Вы находитесь на странице: 1из 7

7 Aportaciones de Platón a la

Filosofía y a la Ciencia
unas de las aportaciones de Platón más importantes a la filosofía
fueron la teoría de las ideas, la dialéctica, la anamnésis o la búsqueda
metódica del conocimiento.
Platón fue un filósofo de la Grecia Antigua que se estima vivió entre los
años 428 a 347 a.C. Es reconocido como una de las figuras más
importantes de la filosofía occidental; incluso las prácticas religiosas
deben mucho a su pensamiento. Fue el fundador de la Academia, el
primer instituto de enseñanza superior de aquella época.

Platón fue alumno de Sócrates, y a su vez, maestro de Aristóteles, quien


fue su más destacado estudiante en la Academia.

Plasmó sus pensamientos en forma de diálogos, utilizando elementos


dramáticos que facilitaron la lectura y comprensión de sus ideas,
recreando y ejemplificando con bastante efectividad las situaciones
tratadas.

A través de sus trabajos, Platón no solo logró brindar uno de los retratos
y descripciones socráticas más referenciadas hasta el día de hoy; sino que
también dejó entrever sus cuestionamientos y su posición idealista y
dualista frente al mundo; abordó y reflexionó también sobre las
estructuras políticas y legales de entonces.

Al igual que Sócrates antes de él, Platón sentó las bases de la filosofía,
política y ciencias occidentales. Fue considerado uno de los primeros que
lograron concebir y explotar todo el potencial de la filosofía como práctica,
analizando temáticas desde puntos de vista éticos, políticos,
epistemológicos y metafísicos.

Principales aportes de Platón a la filosofía

Diálogos y dialéctica

La narrativa utilizada por Platón permitió poner de manifiesto los


pensamientos socráticos y posteriormente los platónicos.

A diferencia de otras formas de desarrollo del pensamiento filosófico, el


método dialógico permitía la discusión de los puntos temáticos para al
final revelarse la verdad.

Esta técnica confrontaba un poco el carácter idealista de Platón con la


minuciosidad en el análisis de los temas que se planteaba.

Funcionó para brindar al pensamiento filosófico una base dialéctica y


narrativa que no se enfrascara en la simple exposición de postulados e
ideas abstractas, sino que pudiesen transferirse a un plano real.

Teoría de las ideas


Platón (a la izquierda), apuntando hacia
los ideales, y Aristóteles (derecha), extendiéndose hacia el mundo físico. La Escuela de
Atenas de Raffaello Sanzio (1509).
Platón negaba la realidad absoluta del mundo que habitamos; por lo tanto
la mayor parte de sus contribuciones se sustenta en la teoría de las ideas.
Platón establecía que cada palabra denominación de algo no se refería
específicamente a eso, sino a su versión ideal.

Era deber del hombre, a través del conocimiento, acercarse al estado ideal
de las cosas y el entorno.

Para una mejor comprensión de este supuesto, Platón desarrolla el Mito


de la Caverna, en el cual los hombres se encuentran encadenados dentro
de una cueva, viendo frente a ellos las sombras que representan las cosas.
Como son lo único que conocen, las toman como reales.
La Alegoría de la
cueva de Platón. Jan Saenredam (1565–1607)
Solo cuando el hombre rompe sus cadenas y sale de la caverna, es cuando
verá el estado ideal de todo lo que le rodea. El deber del filósofo es volver
a la caverna y enseñarles a los ciegos todo lo que yace afuera, aunque no
sea una tarea sencilla.

Anamnesis

Platón introdujo la anamnesis (término aplicado también en las ciencias


de la salud) en la filosofía como la capacidad del alma para recordar
experiencias y conocimientos previos que se olvidan al dejar el cuerpo y
entrar en otro.

Para Platón, el conocimiento son recuerdos que el alma ha adquirido en


etapas previas, y que deben ser despertados en cada hombre para su fácil
acceso.

Esta forma de conocimiento representaría un acercamiento a la forma


ideal de cada elemento existente.

La búsqueda metódica de conocimiento


Escultura de Platón en la moderna
Academia de Atenas
La Academia fundada por Platón no era un centro de enseñanza abstracta.
Las ciencias manejadas hasta el momento (geometría, aritmética,
astronomía, armonía) eran los campos fundamentales de investigación
dentro del recinto. Platón desarrolló y mejoró las técnicas didácticas
existentes hasta el momento.

La teoría y aplicación de la hipótesis fue mejorada por Platón, hasta


brindarle un nivel de fuerza necesaria para ser parte fundamental de toda
investigación.

Para el griego, una hipótesis debe explicar los hechos; de no lograrlo, se


debe buscar otra. A través de la demostración de hipótesis el hombre se
acerca al conocimiento de la verdad.

División del alma humana

Platón separa lo real en dos mundos opuestos: Lo positivo (representado


por el alma, lo inteligible, el cielo) y lo negativo (el cuerpo, la tierra, lo
sensible).
A partir de estas bases, y en sus reflexiones acerca del Estado ideal, Platón
estableció una división en cuanto a la conformación del alma humana.

En el hombre están presentes la razón (ubicado a la altura de la cabeza),


el coraje (en el pecho) y los apetitos (zona baja del torso). Son estas
estructuras las que mueven al hombre y los inclinan hacia sus decisiones.

Para el hombre que debe gobernar, Platón abogaba por aquel que
dominara la razón y la sabiduría por sobre otros impulsos. Aquel que
siempre estuviese en búsqueda de la “verdad”.

Concepción de un Estado ideal

Fondo Antiguo de la Biblioteca


de la Universidad de Sevilla
En su obra La República, Platón comienza a discernir sobre los elementos
que conformarían un modelo de Ciudad-Estado ideal; la madre de las
utopías.
Platón divide la estructura del Estado en tres clases principales: los
guardianes de la élite, los militares y las masas; así como tres formas de
gobierno: monarquía, oligarquía y democracia.

Para Platón, el nivel de instrucción de las élites debe ser el ideal para
poder gobernar, y no se debería dejar el poder en mano de las masas.

Permite cierta flexibilidad social, ya que lo propuesto por Platón sería el


escenario ideal, y la realidad manifestaba una estructura de Estado
distinta. Platón no abolía, sino que consideraba necesarios, aspectos como
la esclavitud.

Crítica frente a las artes

Al igual que Sócrates, que establecía las nociones de belleza que


brindaban las artes (en especial la poesía), como distractoras y faltas de
sabiduría, Platón mantuvo una posición crítica frente a las bellas artes de
entonces, condenándolas como falsas representaciones de la realidad, que
no hacían sino alimentar los apetitos más negativos del hombre.

En su concepción de Estado ideal, Platón abogaba por expulsar a poetas


y artesanos, ya que estos oficios poco sumaban en la búsqueda del
conocimiento y de la verdad por parte del hombre.

Похожие интересы