Вы находитесь на странице: 1из 5

M24 

DESMANTELANDO EL SISTEMA / A LOS BUSCADORES DE LA VERDAD 

LA KABBALAH ‐ CÓDIGO SERAPHIM‐DRAKONIAN (2º parte) 

 
 

Como se indicaba al final del artículo anterior: 

***De la garganta emerge la palabra de Dios. A través de la garganta, Dios hace al hombre, 
como está escrito en Génesis 1:3. 

Desde aquí la creación se polariza y desdobla. Podemos crear para bien o para mal. 

Por lo tanto, con la pronunciación de la palabra de Dios, con su voz, estamos llevando a cabo 
su voluntad, la palabra en Daath, activada por Tiphereth. 

La expresión del “aliento de Dios”. La palabra de Dios, el “Logos"*** 

El Árbol de la Vida tiene muchos niveles de aplicación, no solo uno. Cuando miramos esta 
estructura  de  diez  esferas,  vemos  un  modelo  arquetípico  que  representa  cada  nivel  de 
existencia. 
 
Al  superponer  este  diagrama  sobre  el  cuerpo,  entonces  el  sephirah  superior  se  relaciona 
con la parte superior de su cabeza; en hebreo se llama  Kether,  que significa corona. Todas 
las  otras  esferas  corresponden  a  diferentes  partes  del  cuerpo,  hasta  el  fondo, 
llamada Malkuth, que se relaciona con los pies, físicamente hablando. 
 
Pero  psicológicamente,  esta  herramienta  también  revela  la  naturaleza  de  quiénes 
somos. Si  comenzamos  desde  abajo,  psicológicamente,   Malkuth  representa  el  cuerpo 
físico  y,  a  medida  que  avanzas  a  lo  largo  de  esta  estructura,    se  descubre  que  todos 
nuestros aspectos psicológicos están perfectamente definidos. 
Inmediatamente por encima de Malkuth vemos a  Yesod , que significa "fundamento". Esto 
representa  la  energía  vital  del  cuerpo. El  cuerpo  físico  ( Malkuth )  es  materia,  mientras 
que Yesod es su energía; los dos son codependientes. No puedes tener uno sin el otro. 
 
La siguiente esfera hacia arriba es Hod, que se relaciona con nuestras emociones, nuestro 
cuerpo emocional, que algunos llaman el cuerpo astral. 
 
El siguiente es Netzach, que se relaciona con nuestra mente, el proceso de la cognición. 
 
El siguiente es Tiphereth,  que se relaciona con nuestro corazón, con nuestra Conciencia y 
Voluntad. 
 
El  siguiente, Geburah,  es  considerado  por  la  Kabbalah  como  la Conciencia divina,  que 
deriva  directamente  de  Binah  (Espíritu  Santo)  en  el  triángulo  superior,  aquello  que  está 
dentro de nuestra Conciencia humana. 
 
El  siguiente,  Chesed,  nuestro  Padre  interior,  el  Hijo  de Dios.  Deriva  de  Chokmah  en  el 
triángulo superior.  
 
Tiphereth, Geburah y Chesed son la manifestación en el mundo de la Creación del Logos. 
 
Y  los  tres  en  la  parte  superior  son  el  triángulo  celestial,  el  tres  en  uno,  la  trinidad,  el 
Logos.  
 
Kether­Chokmah­Binah,  que en el cristianismo se nombran  como Padre, Hijo y Espíritu 
Santo.  
 
Los  tres  sephiroth  del  primer  triángulo  del  árbol  de  la  vida  están  relacionados  con  la 
columna central y sus tres triángulos. 

 
Hay  tres  partes  en  nuestra  cabeza  que  están  relacionadas  con  las  tres  fuerzas  primarias. 
Kether, el Padre, se encuentra en la raíz de la nariz magnética. Chokmah, el Hijo, es la 
glándula pituitaria. Y en la glándula pineal tenemos a Binah, Shiva, el Espíritu Santo. 

Este triángulo superior es el ojo de los Sistemas, el ojo de la Mente. 

Se le llama con varios nombres diferentes y varias definiciones diferentes según distintas 
creencias,  religiones…  sin  embargo,  la  razón  de  su  existencia  es  el  significado  de 
convertirse  en  "uno"  con  los  sistemas.  Eso  es  lo  que  este  "punto"  en  realidad  significa: 
"convertirse en uno con los sistemas de conciencia de la mente". 
 
Este  punto  también  se  ha  utilizado  específicamente  por  los  seres  dimensionales  para 
programar  a  los  seres  humanos  a  través  de  las  palabras  y  las  frecuencias  de  sonido,  ya 
que  presenta  una  abertura  o  punto  de  acceso  en  su  resonancia,  dando  a  los  seres 
dimensionales  la  capacidad  de  controlar  y  dirigir  e  influenciar  en  la  voluntad  y  lo  que 
quieran. 
 
Hay  que  mencionar  igualmente  que  las  palabras  han  sido  conectadas  a  símbolos  de 
frecuencia  de  sonido,  así  como  a  ecuaciones  matemáticas  para  apoyar  y  ayudar  al 
desarrollo y la manifestación del sistema conciencia de la mente. 
 
La  frecuencia  de  sonido  específica  de  cada  palabra;  las  connotaciones  emocionales  y 
sentimentales  de  cada  palabra;  la  imagen  o  definición  aceptada  conectada  a  cada 
palabra;  el  símbolo  específico  asignado  a  cada  palabra;  y  la  ecuación  matemática  de  la 
cual  consiste  cada  una.  Todo  esto  es  de  lo  que  se  componen  y  el  cómo  están  diseñadas 
todas y cada una de las palabras. 
 
Toda la humanidad colectivamente esta ‘programada’ y ‘codificada’ en los 22 “puntos / 
símbolos”  que componen el alfabeto hebreo. 
 
 

 
 
Recuerda  que  el  camino  de  las  22  letras  comienza  con  Aleph,  vamos  hacia  arriba,  para 
recibir  el  sello  de  Dios,  pero,  en  el  proceso,  estas  22  letras  se  manifiestan  en  octavas 
diferentes. 
 
La letra ‫א‬ Aleph al girar es como una esvástica, como un abanico. La rotación de Aleph es 
el  viento,  el  huracán  (la  cabeza  de  Dios).  Hay  un  ángel  que  controla  la  letra  ‫א‬  Aleph,  el 
aliento de Dios, el viento, y que está asociado a Kether. Su nombre es Metatron. 
 

 
 
“En el principio era ( Aleph ) la Palabra,  y ( Aleph ) la Palabra,  estaba con Dios , y ( Aleph ), 
la Palabra era Dios . ­ Juan 1: 1” 

Kether es la síntesis de tres, mejor dicho, la síntesis de 111. 

Estos tres  “unos” se asocian con los tres sephiroth del primer triángulo: Kether , Chokmah 
, Binah ; uno‐uno‐uno. Cada uno de ellos es uno con los otros dos; esta es la razón por la 
cual a los tres se les  denomina la Santa Unidad de Tres o la Santísima Trinidad. 

Si se mueve la letra para hacer que la línea transversal sea vertical, se puede ver la forma 
de la garganta y sus dos pulmones. 

Cada  vez  que  respiramos  ponemos  en  nuestros  pulmones  las  tres  fuerzas  primarias,  las 
fuerzas  positiva,  negativa  y  neutral  del  aliento  akáshico.  Como  ya  sabemos,  la 
respiración es el motor del sistema.   

Pero nuestra Esencia no se encuentra en la respiración. 

Adjunto Enlace del artículo “TÉCNICA DE RESPIRACIÓN CUÁNTICA”: 
https://www.facebook.com/groups/M24javier/permalink/652843958192810/ 

En Kabbalah,  este  primer  triángulo  guarda  relación  con  tres  de  los  cuatro  elementos,  a 
saber, aire, fuego y agua, que se relacionan progresivamente con todos los sephiroth en 
el Árbol de la Vida, y que en el fondo del mismo,  entran en una mezcla llamada Malkuth , 
el "Reino", que simboliza el elemento tierra.  

El elemento aire se relaciona con la columna central del Árbol de la Vida, mientras que el 
fuego está relacionado con la izquierda y el agua con la columna derecha. 

Ese primer triángulo (Kether‐Chokmah‐Binah, o dicho de otro modo, Padre‐Hijo‐Espíritu 
Santo),  constituye  las  tres  respiraciones,  las  tres  llamas  de  ese  fuego  (Shin), 
denominado IAO. 

IAO se relaciona con la cabeza.  

Adjunto enlace del artículo “EL CÓDIGO IHVH (2ª parte) – I A O Abraxas Sabaoth”: 

https://www.facebook.com/groups/M24javier/permalink/1014265602050642/ 

Se dice que tenemos tres cerebros: 

‐ el cerebro intelectual 
‐ el cerebro emocional 
‐ el cerebro motor‐instintivo‐sexual 

Estos se correlacionan con las tres letras madre Aleph ‫א‬,  Shin ‫ש‬ y  Mem ‫מ‬.  

Aleph representa a Kether,  Shin representa a Chokmah, y Mem representa a Binah.  

Esas tres fuerzas primarias son las tres fuerzas que pueden crear, pero solo pueden crear 
en Daath,  en Gnosis,  en  el  Mundo  de  la  Creación  (Briah),  que  es  el  segundo  mundo  de 
la Kabbalah. 

Continúa en la 3ª parte.