también la forma como se organicen
las ideas. No es lo mismo escribir para los compañeros que para un periódico,
para despertar la conciencia hacia algún problema social o político, que para hacer
ver alguna curiosidad de la naturaleza.

4. Redacción, según el orden previsto: Escribir respetando el orden que se ha


determinado; desarrollar las ideas lo mejor que posible, y cuando se ha terminado
revisar que las oraciones y párrafos sean congruentes y coherentes. Observar los
elementos de enlace que se están empleando y asegurar que cumplan su
cometido. No dejar ideas inconclusas ni sin relación con las demás.
Estructura del ensayo
El ensayo se estructura tradicionalmente en 3 partes: introducción, cuerpo y
conclusión.
Introducción
Es parte importante de todo escrito, en la que suele presentarse en términos
generales el tema que se desarrollará y los propósitos del mismo. En la
introducción de un ensayo escolar se pueden dar generalidades, antecedentes,
explicar la naturaleza del tema, especificar las variables que se desarrollarán. A
veces se inicia con un ejemplo o situación específica en que se aplique el tema,
para señalar la importancia de abordarlo. Los ensayos creativos, en cambio,
pueden comenzar con anécdotas, una frase célebre, etc.

Cuerpo
Es el desarrollo del ensayo, la explicación de lo que se anunció al principio. Aquí
se exponen las ideas que se tienen sobre el tema, se comenta en forma personal
la información, se proporcionan datos y se amplían los conceptos, con reflexiones,
ejemplos, comentarios, comparaciones, etc. También se deben confrontar las
ideas de varios autores sobre el tema investigado, estableciendo puntos de
afinidad o discrepancia. Abarca, en términos generales, las dos terceras partes de
la extensión total del ensayo.

Conclusión
Ésta no es sólo la opinión personal (de hecho nada de opiniones personales) del
ensayista sobre el tema que investigó. Para concluir, realiza el resumen de los
puntos desarrollados a lo largo del ensayo y sus consecuencias, comenta los
resultados y da una opinión final, la cual puede consistir en una postura específica
ante el tema, una interrogante, un juicio de valor, una exhortación, una propuesta
para resolver el problema tratado, etc. Una manera recomendable de concluir es
retomar la introducción, para ver hasta qué punto se logró lo anunciado en ella.

Pasos para redactar un ensayo


Buscar toda la información que se necesite para desarrollar el tema que se ha
elegido. Para ello:
a) Especificar objetivos: ¿Qué se quiere lograr?, ¿cuál es el propósito del
ensayo?
b) Preguntar todo lo que se pueda acerca del tema: ¿Qué variables se van a
considerar?, ¿qué es?, ¿cómo es?, ¿para qué sirve?, ¿dónde se da?, ¿cómo?,
¿por qué?, ¿qué o quienes intervienen en él?, ¿qué pasará si no existiera?, ¿de
qué manera afecta a la comunidad?...

Todo depende de la naturaleza del tema, de los aspectos que te interesen y de los
objetivos que se hayan definido en el trabajo.
c) Responder por escrito todas las preguntas que se formularon. Utilizar los
conocimientos previos y la información que se ha recabado; buscar las respuestas
en las fuentes que están al alcance: libros de texto, enciclopedias, resúmenes,
revistas, videos, periódicos, material en línea, personas, etc. A medida que se
vaya respondiendo, el conocimiento del tema será mayor y se tendrá ideas más
claras sobre el mismo; se sabrá qué aspectos son más interesantes, cuáles se
necesitan consultar más, cuáles parecen poco relevantes, etc. En esta tarea las
fichas de trabajo son de gran ayuda para organizar la información.
d) Elegir un título que esté de acuerdo con el tema que se va a desarrollar.
Además de que todos los ensayos deben ser titulados, esto permitirá no apartarse
de la idea principal.
e) Redactar el ensayo. De todo lo que se ha investigado sobre el tema elegido,
seleccionar la información que se necesite; escribir las ideas organizándolas en
párrafos que hablen de un solo aspecto del tema, verificando que los enunciados
resulten coherentes y claros. No olvidar la introducción y las conclusiones.
f) Revisar críticamente. Antes de pasar en limpio el ensayo, leerlo (o pedir a
alguien que lo lea) con cuidado para revisar sintaxis, vocabulario y ortografía.
Si se repite mucho una palabra o construcción, se deberá sustituirla con otra
equivalente; cuando sea necesario, volver a redactar. Asegurarse de emplear los
nexos y frases de enlace debidos en cada párrafo, y que la puntuación ayude a
seguir el orden de las ideas.
Instrucciones

Etapa 1:

1. Leer el artículo y tomar notas teniendo el ensayo en mente. Incluso si se ha leído

el ensayo previamente, leer por completo de nuevo para tomar notas. Subrayar

con una marca textos las partes con mayor significado mientras se relaciona ideas

y se piensa de forma crítica sobre lo que se está leyendo. Documentar las

respuestas e ideas por medio de citas y finalmente referenciarlas.

2. Investigar otras fuentes para sostener los puntos principales del ensayo y para

reunir ideas. Muchas respuestas formales han sido escritas para muchos artículos

académicos. Ahí se puede encontrar ideas que serán útiles para obtener un

entendimiento más profundo del artículo sobre el que se escribe. Visitar la

biblioteca más cercana o consultar bases académicas en línea para encontrar

referencias extra (esto es imperativo).

3. Analizar los argumentos que se ha reunido. Razonar desde cada perspectiva de

forma lógica, buscando fortalezas y debilidades. Desarrollar una opinión propia

sobre el tema.

Etapa 2:

1. Escribir una oración o declaración de tesis concisa, que resuma el pensamiento.

Esta oración deberá enunciar el punto principal del ensayo. Tener en mente que,

aunque la declaración de la tesis se escribe primero, debe ser revisada al final del

proceso de escritura para realizar cualquier cambio necesario.


2. Desarrollar al menos tres ideas principales que soporten la tesis. Estos puntos

eventualmente se convertirán en frases temáticas y serán el comienzo de cada

párrafo del desarrollo del tema.

3. Encontrar al menos una cita que sustente cada punto que se establezca. La cita

puede ser algo encontrado durante la investigación o bien algo presente en algún

artículo analizado. Asegurarse de escribir la fuente de cada cita de forma que se

pueda hacer referencias de ellas en el ensayo.

Etapa 3:

1. Escribir una introducción al ensayo. Incluir información relevante sobre el artículo

que se haya obtenido en la investigación. Guía hacía la declaración de la tesis, la

cual por lo general será la última oración del párrafo de introducción.

2. Utilizar las oraciones temáticas que elaboraron para generar tres párrafos de

desarrollo del tema. Cada oración temática debe actuar como cimiento para el

resto del párrafo y debe resumir el contenido de cada párrafo.

3. Construir un párrafo de conclusión final que reafirme los puntos principales de

forma distinta. Este párrafo no debe ser largo y algunas veces su longitud se limita

a unas cuantas oraciones.

4. Editar el ensayo y pedir a alguien que lo revise. Leer el ensayo por completo,

buscando fallas y errores en la lógica. Lo mejor es que algún par lo lea a

conciencia, de manera que pueda dar sus puntos de vista y encontrar cualquier

error que se haya dejado pasar.